DS(P) nº 104/9 del 27/6/2018









Orden del Día:




1. Debate sobre política general de la Junta de Castilla y León.


Sumario:






 ** Se inicia la sesión a las doce horas.

 ** La presidenta, Sra. Clemente Municio, abre la sesión y procede a tomar juramento o promesa como procuradores a doña Raquel Alonso Arévalo, procuradora electa que sustituye a don Javier Izquierdo Roncero, y a don Isaac Izquierdo Gonzalo, procurador electo que sustituye a doña Virginia Barcones Sanz.

 ** Adquisición de la condición plena de procuradores de la Sra. Alonso Arévalo y el Sr. Izquierdo Gonzalo.

 ** Primer punto del orden del día. DPG/000003.

 ** El secretario, Sr. Reguera Acevedo, da lectura al primer punto del orden del día.

 ** Intervención del Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León, para la exposición de la Comunicación remitida por la Junta.

 ** La presidenta, Sra. Clemente Municio, suspende la sesión.

 ** Se suspende la sesión a las trece horas treinta y cinco minutos y se reanuda a las dieciséis horas.

 ** La presidenta, Sra. Clemente Municio, reanuda la sesión y abre un turno de intervenciones de los portavoces de los grupos parlamentarios.

 ** En turno de portavoces, interviene el procurador Sr. Tudanca Fernández (Grupo Socialista).

 ** Contestación del Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de réplica, interviene el procurador Sr. Tudanca Fernández (Grupo Socialista).

 ** En turno de dúplica, interviene el Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de portavoces, interviene el procurador Sr. Fernández Santos (Grupo Podemos CyL).

 ** Contestación del Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de réplica, interviene el procurador Sr. Fernández Santos (Grupo Podemos CyL).

 ** En turno de dúplica, interviene el Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de portavoces, interviene el procurador Sr. Fuentes Rodríguez (Grupo Ciudadanos).

 ** Contestación del Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de réplica, interviene el procurador Sr. Fuentes Rodríguez (Grupo Ciudadanos).

 ** En turno de dúplica, interviene el Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de portavoces, interviene el procurador Sr. Sarrión Andaluz (Grupo Mixto).

 ** Contestación del Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de réplica, interviene el procurador Sr. Sarrión Andaluz (Grupo Mixto).

 ** En turno de dúplica, interviene el Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León.

 ** Compartiendo turno de portavoces, interviene el procurador Sr. Santos Reyero (Grupo Mixto).

 ** Contestación del Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de réplica, interviene el procurador Sr. Santos Reyero (Grupo Mixto).

 ** En turno de dúplica, interviene el Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de portavoces, interviene el procurador Sr. De la Hoz Quintano (Grupo Popular).

 ** La presidenta, Sra. Clemente Municio, suspende la sesión.

 ** Se suspende la sesión a las veintidós cuarenta y cinco minutos.




Texto:

[Se inicia la sesión a las doce horas].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Buenos días, señorías. ¿Toman asiento, por favor? Se abre la sesión. Antes de entrar en el orden del día del Pleno, esta Presidencia va a proceder a llamar a los nuevos procuradores proclamados electos que hoy se sientan en esta Cámara.

¿Está presente doña Raquel Alonso Arévalo, procuradora electa por la provincia de Valladolid, que sustituye a don José Javier Izquierdo Roncero?


LA SEÑORA ALONSO ARÉVALO:

Sí.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias. Doña Raquel Alonso Arévalo, ¿juráis o prometéis acatar la Constitución y el Estatuto de Autonomía de Castilla y León?


LA SEÑORA ALONSO ARÉVALO:

Sí, prometo.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

De acuerdo con el Artículo 5 del Reglamento de la Cámara, proclamo que doña Raquel Alonso Arévalo ha adquirido la plena condición de procuradora de las Cortes de Castilla y León. Le ruego que se acerque a la Presidencia para recoger su medalla. [Aplausos].

¿Está presente don Isaac Izquierdo Gonzalo, procurador electo por la provincia de Soria, que sustituye a doña Virginia Barcones Sanz?


EL SEÑOR IZQUIERDO GONZALO:

Sí.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Don Isaac Izquierdo Gonzalo, ¿juráis o prometéis acatar la Constitución y el Estatuto de Autonomía de Castilla y León?


EL SEÑOR IZQUIERDO GONZALO:

Sí, prometo.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

De acuerdo con el Artículo 5 del Reglamento de la Cámara, proclamo que don Isaac Izquierdo Gonzalo ha adquirido la plena condición de procurador de las Cortes de Castilla y León. Le ruego que se acerque a la Presidencia para recoger su medalla. [Aplausos].

Antes de comenzar, quiero dar la bienvenida a la delegada del Gobierno, a los representantes presidentes de las Instituciones Propias, a representantes de los agentes económicos y sociales, de las universidades, de las entidades asociativas de Castilla y León, también a los representantes del Sáhara (al ministro, que hoy nos acompaña, y al delegado del Frente Polisario en Castilla y León), y a los directores de los medios de comunicación.

Por el señor secretario, se procede a dar lectura al primer y único punto del orden del día.

DPG/000003


EL SECRETARIO (SEÑOR REGUERA ACEVEDO):

Gracias. Primer y... y único punto del orden del día: Debate sobre política general de la Junta de Castilla y León.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias. Tiene la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León, el señor Herrera Campo. [Aplausos].


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Señora presidenta. Señoras y señores procuradores. Celebramos un nuevo debate de política general de la Comunidad, será el último de esta novena legislatura, y, por ello, una buena ocasión para analizar la actual situación política, económica y social de Castilla y León, las principales actuaciones impulsadas por la Junta durante estos últimos años y las previsiones para completar en los próximos meses los objetivos que nos marcamos al inicio de la legislatura.

Abordamos este tramo final en un contexto nacional marcado por el muy reciente cambio en el Gobierno de la Nación. Un nuevo Gobierno, al que desde el primer momento hemos deseado suerte y expresado la lealtad institucional y la voluntad de cooperación de la Junta. Se trata con ello de dar continuidad al trabajo hasta ahora realizado y a las posiciones que venimos defendiendo, en muchos casos con la fuerza que nos dan los acuerdos aquí alcanzados sobre importantes cuestiones de Comunidad. Será lo que concretaremos en esa próxima entrevista, ya ofrecida por el presidente del Gobierno, que deseo que venga precedida, como en otros casos, por una ronda de contactos con todos los grupos de esta Cámara.

Cada cual en su papel, y sin perjuicio de nuestras muchas, muchas diferencias, creo que ha sido muy positiva la preocupación que todos hemos demostrado estos años por contribuir a la estabilidad de Castilla y León, todavía más cuando en el ámbito internacional asistimos a una grave escalada de tensiones geopolíticas y a muestras más que preocupantes de la debilidad social y política del proyecto europeo, y en el nacional venimos sufriendo un fuerte desafío de ruptura de la convivencia, sin precedentes, en este tiempo de democracia y libertad que ahora va a cumplir, con la Constitución del setenta y ocho, cuarenta años.

La estabilidad es la que permite sacar adelante proyectos e iniciativas que revierten directamente en las personas y en las familias, en la mejora de su calidad de vida. Es, por tanto, el fundamento de ese autonomismo útil en el que creemos. Por eso, quiero de nuevo poner en valor nuestra estabilidad, agradeciendo el sentido de responsabilidad de los grupos que aquí han apostado por ella. Por ejemplo, a través de los pactos del inicio de la legislatura, que facilitaron la investidura y han favorecido la gobernabilidad; o de los sucesivos acuerdos para aprobar los Presupuestos, que nos han permitido disponer todos estos últimos ejercicios de ese fundamental instrumento, algo que esperamos conseguir también para dos mil diecinueve, una vez que el Gobierno fije el techo de gasto del Estado y los objetivos de estabilidad financiera de las Autonomías. O, en fin, los más amplios consensos para contar con posiciones de Comunidad en cuestiones de tanta importancia como la financiación autonómica, la reindustrialización, la nueva PAC o la política de cohesión.

Señorías, junto a la estabilidad política se encuentra también la estabilidad económica y social, a la que viene contribuyendo desde su puesta en marcha el diálogo social de Castilla y León, que, como afirma nuestro propio Estatuto, está siendo uno de los factores de cohesión y de progreso más relevantes de los últimos años. El diálogo social no es cuestión de personas. Llegó para quedarse. Ha demostrado ser útil tanto en tiempos de bonanza como de crisis. En esta legislatura ha alcanzado su mayor relevancia y proyección externa, ha consolidado su extensión a las corporaciones locales, se ha incorporado al currículo educativo y al mundo de la Universidad con una cátedra propia, ha sido adoptado como modelo para extenderse a otros territorios de España, y ha encontrado el apoyo de la propia Organización Internacional del Trabajo para saltar a otras naciones como ejemplo avanzado de concertación social.

En febrero de este año hemos suscrito nueve nuevos acuerdos, en la negociación más fructífera, tanto por el número de estos -que ya son casi cien desde el inicio del proceso- como por la importancia de su contenido. Acuerdos que se suman a otros anteriores que siguen vigentes. Y, entre estos, los dos que vertebran nuestras políticas económicas y de empleo: el Acuerdo Marco para la Competitividad e Innovación Industrial y la Estrategia Integrada de Empleo. Herramientas que sin duda han influido en estos cuatro años consecutivos de crecimiento del PIB de Castilla y León, comenzando por el tímido 0,2 % de dos mil catorce, con dos años muy sólidos, dos mil quince y dos mil dieciséis, ambos creciendo al 3,3 %, y un dos mil diecisiete –penalizado sobre todo por la climatología adversa- en el que creció el 2,5 %, un dato que esperamos superar este año, en el que nuestra previsión -así figura en el cuadro macroeconómico de los Presupuestos- es del 2,7 %.

Y también, con seguridad, nuestro diálogo social ha influido en el traslado de ese crecimiento económico a la creación de empleo, con ya 55 meses seguidos de descenso interanual del paro registrado, con casi 15.000 parados menos en los últimos 12 meses y descensos del paro en todos los sectores, provincias, tramos de edad, y tanto en mujeres como en hombres; y con más de 17.000 nuevos afiliados a la Seguridad Social desde mayo del pasado año.

Gracias a esa evolución, en el cómputo global de los tres primeros años de legislatura en Castilla y León, el paro se ha reducido en más de 50.000 personas, hay 43.000 afiliados más a la Seguridad Social, y la tasa de paro es del 13,9 %, elevada aún, pero 3 puntos inferior a la media de España, según la última EPA. Y si nos remontamos al momento más duro de la crisis -no está tan lejos, mayo de dos mil trece-, el paro ha descendido en nuestra Comunidad en casi 94.000 personas, y la afiliación se ha incrementado en más de 68.000. Por supuesto que queda aún mucho por hacer en materia de creación de empleo; no nos olvidamos, no vamos a hacerlo, no podemos hacerlo, de los casi 144.000 parados que hoy, hoy, tiene aún registrados Castilla y León. Y ese es, precisamente, el objetivo de los Planes Anuales de Empleo que pactamos en el marco del diálogo social, en el que nuestra intención es acordar el de dos mil diecinueve antes de que finalice el presente año.

El plan de dos mil dieciocho cuenta con 152 millones de euros, con una dotación creciente sobre los anteriores. Destaca en él la dinamización económica de nuestros municipios a través de un reforzado Plan de Empleo Local; el renovado impulso al Plan de Empleo Joven, en cuyo marco hemos creado la Red de Informadores de la Garantía Juvenil; el mantenimiento de todas las líneas frente a crisis empresariales pese a la mejora de la situación; y, como novedad, un plan especial dirigido a parados mayores de 55 años, que, estimamos, beneficiará hasta a 8.500 personas en el horizonte del año dos mil veinte.

Además, el plan sigue insistiendo en la calidad del empleo, una absoluta prioridad que algunos datos señalan que también ha mejorado en el último año. El 76,5 %, por lo tanto 3... un poquito más de 3 de cada 4, de los asalariados de Castilla y León tienen hoy contrato indefinido, son 2,6 puntos más que la media, y -muy importante- son 3,8 puntos más de lo que nuestra propia Comunidad tenía en los momentos previos a la crisis -año dos mil siete-, cuando rozábamos el pleno empleo técnico. En los últimos doce meses la tasa de temporalidad ha seguido reduciéndose, pues los contratos indefinidos crecieron en esos 12 meses a más ritmo que los temporales, en concreto casi al triple: un 11 % frente al 3,9 %. Por último, el 84 % de los asalariados de Castilla y León tienen contrato a jornada completa. Nuestros últimos acuerdos del diálogo social han reforzado las ayudas a los contratos indefinidos, con un mínimo de 4.000 euros por contrato, que aumenta en los casos de mujeres, emigrantes retornados, mayores de 55 años y jóvenes del Sistema de Garantía Juvenil, hasta llegar a un máximo de 8.000 euros por contrato. También se sigue apoyando la transformación de contratos temporales en indefinidos; un dato: en lo que va de legislatura, han sido más de 91.000; y se han pactado también medidas para mejorar la calidad en el empleo de las empresas con las que la Junta contrata sus servicios.

Para los trabajadores autónomos, que son una parte importante de los ocupados en Castilla y León, en esta legislatura aprobamos la Estrategia de Emprendimiento, Innovación y Autónomos, que incluye los apoyos que reciben desde el inicio de su actividad, en el transcurso de esta y a su finalización.

La tarifa plana, puesta en marcha por el Gobierno de la Nación, está teniendo en los últimos meses efectos positivos, como se aprecia en los 444 autónomos más registrados en Castilla y León entre enero y mayo. Y en estos momentos estamos negociando en la Mesa del Autónomo la ampliación de la tarifa plana por parte de la Junta.

La dimensión más social del empleo ha experimentado reseñables avances en los últimos años. En los centros especiales de empleo trabajan hoy casi 5.500 personas con discapacidad, superándose así el objetivo previsto para toda la legislatura. Hemos aumentado del 50 al 75 % la financiación de los nuevos contratos de las personas con discapacidad más severa; los itinerarios personalizados de empleo beneficiaron en dos mil diecisiete a más de 4.000 personas, y los vamos ahora a complementar con dos nuevas líneas: una, de financiación de viviendas; y otra, de formación de personas con discapacidad como asistentes personales.

Las cláusulas sociales en la contratación pública estuvieron presentes en el 82 % de los contratos de la Junta el año pasado. Un nuevo acuerdo va a aumentar los porcentajes de reserva de contratos y hacer obligatoria, al menos, una cláusula social en cada contrato público.

Finalmente, la reciente modificación de nuestra Ley de Cooperativas simplificará y agilizará el funcionamiento de las más de 2.100 registradas hoy en Castilla y León.

Por último, también en el empleo público ha habido avances. El número de empleados de nuestra Administración –hoy, 86.000 personas- ha aumentado un 2 % en lo que va de legislatura. Un período en el que hemos convocado u ofertado más de 9.500 plazas, que ha sido el máximo permitido por la normativa estatal. Hemos suscrito acuerdos de fondo con los representantes de los empleados públicos -algunos de ellos incluso este pasado lunes- para que estuvieran entre los primeros de España en recuperar derechos perdidos con la crisis, y para consensuar con ellos las grandes líneas de modernización de nuestra Función Pública. Y hemos resuelto el primer proceso selectivo específico en nuestra Administración para personas con discapacidad intelectual, que tendrá continuidad este mismo año con una segunda convocatoria más amplia.

Así pues, el gran objetivo de la legislatura sigue siendo la creación de empleo de calidad. En ello vamos a concentrar nuestros esfuerzos en los próximos meses, para que la Comunidad vuelva a superar el millón de ocupados.

Para ese gran objetivo del empleo, sin duda, resulta clave la industria. Creo, y hay testimonios al respecto bien recientes, que contamos con una clara y moderna política industrial, cuyos sólidos fundamentos son el Acuerdo Marco de Competitividad e Innovación Industrial ya citado, la Ley de Industria –aprobada por esta Cámara-, el Pacto por la Reindustrialización –que suscribimos con todos los grupos políticos- y el Plan Director de Promoción, que nació, precisamente, con dicho pacto.

Castilla y León es una Comunidad más industrializada que la media: 22,8 %, por el 18,1 % de media nacional; y nuestra industria es el sector que más está tirando en esta etapa de recuperación económica. Por ello, y en lo que va de legislatura –tres años-, el peso de la industria manufacturera ha aumentado en Castilla y León más de 1 punto en su aportación al conjunto de la economía productiva. El índice de producción industrial, en esos tres años, ha crecido más de un 20 %, y se ha producido, sobre todo, una muy positiva evolución del empleo, con 26.600 ocupados más en el sector industrial, desde hace tres años.

A todo ello ha contribuido el apoyo a los proyectos industriales prioritarios; por ejemplo, los que han reforzado el sector automoción. Los planes industriales y los acuerdos sociales de Renault y de Nissan aportan hoy un horizonte cierto a todo nuestro sector automovilístico, y han logrado que en dos mil diecisiete Castilla y León fuera la primera Comunidad productora de automóviles de España, con 582.000 vehículos fabricados.

Por otro lado, los planes territoriales de fomento, de los que dos ya están aprobados –el de los municipios mineros y el de Miranda de Ebro-, y otros dos a punto de concluirse –los de Béjar y Benavente-, suponen apoyos adicionales para dar garantía de futuro a territorios con necesidades industriales específicas. Además, el Plan de Dinamización Económica y Demográfica de Soria está canalizando importantes recursos al desarrollo de dicha provincia.

En el núcleo de nuestra política industrial está también el apoyo a los que son, siguen siendo, los principales factores de competitividad empresarial. En dos mil dieciséis –recordemos- se creó la Lanzadera Financiera de Castilla y León, que desde entonces ha resuelto favorablemente más de 7.800 solicitudes de financiación empresarial, ha facilitado esta financiación a las empresas por un valor de 1.300 millones de euros, y, con ello, ha facilitado una inversión inducida superior a los 2.300 millones de euros. Del medio centenar de productos con los que trabaja, dos resaltan por su reciente implantación y transcendencia: el Plan de Crecimiento Empresarial, que está dotado con 75 millones de euros y que ya está apoyando 25 proyectos de crecimiento empresarial; y dos fondos de garantía, uno para crecimiento de pymes y otro de apoyo a la I+D, dotados con 90 millones de euros, en los que la Junta asume el riesgo de la correspondiente inversión. La Lanzadera, en la que colaboran Iberaval y SODICAL, ha supuesto un antes y un después en la facilidad de acceso a la financiación por las empresas.

En materia de innovación pusimos en marcha la Red de Emprendimiento e Innovación, de la que hoy ya forman parte 130 entidades. Acabamos de actualizar la Estrategia de Especialización Inteligente RIS3, a la que hemos incorporado siete iniciativas singulares en áreas como la bioeconomía circular, la ciberseguridad, la innovación sociosanitaria o la industria 4.0. Nos acercamos al cumplimiento del compromiso de dedicar a innovación el 3 % de todos los recursos presupuestarios disponibles en dos mil diecinueve, este año ha sido ya el 2,83 %. Hemos renovado el impulso a los centros tecnológicos, y estamos desarrollando líneas de apoyo a la atracción, retención y retorno del talento. Como colofón a estas actuaciones, los últimos datos oficiales del INE nos sitúan como la quinta Comunidad Autónoma en mayor esfuerzo tecnológico, gasto público más gasto privado, en actuaciones de innovación, mejorando así dos puestos respecto del informe anterior, y, además, con un porcentaje empresarial del 60 % en la ejecución del gasto total, que es sustancialmente mejor que la media de España, y, por lo tanto, una buena noticia para nuestra economía productiva.

En internacionalización, en fin, la evolución de estos años ha sido muy positiva. Piénsese que, en los últimos diez años -diez digo-, las exportaciones de Castilla y León se han multiplicado por dos, se han duplicado. Una inflexión ascendente que se produjo con la crisis y que ha dado el gran salto en la presente legislatura. En dos mil dieciséis y en dos mil diecisiete nuestra Comunidad alcanzó las dos cifras de exportaciones más altas de su historia, 17.277 y 16.576 millones de euros, respectivamente; un ritmo que se está manteniendo en el primer cuatrimestre de este año, siendo cada vez más las empresas que asumen el comercio exterior como una actividad regular.

Para facilitar el emprendimiento nació la ley de medidas de reducción de cargas administrativas, que aprobaron estas Cortes. Tramitamos ahora un decreto que supondrá una nueva reducción de plazos de inicio de nuevas actividades. Igualmente, hemos adoptado medidas para facilitar el acceso al suelo industrial titularidad de la Junta, con una rebaja media del 15 %, que llega hasta el 50 % en determinadas localizaciones. Su puesta en marcha ha generado ya hoy ventas de casi medio millón de metros cuadrados. Además, en este momento estamos desarrollando tres parques de proveedores de automoción en la Comunidad: en Palencia, en Ávila y en Valladolid.

Por último, Castilla y León es la Comunidad de régimen común con una tributación más favorable para la actividad empresarial, con medidas como la reducción en el impuesto sobre la renta del 20 % de las cantidades invertidas en empresas, la bonificación del 99 % en las sucesiones de empresas familiares o explotaciones familiares agrarias entre familiares cercanos, y también en el patrimonio afecto a una actividad empresarial; un amplio cuadro de beneficios fiscales y solo dos tributos propios, sobre depósito de residuos y sobre el daño ambiental, el último de los cuales queremos ahora que grave también el impacto de los residuos radiactivos almacenados con carácter temporal.

Para finalizar este apartado industrial es necesario hacer una referencia especial a las ramas energéticas. Señorías, Castilla y León es una de las Comunidades que más contribuye a la lucha contra el cambio climático. Pensemos que somos la primera productora de España en energías limpias, especialmente en el caso de las renovables, y especialmente en el caso, dentro de estas, de las eólicas; y también la Comunidad cuyos bosques tienen más valor en eso tan importante que es la captación de carbono.

Por eso la nueva Estrategia de Eficiencia Energética que hemos aprobado este año plantea un objetivo de reducción de emisiones de CO2 del 30 % en el año dos mil veinte, de 10 puntos más ambicioso que el de la propia Unión Europea. Fomentamos, asimismo, el vehículo de energías alternativas, con medidas que tenemos la intención de ampliar a través de una desgravación fiscal por su adquisición en el Presupuesto dos mil diecinueve. Y en los próximos meses vamos a aprobar la estrategia de fomento de energías renovables para usos térmicos.

Castilla y León está volcada, por tanto, en construir un futuro energético sostenible. Sabemos, sin embargo, que la transición a ese futuro tiene costes sociales y territoriales y que, por ello, tiene que ser ordenada y sobre todo tiene que ser justa. Tal es el principal argumento que hemos defendido y que vamos a seguir defendiendo ante el Gobierno, al que pedimos, en primer lugar, no cercenar las posibilidades del carbón autóctono adelantando plazos. Si la Unión Europea tiene un objetivo de descarbonización a dos mil treinta, no tiene sentido anticiparlo a dos mil veinticinco, pues eso haría inviable amortizar, y por tanto frustraría inversiones como la anunciada para la desnitrificación de la central de La Robla.

Le reiteramos, en segundo lugar, la necesidad de medidas para minimizar el impacto de la transición sobre el empleo. Así, el fondo de transición, cuya creación acaba de acordarse en Bruselas, debería dirigirse fundamentalmente a los proyectos que más empleos alternativos generen, como, por ejemplo, los relacionados con la biomasa, como demuestran los 450 puestos de trabajo asociados a la inversión en esta materia en Cubillos del Sil que está apoyando la Junta.

Y le planteamos, en tercer lugar, que parece razonable seguir el ejemplo de otros países europeos y mantener centrales térmicas en funcionamiento y minas en activo suficientes para que el carbón autóctono esté presente, aunque en un pequeño porcentaje, en el mix energético nacional, algo que se ha demostrado que es esencial para aliviar la dependencia energética y para garantizar en muchas ocasiones, a lo largo del año, el suministro, y que también lo es -hay que recordarlo- crucial para la propia supervivencia de los municipios mineros. [Aplausos].

Por nuestra parte, seguiremos desarrollando el plan de dinamización de los mismos que se pactó aquí en dos mil dieciséis. Y, entre los últimos acuerdos firmados en el diálogo social, uno de los más novedosos es precisamente el referido a una transición justa frente al cambio climático, dirigido a promover la sostenibilidad de nuestro modelo productivo. Ya están constituidas y trabajando dos Mesas del Diálogo Social, que persiguen alcanzar acuerdos este mismo año, uno en materia de energía y otro para actualizar el ya citado Acuerdo Marco de Competitividad e Innovación Industrial en tres principales aspectos: industria 4.0, responsabilidad social empresarial y desarrollo industrial rural.

Esta apuesta por la competitividad e innovación de la economía también se extiende al sector agroalimentario, que es, sin duda, estratégico para Castilla y León y cuya modernización es una prioridad fundamental. Nuestro sector primario -nuestros agricultores y ganaderos- sufrió en dos mil diecisiete un impacto muy fuerte por la sequía y todas las adversas condiciones climáticas. Por eso, pusimos en marcha, junto al Ministerio de Agricultura, un conjunto de medidas excepcionales que, por ejemplo, nos han permitido incrementar este año la superficie agraria asegurada nada más y nada menos que en un 47 %, o facilitar más de 10.700 préstamos garantizados a los agricultores y ganaderos profesionales por un importe global de 280 millones de euros. Afortunadamente, el clima está siendo muy diferente en dos mil dieciocho y las previsiones de producciones son muy superiores a la media.

Para este sector, impulsamos un modelo de plataformas de competitividad inspirado en la directiva europea de la cadena alimentaria y basado en el consenso y participación de los tres eslabones de dicha cadena (la producción, la transformación y la comercialización), con el objetivo de buscar el mayor equilibrio entre ellos. Son plataformas construidas en torno a las necesidades concretas, específicas, de los diversos subsectores (vacuno de leche, agricultura ecológica, ovino, sector vitivinícola y remolacha azucarera), y, en algún caso, atendiendo además a una especialidad territorial, como ocurre con la Plataforma del Bierzo. Todas ellas parten de la convicción de que nuestro sector agrario y alimentario tiene muchísimo futuro; así lo demuestran los datos, que sitúan a Castilla y León como líder en España en muchas producciones agrícolas y ganaderas -pensemos: cereales, patata, remolacha, leche, carne de ovino y de vacuno-, o que reconocen la fortaleza de nuestra industria agroalimentaria, hoy compuesta por casi 3.000 empresas y basada en productos de gran calidad, amparados por 67 figuras de garantía, que son 6 más que al final de la pasada legislatura, y por la marca de prestigio Tierra de Sabor. Una industria en la que solo en los últimos tres años las ventas han crecido un 18 %, el empleo más de un 6 %, hasta superar hoy los 35.000 ocupados, y las exportaciones ya rozan los 2.000 millones de euros al año.

Para buscar ese mayor equilibrio en la cadena de valor, el modelo se ha dotado de herramientas como el defensor de la cadena, que vigila las cláusulas de las relaciones contractuales entre las partes, o el Observatorio de Precios Agrarios, también clave en la transparencia de las transacciones; y muy pronto estará operativa la Junta de Arbitraje y Mediación de los Contratos Agrarios. Junto a lo anterior, también el fomento del asociacionismo agrario persigue fortalecer la posición más débil de agricultores y ganaderos; y todo ello al servicio de la que sin duda es una de sus mayores preocupaciones: la percepción de precios dignos y justos. [Aplausos].

La otra gran preocupación es el futuro de la Política Agraria Común, máxime, señorías, en una Comunidad que es la segunda que más fondos recibe en España, con casi 70.000 beneficiarios directos en dos mil diecisiete, y cuando las primeras propuestas, tanto presupuestarias como de regulación, que ya ha avanzado la Comisión Europea, tienen aspectos que se deben corregir. A tal fin, un elemento de fortaleza para nosotros es la posición de Comunidad que este año hemos alcanzado con las organizaciones profesionales agrarias, con las cooperativas agrarias y con los propios grupos parlamentarios –gracias-, y a la que se han adherido además los agentes del diálogo social y otras organizaciones.

Un acuerdo que, lógicamente, vamos a seguir defendiendo, que ofrecemos lealmente al Gobierno cara al proceso negociador, y con el que además estamos trabajando con regiones de otros países con la idea de lograr alianzas que sirvan para defender mejor los intereses de nuestro campo. Les recuerdo, planteamos en esencia tres cosas: el mantenimiento de la actual financiación de la PAC con pagos directos cien por cien procedentes de Europa, que los agricultores y ganaderos profesionales sean los verdaderos beneficiarios de esta política, y que la misma priorice la incorporación al sector de los jóvenes y de las mujeres.

En esta última cuestión, las medidas que viene adoptando la Junta han favorecido que en la presente legislatura se haya multiplicado por dos el número de jóvenes que cada año se incorporan al campo -son 900, por 435 en la anterior- y que se haya casi multiplicado por tres el de mujeres incorporadas –son 235 al año, por 90 antes-. Rejuvenecimiento y feminización, a las que va a contribuir también la puesta en marcha la figura del agrotutor, de una ayuda para esa incorporación con trámites mínimos y de una oficina virtual del emprendedor agroalimentario.

La modernización de nuestro campo y el aumento de su competitividad también se están reforzando esta legislatura a través de tres mapas:

El mapa de formación agraria y agroalimentaria, que nos permitirá superar el próximo curso los 700 alumnos de formación reglada; también se ha puesto en marcha la Escuela de Verano Agricool; y ahora trabajamos en un Erasmus agrario y en el Programa de Formación Especializada Agrobecas.

El mapa de investigación, que nos está permitiendo aumentar los proyectos, los centros con los que colaboramos y las actividades de transferencia tecnológica, para lo que además hemos suscrito un reciente acuerdo con los rectores de las universidades públicas.

Y, por último, el mapa de infraestructuras, con todos nuestros compromisos en materia de concentración parcelaria, nuevos regadíos y modernización de los anteriores.

Por otro lado, estamos siendo la primera Comunidad española en aplicar el nuevo instrumento financiero FEADER para garantías de préstamos en el medio rural. Un instrumento financiero que va a permitir ofrecer en estos próximos años más de 500 millones de euros de financiación en condiciones muy especiales a nuestros agricultores y ganaderos y a la industria agroalimentaria.

Por último, el conjunto de las plataformas de competitividad ya puestas en marcha quedará integrado en una gran plataforma, que contará con su propia estrategia de desarrollo a largo plazo, que será la Agenda +50. De esta forma, nuestro sector agroalimentario va a llegar al fin de esta legislatura mucho mejor preparado para afrontar los retos del futuro. [Aplausos].

Para concluir el capítulo dedicado a la economía y el empleo, quiero también recordar la apuesta que la Comunidad está haciendo por el turismo de calidad como factor de desarrollo. Si recuerdan, nos habíamos marcado en la investidura el objetivo de legislatura de alcanzar una cifra total de 25 millones de turistas, con 5.000.000 de viajeros extranjeros. Transcurridos sus tres primeros años, los datos nos hablan ya de 22,2 millones de turistas, con 4,9 millones de viajeros extranjeros. Así pues, todo apunta que superaremos con creces los objetivos establecidos. Castilla y León presenta también hoy cifras récord de establecimientos y plazas hoteleras y de empleo en el sector, y ha consolidado su liderazgo en el turismo rural.

En la base de estos buenos resultados está el Plan Estratégico de Turismo, que hemos completado con programas en materia de promoción internacional, de formación y de señalización turística. Venimos desarrollando, además, líneas de apoyo tanto a empresas como a entidades locales, con más de 500 proyectos financiados en lo que va de legislatura, y disponemos de un planteamiento integral de comercialización turística.

Al mismo tiempo, hemos llevado a cabo un notable desarrollo normativo, con regulaciones avanzadas en materia de alojamientos hoteleros, viviendas turísticas, restauración, guías de turismo y camping, y próximamente verá la luz la regulación de los albergues y de las empresas de turismo activo. Una parte esencial del atractivo turístico de Castilla y León procede de nuestro patrimonio cultural, en el que hacemos valer nuestros 8 Bienes Culturales Patrimonio de la Humanidad, 122 Conjuntos Históricos o 2.200 Bienes de Interés Cultural, y con una trayectoria de esfuerzo en su conservación, reconocida con un palmarés de 31 premios Unión Europea Europa Nostra, lo que nos hace la región europea con mayor número de estos prestigiosos galardones.

En lo que va de legislatura, la Junta ha invertido más de 32 millones de euros en medio millar de actuaciones en el patrimonio cultural, la mayor parte en ejecución del Plan PAHIS. En este marco hemos aprobado el Plan de Arqueología y un nuevo Plan de Patrimonio Documental. Desarrollaremos el Plan Jacobeo 2021, con cerca de 12 millones de inversión, destinados a la puesta al día de los Caminos de Santiago y la atención al peregrino. Entre las actuaciones de futuro, cabe, asimismo, resaltar algunas en colaboración con el Gobierno de la Nación, como la ampliación del Museo de Burgos y la rehabilitación en esa misma ciudad del Hospital de la Concepción como Archivo Histórico Provincial, que ya hemos acordado, o la adaptación del Palacio de los Águila como subsede del Museo del Prado y nueva sede del Museo de Ávila, que esperamos que el Estado licite en los próximos meses.

En estos años hemos ido prestando apoyo a numerosas conmemoraciones históricas y culturales, entre las que, por ejemplo, puedo destacar el octavo centenario de la Universidad de Salamanca o los trabajos de preparación del octavo centenario del inicio de la catedral de Burgos.

Desde dos mil quince, se han desarrollado cuatro nuevas ediciones del proyecto Las Edades del Hombre -en Ávila, Toro, Cuéllar y Aguilar de Campoo-, que sigue siendo una iniciativa de gran repercusión cultural y turística, que en dos mil diecinueve recalará en la villa ducal de Lerma. Y también hemos promocionado de forma muy especial las Semanas Santas de Castilla y León.

Por otra parte, la feria AR&PA se ha convertido en un evento europeo transnacional sobre patrimonio cultural, con sede rotatoria en Portugal y en la Comunidad. Su próxima edición, en la que se creará una red europea de ferias del patrimonio cultural, celebrará especialmente... servirá especialmente para celebrar el Año Europeo del Patrimonio Cultural.

En el tramo final de la legislatura iniciaremos un programa integral de turismo cultural en entornos urbanos y crearemos la marca turística Románico de Castilla y León, todo desde la consideración de que cultura y patrimonio, además de señas de identidad, son recursos para la dinamización económica, la creación de empleo y el desarrollo local. Una perspectiva que se puede aplicar también a la lengua española, que cuenta con ayudas al sector de la enseñanza del español para extranjeros, acciones de formación que han alcanzado ya a más de 4.000 profesionales, la creación del centro virtual de recursos del español, el apoyo al centro internacional de la Universidad de Salamanca y la consolidación del Congreso Internacional del Español, de próxima celebración.

Pretendemos que vea la luz este año el III Plan del Español para Extranjeros, en una legislatura en la que también vamos a aprobar el II Plan de Industrias Culturales y Creativas; en la que, en el ámbito deportivo, mañana mismo remitiremos a esta Cámara el proyecto de ley de la actividad físico-deportiva, que tiene el objetivo de que el deporte sea instrumento formativo de transmisión de valores, de cohesión social y de mejora de la calidad de vida en Castilla y León. [Aplausos].

Señora presidenta, señoras y señores procuradores, pasando ahora al ámbito de los grandes servicios públicos, son cuatro las cuestiones principales que quiero destacar. Y la primera es una reciente iniciativa que, desde mi criterio, debe marcar un antes y un después en nuestra Comunidad en la atención a las personas y familias más desfavorecidas, en la lucha contra la exclusión y, en definitiva, en la realización más efectiva del principio de igualdad. Es la Red de Protección a las Personas y Familias, cuya ley de ordenación y funcionamiento se aprobó unánimemente –gracias- hace unos días en esta Cámara, precedida, a su vez, de un amplio consenso social.

Se trata de un gran avance del que debemos sentirnos orgullosos. Una red que pusimos en marcha en lo más duro de la crisis y que hoy atiende a unas 200.000 personas, con un presupuesto este año de 207 millones de euros. Una parte significativa de esos recursos, 79 millones de euros, financian la Renta Garantizada de Ciudadanía, que hemos agilizado y flexibilizado varias veces en los últimos años y hemos vinculado al gran objetivo de la inclusión laboral, de manera que 8.600 perceptores de esta renta encontraron trabajo en los últimos tres años.

Con la ley, la red incorpora nuevas prestaciones, programas y derechos subjetivos. Se convierte en mecanismo estable para favorecer la inclusión de las personas y familias con mayor vulnerabilidad y corregir desigualdades, y en la forma normalizada de trabajar de unos servicios sociales de responsabilidad pública, que, gracias, sobre todo, al esfuerzo de sus profesionales, siguen alcanzando las calificaciones más altas.

Así, la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales de España nos sitúa como los segundos más desarrollados de la nación, con una nota de 7,5 puntos, superior en más de 2 a la media nacional. Un éxito que en buena parte también se debe a la participación en el sistema de nuestras entidades locales, con las que hemos suscrito un nuevo acuerdo marco con un horizonte de tres años y un aumento medio anual del 8,3 %. Y se debe también a un vigoroso y protagonista tercer sector, para cuya más intensa participación hemos previsto una sección específica de seguimiento de la red en el Consejo de Servicios Sociales de Castilla y León.

En estrecha conexión con la red de protección, aunque de muy distinta forma en uno y otro caso, se sitúan también la lucha contra la violencia de género y la política pública de vivienda.

En la primera, seguimos trabajando sobre la base del modelo Objetivo Violencia Cero, que ha incorporado nuevos programas de apoyo psicológico, información, atención e inserción laboral y nuevas prestaciones a víctimas de agresiones sexuales, menores víctimas de la violencia y huérfanos de mujeres asesinadas. Además, se ha constituido la Red de Centros Educativos Contra la Violencia de Género, y en los próximos meses aprobaremos el Decreto de Autorización y Funcionamiento de los Centros de Atención Familiar, así como un Plan de Prevención de la Violencia Intrafamiliar. [Aplausos].

Con relación a la política de vivienda, hemos alcanzado en la legislatura tres acuerdos del diálogo social. Cabe destacar tres aspectos: el primero, el refuerzo del parque público de alquiler social, que ha aumentado un 70 % desde dos mil quince y hoy cuenta con casi 1.900 viviendas a disposición de nuestro servicio para familias en riesgo de desahucio; segundo, las ayudas al alquiler, que en esta legislatura beneficiarán a más de 25.400 familias, y en las que seguimos mejorando las condiciones en cada convocatoria -en la última, concretamente, con una apuesta importante por jóvenes y personas mayores, aumentando el porcentaje de subvención del 40 al 50 % para ambos colectivos-; y tercero, el impulso a la regeneración urbana y a la rehabilitación edificatoria, que está permitiendo estos años beneficiar a cerca de 11.000 viviendas en conjunto.

Lo más importante de la red de protección y de otras políticas públicas y actuaciones sociales, como las que acabo de citar, es que sí están sirviendo de forma efectiva para mejorar aquí, en nuestra Comunidad, las condiciones de vida, muy especialmente de las personas y los colectivos más desfavorecidos. Castilla y León no es una de las Comunidades más ricas, pero sí es una de las Comunidades con menos pobreza: la tasa de riesgo de pobreza se ha reducido hasta el 15,4 %, que es un dato alto, pero sustancialmente mejor que el 21,6 % del conjunto de España; somos una de las Comunidades con menos carencia material severa, cinco veces menor que la media nacional, un 1 %, frente al 5,1 %; la que menos hogares tiene con pobreza energética y la segunda con menos hogares con retrasos en los pagos. Son datos de la reciente encuesta de condiciones de vida, hecha pública por el INE. Todo lo cual significa que estamos siendo capaces de actuar mejor que en otros territorios sobre las desigualdades sociales.

Algo similar sucede en materia de atención a la dependencia. El último dictamen del observatorio nos ha situado, por undécima vez consecutiva, como la primera Comunidad española en su gestión, con una calificación de 9,29 puntos, que supera la del año anterior. Se destaca que atendemos a más beneficiarios que nunca, casi 89.000; que somos la Comunidad con una atención más plena, el 98,4 %; y la que más empleos genera, 50,4 por cada millón invertido, habiéndose creado en torno a 1.900... perdón, a 9.600 empleos en esta actividad en la presente legislatura. Se ha dado ya el paso de recuperar la mayor parte de la reducción operada con motivo de la crisis en la prestación por cuidados familiares, y estamos reduciendo el plazo para resolver las solicitudes de reconocimiento del derecho, según se pactó en el diálogo social. También aquí, por supuesto, queda mucho por hacer.

En relación con las personas mayores, nos preocupa muy singularmente el problema de su soledad, que afecta hoy al 23 % de los mayores de 65 años y que aumentará en años próximos. Los últimos acuerdos del diálogo social han introducido mejoras para los mayores que viven solos, reduciendo el copago en la ayuda a domicilio. Acabamos de poner en marcha el programa "A gusto en mi casa", de atención en el hogar. Y en lo que queda de legislatura queremos regular el servicio de teleasistencia e impulsar muy especialmente los servicios de teleasistencia avanzada.

Con relación a las personas con discapacidad, y aparte de lo ya señalado en el área de empleo, trabajamos en un nuevo reglamento en materia de accesibilidad y supresión de barreras.

Por último, próximamente remitiremos a la Cámara el Proyecto de Ley de reforma de la Ley del Voluntariado. [Aplausos].

La segunda cuestión a destacar en este ámbito de los servicios públicos es la del fortalecimiento de la sanidad y nuestro compromiso con su carácter público, universal, gratuito y de calidad. Como he repetido muchas veces ante esta Cámara, somos conscientes de los muchos problemas, dificultades y retos que plantea el que, sin duda, es el servicio de titularidad autonómica más complejo y más exigente, más universal. También lo somos de las altas expectativas y de las legítimas reivindicaciones que sobre el mismo tienen todos los ciudadanos y los distintos movimientos sociales. Pero también hemos defendido que una ponderación equilibrada de su evolución en estos últimos años nos permite defender que ese fortalecimiento se está produciendo, y que además se está haciendo sobre todo en base al esfuerzo de los excelentes profesionales con los que cuenta el sistema.

Los datos de actividad del sistema nos dicen que este, en dos mil diecisiete, desplegó más de 100 millones de actos asistenciales, con una media cercana a 300.000 cada día. Esta actividad es pública en una abrumadora mayoría, hasta el punto de que, descontando el transporte sanitario, el 98 % de los recursos del sistema se destinan a centros y servicios públicos, y solo el 2 % a la concertación con centros privados.

Los datos presupuestarios y los de recursos humanos hablan también de fortalecimiento. La sanidad ha aumentado su peso en nuestro gasto no financiero en el Presupuesto, pasando del 36 % en dos mil ocho al 43 % hoy del gasto no financiero de la Comunidad, lo que demuestra la prioridad que le hemos otorgado y explica además por qué hemos podido aumentar servicios y prestaciones en tiempos de durísima crisis. Nuestro gasto por habitante y año es un 10 % superior a la media de España. El presupuesto para sanidad de dos mil dieciocho, 3.558 millones de euros, es el más alto de la historia de la Comunidad; y la dotación de profesionales es también hoy la más alta de la serie histórica: 35.400, con un aumento del 5 % en los tres años de la presente legislatura.

También se han reforzado en esta legislatura los programas de inversión. El año pasado ya se superó la cifra acumulada de 2.000 millones de euros desde la transferencia del INSALUD, de los que 227 corresponden a los tres últimos años. Entre las grandes obras, cabe destacar, por ejemplo, que ya ha finalizado, y por tanto entrado en servicio, la reforma integral y ampliación del Hospital Provincial de Zamora, y que al inicio de dos mil diecinueve se pondrán en funcionamiento los primeros servicios del nuevo Hospital Universitario de Salamanca.

Además, un plan de modernización de equipamientos ha permitido, por ejemplo, incorporar la tecnología PEC-TAC, la resonancia magnética de última generación, la tomografía de altas prestaciones, los secuenciadores genéticos y la cirugía robótica mínimamente invasiva, así como también impulsar la modernización de las unidades de radioterapia, en colaboración, en este caso, con la Fundación Amancio Ortega.

Los datos de resultados de salud son asimismo favorables, con una esperanza de vida en Castilla y León mayor que la media de España; la segunda Comunidad en este indicador. Y con datos de mortalidad, ajustada por edad, sustancialmente también mejores que los medios nacionales.

La valoración ciudadana ha aumentado en los últimos años hasta situarse hoy en un máximo histórico de 7,07 puntos en el último barómetro sanitario. La opinión de los ciudadanos es mejor que la media de España en todas las áreas (Primaria, consultas, hospitalización y urgencias), y, en cada de una ellas, en los distintos aspectos (valoración global, preferencia siempre por lo público y porcentaje de los usuarios que consideran la atención buena y muy buena).

Las propias plataformas convocantes de las movilizaciones por la sanidad, agrupadas, en este caso, en la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, sitúan al nuestro, sistemáticamente, entre los cinco mejores servicios de salud de España, y además con una puntuación creciente en sus últimos informes. Lo que no significa, desde luego, que no haya muchas cosas que criticar y, por tanto, muchas cosas que mejorar. La reunión que el consejero de Sanidad y yo mismo mantuvimos en mayo con los representantes de estas plataformas ha significado iniciar una etapa, que sin duda va a ser de colaboración constructiva para promover dichas mejoras. Entre ellas, ya se ha aprobado y publicado un documento formal para garantizar plenamente el acceso al sistema y la atención a todos los inmigrantes.

Por lo que se refiere a las listas de espera, los últimos datos comparativos del Ministerio de Sanidad señalan que somos la Comunidad que más redujo la demora quirúrgica en dos mil diecisiete, hasta situarla un 26 % por debajo de la media nacional -78 días, frente a 106 de media-. Un dato que a treinta y uno de marzo se ha reducido todavía más, hasta los 73 días, con una importante precisión: los pacientes prioridad 1, casos urgentes, son intervenidos en una medida de 12 días, y todos ellos en menos de 30. [Aplausos].

¿Significa esto que debamos conformarnos con estos datos? No. Pero sí que se está realizando un esfuerzo en un camino que está dando buenos resultados, en el que hay que proseguir.

El sistema de salud se ha fortalecido también con la incorporación de nuevas prestaciones y servicios. Y, finalmente, se está también produciendo un fortalecimiento de aspectos relativos a la transparencia y participación en nuestra sanidad, de manera que con más recursos, fundamentalmente con más profesionales y también con más prestaciones, servicios y medios, estamos fortaleciendo la sanidad pública de Castilla y León.

La tercera cuestión a abordar en el ámbito de los servicios públicos es la que se refiere al modelo educativo propio de Castilla y León. Si la sanidad es el servicio más valorado y complejo, la educación es la actividad emancipadora por excelencia, la mejor palanca para que alguien que nace en el seno de una familia desfavorecida pueda cambiar su destino, y el medio fundamental del que la sociedad se dota para formar mejores personas, mejores profesionales y mejores ciudadanos. Tenemos que sentirnos orgullosos de que el sistema educativo de Castilla y León sea uno de los más serios, ordenados, rigurosos e innovadores de España, capaz de compararse en calidad con los mejores sistemas europeos, algo avalado y reconocido por diversos estudios y evaluaciones, el más conocido el Informe PISA, el último de los cuales nos sitúa como la primera Comunidad de España, con una puntuación equiparable a la del séptimo mejor sistema educativo del mundo. Un éxito debido sobre todo al esfuerzo ejemplar del colectivo de docentes, a la implicación de las familias, al esfuerzo de los alumnos, a un exigente modelo curricular y a una política educativa que ha tenido estabilidad y que se ha adaptado además a nuestras peculiaridades.

En relación con la calidad, hay tres áreas de avance en los próximos años: una, el aumento de las inversiones en educación, casi 96 millones de euros en lo que llevamos de legislatura solo en educación escolar, con otros 45 más previstos en lo que queda de legislatura; dos, el desarrollo del nuevo modelo de bilingüismo, que ya está comenzando a implantarse; y tres, la mejora de las tecnologías en las aulas, cuestión esta para la que será fundamental la ejecución del programa estatal Aulas Conectadas, que contempla la conexión a banda ancha ultrarrápida de más de 1.400 públicos de nuestras enseñanzas obligatorias.

