La presidenta del Parlamento autonómico asegura que la legalidad democrática debe estar por encima de las diferentes opciones políticas

Compartir: Compartir vía Whatsapp
20181008 - Foto1 Reunión Presidentes TSJ en Burgos
La presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente, durante su intervención en el encuentro que han mantenido en Burgos los presidentes de los Tribunales Superiores de Justicia de las 17 comunidades autónomas de España.
20181008 - Foto2 Reunión Presidentes TSJ en Burgos
Imagen del encuentro mantenido por los 17 presidentes de los Tribunales Superiores de Justicia en Burgos, con la presencia de las principales autoridades de Castilla y León, entre las que se encontraban la presidenta de las Cortes, Silvia Clemente; el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera; y la delegada del Gobierno, Virgina Barcones.
La presidenta de las Cortes de Castilla y León, Silvia Clemente, en la reunión anual de Presidentes de Tribunales Superiores de Justicia de las 17 Comunidades Autónomas que se celebra en Burgos, ha recordado la importancia de la división de poderes en un Estado de Derecho como es España. Los parlamentos, según Clemente, no deben olvidar su función primordial, representar a la ciudadanía y que sus actuaciones también están sometidas al cumplimiento de la legalidad vigente.
08/10/2018,   lunes

Sede del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (Burgos)
Gabinete de Prensa

España, como ha recordado la presidenta del Parlamento autonómico, se constituye, mediante la Constitución de 1978, en un Estado Social y Democrático de Derecho, en el que la soberanía nacional reside en el pueblo, del que emanan los poderes del Estado: el poder ejecutivo, el legislativo y el judicial.

La separación de estos poderes, como ha señalado, constituye la esencia del Estado de Derecho, y sólo puede hablarse verdaderamente de su existencia, con instituciones que garanticen que esa división sea efectiva y represente una garantía del ejercicio democrático. Por eso es tan necesario, como ha señalado la presidenta, que cada Institución ocupe el lugar que le corresponde dentro del marco constitucional y el juego democrático.

La presidenta de las Cortes de Castilla y León ha asegurado que, en el caso del poder legislativo, los parlamentos no deben olvidar que su función primordial es representar a la ciudadanía. Las Asambleas de las diferentes Comunidades en el ejercicio de sus funciones (ejercer la potestad legislativa, aprobar los presupuestos y controlar la acción de gobierno) no tienen poderes ilimitados e incontrolables, ha recordado la presidenta, sino que como el resto de los poderes del Estado están subordinados a la Constitución, cuya vigilancia y respeto es tarea de los jueces y de los tribunales y en especial del Tribunal Constitucional.

La presidenta de las Cortes de Castilla y León ha asegurado que, en un Estado de Derecho, como el español, los titulares del poder político pueden adoptar en ocasiones decisiones que vulneran el ordenamiento jurídico y la Constitución, pero frente a ello está el Tribunal Constitucional y en los órganos que integran el poder judicial del Estado.

Clemente ha recodado el caso del Parlamento de Cataluña donde, en septiembre del pasado año, se aprobaron leyes (la Ley de Referéndum de Autodeterminación y la Ley de Transitoriedad Jurídica) vulnerando lo dispuesto en la Constitución y en las leyes que configuran un Estado de Derecho, en contra del mandato del Tribunal Constitucional y desoyendo el criterio jurídico de sus letrados.

La presidenta ha lamentado que un año después y celebradas unas elecciones autonómicas convocadas por el Gobierno de España en aplicación del artículo 155 de la Constitución, el Parlamento de Cataluña sigue actualmente sin recuperar la normalidad institucional.

La legalidad democrática, como ha señalado, debe estar por encima de las diferentes opciones políticas que cada uno quiera defender, de forma legítima y a través de los cauces que brindan las leyes, o de la propia reforma de la Constitución.

La presidenta del Parlamento autonómico ha animado a las diferentes instituciones públicas a preservar la democracia cada día y a transmitir a la sociedad el valor que representa la Democracia, la Libertad y la convivencia pacífica en un Estado de Derecho.

Encuentro TSJ España

La presidenta ha realizado estas declaraciones durante la inauguración de la reunión anual de Presidentes de Tribunales Superiores de Justicia de las 17 Comunidades Autónomas, que en esta ocasión se celebra en Castilla y León, en concreto en Burgos. Se trata de la segunda ocasión que la Comunidad acoge este encuentro judicial del máximo nivel, la primera fue en el año 2007.

Una jornada en la que se pretende promover el debate y la reflexión en torno a diferentes aspectos que preocupan y afectan al trabajo diario que desarrollan los diferentes órganos judiciales en España, y analizar las propuestas que pueden contribuir a mejorar su funcionamiento y el servicio que prestan a los ciudadanos.

Entre los temas a tratar figuran cuestiones de actualidad y que están estrechamente ligadas a los derechos de los ciudadanos en una sociedad del siglo XXI, como es la política de protección de datos o los criterios a seguir en materia de viodeovigilancia, junto a otras cuestiones internas que tienen que ver con los recursos y las herramientas de que disponen los juzgados y tribunales para mejorar su gestión y coordinación, y desarrollar su labor con mayor agilidad y eficacia.

La presidenta de las Cortes de Castilla y León ha destacado la relevancia de este encuentro no solo para la institución judicial sino para toda la sociedad española al ser la justicia uno de los valores superiores del Estado y un servicio público esencial. “El buen funcionamiento del sistema de Justicia en un país permite afianzar la democracia y el estado del bienestar, al mismo tiempo que confiere seguridad tanto a los ciudadanos como al conjunto de la sociedad”, ha afirmado la presidenta.

Sede de las Cortes de Castilla y León