Las evaluaciones externas destacan también que el sistema de Castilla y León es el que tiene más equidad de toda España. La diferencia entre alumnos de centros públicos y privados es la menor del país, lo que demuestra que no es para nada un modelo fragmentado por clases sociales; un aspecto en el que vamos a seguir incidiendo a través de nuestro proyecto de Centros 2030, que comenzará el próximo curso. Además, las aulas de Castilla y León son las más seguras de España, algo que queremos reforzar por medio de nuestro programa contra el acoso y la intimidación.

Por otro lado, seguiremos avanzando hacia la gratuidad de los libros de texto en las enseñanzas obligatorias. En esta legislatura, y gracias a los acuerdos alcanzados en los Presupuestos, hemos operado ya un cambio de modelo, integrando en un solo sistema bancos de libros y ayudas a la compra. Con ello hemos agilizado los apoyos y hemos ampliado los destinatarios. El curso próximo tendrán derecho a la gratuidad de los libros las familias con ingresos de hasta 2,5 veces el IPREM, lo que supondrá beneficiar a casi 63.000 familias, con un esfuerzo cercano a los 17 millones de euros.

Por otro lado, las condiciones de acceso al comedor escolar y a los programas Madrugadores y Tardes en el Cole son ahora más ventajosas, en aplicación también de diferentes acuerdos del diálogo social.

La empleabilidad está también aumentando para nuestros alumnos de la Formación Profesional. La actual tasa de inserción laboral al año de finalizar los estudios es del 79 %, y en la inmensa mayoría de los casos el empleo obtenido se ubica en Castilla y León. Es preciso seguir mejorando estos indicadores, a lo que seguro contribuirá una mayor extensión de nuestra Formación Profesional Dual. [Aplausos].

En todos estos objetivos de calidad, de equidad y de empleabilidad, creemos que sigue siendo fundamental defender y promover un pacto de Estado por la educación que garantice el sistema consensuado, estable, moderno y eficaz que se desarrolle en España durante las próximas décadas. En esta legislatura Castilla y León ha demostrado que sí es posible lograr acuerdos educativos. Así ha ocurrido con los alcanzados con las universidades, tanto las públicas como las privadas, para la racionalización de sus títulos, de sus estudios, que se están desarrollando en todos sus puntos.

En relación con la enseñanza superior cabe destacar y agradecer a las universidades públicas de la Comunidad el saneamiento financiero, el equilibrio que han logrado y que están sabiendo mantener. Por otro lado, se ha consolidado nuestro sistema propio de becas complementarias de las estatales. Un sistema que en el curso que acaba de finalizar ha beneficiado a 2.900 alumnos, y que sumado a la acción del Estado hace que el 55 % de alumnos de nuestras universidades públicas disfruten de una beca.

Quiero mencionar también el programa de inversiones, que está dotado con más de 55 millones de euros, que estamos ejecutando para nuestras universidades públicas, a lo que debe añadirse el convenio (por otros 7,5 millones de euros) para la segunda fase del Campus de la Universidad de Valladolid en Segovia, que estará concluida y operativa para el inicio del próximo curso. Gracias a esas inversiones, entre otros aspectos, nuestras universidades públicas han mejorado sus infraestructuras de investigación, y también por eso hoy el peso que tienen en la ejecución del gasto total en I+D de la Comunidad es superior a la media de las universidades en el conjunto de España. Se están desarrollando todas las convocatorias previstas para el apoyo a la investigación y se ha completado con éxito una nueva etapa del Plan de Transferencia del Conocimiento Universidad-Empresa, con resultados positivos en la creación de empresas, solicitud de patentes, participación en programas de I+D, y también facturación al sector empresarial. [Aplausos].

Quiero centrar la última cuestión, en este ámbito de los servicios públicos, en la futura Ley de Apoyo a la Conciliación y de Eliminación de la Brecha Salarial y de Género. Su anteproyecto se encuentra en estos momentos en el trámite de informe del Consejo Consultivo de Castilla y León, acto seguido del cual remitiremos a estas Cortes el correspondiente proyecto de ley. Será un nuevo avance que impulsaremos en Castilla y León de la mano del diálogo social. Su filosofía pone en relación el derecho de las personas a conciliar su vida familiar y laboral, la corresponsabilidad entre mujeres y hombres respecto de las tareas familiares y domésticas, y, por supuesto, la brecha salarial y de género, que hoy es tan real como inasumible ya para nuestra sociedad.

El primer borrador del anteproyecto se consensuó en febrero en el diálogo social, con la previsión de seguir negociando y profundizando en su contenido. Así lo hicimos en las siguientes semanas, hasta contar con un texto que supone dar un paso al frente ante un problema que lastra la dignidad de muchas personas y recorta posibilidades de su desarrollo económico y social.

Con este texto abordamos uno de los compromisos más ambiciosos o de más largo recorrido que asumí en mi investidura: crear el germen en Castilla y León de lo que podría, de lo que debería ser en un futuro próximo un sistema nacional de conciliación, que cree puestos de trabajo para jóvenes, que ayude a las familias en el momento de más dificultad en la crianza de sus hijos, que genere retornos a las arcas públicas y que actúe sobre el que es uno de los principales factores de la real, de la existente, brecha laboral y salarial entre mujeres y hombres.

Para las personas, la futura ley sistematizará distintos tipos de ayudas ante situaciones de reducción de jornada o de excedencia por motivos relacionados con la maternidad o paternidad, así como desgravaciones fiscales. Para las empresas, se establecerán ayudas para que flexibilicen sus horarios y para que contraten a quienes sustituyan a los empleados que ejercen su derecho a la conciliación, y medidas para fomentar la aplicación de planes de igualdad, aumentar la transparencia... la transparencia y mejorar la negociación colectiva; en todo lo cual es fundamental la figura de los agentes de igualdad.

Además, se prevé establecer cláusulas sociales en las subvenciones de la Junta, no solo en sus contratos; cláusulas que incentiven a las empresas que soliciten esas subvenciones a adoptar medidas a favor de la igualdad y de la conciliación en su seno. El texto contemplará también el mantenimiento de una red de centros de atención a los menores de 0 a 3 años, que es imprescindible para hacer real el derecho a la conciliación. En Castilla y León existen en estos momentos 848 de estos centros, entre públicos y privados, que disponen de más de 34.500 plazas para niños de 0 a 3 años, y que están generando más de 4.000 empleos. Les anuncio que este mismo año vamos a retomar una línea de ayuda de la Junta a los centros públicos, fundamentalmente a los centros de nuestros municipios, que tienen especial importancia para las personas y familias menos favorecidas y, de manera particular, para nuestro medio rural. [Aplausos].

En cuanto a la brecha salarial y de género, es un problema que tiene muchas causas, derivado de negativos roles sociales, en virtud de los cuales las mujeres trabajan menos en determinados sectores, ocupan puestos de categorías inferiores, suscriben más contratos a tiempo parcial y contratos temporales, y tienen, en general y en contra de su voluntad, dificultades en el acceso al empleo, a la formación permanente y a la promoción en las empresas.

Frente a esto hay que actuar, decididamente y de una manera inicial, en el propio sistema educativo, donde ya tenemos varios programas en marcha. Hay que tomar medidas en todas las áreas, como ya se prevé en la Agenda de Igualdad de Género que ha aprobado la Junta. Y, como persigue la futura ley, hay que articular una fuerte alianza entre todos los poderes públicos y Administraciones y el sector privado, con una amplia participación social y con el protagonismo de las propias mujeres. ¿Por qué? Porque queremos que las políticas de igualdad y de conciliación sean también una seña de identidad de Castilla y León. [Aplausos].

Señorías, si hoy es una exigencia ciudadana mantener y mejorar la calidad de los grandes servicios públicos, así como garantizar la calidad de la propia sociedad combatiendo todas las desigualdades, también lo es, sin duda, reforzar la calidad de la política. Este es un objetivo que en los últimos años ha ocupado a la Junta de Castilla y León y, también, muy intensamente, a estas mismas Cortes de Castilla y León multiplicando nuestro sometimiento al control parlamentario.

En estos tres años ya se han tramitado en esta Cámara 13.500 iniciativas -entre ellas, casi 1.300 preguntas orales y comparecencias, más de 9.000 preguntas escritas y 1.900 peticiones de documentación-, todo lo cual representa un enorme aumento, del 126 %, sobre las iniciativas parlamentarias tramitadas en toda la legislatura anterior.

Estas Cortes han aprobado una normativa muy avanzada sobre calidad democrática. Así, la última ley de la pasada legislatura fue la de transparencia y participación ciudadana. Y en la actual ha aprobado la Ley del Estatuto del Alto Cargo, que recoge asuntos como la limitación de mandatos; la prohibición de ser alto cargo a personas con sentencia por delito contra la Administración o a quienes se hubiere abierto juicio oral por ese motivo; la restricción de las "puertas giratorias"; la incompatibilidad entre la condición de procurador y la de alcalde o concejal en los ayuntamientos más grandes; la creación de los Consejos de Dirección Abiertos, de los que ya se han celebrado en torno a 25, o el Código Ético y de Austeridad, que la Junta ya había aprobado en dos mil once, y que renovamos en dos mil quince. En aplicación de ello, se ha constituido, además, la Comisión de Ética Pública.

Estas Cortes han aprobado, así mismo, la Ley de Garantías de los Informantes, que establece mecanismos de protección a quienes faciliten informaciones sobre posibles delitos en o contra la Administración. Y también, en los últimos meses, estas Cortes han aprobado la Ley de Reconocimiento y Atención a las Víctimas del Terrorismo, a las cuales hay que recordar hoy de forma especialmente intensa, por celebrarse, en España y en el ámbito internacional, el Día de las Víctimas del Terrorismo. Una ley... [aplausos]... una ley aprobada por unanimidad en esta Cámara, que establece medidas de protección, reparación de daños, recuerdo y homenaje a quienes sufrieron la acción criminal terrorista y en cuya aplicación se ha nombrado el Comisionado para las Víctimas del Terrorismo.

En este ámbito, cabe recordar también que la Junta ha aprobado el Decreto de la Memoria Histórica y Democrática, que honra a quienes padecieron persecución y violencia durante la Guerra Civil y la dictadura franquista, y apoya la investigación, exhumación e identificación de sus víctimas, para lo que, por primera vez, hemos convocado ya una línea concreta de ayuda.

En esta legislatura, en el ámbito de la calidad de la política, Transparencia Internacional nos ha otorgado en su último informe una calificación de sobresaliente, y acabamos de recibir el Premio Ciudadanía, de ámbito nacional, por nuestro modelo de participación ciudadana a través del Portal de Gobierno Abierto. Por otro lado, la Junta está siendo proactiva en la aplicación de la Agenda 2030, de Naciones Unidas, para el Desarrollo Sostenible, que ya inspiró nuestro tercer Plan Director de Cooperación al Desarrollo, y que va a seguir inspirando todas nuestras políticas a través de las directrices de implementación de la Agenda 2030, que están hoy en el portal de participación y serán aprobadas en breve.

Finalmente, estamos a punto de remitir a esta Cámara el Proyecto de Ley de Diálogo Civil. Castilla y León será la primera Comunidad en implantar dicho diálogo en todas las áreas de acción política, tomando el ejemplo de la Unión Europea, lo que supondrá dinamizar el trabajo de los principales órganos de participación y dar más voz a la ciudadanía en la elaboración de las normas, estrategias, planes y programas de la Junta.

Creemos en la democracia representativa basada en el vínculo que existe entre ciudadanos y sus representantes parlamentarios, un vínculo que se establece en las urnas y que hay que reforzar más con más participación democrática, para así aprovechar menos... para así aprovechar mucho mejor la inteligencia colectiva. Urnas y participación, creemos que esa es la clave hoy para una democracia que funcione. [Aplausos].

Señorías, en la parte final de esta intervención, necesariamente debo abordar tres importantes y complejos problemas y retos que tiene planteados la Comunidad: la lucha contra la despoblación, la ordenación de su territorio y el futuro de su medio rural.

Los datos de evolución demográfica en Castilla y León de los últimos años son ciertamente muy negativos. Son datos, sin duda, todavía lastrados por el impacto de la grave crisis económica que hemos sufrido, como lo demuestra el hecho de que hasta el mismo inicio de esta crisis, en dos mil ocho, la población de la Comunidad había aumentado en los años anteriores en paralelo al crecimiento económico estable producido durante ellos y por la llegada aquí de inmigrantes y el repunte de la natalidad. Pero los datos actuales están también marcados, desde luego, por factores menos coyunturales que están asociados a nuestra particular estructura poblacional, muy afectada por el importante éxodo rural que Castilla y León sufrió durante la segunda mitad del siglo XX. Hoy esto se manifiesta, sobre todo, en los muy desfavorables saldos vegetativos que venimos sufriendo: incremento de las defunciones, a pesar del aumento de la esperanza de vida, y descenso de la natalidad.

La salida de la crisis y el crecimiento, sin duda, tendrán una repercusión positiva en términos demográficos. Y así se está empezando a notar, aunque sea débilmente, en los datos referidos al crecimiento de la población inmigrante y a su propia afiliación a la Seguridad Social. Pero es necesario actuar sobre los factores estructurales, con medidas, por ejemplo, como las que en el año dos mil cinco conseguimos pactar con el Grupo Socialista, suscribiendo una primera Estrategia de Lucha contra la Despoblación, que más tarde, en dos mil diez, sirvió de base a la Agenda para la Población. Un conjunto de medidas de estímulo para las familias, para los jóvenes y para las personas migrantes, y de acción específicamente positiva para el medio rural, que hemos venido actualizando en esta legislatura, con amplia participación social, a través del Consejo de Políticas Demográficas.

Gracias a ese esfuerzo, la Comunidad cuenta con un tratamiento fiscal especialmente favorable a las familias. Ha otorgado a los jóvenes prioridad en nuestras políticas, conforme prevé también la Estrategia de Impulso Joven 2020; ha propiciado la creación de la Red de Atención a las Personas Inmigrantes, y ha favorecido ayudas como la que acabamos de poner en marcha para financiar a estos los gastos de convalidación aquí de los títulos que consiguieron fuera de la Comunidad. En fin, ha supuesto la articulación de medidas para el retorno de los emigrantes con subvenciones individuales para facilitar su traslado y con apoyos a las empresas que los contraten. [Aplausos].

Siempre hemos defendido que estas medidas de estímulo eran necesarias y acertadas, y también que había que enriquecerlas, y también que, para ser verdaderamente eficaces, era imprescindible fortalecerlas con el máximo apoyo político y social dentro de la Comunidad, lo que, por desgracia, no siempre hemos tenido la inteligencia o la habilidad de conseguirlo.

Para lograr la implicación de todas las Administraciones que actúan dentro de la Comunidad, así como la colaboración de todas las instancias, hemos desarrollado igualmente nuevas iniciativas. Castilla y León impulsó el foro de Comunidades con desafíos demográficos, en el que Gobiernos autonómicos de distinto signo hemos y venimos compartiendo desde el primer día una visión conjunta del problema, un problema sobre el que también hemos firmado declaraciones conjuntas con Comunidades como Aragón, Asturias y Galicia.

Hemos actuado de la mano de las entidades locales, a las que el Estatuto encomienda también la lucha común contra la despoblación. A ese objetivo hemos vinculado un porcentaje de su participación en los tributos de la Junta y a ese objetivo también hemos orientado el Plan de Empleo Local, favoreciendo, además, la adicionalidad de recursos aportados por los propios ayuntamientos y diputaciones.

Nos hemos movido en Europa, participando en la Red Europea de Regiones con Desafíos Demográficos, liderando la exigencia de una estrategia demográfica europea a través de un dictamen aprobado por el Comité de las Regiones, que después fue base de iniciativas similares en otras... en otras instituciones de la Unión.

Y junto a las Comunidades del foro, impulsamos la petición de una estrategia demográfica nacional, que conseguimos incluir en los acuerdos de la última Conferencia de Presidentes, lo que supuso en España el reconocimiento por primera vez de que este es un problema de Estado, y, por tanto, el compromiso de elaboración de aquella estrategia.

Sigue siendo imprescindible la aprobación de esa estrategia, así lo vamos a argumentar y lo vamos a defender ante el nuevo Gobierno. Sería muy razonable aprovechar para ello el trabajo realizado por el anterior, con las aportaciones de las propias Comunidades, de la Federación de Municipios y Provincias y de otras instancias sociales. Aunque ese trabajo se produjera con evidente retraso, se había comenzado ya a definir algunas medidas, algunas de ellas muy positivas, que incluso se contemplan en el propio Proyecto de Presupuestos Generales del Estado para dos mil dieciocho, que aún debate el Parlamento de la nación.

Por otra parte, para el problema demográfico, resulta también fundamental que el mismo esté muy presente en el nuevo modelo de financiación autonómica, cuya reforma es una de las cuestiones de mayor transcendencia que hoy tenemos pendientes. Aquí, en esta Cámara, en Castilla y León, los grupos políticos, los grupos parlamentarios hemos acordado, hemos convenido en la urgencia de reformar el actual modelo, algo en lo que, además, coincidimos casi todas las Comunidades, y nosotros en particular con los Gobiernos de Galicia, Asturias y Aragón. Recordamos los compromisos al efecto asumidos en la última Conferencia de Presidentes, algunos pasos dados después, pero también el gran retraso que lleva ese trabajo.

Siempre hemos coincidido también en que esa reforma debe producirse a través de un cauce multilateral, en el Consejo de Política Fiscal y Financiera primero y en las Cortes Generales después, nunca por medio de negociaciones bilaterales o de meras soluciones individuales, sin criterios comunes ni una deliberación pública y transparente. [Aplausos].

Señorías, con toda racionalidad, entendiendo las circunstancias de un Gobierno que acaba de llegar, nosotros sinceramente creemos que aplazar ahora la reforma no es justificable, que anunciarlo antes de escuchar a las Comunidades no es serio, que sustituirla por algunos gestos o ventajas tipo quitas en las deudas abre la puerta a admitir algo que siempre hemos rechazado y que vamos a seguir rechazando: que en la actual financiación haya unas Comunidades suprafinanciadas, entre las cuales, ¡qué casualidad!, siempre nos incluyen a nosotros, y otras infrafinanciadas, y que el mayor endeudamiento de algunas se deba no a una peor gestión, sino a un peor tratamiento del actual sistema para ellas y no para las demás.

Aprobar ahora parciales respiros financieros a medida, por ejemplo, a través de reestructuraciones de la deuda, no solamente no aborda el problema de fondo de la necesidad que todos tenemos de contar con más y mejor financiación, sino que penaliza a quienes como nosotros estamos menos endeudados que la media, y además tenemos esa deuda con el mercado más que con el Estado, y estos son demasiados agravios a quien ha procurado gestionar bien y mantener siempre su solvencia. [Aplausos].

Necesitamos un modelo que respete la igualdad esencial de los españoles, que... que corrija los déficit de financiación que todos sufrimos, que valore de manera especial, porque esta es la razón de ser de las Comunidades Autónomas, la financiación de la sanidad, de la educación, de los servicios sociales y de la atención a la dependencia, no incluida en el último modelo, y que responda, además, a las circunstancias que objetivamente condicionan y aumentan el coste efectivo de prestar dichos servicios en cada territorio, muchas de las cuales son de índole sociodemográfica, tal y como se contempla en la posición de Comunidad que aquí logramos pactar en esta materia y que yo ruego a los grupos parlamentarios que mantengamos plenamente vigente. [Aplausos].

Íntimamente relacionada con la anterior, hay otra gran cuestión de importancia para la Comunidad, que es la del despliegue de su nuevo modelo de ordenación del territorio. Un modelo sustentado con tres leyes, aprobadas con un amplio consenso, fundamentalmente con el Grupo Socialista, en la legislatura anterior, y cuya continuidad y avance, además, pactamos con los principales grupos de la Cámara en dos mil quince, al comienzo de esta legislatura. En cumplimiento de ese pacto, tras un amplio período de información y participación social y política, y un importante trabajo en el propio territorio, remitimos -como recordarán- a esta Cámara el Proyecto de la Ley del Mapa de Unidades Básicas, además adaptado a las reivindicaciones de garantía y flexibilización que se habían puesto de manifiesto en aquel período de participación.

Hemos insistido repetidas veces en la importancia de esta ley. Es una ley que permite ordenar el territorio rural, que es el que más lo necesita; es una ley que garantiza, en ese territorio rural, los servicios que son competencia y presta la Junta; es una ley que facilita que los pequeños municipios, si así lo quieren, puedan desarrollar sus competencias legales de manera más eficiente, a través de agrupaciones voluntarias; y, finalmente, es una ley que desbloqueará el camino para la aprobación de las Áreas Funcionales Estratégicas y, a partir de ellas, del Plan de Convergencia Interior. Tanto es así que el Presupuesto dos mil dieciocho incluye la previsión de que, una vez aprobada dicha ley, se dote de inmediato el Fondo Autonómico de Compensación con 25 millones de euros para financiar la primera anualidad de dicho Plan de Convergencia. [Aplausos].

Una vez más... [aplausos] ... una vez más, ofrezco nuestra total disposición de diálogo con los grupos parlamentarios para culminar este proceso tan necesario para la Comunidad y para alcanzar un consenso, que, por cierto, este mismo mes hemos visto que sí es posible; en efecto, acabamos de aprobar en el último Pleno dos leyes que suponen nuevos avances en el desarrollo del modelo: por un lado, la Declaración del Área Funcional Estable de Benavente, que culmina la ordenación del territorio urbano de la Comunidad; y, por otro, la consideración de la Comarca del Bierzo como mancomunidad de interés general, a efectos de obtener ayudas de la Administración. Con estas son, por tanto, ya cinco las leyes aprobadas en desarrollo del modelo con el consenso casi unánime de las Cortes. A lo que, por cierto, se sumará también la próxima aprobación de un decreto-ley para incorporar las Comunidades de Villa y Tierra al nuevo modelo; momento a partir del cual el 74 % de la población de Castilla y León vivirá en un territorio ordenado conforme al mismo. Falta el impulso del proyecto de ley, que ya está en esta Cámara.

Hemos, también, continuado avanzando con el establecimiento de una línea de ayudas para el fomento de mancomunidades, tanto rurales como urbanas, y tanto de interés general como tradicionales, dotada ya con 6.000.000 de euros, que van a destinarse principalmente al medio rural.

Por otro lado, en dos mil dieciocho, el conjunto de la cooperación económica con las entidades locales va a alcanzar casi 287 millones de euros, lo que va a suponer un crecimiento del 30 % desde el año dos mil quince. Por lo que se refiere estrictamente a la cooperación local general, a lo largo de la legislatura se han destinado a ella 226 millones de euros en las tres anualidades, que representan más del 90 % del compromiso asumido para toda ella.

Y, por último, se encuentra también en esta Cámara el proyecto de ley que regula la conferencia de alcaldes y presidentes de diputación, que quiere ser un instrumento leal y eficaz para abordar grandes asuntos de Comunidad con las corporaciones locales. [Aplausos].

Finalmente, población y territorio, señorías, nos conducen a una última gran cuestión, con la que termino esta intervención, la de la especial consideración en todas nuestras políticas al medio rural. Su amplio medio rural es una realidad viva, sin la que no puede entenderse Castilla y León. Y, dentro del mismo, sus habitantes son, además de ciudadanos de primera categoría y pleno derecho, los llamados guardianes del territorio. Para el autonomismo útil, son las personas y sus circunstancias las que deben marcar la acción pública. Y, por ello, entre todos los valores que concurren en el medio rural de Castilla y León, sus habitantes son lo primero.

Hay un concepto clave para nuestro medio rural, que es el de desarrollo sostenible, que aúna los objetivos de calidad de vida y de conservación. Un ámbito en el que hemos finalizado la planificación de la Red Natura 2000 y ordenado los espacios de Covalagua y Las Tuerces. Hemos recuperado también las ayudas para las zonas de influencia socioeconómica de los espacios naturales. Defendemos, como he dicho, el valor de nuestros bosques como captadores de carbono, pero también movilizamos los recursos forestales como fuente de desarrollo. Hemos alcanzado ya el objetivo de legislatura de 900.000 hectáreas forestales ordenadas, y estamos cerca de las 800.000 hectáreas certificadas.

Apoyamos proyectos importantes de biomasa. En los próximos meses prevemos aprobar la Estrategia de Economía Circular. Además, hemos introducido mejoras en el operativo de incendios, habiéndose acordado en el diálogo social el incremento de su presupuesto, la recuperación del Plan 42 para la prevención activa y el refuerzo de los recursos humanos, cuestión sobre la cual el pasado lunes se llegó a un acuerdo con los representantes de los trabajadores. [Aplausos].

También... también sobre el medio rural se desarrollan muchas de las infraestructuras básicas. Dentro de la Red Autonómica de Carreteras, estamos ejecutando en la legislatura un conjunto de actuaciones prioritarias que ha supuesto ya licitar en estos momentos 225 millones de euros en obras. El transporte a la demanda atiende a más de 1.000.000 de personas en 810 rutas. Estamos apoyando la explotación de las líneas de tráfico más débil. La integración del transporte escolar en el sistema concesional supondrá contar con 900 rutas integradas el próximo curso. Acabamos de enviar a la Cámara el proyecto de ley de transporte público de viajeros por carretera. También estamos apoyando a los operadores para extender la cobertura de banda ancha, rápida y ultrarrápida, y, en especial, para dar servicio a poblaciones con menos de 500 habitantes. En fin, estamos cerca de completar las infraestructuras de depuración de aguas en todos los municipios de más de 2.000 habitantes equivalentes.

Por lo que se refiere al apoyo a las actividades productivas y a la economía en el medio rural, es evidente que la inmensa mayoría de nuestras políticas de agricultura y ganadería se aplican en ese territorio, que es garantía de la producción y abastecimiento de los alimentos que necesitamos. Por eso, reivindicamos como un elemento esencial también dentro de la reforma de la PAC el mantenimiento por Europa de unas vigorosas políticas de desarrollo rural.

Nuestra política industrial introduce en todas sus líneas de apoyo una discriminación positiva a aquellos proyectos empresariales que se ubiquen en municipios rurales. Y en el diálogo social se trabaja en un acuerdo sobre desarrollo industrial rural.

En fin, en relación con el sector servicios, estamos poniendo en marcha un plan de abastecimiento de zonas rurales con dificultades, que va a favorecer la dotación de comercios en algunos pueblos. [Aplausos].

Finalmente... [aplausos] ... finalmente, la calidad de vida en el medio rural, y, por lo tanto, el propio derecho de sus habitantes, exigen una especial atención por todos nuestros servicios públicos fundamentales. Y, así, nuestra sanidad cuenta con la mayor red de centros, consultorios y dispositivos de España en el medio rural; también con las mejores ratios de profesionales de Atención Primaria; y con un importante despliegue de consultas de especialistas; además del apoyo al servicio de farmacia en municipios donde sin él no sería sostenible.

Nuestra educación tiene entre sus principales rasgos su adaptación a un territorio rural donde no existe otra oferta educativa que la pública, que, de esta manera, se convierte en la verdadera garantía de la igualdad de oportunidades de los niños y jóvenes que allí nacen y viven. Y, por cierto, lo hace con éxito; los resultados reconocidos por PISA se producen sin apenas diferencias entre los alumnos del medio rural y el urbano. En este tramo final de la legislatura vamos a reforzar esa atención preferente, flexibilizando en determinados casos los requisitos para mantener unidades educativas con solo 3 alumnos, e introduciendo nuevas adaptaciones y mejoras.

En nuestros servicios sociales, casi dos tercios de los centros de acción social, de la mano de las diputaciones provinciales, así como de las plazas residenciales públicas, se ubican en el medio rural, y la atención a los niños de cero a tres años en los pequeños municipios se está manteniendo gracias al Programa público Crecemos, que compartimos con ayuntamientos, y que ha supuesto dotar de 231 centros y más de 3.200 plazas a núcleos de población de menos de 5.000 habitantes.

Un solo dato concreta todo lo anterior: las prestaciones de los sistemas de salud, educación y servicios sociales que directamente se prestan en el medio rural de Castilla y León suponen a la Comunidad un esfuerzo de 2.000 millones de euros en dos mil dieciocho, para sus 800.000 habitantes. De esta manera, la Autonomía sirve para adaptar los servicios a las necesidades de las personas, para aplicar el principio de igualdad y de solidaridad y para dar pleno sentido a nuestro Estado autonómico. [Aplausos].

Señora presidenta. Señoras y señores procuradores, hasta aquí esta intervención, que ha pretendido exponer y analizar, desde la perspectiva de la Junta, los principales problemas y retos de nuestra Comunidad, sus grandes fortalezas y oportunidades, y el conjunto de políticas e iniciativas que venimos impulsando para afrontar mejor aquellos y para aprovechar al máximo estas. Les aseguro, con todo respeto, que todo ello se está haciendo desde el amor y el compromiso con nuestra tierra, intentando ser coherentes con los objetivos y con los compromisos del Programa de Gobierno que hace tres años ofrecimos a los castellanos y leoneses, a los castellanos y a los leoneses, y que merecieron su confianza mayoritaria, y siendo siempre conscientes, muy conscientes, de que la verdad nunca es monopolio exclusivo de nadie y que son muchas las cosas que podemos mejorar contando con todos, para lo que sin duda serán muy trascendentales las críticas, las aportaciones y las alternativas que sin duda alguna los grupos van a plantear en el debate de esta tarde. Por todo ello, muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Muchas gracias, señor presidente. Se suspende la sesión, y se reanudará a las cuatro de la tarde.

[Se suspende la sesión a las trece horas treinta y cinco minutos y se reanuda a las dieciséis horas].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Buenas tardes. ¿Toman asiento, señorías, por favor? Se reanuda la sesión. Tiene la palabra el portavoz del Grupo Socialista, el señor Tudanca Fernández.


EL SEÑOR TUDANCA FERNÁNDEZ:

Muchas gracias, señora presidenta. Señor Herrera, señoras y señores procuradores y procuradoras, alcaldes, alcaldesas, delegada del Gobierno, compañeros, procuradores del Partido Socialista, nos encontramos una vez más ante el debate más importante del año; un debate en el que tenemos que hacer el diagnóstico sobre el presente de nuestra tierra, pero, sobre todo, en el que quienes creemos en Castilla y León tenemos el deber de plantear también las soluciones para lograr un futuro mejor. Y señoras y señores procuradores, les aseguro que yo sí creo en Castilla y León. [Aplausos].

Vivimos tiempos en los que la política y la sociedad cambian a una velocidad vertiginosa. Nos encontramos ante el último debate de la legislatura que termina, pero también ante un evidente fin de ciclo en una tierra donde lo único vertiginoso que se ha producido en las tres últimas décadas es la marcha de nuestros jóvenes y la pérdida de población. En realidad, hoy confluyen dos finales: uno, que lleva a una vía muerta, el final de los diecisiete años al frente de la Junta de usted, señor Herrera, un final ya inevitable que usted mismo anunció hace tiempo; y el segundo es el final de toda una época decadente que agoniza, la de treinta años de Gobierno del Partido Popular en esta tierra, una época que está a punto de terminar. [Aplausos].

Usted, señor Herrera, ha tenido tiempo de sobra para construir esta Comunidad como ha querido; diecisiete años de Gobierno ya, catorce de ellos con mayoría absoluta, son más que suficientes para no tener ninguna excusa, para no poder buscar culpables en ningún sitio. Usted, señor Herrera, no tiene ninguna excusa. [Aplausos]. Aquel día, en su primer Debate de Investidura, usted citaba oportunamente las palabras de Luis Mateo Díez, escritor y leonés ilustre, para manifestar que los creadores son los que saben impulsar la herencia como motor de la renovación. Analicemos, pues, su capacidad creadora, pues hoy vamos a poder evaluar cómo está la Comunidad desde el último debate, pero también vamos a poder analizar su legado. Y déjeme que se lo cuente de forma resumida.

Hoy, Castilla y León tiene 120.000 jóvenes menos que cuando usted llegó, la mitad de los que ha perdido todo el país; es una barbaridad. Hoy, Castilla y León tiene 44.600 parados más que cuando usted llegó a la Presidencia, con un aumento del 40 %; y si comparamos el número de activos, de ocupados, de afiliados a la Seguridad Social o el número de autónomos, en todos los indicadores hemos perdido mucho peso en relación con el total nacional; incluso nuestro PIB, nuestra riqueza, ha perdido un 10 % de peso relativo con España. No hacen falta más análisis si decimos que desde usted... desde que usted es presidente hemos perdido una población equivalente a toda la ciudad de Palencia, mientras el conjunto del país ganaba nada más y nada menos que 5.000.000 de habitantes. Ese es su balance; todo lo demás, lamentablemente, no hace más que recordar su incapacidad para construir una Comunidad en la que la gente pueda quedarse. Pero ¿escuchó usted los datos del Instituto Nacional de Estadística de ayer? Es el segundo año que España gana población y el segundo que Castilla y León encabeza el ranking, que somos los que más población perdemos de toda España. Pero ¿no se da cuenta de que no podemos seguir así?

Se confirman año tras año los perores vaticinios. Pero todo esto, los fríos datos, no son nada si los comparamos con la escalofriante realidad. Sus políticas han convertido Castilla y León en la alumna aventajada de la España vacía. Nuestra tierra hoy hay que buscarla en las estaciones de tren cada domingo, donde nuestros jóvenes se llevan miles de abrazos muy lejos de nosotros; nuestra tierra hay que buscarla en los miles de personas mayores que viven solas, muchas veces en un medio rural que cada vez se parece más a un desierto; nuestra tierra está en todo ese talento que se marcha en busca de futuro; nuestra tierra está en esos carteles en los consultorios médicos rurales avisando de que el médico apenas visitará su pueblo unas horas a la semana. Nuestra tierra es su gente, claro, pero su tierra, señor Herrera, son los miles que nos dejan, la mía es que puedan volver; su tierra es la resignación, la mía es una Castilla y León de esperanza y de oportunidades, señor Herrera. [Aplausos].

Usted y yo no compartimos generación ni ideología, es evidente, pero compartimos lugar de nacimiento, de procedencia, Burgos. Mi familia, como usted sabe, procede del norte, entre las Merindades y Sedano, cerca de donde Delibes fue a retirarse; muy cerca de mi pueblo está Cortiguera, ese pueblo que sirvió de paisaje al maestro para la contienda que narra en El disputado del señor... El disputado voto del señor Cayo. Allí, en esa tierra, se libró la batalla entre el mundo rural y el urbano, la batalla de la despoblación, y usted, si alguna vez eligió bando en esa batalla, fue el de la indiferencia; ¿y hay algo peor que la indiferencia?

Nuestra tierra se ha desangrado más en estos años que durante el éxodo rural de los sesenta, y hoy no solo pierden población los pueblos, sino también nuestras ciudades. Usted, señor Herrera, ha estado a punto de hacernos perder la batalla del presente y del futuro. Pero yo no me resigno, los ciudadanos de este país han visto que la política sirve, que es útil, que en su mano está el éxito de la gente normal, que devuelve la dignidad a las instituciones. Resígnense ustedes si quieren, yo estoy con toda esa gente normal, con la crea futuro, con la que cambia las cosas, con la que crea oportunidades, porque yo sí creo en Castilla y León, señor Herrera. [Aplausos].

Mire, llevo toda mi vida recorriendo los pueblos y comarcas de nuestra tierra, he recorrido cientos de miles de kilómetros, conozco cada rincón y he aprendido mucho de cada persona que me he encontrado en el camino. Siempre he creído que la política se hace con los pies, y no hay estampa más desoladora que encontrarse pueblos vacíos, completamente vacíos, sin vida, a cualquier hora, en cualquier lugar de la Comunidad. Lo único que nos ha dejado es el silencio, y ese silencio es el que le condena, señor Herrera, a usted y a sus políticas. [Aplausos].

Yo no he llegado a vivir la época en la que a ustedes aún les quedaban al menos ganas o ideas, pero esta legislatura ha sido una larga agonía, fruto de su desgana, y cada minuto que pasaba era una oportunidad perdida. Esta legislatura estamos en caída libre, por eso nunca he podido entender su indolencia, señor Herrera; es que pareciera que no le importa. Pero ¿a qué esperan para hacer algo? Usted le ha dado un nuevo significado a la sentencia liberal de "dejar hacer, dejar pasar"; ha convertido no hacer nada en su leitmotiv.

Mire, durante esta legislatura ha habido muchas más iniciativas de los grupos de la Oposición que de su grupo y de toda la maquinaria del Gobierno juntos. ¿Sabe cuántas leyes ha traído la Junta a este Parlamento en tres años? Catorce, tan solo catorce, si descontamos la tramitación de los Presupuestos, ¡que solo faltaría! Sí es verdad que en el último Pleno les entraron las prisas; de repente aparecieron leyes y más leyes, que había que aprobar con urgencia en un Pleno maratoniano para que usted pudiera venir aquí a presumir que habían hecho algo; pero, como los malos estudiantes, haciendo a última hora los deberes. Pero ¿usted sabe qué les pasa a los malos estudiantes? Que suelen suspender y se juegan su futuro.

El problema es que usted, su bloqueo y su inactividad, lo que lastra es el futuro de todos los castellanos y los leoneses. Esta gran casa que es Castilla y León se ha ido deteriorando desde que usted gobierna por falta de mantenimiento, pero de nuevo cabe preguntarse: ¿ha sido indolencia o falta de ideas? Pues, probablemente, algo de las dos. Y aquí, el Grupo Socialista ha tratado de paliar lo segundo: ¿que ustedes no tenían ideas? Pues se lo dábamos hecho; se llama Oposición constructiva, señor Herrera. [Aplausos].

Hemos aportado propuestas lealmente, hemos firmado importantes acuerdos de Comunidad, hemos apoyado y ayudado a consolidar el diálogo social y la Red de Protección a las Personas y las Familias, pero, además, nunca antes se habían hecho más iniciativas parlamentarias desde un grupo. Han sido más de 1.800 propuestas, tantas como todos los demás grupos de la Cámara juntos. Déjeme ponerle algunos ejemplos.

Conscientes de la precariedad y de la necesidad de crear empleo de calidad, hemos hecho propuestas en materia de reindustrialización, de incremento de la inversión en I+D+i o para impulsar un pacto de rentas.

Conscientes de la crisis en el campo y de la necesidad de nuestros agricultores y ganaderos, insistimos una y otra vez hasta la creación del Observatorio de Precios de Castilla y León, con la participación de los principales interlocutores agrarios, así como en el desarrollo de la figura del Defensor de la Cadena Alimentaria.

Conscientes del deterioro de los servicios públicos, propusimos el refuerzo de la atención pediátrica en los centros de salud de Santa Marta de Tormes y el consultorio de Mojados, o la garantía de la atención sanitaria 24 horas con la Unidad de Soporte Vital Básico de Piedrahíta. También propusimos y luchamos de forma reiterada para la reapertura de las camas cerradas en el Hospital de Benavente o para el acceso a los fármacos de los enfermos de la hepatitis C. [Aplausos].

Hemos propuesto mejoras para mejorar el sistema de ayudas y becas al estudio para complementar el Programa Erasmus, y conseguimos, después de mucho insistir para que se aprobara ese Plan de Inversiones Sociales Prioritarias, tan necesario para mejorar nuestras infraestructuras educativas, sanitarias y sociales. Aunque no todo han sido alegrías, porque aprobarse y cumplirse por parte de su Gobierno son dos cosas bien diferentes, como demuestra este último plan, y porque la crueldad de sus votos, señoras y señores del Partido Popular, ha sido en ocasiones terrible.

En Castilla y León aún tenemos un gravísimo problema de pobreza infantil, en una tierra en la que Unicef dice que uno de cada tres niños y niñas viven en riesgo de pobreza. Pues resulta que cuando propusimos abrir los comedores escolares en verano, ustedes votaron no. En nuestra tierra también se notaron las consecuencias del decreto del señor Rajoy cercenando la sanidad pública, pero cuando les pedimos recuperar la universalidad, ustedes votaron no. Los recortes en la sanidad que hicieron desde la Junta hicieron salir a las calles a miles y miles de personas, pero cuando les propusimos una ley para reducir las listas de espera, que se eliminara el copago farmacéutico o mejorar las condiciones de los profesionales de enfermería, ustedes votaron no; mientras pasábamos la peor sequía en décadas, que se sumó a una crisis importante en algunos sectores de nuestro campo, les propusimos un fondo especial para paliar la situación de nuestros agricultores y ganaderos, y ustedes votaron no; mientras nuestras familias sufrían la crisis y nuestros estudiantes se seguían marchando, les propusimos reducir las tasas universitarias para adecuarlas a la media de las Comunidades Autónomas y la gratuidad total de los libros de texto, y ustedes volvieron a votar que no. [Aplausos].

Mientras los ayuntamientos cubrían con sus recursos las necesidades de sus vecinos y vecinas con muchas dificultades, nosotros les propusimos aumentar su financiación y que la Junta se hiciera cargo de las residencias de la tercera edad, tal y como es su obligación, y ustedes votaron no; mientras nuestro patrimonio se seguía deteriorando y seguíamos encabezando el vergonzante ranking de monumentos en peligro, les propusimos que cumplieran la ley y que pusieran en marcha las inversiones del 1 % Cultural, y ustedes votaron no; mientras seguíamos perdiendo miles y miles de habitantes, les pedimos que se dejaran, de una vez por todas, de fotos y agendas vacías, y les propusimos medidas específicas con financiación adicional para luchar contra la despoblación, y ustedes votaron no; mientras seguían fulminando miles de médicos, maestros, y mermaban nuestro estado de bienestar, mientras incumplían incluso su mantra de dedicar el 80 % del gasto no financiero de nuestro Presupuesto a educación, a sanidad y a servicios sociales, nosotros les proponíamos blindar un suelo social en nuestro Estatuto de Autonomía, y ustedes votaban no; mientras las mujeres seguían cobrando cada vez menos por hacer el mismo trabajo y la violencia de género se incrementaba de forma dramática, nosotros les proponíamos una ley de igualdad salarial y la recuperación de los recortes efectuados en materia de igualdad, y ustedes votaron una y otra vez que no; mientras ustedes manchaban el buen nombre de las instituciones de Castilla y León con su corrupción, les proponíamos suprimir aforamientos de los miembros del Gobierno, restringir los nombramientos a dedo y crear una oficina anticorrupción, ¿y adivinan lo que votaban? Sí, ustedes votaban una y otra vez que no para las propuestas del Grupo Socialista que mejoraran la vida de la gente de esta tierra. [Aplausos]. Señores del Partido Popular, ese botón rojo que tanto les gusta apretar es el botón rojo de la destrucción de Castilla y León.

En fin, señor Herrera, hoy es su último debate sobre el estado de la Comunidad, y, a pesar de todo, quiero agradecerle con toda sinceridad sus servicios a nuestra Castilla y León. Las diferencias son obvias, las discrepancias han sido grandes –incluso ácidas en ocasiones-, pero usted ha dedicado gran parte de su vida para trabajar por esta tierra, y para mí eso es un mérito indiscutible. Usted conoce, después de tantos años, las mieles del éxito político, pero, sin duda, también sus sinsabores, en una dura época de desprestigio de la política. El propio Luis Mateo Díez, del que le cogía prestado una cita al inicio de este discurso, escribió también que “La conciencia del servidor público cuando se jubila es una conciencia vacía, una conciencia despojada; volver a uno mismo se hace imposible porque los restos de lo que privadamente fuimos se diluyeron al fin”. Yo, desde luego, en nombre del Grupo Socialista, le deseo lo mejor en lo personal, señor Herrera. [Aplausos].

Pero como les decía al inicio de este debate, hoy no es solo el último debate de la legislatura, no es tampoco el último debate solo de la presidencia del señor Herrera; hoy es el último debate de un fin de ciclo. Hoy, señoras y señores procuradores, es el último debate con el Partido Popular al frente del Gobierno de la Junta de Castilla y León. [Aplausos]. Más de 30 años de gobiernos del Partido Popular, más de 30 años en los que este país ha cambiado hasta de siglo, pero aquí solo hemos cambiado del blanco y negro al gris. En todo este tiempo ustedes no han construido más y mejor Comunidad; esto sigue siendo una suma de provincias que compiten entre sí, azuzadas por un Gobierno autonómico que se siente más cómodo alentando el enfrentamiento que la colaboración, porque así nadie presta excesiva atención al verdadero responsable. Y ha sido una estrategia consciente y de terribles consecuencias.

En todo este tiempo, las diferencias entre personas y territorios son mayores: León y Zamora tienen ya casi un pensionista por cada trabajador; el medio rural y el urbano se han separado cada vez más. Si Castilla y León fuera un país, no sobreviviría a las tensiones provocadas por las diferencias de renta, de riqueza, de población y de desarrollo. Sí, en términos absolutos estamos mejor –solo faltaría, después de tres décadas y al albur de un crecimiento global como nunca antes había conocido nuestro país-, pero siempre menos que la media, siempre en el vagón de cola.

El ciclo del PP ha supuesto que Castilla y León haya perdido casi 170.000 habitantes, lo que equivale a la desaparición de toda la provincia de Ávila; un auténtico éxito, supongo. Y como estamos siempre con la misma cantinela de que esto es un problema nacional, europeo, mundial, le recordaré también que en este mismo tiempo España ha ganado 8.000.000 de habitantes; nuestro peso poblacional se ha reducido en casi un 25 % con respecto al conjunto del país; y si hablamos de presente y de futuro, sus políticas han hecho que hayamos perdido más de 400.000 jóvenes, más de 400.000 jóvenes.

Y solo un escalofriante dato más –ustedes, que tanto les gusta compararse-: la riqueza de nuestra tierra ha crecido en 30 años en términos absolutos, pero nuestro PIB es uno de los que peor comportamiento ha tenido en el conjunto de las Comunidades Autónomas, y, como consecuencia, nuestro peso en el conjunto estatal ha disminuido en un 20 %. Y para rematar, uno de nuestros cimientos, el campo, hoy representa un 40 % menos sobre el total de España de lo que representaba cuando ustedes llegaron al Gobierno.

Hoy somos menos y pintamos menos, mucho menos que cuando ustedes llegaron. Y este es el resumen del fracaso del Partido Popular durante estos últimos 30 años al frente del Gobierno de Castilla y León. [Aplausos].

¿Pero cuál es su balance en otras materias? Pues vamos a ver algunos ejemplos. Resulta que el colofón de este agotado ciclo del Partido Popular en Castilla y León, en una materia fundamental como es la sanidad, han sido las masivas movilizaciones que se han producido a lo largo de toda la legislatura, la mayor contestación social en nuestra historia. A ver si logro resumir lo que han hecho, lo que ha pasado solo en los últimos años: cientos de millones de euros de recortes, menos personal sanitario, desastres reiterados en la convocatoria de oposiciones, pérdida de miles de pruebas diagnósticas en Ávila, privatización del Hospital de Burgos, obras en centros de salud y hospitales paradas durante décadas, el fiasco de la receta electrónica del Medora, cartas del Sacyl pidiendo la manipulación de las listas de espera, cartas... ceses fulminantes de médicos por sus críticas a la gestión sanitaria, fuga de profesionales por las malas condiciones de trabajo, unidades de radioterapia prometidas durante años sin ponerse en marcha, varapalos judiciales con las unidades de gestión clínica, deterioro del transporte sanitario. Y a esto usted, señor Herrera, esta mañana lo llamaba el fortalecimiento de la sanidad de Castilla y León. [Aplausos].

Y vamos a hablar, por supuesto, de otra de las señas de identidad de esta Comunidad Autónoma: la minería. No seré yo quien niegue que la situación actual de la minería tiene muchos responsables fuera de esta Comunidad, pero aquí solo hay uno, quien ha estado gobernando en solitario, con mayoría absoluta la mayor parte del tiempo, durante tres largas décadas. ¿Sabe usted cuántos mineros había en Castilla y León cuando empezó a gobernar el Partido Popular? 14.000, 14.000. ¿Sabe cuántos quedan ahora? 300, 300 mineros. Y ahora, si quiere, nos ponemos a hablar del futuro de la minería, pero esta es la realidad de la minería que ustedes han dejado.

Pero es que también dejaron que desaparecieran las azucareras, o incluso que les cerraran Garoña, después de haberse erigido durante años como sus salvadores mesiánicos y de haber insultado a quienes le decíamos a la gente la verdad, con convicción y coraje.

Hay otro ejemplo paradigmático. En este país, en los últimos treinta años, hemos pasado de lo analógico a lo digital y nos encontramos a las puertas de una nueva revolución tecnológica. ¿Ustedes creen que hemos ido aprovechando esta oportunidad para modernizarnos? Qué va. El siglo XXI ha llegado a toda España, menos a Castilla y León. El acceso a internet y la velocidad de la banda ancha y la fibra, esenciales para la competitividad y el desarrollo, siempre llegan tarde a nuestra tierra. Polígonos industriales vacíos por falta de acceso, consultorios locales sin poder acceder al historial de los pacientes, ese es el avance. Esto me recuerda, siempre me recuerda, a la promesa que todas las legislaturas hacían los presidentes de la Diputación del Partido Popular en Burgos: "Este año –proclamaban- no habrá problema de abastecimiento de agua en los pueblos durante el verano". El éxito era que en el siglo XXI la gente tuviera agua. Esa es la Castilla y León que ustedes han construido. [Aplausos].

Y la corrupción, por supuesto, que usted ha olvidado esta mañana; memoria selectiva será. Quizá no haya mejor asunto para ejemplificar lo que ha significado el ciclo del Gobierno del Partido Popular para Castilla y León que la corrupción. Dos presidentes socialistas sin mancha alguna; Demetrio Madrid, dando un paso atrás, ejemplar, para no dañar las instituciones tras las torticeras maniobras del señor Aznar. Y hoy, fruto de los Gobiernos del Partido Popular, nuestras instituciones manchadas, y Castilla y León en el centro del mapa de la corrupción de nuestro país. Ese es su triste balance. Lo que hemos tenido que aguantar los socialistas, señoras y señores procuradores. Aún recuerdo los improperios cuando yo le recordaba la lista maldita de sus vicepresidentes.

Hoy ya tienen en su cuadro de honor o, mejor dicho, en su cuadro de la vergüenza al señor Pérez Villar y al señor Merino como condenados por casos de corrupción. Trama de la minería, caso Zamora, trama solar, trama eólica, trama Gürtel, trama Púnica, Perla Negra, polígono de Portillo, las embajadas; ustedes no han perdido el tiempo, ¿verdad? Lo que cabe preguntarse es qué hemos perdido por el camino, cuánto dinero se ha quedado en las tuberías de la corrupción, cuántas empresas no se han instalado aquí por la corrupción, cuántos empleos no se han creado, cuántas han sido las oportunidades perdidas. Mientras se hacían campañas orquestadas, en León, por ejemplo, contra los socialistas, mientras aparecían en las portadas de periódicos graves acusaciones contra nuestros candidatos en las jornadas previas a las elecciones, mientras recibíamos cartas amenazadoras, los tribunales dictaban implacables, sentencia tras sentencia, contra altos responsables del Partido Popular. La última, el último auto, la semana pasada, sobre la trama Púnica y la Diputación de León.

Yo ya no espero nada de ustedes, ya no espero ni una respuesta, ni una explicación, ni propósito de enmienda, ni siquiera que pidan perdón. Pero lo que es peor es que ya no esperan nada de ustedes los ciudadanos. Lo único que espero es que ustedes tengan la oportunidad de regenerarse en la Oposición. [Aplausos].

Pero no todo es de color negro en esta Comunidad. Ustedes -lo volverán a hacer hoy, estoy seguro- nos acusan siempre de verlo todo negro, pero se equivocan. Si así fuera, no estaríamos aquí. La diferencia entre ustedes y nosotros es que nosotros no nos resignamos, no aceptamos la realidad como es, sino que queremos cambiarla, mientras que ustedes se conforman, o en el peor de los casos cierran los ojos para no verla. Nosotros sí creemos en Castilla y León. [Aplausos].

Donde hoy hay miles de jóvenes que se marchan, yo quiero conseguir talento que regresa. Donde hay trabajadores y trabajadoras en paro o con trabajos precarios, creo... quiero que haya empleos y salarios dignos. Donde existe pobreza y exclusión, quiero que construyamos una tierra solidaria. Donde sigue existiendo una gran desigualdad entre mujeres y hombres, quiero que haya recursos y compromiso político suficiente para combatirla. Donde sufrimos por un mundo rural que se muere, quiero que haya igualdad de oportunidades y que consigamos la reindustrialización y el empleo digno que necesitamos. Donde se siguen cerrando explotaciones agrarias y nuestro campo sufre con cada crisis, quiero modernización e incorporación de jóvenes y mujeres, quiero que les devolvamos un poco de lo mucho que le han dado a esta tierra. En definitiva, en Castilla y León hay oportunidades que hay que aprovechar, pero se trata de conformar un proyecto ilusionante, que termine con la resignación, señoras y señores procuradores. [Aplausos].

Pero como no me resigno, tampoco me rindo. El año pasado, señor Herrera, le hice una serie de propuestas ambiciosas para darle un vuelco a esta tierra. Usted hizo oídos sordos, aunque, es verdad, durante el año algunas han sido incluso puestas en marcha, como los planes territoriales de fomento industrial en zonas como Miranda de Ebro, Béjar o Benavente. Nunca es tarde si la dicha es buena. No obstante, no me cansaré de hacerle propuestas, las propuestas que necesita Castilla y León. Los castellanos y los leoneses necesitamos un plan de choque para el empleo, sobre todo de jóvenes, parados de larga duración y mayores de 55 años. Necesitamos la puesta en marcha efectiva de ese plan de retorno del talento, que está presupuestario... presupuestado, pero sin ejecutar. Necesitamos una ley de igualdad salarial y un plan de emprendimiento joven, con deducciones para el fomento del autoempleo o la creación de viveros de empresa autonómicos. Necesitamos una nueva estrategia de desarrollo sostenible en nuestra Comunidad y un mayor compromiso medioambiental. Necesitamos un plan alternativo también para la comarca de Garoña y un mayor compromiso con la Ciuden. Necesitamos recuperar la inversión previa a la crisis en nuestro estado de bienestar para proteger nuestra sanidad pública, nuestra educación pública, nuestro sistema de atención a la dependencia y nuestros servicios sociales. Pero todo esto que necesitamos ya solo se lo puede dar otro Gobierno; uno que no tire la toalla porque crea en Castilla y León y en la fortaleza de sus gentes. [Aplausos].

Señor Herrera, usted se va el año que viene. Yo le ofrezco hoy mi ayuda para dejar un legado... como legado una Comunidad mejor; y usted sabe que soy un hombre de palabra. [Aplausos]. Estoy convencido... yo estoy convencido de que el año que viene va a haber un Gobierno socialista en Castilla y León, pero podemos discutirlo si quiere. En todo caso, lo cierto es que usted no estará. ¿Por qué no empleamos este año para que la herencia que reciba el próximo presidente o presidenta de Castilla y León sea la mejor posible? ¿No sería ese el mejor servicio que podría hacer a Castilla y León? He reiterado en esta Cámara muchas de las propuestas que hemos hecho, pero fijemos el tiro, concretemos entre todos algunos logros para dejar la mejor herencia posible, construyámosla juntos. Necesitamos a todos los grupos parlamentarios, a los sindicatos, a las organizaciones profesionales agrarias, a la patronal, a las plataformas de ciudadanos comprometidos con nuestros servicios públicos, a los más de 80.000 empleados públicos de la Junta. Necesitamos a todos y todas para construir una Castilla y León mejor, a todos los que, como yo, creen en Castilla y León.

Yo le ofrezco, señor Herrera, que formalicemos seis acuerdos antes de finalizar el año. Algunos no podrán culminarse esta legislatura, pero dejemos el horizonte despejado para el nuevo Gobierno de Castilla y León que viene. [Aplausos].

En primer lugar, y para que no quede ninguna duda, le ofrezco reiterar mañana, reiterar, en las propuestas de resolución de este debate, y de forma conjunta, los acuerdos de Comunidad que hemos alcanzado esta legislatura para trasladárselos, desde el primer punto hasta la última coma, de forma inmediata al Gobierno de España: reforma de la financiación autonómica y local, fondos de cohesión, reforma de la PAC y minería. Hagámoslo juntos, señor Herrera. [Aplausos].

Acordemos, por fin, el contenido de una reforma de nuestro Estatuto de Autonomía, por fin, que, aunque culmine la próxima legislatura, cumpla dos objetivos: el primero, el establecimiento de un suelo social que blinde nuestros servicios públicos y que haga que, gobierne quien gobierne la próxima legislatura, no pueda volverse a recortar; que haya una inversión mínima garantizada para nuestra sanidad y educación públicas, para nuestro sistema de atención a dependientes, para nuestros servicios sociales. Hay consenso en esta Cámara, dado que todos los grupos de la Oposición apoyaron la propuesta que trajimos los socialistas en su día, y estoy seguro de que usted -usted- también está de acuerdo. El segundo objetivo de esta reforma sería que, por fin, por fin, eliminemos los aforamientos de los procuradores y de los miembros del Gobierno, tal y como se ha aprobado en esta Cámara. Daríamos al fin un ejemplo práctico del compromiso común con la regeneración democrática. Hagámoslo posible, señor Herrera, hagámoslo posible. [Aplausos].

Acordemos una ambiciosa ley de igualdad salarial -ambiciosa, señor Herrera-, que acabe con la brecha de los salarios entre las mujeres y los hombres, con financiación suficiente y sanciones adecuadas. Hagámoslo posible, señor Herrera.

Pongamos en marcha con presupuesto específico las medidas que se acuerden en la subcomisión creada al efecto para la lucha contra la violencia de género en nuestra tierra. Hagámoslo posible señor Herrera, hagámoslo posible. [Aplausos].

Acordemos el desarrollo de un verdadero plan de retorno del talento profesional y científico, un plan de retorno del talento profesional y científico que está acordado y previsto en el Pacto Industrial, un pacto industrial que firmamos todos los grupos parlamentarios con la Junta de Castilla y León. Un plan para que muchos de los jóvenes que se han tenido que marchar por falta de oportunidades puedan volver. Si está dispuesto, yo me comprometo, a la vuelta del verano, a traer un borrador de este plan para poder ser discutido con todos los grupos parlamentarios en esta Cámara y con la Junta de Castilla y León, y lo pongamos en marcha antes de finalizar el año. Hagámoslo posible, señor Herrera, hagámoslo posible. [Aplausos].

Hagamos una reflexión serena, señor Herrera, sobre el Hospital de Burgos, sobre su privatización. Creo que es la hora. Podemos aprovechar las conclusiones de la Comisión de Investigación que se va a cerrar en las Cortes de Castilla y León para explorar con ahínco todas las fórmulas para su completa reversión a lo público. Yo sé que usted no quiere irse con esta losa sobre su conciencia. No les dejemos esta hipoteca a nuestros hijos y a nuestras hijas, señor Herrera, hagámoslo posible. [Aplausos]. Devolvamos el Hospital de Burgos a todos los castellanos y a todos los leoneses, señor Herrera.

Podría hacerle más propuestas, pero este me parece un buen punto de inicio para dejar el mejor legado posible al Gobierno que venga, para dejar la mejor herencia al nuevo Gobierno de Castilla y León, para trabajar, de forma conjunta durante este año, por el bien, por el interés general, de los castellanos y los leoneses. Imaginemos una Castilla y León con un estado del bienestar blindado en su norma máxima, y que además avanzamos con hechos hacia la regeneración de las instituciones. Imaginemos una tierra en la que está garantizado que las mujeres y los hombres cobran lo mismo por el mismo trabajo, y que las mujeres sienten que las respaldamos con todo en la batalla por la igualdad y contra el machismo. Imaginemos que muchos y muchas de los que se han tenido que marchar pueden volver a ayudarnos a construir una tierra mejor, con la ayuda de su gran talento, que esta, por fin, se convierta en una tierra en la que todo el que quiera pueda quedarse porque hay oportunidades. Imaginemos que nuestra sanidad vuelve a ser íntegramente pública, que los profesionales se sienten protegidos... [aplausos] ... que recuperamos la inversión y los recortes que se efectuaron. Imaginemos que respetamos el trabajo por los... de los miles y miles de trabajadores y trabajadoras de nuestra sanidad, de nuestra educación, de nuestra dependencia y de nuestros servicios sociales.

Señor Herrera, esta es la Castilla y León con la que yo sueño, esta es la Castilla y León en la que yo creo. Ayúdeme... ayúdenme a construirla. Muchísimas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias. Para contestar, si lo desea, tiene la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Gracias, señora presidenta. Señor Tudanca, mi agradecimiento, en primer lugar, por las expresiones de respeto institucional y buenos deseos en lo personal que ha manifestado en su intervención. Quizá esos buenos deseos, que deben ser siempre, son un poco precipitados, porque -le recuerdo-, aunque le cueste en algunos momentos, aquí nos quedan muchos meses de legislatura, y la mejor prueba de ello es que usted ha planteado una panoplia de propuestas. Una panoplia de propuestas en relación a las cuales yo le digo de antemano: usted sabe mi predisposición -pero no de hoy, sino de siempre- a considerar puentes, caminos de encuentro, trabajo conjunto. No es que me sonriera cuando usted, instándome a esforzarnos durante este año próximo por dejar la mejor herencia posible... –no sé con qué tipo en el impuesto de sucesiones, lo de la herencia, pero...- cuando usted... cuando usted me instaba a ello y comenzaba a citar un conjunto de colectivos con los que yo vengo trabajando, mi Gobierno lo hace, la Comunidad cuenta con ellos, durante los últimos 18 años. Creo que esta mañana ha habido abundancia de datos, no solo en el diálogo social –seña de identidad de la Comunidad-, fructífero, sin duda, donde los haya, donde hemos, en estos 17 años, concretado 100 acuerdos -no son 100 fotos, son 100 acuerdos-, y algunos de ellos muy importantes, porque en ellos se basa al final, con mayoría absoluta o sin mayoría absoluta, las políticas económicas, las políticas industriales, las políticas de empleo, las políticas de los grandes servicios públicos.

Cuando usted me hablaba del tercer sector y de las ONG, cuando usted me hablaba de las organizaciones profesionales agrarias y de otros colectivos, como las cooperativas, cuando usted me hablaba de los grupos parlamentarios, bueno, ¿qué otra cosa hemos hecho, hemos sabido hacer? Yo no le voy a reiterar aquí -ya fue objeto de un debate entre nosotros- el calado, la extensión de los acuerdos, de los políticos, de los parlamentarios. Si no hubiera sido por un acuerdo político o parlamentario, pues a lo mejor no estábamos ni usted ni yo hoy aquí, o a lo mejor estábamos en funciones diferentes, que son aquellas que usted, precipitadamente, la noche de las últimas elecciones creía y confiaba que iba... que iba a tener. Pero de aquellos acuerdos vino algo importante, que fue la investidura, la gobernabilidad, la estabilidad. Acuerdos políticos, y no precisamente con su señoría -aunque últimamente sí que se caen del caballo como San Pablo-, se han producido aquí para sacar adelante ese instrumento para hacer política que son los Presupuestos; y vuelvo a decirle, no precisamente con su ayuda. Si hubiera sido por usted, Castilla y León en los últimos tres años no hubiera tenido Presupuestos o no hubiera tenido estos tres Presupuestos, evidentemente.

Pactos, evidentemente sí, claro que hemos llegado a pactos, yo he subrayado esta mañana; lo que ocurre es que también le pido una reflexión, de verdad. El Gobierno de la Comunidad -y ahora le explicaré lo que hemos hecho, lo que estamos haciendo y lo que ofrecemos hacer para los próximos meses, porque es nuestra obligación- no ha estado instalado en el no. Le reitero y le repito, y creo que la opinión pública y esta Cámara sabe que la doctrina del "no es no" no procede precisamente de las filas de mi partido, creo que procede de las filas de su partido, el "no es no". Porque ¿dónde ha estado su señoría cuando le hemos estado pidiendo, reclamando? Necesitábamos... Yo he hecho referencia, seguramente demasiado educada, esta mañana, en materia de población, medidas concretas para la renovación, para la actualización de la Agenda de Población. Aquí han colaborado decenas de organizaciones y entidades ajenas a lo político, y también todos los grupos de la Cámara, salvo ¿quién? Usted y su grupo parlamentario; no nos han aportado nada en la política autonómica. Es más, han pretendido concentrar... porque me tendrá usted que explicar qué tenemos de malo nosotros para que seamos capaces de, en este tema y otro estrechamente vinculado, como es el de la reforma del modelo de financiación autonómica, tengamos la capacidad de llegar a acuerdos con Gobiernos... -otra cosa es que a usted no le gusten esos Gobiernos, o, por mejor decir, sus presidentes- con Gobiernos como Asturias o Aragón, y seamos incapaces de llegar a acuerdos con su señoría en materia de despoblación. Es que no tiene ningún sentido, salvo que su señoría haya estado instalado –y le pido que reflexione- en el "no es no".

Pero es que, si hablamos de ordenación del territorio, miren, yo he dicho, en primer lugar, no hay ninguna maldición; en el último Pleno hemos llegado a dos acuerdos, incluso tenemos ya un acuerdo político... dos acuerdos, dos leyes. Hemos llegado también a un acuerdo para, a través de un decreto-ley, incorporar al modelo a las Comunidades de Villa y Tierra. Pero yo le quiero recordar que esto viene de la mano de algunos de sus antecesores en la responsabilidad, alguno de ellos, por cierto –y le saludo cordialmente-, nos acompaña esta tarde. Pero ¿qué ha hecho su señoría durante esta legislatura? Porque usted se acordará que, para dotar a ese modelo del máximo consenso posible... porque éramos coincidentes hace 4, hace 6, hace 8 años, que la nueva ordenación del territorio era vital para esta Comunidad, y, sí o sí, el próximo Gobierno, sea del signo que sea -y yo, desde luego, creo que va a ser del mismo signo que el actual-, va a necesitar desarrollar ese modelo de ordenación del territorio, porque en él van cosas muy importantes. Es que en él estamos garantizando la capacidad de actuación de los pequeños ayuntamientos, dotándoles de un instrumento que es de acceso voluntario, como es la agrupación, para que ejerzan sus competencias legales, es profundamente municipalista; pero al mismo tiempo es profundamente garantista de los servicios públicos, sobre los cuales hemos debatido esta mañana y sobre los cuales usted, salvo en el caso concreto de la sanidad, ha pasado de puntillas, porque, seguramente, el ranking de valoraciones de la calidad de esos servicios pues no se acomoda a ese discurso en blanco y negro que su señoría ha realizado.

Pero es que blindamos esa normativa con la necesidad -fíjese si a nosotros nos gusta el ejercicio de las mayorías absolutas o incluso de las relativas- de dos tercios de esta Cámara para seguir avanzando; pero, claro, dos tercios con quien quiere avanzar, con quien quiere construir, como usted ha terminado la... su intervención, no con quien quiere destruir o con quien quiere obstruir. Ya me dirá usted por qué no hemos dado un paso adelante en ese proyecto de ley que hace mucho tiempo estuvo... está aquí, en la Cámara, que es el de las unidades básicas del territorio.

Claro, mire, a mí... a mí me sorprende -no voy a decir otra cosa- que entre las cuestiones en las que nos reprocha que hemos dicho que no y en las que ahora me plantea que lleguemos a un acuerdo en este último mes está la reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla y León. Pero si fue usted el que firmó conmigo y con los demás portavoces, el veintidós de julio del año dos mil quince, un acuerdo para esa reforma, y fue usted el que se empeñó en pedirle a la Junta de Castilla y León que, como paso previo a esa reforma, elaboráramos una propuesta, y, una vez elaborada y remitida aquí, nos quitáramos de ese proceso que tenía que ser estrictamente parlamentario. La Junta cumplió con su obligación. Pero ¿qué ha aportado su señoría a esa reforma? Es que su señoría no solamente no ha aportado nada, no solamente no se ha acordado de la reforma del Estatuto de Autonomía, sino que incluso ha encontrado mil excusas para que aquello que luego decidimos regular por una ley, a través de un proyecto de ley de la Cámara, no votarlo a favor. Luego, claro, ahora me habla de que nosotros hemos dicho no a la reforma del Estatuto de Autonomía y me plantea como un pacto para los próximos meses el que nos pongamos de acuerdo en esa reforma. O en la misma línea, bueno, yo... yo se lo acepto.

Hablaba de la reforma de financiación. Es que esta mañana... esta mañana -desde aquí simplemente son impresiones, y es verdad que las impresiones no tienen por qué ser exactas-, cuando yo creo que hacía unas reflexiones pues yo creo que muy... muy pertinentes en torno a ese gato por liebre que se nos... que se nos quiere dar, a esa larga cambiada. Oiga, porque yo le recordaría lo que ha dicho usted en relación con la urgencia y la necesidad de la reforma del modelo de financiación autonómica, usted es consciente de la importancia de ese trabajo; usted es consciente que exactamente seis días, seis días... -en el Diario de Sesiones de la Cámara lo... lo tiene- seis días después de tomar posesión el anterior Gobierno del señor Rajoy usted me estaba interpelando aquí, en la Cámara, exigiéndome que a su vez exigiera al presidente Rajoy para que pusiera en marcha esa urgente... y, además, con mucha prisa, me dijo usted expresamente. Hombre, yo le he leído estos días, me ha llamado la atención; oiga, mucha humildad y poca prisa. ¿En qué quedamos? ¿Cómo administra usted la prisa? ¿Depende del color del Gobierno en este momento? [Aplausos].

Mire, mire... y me parece... y me parece... y me parece perfecto, perfecto... –y, además, lo quiero aquí subrayar, ante la Cámara y ante los medios de comunicación- me parece perfecto que el presidente de la Comunidad pueda contar con el apoyo del líder de la Oposición para estos temas que yo le voy a trasladar, pero con total corrección, sin... sin ninguna prisa; no hemos podido ser más exquisitos en la recepción a un Gobierno, al que deseamos suerte, porque de su suerte, de su... –perdón, perdón, yo soy responsable- de su suerte depende la suerte de todos los españoles, y a quien hemos ofrecido, desde el primer momento, algo que sería necesario también ejercer en esta Cámara, y también por todos los grupos, que es lealtad y voluntad de colaboración.

Y, efectivamente, ahí está la reforma de la financiación. Pero, claro, cuando de repente, de la noche a la mañana, cuando... sin haber escuchado a las Comunidades Autónomas... Porque, mire, si esto es el resultado de ese proceso donde vamos a pasar las diecisiete Comunidades Autónomas, y el presidente del Gobierno llega a la conclusión de que no es relevante, de que no se puede realizar, de que hay que aplazarlo... Pero, claro, cuando esto se nos anuncia antes, ¿en qué situación voy yo a ver al presidente, incluso con su apoyo, para decirle que hay que reformar con carácter urgente la financiación autonómica? ¿Qué razones le doy, cuando ya ha tomado una decisión? Y sobre todo cuando esto viene acompañado con algo más que el temor de que pueda sustituirse a través de un procedimiento de reuniones bilaterales, de concesiones unilaterales, de... de reestructuraciones de deuda, de quitas de deuda, que solamente beneficiarían a quienes peor han gestionado, a quienes están diciendo que son ellos los perjudicados, como si nosotros no lo fuéramos, por el modelo de financiación que en algún momento se nos presentó como un traje a la medida. Cuando eso se quiere hacer así, pues mire, yo creo que usted y yo –y me alegra- coincidimos. Usted no está de acuerdo con que el presidente del Gobierno haya suspendido o haya aplazado sine día la reforma de la financiación autonómica y la quiera sustituir por un proceso unilateral que solo esconde privilegios para algunos y agravios para los demás, entre ellos Castilla y León. [Aplausos].

Pero... pero, mire, yo lo he dicho esta mañana, yo voy a preparar... -como siempre preparo- es más, enviaré... –así lo que quedado... he quedado con la ministra- enviaré un documento, y será un documento público, donde figuren las cuestiones de las que queremos debatir, pero tienen que ser cuestiones abiertas. Claro, si la reforma de la financiación nos la dejan cerrada, pues ya es una herencia que recibirá el próximo Gobierno. No me parece ni bien ni mal, pero yo, hasta el último día, seguiré recordando lo que aquí hemos firmado, lo que hemos firmado todos, y lo que sigo firmando con Comunidades como Asturias, como Aragón o como Galicia. Mire, la transición energética; pero ¿quién es la responsable política de qué Gobierno que el día de su toma de posesión dice: "el carbón ha muerto"? Claro, luego nos lo endosa a nosotros. ¿Pero dónde está la trayectoria histórica de... de personalidades del Partido Socialista, como el comisario Almunia, o como la actual presidenta del partido, señora Narbona, que es la gran inspiradora de una política de... yo creo que podríamos calificarla como intransigente de transición energética?

Yo creo que he dicho cosas razonables esta mañana, lo que le vamos a pedir al Gobierno. Primero, oiga, démonos los plazos razonables para que la transición sea eso, razonable y justa. Si la Unión Europea se marca unos objetivos de descarbonización al dos mil treinta, ¿a qué viene que nosotros seamos –nunca mejor dicho- más papistas que el papa y lo anticipemos al año dos mil veinticinco, con los efectos que eso va a tener en las inversiones que estamos reclamando a algunas eléctricas, a las que parece que se le está haciendo ahora el caldo... el caldo gordo, pero, sin embargo, hay algunas que están dispuestas a desnitrificar. Sí, el problema va a ser el empleo y las alternativas económicas. Qué cosa más lógica que los fondos asociados a la transición se dirijan a las actividades económicas como la biomasa, más intensas en empleos alternativos.

Y, finalmente, seamos inteligentes, si lo está haciendo Alemania, si lo va a hacer Polonia, si lo van a hacer algunas otras naciones importantes de Europa. Reservémonos en el mix energético, pero por razones de supervivencia, de suministro, de garantía. Lo hemos visto el año pasado, cuando hemos tenido aquí el círculo vicioso perfecto en materia energética. Hemos tenido que volver a echar mano del carbón autóctono y, por supuesto, también, de las térmicas. Luego... luego creo que es razonable. Si cuento con su señoría, magnífico; pero, mire, yo no veo a su señoría como el enemigo, yo sí veo como el enemigo... lo he visto en algunos casos, no precisamente en el último ministro, el último ministro popular. El último ministro popular yo le quiero recordar a usted que -no precisamente con el apoyo del Partido Socialista- pretendió endurecer las condiciones que hoy permiten y van a permitir, ya están en cola, ya están en la ventanilla decidir las eléctricas libremente y solo por motivos económicos, como si no hubiera unas gravísimas consecuencias socioeconómicas y territoriales, el cierre de las térmicas y, con ello, el fin definitivo de las minas; pero, si cuento con su señoría, espléndido.

La reforma de la PAC, no tengo... aquí hemos firmado un pacto, que además viene con los agentes económicos y sociales, y sobre todo con los agentes del campo, con lo cual estoy encantado. Y pedirle también al Gobierno, hombre, sin la urgencia que no ha tenido el anterior, yo eso lo entiendo, pero sí que termine de definir una estrategia nacional de población. Porque, mire, aquí ha habido algo y hay algo, también en este tema somos capaces de llegar a acuerdos con otras Comunidades Autónomas, en lo que nos hemos sentido absolutamente solos. Ya le he dicho cuál ha sido su participación, que ha sido nula en ideas, en aportaciones, en sugerencias, para la Agenda de Población, pero... pero nos hemos sentido solos. Y, claro, hemos tenido que, primero, compartir esfuerzos con las entidades locales; son los ayuntamientos y las diputaciones, especialmente los ayuntamientos pequeñitos, los primeros... los primeros que ven la tragedia de la despoblación en esos pueblos pequeños. Hemos compartido también con las regiones del Foro, y ahí hay regiones gobernadas por el Partido Popular y también por el Partido Socialista. De ahí hemos impulsado un acuerdo nacional; por primera vez España ha caído, el Gobierno de la Nación ha caído, en que estamos hablando de un problema del conjunto de España, y se ha incorporado a esas preocupaciones, y también, por lo tanto, el compromiso de la estrategia en aquella Conferencia de Presidentes; vamos a seguir impulsando. Y en Europa también nos hemos movido, y usted lo sabe, y son muy importantes. Y aquí, cuando hemos fijado posición respecto de la futura PAC o respecto de la futura política de cohesión, hemos visto que la vertiente demográfica tiene que estar necesariamente presente.

De manera que yo, respondiendo a su oferta, con la que terminaba su intervención, me tiene su señoría a su disposición, pero también me gustaría tener a su señoría a disposición del Gobierno de la Comunidad, y, por tanto, de la Comunidad, para culminar muchos asuntos importantes a los que yo he hecho referencia. Usted, por ejemplo, no ha hecho ninguna referencia a la ordenación del territorio, y me parece que si, efectivamente, hay una buena voluntad de seguir caminando juntos con algunos de los problemas y retos de la Comunidad en los próximos meses, su señoría nos debería dar, en lugar de largas, que es lo que nos ha dado en estos tres años, citas concretas para culminar ese proceso.

Me referiré a algunas de las cosas que ha señalado. Ha comenzado su intervención afirmando muy enfáticamente "yo sí creo en Castilla y León, y yo no me resigno". Mire, no le voy a... en este caso, a negar la mayor, yo llevo 26 años creyéndome Castilla y León, ni tampoco me he resignado nunca, a pesar de esa visión en absolutamente negro que su señoría ha realizado de un Gobierno agónico y de un fin de ciclo; una época que agoniza, una época que está a punto de terminar, el último debate con el PP en el Gobierno de la Junta. En fin, eso no es más que voluntarismo, y además yo lo entiendo, ¿qué otra opción puede tener?

Hombre, yo no sé si esta convicción en Castilla y León era la que usted expresaba hace... hace no relativamente mucho tiempo. Claro, cuando usted, el once de noviembre de dos mil catorce, dice... –en ese momento no llevaba barba, era usted todavía mucho más joven que ahora- pero cuando dice: nuestro mayor error ha sido no apostar por la política autonómica en esta tierra; pues, hombre, me recuerda algo a lo que le pasa a algún otro grupo político presente en la Cámara, que desde Madrid le dicen que no hay una posición política de ese grupo en la propia Comunidad, y así les va a ir también. Pero bienvenido, a mí me parece esto espléndido.

El que usted me suspenda, el que usted me califique como un presidente en fase terminal, un Gobierno agónico, el que usted hable de fin de ciclo, pues me parece lo más normal. Hombre, en un determinado momento ha dicho y me ha preguntado: ¿señor Herrera, es que usted no recuerda lo que les pasa a los malos estudiantes? Bueno, es que seguramente no recuerdo qué les pasa a los malos estudiantes, sobre todo si lo que me quiere recordar usted es que el estudiante que suspende reprende al estudiante que aprueba. Porque, mire... [aplausos] ... porque, mire, a mí me parece que usted me suspenda, pero, afortunadamente, en democracia, y también en la democracia autonómica, nos examinamos, en este caso, cada cuatro años, y, por tanto, la valoración la hacen los ciudadanos. Y vuelvo a decirle que no deja de tener su aquel, no deja de tener gracia, que el alumno que suspende pues le enmiende la plana al alumno que... que aprueba.

Mire, usted ha hecho referencia a todos mis años de presidente; ahora veremos un poquito si efectivamente la Comunidad ha mejorado en unos aspectos o en otros; usted ha dicho que ha empeorado en prácticamente todos. Pero yo en todos estos años he pasado muchísimas reválidas, y he pasado, si usted quiere, algunas ITV, e incluso, si usted quiere... e incluso, si usted quiere, en estos últimos... en estos próximos meses voy a terminar mi trabajo de fin de estudios y se lo entregaré, una copia se la entregaré a su señoría para que... para que se quede plenamente satisfecho.

Pero, mire, mire, le voy a recordar algo de lo que yo he conocido. En el año dos mil tres, yo conocí, porque me lo cantaron, aquel "se nota, se siente, Villalba presidente". Alguno de ustedes estaba allí, por lo tanto, lo recuerdan. Bueno, yo lo conocí, yo lo conocí. ¿Sabe cómo terminó aquello? Aquello terminó con 12 puntos de diferencia entre nosotros y 16 procuradores de diferencia. En el año dos mil siete, yo conocí el "ya ha llegado el cambio", llegaba en el dos mil... en dos mil siete. Mire, ¿sabe cómo terminó aquello? Con 12 puntos de diferencia entre nosotros y 15 procuradores. En el año dos mil once, conocí "el puro cambio", aquello terminó –no le quiero explicar- con 24 puntos de diferencia y 24 procuradores. Y, finalmente, en el año dos mil quince, ya con su señoría, "llevaremos en volandas a Tudanca a la Presidencia de la Junta", aquello solamente terminó con la presencia de otros grupos en la Cámara, con 12 puntos de diferencia y 17 procuradores. Ahora, para dos mil diecinueve, su situación es, al parecer, más halagüeña: ahora usted habla de gobernar, ahora usted se presenta, incluso parafraseando lo que han sido eslóganes de otros grupos, como la alternativa decente. Bien, veremos cómo termina la historia. Esto, afortunadamente, la decisión y la opción la... la tienen los... los ciudadanos. Usted dice que usted está con la gente. Pregúntese si la gente está con usted. [Aplausos].

En cualquiera de los casos... en cualquiera de los casos... en cualquiera de los casos, señoría, yo creo que hemos escuchado declaraciones muy reveladoras en los últimos días y que la prensa... en la prensa de Castilla y León que se han transcrito. Yo no sé si es su mano derecha o su mano izquierda, pero una de las personas más estrechamente vinculadas a su señoría ha dicho dos cosas que a mí me parecen muy importantes. La primera, que por fin salen a ganar las elecciones. Mire, pasará a los libros de ciencia política una formación política autonómica como el Partido Socialista, que reconoce paladinamente que hasta ahora nunca ha salido a ganar las elecciones autonómicas. [Aplausos].

Y en segundo lugar... y en segundo lugar... y en segundo lugar, en un elogio a su persona... -y es verdad, todos tenemos que madurar... bueno, maduramos hasta que nos caemos del árbol, que es lo que me está pasando prácticamente a mí después de 26 años-, pero esa colaboradora suya –no sé si mano izquierda o mano derecha- ha dicho que ahora el señor Tudanca sí que está preparado para presidir la Junta. ¿Ahora? [Murmullos]. ¿Y cómo fue... y cómo fue usted tan insensato de presentarse hace cuatro años a la Presidencia de la Junta de Castilla... de Castilla y León? [Aplausos].

Mire, este no es un Gobierno agonizante, y, desde luego, este es un Gobierno que, como el que más, se siente respaldado por la mayoría, es... son... fueron cosas, en su momento... por la mayoría. Sí, sí, a los efectos, por la mayoría. Con este Gobierno, que no tiene mayoría absoluta, pero que ha trabajado, hemos sido capaces de sacar adelante –y no se las voy a leer, porque se trata casi de... de veinte... no, de más de veinte, si incluimos, lógicamente, las leyes de presupuestos y medidas tributarias de cada año- más de veinte leyes a lo largo... a lo largo de la legislatura. Tenemos en este momento cuatro proyectos de ley, sobre los cuales su señoría no me ha dicho nada; me ofrece trabajo, pero, en fin, yo espero que aquí nos apliquemos decididamente a sacarlos adelante. Yo esta mañana -no me lo ha reprochado, de alguna manera me lo reprocho yo- he significado que en las próximas semanas, algunos... a lo mejor un poquito más, porque vamos a ver si somos capaces de sacar adelante los Presupuestos de dos mil diecinueve, enviaremos también otros proyectos de ley, normas, decretos, reglamentos, iniciativas, acuerdos... Estamos trabajando, y vamos a seguir trabajando. Yo eso es lo puedo asegurar. Es nuestra voluntad. Yo trabajaré aquí hasta el último día.

¿Que no trabajo como trabajaba el día... –¿qué día fue, Herrera?- el diecinueve de marzo del año dos mil uno? Por supuesto que no, por supuesto que no; si soy aquel, ni... no soy aquel... [murmullos] ... ni tengo... ni tengo el mismo pelo, ni tengo la misma fuerza; tengo más experiencia, tengo más conocimiento, tengo algunas asignaturas aprobadas... En fin, es diferente, pero... pero no le quepa la menor duda que aquí hay ritmo, que aquí hay impulso, que aquí hay amor y que aquí hay compromiso, con lo que yo terminaba, a lo mejor muy románticamente, mi intervención esta mañana. Pero las cosas son así, las cosas son así.

Mire, ha aprovechado, como su señoría... es que incluso en eso ha tenido alguna contradicción, porque usted no me puede ofrecer... usted no me puede recordar que quedan... casi un año, usted no me puede ofrecer no sé cuántos acuerdos... que, le vuelvo a decir, estoy... estoy encantado de verles todos -todos, ¿eh?, míreme, don Luis-, todos, todos los que ha citado aquí estoy dispuesto a... a estudiarlos. Hombre, sobre la base... sobre la base de una propuesta; todos, todos, sobre la base de una propuesta. Pero mire, eso no se compadece con que ya me haga usted la enmienda a la totalidad, con que usted me haga el examen de... pues prácticamente del difunto. Es que, claro, cuando usted me habla de la Castilla y León desde el año dos mil uno en el que yo estoy al frente. Bien.

Le voy a... le voy a significar... son, efectivamente, diecisiete años y tres meses. A usted se le ha hecho largo, ¿no? Pues a mí también, pero quiero decir... [murmullos] ... me parece... me parece lo más normal, me parece lo más normal. Pero, evidentemente, resumir, como ha pretendido su señoría, la historia de Castilla y León, estos diecisiete años y tres meses, bajo los rótulos "despoblación y corrupción", mire, no responde a la... a la categoría intelectual que yo le atribuyo a usted, ni tampoco a la inteligencia de los ciudadanos, que son los que me han ido votando. Y ese ha sido el resumen; al final, ese es el resumen.

Esta es una Comunidad que, gracias, precisamente, a sus ciudadanos, ha evolucionado y se ha modernizado. Cuántas veces me habrán escuchado: miren, échenle la culpa a la Junta de los males, digan que las cosas evolucionan a pesar de la Junta, pero valoren las cosas buenas de esta Comunidad Autónoma. Es que me obliga a establecer una... una comparativa, y a lo mejor es precipitada, porque yo mismo me estoy clavando ya el... el clavo en el... en el ataúd, pero mire la comparativa entre dos mil uno y dos mil dieciocho. Ojo, ojo... claro, no es una comparativa ni aislada de lo que ha pasado aquí ni tampoco aislada de lo que ha pasado en otros territorios, en otras Comunidades. Yo estaré encantado, eso también, de debatirlo con su señoría, porque aquí creo que entre el año dos mil ocho y el año dos mil catorce, donde empieza a vislumbrarse ya algunos efectos de recuperación, hemos pasado –y todos convenimos- por la crisis económica y social, económica y de empleo, más grave de las que hemos conocido en democracia en los últimos cuarenta años -la global, todos, de acuerdo-. Luego también eso tiene que ser objeto de valoración.

Mire, aquí hemos tenido, en materia de empleo, momentos, en el año dos mil siete, donde hemos estado en pleno empleo técnico –lo recordarán-, pleno empleo técnico. Hemos tenido momentos de la crisis donde hemos estado con el 24 % de la tasa de paro. Hoy estamos recorriendo el camino inverso, en un 13,9, que significa que hemos dado un enorme paso adelante en el que hay que insistir, pero las políticas han servido.

Mire, aquí... –y de esto nunca se han acordado, nunca han querido reflexionar por qué ha pasado-, aquí, entre el año dos mil uno y el año dos mil ocho, fuimos capaces de crecer en 85.000 personas... habitantes la Comunidad. ¿Qué ocurrió en esos años? Un escenario de crecimiento económico estable, creación de riqueza, creación de empleo, llegada ordenada de inmigrantes que venían a colaborar, a trabajar –afortunadamente, muchos todavía permanecen entre nosotros, ahora están algunos también volviendo aquí-, y repunte de la natalidad. Es decir, son datos que hay que tener en cuenta cuando se hace esa valoración que usted ha resumido en despoblación y en corrupción.

Pero mire, los últimos diecisiete años y tres meses, el producto interior bruto de la Comunidad ha crecido un 50 %, hasta alcanzar en el año dos mil diecisiete, con 57.000 millones de euros, el PIB más alto de la historia de Castilla y León. Entre esos diecisiete años hay 14.000 empresas más en la Comunidad. Hemos pasado a ser –y usted lo conoce- claramente una Comunidad más industrializada que la media. Le he dado un dato, que también nos debe mover a un cierto... autoestima –alguno de sus... sus compañeros de bancada sabe de qué hablo-; claro, cuando, el año pasado, Castilla y León se erige como la Comunidad que produce mayor número de vehículos en España, es que aquí hemos robustecido nuestra base industrial. Las exportaciones de la Comunidad, en estos diecisiete años, se han multiplicado por dos. Se ha multiplicado por dos también el gasto en I+D. Se ha multiplicado por diez la producción de energías limpias. Tenemos mejores infraestructuras, en carreteras y suelo industrial; evidentemente, algunas de ellas de titularidad estatal. Yo he conocido cuatro Gobiernos, yo he valorado y he podido valorar cuál... lo beneficioso que es siempre la continuidad en las políticas de infraestructuras, sobre todo cuando le tocaba al noroeste de España. Pero no comparemos la situación en la que nos encontrábamos en el año dos mil uno, por ejemplo, en ferrocarriles o en carreteras de altas prestaciones, autovías y autopistas.

Mire, la modernización del sector primario ha sido espectacular, en modernización de explotaciones o en desarrollo de regadíos. En el sector alimentario, hemos pasado de 23 a 67 figuras de calidad. Las exportaciones agroalimentarias, que he dicho yo que ya rozan los 2.000 millones de euros al año, se han triplicado. Los viajeros de turismo rural se han multiplicado por cuatro. El empleo ha mejorado; en tasa de actividad hemos pasado del 48,2 al 54,4, 6 puntos; en afiliados, de menos de 800.000 afiliados en dos mil uno, a más de 900.000, 909.000 en la última... en el último dato. En contratos indefinidos, del 73,2 en el año dos mil uno al 76,5 en el último dato actual. En los centros especiales de empleo hemos pasado de 1.800 trabadores, personas con discapacidad, a 5.500. En incorporación de la mujer al trabajo, es que hoy hay 100.000 mujeres más trabajando en Castilla y León. En este tiempo, el diálogo social -no voy a volver a insistir- se ha convertido en una herramienta y en una de nuestras principales fortalezas.

Oiga, mire, es que, en este balance precipitado -yo esta mañana he insistido, no voy a hacerlo para no abusar de su señoría-, podemos no presumir, sino simplemente poner de manifiesto cuál es el ranking de calidad en el que evaluaciones externas a nosotros sitúan a los grandes servicios públicos de Castilla y León (a la sanidad, a la educación, a los servicios sociales, a la atención a la dependencia); lo he hecho esta mañana. Y esto se debe fundamentalmente a los profesionales, profesionales fundamentalmente públicos, y también a la... a la actuación del tercer sector, y también a la aportación del conjunto de la sociedad; hombre, y reconózcame que, en un poquitín, en un poquitín, se deberá a que nuestras políticas no han sido unas políticas pues absolutamente enloquecidas.

En el área institucional, hemos renovado dos... nuestro Estatuto es un Estatuto de última generación. Esta es una Comunidad, sinceramente, hoy más transparente y con más calidad, más plural, entre otras cosas. Pero mire, este mismo debate que estamos dando aquí es fruto de este tiempo. Este debate no existía antes del año dos mil uno, y aquí se introdujo, y se introdujo, por cierto, con una mayoría superabsoluta del Partido Popular. Esta es una Comunidad hoy más culta, solvente, estable, capaz de llegar a acuerdos internos, y también con alianzas con otras Comunidades Autónomas, una Comunidad que ha ejercido desde el año mil novecientos ochenta y seis, pero especialmente en los últimos años, su condición de región europea.

Yo, sinceramente, pienso que la Comunidad de Castilla y León es hoy mejor que lo era en el año dos mil uno, y, es verdad, esto se debe fundamentalmente a los castellanos y castellanas y a los leoneses y a las leonesas. Y seguramente algún mérito pues habrá tenido la persona en la que... o el grupo político en la que castellanos y leoneses han confiado durante todos estos... estos años.

Voy terminando. Mire, yo no sé si esto le va... le va a dar alguna... algún rédito de carácter político. Tampoco sé si le da satisfacción personal. Pero usted, desde la campaña de las autonómicas del año dos mil quince, ha convertido en una especie de mantra y casi casi en una línea principal de hostigación -hoy lo ha subrayado- la afirmación de que hemos convertido esta tierra en el epicentro de la corrupción, nada más y nada menos. Hombre, sinceramente, me hubiera gustado, en estos años, que la misma dureza que su señoría ha mostrado para reprochar -y qué epítetos y adjetivos les ha dedicado- a cuatro altos cargos de la Administración autonómica que durante este tiempo han estado investigados, que la hubiera utilizado, siquiera sea, para un mínimo reconocimiento, cuando quien tiene que dirimir estas cosas, que son los jueces, pues les ha excluido de toda responsabilidad.

Mire, yo no voy a entrar en las resoluciones judiciales, pero el respeto a las resoluciones judiciales, ya lo he repetido muchas veces, es respetar tanto lo que dicen como lo que no dicen, y, desde luego, yo le puedo decir que no conozco ninguna resolución judicial que haga un reproche ni penal ni civil al Partido Popular de Castilla y León, ni penal ni civil a la Junta de Castilla y León, ni penal ni civil a ningún alto cargo de la Junta de Castilla y León. Hoy yo puedo afirmar... usted me podrá decir lo contrario, habrá... habrá personas investigadas, y lo sé, y bien que me duele, pero en este momento no hay ninguna persona a la que se le haya abierto el juicio oral, ninguna persona estrictamente procesada de quienes hayan sido altos cargos. Y mire, le voy a reconocer hoy una cosa, yo no fui prudente aquel día que... no se trataba de presumir, se trataba de significar, y seguramente no fui prudente. ¿Por qué? Porque, desgraciadamente, todos los partidos que hemos gobernado, que gobernamos o que vamos a gobernar podemos encontrarnos con estas desagradabilísimas sorpresas desde el punto de vista de la honestidad de las personas.

Mire, hoy creo que en Valencia ha habido una noticia que a su señoría seguro que no le agrada para nada. A las veinticuatro horas de formar Gobierno el nuevo presidente, pues tuvo que tomar una decisión en coherencia con el listón, y un listón pues muy ajustado, que él había puesto. Por cierto, algunos se lanzaron inmediatamente, porque creyeron que había que hacer escarnio, y a mí eso me parece absolutamente escandaloso y hace mucho daño a la puridad de la política, contra otro ministro, en este caso el de Agricultura, que pasaba por ahí y que, a los pocos días, sabemos cuál es el criterio que tiene el Ministerio Fiscal. Porque es verdad, y aquí lo hemos discutido, no se trata de que el juez... los jueces te investiguen -cumplen con su obligación-, el problema es si de esa investigación se derivan indicios o hechos de los cuales se pueda abrir un juicio oral.

Pero, mire, nosotros, sinceramente, no... no debemos abusar de esto. Nosotros creo que esta legislatura hemos puesto en marcha aquí instrumentos para clarificar, para ser más transparentes; hay Comisiones de Investigación, ha habido comparecencias, y va a volver a haberlas ante esas Comisiones y ante Comisiones ordinarias de la Cámara. Qué casualidad, le vuelvo a repetir, que en los avances que hemos puesto en marcha en la presente legislatura -hemos hablado de la ley de altos cargos, hemos hablado de la ley que protege a los informantes, hemos hablado de otras- no hayamos podido contar, porque siempre ha encontrado una excusa, con su voto favorable. Mire, yo, sinceramente, pienso que ese eslogan del epicentro de la corrupción pertenece más a sus hormonas que a sus neuronas, pertenece más a lo que a usted le gustaría que a lo que de verdad siente y piensa. Porque esta, afortunadamente, también en esto, es una tierra distinta, es una tierra más limpia, es una tierra donde nos esmeramos. Ojo, no voy a volver a cometer el error... [aplausos] ... no voy a cometer el error, sino voy a ser prudente en mis propias afirmaciones.

Señor Tudanca, estos y muchos otros temas, con independencia de lo que en la segunda parte de su intervención me quiera plantear, yo estoy a disposición. Le vuelvo a repetir, estoy a disposición de esos seis grandes temas, estoy a disposición... no solamente eso, sino que me reuniré con su señoría y lo haré constar en el documento que voy a mandar al Gobierno, y se lo haré constar así, que seguro que lo sabe, al presidente del Gobierno, que cuento con su apoyo para la defensa de los intereses de la Comunidad en esos grandes temas. Pero a la correlativa, yo le necesito, se lo he dicho varias veces, yo necesito su ayuda, en algunos casos su ayuda es imprescindible, es insustituible por otros grupos de la Cámara para culminar muchas cosas aquí. Y desde luego, en amor, en compromiso, en creernos, en estar centrados, nadie más que nadie, pero no dude nunca que yo tanto como usted, seguramente más años, y desde luego los próximos meses, y a partir de ese momento, siempre como ciudadano que va a continuar en Castilla y León. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, presidente. Para un turno de réplica, tiene la palabra el señor Tudanca Fernández.


EL SEÑOR TUDANCA FERNÁNDEZ:

Muchas gracias, señora presidenta. Señor Herrera, fíjese que todos los años -para que no me lo reproche el señor De la Hoz, hoy no lo he dicho- digo que es previsible, y no me ha decepcionado; sigue siendo usted muy previsible en su réplica.

Fíjese que en el año dos mil dieciséis empezó su discurso en este debate diciendo que del Gobierno de España no hablaba, y ahora, en dos semanas, le ha entrado a usted una locuacidad que solo habla del Gobierno de España; es una cosa maravillosa. Pero siempre el mismo juego, siempre. [Aplausos]. Usted declara que será leal al nuevo Gobierno... pero mientras pone a insultar al señor Sánchez a los quince días de tomar posesión, al presidente del Gobierno. [Murmullos]. No diré... no diré...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Silencio, señorías. Silencio, por favor.


EL SEÑOR TUDANCA FERNÁNDEZ:

No, no, si ya sé que usted ha dicho que usted no.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señorías, silencio, por favor.


EL SEÑOR TUDANCA FERNÁNDEZ:

Mire, si no diré yo que usted nunca ha insultado a un miembro del Gobierno, pero, hombre, con el señor Soria, que hizo bastante más daño a esta tierra, tardó usted un poco más, fue usted un poco más comprensivo. Pero, hombre, no se me rasgue las vestiduras y no me critique tanto al Gobierno de España, señor Herrera, porque si yo les veo hasta contentos con el nuevo Gobierno, si yo sé que les gusta más este que el anterior. [Aplausos]. Si yo lo sé, si se les nota en la cara. Y además de que les gusta más, ustedes siempre contra el Gobierno viven mejor, si lo han hecho toda la vida, si lo ha sufrido el Grupo Socialista y los ciudadanos de esta Comunidad Autónoma durante años, si ya les conocemos. Yo no sé cómo tienen tanto cuajo de presumir de la autonomía de Castilla y León, de nuestra historia, pero si lo que más desean en el mundo es que haya un Gobierno del PSOE en Madrid para no tener que hacer nada aquí y hacer oposición al Gobierno de España. [Aplausos]. Eso es a lo que se dedican, eso es a lo que yo me refería con mis declaraciones, señor Herrera.

Pero, mire, yo le... yo le digo una cosa: si ustedes no tienen interés –que cada vez tienen menos-, no se preocupen que ya nos encargamos nosotros de Castilla y León, señor Herrera. [Aplausos]. Ya nos encargamos nosotros, pero no condenen a los castellanos y a los leoneses a no tener Gobierno, no, no, no. Fíjese que esta semana hasta les ha traicionado el subconsciente. En ese afán por buscar insultos nuevos, me han acusado de ser una alfombra para el nuevo Gobierno en Castilla y León. Claro, es que yo lo que quiero es una alfombra roja para que el presidente del Gobierno de España haga todo lo posible por Castilla y León. Ustedes lo que se referían es al felpudo que ustedes han sido para el Gobierno del señor Rajoy durante los últimos años. [Aplausos]. A eso creo que... creo que era a lo que ustedes se... se referían.

Mire, vamos a hablar de financiación, porque, sí, claro que yo he hablado de financiación durante estos... durante estos días, para reiterar desde el último... desde la primera letra hasta la última los acuerdos... el acuerdo de Comunidad que hemos firmado. Pero hombre, yo... yo le pedía un poco de prudencia, un poco de humildad, porque, mire, julio de dos mil quince: Rajoy retrasa el nuevo sistema de financiación autonómica hasta el año que viene. Octubre de dos mil quince: Rajoy promete para junio de dos mil dieciséis otra financiación autonómica. Diciembre de dos mil quince: Rajoy anuncia una reforma para dos mil dieciséis. En enero de dos mil diecisiete, la Conferencia de Presidentes -¿se acuerda?-, avanzar para un nuevo modelo de financiación autonómica. Año y medio ya de esto, ¿eh? Noviembre de dos mil diecisiete: Rajoy aplaza la reforma de la financiación hasta dos mil dieciocho, o hasta que se constituya un nuevo gobierno en Cataluña. Abril de dos mil dieciocho: Rajoy convoca a las Comunidades Autónomas para ver si reformamos la financiación autonómica. ¿Y en tres semanas quieren que ustedes... que nosotros hagamos lo que ustedes no han sido capaces de hacer en siete años? Un poquito de humildad, por favor, un poquito de humildad. [Aplausos].

Y luego, sobre todo, ya alertando sobre el lobo de los pactos bilaterales, se rompe España, el PSOE perjudicará a Castilla y León. Mire, aquí el único acuerdo bilateral de financiación autonómica es el que su Gobierno, el del señor Rajoy, firmó con el PNV para pactar los Presupuestos a cambio de 5.000 millones de euros... [aplausos] ... el único pacto bilateral que se ha hecho en este país en los últimos años, el único, el único, 5.000 millones de euros. Y ustedes ahora... en fin, vamos... "vamos a pactar", "vamos a ser leales", mientras -insisto- sus consejeras insultan a cada uno de los miembros de este Gobierno.

Mire... -voy a beber, a ver si así ustedes se tranquilizan un poco- mire, señor Herrera, otro argumento que suele utilizar es que "nosotros ganamos las elecciones". Mira, si cada vez que usted utiliza ese argumento Castilla y León ganara un habitante, bueno, nos salíamos del mapa, nos salíamos del mapa, no cabríamos. Pero, en fin, yo creo que ese argumento ya es un poco pueril, ¿no? Primero, porque el voto no lo justifica todo, y, si no, que se lo digan a los de Madrid y a los de Valencia, que, tanto presumir de que les votaban y que les votaban, ya ni están en el Gobierno, y lo que están es en los juzgados o en las cárceles. [Aplausos]. Eso es lo que hacía el Partido Popular en Madrid o en Valencia. Pero, hombre... pero, hombre, después de que hayamos sabido, por la sentencia de la Gürtel, que ustedes han estado décadas compitiendo dopados a las elecciones, tiene tela marinera, porque ustedes son el Armstrong de la política, señores del Partido Popular... [aplausos] ... sus títulos han sido conseguidos haciendo trampa, señor Herrera. Y luego, bueno, por no decir... es que a ver si le va a pasar a ustedes con los votantes como con los militantes, en Castilla y León, ¿eh? A ver si les va a pasar a ustedes con los votantes lo mismo que con los militantes.

Mire, usted ha dicho... usted ha dicho... Bueno, yo no sé... está usted hoy con las metáforas... Primero, las ITV... [murmullos] ... y luego los trabajos de fin de máster. Si yo sé que usted está arrepentido de haber seguido esta legislatura, si no deja de pensar por qué no se marchó antes. Pero de eso yo no tengo la culpa, señor Herrera, y desde luego no tienen la culpa los castellanos y los leoneses. Yo estoy convencido de que el espejo aquel que le mandó a Rajoy al inicio de la legislatura lo único que le mandó de vuelta fue su propio reflejo, y me temo que lo que vio no le gustó. Pero, mire, usted mismo ha reconocido que no es el mismo que en el año dos mil uno. Yo tampoco que cuando llegué, claro que no. Un poco de humildad, un poco de madurez. Hombre, yo no sé qué hubiera dicho usted... es que es el segundo año que se mete con las barbas, señor Sarrión; yo no sé qué le pasa al señor Herrera con el pelo, pero es una cuestión de... es cuestión de madurar, es cuestión de tener humidad, es cuestión de saber, que en esto se aprende. Usted no es el mismo que en el año dos mil uno, solo faltaría. Yo tampoco soy mejor... yo tampoco soy igual que en el año dos mil quince. Creo que soy mejor, señor Herrera.

Pero mire, mire, con respecto a las elecciones y a su humildad, usted siempre desliza por aquí algún toquecín a cuántos candidatos del Partido Socialista se ha enfrentado, a la capacidad de llegar a acuerdos con otros responsables del Partido Socialista, a los resultados electorales de todos los responsables y los candidatos del Partido Socialista. Mire, yo prefiero hacerme una foto con Jaime González, con Demetrio Madrid, con Juanjo Laborda, con Villalba, con Óscar López, que con los que usted se hizo la foto en el barco en el Congreso del Partido Popular de Valencia, señor Herrera. [Aplausos]. Yo estoy muy orgulloso de todos y cada uno de los candidatos que ha tenido el Partido Socialista, que han trabajado con denuedo por Castilla y León.

Mire, vamos a hablar un poco de empleo también, si le parece. Volvemos al mantra de que el empleo lo arregla todo. Y mire, para empezar, depende, depende del tipo de empleo. Si es como el que se crea ahora, gracias a la reforma laboral del Partido Popular, no arregla prácticamente nada, porque ese empleo no es la solución siquiera para no pasar hambre. En Castilla y León hay nada más y nada menos que más de 100.000 trabajadores y trabajadoras pobres. Y hablando de pobreza, por cierto, más de 300.000 pensionistas en nuestra Comunidad cobran menos de 650 euros. Eso supongo que será el enorme éxito del milagro económico de los responsables del Partido Popular. Pero, en segundo lugar, nos engañan; o se engañan a sí mismos, que es peor. Nuestra tasa de paro claro que se encuentra por debajo de la nacional, y ahora bajó el paro, ¿pero ustedes se imaginan si sumáramos la pérdida de población a las estadísticas de desempleo? Si en esta Comunidad Autónoma no sube más el paro porque la gente se marcha, se lo hemos dicho una y mil veces, y son incapaces de aceptarlo o de entenderlo. Durante los últimos años hemos perdido nada más y nada menos que 70.000 activos, una pérdida cuatro veces superior a la del conjunto del país. Imaginemos que... que tuviéramos 70.000 activos intentando incorporarse al mercado de trabajo. ¿Cómo quedarían sus estadísticas de empleo, señores del Partido Popular? Nos estamos quedando en los mismísimos huesos, esa es la pura realidad.

Mire, sobre... sobre corrupción. Lo que he tenido que leer y escuchar, señor Herrera. Ahora, una vez más, usted hace lo de siempre: le da un ataque de falsa humildad, de falsa modestia. Pero... pero ¿sabe con qué tono chulesco me dijo usted hace dos años "desfile a la Fiscalía si tienen pruebas de financiación ilegal del Partido Popular"? Pues hoy los que están desfilando por la Fiscalía y los tribunales son los cargos del Partido Popular por toda España, y con una condena única en España, histórica... [aplausos] ... que les ha llevado a ustedes fuera del Gobierno, por recuperar un poquito de la decencia que ustedes aún han dejado en las instituciones de este país.

Ha hablado usted también de infraestructuras, de la mejora de las infraestructuras, por seguir hablando del Gobierno de España. Mire, le voy a dar un dato: licitación de obra pública en Castilla y León durante los siete años del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, del Partido Socialista, 11.766 millones de euros. Ya podemos hacer el balance de la época Rajoy, ¿verdad? Ya se ha marchado, afortunadamente. Licitación de obra pública en Castilla y León durante los siete años del Gobierno del señor Rajoy, 2.361. Casi cinco veces más de inversión en obra pública en esta Comunidad Autónoma con los Gobiernos socialistas... [aplausos] ... cinco veces más, señor Herrera.

Con respecto a... con respecto a la... bueno, una cosa con respecto a su estado de ánimo, sobre el que habla una y otra vez, aunque yo tampoco es que le interpele. Yo creo que sus políticas son las indolentes, pero parece que siempre se trata de justificar de forma personal. Si yo... yo le entiendo, yo, en parte, le entiendo, entiendo su desgana. Pero es que su desgana, efectivamente, ha afectado a Castilla y León. ¿Usted sabe que en el último año -en el último año- usted ha estado más veces en actos en Madrid que en Soria, que en Ávila o que en León? ¿A usted le parece bien? ¿A usted le parece normal? Es... señor Herrera, es la agenda pública que usted tiene publicada en la página de las Cortes; si usted ha ido a tomarse vinos a bodegas con sus amigos, eso no cuenta como labor del presidente del Gobierno. [Aplausos]. Esa es su indolencia al frente del Gobierno de la Junta de Castilla y León, esa es.

Mire, sobre la minería, sobre la minería. Varias cosas. ¿Pero usted me ha escuchado? A ver, es que quedan el 2 % de los mineros que había cuando usted empezó a gobernar, cuando ustedes empezaron a gobernar en esta Comunidad Autónoma, el 2 %. Esa es la pura realidad. ¿Usted se acuerda de cuándo fue la última vez que estuvo con los mineros... con mineros en esta Comunidad? En la campaña electoral del año dos mil quince. Esa es la pura realidad, de campaña en campaña electoral, y después, nada de nada.

Y... y usted, ¿cómo ha dicho, que no tienen a nadie condenado por corrupción, ni ninguna condena al Partido Popular o del Gobierno? ¿Pero usted no se acuerda que una de las razones del declive de la minería acabó con uno de sus vicepresidentes del Gobierno de la Junta condenado por un caso de corrupción con la minería? ¿Pero no se acuerda? Un poco de respeto, señor Herrera. [Aplausos]. Sí, yo soy más joven, pero tengo memoria. Ahora, para que le quede claro con esto, con la financiación autonómica, con la PAC o con los fondos de cohesión, para que le quede claro, si tengo que elegir entre ponerme del lado del Gobierno de España o del lado de nuestra gente, voy a estar siempre del lado de nuestra gente, de los mineros, de los agricultores, de los ganaderos. [Aplausos]. A ver si aprenden ustedes un poquito, a ver si aprenden ustedes un poquito. (Sí que están hoy nerviosos, sí. Les noto... les noto revoltosos. No, además, no les pueden llamar al orden, que, si no, ustedes se enfadan luego, enseguida).

Mire, sobre despoblación y ordenación del territorio. Nosotros les presentamos en una moción cincuenta medidas concretas para luchar contra la despoblación. ¿Y sabe qué votaron ustedes? Cincuenta veces no, cincuenta veces no. Hombre, ustedes, últimamente, creo que nos tienen hasta envidia, que nos roban hasta los lemas, pero es que son ustedes los del no es no; ustedes son los del no es no a Castilla y León, señoras y señores del Partido Popular. Mire... mire, ustedes, igual no les importa que la gente se vaya de esta tierra, porque los que se van son los miles y miles de hijos de las familias trabajadoras de este país, de la gente humilde, a la que no le queda otra que marcharse, porque aquí no hay oportunidades. Pero a nosotros, cada uno de los que se va, nos duele en el alma. Es la gente de mi generación la que se ha tenido que marchar, la gente de mi barrio, la gente de mi colegio, y a ustedes les importa un bledo. Ustedes no se hacen ni la más remota idea de lo que eso significa, por eso les da igual cómo están las cifras de despoblación en nuestra Comunidad Autónoma; les da lo más... no les importa absolutamente nada.

Sobre ordenación del territorio, solo le voy a decir una cosa, señor Herrera: yo estoy dispuesto a volverme a sentar en la mesa para acordar lo que queda de la ordenación del territorio, si primero ustedes se ponen de acuerdo. [Aplausos]. Porque los que no están de acuerdo con la ordenación del territorio del medio rural que ustedes proponen son los alcaldes y alcaldesas del medio rural del Partido Popular, que no quieren que les tomen el pelo ya, que ustedes no han puesto ni financiación, ni han mejorado el transporte, ni los servicios públicos, ni quieren mejorar la vida de la gente del mundo rural. Ahora, lo que no vamos a hacer es ser cómplices de las políticas con las que ustedes nos han llevado a la ruina, con las que ustedes están consiguiendo despoblar toda Castilla y León. Hoy le he ofrecido acuerdos, pero no acuerdos vacíos de contenido. Yo estoy dispuesto, con usted, a firmar, a reiterar –insisto-, y a que usted se lleve todo el apoyo del Grupo Parlamentario Socialista, del primer al último procurador, para defender los asuntos de Comunidad frente al Gobierno de España. Yo estoy dispuesto a que, por fin –sí, por fin-, establezcamos un suelo social y eliminemos los aforamientos de los procuradores y que avancemos ante... en la igualdad salarial.

Mire, es que ustedes, ahora, que van a traer aquí un anteproyecto de ley de igualdad laboral, de igualdad salarial, han votado cuatro veces en contra de esa misma propuesta cuando la traíamos los socialistas a esta Cámara, cuatro veces en contra, nada más y nada menos. [Aplausos]. Es que son ustedes unos auténticos hipócritas. Y le he ofrecido también -sí, ahora que usted hace un discurso socialdemócrata antes de marcharse, a ver si cuela- que hagamos políticas de igualdad y de lucha contra la violencia de género, y que aprobemos un plan de retorno del talento profesional y científico. Y no me ha contestado, pero, de verdad, estoy convencido de que, incluso para usted, la mayor alegría que podía llevarse es marcharse de presidente de la Junta con el Hospital de Burgos devuelto íntegramente a la sanidad pública de Castilla y León. Hagamos lo posible, señor Herrera, y usted seguro que se irá con la conciencia mucho más tranquila. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, señor Tudanca. Para un turno de dúplica, tiene la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Gracias, presidenta. Señor Tudanca, por empezar por el final, si fuera cierto eso que su señoría dice de que yo me iría con la conciencia más tranquila, le diré que eso se podría producir porque hoy en Burgos hay un nuevo hospital al servicio de una sanidad universal, pública, gratuita y de calidad para todos los burgaleses. [Aplausos]. Y le quiero decir... y le quiero decir que eso es a pesar de su señoría, a pesar de que su señoría desde el principio entendió que el mejor nuevo Hospital de Burgos era el hospital que no existía, que no existiera, incluso contradiciendo lo que fue, dentro de sus responsabilidades –claro, ha tenido muchas: usted ha sido durante muchos años parlamentario-, su propósito y su proyecto de mantener, de reformar, de darles de nuevo a los burgaleses gato con liebre a través de una reforma del viejo Hospital Yagüe.

Claro, que cuando se pone en marcha ese otro proceso es usted... usted, personalmente –eso no hace falta que me lo explique, son testigos los burgaleses-, quienes... amenaza y quienes asusta –o intenta asustar- a los ciudadanos con que, a partir del momento en que entrara en funcionamiento ese nuevo hospital, les iban a cobrar la entrada en el propio hospital, las radiografías, las tiritas, las curas en emergencias. Eso... esa ha sido... esa ha sido su aportación.

Luego, mire, puestos a tener buena o mala conciencia, piense su señoría qué ha hecho durante los últimos quince años para que Burgos pudiera contar con lo que era una reivindicación y una exigencia que -en la calle, sí; en las plataformas, sí; con las pancartas, sí- todos compartíamos: un nuevo hospital para Burgos. Su señoría nunca hizo nada, salvo situarse en un lugar preferente de las plataformas y de las pancartas, pero algunos hicimos lo posible para que ese hospital existiera. Y le vuelvo a decir –sí le he respondido-: estoy dispuesto a considerar todas las propuestas, si, lógicamente, esas propuestas no parten exclusivamente de un eslogan puramente demagógico, sino... sino se traen aquí suficientemente estudiadas y con datos sólidos y con datos contantes y sonantes.

Mire, hombre, de verdad, no me hable hoy de la corrupción de mis compañeros en Valencia, no me hable hoy de eso... [murmullos] ... no me hable hoy de la corrupción de mis compañeros en Valencia, existiendo... yo se lo he dicho: sea prudente, y sea prudente porque hoy creo que la noticia es otra, no sé si le gusta o no le gusta a su señoría –creo que no le gusta-.

Ha hecho usted un elogio que yo comparto. Yo... –por cierto, ha estado el presidente Nalda esta mañana- yo al presidente Madrid y al presidente Nalda les quiero y... y les respeto y les sigo llamando presidentes, porque, mire, eso es algo que nos ha dado... un privilegio que hemos tenido, ser presidentes de nuestra tierra. Pero, hombre, es que con eso está usted excluyendo a... a otros presidentes que también han sido buenos presidentes de Castilla y León; y me parece injusto, y yo también reivindico la tarea que esos presidentes han llevado a cabo para nuestra... para nuestra tierra. De manera que vamos a ser prudentes, y vamos a ser conscientes que, desgraciadamente, en... en todas las casas cuecen habas, pero no precisamente en Castilla y León a calderadas. Yo... yo se lo reitero: esos son los datos.

Ha dedicado usted esfuerzos ímprobos. Constituyó esa especie de mantra o marco conceptual como la clave de... de cuatro años de trabajo –de momento son tres-. Es más, puso usted a trabajar a dos de sus principales activos; menos mal que uno ha pasado ahora a ocuparse de las infraestructuras y las carreteras del Estado; yo creo que ahí encontrará un buen... un buen designio. Otro que todavía tiene muy cerca de usted le podría enseñar algunos rudimentos económicos de los que usted carece, a pesar de estar más maduro y a pesar de llevar más tiempo. Pero, de verdad, sea prudente con la administración de eso; no es que esté usted lesionando el honor de nadie, porque, mire, la honorabilidad la ataca quien puede atacarla, y, evidentemente, se siente atacado aquel que cree que tiene alguna debilidad en ella, y no es el caso; no es un tema que guste, pero tampoco creo que sea un tema que, justamente, debamos extender sobre la faz de Castilla y León.

Yo no sé cuáles son sus aportaciones a la... claro, si todas las propuestas que usted me va a plantear de mejora de... de servicios públicos, de mejora de las condiciones para los ciudadanos –especialmente en el medio rural-, el paradigma... ya sé por qué usted tiene dudas de... de apoyarnos en la reclamación de un nuevo modelo de financiación autonómica; es que todavía tenemos muy presente... sé que fue un descuido -pero, al fin, un descuido- aquella iniciativa: Plan de Mejora de Calidad de la Sanidad de Castilla y León, que consistía, señor Tudanca... –siempre, este es un clásico, porque de la misma manera que... que yo deambulo con... con algunos sambenitos y con algunas cosas mías- hombre, aquella propuesta que ustedes plantearon, que consistía en recortar el presupuesto de sanidad en 1.005 millones de euros, desde luego, es un fiel reflejo de la seriedad de algunas de sus propuestas, de la seriedad de algunas de sus iniciativas.

Mire, yo no sé si tampoco era el momento más adecuado para que, hablando de la... de la pobreza –he dado los datos de una encuesta bien reciente, de esta misma semana-, usted se haga aquí el portavoz de la situación de los pensionistas o de la situación de los empleados públicos. Yo solamente quiero recordar lo que usted decidió cuando tuvo la oportunidad de decidir. Yo sé –y lo he recordado en ocasiones, y, desde luego, hoy me parecería incluso poco elegante no recordárselo- que, cuando usted tenía la oportunidad de tomar decisiones, congeló las pensiones de todos los pensionistas españoles; la primera vez... [murmullos] ... de todos, salvo las mínimas. Las pensiones en España...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señorías, silencio.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

... las pensiones en España...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señor González Reglero, deje de gesticular, por favor.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

... las pensiones en España...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señorías, silencio. Y no gesticule.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

... las pensiones en España se han congelado solamente una vez, solamente una vez: el Gobierno en el año dos mil diez. Usted era diputado en el Congreso de los Diputados, y, efectivamente, votó no, votó en favor de los pensionistas... perdón, votó sí, votó en favor de la pretensión del Gobierno. [Aplausos]. Exactamente igual... No, claro, es que... es que usted, con esa libertad de cátedra que le da pues el estar ahí, el no tener que examinarse, tal, primero, nos endosa a nosotros la crisis del carbón, nos endosa a nosotros, como si no hubiera habido Gobiernos de la Nación durante estos años en paralelo al Gobierno de Castilla y León, como si no hubiera habido Gobiernos en Europa, con algunos comisarios socialistas, que pusieron la guillotina en el año dos mil catorce y en el año dos mil dieciocho; ¿es que eso es baladí? ¿Es para su señoría baladí cuál es el concepto que tiene de las minas y del carbón el señor Almunia, y que lo ha expresado con contundencia, con nocturnidad y con alevosía? ¿O la señora Narbona, presidente de su partido? Es que es de relieve, es de... ¿eso no es de relieve para su señoría, que la... que la ministra de la Transición Energética se despache con una primera afirmación de que el carbón está muerto?

A partir de ahí, es lo mismo que lo que usted me está reprochando -y no le entiendo, sinceramente- en relación con la reforma del modelo de financiación autonómica. Pero... pero qué le voy a decir, qué margen tengo yo de convicción con el presidente Sánchez -que, sin duda alguna, es una persona muy receptiva a los argumentos- para que cambie su decisión de que la reforma no es ni necesaria ni urgente, qué marco tengo yo. No me reproche el que yo, educadamente, hoy haya introducido estas reflexiones aquí. Me hubiera gustado contar, en este caso sí, con... de la cruz a la raya, con su... con su respaldo, y no la he tenido.

Pero pregúntese por qué... pregúntese por qué estos días están siendo mucho más críticos y mucho más radicales señores que son prudentes, como el señor Fernández en Asturias o como el señor Lambán en Aragón. Eso es lo que tendría usted que preocuparse, cuando a nosotros nos acusa de ser alfombra y cuando usted se convierte, de la noche a la mañana, en la moqueta del nuevo Gobierno socialista de España, señor... [aplausos] ... señor Tudanca. Es que eso es así, y no ninguna otra cosa.

Mire, es así mi carácter, como el del escorpión, pero, en este caso, pues mi carácter es institucional; yo no he podido ser más institucional con los presidentes de Gobierno. Ahora, claro, usted al mismo tiempo no me puede reprochar el ser sumiso y el no levantar la voz. Yo no levanto la voz, yo simplemente me he limitado –y creo que lo he dicho- a desearle suerte al nuevo Gobierno, porque de su suerte depende la suerte de todos los españoles; a ofrecerle nuestra lealtad y nuestra colaboración. Oiga, es que no se pueden pedir muchas más cosas, no se pueden pedir muchas más cosas.

Eso sí -y hoy, afortunadamente, aquí hemos tenido algún avance-, creo que debemos mantener como principales cuestiones aquellas que fueron fruto de trabajo, de negociación y de acuerdos. Y, por lo tanto, para mí es muy importante recordarle al presidente del Gobierno incluso sus manifestaciones, porque el presidente del Gobierno, antes de serlo, también exigía con carácter urgente esas reformas, y usted lo conoce, usted lo sabe -tengo aquí recortes de prensa, me parece que no tiene ningún sentido, bueno-, que el problema de la despoblación requiere también, porque está acordado en la Conferencia de Presidentes; y yo he reconocido esta mañana que esa Conferencia de Presidentes... hombre, no es que fuese y no hubo nada, pero, evidentemente, esos trabajos han llevado –y aquí de eso hemos hablado- una lentitud exasperante, que no se corresponde a la profundidad del problema.

Sobre el futuro de la PAC algo le tendremos que contar, porque para nosotros es yo creo que fundamental. Y, hombre, yo estoy convencido, porque conozco al nuevo ministro de Agricultura, que lo va a saber defender. Hombre, me preocupa que la propuesta de la Comisión Europea, la primera que hemos conocido, venga inspirada en lo que es el recorte presupuestario de otra persona que se ha incorporado al Gobierno. Pero esto no es una crítica, es que la ministra Calviño, como directora general de los Presupuestos comunitarios, fue la que introdujo ese 5 % de recorte, que es, evidentemente, una mala noticia para nosotros. Luego, ¿quién va a poder más?, ¿con quién está usted?, ¿a quién quiere más, a papá o a mamá? Esto es muy importante. [Aplausos].

Mire, yo le he reprochado que administre las prisas, hombre, pues dependiendo cómo sople el aire. Yo tengo aquí el Diario de Sesiones, la señora Clemente Municio como presidenta y el señor Reguera Acevedo como secretario, y el señor Tudanca me dice: "Señor Herrera, habemus Gobierno –habían pasado seis días-, y por lo tanto ya no parece que haya muchas excusas (...). Este Gobierno tiene que abordar, en primer lugar, la reforma del sistema de financiación autonómica (...) y, a ser posible –y, a ser posible-, con un poquito de prisa". No, el problema del modelo de financiación autonómica no procede del Gobierno del Partido Popular, el problema es un problema de origen, de mal diseño, usted lo sabe; fue un... Hombre, claro, es que, vamos a ver, yo de esto sé un poquito, yo sé un poquito; es decir, ahí le podía haber pedido... ahí le podía haber pedido un poquito de información –uno, dos, tres, cuatro-, es decir, se la hubiera dado.

Mire, mire, mire, mire, en el año dos mil ocho, en el año dos mil ocho -recuerde dónde estaba usted y recuerde quién gobernaba?- se llega a un pacto... –fíjense lo que es la historia de España, ¿eh?- se llega a un pacto entre el Gobierno de la Nación y el Gobierno de una Comunidad Autónoma que ya planteaba exigencias; yo no sé si era pentapartito, tripartito o si era nacionalista o si era socialista y nacionalista al mismo tiempo, pero... [murmullos] ... lo que fuere, no era Popular el Gobierno de Cataluña, no era Popular el Gobierno... bueno, era Popular porque estaba gobernando, claro, evidentemente, que es lo que a ustedes les molesta, que nosotros somos populares porque nos vota el pueblo, es lo que a ustedes les molesta. [Aplausos]. Pero, vamos a ver... pero, vamos a ver, ustedes lo saben, ustedes lo saben. Y aquello que nos vendieron aquí como un traje a la medida, en realidad era un traje a la medida confeccionado en las fábricas de Sabadell, magníficas, por cierto, en el sector textil, aunque aquí también las tenemos buenas, ustedes lo conocen. Y precisamente ahora, fíjese lo que son las cosas, fíjese lo que son las cosas, ahora no va a haber reforma de aquel sistema, que nació mal, que nació cojo, que nació obligándonos... porque el aquel momento... bueno, al poco se puso en marcha... se pusieron en marcha los planes... también nosotros creímos que era una política acertada, la de inversiones públicas, el Plan E, pero también aquí nosotros realizamos inversiones contracíclicas del momento económico; pero era un modelo en el que no estaba mal visto el que las Comunidades Autónomas incurriéramos en endeudamiento; ustedes nos pedían año tras año que nos endeudáramos más. Fíjese lo que es un bucle melancólico que nos lleva, diez años después, a que ahora la reforma que nos beneficiaría a todos se paraliza para encontrar soluciones a la carta para aquel Gobierno con el cual ustedes pactaron el modelo de financiación en el año dos mil ocho. El problema es un problema original, un pecado original. El problema es un problema de un modelo que se pactó en aquel momento con el Gobierno correspondiente a Cataluña y que ahora no se puede reformar en el conjunto de España porque el Gobierno de Cataluña no quiere; esto es así, esto es así de sencillo. Pero bueno, no nos lo reproche a nosotros. Me parece, sin duda alguna...

Pues bien, en aquel momento usted me metía prisa: "A ser posible, un poquito de prisa, porque hoy no sabemos si reformar el sistema de financiación es más difícil porque no tienen mayoría absoluta". Bueno, un poco de prisa. Pero es que ahora me pasma, cuando hemos leído estos días algunas informaciones que... según las cuales, una vez que su señoría ha conocido la intención del presidente de no abordarla al menos en lo que queda de legislatura, usted, ante las críticas –y vuelvo a decir, más críticas por parte de sus compañeros Fernández y Lambán, no sé si amigos o no amigos-, usted solicita que seamos humildes, lo cual siempre es bueno, pero que no tengamos prisa. Pero bueno, ¿usted cómo administra la prisa? Si usted fuera guardia civil de tráfico, multaría por exceso de velocidad los días pares y no multaría los días impares. A mí no me parece serio... [aplausos] ... a mí no me parece serio. Es urgente, es imprescindible, en ello nos jugamos muchas cosas. Ojo, y nos jugamos muchas cosas también desde el punto de vista del principal problema de la Comunidad, que es la despoblación. Porque sin buenos servicios públicos, y para que sean buenos y de calidad hay que... tienen que estar suficientemente financiados, pues de lo demás no podemos hablar.

Y es que, mire, usted también me reprocha el tema del... el tema del carbón. Ya le he dicho yo principales protagonistas. Pero de este... mire, este recorte sí que me apetece mucho exhibírselo, porque... porque, bueno, porque es importante, ¿eh? Es del cuatro de marzo de dos mil dieciséis, página oficial del Partido Socialista de Castilla y León, don Luis Tudanca: "Si hoy Pedro Sánchez es presidente, mañana mismo se pueden empezar a arreglar problemas como los de la minería". Pues mire, ni hoy ni mañana, por favor, a partir del lunes, soluciónelo. Lleve al ánimo del señor Sánchez... [aplausos] ... que hay oportunidad para las minas, que hay oportunidad incluso en una Comunidad como la nuestra, que apuesta por la transición energética, pero una transición responsable y, por lo tanto, una transición justa.

Y hombre, prisas, prisas, las que ustedes también han expresado -menos mal que hoy no han querido entrar en este debate- para corregir o para criticar a su nueva ministra de Industria. Es que no se le ocurrió decir otra cosa a nuestra paisana, de Medina del Campo, que Castilla y León tiene una buena política industrial... –perdón, es Ataquines, exactamente-. La ministra, aplaudir a la Junta por saber defender la industria. ¡Bu!, cómo se han puesto ustedes, como una... como una hidra, cuando yo le he recordado que tanto en el transcurso dos mil uno a dos mil diecisiete como en la actualidad tenemos... sí, sí, usted sabe quién ha salido a contradecirla, quién ha salido a ponerla en orden, quién ha salido a decirla que no sabe de estas cosas, a una paisana que sí que lo sabe. Mire, en toda mi vida política he sido, o he creído ser, educado, exigente pero educado, institucional, responsable con todos los Gobiernos, y no tenga usted ninguna duda que también lo voy a hacer con el actual Gobierno de la Nación.

Vuelvo a indicarle, esos Presupuestos a los que su señoría hacía referencia están ahora en su alero, veremos cómo salen. Yo le he escuchado aquí muchas cosas sobre los Presupuestos Generales del Estado. Usted aquí los ha calificado de malos, de antisociales, de contrarios al interés de la Comunidad, al interés general de España. Ahora resulta que, de la noche a la mañana –ahí sí que ha habido prisas-, ustedes han hecho un acto de convicción. Esos Presupuestos... esos Presupuestos... esos Presupuestos les sirven a ustedes.

Y finalmente, señoría, ¿contaron o no contaron con el voto a favor del Partido Socialista las decisiones que el anterior Gobierno de la Nación tomó en relación al Gobierno vasco? Sí, como siempre; de manera que ahí también deberíamos ser todos mucho más prudentes.

Y hablando de prudencia, quedo a su entera disposición en estos meses de verano, donde yo no sé si irá a las bodegas a tomar vinos con sus amigos, o se paseará por la playa, o hará lo que, lógicamente, le apetezca desde el punto personal... desde el punto de vista personal y familiar, para que me traiga esas propuestas que usted me ha planteado aquí para trabajar en ellas. Pero, a cambio, vuelvo a decir, yo le quiero a usted, una vez más; es decir, le necesito, le necesitamos para culminar algunos procesos. Y, mientras tanto, no piense usted tanto en el mes de mayo del año dos mil diecinueve -yo no pienso, me puedo permitir ese privilegio-, y, por el contrario, piense en las necesidades de esta tierra en este mes de junio del año dos mil dieciocho. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, presidente. Tiene la palabra el señor Fernández Santos, portavoz del Grupo Podemos.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ SANTOS:

Sí. Muchas gracias, presidenta. Señorías, nos encontramos hoy ante el debate más importante del año, y es por ello que queremos... [murmullos]


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señorías, salgan en silencio, por favor.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ SANTOS:

... y debemos empezar con la premisa que ha guiado todas y cada una de las intervenciones y trabajos en estas Cortes: las personas, lo primero; lo primero, la gente. Esa es... [aplausos] ... la inscripción, la divisa que ocupa el frontispicio de nuestro programa político y, por supuesto, el eje sobre el que va a versar toda mi intervención. De hecho, en aras de preparar esta trascendental cita, hemos recorrido este último mes y medio toda Castilla y León, de cara a recabar a pie de calle, de primera mano, el parecer de nuestros paisanos y paisanas, en ciudades, villas y pueblos, escuchándoles directamente, mirándolos a los ojos y así recabando sus inquietudes. Y el corolario de las opiniones de nuestra mayoría social, especialmente de los más necesitados, es la invariable e incontrovertible necesidad de un cambio en las políticas desarrolladas en esta tierra. Y es que ya lo decía Einstein: "Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo". Y lo que está claro, y es incontrovertible, es que sus políticas nos abocan de forma irremisible a un tenebroso destino, la despoblación. Cruenta despoblación, que es, sin duda, el principal desasosiego de nuestras paisanas y paisanas, y que será el más funesto legado que nos deje usted, todavía presidente Herrera. [Aplausos].

Es este uno de los debates de la Comunidad singulares, no solamente porque transitamos la parte final de nuestra legislatura, sino porque asistimos a un histórico fin de ciclo, el suyo, todavía presidente, que después de 17 años de serlo, dejará en breve su mandato. Y cinematográficamente hablando, su singladura se puede compendiar en Sonrisas y Lágrimas, aunque es verdad que los últimos años de su legislatura se adecúan más al Crepúsculo de los Dioses o, viendo cómo ha preparado usted este debate, no en la calle, sino siguiendo con su tónica y su cauce de desidia habitual, encerrado en su despacho, en su búnker de oropel, sin duda El Hundimiento podría adecuarse mucho más a su realidad.

Aunque tampoco hace falta tener un Sexto sentido para saber que su sucesor, el señor Fernández Mañueco, ante su marcha, y siguiendo la analogía cinematográfica, perfectamente podría protagonizar el remedo de Mañuecos al borde de un ataque de nervios, de El Ansia, o de El Hombre que pudo reinar, pero que no lo logró ante La Caída del Imperio Romano. Esa es la acción del Partido Popular que encabeza el señor Mañueco, que, ante la debacle de M. Rajoy, está inmersa en un Viaje a ninguna parte.

Es indubitable para nosotros que la mayor mácula que va a dejar su periplo como presidente es la despoblación. Despoblación, drama este que después de 17 actos nos aboca a un futuro de soledad. Y, todavía presidente, la despoblación no es un fenómeno meteorológico, la despoblación no es el resultado de oscuros nubarrones que se acercan, que descargan su furia y después dejan paso al sol. No. La despoblación es el fruto de sus aciagas y yermas políticas, incapaces, además, de hacer frente a circunstancias adversas.

El último... los últimos datos del INE, que conocíamos hace dos días, dicen que Castilla y León perdió 17.172 personas el año pasado, la Comunidad de todo el país con mayor descenso poblacional. Otra losa más en la mochila. Este será el nefando lastre que nos deja usted como presidente. Porque desde que se inició la legislatura hemos perdido 59.385 personas. Sin duda en esto, en echar a la gente de su tierra, no tienen ustedes parangón. Esto lo que pone de manifiesto es que sus políticas, ardorosamente cimentadas en su ideología neoliberal, nos abocan a un futuro de desierto poblacional casi irreversible.

130.480 personas menos en Castilla y León desde el año dos mil diez. Corolario inexcusable: sus políticas son a la población lo que las plagas al campo; nos han convertido en el paradigma de la España vacía que se muere. Y esto es porque no han sabido implementar una verdadera estrategia que aborde este problema con determinación, con audacia y con valentía. El patético recorrido que ha seguido su buque insignia en esa materia, esa Agenda de la Población que ha ido dando tumbos penosamente de una a otra Consejería, hasta acabar en el cajón del olvido, es, sin duda, el palmario y triste reflejo de su fracaso.

Y, además, esta lacerante sangría poblacional lleva aparejado otro fenómeno no menos inquietante y preocupante: el envejecimiento. Y es que la gente que se queda en Castilla y León experimenta uno de los procesos de senectud más agudos de toda España. Conocíamos, hace dos días, el dato de que Castilla y León alberga el 10,5 % de las personas de más de 100 años en toda España, y los datos del dos mil dieciséis y del dos mil diecisiete dicen que somos la Comunidad de toda España que más población ha perdido, los que tenemos mayor tasa de envejecimiento y mayor tasa de dependencia; demográficamente hablando, la peor de las Comunidades de todo el país. En esta materia sus políticas solamente pueden calificarse como de calamitosas. Y, siguiendo con la analogía cinematográfica, señor Herrera, fíjese, en nuestro vasto territorio hay zonas ya en las que para encontrar personas es casi un imposible propio de los Centauros del Desierto.

Este será el infausto y el desventurado epitafio que va a dejar usted labrado, siendo como es a día de hoy cuasi un jubilado político, cuasi un finado político, que en sus estertores parece más interesado en desmarcarse del señor Mañueco y del señor Maíllo que en solucionar los problemas de Castilla y León. [Aplausos].

Pero, todavía presidente Herrera, Castilla y León no puede esperar más, no podemos continuar sufriendo sus mortecinas políticas. Frente a su luctuosa impasibilidad, ante su desidia, frente a su decadencia, nosotros queremos actuar. Hay que ser ambiciosos, ya lo decía Ortega y Gasset, solo cabe progresar si se piensa en grande, solo se puede avanzar si se mira más lejos. Nosotros sabemos que afrontar el desafío de la despoblación es una tarea ardua y que requerirá tiempo, pero también entendemos que hay que tomar medidas de forma imperiosa y entendemos y estimamos que hay que abordar tres aspectos fundamentales para poder empezar a ganar esta batalla: en primer lugar, garantizar la sostenibilidad de las personas para que puedan quedarse a vivir en Castilla y León; en segundo lugar, una alternativa habitacional, proveer de una vivienda digna a la gente para que se pueda quedar en esta tierra; y, en tercero, proveer de unos servicios públicos fundamentales. Hablamos de educación, hablamos de sanidad, de servicios sociales, de servicios de cultura y de ocio, de internet, de acceso a tecnología, siempre, y por supuesto, desde lo público como elemento motriz.

Ustedes hablan mucho, y de hecho hoy usted ha mentado mucho la financiación autonómica, esa que cuando gobernaron durante cuatro años en el Congreso de los Diputados con mayoría absoluta no modificaron ni una sola coma, y esa que ahora que también parece que el señor Pedro Sánchez no quiere abordar. Nosotros estamos de acuerdo en que es necesario modificarla y que son precisos más ingresos, y por eso firmamos en su día el acuerdo de Comunidad, para ir todos juntos en esta materia. Y por eso hoy hacemos otra vez la propuesta de una reforma fiscal progresiva en Castilla y León que se adecúe al mandato constitucional. Por eso proponemos incrementar en 5 tramos más el tramo autonómico del IRPF para obtener 246 millones en aras de revertir el problema de la despoblación.

Su drama es que no saben para qué quieren el dinero, nunca nos lo han dicho, y nosotros creemos que eso es porque no lo saben. Ustedes adolecen de una... de una hoja de ruta, de una estrategia, porque más allá de la despoblación y de la precariedad ustedes no saben qué Castilla y León quieren.

Nosotros, por contra, tenemos muy claro que para revertir este problema es imprescindible aumentar la tasa de actividad en el empleo y empezar a generar empleo de calidad. Y esto requiere de dos tipos de medidas. Una de carácter estructural, para hacer que la recuperación económica llegue, de verdad, a las familias y a las personas; eso pasa por redefinir el modelo productivo. Las segundas, de carácter coyuntural, con una intervención directa en el mercado de trabajo castellano y leonés, abordando planes de choque de fomento del empleo de los que la Junta es responsable de ejecutar, dando un impulso decidido a los planes locales de empleo, haciendo hincapié en la promoción del empleo femenino e incidiendo de forma especial en la generación del empleo en el medio rural.

Hoy vamos a proponer una batería de medidas para que podamos empezar a ganar esta batalla, incluyendo una inédita que hasta ahora nunca se había planteado. Hoy propugnamos una renta de repoblación rural, que se obtendrá por el hecho de vivir en el medio rural y que será el incentivo para que la gente se quede en los pueblos a desarrollar su proyecto vital digno. Irá dirigida a las personas mayores de 16 años que vivan en municipios de menos de 500 habitantes y que no... y que carezcan de ingresos o estos no lleguen al salario mínimo interprofesional. Además, propugnamos bonificaciones y exenciones fiscales a personas y negocios que radiquen en municipios de menos de 1.000 habitantes.

Junto a estas dos medidas, propugnamos un plan específico de vivienda pública, en alquiler y en propiedad; se trata de algo tan sencillo como que el Gobierno autonómico sea el propulsor de la vivienda pública, especialmente en el medio rural. También planteamos y queremos que la Administración autonómica, que su Gobierno, que el Gobierno que esperemos tengamos nosotros en dos mil diecinueve, garantice el acceso a internet en la totalidad del territorio de Castilla y León; y esto requerirá llegar a acuerdos con el Gobierno de la nación, y requeriría llegar a acuerdos con las empresas suministradoras del sector, y requerirá financiar las medidas técnicas estructurales precisas para ello. Se trata, señorías, de actuar, de ser ambiciosos, para proveer de algo tan indispensable en el siglo XXI como es internet. Y es que su conformismo, su indolencia, su apatía en esta materia está anclando en el siglo XX a gran parte del territorio de nuestra Comunidad, y así es imposible avanzar.

Nosotros sabemos que la facción del Partido Popular que supone Mañueco representa una involución, un retorno al pasado. Y nosotros, por contra, queremos impugnar... propugnar medidas de sentido común, como esta, para el sencillo hecho de que en Castilla y León por fin, y de una vez, las personas empiecen a ser lo primero. [Aplausos].

Proyectamos además un plan estratégico del impulso del I+D+i, en aras de redefinir nuestro modelo productivo, para impeler el empleo de calidad y para también contribuir a subsanar los desequilibrios territoriales. Y esto requiere únicamente tener un Gobierno que no mienta y que cumpla los acuerdos de Comunidad. Y, todavía presidente, su credibilidad en materia de I+D+i es la misma que tiene el señor M. Rajoy cuando declara ante la Audiencia Nacional, es decir, ninguna.

También propugnamos... [aplausos] ... la creación de una red de escuelas infantiles de gestión y titularidad pública en los municipios que así lo soliciten y, en cualquier caso, en poblaciones de más de 5.000 habitantes. De igual modo, apostamos por potenciar el castellano como elemento catalizador del empleo, intensificando la enseñanza y la promoción del español para extranjeros con planes verdaderamente eficaces.

También queremos dar un giro copernicano a las políticas aplicadas al medio forestal. Hemos de aprovechar la ingente masa arbórea que tenemos en Castilla y León, y hay que empezar por acercar la propiedad y la gestión a los propietarios; y, en segundo lugar, por aplicar criterios ecológicos, y no económicos, en la gestión de nuestros bosques. Y también hay que ordenar todos los montes, los públicos y los privados, y especialmente atender a la multifuncionalidad de los montes, no verlos solamente como una huerta de producción de madera, nos permiten muchas posibilidades que nosotros tenemos que desarrollar; con un cambio integral en las políticas en materia forestal, queremos que haya un catalizador de trabajo para que la gente se pueda quedar a vivir en el medio rural.

También vamos a luchar por que vuelvan las miles y miles de personas expulsadas por sus políticas, con planes de retorno de la ciudadanía castellana y leonesa, para hacer una Comunidad Autónoma mejor.

Y así estaría la totalidad del debate, desgranando medidas de sentido común, esas que ustedes no tienen, o que, de tener, no aplican, esas que nos han proporcionado las cientas... las cientos de personas que han venido a vernos este mes y medio de ruta por Castilla y León, porque para esas personas, al igual que para nosotros, y a diferencia de ustedes, las personas sí que son lo primero. [Aplausos].

Avanzamos ahora hacia otra de las preocupaciones mollares de nuestros conciudadanos, una inquietud que además es... está consustancialmente ligada con la despoblación, y es el empleo. De hecho, una de las causas de la abrupta caída de la población en Castilla y León es el escaso empleo que se genera en esta tierra. Se escrute el parámetro que se escrute, la conclusión es siempre la misma: estamos a la cola de la creación de empleo en España. Así que, todavía presidente, por más argucias y triquiñuelas de mal prestidigitador que usted me quiera hacer, la realidad es la que es, y es muy tozuda.

Mire, se lo voy a explicar en modo "Barrio Sésamo" y muy muy despacio, para que la entienda. Usted dice que desciende el paro. Desciende el paro porque cada vez hay menos gente y porque cada vez hay menor tasa de población activa. Si siguen así, van a conseguir el penoso logro de llegar al pleno empleo porque en Castilla y León no va a haber gente a la cual emplear. Y, además, este problema está hilvanado con otro: desde el año dos mil cuatro somos la cuarta Comunidad de toda España que menos empleo ha generado. Hilvanado con otro dato, del dos mil diecisiete: fuimos la tercera Comunidad de toda España que más empleo destruyó, 7.100 puestos de trabajo destruidos (6.200 de mujeres y 900 de hombres), mientras en España se generaban casi medio millón de trabajos. Otro dato, los de la EPA del primer trimestre de dos mil dieciocho, hablan de una merma de 1.200 ocupados y una minoración de 17.400 activos en Castilla y León, mientras en el conjunto del país los ocupados crecen en 435.000. A día de hoy tenemos la tercera tasa de actividad más baja de toda España. Paupérrima actividad, que es especialmente importante entre los jóvenes, y especialmente lacerante y sangrante entre las mujeres jóvenes, las segundas con peor tasa de actividad de toda España.

Y, por supuesto, hemos de entrar en el nudo gordiano de este asunto, en la calidad del empleo. Sus postulados neoliberales, que llevan aplicando años de forma inmisericorde en Castilla y León, han hecho de esta Comunidad tierra de precariedad. Ustedes han convertido el mercado de trabajo castellano y leonés en un albañal para trabajadores y trabajadoras; con un ECYL inane y desaparecido, y con agencias privadas de colocación y empresas de trabajo temporal repartiendo miseria por doquier, a diestro y siniestro, en un erial para trabajadoras y para trabajadores, que muta en un oasis para las empresas privadas, a las cuales ustedes ponen una alfombra roja para que incrementen su volumen de negocio a costa de pauperizar a trabajadoras y a trabajadores.

Y, todavía presidente Herrera, se ponga usted como se ponga, nueve de cada diez nuevos contratos laborales suscritos en Castilla y León en el pasado mes de mayo son de carácter temporal. Pero espere, no se ría -porque no es para reírse, es para llorar-, el 94,78 % de los nuevos contratos laborales rubricados en Castilla y León son de ese jaez, de carácter temporal. Y este mal es algo estructural, es el fruto de su modelo económico neoliberal, que aplican aquí con especial contumacia. ¿Qué provoca esto? Pues lo que le estoy diciendo, que, con un trabajo tan precario, la gente tiene que marcharse a otras Comunidades Autónomas.

Y es que espero que usted, que se ríe, no saque a colación ahora el diálogo social para justificar lo injustificable, porque, empleando torticeramente el diálogo social, lo que suele hacer usted es practicar un monólogo neoliberal. Privatizando servicios, como el de la limpieza en los hospitales, como el transporte sanitario, de las ambulancias, o permitiendo externalizaciones como la de las trabajadoras de ayuda a domicilio -desde aquí todo nuestro apoyo a las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio... [aplausos] ... que están en huelga el nueve de julio; estamos con vosotras-, usted y su Gobierno en lo que se han convertido es en el cómplice, en el coadyuvante, en el colaborador necesario, de unas grandes empresas que están condenando a la temporalidad y a la precariedad a trabajadoras y trabajadores a costa de incrementar su volumen de negocio.

Y qué decir de la situación de los falsos autónomos, que viven una coyuntura de semiesclavitud ante su impasividad para hacer cualquier cosa que pueda remediar tan hiriente situación. A todas estas cuestiones han llevado la aplicación contumaz y tenaz de las políticas del Partido Popular, con la abyecta reforma laboral del PP como ariete. Y todavía estos días usted, todavía presidente Herrera, ha tenido los santos bemoles de decir que M. Rajoy ha sido el mejor presidente de la historia de la democracia de este país. Hace falta tener la faz pétrea para hacer una aseveración de esta índole, todavía presidente Herrera. [Aplausos].

Vamos... vamos a hablar ahora de pymes y autónomos, para nosotros un pilar angular que potenciar y reforzar, mientras ustedes los cercenan y los dejan caer, en un abandono que entendemos es injustificable. Es verdad, hay un... un leve suspiro que nos otorga la mejora en afiliaciones de la Seguridad Social en el pasado mes de mayo de los autónomos, incluso desde que comenzó este dos mil dieciocho. Pero hay que recordar hoy aquí que Castilla y León en el último año fue la Comunidad de toda España que más autónomos destruyó, 2.591. Y es obligatorio mencionar hoy aquí que desde que se inició la legislatura en Castilla y León han caído 5.436 autónomos. Ha devenido usted en una suerte de Atila que hace que donde pasa usted y sus políticas no vuelvan a crecer los autónomos. Y es que la prioridad que tiene el Partido Popular en defensa de pymes y de autónomos es ninguna, cero, la nada, la misma que tiene usted cuando menciona a Montesquieu. Por contra, nosotros sí que queremos apoyar a pymes y autónomos, por más que usted se ría, con medidas muy de sentido común, como bonificaciones en el tramo autonómico del IRPF para los mismos o con una ley de verdadera segunda oportunidad para pymes y autónomos. Porque ya está bien de que en este país se rescaten a multinacionales, a empresas privadas y a autopistas; nosotros queremos rescatar a pymes y a autónomos. [Aplausos].

Precariedad, desigualdad, pobreza, desequilibrios territoriales, corruptelas. Y, ante eso, ¿qué hace usted, todavía presidente Herrera? ¿Qué hace usted, presidente en bicefalia Mañueco? Nada, agachar la cabeza bajo tierra, cual avestruz, sumidos en una inercia insustancial que nos aboca a la despoblación y al abandono de lo público. Castilla y León necesita un cambio, un revulsivo. Ya lo decía Chesterton: "No puedes hacer una revolución para traer una democracia. Es necesario tener una democracia para hacer una revolución".

Necesitamos una revolución democrática en esta Comunidad, necesitamos un Gobierno que, lejos de aferrarse al pasado, como hacen ustedes, luche por construir un presente y un futuro para nuestras gentes. Un futuro que está claro no pasa por usted, todavía presidente Herrera, el futuro es su antónimo. Un futuro que, es evidente, no pasa por ese epígono de la más rancia derecha, que huele a alcanfor y que suena a No-Do, como es el señor Fernández Mañueco.

Un futuro que en esta Comunidad alumbran movilizaciones como la del pasado veinte de enero en defensa de la sanidad pública. Un futuro como el que alumbran las mujeres el ocho de marzo, que dieron un ejemplo en Castilla y León. Un futuro como el que alumbran nuestros mayores, los que trajeron la democracia a este país, que también nos están dando una lección de dignidad. Un futuro que suponga que las personas en Castilla y León estén por encima de todo, por encima de los intereses espurios de las multinacionales, por delante de las prebendas de una minoría de privilegiados que son los que únicamente se benefician de verdad de las políticas del Partido Popular. Un futuro que implique construir una Castilla y León más justa, más digna y mejor. Un futuro sin ustedes en el Gobierno. Un futuro que encarne... [aplausos] ... un Gobierno y un Ejecutivo que de verdad vele por la gente, que conforte a las personas y que cuide a la mayoría social. Un futuro que llegará en dos mil diecinueve, cuando por fin en esta tierra tengamos un Gobierno de verdadero cambio y de verdadero progreso, que haga que en Castilla y León las personas sean lo primero. [Aplausos].

Vamos a... a pasar ahora a otra de las preocupaciones fundamentales de nuestros conciudadanos: los servicios públicos, los maltrechos servicios públicos. Hablemos de.. de sanidad pública, esa que llevan años erosionando y menoscabando con recortes y privatizaciones de forma impenitente. Es una pena que no esté aquí el señor consejero. Han recortado, desde el año dos mil once, 1.189 millones de euros en sanidad. Y luego dicen ustedes que sus Presupuestos son sociales. Miren, señorías del Partido Popular, sus Presupuestos son a lo social lo que Luis Fuentes a la oratoria.

Nuestra sanidad pública está... está agitada por la desastrosa gestión del consejero de Sanidad, el ínclito Sáez Aguado, su inseparable consejero, Dos hombres y un destino, ese que ha hecho él solo más por cohesionar Castilla y León que treinta años de políticas del Partido Popular. [Murmullos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señorías, silencio. Silencio, por favor.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ SANTOS:

Y es que el consejero de Sanidad ha logrado poner de acuerdo a leoneses y a vallisoletanos, a bercianos y a segovianos, a palentinos y zamoranos, a segovianos... a sorianos y a abulenses, a salmantinos y a burgaleses; todos al unísono, todos al compás en contra de su lamentable gestión, como se demostró en la histórica manifestación del veinte de enero, éxito de la sociedad civil castellana y leonesa, con las plataformas en defensa de la sanidad pública como punta de lanza de semejante marea humana. Una protesta, esta, sin precedentes, que pone de relieve la horrenda gestión en materia de personal del Partido Popular, que ha valido una resolución del Tribunal Superior de Justicia de esta Comunidad que condena a la Junta de Castilla y León por doble fraude en la contratación de médicos y de profesionales de enfermería interinos.

Una funesta actividad la suya, que se manifiesta en su roma capacidad de previsión y de planificación ante el hecho de que en los próximos años se va a jubilar casi el 40 % de nuestros facultativos. Y, ante eso, ¿qué hacen ustedes? Nada, se quedan como ahora, mirando como las vacas al tren. Por no hablar de otro varapalo judicial que han sufrido ustedes, otra resolución del Tribunal Superior de Justicia, que tumba su proyecto estrella en esta materia, la resolución del Tribunal Superior de Justicia que paraliza la Orden que desarrollaba las perniciosas y nocivas unidades de gestión clínica.

Para nosotros en esta materia será impostergable -y esperemos hacerlo el año que viene si gobernamos- dotar de aceleradores lineales al Bierzo, a Ávila, a Segovia, a Palencia y a Soria, para evitar el escarnio que sufren a día de hoy centenares de pacientes de cáncer que tienen que recorrer decenas y decenas de kilómetros en condiciones muy lamentables para poder obtener su tratamiento. Esto es una ignominia y una vergüenza que nosotros vamos a solucionar.

Y también podemos hablar del paradigmático ejemplo de su errática gestión, de las interminables y enquistadas listas de espera. Entramos en las dolorosas cifras: 26.160 personas esperando para operarse en Castilla y León; 133.040 aguardan una consulta para cita de especialistas; y 18.187 para hacer pruebas diagnósticas. Y esto, convendrán conmigo, señorías, señor consejero -que por fin llega, bienvenido-, todavía presidente Herrera, no es razonable cuando se juega con la lógica y comprensible desesperación de aquellos que sufren en sus carnes el deterioro de lo público a costa del impulso que dan ustedes a lo privado. Conocíamos hace dos días el dato de que, solamente en Valladolid, han destinado 8.000.000 de euros en empresas privadas sanitarias, que incrementan su volumen de negocio mientras no se solucionan los problemas. Esto es, directamente, un fraude.

Y esta cruda y doliente realidad de las listas de espera se está trasladando también a la Atención Primaria, con demoras que casi llegan ya a los 7 días, porque... porque no se sustituyen las ausencias, ni las bajas, ni las vacaciones, condenando a una sobrecarga inmensa de trabajo a los profesionales sanitarios. Por cierto, profesionales sanitarios que son los que, a pesar de todos los pesares, a pesar de los recortes y de su mala gestión, están manteniendo a flote la sanidad pública en Castilla y León. Desde aquí nuestro homenaje y nuestro reconocimiento para ellos. [Aplausos].

En materia de educación, tenemos uno de los mejores servicios de educación del país, con una plantilla de profesionales que se caracteriza por su formación, por su dedicación y por su excelente labor, pero hete aquí que parece que es el Partido Popular el que no apuesta por potenciar esta realidad. Porque, señorías, fortalecer la educación pública en Castilla y León pasa por reforzar a los profesionales; hay que potenciar a maestros y a maestras, a profesores y profesoras, apostando por la calidad en sus empleos, minorando su precariedad, sustituyendo las bajas lo más rápido posible, proveyendo de personal de sustitución en aquellos colegios e institutos que así lo requieran, y elaborando planes de formación permanente que hagan del reciclaje un valor en alza en materia educativa.

Otra de las cuestiones que son esenciales y que queremos plantear hoy aquí con especial relevancia es que queremos y proponemos incardinar la fase de Educación Infantil en la Consejería de Educación, y no la de Familia e Igualdad de Oportunidades, porque no es un servicio social, es una etapa educativa, y a día de hoy en Castilla y León hay más de 50.000 niñas y niños que versan, que están, en esta etapa, y la Junta de Castilla y León –usted lo soslayó esta mañana, todavía presidente- únicamente ofrece 2.300 plazas públicas para esos más de 50.000 niños y niños. ¿Sabe qué pasa? Que endosan el problema a los ayuntamientos. ¿Y sabe qué sucede? Que con la abyecta "ley Montoro" los ayuntamientos muchas veces no pueden hacerse cargo de la gestión directa de los mismos, y al final acabamos con empresas como Eulen, como Clece o como otras afines al Partido Popular gestionando esta etapa educativa. Sí, sí. [Aplausos]. Y siguen cerrando centros educativos en el medio rural, mientras en esos mismos municipios hay conciertos con empresas privadas.

Y esto lo hacen ustedes –y hemos de decirlo con pesar- con la aquiescencia y con la connivencia de un Partido Socialista que rechazó... que rechazó aprobar nuestra propuesta de paralizar automáticamente todos los nuevos conciertos con entidades educativas privadas para el sexenio dos mil diecisiete-dos mil veintitrés. Esperemos que en el Gobierno no sigan privatizando como hacen en Castilla y León.

Está claro, todavía presidente, que en esta materia la confrontación ideológica entre su modelo, que apuesta por lo privado, y el nuestro, que defiende sin ambages lo público, es total. Pero le diré una cosa: es muy triste ver cómo se está erosionando la educación pública en Castilla y León, mientras siguen in crescendo la financiación de los centros privados concertados hasta llegar al summum en el año dos mil diecisiete, en el cual, de 74 millones de euros que se incrementó la Consejería de Educación, 71 fueron para la enseñanza privada concertada. Esto es sencillamente una vergüenza. [Aplausos].

Otro... otro de los temas nucleares para nuestra ciudadanía: la economía. Aquí se desmonta el mito de la buena gestión del Partido Popular. El rey está desnudo. Después de que llevan años y años jactándose y sacando pecho de los datos y las cifras macroeconómicas, ahora estas mismas ponen de relieve, de forma indubitable, esa realidad de pérdida de población y de precariedad en el empleo.

Todavía presidente, los datos del Instituto Nacional de Estadística del año dos mil diecisiete dicen que Castilla y León fue la segunda Comunidad Autónoma con peor crecimiento del PIB, únicamente por delante de La Rioja, con un crecimiento -no como dijo usted esta mañana del 2,5 %- del 1,9 %, muy lejos de la media nacional, sita en el 3,1 %. Quien le da los datos a usted imagino que serán los mismos que hacen los masters del señor Casado y de la señora Cifuentes. [Aplausos].

¿Qué decir de la deuda? Castilla y León tiene, a día de hoy, una deuda acumulada de 12.144 millones de euros, el 21 % del PIB. Pero es que desde que se inició la legislatura la deuda ha crecido en 1.157 millones, en lo que vamos de año se ha acrecentado en 825 millones y en el último trimestre se ha incrementado en 244 millones. Todavía presidente Herrera, desde que usted gobierna, la deuda se ha incrementado en 10.844 millones; un 854 % más. Y luego le diré lo que no hacen ustedes con la deuda. Este será otro de los perniciosos legados que nos dejen.

Demuestran ser unos pésimos y nefastos gestores de lo público, y además muy ineficaces, porque según ustedes el déficit y la deuda eran el mantra, era el sagrado pretexto que justificaban todos los recortes, todos los sacrificios, todas las penalidades que han tenido que pasar y pasan nuestros paisanos y paisanas. Y sé lo que me va a decir: ¿ustedes no apostaban por la deuda? Apostamos por generar deuda cuando se revierta la despoblación, cuando haya más hospitales comarcales y cuando las personas en Castilla y León vivan mejor; usted genera deuda y la gente cada vez aquí vive peor, porque se va. Así que es lo que hacen ustedes con la deuda. [Aplausos].

Tratemos ahora otro de los principales males de la acción de su Gobierno: los desequilibrios territoriales. Ustedes, como paladines de la desigualdad, han conformado una Castilla y León con enormes diferencias territoriales, con provincias de primera, de segunda, de tercera y de sucesivas categorías. No hay más que ver los datos del paro o las tasas de empleo y de ocupación, o los índices de envejecimiento, o las listas de espera sanitarias, para comprobar con consternación que ustedes han hecho de Castilla y León tierra de desigualdad. Será este, sin duda, otro de los desafíos que esperemos afrontar desde el Gobierno el año que viene, haciendo políticas de cohesión, de vertebración territorial; políticas que garanticen una equidad, una justicia y una igualdad entre todas las provincias de Castilla y León.

Y pasemos al último de los temas, a la regeneración democrática. Esa que es al Partido Popular lo que los gatos al agua, o el agua y el aceite. Hemos asistido a la ramificación de la trama Gürtel en Castilla y León; hemos visto cómo se derrochaban cantidades ingentes de miles de euros en embajadas allende nuestras fronteras, mientras en esta tierra nuestras paisanas y paisanos se ahogaban en la más absoluta precariedad. Ustedes continúan bloqueando y cercenando de forma ignominiosa la Comisión de Investigación de "la Perla Negra" y de la trama eólica, y, para colmo, han pactado con el Partido Popular, rubricando el pacto de la vergüenza, para cercenar y hacer que naciese muerta la Comisión de Investigación sobre el saqueo y expolio de las Cajas de Ahorros en Castilla y León.

Miren, esta tierra precisa de vientos de cambio que despejen el hedor a corruptelas que desprenden treinta años de gobierno del Partido Popular. Castilla y León lleva muchos años dormida, pero está despertando. Se acabó la resignación en esta tierra. Nuestra Comunidad merece un futuro y un presente dignos. Vale la pena seguir luchando, porque vamos cambiar las cosas. Hemos de insubordinarnos ante la impiedad, ante la injusticia y ante la insolidaridad. Nuestra Castilla y León es la de aquellas y aquellos que pensamos que los seres humanos hemos de ser responsables los unos de los otros, que hemos de cuidarnos los unos de los otros, que el amparo y la fraternidad son las raíces éticas del árbol moral de los pueblos. Nuestra Castilla y León es aquella en la que lo indócil es un deber ante los decretos de servidumbre de los poderosos.

Después de treinta años de largo, duro y crudo invierno del Partido Popular, de la noche más oscura, germina la primavera de cambio, despunta la aurora de la mañana, y, como escribía Benedetti, el cambio "despacio / pero viene / lento pero viene". Como declamaba Neruda: "Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera". Y nosotras y nosotros seremos inmarcesibles en nuestra lucha y en nuestro trabajo por lograr la Castilla y León que queremos y que soñamos. Esa en la cual, por fin, las leonesas y castellanas, los castellanos y leoneses, las personas, por fin, sean lo primero. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, señor Fernández. Para contestar, tiene la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Muchas gracias, señora presidenta. Como las personas son lo primero, y los procuradores son personas, procuraré ser lo más breve posible. Señor Fernández, aquí estamos. Ha perdido usted –yo se lo recordaba esta mañana- unas cuantas cañas, porque no aventuraba usted que se iba a producir este debate con estos interlocutores hace no demasiado tiempo. Su intervención se ha movido entre el anuncio, casi concurso de ideas, el anticipo -en algunas partes- de un programa electoral bien... bien trabado, y algunas iniciativas, que lo que me extraña mucho es que no haya tenido su señoría tiempo hasta hoy, durante tres años, para plantear desde esta tribuna. Porque no hace tanto debatíamos los Presupuestos para el dieciocho, que son el instrumento para hacer cosas, hacer políticas en este ejercicio, y nada de eso planteó su señoría en sus enmiendas; por cierto, enmiendas cuya aceptación nos hubiera llevado a un escenario de mucho mayor déficit y de mucho mayor endeudamiento. Era... era... era incluso bonito, por no decir entrañable, por no decir infantil, esta defensa que ha realizado su señoría desde aquí acerca de la ortodoxia financiera, presupuestaria. Bienvenido al 135 de la... de la Constitución, bienvenido de verdad.

Por lo demás, mire, su escenografía –y ya que su señoría nos ha recomendado o nos ha aplicado algunas películas, pues me ha recordado a El camarote de los hermanos "de" Marx -en este caso no de los hermanos Marx-. Ha repetido por activa, pasiva y perifrástica, creo que ha sido la primera frase y la... también la última, "las personas lo primero", y automáticamente, y no por casualidad, sino siguiendo una férrea disciplina de grupo, se producían nueve -perdón, ocho; se ha mantenido desde la Mesa el respeto correspondiente- aplausos a esa afirmación. Y eso sí, con mucho respeto y con mucho cariño, pues mire, mi nombre es Juan Vicente, no Todavía. Es decir, lo de todavía presidente Herrera es muy viejo, ¿eh?, todavía no. Es decir, presidente Herrera, o Herrera, o lo que quiera, pero "todavía"... "aún" sería más breve y nos vendría bien a todos. [Aplausos].

Mire, yo ya... yo ya renuncio a explicarle, porque creo que de esto hemos debatido en muchas ocasiones -y, por lo tanto, con esto estoy contestando también a alguna preocupación que su señoría manifestaba este mediodía, cuando salía del salón de Plenos-, de que las dos principales políticas, las dos principales... Podremos ser unos maestros en el trabajo, en la colaboración, en la imaginación, para poner en marcha estrategias específicas en relación con la población -para los jóvenes, para las familias, para los emigrantes, para los inmigrantes, para el medio rural-, pero sin dos grandes políticas no hay nada que hacer. Y por eso esas dos grandes políticas han estado en la apertura hoy también de mi intervención, como lo estuvieron en la investidura. Estamos hablando de las políticas económicas y las de empleo.

Por cierto, no me gusta que manifieste su señoría ese desagrado, esa reserva, esa sospecha a los agentes del diálogo social. Sinceramente, ni ellos son tan torpes para dejarse manipular, ni yo soy un maquiavelo que les manipulo. Yo he llegado a acuerdos con ellos, desde el año dos mil uno, con mayorías absolutas y sin mayorías absolutas. ¿Por qué? Porque hemos pensado que esa cultura es buena para Castilla y León y porque, además, ha dado buenos frutos en momentos buenos y también en momentos malos. Pero políticas económicas y de empleo y políticas de grandes servicios públicos. A eso nos hemos dedicado.

Su señoría llegó aquí pretendiendo tener el monopolio de la decencia. Ahora algún otro le ha parafraseado, ya no es el único grupo decente. Se ve que son los puentes o los lazos en virtud de los cuales ustedes plantean –hoy aquí lo ha afirmado clarísimamente- gobernar en la próxima legislatura en Castilla y León. Esto es, usted es decente, gobierne con la alternativa decente, ese es su planteamiento. Pero, en cualquiera de los casos, usted llegó aquí con el planteamiento del monopolio de la decencia. ¿O no se acuerda su carta de presentación? "Por fin ha llegado gente aquí normal y decente". Como si los demás fuéramos no normales y no decentes.

Y, mire, en su discurso, en su estrategia, en lo que ha anunciado estos días -yo le felicito y le animo-, hombre, le va a venir muy bien, porque las últimas estadísticas y encuestas que hemos conocido tenía usted todavía una valoración pequeñita y la valoración no era, por cierto, muy positiva. ¿Eran las anteriores, ha mejorado usted? Qué malos son los medios de comunicación que no han reproducido esas nuevas encuestas en las que usted gana en valoración ciudadana.

Pero, mire, usted ha desarrollado esta iniciativa, pero no puede venir aquí pretendiendo tener el monopolio de la gente, el monopolio de las personas. ¿De qué he hablado yo esta mañana más que de personas? Usted, creo, sinceramente, que ha cometido tres equivocaciones.

En primer lugar, ha olvidado que esa pregunta con la que ha recorrido –y vuelvo a felicitarle- el territorio de Castilla y León, "¿qué Castilla y León quieres?", es una... es una pregunta a la que han respondido los castellanos y los leoneses hace tres años y hace siete años, y volverán a responder al año que viene; esa es, precisamente, la respuesta de los ciudadanos cuando depositan su papeleta electoral en la urna de las elecciones autonómicas. Y la última respuesta de los ciudadanos la tiene aquí expresada: unos señores, 25; otros señores, 5; otros señores, uno y uno, muy respetables; unos señores, 42; y ustedes 10. Esa es la respuesta. Luego no prenda tener el monopolio de las respuestas de la valoración y de los deseos de los ciudadanos de Castilla y León.

En segundo lugar, yo quiero recordarle que la gente que ha votado así para que esto ocurra, esta correlación, es en todos los casos gente estupenda, gente que tiene valores, inteligencia, percepción, que sabe lo que quiere; y vota así, y ha votado así, porque da la casualidad que sabe o ha sabido que en este... en esta bancada hay también un proyecto claro que da continuidad a la Comunidad Autónoma pensando en las personas, pensando en sus necesidades, pensando en la economía de esta tierra para el crecimiento y la creación de empleo y la creación de riqueza, pensando en los servicios públicos con los que, como más -no diré más, simplemente le voy a exhibir cuáles son los datos de valoración que otros hacen-, nosotros también defendemos. Tampoco hay un monopolio de la izquierda. Nunca hemos reconocido en Castilla y León la supremacía de la izquierda en la defensa de los grandes servicios públicos al servicio de todos los ciudadanos. Nunca, y nunca lo haremos. [Aplausos]. Y por eso creo que nos va bastante bien en Castilla y León.

Y, finalmente, mire, es que mis palabras de esta mañana, mi intervención de esta mañana –y no voy a cometer la desfachatez de reiterarlo-, es que ha estado lleno de referencias a las personas, lleno. ¿O es que no son personas para usted los 15.000 parados menos de los últimos 12 meses; o los 17.000 nuevos afiliados a la Seguridad Social; o los 50.000 parados menos en la legislatura; o los 43.000 afiliados más a la Seguridad Social; o los 94.000 parados menos desde dos mil trece, y los 61.000 afiliados más a la Seguridad Social; o los 8.500 mayores de 55 años que se van a beneficiar de medidas especiales del apoyo al empleo en el Plan de Empleo; o los cerca de 600.000 asalariados -tome nota, tome nota, señor Fernández, cerca de 600.000, que son el 76,5 % de los ocupados asalariados de Castilla y León- que tienen un contrato indefinido-; o esos 444 autónomos más en Castilla y León entre enero y mayo; o las 5.500 personas con discapacidad que trabajan en nuestros Centros Especiales de Empleo; o los más de 4.000, también personas con discapacidad, que se beneficiaron de los itinerarios personalizados de empleo en dos mil diecisiete; o los 86.000 empleados públicos de nuestra Administración, con cuyos representantes estamos llegando a acuerdos; o los que van a ocupar esas 9.500 plazas que van a dar estabilidad al empleo; o esas 5 plazas que hemos resuelto para personas con discapacidad; o los 178.200 ocupados de nuestra industria, que son 26.600 más que hace tres años? ¿No son personas los habitantes de los municipios mineros, o de Miranda de Ebro, o de la provincia de Soria, o las personas que hay detrás de las 7.800 solicitudes que ha atendido la lanzadera financiera? ¿No son personas también quienes van a ocupar esos 450 puestos de trabajo en esa empresa de biomasa en Cubillos del Sil, que estamos apoyando, o los 70.000 agricultores que se benefician directamente de la PAC?

Y hemos hablado mucho de la PAC, y su señoría no habla de la PAC, como no habla tampoco de la agricultura. No le hemos escuchado una iniciativa, y hoy ha sido yo creo que una clamorosa ausencia en media hora de intervención. No ha hablado nada de agricultura y de ganadería, nada absolutamente. ¿O no son personas los 35.000 ocupados en 30 empresas de la industria de agroalimentación? ¿O no son también personas esos 22,2 millones de turistas que ya hemos recibido? ¿O no son personas esas 200.000 a la que atiende la Red de Protección este año; o los 8.600 perceptores de Renta Garantizada de Ciudadanía que encontraron trabajo; o los 89.000 beneficiarios que atendemos en el sistema de dependencia; o los cerca de... beneficiados por esos 300.000 actos asistenciales sanitarios que se producen todos los días en el sistema sanitario público de Castilla y León, treinta y cinco mil cuatro...?

Es que he hablado de personas, son las personas que hacen la Comunidad. Incluso en alguna de las intervenciones anteriores, cuando yo he analizado, porque se me ha provocado, algunos de los datos de la evolución de la Comunidad -unos positivos y otros no positivos- entre dos mil uno y dos mil dieciocho, yo he hecho referencia a que esta Comunidad ha mejorado gracias a las personas, gracias a sus ciudadanos, gracias a los leoneses y a los castellanos. Y, por tanto, usted no tiene ni le voy a reconocer nunca, por mucho que comience y finalice sus intervenciones con las personas, el monopolio de la preocupación por la gente y por las personas. Porque al final... [aplausos] ... porque al final a ellos nos debemos todos, y por ellos estamos aquí, cada uno en su función.

Más cosas. Economía. Bueno, mire, no, yo no le hago... yo no le hago... no le hago trampas, no me llame mentirosa... mentiroso. Yo le he dado, primero, datos de crecimiento económico: del INE. Es que yo he utilizado a todos los efectos, no solamente a los que me beneficiaba, usted lo sabe; pero si usted estudia esto. Pero también le he explicado en algún momento que no son las mismas las metodologías, y por eso yo utilizo los datos que me dan mis servicios, que me dan mis técnicos, que son diferentes. Mire, el sistema... el sistema estadístico del INE es un sistema de extrapolación: partiendo de unos datos acumulados nacionales, lo extrapolan a las Comunidades Autónomas. Y hay años en los cuales no se tiene en cuenta pues que la agricultura, por ejemplo, que tiene aquí una especial dimensión, ha ido bien o ha ido mal; porque puede ir bien y mal en Castilla y León, y mal y bien en el conjunto de España; y eso no es justo.

Claro, me dice usted –y tiene razón-: el dato del año... –no, tiene razón relativa- el dato del año dos mil diecisiete (perdón, el dato del año dos mil diecisiete del INE): 1,9 %; nuestros servicios (servicios técnicos, no es la señora consejera, que trabaja mucho, pero que, en fin, no puede llegar a la desagregación de todos los datos del territorio que se analizan), nosotros: 2,5; pero, claro, es que son datos del año dos mil diecisiete, que a su vez son una referencia de crecimiento respecto de los del año dos mil dieciséis; y ahí usted, que se lo sabe pero es muy cuco, no dice lo que pasó; y ahí dice -y usted lo sabe- que nuestros servicios nos dieron un crecimiento aquí del 3,3 %, y los del INE el 3,6 %; ahí no le parece mal. Pero claro, seamos un poco coherentes. Pero si es que, además, este asunto yo lo he discutido ya con usted; yo he discutido con usted y hemos estado viendo –me lo he dejado, no pasa absolutamente nada- qué es lo que ocurría con esos datos económicos. Y los datos económicos es eso.

Por cierto, que nos dan también... yo... yo puedo entrar... podemos entrar, si tiene su señoría interés, en ver desagregadamente cómo se comportaron todos los sectores productivos, cada uno de ellos, en el año dos mil diecisiete; y su señoría es consciente que tanto el comportamiento del sector agrario no fue natural –fue un desastre, una caída de producciones- como, por ejemplo, las producciones energéticas dentro del sector industrial; con un comportamiento pues más razonable de la industria manufacturera, que fue capaz, por ejemplo, de batir el récord de fabricación de vehículos, pero no así el récord de exportaciones. No, no, si yo sobre esto... pero quiero decirle que es un dato ponderado.

Ahora sí, lo que nos dieron, y el INE nos da -y son todavía datos provisionales-, es que el año pasado, el año dos mil diecisiete -tome nota si le apetece, yo creo que es un dato también de fortaleza-, el año pasado la producción de Castilla y León, su economía, fueron 57.000 millones de euros, que es el dato mayor de la historia de la economía de nuestra Comunidad Autónoma. En esos términos es en los que podemos hablar de economía.

Hombre, ¿yo le quiero volver a insistir? No. Aquel día fue muy divertido, porque hablamos de estos datos el día que usted me preguntó por las patentes, que era el mismo día en que ustedes habían propuesto acabar con... perdón, legalizar las falsificaciones de marcas. O sea, se acordarán de que fue el mismo día. Ahora que... ahora que plantean legalizar la marihuana, yo no sé qué equivalente me va a plantear en algunos datos, pero, en fin, sobre esto... sobre esto no vamos a hablar. [Aplausos].

Pero, mire, no... no, es que no, es que... es que no, es que usted lo tiene que conocer –este sí... este sí que lo he traído-, Estadística sobre actividades de I+D en el año dos mil dieciséis. Sí, estadística, estadística sobre actividad. Bueno, oiga, mire, es que... es que yo no tengo la culpa, yo creo que es un buen dato que la Comunidad Autónoma... -esta es la Estadística, la tengo aquí [el orador muestra un documento]-, es un buen dato que, respecto de la estadística anterior, la Comunidad subiera dos puestos. Usted lo sabe. Es que la Comunidad de Castilla y León, en el año dos mil dieciséis, con un esfuerzo equivalente al 1,1 % de su PIB, se sitúa en tercer... perdón, en quinto lugar, después del País Vasco (1,89), Comunidad de Madrid (uno ochenta y...1,66), Navarra (1,62) y Cataluña (1,46). La quinta Comunidad es Castilla y León, es, con las anteriores –y fíjese qué anteriores, qué potencia industrial, qué potencia económica-, la única que supera el 1 % de su PIB.

Es más, dice la nota del Instituto Nacional de Estadística: "Las Comunidades Autónomas con mayores tasas de crecimiento en el gasto de I+D en el año dos mil dieciséis respecto del año anterior fueron": la primera, Castilla y León, con un 13,1 de crecimiento; ¿ese crecimiento hasta dónde nos llevó?; ¿qué representa ese 1,1? 606 millones de euros. ¿Cómo se distribuye el gasto, la ejecución del gasto -no la procedencia del gasto, porque en muchos casos estamos hablando de gasto que viene de los presupuestos públicos-? Mire, el 60 % es gasto empresarial; y ese es un dato de fortaleza; solamente lo superan el País Vasco y Navarra. ¿Por qué? Porque el gasto en innovación lo tienen que hacer, fundamentalmente, las empresas. Nosotros innovamos, pero poquito, no somos los que lo aplicamos a los procesos productivos.

Y esta mañana, que se extrañaba su señoría, también las universidades públicas de Castilla y León, están por encima de la media del gasto de las universidades en I+D en el conjunto de España, se aproximan al 28 %. El resto es estrictamente gasto público, gasto de la Junta de Castilla y León en sus unidades tecnológicas, en sus centros tecnológicos. Pero este es un dato muy positivo, somos la quinta; hemos crecido, vamos dando pasos. Y esta mañana yo le daba el dato, creo que eran 280... aquí lo tengo, para ser absolutamente exacto, 236 millones de euros en gasto de ciencia y tecnología en el Presupuesto 2018; 236, equivalentes al 2,8 % del gasto... del gasto no financiero total disponible del Presupuesto de la Junta, y, por tanto, a dos décimas del 3 % que hemos firmado con usted para el año dos mil diecinueve. Para el año dos mil diecinueve. Por lo tanto, le estoy asegurando que en el año dos mil diecinueve, si ustedes nos ayudan a sacar adelante el Presupuesto, el Presupuesto de la Junta llevará, cumpliendo su compromiso, el 3 % del gasto no financiero disponible para I+D, para ciencia y tecnología, esfuerzo tecnológico. [Aplausos]

Economía. Y, junto a la economía, servicios... servicios públicos. Bueno, grandes servicios públicos. ¿Qué le molesta a su señoría de... qué le molesta a su señoría de este ranking?, ¿qué le molesta, que este ranking, que es actual, y por lo tanto no es algo que nos ocurrió aquí pues en... en otra vida, en otra legislatura, no, este ranking, que es actual y que... y que marca el estado de los servicios públicos de Castilla y León, se reconozca o se establezca, estando un Gobierno de derecha, de centro derecha, del Partido Popular al frente de la Comunidad Autónoma? ¿Le molesta que según estos datos seamos la quinta Comunidad no foral en el barómetro sanitario dos mil diecisiete? ¿Le molesta? Y ahora me referiré a él, porque siempre... es que siempre, siempre hemos discutido, y, oiga, las cosas son como son.

Mire, los informes de la Federación de Asociaciones de Defensa de la Sanidad Pública pues deben tener para usted el mismo valor que tienen las reivindicaciones y las movilizaciones de las plataformas y de las asociaciones. ¿Y qué dicen? Que somos la quinta Comunidad en tener un mejor sistema sanitario –usted lo sabe-, ojo, y no con cualquier Comunidad por encima: dos uniprovinciales y las dos forales, que tienen mucha más financiación. ¿Pero esto, de verdad, le... le preocupa, le molesta, le ofende que esto sea así?, ¿le agrede a su señoría?, ¿le agrede a la sensibilidad de su señoría que los informes PISA de la OCDE digan lo que dicen, y el último de ellos nos haya situado como la primera Comunidad Autónoma, tanto en calidad como equidad, en los resultados y en... y en los resultantes de la... de la educación obligatoria en Castilla y León? ¿Le molesta?

¿Le molesta que el índice de servicios que revisa la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales -diciembre del diecisiete, no hace mucho- nos sitúe como primera Comunidad no foral, segunda de España, en servicios sociales, con 7,5 puntos de valoración, 2 más que la media nacional? ¿Le molesta que esa misma Asociación de Gerentes, hace tan solo unos... unas semanas, en marzo de este mismo año, en el Observatorio de la Dependencia, nos haya por once vez consecutiva situado como la primera Comunidad Autónoma en la gestión? Esto es nuestro... ¿Qué...?

Vamos a ver, yo... yo entiendo -¿cómo no voy a entender y cómo no voy a valorar?, y en ello voy a entrar- que detrás de ello hay la atención a todos los castellanos y leoneses. Algunos son servicios que tienen una vocación absolutamente universal, especialmente la sanidad. Y yo entiendo... estamos hablando de 100 millones de actos asistenciales sanitarios al año, 100 millones. Claro, no pueden hacer una enormidad, no pueden hacer... yo eso... yo eso lo admito y lo entiendo el día del debate del Informe del... del Procurador del Común, donde, sobre... donde, sobre la base... donde, sobre la base de unas decenas de quejas –no, no, ahora le iba yo a... y, si no, mire, lo guardo, me acaba de dar la pista, se lo guardo luego para el... para la contestación-, sobre la base tal, hacen ustedes una categoría.

Pero es que eso, de verdad, eso no puede... eso no puede ser así, yo... yo no puedo entender, sinceramente, que a su señoría le moleste este informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, y que establezca y que... y que diga que el nuestro –aquí está la clasificación [el orador muestra un documento]- es el quinto de los sistemas sanitarios de España, y que en la comparación con la posición relativa de los ocho últimos informes siempre estemos dentro de los cinco primeros. Yo no entiendo que eso le pueda molestar a su señoría.

O que nos sitúe en unas posiciones de cabeza, en contraste con algunas otras –la peor de todas es Andalucía-, dentro del gasto presupuestado por habitante. U otra cosa que a usted le llevan los... los demonios, porque, o no le hemos explicado bien este dato, o... o usted no... que seamos, creo, la segunda Comunidad Autónoma, después de Cantabria, que tiene menos gasto, o porcentaje de gasto sanitario, dedicado a contratación con centros privados. Pero es que esta es la verdad, y esto lo hace un Gobierno de la derechona; es lo que a usted no le cuadra.

Pero yo le pido, que es usted un tipo reflexivo y estudioso, pues que se lo estudie. De la misma manera que le pido que se estudie el por qué, en los resultados globales del... del Informe PISA en... en España, estamos en la cabeza. O por qué estamos la séptima dentro de todos los países de la OCDE. O que... o que se estudie el por qué este mapa, muy coloreado [el orador muestra una imagen], donde el color rojo no obedece al signo político del partido que gobierna, sino a la mejor... a la segunda mejor de las Comunidades, que es el de los servicios sociales, estamos la segunda. O por qué... –perdón, les estoy abrumando- o por qué en... en la estadística del Observatorio de la Dependencia estamos aquí, muy por encima de todas las demás en esta franja verde. Esta es la realidad.

Y, claro, cuando usted me... me argumenta la sanidad, pues yo entiendo... si lo entiendo, si lo hemos dicho aquí, si yo lo he debatido con el... con el señor... con el señor Tudanca, yo lo he debatido, ¿cómo no voy a respetar las movilizaciones?, ¿cómo no voy a tomar nota de aquello que yo entienda que las movilizaciones tienen de...? Porque hay muchos aspectos que mejorar. ¿Cómo no me voy a sentar, cuando me han pedido que me sentara, con las plataformas para ver cómo podemos mejorar, qué soluciones? E inmediatamente nos hemos puesto a ello.

Pero mire, oiga, yo tengo una opinión, que ya he expresado aquí, de que tenemos un buen sistema sanitario público, de que esto es bueno gracias fundamentalmente a unos magníficos, a unos excelentes profesionales públicos. Que estamos hablando de un sistema muy complejo, pero que está ordenado, y que tiene, sin duda, evidentes problemas y retos y muchos aspectos que mejorar, pero que, en general, es bien valorado por los ciudadanos. Es que yo le he dado ese dato. Solamente un sistema sanitario ordenado puede permitir que un día como hoy, en el que estamos haciendo una prueba de que su señoría y yo tenemos una salud de hierro, lo cual es lógico por su juventud y menos por mi decrepitud, oiga, más de 35.000 profesionales, mientras estamos usted y yo aquí, están realizando y han realizado 300.000 actos asistenciales en una red que cuenta con más de 4.500 centros de atención.

Y mire, aquí hemos hablado de recortes, y sería bueno que alguien reconociera que nuestro presupuesto sanitario en el año dos mil dieciocho es el mayor de la historia de la Comunidad, que nos está permitiendo, además, relanzar el programa de inversiones. Hoy he hablado de inversiones en grandes obras y también en la mejora de los equipamientos. Es que alguien tendría que hablar de que no es verdad que hayan disminuido el número de profesionales. En los últimos diez años hay 3.000 profesionales más en Castilla y León. Es que no es cierto, como yo le acabo de expresar, que se pueda aquí hablar de privatización de servicios, sinceramente se lo digo. No. Bueno, mire, descontento de los ciudadanos, ahí está la valoración. De abandono de la Atención Primaria en el medio rural, ahí están los datos. Y en cuanto a las listas de espera, también están los datos que he expresado esta mañana. Y eso también es, señor Fernández, hablar de personas, hablar de servicios públicos y hablar de población.

Porque con unas políticas económicas y de empleo ordenadas, que contribuyan a la iniciativa empresarial y social para crear riqueza y empleo, y con una buena dotación de servicios públicos, también en el medio rural... y esta mañana le he dado un dato que nunca habíamos manejado -a mí, cuando el otro día me lo dieron, me dio que pensar-: es que en el Presupuesto de la Junta de Castilla y León, y solo en el ámbito de los grandes servicios públicos (educación, sanidad, servicios sociales y atención a la dependencia), a equipos, a atención, a prestaciones en el medio rural (800.000 habitantes) van 2.000 millones de euros de ese Presupuesto, de un presupuesto global de esos servicios que creo que no alcanza los 7.000 millones de euros. Por lo tanto, estamos hablando de una apuesta relativamente muy importante precisamente por esos servicios.

Mire, por ir finalizando. Me ha hablado del empleo y de la calidad del empleo. Yo quiero repasar con su señoría algunos datos. No sería necesario, porque, para facilitar mi trabajo y también su retentiva, que la tiene, pues me he traído el guioncito de una pregunta que usted amablemente me formuló, y que ha corregido aquí -hoy ha estado... hoy ha estado más hábil, hoy ha estado bien, ¿eh?-: nuevos contratos en el mes de mayo. Estamos de acuerdo, pero qué cosas me dijo, ¿eh? En el... en el Diario de Sesiones está. Me puso de ajo perejil. Vamos, me llamó mentiroso lo primero, que falsificaba los datos o que los manipulaba.

Pero, mire, de nuevo, calidad: ocho de cada diez (casi ocho de cada diez) contratos laborales hoy vigentes en Castilla y León son contratos indefinidos, son contratos indefinidos. Mire, en cualquiera de los casos, yo le dije aquel día y le repito: la mayor precariedad laboral es no tener empleo. Y, afortunadamente, la tendencia de los últimos años es una tendencia de creación de empleo. No le voy a repetir los datos, sinceramente no. Pero en la legislatura, desde mayo de dos mil quince, se habrá reducido el paro en la Comunidad en 50.000, y, en paralelo, que esto es lo que nos importa, la afiliación se ha incrementado en 43.000 afiliados.

Fíjese, ha sido tan importante para nosotros el empleo que incluso en los momentos más duros de la crisis articulamos con el diálogo social una línea, una línea que favorecía o que quería priorizar los eres suspensivos frente a los eres extintivos, que conllevaban la pérdida del contrato y la pérdida de empleo. ¿Sabe usted dónde figura eso ahora, dónde se ha recogido? Usted sabrá que hace cuarenta y ocho horas CEOE y Comisiones Obreras y UGT han firmado un acuerdo de mejora salarial -ya es con hora, es importante, qué duda cabe-, que se traslade a los salarios, eso va a tener influencia directa. Y mire, entre las cosas que también pactan, precisamente, son las de establecer fórmulas de flexibilidad, en los casos de crisis empresariales, que impidan la pérdida del empleo y los contratos del empleo. Esto es, que se primen los eres... los eres suspensivos frente a los extintivos.

Mire, pero es que ese empleo que se está generando en estos últimos años también está mejorando en calidad. Yo le reitero: hablamos de que el 76,5 % de los asalariados (son casi 600.000) tienen contrato indefinido. Esto es así. No me lo puedo... no me lo puede discutir. Mire, este es un dato 2,6 puntos mejor que la media actual de España, y, por lo tanto, nos convierte en la tercera Comunidad con un mayor porcentaje de contratos indefinidos sobre o en relación a todos los contratos.

Pero es que los contratos indefinidos también están creciendo. No es un dato baladí. Y esto... esta tarde, en algunos momentos, hemos hecho recreación o referencia al año dos mil siete, cuando esta Comunidad llegó al 7 % de tasa de paro (el 5 % es en Europa el pleno empleo técnico; en alguna provincia de la Comunidad se bajó del 5 %). En aquel momento, ¿usted sabe cuál era la tasa de temporalidad? Bueno, en aquel momento, el porcentaje de indefinidos en Castilla y León era 72,7 %, esto es, estamos hablando de casi 4 puntos menos que en la actualidad. Por lo tanto, no, no. Mire, yo entiendo lo que usted me dice, que los contratos rotatorios de los meses, que además afectan a jóvenes, eso hay que corregirlo. Estoy de acuerdo. Pero... ¿pero que estamos avanzando también, junto con la creación de más empleo, en la calidad del empleo? También.

El dato que tiene, o los dos últimos datos que yo le puedo aportar, es que los contratos indefinidos han crecido en el último año a un ritmo del 11 %, mientras que los contratos temporales lo han hecho solo, que no es poco, al 3,9. Y también es coherente lo anterior con el ritmo que han adquirido aquí la conversión de contratos temporales en indefinidos. Y también para eso hay líneas en nuestros planes de empleo. Es que, desde el año dos mil trece, se han transformado en Castilla y León más de 120.000 contratos temporales en contratos indefinidos, 91.000 creo que en los últimos tres años. Es el dato que he dado esta mañana.

Si la calidad del empleo también se manifiesta en que la jornada sea o no completa -que también es un aspecto-, bueno, mire, el 84 % de nuestros asalariados tienen contratos de jornada completa. Es verdad que luego hay muchos factores, entre ellos los retributivos –hoy no hemos entrado-. Afortunadamente, la situación económica va a permitir, debe permitir, de la mano del nuevo Presupuesto del Estado, ese Presupuesto que era antisocial, subir de una forma por fin importante las retribuciones públicas; y también los pactos a los que acaban de llegar los agentes sociales prevén una revisión al alza de los salarios de los trabajadores en las empresas.

Y lo que le quiero decir, mire, también estamos apostando por la calidad en el empleo público. En esta legislatura hemos ofertado o convocado más de 9.500 plazas, que lo que van a tratar fundamentalmente es de convertir a 9.500 personas que tienen un contrato de interinidad en contratos fijos estables de la Junta de Castilla y León. Y a ello estamos dirigiendo muchas de las medidas.

Cuando usted me planteaba aquí, entre otras, "tenemos que reforzar un Plan de Empleo Local", tal... Bueno, es que el empleo local, que está produciendo unos buenos datos –van a ser muy buenos los datos del mes de... del mes de junio, porque es el mes en el que la mayor parte de las entidades locales concretan esas ayudas de nuestro Plan de Empleo Local pactado con el diálogo social, y, por lo tanto, concedan- también ha apostado por la... por la calidad. Hombre, ¿es calidad contratos de 6 meses o de 12 meses? Bueno, es... evidentemente son contratos mejores, la retribución que se establece es la retribución media de convenio. Hemos apostado también por ello, y, por lo tanto, yo creo que la calidad en el empleo es también una preocupación –se lo puedo asegurar- de este Gobierno.

Mire, de verdad, usted en alguna ocasión citó, en algunas de sus brillantes intervenciones, en las preguntas orales, a María José... a Mariano José de Larra para afirmar que es mucho más fácil, es mucho más sencillo, negar las cosas que enterarse de ellas. Yo estoy a su disposición para, asumiendo lo que he afirmado hoy para finalizar mi intervención, que la verdad no es monopolio de nadie, ni siquiera de aquel que tiene 42 procuradores aquí (nunca lo ha sido, aun teniendo 53), hombre, procuramos estar en la misma disposición. Y yo, hablando de disposición, estoy a la suya para mejorar las cosas y para seguir trabajando, incluso a partir de... no, no aceptaré ninguna oferta de Podemos, pero a partir de junio del año dos mil diecinueve, por el futuro de esta tierra que queremos. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, presidente. Para un turno de réplica, tiene la palabra el señor Fernández Santos.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ SANTOS:

Sí. Gracias, presidenta. Pues, todavía... perdón, Juan Vicen... presidente, para... lo voy a soslayar, y además, para que no se me azore, para que no se me encocore el señor Fernández Mañueco, que se ha marchado. Pero, para que el señor Fernández Mañueco no se enoje, voy a empezar con... con las lisonjas y con... y con el tono más melifluo.

Yo le quiero dar a usted las gracias, porque -siempre lo he dicho, y usted lo sabe, lo he dicho en público- usted es un excelente parlamentario, y si yo he podido crecer en mi singladura y mi periplo en... en estas Cortes de Castilla y León como... como parlamentario, es también gracias a usted, porque me ha... me ha obligado y me ha hecho crecer. Sinceramente, el año que viene, pase lo que pase, yo le voy a echar de menos como parlamentario en estas Cortes, aunque también le garantizo que más le va a echar de menos el Partido Popular, eso también se lo garantizo.

Y, dicho esto, vamos a empezar con datos que usted ha... ha dicho esta mañana, y como esto es un debate entre datos que da uno y da otro, y yo estoy encantado debatir con usted, voy a entrar en... en cifras y datos que son erráticos, y se lo hemos oído esta mañana.

Vamos a ver, usted esta mañana habló del Índice de Producción Industrial, vanagloriándose y diciendo que... que eran buenos datos y buenas cifras. Bien, mire (son datos del INE, ¿eh?, no míos ni... ni de Podemos): Índice de Producción Industrial. [El orador muestra unos papeles]. Es una pena que en la tele no se vea, pero bueno, para que lo vea usted. Mire, esta... esta rayita de aquí es la de España, que crece; y esta de aquí, que disminuye, es la de Castilla y León. Se lo dejaré aquí en la tribuna para que luego usted lo pueda ver. Exportaciones; esta mañana usted también ha sacado pecho de las exportaciones en Castilla y León; yo he de decirle, en la única exportación en la que lo estamos petando es exportar gente, lamentablemente. [Aplausos]. Es muy triste, pero es así. Mire, dato de las exportaciones (que son también del INE, no son... no son de Podemos ni son mías): las Comunidades en verde son las que están en positivo, las Comunidades en rojo son las que están en negativo. Castilla y León, por desgracia, está en negativo en materia de exportaciones. También se lo dejo aquí para que usted luego me pueda refutar –ya que esto es un debate- esta aseveración.

Sabe lo que le valoro como parlamentario, pero hoy ha estado un pelín más flojo. Se lo digo porque, si lo peor que me ha sacado usted en la intervención es que hace tres años dije lo de la gente normal y decente -de lo cual me arrepiento, y espero que conste en el Diario de Sesiones-, vamos reguleras. En segundo lugar, usted dice que lleva todo el rato hablando de personas, y me parece bien, me parece estupendo. El problema es que usted no habla de las personas que se van, no habla de los 167.000 castellanos y leoneses que están en el exterior. O, por ejemplo, no habla de los 400 investigadores que han dejado de estarlo a tiempo completo, o de los 267 investigadores menos en Castilla y León desde el año dos mil ocho. Dice usted que apuesta por la I+D+i, 267 investigadores menos desde el año dos mil seis... del dos mil ocho en Castilla y León. Si esa es su apuesta por la I+D+i, así está nuestra Comunidad.

Vamos con más datos. Ustedes en esta... en esta legislatura han obrado milagros, hechos inauditos, insólitos. Es una pena que no me haya entrado mucho en materia sanitaria, en las listas de espera no ha querido ahondar, pero es que, consejero de Sanidad, consejero, es que antes usted se lo ha perdido; le decía que usted ha conseguido auténticos logros, como poner de acuerdo a toda la Comunidad (en contra de su gestión, eso sí). Pero es que ha... ha logrado un hecho insólito: usted –y le doy la enhorabuena- ha conseguido que el señor Luis Mariano Santos viniese a Valladolid -a Valladolid- a andar por las calles de esta ciudad para protestar en contra de su gestión. Eso no lo he visto yo en mi vida, que alguien de UPL ... [aplausos] ... venga a Valladolid, no al Parlamento, sino a ir por la calle. O sea, impresionante.

Vamos a ver, en cuanto a la deuda y el déficit, se lo decía antes, todavía... –perdón, esto no lo hago adrede, tengo ya el latiguillo- se lo decía antes: usted, desde que gobierna, ha generado más de 10.000 millones de euros de deuda, y a nosotros no nos parecería mal, no nos parece mal generar deuda; pero es que, vamos a ver, ustedes generan deuda, pero eso se traduce en despoblación; si hubiesen generado hospitales comarcales para que la gente que vive en el valle del Tiétar no se muera en la carretera, sobre todo en invierno, cuando tiene que desplazarse hasta Ávila; si usted hubiese generado más escuelas infantiles en el medio rural para que no se cerrasen; si usted hubiese incrementado la plantilla de profesionales de la sanidad pública, pues, hombre, estaría bien la deuda; pero es que ustedes generan una cantidad enorme de deuda, que, al final, no se traduce en cosas verdaderamente positivas para Castilla y León.

Y, mire, esto está claro que es un debate y una confrontación ideológica. Otro tema del que no hemos hablado, y que seguro que usted también va a sacar pecho, es, por ejemplo, en el ámbito de la dependencia. Y ustedes me dirán que las cifras de dependencia son excelentes y maravillosas, los datos. Pero es que aquí hay una... una cuestión, es que ustedes, en la dependencia, lo están viendo un caladero de negocio para empresas privadas. Es que muchas de las... sí, sí, es que la gestión de las empresas que gestionan la dependencia lo llevan empresas privadas. Es que, hablando de analogías cinematográficas, es que es Toma el dinero y corre, todavía presiden... señor Herrera. Es que ustedes están lucrando a empresas privadas, en aspectos tan importantes como la dependencia, que nosotros entendemos podría ser un enorme nicho de... de empleos públicos en Castilla y León.

Hablaba usted, y yo ahí le... le doy la razón, las urnas y la participación; y, de hecho, usted hacía hincapié, en el discurso de esta mañana, en las urnas y en la participación democrática como pilar fundamental de nuestra sociedad. Y es verdad que ustedes han ganado muchas elecciones consecutivas, sobre todo usted, que ha ganado cinco. Pero, hombre, ahora que parece se va... (o cuatro) ahora que se va, de urnas y de participación creo que usted debería dar una lección a su propio partido, porque ni siquiera el 9 % van a... van a participar en las elecciones para elegir al sustituto de M. Rajoy; ahí están ustedes bastante... bastante flojetes.

En I+D+i. Lo que usted... lo que usted se jactaba y se vanagloriaba en materia de I+D+i y me sacaba el papel, yo también le saco el papel, que se lo voy a dejar también aquí. [El orador muestra un documento]. Mire, Estrategia RIS3, I+D+i, año dos mil quince: la Junta compromete 324 millones de euros; llegan los Presupuestos y lo destina... y lo bajan hasta los 175 millones de euros; ¿y saben cuánto ejecutaron? 50. Año dos mil dieciséis: comprometen 336 millones de euros; llegan los Presupuestos y lo minoran hasta los 171 millones de euros; ¿sabe cuánto ejecutaron? 49 millones de euros. Año dos mil diecisiete: comprometen 348 millones de euros; llegan los Presupuestos y lo reducen a 220 millones de euros; ¿sabe cuánto ejecutaron? El cincuenta... 57 millones de euros, el 17 % de lo inicialmente comprometido. En esta materia, usted es a la credibilidad lo que Ana Botella es al inglés.

Pero, en fin, cuando decía que obraba usted milagros, casi hechos inauditos, ha producido otro, ha demostrado que nunca te acostarás sin saber una cosa más, y que usted, a día de hoy, sigue aprendiendo, y eso es algo que está muy bien, porque, después de diecisiete años como presidente de la Junta de Castilla y León, por fin, por fin, señor Juan Vicente Herrera, se ha dado cuenta de que las multinacionales no tienen corazón. Y esto es otro hecho insólito, y ha mutado usted, ya no en Atila, como antes con los autónomos, sino en Boabdil el Chico, y ha ido llorando por los medios de comunicación lo que no defendió ante... ante, por ejemplo, las centrales térmicas.

Por cierto, y le quiero hacer una pregunta que espero que usted me responda; usted, que tiene una buena relación con el señor Sánchez Galán, creo. Bien. Pues nosotros, en innumerables ocasiones, les hemos preguntado a la Junta de Castilla y León cuántas veces habían hablado con las empresas eléctricas para que estas cumplieran los requisitos de... que impone la Unión Europea para el año dos mil dieciséis. Y ustedes nos dijeron que varias veces les habían requerido o habían tenido conversaciones. Cuando se las pedimos por escrito, no tiene ni siquiera una comunicación oficial. Entonces, yo le pregunto: ustedes, cuando hablaban con ellos, ¿qué era, tomando un café?, ¿así es como ustedes quieren arreglar las cosas de Castilla y León, sin ningún tipo de cosa por escrito? Me parece que así vamos un poco regular.

Otra... otra cuestión. No hemos hablado hoy de su apuesta por las grandes multinacionales. ¿Cómo es posible que ustedes den 50 millones de euros a la Renault, a la alianza Renault-Nissan, que nos parece muy bien mantener los puestos de trabajo en Ávila; que después se queden en la calle 1.400 trabajadores y trabajadoras; y usted... y la consejera diga que no hay que preocuparse, que esto no es una cosa muy grave? Claro, luego conocemos hoy que la Nissan-Renault ha tenido un incremento, el último año, de 136 millones de euros, 23 % más. Esa es la diferencia ideológica entre ustedes y nosotros, que nosotros estamos con los trabajadores de Renault -desde aquí, todo nuestro apoyo- y ustedes están con la Renault... [aplausos] ... que se ha incrementado un 23 % más su... su volumen de negocio.

Es cierto, es cierto que... –me quedan cinco minutos- que... Bueno, vamos a entrar... vamos a entrar a temas más... entonces, más profundos y más interesantes. Vamos a ver, agricultura y ganadería. Dice usted que no... que no he ahondado en el tema; no he ahondado en el tema porque... porque no he tenido tiempo. Pero, vamos a ver, en Castilla y León 23.000 pagos menos de la PAC en esta Comunidad, 8.100 agricultores y ganaderos menos que hace un año. Entremos en este debate, que es muy interesante, y aquí también confrontamos: ustedes apuestan por las macrovaquerías, como la de Noviercas, o por las granjas de porcino en la provincia de Zamora; nosotros apostamos por las explotaciones agroganaderas a título principal y explotaciones familiares. ¿Ve como sí que entramos en materia de agricultura? Igual es que a usted no le interesaba ese debate.

Y, mire, le voy a hacer una propuesta que es muy de sentido común, que es de agricultura y ganadería, pero que es transversal a todo -que no es la primera vez que se la hago, así que, por favor, apúntesela-. Mire, ¿sabe la diferencia entre ustedes y nosotros? Que ustedes, en los edificios y en hospitales, residencias y colegios que dependen de la Junta de Castilla y León, tienen una línea fría suministrada por una multinacional; nosotros lo que propugnamos es que en hospitales, en residencias y en colegios se consuman productos autóctonos de Castilla y León, que permitiría mejorar la vida de los agricultores y de los ganaderos, y además generar puestos de trabajo en comedores de esos centros. [Aplausos]. Es la diferencia entre ustedes y nosotros.

Retortillo. Yo le quiero preguntar otra vez por qué usted es... por qué ustedes son el único Gobierno que ponen una alfombra roja a la empresa minera Berkeley. Hay una propuesta en el Congreso de los Diputados para paralizar la mina de uranio; espero que usted hoy aquí aproveche para responderme si van a seguir dando su apoyo a la Berkeley o no.

Otro tema, que espero... y espero que este me lo conteste de forma precisa, porque es un tema importante y que además es de rabiosa actualidad. Hablábamos hace... hace un Pleno, el Pleno pasado, de cómo la Junta de Castilla y León otorgó -y a la señora Del Olmo le pido atención, porque esto le compete- una subvención directa, sin concurrencia competitiva, a la Fundación Icamcyl -hay que ver lo que les gusta a ustedes las fundaciones-. Bien. Ese proyecto se presentó el trece de noviembre del año pasado, y ustedes proveyeron 500.000 euros el veinticinco de octubre del año pasado, es decir, casi un mes antes de que solicitara la subvención la Fundación Icamcyl. Y, además, la señora Del Olmo dijo que esto lo habían hecho por la singularidad de esta fundación. Pues mire, esta fundación desempeña la misma actividad, exactamente la misma, que la de la Universidad de Burgos. Están ustedes privilegiando una fundación privada en detrimento de una universidad pública. [Aplausos]. Esta es la diferencia entre ustedes y nosotros, la diferencia de modelo ideológico.

Desequilibrios... desequilibrios territoriales. Todavía presidente, no me puedo creer, no me puedo creer que ni en su intervención inicial de esta mañana, que tardó, por cierto, tardó una hora y cuarto en hablar de la despoblación -tiene tela-, pero es que ni en su intervención de esta mañana, ni en la réplica que ha dado al portavoz que me ha precedido en el turno de la palabra, ha hablado usted de los desequilibrios territoriales en Castilla y León. Ustedes están conformando una Comunidad Autónoma de distintas velocidades. Y ahí usted ha hecho mutis por el foro. Y yo le vuelvo a preguntar: tenemos herramientas, tenemos instrumentos para poder revertir ese problema; por ejemplo, el Plan Plurianual de Convergencia Interior o, por ejemplo, el Fondo de Compensación Autonómico. Porque me decía usted anteriormente: es que usted se ha vuelto muy cuco. Hombre, he tenido un buen maestro, porque usted, en eso, desde luego, es el mejor, en ser muy cuco. Le pregunto: ¿por qué no pone en marcha el Plan Plurianual de Convergencia Interior si, según usted, los datos del INE dicen que crecemos al 2,5 %? ¿Por qué? Están haciendo chantaje. Y sí, se lo tengo que decir, consejero de Presidencia, es cierto, ustedes están incumpliendo el Estatuto de Autonomía y la LORSERGO en su Disposición Adicional Decimotercera, que dice que se podrá... que se podrá ligar a los planes de ordenación del territorio. Que no, consejero, que no, que no. No, pero léalo usted. Léalo. Bueno, da igual. Le pido que me haga esa pregunta: ¿por qué no ponen en práctica ya –es propuesta que le hacemos- el Plan Plurianual de Convergencia Interior y el Fondo Autonómico de Compensación para revertir los múltiples e ingentes desequilibrios territoriales?

Decía usted esta mañana, todav... perd... señor Herrera, vamos a ver, Garantía Juvenil. Esta mañana usted hablaba de la Garantía Juvenil como si la Garantía Juvenil fuese el maná en Castilla y León, como si en la Garantía Juvenil estuviesen haciendo una labor excepcional. Vale. Vamos a ver los datos de Castilla y León en Garantía Juvenil: 50.999 inscritos en diciembre del dos mil diecisiete. Actualmente, según los datos del mes de mayo, hay 57.471. Consejero de Empleo, señor Carriedo, ¿sabe usted, de ellos, cuántos recibieron ofertas de empleo o formativas durante el año dos mil diecisiete? Se lo digo yo: 7.586, el 14 % de los solicitantes en materia de Garantía Juvenil, cuando tenemos una tasa de desempleo del 21 %. Si para eso también ustedes ven un triunfo de gestión, no me extraña que, en contradicción de lo que decía el señor Fernández Mañueco -que para una vez que habla la prepara; en el anterior Pleno, Fernández Mañueco, su tercera intervención, la primera para hablar de Venezuela, la segunda para hablar de Cataluña y la tercera intervención para decir que los jóvenes en Castilla y León salen muy bien preparados-, los jóvenes en Castilla y León, por desgracia, debido a sus políticas, salen por tierra, por mar y por aire. [Aplausos].

En cuanto, por ejemplo, planes de dinamización de las comarcas mineras. También me gustaría que usted me pueda responder, y es una pregunta muy concreta y muy específica, escueta, que, de forma somera, usted me diga qué tiene que ver la Iglesia Católica con el Plan de Dinamización de las Cuencas Mineras. Porque usted sabrá que han destinado 900.000 euros del Plan de Dinamización de las Cuencas Mineras a Las Edades del Hombre, en Aguilar de Campoo, que depende de la Iglesia Católica. ¿Me puede decir usted los mineros que nos estén viendo cómo pueden sentirse sabiendo que ustedes destinan 900.000 euros a Las Edades del Hombre en Aguilar de Campoo, en lugar de dinamizar a las cuencas mineras? Espero que usted también me responda esta cuestión.

Más cosas. Cultura y patrimonio. Insisto, ¡cómo les gustan a ustedes las fundaciones! También quiero que me responda por qué ustedes están vaciando de contenido a la Consejería de Cultura -ya veo que no está muy interesada la señora consejera-, por qué están vaciando de contenido la Consejería de Cultura y por qué lo están derivando todo a las fundaciones, especialmente a la Fundación Siglo, con 29 millones de euros. Es la diferencia de modelo entre el suyo y el nuestro. Nosotros queremos un modelo en A, apostando por una Consejería de Cultura potente, y ustedes tienen un modelo en B, apostando por las fundaciones, como el de la Fundación Siglo.

Tendría muchísimos más temas que tratar, y especialmente uno sangrante, en materia de educación, y es una pena, porque me he dejado el libro en el estrado. Solamente le pido, señor Herrera, que revise usted el concierto que han hecho con la Fundación María José Soto, que el año que viene va a meter en las aulas –ese es el libro de ahí, que tiene mi compañera- un libro que fomenta...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señor Fernández, tiene que terminar.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ SANTOS:

(Sí). ... que... perdón, que lejos de promover los valores de la sociedad, de la solidaridad y de la justicia, fomenta los valores del neoliberalismo más descarnado y, además, tiene una ilustración en la cual hay una de las pocas hormiguitas... –es una ilustración de hormiguitas- una de las pocas hormiguitas mujeres que tiene detrás un hormiguito acosador babeando detrás de ella. Espero, por favor, que eso tomen nota. [Aplausos]. Y acabo ya...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Ya tiene que...


EL SEÑOR FERNÁNDEZ SANTOS:

Acabo, acabo.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

No, ha acabado ya, señor Fernández.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ SANTOS:

Un gusto debatir con usted. Me quedo con una cita de Unamuno: "Procuremos ser más padres de nuestro porvenir que hijos de nuestro pasado". Miremos hacia el futuro. Y, aunque usted ya no esté el año que viene en el Partido Popular, sepan que podrán contar con la colaboración de Podemos Castilla y León para lograr que, por fin, en esta Comunidad las personas sean lo primero. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, señor Fernández. Para un turno de dúplica, tiene la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Muchas gracias, señora presidenta. Señor Fernández, agradeciéndole el tono y la última cita, porque si a un... si a un paisano que sienta la profundidad de esta tierra (aun cuando él fue un vasco universal) le puede gustar algo, es siempre la figura y la obra de don Miguel, de Unamuno.

Bueno, pues se ha introducido un poco más en lo ideológico. Me parece... me parece bien. Oiga, mire, es que nosotros en... le he dado algunos datos de privatización en materia sanitaria. No creo que... como tampoco ha hecho referencia su señoría, parece que, por una vez, se... se ha quedado tranquilo al repasar la... los propios datos que aporta la Federación de... de Asociaciones de Defensa de la Sanidad Pública en cuanto al porcentaje de gasto sanitario concertado de la... de la Junta. No ha hecho ninguna referencia a lo que yo considero un... un sano equilibrio entre... He hecho una defensa esta mañana del papel insustituible de lo público, de la educación pública, especialmente en el medio rural. Yo lo he hecho siempre, incluso en debates en mi partido, frente a personas que yo creo que eran muy radicales, seguramente por... por desconocimiento, por aquello de que el que no sabe seguramente no... no puede dar una... una verdad.

Dependencia. Mire, nosotros hemos hecho una apuesta que creo que está dando unos espléndidos resultados, que nos está permitiendo -lo más importante- atender a las personas dependientes, a esos casi, creo, 89.000. Pero al mismo tiempo, en el momento de mayor crisis... y costó, y aquí se nos exhibieron cartas absolutamente justificadas, nosotros lo entendemos, pero hubo que dirigir los recursos no hacia los amigos de las empresas, sino hacia una atención basada en puestos de trabajo profesionales, y yo creo que aquello dio resultado. He dado esta mañana un dato de casi 10.000 empleos generados en este ámbito en lo que va de legislatura en Castilla y León, atención a la dependencia. Y también he dado otra... otro dato, que quiero reiterar hoy -perdón, esta tarde-, y que ha pasado desapercibido, y es que hemos podido dar un paso adelante –nos lo pedían las familias- en la recuperación de... el mayor sacrificio que pedimos, que se refería a los cuidados familiares, y sobre eso hemos dado un paso para retornar; lo mismo que lo estamos dando en otros ámbitos, como pueden ser el de los empleados y los trabajadores públicos.

Pero no es por lo ideológico, no es por nuestra apuesta por el neoliberalismo, no es porque defendamos a las empresas. Oiga, mire, que yo no tengo ninguna vinculación especial con las multinacionales; es más, en algunas ocasiones aquí se han portado... Usted me dice si soy amigo de... oiga, mire, yo... yo conozco a muchas personas y las saludo cortésmente, pero yo he tenido un enfrentamiento absolutamente radical y visceral con el presidente de Iberdrola, y esto es público y es notorio, porque -creo que aquí lo he expresado también- a mí me parece que el comportamiento... El problema es cuando algunos grupos políticos no le han dado cobertura al Gobierno para impedir esos desmanes, pero las eléctricas no pueden tomar decisiones en clave exclusivamente económica, incluso cuando se revisten de verde.

Y ustedes de eso tendrían que andar también con un poquito de prudencia, porque determinados radicalismos o determinadas alianzas les han obligado a mantener una posición que no se compadece con la defensa de lo que estamos aquí diciendo. Y yo estoy convencido que, en el caso concreto suyo y de su grupo, les parece razonable lo que hoy hemos planteado aquí. Oiga, si los plazos de descarbonización en Europa, dos mil treinta, no quebrantemos, no hagamos más daño anticipándolos por una carrera loca, que solo favorece a algunas empresas que se quieren desentender o se quieren poner, porque vende, el uniforme verde, pero que están haciendo imposibles algunas inversiones que otras empresas sí que quieren hacer. Yo me estoy acordando durante toda la jornada de la central de La Robla. Es que teníamos asegurada la inversión, que iba a permitir que estuviera en funcionamiento hasta el año dos mil treinta. Y hay puestos de trabajo asociados y hay minas asociadas. Pero no, claro, si vamos... pues hasta esos se van a... hasta esos se van a ir hacia atrás. Pero yo no, yo... yo las mantengo tiesas con... con algunas multinacionales, que son siempre bienvenidas, porque aquí dan empleo, pero también soy exigente con algunas empresas de aquí. Y, oye, las leyes de mercado son las leyes de mercado, y las leyes económicas son las leyes económicas.

Yo... yo me he esforzado durante todos estos años por mantener la mejor relación con unos y con otros, y tenemos ejemplos magníficos de personas que ni nos conocen, ni son de aquí, ni han tenido antes información de qué era esto, pero han apostado por nosotros en todos los sectores industriales. Y... y por eso ha habido aquí unas cifras importantes de inversión extranjera -importantes, de inversión extranjera-. Y, por el contrario, ha habido empresarios que no han estado a la altura; ha habido empresarios de aquí que nos han estado atizando porque, según ellos, teníamos una presión fiscal elevadísima, y, bueno, mantienen aquí cosas, pero, por ejemplo, sus patrimonios se los han llevado fuera, que cotizan menos; eso es así. Y, por lo tanto, a Dios lo que es de Dios y al César lo que es de César, y aquí hay un poquito de todo. Pero, que estemos vendidos a las multinacionales, es desconocer...

Mire, yo tengo que decir que hemos trabajado estos años muy bien con Renault y que es una suerte que tengamos en este momento en un puesto ejecutivo muy importante a un paisano, y que nos está ayudando, y que... y le puedo asegurar que lo de Nissan, que... y le puedo asegurar que lo de Nissan se ha encauzado precisamente por eso. Porque, mire, Nissan, que tiene su domicilio en Japón, ¿ustedes creen que saben lo que significa para Ávila, eh, y para el conjunto de la Comunidad 450 empleos directos y efectos inducidos? Bueno, y eso se ha defendido. Y los planes industriales y... ojo, planes industriales acompañados de acuerdos sociales, esfuerzo social, esfuerzo de los trabajadores, compromiso. Que sí, que tienen ese inconveniente que yo le explicaba... le ha pisado, por cierto... estará rehaciendo el señor Sarrión, lo que pasa que el señor Sarrión tiene muchas tablas. Pero, claro, cuando ha sacado usted la tabla de reivindicaciones de las multinacionales, del tercer turno de Renault, de las macrogranjas o de... o de las minas de uranio, pues son los clásicos. Yo lo siento, pero le contesto anticipadamente, señor Sarrión, es lo que traía preparado por si acaso usted volvía a insistir en lo que... en lo que usted ha protagonizado durante los últimos Plenos en sus preocupaciones, muy entendibles, sobre las cuales pues yo le he dado... le he dado respuesta.

Hombre, vamos a ver, señor Fernández, déficit y deuda. ¿Pero con qué hubiéramos... con qué nos hubiéramos financiado? ¿Usted me lo... me lo quiere explicar? Hombre, la alternativa era la que yo le he reprochado –me miraba doña Mercedes- la que yo le he reprochado al PSOE, que en un momento de ajuste y tal pues nos presentó una propuesta, tal, que eran 1.000 millones de euros menos de gasto. Pero claro, yo es que no... yo no podía gastar más, yo necesito gastar más, y, aun así, en este momento tengo... tengo importantes tensiones. Vamos a finalizar la legislatura -yo espero que para... como contribución también al siguiente Gobierno- con las cuentas equilibradas en la sanidad. Pero la sanidad es lo que tiene, tiene... tiene unos desplazamientos, y cada cosa que pedimos, que es lógico, imagínese lo que es. Y ha habido que tomar decisiones pues tremendas, porque estamos hablando de 3.600 millones de euros de gasto presupuestado, pero estamos hablando de unas tensiones y de una exigencia... Y es natural, porque es universal, y porque está también muy vinculado a otra circunstancia estructural nuestra, que es la pirámide poblacional y el envejecimiento de la población, y, por tanto, todos sabemos, y es algo que estamos defendiendo, es algo que usted ha firmado conmigo en materia de financiación autonómica, que a partir de 65... (cerca), de 70 y de 75 se multiplica exponencialmente la necesidad de gasto sanitario y de gasto farmacéutico. Bueno, esos son tensiones.

Pero, claro, es que es lo último que me esperaba yo, que... que el líder de Podemos en Castilla y León me tirara de las orejas, a un liberalote, que qué ha pasado con la deuda y qué ha pasado... Bueno, bastante es, querido amigo, que prácticamente todos los años hemos cumplido con los objetivos –algún año nos hemos deslizado-, sí, y bastante es que estemos en una posición de endeudamiento muy intermedia, estamos en el pelotón de cabeza -¡qué casualidad!, 4 puntos por debajo de la media nacional- y con el conjunto de Comunidades Autónomas, muchas de las cuales, por cierto, coincidimos en la demanda de un nuevo modelo de financiación autonómica, y también de una estrategia nacional frente a los problemas demográficos.

Luego, me ha planteado, en materia de despoblación... Vamos a ver, usted se lo sabe, si es que yo no sé si tiene mucho sentido que entremos. A esto habría que dedicarle a lo mejor un... un debate pues central o monográfico, ¿no? Pero... pero bueno, yo he partido del reconocimiento que los datos son muy negativos. Es verdad que nadie nunca aquí dijo que los datos fueron positivos entre dos mil uno y dos mil ocho, cuando esta Comunidad -y estaba este torpe, ¿eh?- fue capaz de... de crecer en 84.000 habitantes. Hombre, yo... yo les pido un poquito de reflexión; piensen qué ocurría en aquel momento para que pudiéramos ganar 84.000. Bueno, la recuperación económica se está traduciendo, pues muy débilmente, pero usted sabe también que la componente de ese dato que da usted, de 17.000, no se compadece con lo que usted dice; no se han ido 17.000 personas de la Comunidad; desgraciadamente, el 80 % de ese... de ese dato es no reemplazo, el 80 % es saldo vegetativo negativo, el 80 % significa que han sido muchos más, a pesar de la esperanza de vida, las personas mayores que han fallecido, o los que han fallecido –también hay personas que no son mayores que han fallecido-, que los que han nacido. Solamente el 20 % es puramente saldo migratorio, saldo... sí, sí, saldo migratorio: entradas y salidas. Bueno, que además está en un escenario decreciente en los últimos años. Mire, el saldo migratorio fue en el año dos mil quince (dos mil quince, antes de ayer) de -11.000 personas; en dos mil dieciséis, de -6.700; ha sido en dos mil diecisiete de -3.700; porque han venido más inmigrantes. Es decir, bueno, eso es así, y porque menos personas se han marchado también desde aquí, y, por tanto, estamos en datos menos desfavorables, pero datos... pues malos.

Y el número de jóvenes en la Comunidad –también lo hemos debatido- no... no desciende fundamentalmente porque se marchen, es que no hay reemplazo. El problema está en el origen. Claro, a mí, cuando me... me dan la cohorte entre... de jóvenes entre dieciséis y treinta y cinco años, y que de repente pues un año pues hay 10.000 menos, claro, yo veo los que de quince pasan a dieciséis y los que de treinta y cinco pasan treinta y seis, y en el segundo caso son 30.000 y en el segundo... y en el primer caso son 20.000; luego 10.000. ¿Se han marchado? No, hay 10.000 jóvenes menos que existan, que vivan, que hayan nacido aquí, que... que, desgraciadamente, pues eso determina también esa pérdida que significa siempre la salida... la salida de los jóvenes.

Temas económicos. No, mire, que los datos de... que los datos... (¿no los he traído?: sí) que los datos de innovación –y eso lo tiene usted, porque también me respondía- son de gasto, son de ejecución; que lo que dice aquí es gasto, que es ejecución. Mire [el orador muestra un documento], es que... es que el dato estadístico es este, no me lo invento yo, no me venga aquí con el porcentaje que he ejecutado o dejado de ejecutar; 600... es que lo dice aquí, es que no... 606,6 millones de euros de gasto por todos los sectores. No me lo nieguen, que esto está aquí, que lo tienen ustedes también, que es la misma estadística, que no es estadística de Herrera, que es el INE, que...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señora Del Barrio, por favor, no...


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

... que es el INE, 606...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

... no haga debate, y no haga el debate desde su escaño, por favor.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

¿Sabe lo que es... sabe lo que es 606? El 1,1 % del PIB de la Comunidad en el año dos mil dieciséis. De ahí salen los datos.

Y, luego, la distribución interna. Mire, a mí me gusta esa distribución interna, me parece bien que el 60 sea gasto empresarial y que el 28 sea gasto de las universidades, y que el resto exclusivamente sea gasto de la Administración; la Administración no es la que debe gastar en ese esfuerzo. La I+D es I+D+i, y, por tanto, es la que tiene que informar toda la cadena, es el esfuerzo tecnológico, y el esfuerzo tecnológico, que es lo que mide esta estadística, es la suma del gasto público y del gasto privado: 606 millones de euros. Bueno, eso es el dato que yo les puedo facilitar.

Índice de producción industrial. Bueno –se han llevado los papeles-, yo le voy a decir: el último índice de producción industrial es el... que hemos conocido es el de abril; ha subido, pero usted no me lo ha dicho. Bien. Ese índice de producción industrial refleja un... –que no, a mí no me pilla, que me sé todos los datos- el índice... el último índice de producción industrial, el de abril, refleja un crecimiento que es casi el doble de la media nacional, un 20 más 1 % frente al 11 %. Y llevamos, en lo que va de año, un incremento del 3,3. Si me hubiera hablado del índice de producción industrial de dos mil diecisiete, que se lo he dicho yo... Hombre, lo que pasa es que el índice de producción industrial contempla la... la evolución de todos los sectores industriales, y yo ya le he reconocido que el año pasado, en los sectores energéticos, no fue bueno, y que las manufacturas se mantuvieron; más-menos, se mantuvieron.

Pero el índice de producción industrial va... no solamente va bien. Yo le he dado datos esta mañana, si es que de esto he hablado, otra cosa... Cuando, fíjate... fíjese, cuando hemos hablado de la industria... Usted coincidirá conmigo, porque tiene ese dato de que nuestra Comunidad está más industrializada que la media nacional. Que el conjunto de la industria, la manufacturera y la energética, representa el 22,8 % de nuestra economía, de nuestra producción, por el 18,1 % de la media nacional. Hombre, este no es... esto no es haber cumplido el compromiso o el objetivo que tenemos de llegar al 20 %; el 20 % en el año dos mil veinte, que hemos firmado en la... en el Plan de Reindustrialización, es de la industria manufacturera, ¿eh?; ahí tenemos todavía casi 2 puntos que cubrir.

Pero yo le he dado también algunos otros datos. No solamente que es el sector que más está tirando de la recuperación; que, en lo que va de legislatura, el peso de la industria manufacturera –este sí- ha aumentado en Castilla y León más de 1 punto en su aportación: ha pasado del 16,8 al 17,9, casi el 18 % de nuestra economía productiva. Mire, es que el índice de producción industrial en estos tres años ha crecido más de un 20 %, el conjunto del índice de producción industrial. Hombre, usted se fija "¿cómo evolucionó en el año dos mil diecisiete?". Pues seguramente no fue el año más alegre –fue el año dos mil dieciséis-; también es verdad que el año dos mil dieciséis, con los datos del INE, crecimos el 3,6 %; bueno, luego crecerás más con los datos del INE al 3,6 % que con los datos de INE al 1,9 %. Luego, bien, esto es así.

Y, sobre todo, no me negará la evolución del empleo. En la evolución del empleo es espectacular el empleo industrial. Podremos tener, y tenemos, de hecho, pues contradicciones como los terceros turnos, que dependen muchas veces de las puntas de producción y de ventas. Pero, mire, estamos hablando de 26.600 ocupados más en el sector industrial, que además es un sector especialmente cualificado en el empleo, porque exige una especial formación, porque tiene una especial estabilidad y porque también están mejor retribuido.

El dato del sector automoción, que he repetido, de liderar la producción de vehículos, se ha producido el año pasado, el año dos mil diecisiete; superamos, incluso, los datos. Y en exportaciones, yo se lo he reconocido, le he dado los datos históricos; pero... pero, bueno, yo tengo aquí el dato de... de este año. Mire, este año, el mes... el propio mes de abril ha sido bueno –usted lo sabe-, y vamos yo creo que más de 1 punto... un 1 % por encima de las exportaciones que se produjeron entre enero y abril del año dos mil diecisiete, este año. ¿Vamos a repuntar hasta el dos mil dieciséis? En algún momento lo alcanzaremos. En el dos mil dieciséis también se produjo, y esto tiene mucho que ver con lo que sus señorías me plantean en relación a los terceros turnos de producción en algunas fábricas de automóviles, la punta de lanzamiento de algunos automóviles, que determinaron más producción industrial y más exportación. Eso no se ha mantenido en el año pasado, pero seguiremos.

Y, por tanto, yo creo que el pulso general de la economía es bueno. Y, por ir... por ir terminando... ¿Perdón?


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señor Fernández, que no puede debatir desde el escaño. Haga el favor, que ya tuvo usted su turno, y, además, ha sido prolongado. Deje que termine el presidente, por favor.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

No, vamos a ver. Mire, lo más importante, cuando... cuando, como usted, se hace una especie de enmienda a la totalidad de las políticas de la Junta de Castilla y León, es, de verdad, que nos diga, de las políticas que yo he esbozado esta mañana de forma más o menos ordenada, ¿cuáles son las que cambiaría? De momento, ya nos ha dicho que cambiaría la... la política y la cultura del diálogo social; esa no la ejercería, o, por lo menos, la ejercería de otra manera; ¿impondría usted los acuerdos a los agentes del diálogo social, o solamente en algunos aspectos, en otros no? Bueno, ¿es que le parece que hay que dejar de practicarlo, sinceramente? Yo creo... yo creo que no. ¿Le parecen mal nuestras políticas industriales, de verdad? Con los datos que usted y yo hemos podido compartir, ¿le parece mal que esas políticas, que el esfuerzo y la confianza en Castilla y León, y también los acuerdos entre los agentes sociales y empresariales hayan generado 26.600 ocupados más durante estos tres años, el mejor de los sectores? ¿Le parece mal el apoyo, con esa visión de cadena de valor –producción, transformación, comercialización-, que estamos dando al sector agroalimentario, y que está dando unos estupendos resultados en términos de ventas también?

No... no hemos citado, tampoco hay que entrar en ese detalle, pero, para un castellano y leonés moderadamente aficionado a los productos de calidad... –que me endosa el señor Tudanca que me voy a las bodegas, pues no sé por qué me lo endosará; voy a acompañar a inversores en Castilla y León-, pero el hecho de que el 26 % de los vinos recogidos en marcas de calidad del mercado español sean procedentes de las denominaciones de origen de Castilla y León, eso es un dato insospechado hace diez años, y que nos debe llevar... ¿Le parece mal una política de turismo, que, manejando...? ¿Le parece mal, de verdad, la Red de Protección, que usted mismo ha apoyado aquí, o los datos que yo le he exhibido acerca de los juicios de valor? ¿Le parece mal que, en materia de calidad de la política, hayamos...? ¿Le parece mal que estemos trabajando en despoblación, en ordenación del territorio en el medio rural?

Pues, mire, yo le quiero decir una cosa: en despoblación, como en equilibrio territorial, la clave está en mantener muy claras, y especialmente desde aquí, y especialmente desde ahí, cuáles son tus poderes y cuáles son tus competencias. En este momento... y ustedes están enredando bastante a nivel nacional; no es Podemos de Castilla y León, Podemos España, que, al parecer, ahora se desliza por el reconocimiento de los derechos a la autodeterminación de los pueblos o por la afirmación de que hay presos políticos... Oiga, mire, esto lo hemos leído hoy, de manera que no me... no me nieguen la mayor. En este momento, lo que hay que reafirmarse es que la responsabilidad es ejercer nuestras competencias; y nuestras competencias, como he intentado explicar aquí, son competencias en materia económica y de empleo, competencias en servicios públicos fundamentales de titularidad autonómica. Sobre eso sentamos la... las bases para mejorar en todo lo demás.

Y finalmente, a las preguntas que su señoría me realizaba, me he referido esta mañana. Yo es que lamento que no me haya querido escuchar. Es que lo hemos hablado aquí. Es que yo les he leído íntegramente lo que dice el Estatuto, pero también lo que dice la Ley de Ordenación del Territorio de Castilla y León. Y por eso yo, esta mañana, de nuevo, he hecho el llamamiento a que estamos a tiempo -y su señoría también tendría que tomarlo en consideración y apoyarnos- para culminar la ordenación del territorio.

Porque yo le he dicho que la aprobación de ese proyecto de ley que lleva aquí varios años, como es el proyecto de ley de las unidades básicas, tiene mucha importancia, pero mucha más importancia de la que le queremos dar. Mire, es un proyecto de ley que permite ordenar, en este caso específicamente, el territorio rural, que por ser el más amplio, que por ser el que más unidades de población tiene, y que por tener también la población, es el más necesitado de ordenación.

En segundo lugar, es un proyecto de ley que garantiza, que establece la garantía, que incluso mantiene un statu quo de cuál es la distribución en este momento de los grandes servicios públicos que la Junta tiene y que la Junta ejerce. Es el que puede facilitar de verdad -es un proyecto radicalmente municipalista- a los pequeños municipios; y en este tema las he tenido tiesas para explicarlo también en el propio ámbito de mi partido; es verdad, porque ha habido mucha desinformación o porque es complicado de explicar. Pero, mire, yo no tengo ninguna duda que este modelo, al final, se va a implementar en Castilla y León, no tengo ninguna duda, porque es, desde un punto de vista municipalista, el que permite, con carácter voluntario, que los pequeños municipios, agrupándose voluntariamente, ejerzan sus competencias legales. Yo creo en eso. Yo creo que esas competencias legales no se pueden sustituir por una diputación ni tampoco se tienen por qué asumir por otros poderes administrativos.

Y, finalmente, es el proyecto de ley que desbloqueará la aprobación de las áreas funcionales estratégicas, en primer lugar, y, a partir de ellas, del Plan de Convergencia Interior, un plan de convergencia que se financiará, a su vez, con ese Fondo de Compensación al que se ha referido. Y ese Fondo de Compensación, que usted, con el conjunto del Presupuesto, no apoyó en el último debate presupuestario, el Presupuesto dos mil dieciocho incluye la previsión de que, una vez aprobada esa ley, una vez aprobada esa ley, como dice la Ley de Ordenación, como dice la Ley de Ordenación del Territorio, aprobada aquí casi por unanimidad, se dotará de inmediato el Fondo Autonómico de Compensación con 25 millones de euros para financiar la primera anualidad de dicho Plan de Convergencia.

Señor Fernández, con muchas citas, con muchas citas cultas, muy interesantes, con siempre un gran nivel dialéctico, estudiándose, aunque tiene que profundizar, los temas, siempre es un placer debatir con su señoría; hoy también lo ha sido, y lo será en los próximos meses. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, presidente. Tiene la palabra el portavoz del Grupo Parlamentario Ciudadanos, el señor Fuentes Rodríguez.


EL SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ:

Muchas gracias, señora presidenta. Señor presidente de la Junta de Castilla y León, señoras y señores procuradores, señoras y señores invitados, asistimos a un nuevo debate del estado de la Comunidad que supone un punto de inflexión para Castilla y León por varios motivos. En aproximadamente un año, los castellanos y leoneses estaremos llamados de nuevo a las urnas para elegir a nuestros representantes públicos. Este hecho nos obliga a realizar una mirada general de la legislatura en curso y del trabajo de la Junta de Castilla y León en este período. Sin embargo, en esta Sesión Plenaria valoramos algo más, señor presidente.

En este previsible último debate, como ha dicho esta mañana usted, de la Comunidad, no podemos obviar que aquí termina el proyecto de Comunidad que desde hace más de diecisiete años se ha desarrollado bajo su presidencia. Durante este tiempo, los ciudadanos le han otorgado en reiteradas ocasiones su confianza en las urnas, algo que le ha permitido continuar con su proyecto político con relativa estabilidad. Y, a la luz de esta realidad, cabe preguntarse, señor Herrera: ¿considera que ha sabido afrontar los principales retos de nuestra Comunidad en estos últimos años? Hablamos de problemas estructurales que se encuentran en la base del desarrollo de nuestro territorio. Y en el centro de todos ellos está el enorme desafío demográfico, que se está convirtiendo en el foco principal de nuestra acción política por ser un fenómeno transversal y con múltiples consecuencias. Y, ante un reto de esta magnitud, la tibieza y la vanagloria y la complacencia no hacen más que agravar la situación. Señorías, ahí están los datos que se empeñan en demostrar que las políticas aplicadas hasta ahora no funcionan.

Señor Herrera, usted ha estado en una situación privilegiada con esas mayorías absolutas. Ha tenido la oportunidad de liderar desde el Ejecutivo de Castilla y León durante casi dos décadas, y solo una acción política a largo plazo puede tener el suficiente vigor como para frenar las grietas que debilitan los pilares de nuestra Comunidad.

En definitiva, señor presidente, usted ha tenido en sus manos la clave para afrontar este desafío y, por lo visto, la ha desperdiciado. Solo así se explica que el proyecto que ha presidido continúe sin ver la luz al final del túnel. Vivimos instalados en la certeza de que cualquier perspectiva positiva, cualquier atisbo de respiro en la despoblación se esfume sin dar sus frutos. Y, por supuesto, siempre serán muy buenas noticias las mejoras de todos los indicadores económicos y sociales que hemos tenido, porque esa debería de ser siempre la dirección a seguir en la evolución de nuestra Comunidad.

Pero Castilla y León sigue siendo, en términos macroeconómicos, una Comunidad dependiente de la evolución de su entorno. Su imbricación en el contexto general ha hecho que la mayoría de esas buenas noticias económicas sean una consecuencia del empuje económico nacional. Nos encontrábamos en el pelotón de cola al principio de su legislatura y, transcurrido su proyecto, señor Herrera, seguimos enquistados en la eterna aspiración de salir de ese pelotón de cola, y eso que contamos con una Comunidad preparada y con potencial necesario para abanderar ese progreso económico nacional. En Castilla y León se dan cita alguno de los sectores económicos más relevantes y punteros, ejemplos de la vanguardia, del futuro técnico y tecnológico, y, sin embargo, ese paso adelante, ese empuje definitivo, sigue sin llegar.

Mire, señor presidente, el Grupo Parlamentario Ciudadanos llegó a las Cortes de Castilla y León gracias a la confianza de miles de castellanos y leoneses que creyeron que en nuestra Comunidad se podían hacer las cosas de otra manera. Nuestro compromiso siempre fue claro: hacer de la política un instrumento útil para los ciudadanos, y desde el primer momento trabajamos para sacar adelante las medidas más prioritarias que hacían falta aquí, en nuestra Comunidad. Y, para ello, lo primero era necesario generar un marco de estabilidad que permitiera alcanzar dichas metas. En dos mil quince, usted compareció en estas Cortes y solicitó la confianza de esta Cámara para ser investido presidente de la Junta de Castilla y León; a cambio, desde mi grupo, desde Ciudadanos, pedimos su firme compromiso con una... la serie de propuestas que mejoraran la regeneración y la transparencia democrática de las instituciones, así como un impulso claro a la economía de esta Comunidad. Y ustedes asumieron estas exigencias siendo conscientes de que el escenario político ya no se conjuga con mayorías absolutas, sino que tiene que dejar paso al diálogo y al consenso entre las fuerzas políticas.

También por ello, durante esta legislatura este grupo parlamentario fue capaz de alcanzar tres ambiciosos acuerdos presupuestarios para estos tres últimos años, comenzando en el dos mil dieciséis, que exigimos el compromiso de la Junta de Castilla y León de promover la estabilidad económica y favorecer la regeneración democrática. En el dos mil diecisiete, el impulso de nuestra formación fue decisivo, como usted sabe, para alcanzar un documento compuesto por 27 medidas, que destinaban un total de 300 millones de euros a mejorar la vida de los castellanos y leoneses, y que significaba una clara muestra de la aspiración de Ciudadanos en este Parlamento, es decir, ser proactivos, ser constructivos y ser responsables. Ya en el último año, en el dos mil dieciocho, seguimos avanzando en esta tarea mediante la consecución de un acuerdo valiente y decidido en nuestra apuesta por Castilla y León: 50 medidas que abarcaban la totalidad de las áreas más relevantes, y que, para su ejecución, se dotaron con casi 500 millones de euros. Así, gracias a mi grupo, gracias a Ciudadanos, se acordaron bajadas de impuestos, reducciones de tasas universitarias, gratuidad de los libros de texto, mejores dotaciones para nuestros hospitales y colegios, incentivos económicos para las pymes y los autónomos, y ayudas a familias, a jóvenes y a nuestro medio rural.

Y, si bien reconocemos que en estos años se han presentado avances, existen también carencias ineludibles que, aún hoy, esperan su decidido impulso, y lo último que necesitaba esta Comunidad era un Gobierno complaciente y adormecido, y menos aún la inacción y el beneplácito de una Oposición que hasta ahora venía ocupando estos escaños. Si nos encontramos en una Comunidad parada en el inicio de la legislatura, esta grave situación, señor Herrera, no solo era responsabilidad de su Ejecutivo, también lo era por una Oposición sin intención ni intereses por cambiar la situación, y que fue... y que nunca fue capaz de plantear un proyecto político alternativo de suficiente valor, anclada, como ha seguido haciéndolo, en el "no es no", inoperante y carente de ideas. Y aquella mezcla dio como resultado el estancamiento y el bloqueo político a manos de las dos viejas fuerzas políticas, y esa es la herencia que tenemos hoy del bipartidismo. Un Gobierno con recursos pero sin ideas y una Oposición abandonada a la deriva nunca podrán ser opciones de futuro para nuestra Comunidad.

Durante estos años, el Partido Popular y el Partido Socialista han hecho suya aquella máxima que dice que ningún viento es favorable para el que no sabe a qué puerto tiene que dirigirse. Señorías, esta legislatura ha supuesto el fin de muchos aspectos que hasta ahora formaban parte de la política autonómica (el fin del rodillo del Partido Popular, tranquilo, como digo, en la complacencia del Partido Socialista, estéril en la Oposición), y estos tres años han demostrado también como el diálogo y el consenso son las herramientas más poderosas para alcanzar acuerdos beneficiosos para el conjunto de la ciudadanía. Pero, sobre todo, este período les ha demostrado a los castellanos y leoneses como el trabajo de cinco procuradores ha sido capaz de volver a engrasar la maquinaria en Castilla y León.

Señor Herrera, en su Discurso de Investidura usted dedicó un lugar prioritario a la mejora de la calidad de la política. Es evidente que el nivel de exigencia de la... de la ciudadanía hacia las instituciones ha cambiado, y ha cambiado muchísimo. La opacidad de las instituciones ha sido una de las razones por las que la ciudadanía ha perdido la confianza en sus representantes públicos, y esto es, a todas luces, imperdonable. Y en Ciudadanos estamos decididos a elevar ese listón democrático, una determinación plasmada en el acuerdo que su grupo parlamentario y el nuestro suscribieron en varios de los puntos, entre ellos, por ejemplo, trabajar en la reforma de nuestro Estatuto de Autonomía para limitar el mandato del presidente de la Junta de Castilla y León y de los consejeros por un período máximo de ocho años, y así se hizo también respecto al ejercicio del... del alto cargo de la Administración, regulando, por ejemplo, su régimen de incompatibilidades y un nuevo código ético de comportamiento. Y, por supuesto, en estas Cortes de Castilla y León hicimos historia gracias a la primera ley que protege a los funcionarios y empleados públicos que informen de delitos contra la Administración.

Señorías, estos avances nos han situado como referencia en materia de regeneración para todo el resto de España. Sin embargo, señor presidente, los ecos de su labor al frente de la Junta de Castilla y León siguen comprometiendo hoy su visión sobre la transparencia en la acción política, y usted no puede eludirlos. En ese mismo... en este mismo hemiciclo le hemos exigido explicaciones hace poco tiempo acerca de las informaciones que han surgido, por ejemplo, en torno al despilfarro en las mal llamadas sedes comerciales de la Junta, y, a día de hoy, los castellanos y leoneses esperamos una justificación razonable por su parte, señor Herrera.

Además, como usted sabe, por primera vez en muchos años en estas Cortes, los grupos de la Oposición hemos conseguido impulsar la creación de varias Comisiones de Investigación, un hito indiscutible para el progreso democrático en este Parlamento, que salió adelante gracias al apoyo de todas las fuerzas de la Oposición, a excepción de su partido, señor Herrera. El consenso parlamentario permitió abrir una investigación sobre la adjudicación de los parques eólicos de la Comunidad, los repetidos sobrecostes en las... en la construcción del Hospital de Burgos y, recientemente, sobre la nefasta gestión de las Cajas de Ahorro de nuestra Comunidad. Y, señor presidente, estos logros se han alcanzado mientras el Partido Popular ha estado ejerciendo una férrea oposición para que este trabajo nunca viera la luz.

Pero donde ustedes han realizado un notable esfuerzo ha sido en su propósito de truncar la actividad en la Comisión que investiga la llamada trama eólica. Tanto es así que hay que retroceder hasta hace más de un año para encontrar los vestigios de su funcionamiento. Y, como portavoz de Ciudadanos en estas Cortes, era mi obligación interpelarle para... su posición como presidente de la Junta ante la actitud que su grupo parlamentario ha ejercido en estas Comisiones de Investigación, una situación que ha puesto en tela de juicio ese supuesto compromiso suyo en la investidura con la regeneración de las instituciones.

Señor presidente, en reiteradas ocasiones hemos insistido en que de nada sirve intentar la verdad porque tarde o temprano sale a la luz. Desde Ciudadanos creemos que la rendición de cuentas es una mano tendida para devolver a los ciudadanos su confianza depositada en las urnas. [Aplausos].

Pero usted, señor presidente, sigue empeñado en vivir de espaldas a esta nueva realidad, y, por tanto, está alejando a su Gobierno de esa honestidad que le piden los ciudadanos y de la regeneración deseable en la vida pública. Pero mejorar nuestras instituciones es un camino que retrata a la perfección el grado de compromiso real de las formaciones presentes en este hemiciclo. Ahí está, por ejemplo, el tema de la eliminación de los aforamientos, una medida abanderada por nuestro grupo, por Ciudadanos, como ya se reflejó en el Acuerdo de Investidura, y que pretendía erradicar una figura impropia de nuestro tiempo político actual. En esta ocasión, el Partido Socialista y Podemos prefirieron mantener y seguir disfrutando de este privilegio, en vez de sumarse a la supresión de esta condición para los 84 procuradores de nuestro Parlamento. Era de esperar que el Partido Socialista, el perfecto aliado del Partido Popular en cuanto al inmovilismo se refiere, bloqueara esta propuesta y cerrara la puerta a la regeneración política cuando, a regañadientes, el Partido Popular se había visto obligado a aceptar el compromiso impulsado por nuestro grupo. Un Partido Socialista aliado también de los conservadores para bloquear nuestra reforma de la Ley Electoral o la nueva ley de control a los senadores elegidos por esta Cámara.

Señorías, llegados a este punto, debo centrar el análisis en otra de las líneas principales a la que también el señor Herrera aludió en su Discurso de Investidura. La recuperación económica ha sido y es una de las prioridades de la presente legislatura. Y, si existe una Comunidad en la que el peso de esta crisis ha golpeado a la mayoría de los sectores económicos y ha provocado un gran perjuicio a los ciudadanos, esa es Castilla y León. Señor presidente, la mejora de las condiciones económicas ha supuesto una oportunidad con la que aprovechar esos vientos favorables originados en el contexto nacional, sin embargo, la fallida salida de la crisis está siendo a costa de la calidad del empleo.

La precarización de los puestos de trabajo generados hoy representa una tendencia que está mermando las condiciones laborales y el bienestar de los castellanos y leoneses. Así, como ya se ha repetido en varias ocasiones esta tarde, nueve de cada diez contratos que hoy se firman en esta Comunidad son empleos temporales, de los cuales un 40 %... -y digo hoy, no de los que hemos tenido siempre, señor Herrera- de los cuales un 40 % duran como mucho un mes. Señor Herrera, a la luz de estos datos, ¿cree que los jóvenes castellanos y leoneses pueden construir un proyecto de vida digno en nuestra tierra?

Usted y yo ya debatimos en torno a esta cuestión y, como siempre, su respuesta elusiva volvió a demostrar que no afrontar el problema es su fórmula preferida. Usted está haciendo un flaco favor, por ejemplo, a esas 4.000 mujeres que todavía no han encontrado el primer empleo en nuestra Comunidad o a esos 7.000 jóvenes que ansían una primera oportunidad en el mercado de trabajo. Ellos no necesitan su complacencia, señor Herrera; ellos lo que necesitan son soluciones.

Es insostenible que, con las cifras del dos mil dieciocho, haga falta firmar casi 50 contratos para generar un empleo estable en Castilla y León. Y, señor presidente, es evidente que algo no funciona en el empleo de Castilla y León.

Y, si repasamos las propuestas planteadas durante esta legislatura, hemos demostrado que nuestra labor ha sido decisiva en la generación de medidas que atiendan a esta problemática. En dos mil diecisiete, Ciudadanos logró un plan de choque de parados de larga duración que destinaba 10 millones de euros al Plan Anual de Políticas de Empleo en Castilla y León, y, de esta manera, poníamos el acento en los ciudadanos más damnificados por la crisis económica. Un impulso que impulsamos en este dos mil dieciocho a los jóvenes de nuestra Comunidad con el Plan de Primera Oportunidad para el Empleo. A través de incentivos a la contratación, hemos facilitado ese primer puesto de trabajo tras su etapa formativa.

Sin embargo, el fracaso del actual sistema de trabajo es la causa que la mejora de la economía siga sin trasladarse a los datos del empleo. Por ello, desde Ciudadanos, apostamos por una reforma de calado que proteja los derechos de los trabajadores y que fomente la contratación indefinida. Ofrecer un nuevo modelo laboral que facilite la búsqueda de empleo gracias al contrato único, que proporcione un seguro público al trabajador y que apoye a las empresas que generan inestabilidad en sus plantillas de trabajo.

Estamos convencidos de que este modelo también será beneficioso para la base económica de Castilla y León, las pymes y los autónomos. Y, señor Herrera, cuando usted fue investido presidente hace tres años, en junio del dos mil quince, en nuestra Comunidad teníamos 204.000 autónomos; hoy la cifra se ha desplomado a los 197.000, es decir, 7.000 pequeñas y medianas empresas, que son los autónomos, se han visto obligadas a cerrar su negocio ante la falta de oportunidades. Y dígame, señor presidente, ¿esta era su decidida apuesta por los autónomos en nuestra tierra?

Usted sabe mejor que nadie que en esta Comunidad necesitamos de los autónomos y de las pymes, y debemos ofrecer un entorno de oportunidades que cree empresas, no que las destruya, señor Herrera. Tenemos... [aplausos] ... tenemos que ser atractivos para que las empresas y autónomos vengan y se asienten en nuestra Comunidad y que así se dinamicen zonas con graves problemas, como las cuencas mineras o como el entorno de Garoña.

Recientemente, a propuesta de Ciudadanos, se aprobaba en el Congreso de Diputados una ley dedicada a simplificar y a ayudar a los autónomos en su día a día. Como resultado, hoy cuentan con una tarifa plana a la afiliación de 50 euros, como todos ustedes saben, durante doce meses. Y gracias al trabajo aquí, de nuestro Grupo, en estas Cortes, en un... el acuerdo presupuestario, hemos extendido esa bonificación hasta un total de 24 meses.

En definitiva, con estas medidas queremos dar un respiro a las empresas de Castilla y León, respaldando su decisión de quedarse y apostar por su tierra. Hoy, nuestra Comunidad sigue desangrándose con la fuga de empresas, lo que supone una notable pérdida de empleos y de generación de riqueza. Este éxodo empresarial ha creado otro saldo negativo más para nuestra Comunidad, cuyo coste de oportunidad está perfectamente calculado y supera los 400 millones de euros. Además, señor Herrera, en esta dura realidad salimos doblemente perjudicados, no solo porque se van más empresas de las que llegan, sino que, además, estamos perdiendo atractivo frente a otras Comunidades. Y aquí, señor presidente, no nos ampara ni siquiera la evolución de nuestro entorno.

Y este el presente que les despide, señor Herrera, y, por tanto, no podemos consentir que ese sea el futuro de los castellanos y leoneses. Los retos del mañana ya están llamando a nuestras puertas y debemos estar preparados para acometerlos. Y esta es otra de las prioridades de Ciudadanos: conseguir que Castilla y León sea la referencia en innovación y desarrollo tecnológico, propósito que le quise trasladar hace unas semanas, ante la intención de la Junta de Castilla y León de cambiar el modelo de gestión de los centros tecnológicos, como recuerda. Asumir este tipo de reformas a un año de terminar la legislatura nos pone en alerta sobre la utilidad y eficacia del sistema de I+D+i implantado por ustedes en esta Comunidad.

Su respuesta, despejada de circunloquios y descalificaciones personales, a las que nos tiene acostumbrados, reconocía, en síntesis, algo previsible: que la I+D+i en Castilla y León no iba bien. Pero esta lógica aplastante era la constatación de lo que ha sido su compromiso con la innovación esta legislatura: menos gasto en I+D+i, menos proyectos de investigación y menos trabajadores empleados en todos estos centros. Un evidente desinterés, al que podemos sumar, como consecuencia, un declive de los parques tecnológicos, abandonados a su suerte y sin interés para dinamizarlos.

El fracaso de su apuesta por la innovación nos está condenando a quedar a la cola en cuanto al panorama tecnológico se refiere; y, como un juego de trileros –no se ría-, el verdadero esfuerzo tecnológico que ustedes han realizado durante sus años de Gobierno solo ha servido para enmascarar ese capitalismo de amiguetes presente en muchas de sus actuaciones. [Aplausos].

En definitiva... en definitiva, en Castilla y León hemos dejado pasar una nueva oportunidad para subirnos al tren del progreso. La apuesta por la investigación, el desarrollo y la innovación es nuestra llave para entrar de lleno en la modernidad de este siglo XXI, y, en este sentido, el sector primario de nuestra Comunidad sería uno de los más beneficiados por los avances tecnológicos. Precisamente en una Comunidad Autónoma donde tanto pesa el sector agrario y la industria agroalimentaria, su Ejecutivo poco más que se ha limitado a gestionar los fondos comunitarios -ahora que se ha ido la consejera-.

Señor Herrera, comenzamos la legislatura, como recordará, con el anuncio del adelanto de los pagos de la Política Agraria Común como uno de los grandes logros de su Ejecutivo para el sector agrario. Quizás veamos cerrar esta legislatura anunciando exactamente ese mismo logro. Actitud sonámbula, que actúa y reacciona de forma automatizada, sin darse cuenta de la nueva realidad del mundo rural.

Señorías, se espera de nosotros y de todos ustedes la capacidad para imaginar nuevas oportunidades para las personas. Imaginar y poner en marcha un sector agrario innovador y de alto valor añadido, con la investigación, el desarrollo y la innovación como máximo aliado para lograrlo. Deberíamos tener un sector capaz de mirar al futuro con confianza, productivo, sensato y que asegure las rentas de tantas y tantas familias que trabajan en él. Por ejemplo, una consejera que no se acompleje cuando afirme que una explotación de 500 madres de porcino ya es una explotación mediana. Una consejera que no se acompleje cuando afirme que en el sector deben de convivir también el intensivo y el extensivo, que son el mismo sector y que comparten el reto de alimentar un planeta en plena expansión demográfica. Una Consejería que defienda sin matices que la hoja de ruta de la sostenibilidad no perjudica la rentabilidad económica. Y, señor presidente, la sostenibilidad es equilibrio social, es equilibrio económico y es equilibrio medioambiental.

Y mala legislatura también para la sanidad, señor presidente. Mire, sabemos que su triunfalismo y su complacencia actúan como una venda que no solo les impide ver, sino que además les impide verbalizar cualquier tipo de crítica. Las carencias y problemas de la sanidad les parecen un truco de magia que se escapa a su comprensión, y en reiteradas ocasiones ha sido mi partido quien les ha despejado las dudas trayéndoles a la realidad auténtica. La realidad de las elevadas listas de espera en Atención Especializada, que en muchos casos no se corresponden con los verdaderos tiempos y en otros simplemente son... han sido incapaces de averiguar cuál es ese tiempo, y se los han inventado. La relación... la realidad de una Atención Primaria saturada en el medio urbano y muy deficitaria en el medio rural. La realidad de una ineficacia en la telemedicina, que preste un servicio de garantía a pacientes crónicos. En definitiva, la realidad de la falta de más recursos destinados a la salud pública de los castellanos y leoneses.

Pero, frente al inmovilismo, nuestras propuestas. Propuestas como las lideradas por Ciudadanos en el Plan de Dotación y Renovación de Infraestructuras y Equipamientos en el ámbito sanitario, recogido en el acuerdo presupuestario de este año, del dos mil dieciocho. Nosotros queremos una sanidad con recursos y una sanidad de calidad, y, por ello, esta medida recibió esa dotación de 120 millones de euros. Además, gracias a Ciudadanos, hemos conseguido que los quirófanos de nuestros hospitales presten servicio a los pacientes por las tardes, ayudando, por tanto, a reducir el tiempo de espera gracias a la contratación de profesionales sanitarios.

Pero, señorías, si existe un tema de vital importancia para nuestro futuro, ese es el de la educación, y aquí ustedes nos abocan a vivir una situación paradójica. Porque, si bien la Junta de Castilla y León se ha abrazado a las conclusiones positivas del Informe PISA, como una supuesta confirmación de que todo ya estaba hecho en materia educativa, fuera de este estudio nos encontramos con un panorama desolador. Así lo atestigua, por ejemplo, la tasa de abandono escolar, que hoy sigue siendo del 16,7 %, y que usted, señor presidente, si recuerda, pretendía que al final de esta legislatura llegara al 10 %. Por lo tanto, otro fracaso.

O podíamos hablar también, si quiere, de la alta tasa de repetición de nuestros alumnos. Y, si hablamos de la educación superior, su predilección por los análisis educativos empieza a palidecer cuando vemos los puestos reservados a Castilla y León en los rankings nacionales e internacionales más prestigiosos del mundo. A tenor de las discretas posiciones de las universidades de nuestra Comunidad, es evidente que a nuestro modelo universitario le sobran complacencias y le faltan ideas para acercarlas a la vanguardia científica y que mejoren la empleabilidad de nuestros jóvenes.

Señorías, nuestros jóvenes son el activo más preciado que tenemos en nuestra Comunidad, y cada vez que un estudiante de Castilla y León decide salir de nuestra Comunidad para continuar su formación, su marcha simboliza un suspenso de la política educativa, que no supo ofrecerle oportunidades. Y, señor Herrera, necesitamos a nuestros jóvenes; nuestros jóvenes trazan un camino que necesita de un apoyo constante para su crecimiento personal y su desarrollo profesional, y, por ello, desde Ciudadanos reforzamos nuestro compromiso con ellos desde las etapas escolares, garantizando esas casi 100.000 familias de Castilla y León, con libros de texto gratis, apoyando, como ya se ha consolidado, gracias a la mejora de los... de las infraestructuras en los institutos y los centros escolares –también medida impulsada por nosotros en los Presupuestos-. Y, finalmente, hemos querido sellar nuestra alianza con las universidades a través de una bajada de las tasas universitarias; con una decidida apuesta también por la red de transferencia de conocimiento entre universidad y empresa, y con un plan de atracción y retorno del talento investigador.

Señorías, pero mi firme deseo de que una Castilla y León mejor y más preparada para el futuro no olvida el declive demográfico que sufrimos en esta tierra. Señor Herrera, ha llegado el momento de hablar del drama que es la despoblación en Castilla y León. Hablemos de cifras: entre el dos mil nueve y el dos mil diecisiete la población de Castilla y León entró en caída libre, con un descenso de más de 133.500 personas; 42 solamente si hablamos entre los últimos años. Y estamos entre las Autonomías con mayor descenso demográfico. Sin embargo, esto no queda aquí; el retroceso a niveles anteriores de los años noventa del número de nacimientos nos sitúa entre las Comunidades con la peor tasa de natalidad de España, y nuestra tasa de mortalidad también se ha elevado un 2 %. Esto supone un saldo vegetativo negativo récord en Castilla y León; un escenario en el que los fallecimientos ya doblan en número a los nacimientos de la Comunidad.

Castilla y León se nos muere, señor Herrera, y cada castellano y leonés que abandona nuestra Comunidad nos hace mucho más débiles; nos hace más débiles porque nuestra fortaleza es la suma de las ilusiones y de los proyectos de vida que se construyen en Castilla y León. Señor Herrera, con su modelo territorial, anquilosado en viejas recetas y visión cortoplacista, es imposible resolver el drama de la despoblación. Y ya que usted es experto en diagnosticar todos los martes las patologías que tenemos sus señorías, sorprende que en veinte años casi de Gobierno haya sido incapaz de ofrecer un diagnóstico correcto y una cura para el drama que vivimos en nuestra Comunidad. Solo por una ausencia de valentía se explica que ustedes, junto con el Partido Socialista, hayan demostrado tanta incapacidad y falta de diálogo para la aprobación, por ejemplo, de esa moderna ordenación del territorio rural. [Aplausos]. Siguen arrastrando los pies sin dar... sin dar un impulso definitivo a esta medida tan necesaria, y que, además, en sus manos ha quedado completamente bloqueada.

Señor Herrera, si hablamos de financiación autonómica, tiene usted una postura difícil, y además se lo reconozco, porque, mientras desde estas Cortes hemos pedido una y otra vez un nuevo modelo de financiación más justo, más equitativo y que atienda a las necesidades reales de todos los castellanos y leoneses, su partido, el Partido Popular, firmaba a puerta cerrada un privilegiado cuponazo vasco para los nacionalistas. Una vez más han rendido pleitesía a quienes les han vuelto a traicionar, y, a cambio, los castellanos y leoneses hemos salido muy perjudicados de ese acuerdo.

Y, señorías -voy terminando-, desde Ciudadanos llevamos mucho tiempo sosteniendo nuestra mirada en el futuro. Los grandes desafíos que tenemos por delante exigen de nosotros valentía y ambición. Ha llegado la hora de tomar decisiones, pero sobre todo hace falta un proyecto político que tenga un liderazgo claro. Los castellanos y leoneses han tenido suficiente ya, más de dos décadas de bipartidismo, que han paralizado nuestro progreso económico y tecnológico y nuestro bienestar social. Más de veinte años de complacencias y de conformismos y de triunfalismos que solo han abierto una tremenda brecha con el futuro próspero de nuestra Comunidad.

Sin embargo, para Ciudadanos ha llegado el momento de empezar a trabajar por Castilla y León; hemos demostrado como un grupo parlamentario de cinco procuradores ha sido suficiente para comencer a ofrecer... comenzar a ofrecer soluciones reales a los castellanos y leoneses, con medidas concretas, beneficiosas para nuestra Comunidad, y que mejoren el presente y que nos preparen para el futuro. Somos conscientes de que hace falta mucho más, y estamos preparados para ello, estamos preparados para liderar ese cambio, y ese cambio a mejor. Desde el Grupo Parlamentario de Ciudadanos hemos puesto toda nuestra determinación para que desde el primer minuto que llegamos a estas Cortes los castellanos y leoneses vuelvan a confiar en sus políticos; y ese es mi firme propósito, señorías, construir una Castilla y León llena de oportunidades para todos los castellanos y leoneses. Muchas gracias. [Aplausos].


EL VICEPRESIDENTE (SEÑOR RUIZ MEDRANO):

Para... para contestar al señor Fuentes Rodríguez, tiene el uso de la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Muchas gracias, señor presidente. Con la venia del señor presidente, quiero ofrecer al portavoz del Grupo Parlamentario Socialista la posibilidad de compartir conmigo esta réplica, porque, una vez más, este adalid de la nueva política que es el señor Fuentes, que no tiene antecedentes en presentarse a elecciones -eso sí, nunca en el mismo grupo; es usted un infiel político-, ha compartido con el Grupo Socialista y con el Grupo Popular, en esa especie de machacona insistencia en quienes representamos, al parecer, ese bipartidismo que ha sido tan nefando para esta Comunidad y también, en general, para España, el conjunto de su intervención.

Una intervención en el que... en la que hay pocas cosas. Tiene usted mala suerte, porque, bueno, yo creo que, con una mayor profusión de datos, con un mayor interés, no con una intervención escrita, donde además ni siquiera ha tenido el detalle de adaptarla a lo que ha sido mi intervención de esta mañana, por tanto, se podía haber evitado algunas consideraciones, ha tenido mala suerte porque la mayor parte de las cuestiones las he ya debatido y contestado con grupos anteriores.

En cualquiera de los casos, mire, de... de alguna manera, la... la famosa imputación del capitalismo de amiguetes, examínese usted, pero no lo repita demasiado aquí, porque amigo político aquí ha sido usted, y yo se lo agradezco; sí, amigo político en el sentido de que he tenido la confianza de su señoría desde el primer día de la legislatura. Ahora, si usted está esperando a mi último debate para verter todas las acusaciones y los insultos que ha vertido en su intervención, no cuente conmigo, señor Fuentes, no cuente conmigo. Es decir, yo soy un católico viejo y estoy acostumbrado a poner la otra mejilla, pero ya me he cansado, es que no tengo ninguna necesidad. Y, además, viniendo de usted, que es también un político viejo, pues... no, no, un político viejo. ¿Qué quiere, se lo repita?, ¿quiere... quiere que refleje, que vuelva a decir cuál es su trayectoria para convertirse aquí en adalid de la nueva política? Pues, desde luego, no caeré en esa tentación.

En cualquiera de los casos, sinceramente, de verdad, gracias. Pero no se acompleje, que... que ha servido de algo; claro, cuando usted reclamaba para la Comunidad -al final de su intervención- un liderazgo claro, creí que, por coherencia, a continuación, iba a anunciar que no se presentaba usted a las siguientes elecciones autonómicas; pero no ha sido coherente, una vez más. [Aplausos].

Pero, mire, estos años... estos años han sido buenos años, que, de verdad; además ha estado usted muy bien acompañado. Lástima que les ocurra lo que decía el Cantar de Mío Cid de don Rodrigo: "Qué buen vasallo, si hubiera habido un buen señor", porque yo quiero felicitar a sus compañeros de bancada por el trabajo realizado, y por la paciencia que están teniendo; también con nosotros, también con nosotros. [Aplausos].

Mire, en efecto, iniciamos la legislatura con un acuerdo de investidura; iniciamos la legislatura con unos acuerdos que han ido favoreciendo la gobernabilidad y que se han ido ejecutando. Gracias también a algo que por lo menos podemos compartir, porque es que, claro, es que nos pone usted a escurrir en todas las políticas, y el instrumento fundamental de hacer políticas son los Presupuestos y resulta que los Presupuestos han salido esos tres años gracias a su señoría. Pues sea coherente; sea por lo menos como los señores del PSOE, o como los señores de Podemos, o como los señores del grupo... del Grupo Mixto -sí, venga, del Grupo Mixto, también usted, ¿eh?, [risas]- y no haberlo propiciado. Pero... pero, mire, es que estamos... estamos acostumbrados ya a su doble lenguaje, a ese amagar y no dar que, por ejemplo, les ha llevado a hacer el panoli en el contexto nacional cuando declararon finalizada una legislatura nacional. Que no se va a acabar cuando ustedes querían, no, no se va a acabar. Y váyanse acostumbrándose a eso, y váyanse también acostumbrándose a la lectura que eso va a tener en las sucesivas encuestas de opinión del conjunto de los ciudadanos.

Y, por tanto, gracias; yo le tengo que agradecer. Pero si es verdad, si la investidura, si parte de la gobernabilidad y los Presupuestos han... pero... pero lo que me fastidia es que usted se sienta mal, con mala conciencia, rehén de eso. Que no, que eso es muy positivo, que ha sido un ejemplo; que ha permitido esta mañana, cuando yo hablaba del valor de la estabilidad -que usted estaba tomando notas-, yo me dirigía fundamentalmente a usted. Claro, lo que no veo es una intervención como esta, en la que no ha podido estar más despreciativo y despectivo, también con mi persona, y a la que yo, pues mire, modestamente, pues contesto con la sordidez de un veterano parlamentario. Así se lo quiero decir y así se lo quiero expresar.

Se ha olvidado, entre los grandes acuerdos, de los que firmamos, usted firmó... está muy bien que... que ahora no quiera saber nada de la ordenación del territorio, pero es que tiene usted la firmita ahí puesta, en un compromiso para continuar avanzando en el modelo de ordenación del territorio basado en la ley de directrices, la ley de ordenación que habíamos firmado en la legislatura anterior pues con el Grupo Socialista, con el cual había, hay y yo tengo la ilusión de que siga habiendo un consenso en un proyecto que es importante.

Claro, ustedes venían un poco a contrapelo, porque en eso, aunque han pretendido aclararlo, pero no lo sabemos del todo, defendieron en su momento la supresión de no sé cuántos ayuntamientos y también la supresión de las diputaciones. Hombre, ahora están un poquito más cómodos, por lo menos en algunas diputaciones. Y ya sus diputados provinciales entienden la razón de ser de esas instituciones y de esas administraciones. Pero, le tengo que reiterar, es que yo lamento que en ordenación del territorio pues no nos haya ayudado, señor Fuentes. Es muy fácil ahora decir que, como no se ha aprobado la ordenación del territorio, como ese es un tema del bipartidismo, pues no han salido adelante instrumentos como los que hemos hablado aquí: el Plan de Convergencia, la definición previa de las áreas funcionales, el Fondo de... de Compensación. Pero... pero, señor Fuentes, no ha hecho usted demasiadas cosas; de la misma manera que no ha hecho demasiadas cosas para la reforma del Estatuto de Autonomía, suponiendo que le interesara la reforma del Estatuto de Autonomía, cuando usted, en muchos momentos, ha sido rehén de una especie de línea de... de vuelta y de recentralización que yo creo que es incompatible para la profundización autonómica en muchos aspectos.

Hoy es muy claro y muy bonito, pero yo tengo que recordarle qué dos aspectos que estaban en nuestros acuerdos iniciales de legislatura, y posteriormente la propuesta que nosotros enviamos a los grupos parlamentarios de las Cortes para la reforma del Estatuto, no han salido adelante. Pues mire, no han salido adelante la supresión de la limitación de mandatos de los portavoces parlamentarios –qué casualidad que usted lo sea- ni tampoco los... los aforamientos. Pero usted sabía desde el principio, cuando planteaba esta cuestión, porque la debatimos, porque la vimos, porque pedimos informes jurídicos, que la supresión de los aforamientos era materia que requería reforma del Estatuto, ley orgánica; ¿qué ha hecho usted para eso? Pero, por lo demás, no se avergüence, de verdad. Si... si hemos desarrollado... si usted es coautor, en el mejor de los sentidos, de la ley del alto cargo, que introduce gran parte de lo que fueron sus exigencias en mejora de la calidad y regeneración, limitaciones de mandatos, incompatibilidades, supresión de puertas giratorias. Lo hemos hablado esta mañana. Eso es yo creo que muy importante. Y yo me alegro que hayamos podido hacerlo. Usted planteó aquí, y es iniciativa suya. Luego no lo han vendido. Yo es que no lo entiendo: una ley que protegiera a los funcionarios que denunciaran desde la Administración, es que no... Y hoy se arrepiente, hoy le parece mal, nos dice que nos hemos quedado...

Claro, el... el arcano ya es cuando usted me dice que bloqueamos las Comisiones de Investigación, como si no hubiéramos llegado a acuerdos, o como si los grupos no fueran soberanos para llegar a acuerdos. ¿Quién preside la Comisión de Investigación en relación a las Cajas de Ahorros, en la que yo voy a comparecer dentro de tres semanas? Yo voy a comparecer, el presidente. ¿Y quién preside esa Comisión? Un notable miembro de su grupo, una persona justa y sana, y que está muy bien presidiendo. ¿Eso qué es, eso es fruto de que... de que usted una mañana se levantó, y pegó un puñetazo aquí y lo sacó adelante? Hemos negociado. ¿Pero por qué se arrepiente? ¿Por qué... por qué me descalifica? ¿Por qué se dirige a mí de esa forma despectiva? Déjeme morir en paz políticamente, señor Fuentes... [risas] ... déjeme morir en paz.

Pero bueno, pero claro, es que si eso vinera... [aplausos] ... -perdón, perdón- es que si eso viniera de... si eso viniera de un político, bueno, que tiene una trayectoria intachable, de una fidelidad a... que yo he conocido aquí a unos cuantos. Sin ir más lejos, Izquierda Unida; he conocido políticos de Izquierda Unida que eran de Izquierda Unida y terminan en Izquierda Unida. Eran uno, en la unidad, pero eran tíos del... eran tíos de los que... personas de las que... de las que yo sí puedo... y nunca lo he escuchado, ese reproche. Pero usted ha hecho una intervención... mire, sinceramente, ha hecho una intervención de la que, yo que le conozco, se va a arrepentir durante mucho tiempo. Sí, se va a arrepentir, porque a pesar de ser un político viejo, que ha militado en fuerzas que tendría que explicar en su coherencia actual, es usted una buena persona, es usted una persona honesta.

Mire, señor Fuentes, me habla de las Comisiones de Investigación. ¿Dónde estaba usted cuando yo comparecí en la Comisión de Investigación del Hospital de Burgos? También estaba el señor Mitadiel. Usted ni apareció ni se le esperaba. ¿Dónde estaba usted cuando yo comparecí para hablar de los temas eólicos ante la Comisión de Economía? Ni estaba ni se le esperaba. No dio la cara, no me preguntó nada. ¿Cómo viene ahora a endosarme aquí, a criticarme aquí, a que hemos sido oscurantistas, a que no hemos dado la cara? Hemos dado la cara, porque somos transparentes, porque somos por lo menos tan demócratas como usted. Eso sí, con un poquito más de fidelidad a nuestra fuerza política, en la cual nos moriremos también políticamente, señor Fuentes.

Mire, en calidad del empleo, bueno, el problema es que se han quedado ustedes solos con la propuesta del contrato único, igual que con la propuesta de la famosa mochila austriaca. Si de esto ya hemos debatido aquí. ¿Qué quiere que le diga? Pero no nos convence. Pero es que no solamente no nos convence, sino que no convence -y usted, en ese sentido, defiende la economía de mercado- a los empresarios y a los trabajadores. Es que ¿hay alguna referencia acaso en los últimos acuerdos, en los de esta misma semana, en relación con los salarios pero también con otros aspectos? Luego mire, es... es muy digno, es muy justificado, defiéndalo usted, explíquenoslo, pero es que el contrato único ni la mochila austriaca se adapta a las necesidades de un mercado laboral, en el que sí puedo estar de acuerdo con usted en que habría que simplificar mucho el número de los contratos existentes.

¿Cómo puede hablarme, después de lo que yo... hemos debatido aquí esta tarde, que... que en esta Comunidad hay en estos años menos gasto en I+D+i? Bueno, claro, es que me lleva usted al disparadero.

Es como lo de las sociedades registradas. Bueno, por favor, repásese los datos. Mire, en el año dos mil diecisiete se constituyeron en Castilla y León 2.857 sociedades mercantiles, y se disolvieron mil ciento... perdón, 1.041. Luego hay un saldo positivo de... de dos... de casi 2.000, de... de 1.800 sociedades mercantiles más en el dos mil diecisiete. Es más, en el año... desde el año dos mil quince hasta la fecha se han creado 8.700 sociedades en nuestra Comunidad; y empresas registradas, en el año dos mil diecisiete, 161.619, que eran más de las registradas en el año dos mil dieciséis. Luego ese dato tampoco se compadece. Es que no hace falta explicitar datos para intentar corroborar afirmaciones que no son absolutamente exactas.

Bueno, y para finalizar, señor Fuentes, sinceramente, yo le quiero reiterar: hemos avanzado en calidad de la política. Ha sido... en eso sí que puedo decir que ha sido su señoría y su grupo parlamentario, pues no digo un pionero, porque, hombre, esta mañana he recordado cómo estas Cortes han intensificado el control a través de iniciativas parlamentarias, y efectivamente esas 13.000 -creo que hacía referencia- no son todas exclusivamente de su grupo; he recordado cómo estas Cortes intensificaron su preocupación por la calidad democrática aprobando la ley de transparencia al final de la legislatura pasada, y ahí no pudimos contar con su grata presencia y con... con su apoyo. Pero es verdad que las otras iniciativas las ha capitaneado su grupo, luego... luego usted sí puede hablar que en ese capítulo hemos avanzado notablemente, y se puede sentir satisfecho de ello. No nos ha dicho si se siente o no satisfecho; simplemente me ha endosado que somos oscurantistas en el funcionamiento de las Comisiones de Investigación. Usted sí que ha sido oscurantista e injusto cuando ha masacrado a determinados altos cargos de la Junta de Castilla y León que estaban siendo investigados, que no tenían juicio oral abierto y que han sido absolutamente exonerados de ningún tipo de responsabilidad por la justicia, no hemos escuchado ni una palabra de reconocimiento o de reparación. Eso me parece injusto, eso me parece que no son las reglas de juego democrático en quien quiere representar la nueva política; eso no me parece bien.

Pero, mire, en el resto, yo esta mañana he esbozado el proyecto que estamos desarrollando y que, en muchos casos, ha contado además... porque hemos firmado también el pacto de reindustrialización, y ese sí que lo estamos impulsando; no me ha dicho nada si le parece bien o mal los datos industriales que yo aquí he planteado; tampoco me ha dicho nada si le parece bien o no nuestra política de apoyo al sector primario y también al sector alimentario; en materia de diálogo social se me escaquea, porque usted o no ve o no le parece bien –demasiado- la función que aquí juegan los representantes de los empresarios y de los trabajadores, entiende que eso es un... una ventaja para nosotros, es una cultura, además es una cultura que ha llegado para quedarse, y eso está muy bien así.

Mire, en servicios públicos fundamentales, pues yo estoy siempre dispuesto –y ya lo hemos hablado aquí con abundancia- a tomar nota de tantos y tantos fallos, que indudablemente los hay, cuando son servicios que tienen en muchos casos un carácter universal, que son públicos, que están financiados. Pero yo los datos que he dado aquí esta tarde, y que hago merced a su señoría de reiterar, ponen de manifiesto que algo tendrá el agua cuando la bendicen, que algo tendrán esos servicios cuando tienen esos valores; que es verdad que esos valores se deben fundamentalmente a sus profesionales, pero que, hombre, eso no se puede hacer en contra de unas políticas nefandas o nefastas, y que por eso está nuestra Comunidad donde está. Pero me hubiera gustado también, en honor de la verdad, haber escuchado de su señoría algún reconocimiento, por lo menos al trabajo que realizan esos profesionales, y que yo creo que no se ven conformes en que una organización o un grupo como el suyo, pues ponga en solfa que esos, efectivamente, servicios están contribuyendo a que en esta Comunidad haya calidad de vida y a que sentemos las bases también en el mundo rural. He hecho una referencia muy especial al medio rural y al esfuerzo de servicios públicos en el medio rural para el mantenimiento de la población.

En calidad –ya se lo he dicho-, tiene usted el santo y la seña, estamos muy contentos, yo se lo he pedido en muchas ocasiones en nuestros debates, e incluso he terminado con ello; siga empujándonos, señor Fuentes. Y es lo que le quiero pedir para finalizar: siga excitando mi celo como procurador y como parlamentario y siga empujándonos a hacer las cosas bien; a llegar a acuerdos; a los acuerdos firmados, cumplirlos; a seguir mejorando, a seguir trabajando. Y, por favor, no me jubile usted anticipadamente y, sobre todo, no me jubile usted con una oración funeraria como la que acaba de pronunciar aquí. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, presidente. Para un turno de réplica, tiene la palabra el señor Fuentes Rodríguez.


EL SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ:

Bueno, vamos a ver. Mire, señor Herrera, esto es el debate sobre el estado de la Comunidad, y para darse bombo, para darse platillos, para alabarse, yo creo que ya están ustedes, para hacer y decir lo bien que se llevan las cosas ya están ustedes; nosotros criticamos aquellas cosas que consideramos que no estaban mal. Y si esta mañana su intervención fue el preludio, como ha dicho usted, de esa muerte anunciada, pues yo creo que la de esta tarde ha sido absolutamente patética, con descalificaciones personales que no venían a cuento y con un nerviosismo electoral impropio de alguien que ni siquiera se va a presentar, defendiendo al que puede ser su delfín.

Mire, no han tenido... [Murmullos]. Bueno, nunca se sabe, nosotros... gracias a Dios, nosotros sí que tenemos... nosotros sí tenemos primarias, y nosotros automáticamente serán los afiliados, todos los afiliados, no los que están al corriente de pago, no los que se apuntan, los que van a decidir quiénes son... quiénes son los que deciden a ser sus líderes.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Guarden silencio, señorías.


EL SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ:

Mire. Es que está entrando en debate...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señor Fernández, guarde... guarde silencio.


EL SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ:

Mira, señor presidente, ni siquiera ha tenido valor esta mañana, ni siquiera esta tarde, de reconocer los graves errores que han cometido en la gestión en estos últimos años, parece ser que todo han sido buenas acciones durante estos últimos 17 años; no han tenido el valor de reconocer ni siquiera que esas medallas que se ha estado poniendo usted esta mañana han sido, muchas de ellas, gracias a que estaba un grupo responsable aquí, en esta Cámara, y que daba la... merecía por lo menos el que estuvieran, gracias a todos los castellanos y leoneses.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señorías, guarden silencio.


EL SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ:

Mire, no ha tenido ni siquiera usted el valor de reconocer que, con todo el poder que han tenido usted y su grupo durante los últimos 17 años, hayan fracasado en esos grandes retos que nos ha dejado como lastre después de su nefasta gestión en los últimos años con respecto a la despoblación. No ha tenido ni siquiera el valor de reconocer que su falta de liderazgo en esos desafíos, después de estos 20 años, siguen estancadas en nuestra Comunidad. Es verdad, esta mañana, con su complacencia, con su triunfalismo, con su autobombo, se ha quedado absolutamente solo, alejado de la auténtica realidad de Castilla y León.

Una realidad en la que parece ser que usted no sabe que existe y que tenemos conciencia de que ha existido una corrupción y que, en la auténtica realidad en la que los... viven todos los castellanos y leoneses, claro que saben que hemos tenido corrupción aquí, en Castilla y León. En su mandato, han campado por sus anchas los corruptos, y haciendo que la ciudadanía, por lo tanto, se desafecte absolutamente de lo que es... de lo que es la política. Han sido también... sus vagas explicaciones en esas Comisiones de Investigación han sido gracias a que la... incluso hasta la propia Justicia le está empujando un poquito a usted para que dé esas explicaciones. Y aunque, como digo, todo el mundo se lo está diciendo, la Justicia y la ciudadanía, que su partido, que su Gobierno... de hecho, algún alto cargo de su Gobierno parece ser que sí que ha estado manchado con el tema de la corrupción, usted sigue mirando para otro lado y no empuja a su partido a, por ejemplo, desbloquear lo que son las Comisiones de Investigación abiertas y, por supuesto, a deporar... a depurar las responsabilidades políticas.

Mire, no se pueden asimilar las responsabilidades políticas únicamente con responsabilidades penales; la exigencia por parte de los ciudadanos en materia de regeneración le está poniendo a usted y a su partido contra las cuerdas. Y, ya se lo he dicho en varias ocasiones, los castellanos y leoneses merecemos que... es saber qué es lo que pasó, merecemos esas explicaciones. Y eso conlleva también que en la economía aquí, en Castilla y León, también se ve lastrada con los temas de los parques eólicos, con los temas del... de la... de Portillo, con los temas del Hospital de Burgos. Las empresas tienen miedo de venir aquí, a Castilla y León.

En la... como le dicho en la intervención anterior, ese impulso en la economía, gracias a los vientos... a los vientos de cola y de sus políticas, no son gracias a la implantación y la implementación de sus políticas económicas; y la realidad de aquí, de Castilla y León, del empleo es perfectamente clara -lo hemos dicho y lo dejamos clarísimamente-: el 90 %, 9 de cada 10 nuevos, nuevos, empleos... no me venga usted con el juego de trilero de decir los empleos que tenemos en Castilla y León, los nuevos que hemos tenido en los últimos tres años, 9 de cada 10 de esos empleos –y se lo demuestro cuando usted quiera, señor Herrera-, 9 son precarios, son temporales. Los castellanos y leoneses necesitan 49 –casi 50- empleos para conseguir un empleo indefinido. Y, además, los salarios aquí, en Castilla y León, son de los más bajos del conjunto de España.

Y, señor Herrera, el problema del tejido empresarial de Castilla y León no es ya que cierren las empresas o que se quieran marchar o que se deslocalicen, el problema, señor Herrera, es que no atraemos empresas. Usted me ha vuelto otra vez a hacer otro juego de trileros y dice: entre las que se crean y entre las que se destruyen. No, yo le digo entre las que somos capaces de atraer de fuera de nuestra Comunidad, que están en otros sitios y quieran venir a hacer su proyecto empresarial aquí, en Castilla y León. No somos atractivos, no somos fiables, no tenemos seguridad jurídica; muchas de las empresas no vienen a Castilla y León porque no tienen seguridad jurídica aquí, en Castilla y León. Pero tampoco somos capaces de crear las condiciones necesarias para que las empresas quieran venir aquí, a Castilla y León.

¿Qué atractivo puede tener una empresa cuando en el mundo globalizado en el que estamos casi -digo casi- el 90 % de nuestro territorio no tenemos banda ancha de más de 100 megas, que es lo normal ahora mismo en muchas de las empresas que quieran trabajar con el exterior? ¿Qué atractivo puede tener una empresa para venir aquí, a Castilla y León, cuando nuestras infraestructuras viales y ferroviarias no... casi casi no existen, en muchos casos, o deja mucho que desear? No tenemos la autovía hacia Soria; estructuración de la Comunidad, señor presidente, eso es lo primero que dijo usted en el Discurso de Investidura. La autovía a León, parece ser que siempre hay retrasos que la vayan trayendo. No tenemos el tren directo desde Burgos hasta... hasta Madrid, no tenemos el tren del... Ruta de la Plata; es decir, no tenemos buenas infraestructuras para que... -señor alcalde, no estoy hablando con usted, por lo tanto, no tiene que entrar en diálogos-.

Mire, y claro, y, si nuestro tejido empresarial es débil, eso nos lleva a nuestro mayor problema, es que, si no hay trabajo de calidad, si no hay un... salarios de calidad, si los servicios públicos, sobre todo en el medio rural, no son de calidad, entonces nuestros jóvenes tienen que irse a otras Comunidades, y, por lo tanto, nos envejecemos, señor Herrera. Y eso nos lleva al otro grave problema de Castilla y León, tenemos menos población y, por tanto, como le digo, mucho más envejecida. Mire, la pirámide poblacional aquí, en Castilla y León, es absolutamente preocupante. Si vemos las pirámides poblacionales en España, la media de edad está entre los 30 y los 60 años. Aquí, en Castilla y León, tenemos entre 45 y 65 años; y en los municipios de menos de 500 habitantes –que es la mayoría de los municipios que tenemos aquí, en Castilla y León- la mayoría de la gente está por encima de los 50 años, y muchos de ellos por encima incluso de los 75 años. Y esto nos lleva al otro problema: si perdemos población, perdemos financiación, señor Herrera; y si perdemos financiación, no seremos capaces de dar unos servicios públicos de calidad.

Por lo tanto, señor Herrera, lo más importante que tenemos ahora mismo es acabar con esa sangría poblacional; y ese sí que sería uno de los pactos útiles para toda la ciudadanía aquí, en Castilla y León. Y aquí sí que me tendrá, siempre que usted quiera, a su lado para solucionar este grave problema de todos los castellanos y leoneses. Y por desgracia, señor Herrera, son nuestros jóvenes los que se tienen que ir; unos jóvenes que son los que podían repoblar nuestra Comunidad y revertir ese envejecimiento poblacional; unos jóvenes perfectamente preparados y que, como le he dicho también en mi primera intervención, absolutamente necesarios y que son nuestro mayor activo que tenemos. Porque si seguimos a la pérdida de población que estamos teniendo en los últimos años, en los últimos años hemos perdido 140.000 castellanos y leoneses, desde el dos mil nueve, para 140.000. En pocos años no necesitamos ni colegios, ni guarderías, ni maternidades, ni institutos, ni universidades, ni por supuesto nuevos pisos, porque no va a haber gente joven que tenga necesidad de estos nuevos pisos. En diez años 140.000 castellanos y leoneses menos, y, sobre todo, casi todos ellos son gente joven de Castilla y León; tanta población como la provincia de Zamora, como la provincia de Ávila, como la provincia de Segovia, y dos veces la provincia de Soria; 140.000 castellanos y leoneses menos en diez... en los últimos diez años.

Mire, señor Herrera, lo he dicho en muchas ocasiones, yo tengo tres hijos y le puedo garantizar que me encantaría que tuvieran ese proyecto de vida aquí, en Salamanca o en Castilla y León, pero ya, por desgracia, uno de ellos se ha tenido que marchar, porque no encontraba trabajo aquí, en Castilla y León. Pero no solo él, la mayor parte de los... de las personas, de los estudiantes que estudiaron con él en su universidad no están en Castilla y León, han tenido que marcharse. El sábado pasado tuvieron una reunión de amigos y la mitad de ellos están en el paro y la otra mitad se tienen que ir fuera de Castilla y León. De los ocho amigos que estaban, cuatro estaban trabajando en Madrid, prácticamente, y otros tres estaban en el paro, señor Castilla y León, señor... señor Herrera, pero lo mismo... Vamos a ver, se lo aseguro, la verdad... Vale, vale. De verdad, se lo aseguro, señor Herrera, yo creo que es muy duro, después de los sacrificios que hacemos las familias para dar esos estudios y esa formación de calidad a sus hijos, ver que tienen que marcharse, y, además, la mayor parte de ellos se tienen que ir en contra de su voluntad, se tienen que ir a construir ese futuro fuera de Castilla y León.

Señor Herrera, ha desperdiciado esos vientos que le he dicho antes, esos vientos de cola de la bonanza económica nacional, para hacer esas reformas tan necesarias que necesita nuestra Comunidad y que podrían llegar a haber revertido esta situación, y, por desgracia, se ha quedado sin tiempo para solucionarlas.

Y, bueno, llevamos más de cuatro horas de debate y seguro que muchos agradecerán la brevedad de la intervención. Y como mis compañeros, como no puede ser de otra forma, le voy a desear lo mejor en su nueva etapa cuando acabe esta legislatura de Gobierno, pero también le recuerdo que nos quedan todavía nueve, nueve meses, nueve meses de trabajo, y espero que, como en estos últimos tres años, seamos capaces de llevar a buen puerto todos esos acuerdos que hemos tenido y que tenemos ahora mismo encima de la mesa y que, por supuesto, van a ser mejores para que mejoren la vida de todos los castellanos y leoneses. Y dentro de nueve meses, señorías, serán los propios ciudadanos los que nos examinen y serán ellos los que pongan a cada uno de nosotros donde -y estoy seguro de ello- nos merezcamos por nuestro trabajo, no lo que diga el señor presidente o lo que diga el señor Fernández. Yo creo que no van a valorar si uno es buen orador o mal orador, sino uno... si chilla mucho y no hace nada o si es útil para todos los castellanos y leoneses.

Nosotros vamos a llevar a esos comicios un proyecto ilusionante, vamos a llevar un proyecto modernizador de nuestra Comunidad y que, por supuesto, cree oportunidades para que ningún castellano y leonés tenga que abandonar esta tierra por no poder construir su proyecto de vida aquí, en Castilla y León. Muchísimas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, señor Fuentes. Para un turno de dúplica, tiene la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Gracias, presidenta. Si el anterior turno lo compartí con el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, le ofrezco ahora al... al otro damnificado, al portavoz del Grupo Podemos, el que comparta conmigo este turno de... de dúplica.

Me quedo con la parte final de su intervención, señor Fuentes. Es verdad que usted pierde bastante cuando no trae las cosas escritas, y la parte final, como la traía escrita, pues está bastante mejor.

No, le agradezco de verdad, sinceramente, esa oferta. Tenemos muchos meses por delante, hay muchas cosas pendientes. Y, simplemente, reflexione, ¿eh? Si... si tan mal lo hacemos, si tan mal lo hemos hecho, si tan malos somos, si tan deshonestos somos, no me explico cómo nos ha otorgado ese gran ámbito de apoyo y de autonomía. Gracias a su confianza en nosotros hemos podido darle estabilidad a esta tierra, hemos podido gobernar, hemos podido sacar adelante acuerdos importantes, entre ellos los Presupuestos, que, al final, usted me va a permitir, es verdad que no hemos cohabitado, pero son hijos comunes, suyos y míos, ¿no?, de manera que muchas gracias.

Ahora, eso, sinceramente, no se compadece con la intervención de esta tarde. Porque, mire, a mí me tiene a su disposición; evidentemente, no le votaré nunca, pero... pero me tiene a su disposición en la... en la simpatía y en la... y en la colaboración, pero no puedo entender, verdaderamente, estas incoherencias. Usted me ha ayudado, usted ha confiado en mí, ha confiado en mi Gobierno, usted ha llegado con nosotros a muchos más acuerdos que desacuerdos. ¿A qué venía todo, si somos estos brutos que estamos desperdiciando los vientos de cola o los vientos a favor para hacer que nuestra tierra no tenga ningún futuro? Es que no se compadece, es que no tiene usted credibilidad, pero sí me ha dado mucha confianza. Por todo ello, muchas gracias, y nos seguimos viendo. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, presidente. En un turno compartido, tiene la palabra el señor Sarrión Andaluz.


EL SEÑOR SARRIÓN ANDALUZ:

Bien. Muchas gracias, señorías. Buenas tardes, presidente, al Gobierno y a los resistentes que aún nos acompañan a pesar de las altas horas en las que está desarrollándose este debate.

De manera tremendamente sintética, por el tiempo al que estoy obligado a reducir mi intervención, yo diría que, si habláramos de los últimos doce meses, del espacio que nos toca analizar hoy en este debate, habría muchas características que podríamos tratar. Pero yo creo que hay tres fundamentalmente que pueden resumir lo que ha sido el último curso político.

En primer lugar, ha sido un curso político de cierres y de deslocalizaciones. Ha sido el curso político en el que supimos que Nissan, definitivamente, se reconvertía en una planta de recambios, abandonando la actividad de construcción de automóviles, con todo el impacto de empleo indirecto y directo que eso significa. Ha sido el año de las luchas contra los desplazamientos, los cierres por deslocalización de Isowat Made, de Siemens Gamesa o, actualmente, de Vestas, en León, a la cual estamos también prestando, una vez más, todo nuestro apoyo a los trabajadores y a las trabajadoras en su lucha contra esta deslocalización.

El segundo rasgo es que estamos ante un año que ha supuesto la... el estancamiento en la creación de empleo, y este es un rasgo en el que me detendré más adelante; pero lo cierto es que ni la recuperación está llegando a la gran mayoría de la población ni la recuperación está manteniéndose al ritmo que planteaba el Gobierno que iba a desarrollarse hace unos años.

Y el tercer elemento, y en esto estaremos todos de acuerdo, es que este año Castilla y León hemos entrado de lleno en el mapa de la corrupción, ese mapa en el que todavía algunos podían decir que no nos encontrábamos situados. Lo cierto es que a día de hoy hemos sido... hemos protagonizado una entrada absolutamente dramática y absolutamente conocida.

Entrando en materia de empleo, en materia de la conflictividad laboral de nuestra Comunidad. Como siempre, presidente, como hice en mi primera intervención en esta tribuna, en la que, si usted recuerda, yo vine con una camiseta de los trabajadores de ITEVELESA, que estaban, el día de su investidura, concentrándose precisamente en lucha por un convenio digno, lucha que, por cierto, lograron vencer gracias a su tesón y esfuerzo. Y también quiero recordar a las trabajadoras de ayuda a domicilio, que luchan por un convenio justo en Castilla y León; a los trabajadores y trabajadoras de Ambuibérica, que luchan para un servicio que es fundamental para una Comunidad Autónoma, como es el transporte sanitario, y que están luchando por que se les reconozca eso que es tan fundamental para la vida, como es un salario digno, unas percepciones que les han sido recortadas a lo largo de los años, en un servicio dependiente en última instancia, no lo olvidemos, de la Administración pública. Y, por supuesto, a esos trabajadores que luchan día a día por lograr sus convenios colectivos.

Somos una Comunidad en la que, como decía, hemos sufrido un estancamiento importante. De acuerdo a los últimos datos, podemos decir con total claridad, a día de hoy, que en Castilla y León se está creando menos empleo que en el año dos mil quince y en el año dos mil dieciséis, y que ese menor empleo que se crea es un empleo de mala calidad. Es muy escasa la caída por desempleo, y se basa no solamente en el pequeño empleo que se crea, sino sobre todo en la caída de la población activa, debido a las personas que abandonan nuestra Comunidad o que, simplemente, entran en edad de jubilación. Y eso significa que en el año dos mil diecisiete hemos perdido 15.200 personas en edad de trabajar.

Somos la Comunidad Autónoma con mayor descenso en población en edad de trabajar. La caída de nuestra tasa de actividad, como usted bien conocerá, ha sido de un 54,8 %, 4 puntos peor que la media española. En el año dos mil diecisiete solo se crearon 6.900 empleos, frente a los 25.900 de dos mil dieciséis o a los 19.000 de dos mil quince. Esto significa que la recuperación no llega, que no llega a la mayoría social y que no llega tampoco en las cifras, en los datos en el tiempo, que se auguraban hace muy poco tiempo. Que tenemos una tasa de generación de empleo cuatro veces inferior a la nacional, y que el empleo que se crea es tremendamente precario. En esto estamos, en algunas ocasiones, en la línea de la media de nuestro país, puesto que estamos en un país, que es España, que es el país que realiza mayor contratación temporal en toda la Unión Europea. El 25,3 % de los trabajos en Castilla y León son temporales, solamente el 8,5 % del empleo creado ha sido de carácter indefinido.

Y somos, por último, una Comunidad en la que cada vez hay menos personas que cobran la prestación. Somos una Comunidad con una tasa de cobertura del 49,7 %, eso son 6,5 puntos por debajo de la tasa de cobertura de la media española. En la cual, precisamente, no por haber un descenso del paro, sino porque se expulsa a los trabajadores en paro de su prestación. La prueba está en que tenemos un número de desempleados muy similar al que había en el año dos mil nueve y lo cierto es que tenemos a 25... 25.000 personas más en situación de no tener prestación. Por lo tanto, se expulsa a la gente del sistema de protección. Y eso genera despoblación, y eso genera que la gente se vaya de nuestra Comunidad. Porque nadie se va de Castilla y León porque no le guste, la gente se va porque no hay oportunidades laborales y porque no hay condiciones para ello. Castilla y León ha perdido 64 habitantes por día a lo largo del último año. Eso significa que, si llenáramos un autobús medio, de 55 plazas, cada día, todavía se quedaría pequeño para la gente que abandona nuestra Comunidad.

Pero es que hay algo que es aún más grave, es que esta despoblación que aqueja a Castilla y León, que aqueja a la ciudad más grande de Castilla y León, como es Valladolid, que ha bajado de los 300.000 habitantes por primera vez en muchas décadas este año, resulta que el 55 % de la población entre 0 y 17 años se concentra en 15 municipios. Más de la mitad, más de la mitad de los menores de edad de Castilla y León se concentran en 15 municipios. Y ya tenemos 180 pueblos donde no hay ni un solo menor. Esto es tremendo, porque si Castilla y León tiene un problema de despoblación grave, el problema en el medio rural es triplemente más grave, es tremendo. Una Comunidad, por cierto, donde aumentan las tasas de pobreza infantil. Uno de tres niños se encontraba en riesgo de pobreza, de acuerdo al último informe de Unicef, y un 55,5 % de los menores entre el 0 coma... de 0 a 17 años se encontraba en una situación de posible riesgo.

Y, mientras tanto, como dato muy positivo, como dato muy importante para nuestra Comunidad y para el... para el conjunto del país, es que dos mil dieciocho será recordado como el año de la mujer. Y no solamente como el año de la mujer, yo diría como el año del feminismo. Y Castilla y León no ha sido una excepción en esta regla. El ocho de marzo vimos un masivo levantamiento de las mujeres de Castilla y León en todas las ciudades y pueblos de nuestra Comunidad. Algo que, por cierto, ha llegado a su discurso de esta mañana, y me alegro que le haya dedicado una parte del discurso a los problemas de género, porque eso es precisamente una prueba más del éxito que está logrando el gran movimiento feminista, que está logrando situar en la agenda el discurso de género.

Pero ahora tenemos que ser coherentes. Porque somos una Comunidad donde las mujeres se encuentran en una situación francamente, francamente mejorable. Y las mujeres no solamente se levantaron por esas condenas ridículas a La Manada y por un sistema judicial patriarcal, se levantaron también porque el 78 % de los empleos parciales de Castilla y León los tienen mujeres, el 27,6 % de las mujeres se encuentran en situación de parcialidad laboral, frente a un 5 % de varones. Estamos hablando de una diferencia tremenda. Que la diferencia en esta parcialidad entre hombres y mujeres, en el caso de Castilla y León está en el 21,7 %, que son 4 puntos de diferencia respecto a la media española, que ya es grave de por sí. Que tenemos una situación de 5 veces más parcialidad de mujeres que el hombre. Que la tasa de empleo en mujeres es un 40 % peor, 13,4 puntos más baja que la de los hombres. Y que en el caso de que fuéramos a una solución a este problema y que consiguiéramos igualar esta tasa de desempleo hombres y mujeres, habría que crear 100.000 empleos femeninos en Castilla y León, algo que, a corto plazo, va a ser francamente imposible. Por lo tanto, estamos ante una situación enormemente compleja.

Mientras tanto, estos últimos doce meses han sido también objeto de algo francamente sorprendente. Yo he vivido muchas movilizaciones a lo largo de mi vida, generalmente con carácter estatal, contra guerras, contra reformas educativas, contra reformas laborales, huelgas generales contra Gobiernos de diferente signo, también he vivido grandes movilizaciones por temas municipales, pero es la primera vez que veo una gran y masiva movilización por un tema de competencia autonómica, como es la sanidad. Y eso es lo que, precisamente, ha marcado la actualidad autonómica de los últimos meses: las listas de espera, la situación de los hospitales del Bierzo, del centro sociosanitario de Laciana, el hospital... el Complejo Hospitalario de Salamanca, la situación de Valladolid, la situación del Hospital de Soria, las informaciones hechas públicas por el Procurador del Común, que explicaba como los servicios de atención al paciente disuadían a los propios usuarios de presentar quejas; la falta de cobertura de bajas y vacaciones, que ahora, en período estival, es cuando se hace más grave, porque además es cuando aumenta poblacionalmente una parte significativa de nuestra Comunidad, como es el medio rural; y otra vez volveremos a tener los problemas habituales, como lo tuvimos el verano pasado, cuando se cerró una planta del Hospital de Medina o otras plantas de hospitales en León y en Valladolid; la situación de privatización o de externalización permanente a través de las derivaciones, que ha centrado ya algunos de los debates.

Solamente un dato, en el año dos mil diecisiete se gastaron 8,3 millones de euros en derivaciones, en el dieciséis fue 6,6 y en el dos mil quince fueron 4,2. Hablamos de 20 millones de gasto en dos años, que se ha duplicado en los últimos dos años, precisamente, precisamente, porque estamos ante un problema de gran gravedad, como es las listas de espera. Pero, en lugar de solucionarlo teniendo mayores y más número de personas trabajando en nuestra sanidad y con mejores recursos, lo que hacemos es derivar a la privada, generando pan para hoy y hambre para mañana, y además sin tener una reducción significativa de estas listas de espera. Aspectos como las unidades de gestión clínica, que han salido también en el debate, anuladas por el Tribunal Superior de Justicia de la... de Castilla y León. O diferentes elementos, como el famoso convenio de Tres Mares, que el consejero de Presidencia está cansado de oírme citar en todas las comparecencias; la situación de la cocina de Salamanca, que a pesar de que aquí se me dijo, en sesión plenaria, que no iba a llegar ni un solo despido, ya lleva 31 personas en el paro; el centro de especialidades de las Delicias; el centro de especialidades de Astorga, que sigue sin especialidades; o la situación de las jubilaciones masivas, para las que no hay ningún recambio previsto.

La situación medioambiental. No voy a ahondar excesivamente, porque esto lo he hecho muchas veces ya en el Pleno acerca de mi posición en la mina de uranio, una posición ante la que podríamos estar ante una solución feliz, si así lo deseara el Gobierno. Las grandes movilizaciones contra las minas de feldespatos, en Ávila; las situaciones de las macrogranjas, como Noviercas, Cerecinos de Campos, o los más de 600 proyectos que hay o solicitados o ya en funcionamiento en Castilla y León; los vertidos de lindano, en Soria o en Palencia, que a día de hoy no han sido recogidos, y para los que yo organicé, precisamente, una jornada parlamentaria, a la que su grupo no quiso asistir; la situación de órdenes ilegales emitidas sistemáticamente por la Consejería de Medio Ambiente y anuladas por diferentes tribunales. Hay que recordar que hay 6 sentencias que anulan decretos y 3 que anulan órdenes de vedas durante los últimos veinte años, y que solo este año hemos visto la anulación judicial de la orden de quema de rastrojos o la del plan de conservación y gestión del lobo. La exención de licencias a industrias agroalimentarias no sujetas a autorización ambiental o la misma medida para actividades ganaderas que han realizado a través de sendos decretos a lo largo de dos mil dieciocho, y que supone una entrada de la desregulación y de la pérdida de control público sobre el impacto de la actividad de agroindustrial en Castilla y León. Y el anuncio que realizaron acerca de querer ampliar esta desregulación a actividades como las industriales o las de servicios. Así como las protestas de los trabajadores de Medio Ambiente por la RPT que se está planteando ahora mismo en la Consejería.

En materia de regeneración, han salido aquí varias Comisiones... varios aspectos de las Comisiones de Investigación. Pero yo solo quiero recordar uno, señor presidente, que, a mi juicio, es de una gravedad tremenda: ustedes han hecho un acuerdo con el Partido Socialista para que en la Comisión de las Cajas de Ahorro no compareciera ninguno de los imputados... o, mejor dicho, alguno solamente de los imputados que pedía algunos grupos, como, por ejemplo, el mío. Yo, que fui el grupo que menos comparecientes solicitó a esa Comisión, se me ha denegado un 80 % de los comparecientes. Y tenemos que observar como personas imputadas en procesos como el de Caja España no son citados a declarar, mientras que se cita a declarar a todos los presidentes de las comisiones de control, que, a efectos de lo que estamos investigando, la relevancia es más bien escasa, si se compara con lo que estábamos solicitando otros; y, por lo tanto, se ha constreñido esa Comisión antes, prácticamente, de que nazca.

La situación educativa. Y me queda solo un minuto, pero citaré dos elementos. Uno, que he conocido antes de ayer, precisamente, que es que acaban ustedes de aumentarle una unidad a un centro concertado en Arévalo, en Ávila, mientras se están cayendo las unidades en centros públicos. Y ayer mismo tuve conocimiento de que han hecho algo muy similar en Arenas de San Pedro, donde, en la misma provincia, centros públicos están perdiendo alumnado y se mantienen los privilegios de la educación concertada; que no olvidemos que nació en este país como complemento, y que ustedes lo que han hecho es convertirla en algo permanente, que se está comiendo a la educación pública en muchas provincias, precisamente debido a sus políticas.

Finalizo, presidente. Yo creo que siempre hay espacio para la esperanza. He hecho un agradecimiento público a las mujeres que han salido a movilizarse en Castilla y León por la dignidad y por la igualdad. Quiero decir también lo mismo de los trabajadores que luchan diariamente por sus convenios colectivos o que luchan contra los cierres y deslocalizaciones en Castilla y León. Y quiero terminar haciéndolo también por el colectivo de los y las pensionistas, aquellas personas que están logrando que en esta España gris, en esta Comunidad Autónoma, tengamos por fin debates sociales de calado, que estoy seguro que tendrán enormes consecuencias. La ciudadanía movilizada, la ciudadanía crítica que piensa y que lucha es, en definitiva, nuestra esperanza. Muchas gracias.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, señor Sarrión. Para contestar, tiene la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Gracias, presidenta. Señor Sarrión, por empezar por donde casi finalizaba su señoría, no le puedo dar ni cuenta ni razón de lo que usted me interpela o argumenta en relación con personas que vienen o no vienen a una Comisión de Investigación que es estrictamente parlamentaria. Lo que ocurre es que yo me creo la separación de poderes; el portavoz que ha intervenido anteriormente también me ha endosado una... una voluntad de obstrucción del funcionamiento de esas Comisiones, y ahora usted me plantea si se ha admitido o no se ha admitido... Yo lo único que sé es que esa Comisión está constituida, que esa Comisión está trabajando, que esa Comisión está presidida por un procurador que no es del grupo mayoritario de la Cámara y que a esa Comisión pues tarde o temprano -no sé si hay fecha ya-, pues va a venir quien le habla; por lo tanto, yo no sé si eso ese buena o es mala señal, no... no digo para el que le habla, sino en general para la Comisión de... de Investigación.

Mire, yo no tengo ningún... ninguna prevención... es lógico que nos separe una visión ideológica de la función que la iniciativa social, en este caso, cumple en la educación concertada. Es verdad que no es comparable en los términos de concertación con un sistema que es.... como ya hemos dicho en los datos mismos de esta mañana, el 98 % de los recursos públicos en materia de sanidad van a... a los servicios estrictamente públicos y 2 exclusivamente a los concertados, si, lógicamente, descontamos un servicio que en... en la generalidad de los sistemas sanitarios sí está atribuido a la iniciativa privada, como es el... el que se refiere a... a ambulancias y al transporte sanitario. Pero, en el caso concreto de la educación, yo creo que en esta Comunidad Autónoma mantenemos un... un equilibrio absolutamente razonable y lógico, que, por otra parte, se compadece con algo que nosotros –sí, nosotros sí, también nuestra opción ideológica- valoramos mucho, que es la opción de las familias para... para elegir los... los centros. Y, a partir de ahí, la... la Comunidad, el presupuesto público, pues lo que hace es ponerse al servicio de las familias.

En cualquiera de los casos, nuestra opción es claramente la educación pública. Yo he hecho esta mañana un alegato –lo he hecho también en algunas otras intervenciones-: en una Comunidad rural como Castilla y León, solo la sanidad pública es la que garantiza que exista igualdad de oportunidades, y yo esto lo he defendido en mi partido, pero desde la experiencia de Castilla y León. Por lo tanto, mire, le habla a un... Ahora, no me... no me plantee la diatriba o la pregunta en torno a una unidad en una determinada localidad entre lo público y lo privado. No lo sé, pero estoy convencido que habrá una buena respuesta de quien, por otra parte, tampoco es un forofo de la privatización o del neoliberalismo, como es el consejero de... de Educación –el actual y, por cierto, los... los anteriores-.

Ha sido su señoría muy coherente con las cuestiones... por eso yo no le reprochaba, pero sí le... le anticipaba al portavoz de Ciudadanos que... que estaba anticipando o acumulando cuestiones sobre las cuales usted se ha venido interesando en los debates con este presidente en los... en los Plenos de control...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Perdone, no puede tomar fotografías. Disculpe. Y perdone, presidente.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

... en los Plenos... en los Plenos de... de control. En esos Plenos hemos hablado de deslocalizaciones, en esos Plenos hemos hablado de crisis empresariales, en esos Plenos hemos hablado también... –y usted sabe cuál es la posición- le pregunta a... a la autoridad administrativa –no a la autoridad política- en relación con expedientes administrativos, como son los que conciernen a esos proyectos a los que usted se refiere reiteradamente, es decir, bien sean las macrogranjas, bien sea las... las minas, todos aquellos que tienen una complejidad medioambiental y en los que su señoría está siempre, pues muy... muy sensibilizado. Bueno, yo ahí le... le reitero lo que vengo diciéndole. Mire, esto es un Estado de derecho, creo que tenemos unas leyes muy avanzadas; desde luego, son las más avanzadas del mundo, porque... porque nacen de directivas europeas. Yo creo que es Europa la que tiene una legislación más avanzada en relación con la lucha contra el cambio climático, con la sostenibilidad, contra todos estos elementos de ataque medioambiental.

Nosotros, en definitiva, tenemos un trasunto de esa normativa. Esa normativa es aplicada a su vez por profesionales de la Función Pública. ¿O es que usted cree que... que hay una voluntad conspiradora o tal... o una... ganas de facilitar, en virtud de la cual el consejero de turno o el presidente intervienen en los expedientes administrativos concernientes a esto, que, además, en muchos casos, afectan a distintas Administraciones? Usted ha citado una cosa muy interesante, y yo la verdad es que lo digo con... con toda libertad: en este momento, que ha... que se ha operado un cambio en el signo político del Gobierno de la Nación, yo quiero ver qué capacidad de maniobra tiene el nuevo Gobierno de la Nación en expedientes... en expedientes de control medioambiental, en expedientes de... de prevención ambiental, que son absolutamente reglados, donde no hay capacidad de intervención política, porque estaríamos desviándonos de lo que tiene que ser una no discrecionalidad de los poderes públicos, yo se lo digo.

Por lo demás, mire, yo, salvo el objetivo en el que además sí que coincidimos -bueno, es verdad que coincidimos más o menos- de que no hay que guillotinar ni... por principio ningún proyecto de... económico, ningún proyecto de inversión que venga a generar inversión, crear riqueza y crear empleo, y especialmente en el mundo rural, pero luego tienen que someterse todos a –perdóneme el símil- la ventanilla administrativa de la aplicación de la ley. La ley es igual para todos, y yo le digo que la ley administrativa y las leyes medioambientales que se aplican en el territorio de Castilla y León y en el conjunto de España son las más exigentes, son las mismas de la Unión Europea, y, por tanto, ahí, estamos sujetos; aparte que siempre van a existir las garantías del Estado de derecho para que, si una u otra medida no se entiende ajustada al interés público, al interés general o a la legalidad, se puede recurrir en las distintas vías administrativas.

Mire, en relación a los cierres y deslocalizaciones, yo le reitero lo que ya le dije en algún momento: esta es una Comunidad que... que sabe -y... y en los años más duros de la crisis- lo que era un rosario permanente de pérdidas de empleo, de pérdidas de empresas y de deslocalizaciones, de huida de... de empresas, y que se dotó, en el marco del diálogo social, tan citado a lo largo de hoy, de un instrumento -la única que creo lo tiene-, que es un procedimiento claro y ordenado para enfrentarse a esos cierres y a esas deslocalizaciones. Nosotros tenemos un protocolo de actuación en esos casos de deslocalización y crisis de empresas. Lo hemos pactado en el diálogo social; hemos puesto en marcha una Fundación para el Anclaje Empresarial, donde todos estamos. Le he recordado hoy que, dentro del Plan de Empleo de este año dos mil dieciocho, existe todavía un conjunto de líneas del plan frente a las crisis empresariales dotado con casi 6.000.000 de euros, que son ampliables, y a pesar de que, evidentemente, el número de crisis de deslocalizaciones ha... se ha reducido constantemente.

Yo he recordado a lo largo de esta tarde que adoptamos precisamente para el mantenimiento de lo más importante, que es el empleo y el contrato de trabajo, una medida que fue pionera y que hace tan solo 48 horas han reproducido en su acuerdo las organizaciones empresariales y sindicales españolas, en ese acuerdo que es salarial, pero que es más que salarial. Y aquí dimos preferencia, a través de una serie de ayudas -y también la Fundación Anclaje trabajó en ello-, para que los ERES fueran suspensivos, y por tanto se buscaran soluciones o se buscaran alternativas, y no fueran extintivos, que son los que sí guillotinan y cierran los contratos de trabajo.

Pero usted me cita algunas empresas, y hemos de reconocer que, a pesar de todo ese esfuerzo, no hemos podido salvar algunas de ellas. Pero, junto a ellas, yo he tenido la oportunidad de darle a su señoría datos de otras muchas en las cuales el esfuerzo ha culminado con éxito, y bien la propia empresa, con los mismos gestores, bien los propios trabajadores a través de procesos de autogestión, bien a través de la búsqueda de una alternativa industrial, porque siempre el plan industrial es importante, la Comunidad, la Administración, no tiene vocación de hacerse un sector de empresas... un sector de empresas públicas que... sobre la base de lo anterior, pero tenemos muchos ejemplos.

Podemos hablar de lo que es el caso paradigmático de Renault, y el caso también de Nissan. Para su señoría el caso de Nissan es un caso casi calamitoso de deslocalización o de crisis empresarial. Para nosotros, se ha buscado una alternativa; pero además se ha buscado una alternativa, y no sabe su señoría lo complicado que es buscar esas alternativas en el marco de decisiones que desgraciadamente en la economía global no se toman en Valladolid, ni se toman en Ávila, ni siquiera se toman en Madrid; esa, concreta, se ha tomado en Tokio, y ha sido muy complicado llevar al ánimo que no había que cerrar, que había que reconvertir, que había que integrar en el polo industrial del Grupo Nissan-Renault en el conjunto de Castilla y León, y que, reconvirtiéndolo hacia la fabricación de determinados elementos -no para vehículos nuevos, pero sí para recambio, para repuesto, que es una línea muy moderna en el conjunto de Europa-, hemos arrancado también algunos compromisos que nos van a permitir mantener el empleo directo y el empleo indirecto.

Pero, junto a eso, tenemos... yo creo que hemos dado una rápida respuesta a crisis empresariales importantes en empresas agroindustriales, por ejemplo. Ahí están los casos de Seda Soluble, de Hibramer, de Elgorriaga, de Trapa, de Dulciora. O cuando algunas empresas han sufrido sucesos como fue el caso de Embutidos Rodríguez, Ornua -también en Ávila-, Campofrío -paradigmático, por ser uno de los buques insignias de nuestra industria agroalimentaria-. Hace poco he tenido la oportunidad de visitar Montefibre, que ha estado cerrado dos años, en... en Miranda, y que se ha reabierto como símbolo de la esperanza industrial que esa localidad tiene. Podríamos hablar, en León, de Antibióticos; de LM, en Ponferrada, que hoy es una realidad impresionante; de Endaki, en La Robla; de la Fábrica de Armas de Santa Bárbara, que conoce muy bien su señoría; de Grudem, en Segovia; de Puertas Norma, también lo conoce su señoría; de Metales Extruidos; de una infinidad de proyectos que pasaron por crisis y que... y que, bueno, yo creo que con el buen hacer de todos, con la voluntad, siempre con el esfuerzo, con el deseo de apretarse el cinturón de los trabajadores, se han sacado adelante, y que nos permiten yo creo que tener ilusión, que se complementa, lógicamente, con los nuevos proyectos industriales, aquellos que vienen de nueva planta y aquellos que son ampliación de los... de los anteriores.

Mire, yo no... yo no voy a entrar... yo creo que le he dado datos del comportamiento de la economía de la Comunidad, de cómo se ha comportado también en los doce últimos meses, en los tres años, desde el top de... de la destrucción de empleo y de la crisis, que fue en mayo del dos mil trece, la evolución del empleo. Hombre, yo quiero decirle que en los últimos doce meses han sido 15.000 parados menos, pero han sido... -y fíjese qué dato, este es un dato que ha pasado desapercibido, pero para mí muy importante- no se trata de 15.000 parados menos y que luego sean, imaginemos, 10.000 afiliados a la Seguridad Social; ¿dónde han quedado los 5.000 menos? Son personas que han desaparecido del mercado laboral. Pero es que en el último... en los últimos doce meses se han producido 15.000 bajas en el paro registrado y 17.000 altas en la Seguridad Social, de afiliaciones. El cómputo, el dato de... desde mayo del dos mil trece son 94.000 personas menos en el paro registrado, 68.000 más afiliados a la Seguridad Social.

Y bueno, yo he hablado de la calidad del empleo. Es verdad que tiene un efecto rotatorio, de muchos contratos, que además son contratos fundamentalmente para gente joven que está buscando una estabilidad para desarrollar su propio proyecto personal y su proyecto familiar, pero es una realidad que hoy, y con un porcentaje, al que yo he hecho referencia, muy superior, o superior, significativamente superior, a la media nacional, en Castilla y León el 76,5 de los asalariados tienen un contrato indefinido, que es superior a la media. Pero fíjese también qué circunstancia, que yo ya he puesto de manifiesto aquí, se trata de casi 4 puntos más de tasa de estabilidad de lo que existía en Castilla y León cuando aquí no nos quejábamos de los datos absolutos de empleo, porque había prácticamente pleno empleo técnico.

Le he dado más datos en relación con la calidad del empleo. Le he puesto de manifiesto el especial esfuerzo que estamos haciendo en todas las líneas del plan de empleo para favorecer los contratos indefinidos. Hemos hablado de la dimensión social del empleo. Hemos hablado también del empleo público, y de esas 9.500 plazas convocadas u ofertadas para dar estabilidad a empleos antes interinos. Los gráficos yo creo que son elocuentes. [El orador muestra una imagen]. Tenemos aquí el gráfico que marca la evolución del paro registrado en la Comunidad durante los últimos años, en concreto es desde el año... desde marzo... perdón, desde mayo del año trece. Vemos como hay una clara caída, que nos lleva a esas 90.000 personas que están menos registradas en el paro. Es un gráfico inverso en las afiliaciones a la Seguridad Social, es una tendencia positiva, que son 68.000 más; y también en el caso de la tasa de paro. Yo coincido con su señoría, perdemos en algunos casos, aunque hoy se ha recordado mucho en qué momento nos encontramos en el dos mil siete, con un 7 % de tasa de paro. Pero mire, es que hay que recordar que estábamos casi en el 23 % en el mismo trimestre en el año dos mil trece; y, por lo tanto, hoy, cuando estamos en el 13,91, creo que algo se ha hecho.

Empleo femenino y brecha salarial. Le agradezco que reconozca que ha habido esta mañana una preocupación por este aspecto concreto, y responde ciertamente a lo que hoy es una enorme sensibilización no solamente de las mujeres españolas, yo creo que, afortunadamente, del conjunto de la sociedad española, que no puede permitir esas discriminaciones. Una economía productiva moderna tiene que excluir la discriminación entre sexos, porque el... la discriminación entre sexos está proscrita, con carácter general, en la Constitución Española del año mil novecientos setenta y ocho.

Yo no soy nadie para dar ejemplo, lo único que puedo decir es que yo estoy al frente de una empresa donde trabajamos 86.000 personas y el 70 % de los trabajadores son trabajadoras, es decir, el 70 % es empleo femenino. Pero mire, los datos de empleo femenino en Castilla y León en los últimos años ponen de manifiesto una evolución con la que evidentemente no podemos conformarnos, pero que sí es claramente positiva. Mire, en el primer trimestre del año dos mil trece había en la Comunidad 402.000 ocupadas, hoy son 422.000, es decir, 20.000 ocupadas más; estaban afiliadas 374.000, hoy están afiliadas 40.000 mujeres más; la tasa de empleo femenino era entonces del 37,2, hoy es 3,3 puntos más; la tasa de paro femenino era en aquel momento del 24, hoy es del 16,6, por debajo también de la tasa de paro femenino española; y la tasa de asalariadas con contrato indefinido hoy es del 74,7 %, y también 3 de cada 4 asalariadas en Castilla y León tiene contratos indefinidos.

Y el contrato indefinido y el contrato femenino es y sigue siendo, y va a seguir siendo, una prioridad de nuestros planes de empleo. En ello estamos trabajando y en ello vamos a seguir trabajando. Y a ello quiere, finalmente, ayudar también esa ley, la de... el proyecto de ley al que yo me he referido esta mañana, y que pienso que es un avance hacia un necesario sistema de conciliación, que tiene tanta repercusión en tantos problemas que se han abordado en este debate que será un futuro proyecto de ley en Castilla y León que va, en primer lugar, a impulsar los instrumentos que permitan a las personas, a las mujeres y a los hombres, a las familias, conciliar, pero que también establezca un frente claro de lucha contra esa manifestación execrable de la desigualdad que es la brecha entre hombres y mujeres: en el empleo, en la calidad del empleo y en la retribución del empleo. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, presidente. Para un turno de réplica, el señor Sarrión Andaluz.


EL SEÑOR SARRIÓN ANDALUZ:

Bien. Pues muchas gracias. De nuevo de manera muy resumida, porque me veo obligado a encajar a la mitad del tiempo lo que los demás portavoces pueden tener un poco más de desarrollo, pero también lo agradecerán sus señorías, seguramente. Lo primero, vamos a empezar por el final, claro que hay creación de empleo. Hombre, es que lo gracioso sería que en Castilla y León no hubiera creación de empleo. Es decir, es que yo le recuerdo que ustedes llevan hablando de recuperación económica prácticamente desde hace más de cinco años. Por lo tanto, no nos venga usted diciendo como si fuera un gran éxito que se cree empleo. ¡Pues claro que se crea empleo!, en Castilla y León, en España y en Europa, evidentemente, porque eso son ciclos económicos que van mucho más allá de nosotros.

¿Aquí de qué estamos hablando? Uno, del ritmo de creación de empleo, y dos, de la calidad del empleo. Por supuesto que hay más afiliaciones a la Seguridad Social, aquí y en todo el mundo, podríamos decir. Pero claro, el problema es cómo se realizan estas afiliaciones a la Seguridad Social y en qué ritmo. Y el problema es que, si estábamos afiliando a 20.000 personas hace dos años, ahora estamos afiliando a 5.000. Y el problema es que la tasa de temporalidad ha crecido durante cinco años seguidos en Castilla y León.

Por lo tanto, no nos digan "se han creado empleos indefinidos". Claro, aquí y prácticamente en todo el país, porque estamos en una situación en la que, teóricamente, no estamos en los ritmos de destrucción de empleo que había en los años más duros de la crisis. Pero, evidentemente, esta creación de empleo no se está desarrollando igual para todo el mundo y no se está desarrollando al mismo ritmo. Es más, se crea menos empleo que antes y se crea de peor calidad. Es decir, en España hemos ido a un modelo en el que, por cada persona que se jubila cobrando 2.000 euros, tenemos a dos personas que entran a trabajar cobrando 1.000, y eso es lo que se está haciendo, un reparto prácticamente de la miseria, que es lo que le cae a la generación que está entrando ahora en el mercado laboral.

Lo estamos viendo de una manera sistemática. El 65 % del empleo creado en dos mil diecisiete es empleo inferior a 6 meses de duración. Esto es lo que llamamos precariedad laboral, que es lo que llevamos detectando desde mediados de los años noventa, que se está implantando en toda Europa, muy especialmente en los países del sur. Y esto genera indefinición, esto genera inseguridad.

La precariedad laboral, para su generación, era un rito de paso. Cuando uno entraba a un puesto de trabajo cobraba menos que sus mayores, esto era normal, esto era admitido socialmente, porque sabía que tenía la esperanza de que, con el tiempo, progresaría y podría llegar a una situación en la que gozaría de los derechos de los demás empleados. Este rito de paso hoy ya no existe. Hoy tenemos una precariedad que para una parte importante de la población es estructural. Esto significa inseguridad. Esto significa que uno no se mete o una no se mete a tener un hijo o una hija, o a meterse en una hipoteca, o a crear un proyecto familiar. Y eso significa que la gente se termina yendo, no ya fuera de Castilla y León hacia otros sitios de España, que también, sino al conjunto de la Unión Europea.

Esa es básicamente la definición del problema que hoy tenemos. Lógicamente, a eso le añadimos otro elemento, que es menos personas y con menos empleos, y sin reforma de la financiación autonómica -que ni Rajoy ni Sánchez-, eso es menos dinero para servicios públicos. Y eso explica la situación de las movilizaciones por la sanidad y de tantas movilizaciones que van defendiendo precisamente los déficits en nuestros grandes servicios públicos.

¿Qué solución tenemos por delante? Hay que replantear completamente el modelo de Comunidad. Y hay que replantearlo empezando por hablar de modelos de financiación. Y puesto que el problema de la financiación autonómica no parece que se vaya a resolver, no queda más remedio que abrir otro melón, que lo vamos a tener que abrir, que es el debate sobre la fiscalidad. Vamos a tener que abrir un debate muy serio en dos mil dieciocho-diecinueve, en el curso que nos queda por delante hasta las elecciones, plantear un debate sobre una reforma de nuestro modelo fiscal, porque es evidente que, con el actual modelo de financiación autonómica y nuestro modelo laboral y económico, las cuantías de nuestros Presupuestos van a permanecer prácticamente inalteradas a lo largo del tiempo, mucho más cuando nuestro país sigue, desgraciadamente, sometido a esos dictados de la troika que nos llevan a que, constitucionalmente, nuestro país considere más oportuno el pago del déficit o de la deuda que el mantenimiento de los servicios públicos. Y, por lo tanto, va a ser uno de los grandes desafíos que vamos a tener.

Habla del Estado de derecho. Claro que hay que tener claro el Estado de derecho, por eso he criticado que a su Administración haya habido, en los últimos veinte años, más de diez decretos y órdenes tumbadas por vía judicial, precisamente en el ámbito medioambiental. La defensa del Estado de derecho también se hará haciendo regulaciones acordes a la ley. Ahora bien, el Estado de derecho no está para tomar decisiones políticas. Se cita mucho a los filósofos en esta Cámara, por cierto, pero yo creo que se les cita mucho y se les lee poco, ¿no? A mí me gusta más describir autores que citarles, ¿no? Y yo creo... hay un autor que me parece muy importante, en la primera Escuela de Frankfurt hablaban de la reducción del debate político, del debate moral, a lo que llamaba Max Horkheimer la "ancilla administrationis", es decir, que nuestras sociedades cada vez debaten menos sobre sus fines como sociedad y más sobre los medios, pero no hacia los fines a los que nos llevan esos medios. Yo creo que en política de minería nos ocurre mucho esto.

No se trata solamente de hablar de la normativa, sino de qué normativa queremos, para qué fines; y lo que tenemos que debatir, señor presidente, es si las minas de uranio, de feldespato o las grandes macrogranjas son buenas o malas no solo para el medio ambiente –cuidado-, también para los miles de pequeños y medianos agricultores y ganaderos de nuestra Comunidad, que son, por cierto, quienes se están movilizando contra estos proyectos allí donde llega. Así ha pasado en Ávila, los proyectos de feldespato, que quedan dos vivos; o así ha pasado, y está pasando, en Salamanca en los proyectos del uranio. No se trata solo -que también- de una cuestión de ecología básica -que por supuesto que también lo es-, es una defensa del pequeño y mediano productor agrario, que es, no lo olvidemos, quien fija territorio en el medio rural en nuestra Comunidad. Esto es algo absolutamente fundamental, y me parece importante que así lo planteemos.

Básicamente, hay varias cuestiones que podría plantear, pero sí que querría terminar con una, para mí, de importancia, y es una conversación, además, que hemos mantenido ya en algún momento -y lo he podido recordar hoy con el consejero de Educación-. Hablaba de la filosofía hace poco; es lamentable que en las Cortes nos gusta mucho a los políticos hablar de los grandes filósofos, pero hemos creado legislaciones que, desgraciadamente, han hecho que nuestros estudiantes no puedan estudiar la historia de la filosofía en segundo de Bachillerato. Castilla y León somos la Comunidad donde se encuentra peor tratada esta materia en todo el Estado. Espero que en su último turno pueda hacer un anuncio de que se pueda revertir esta situación, por lo menos para que el último año de su Gobierno al menos repare esta situación, que estoy seguro de que tiene una solución sencilla, y que los estudiantes de Castilla y León, como está pasando ya en varias Comunidades Autónomas, puedan empezar a conocer la historia de la filosofía de una manera directa.

En mi primera intervención en esta Cámara yo le prometí respeto en lo personal y radicalidad en el contenido. Creo que he sido leal a esa promesa, me he mantenido firme y coherente en mi gran compromiso, que es el compromiso con el movimiento obrero de Castilla y León y con los movimientos sociales. Yo prometí mi cargo haciéndolo por los valores ilustrados, republicanos y del movimiento obrero, y he intentado ser firme en esta promesa. Creo que le he deparado un trato de respeto y, al mismo tiempo, de firmeza ideológica y política. Mañana, mucho de lo que he dicho serán resoluciones que plantearemos para el debate. Y, en el año que queda de legislatura, no dude en que seguiremos luchando con la misma constancia y tenacidad que hemos tenido desde el primer día. Muchas gracias.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, señor Sarrión. Para un turno de dúplica, tiene la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Gracias, presidenta. (Lo hago desde el escaño). Respetuoso sí, coherente también. Hombre, en algunos casos me quiere usted... o me ha querido usted llevar un poco por delante. Me hace una pregunta retórica, porque usted sabe la respuesta, porque usted ha estado trabajando este asunto y... e incluso me imagino que se habrá producido -no lo... no lo puedo confirmar en este momento- una reunión que el consejero de Educación le ofreció a su señoría con los representantes de los profesores o de los alumnos que tenían esta inquietud, y que va a reponer lo que tendría que ser algo normal, que son los estudios de la historia de la filosofía, especialmente en las ramas humanísticas del Bachillerato. De manera... no me pida que yo anuncie aquí algo por lo que usted lleva trabajando y que sabe... lleva trabajando mucho tiempo, es verdad que con una cierta oscuridad, que no oscurantismo, y que sabe perfectamente cómo se va a solucionar.

El nuestro no es un... no es el... no es un modelo de ese tipo de explotaciones mineras o macrogranjas. Vamos a ver, lo que nosotros no podemos poner es –nunca mejor dicho- puertas al campo de lo que, en términos de libertad económica y economía de mercado, es la... la libre iniciativa. Y, por tanto, esos proyectos, a partir de ese momento, le gusten a su señoría o no le gusten a su señoría, están cobijados bajo las garantías del Estado de derecho; y el Estado de derecho unas veces nos gusta más, en algunos aspectos, y otras veces nos gusta menos, pero ese es el equilibrio; y ese es el equilibrio que nosotros tenemos que mantener. Esa es la dificultad para contener... para contestarle en términos ideológicos, o incluso de gusto particular, porque mis gustos particulares quedan aparcados. Aquí hay unos derechos de unas personas que toman una iniciativa, hay unos derechos que son sociales y públicos en relación al medio ambiente, y hay unas garantías que da el procedimiento administrativo y unas leyes medioambientales que son absolutamente exigentes; unas garantías que dan que esas leyes se administran por profesionales públicos, donde nosotros no intervenimos.

No podemos expresar nuestro gusto, ¡estaría bueno!, "este me gusta", "este no me gusta", "este es amigo", "este no es amigo"; no, eso no es así, por lo menos no lo es en el caso concreto de Castilla y León. Y hay un ámbito de garantías que determina que siempre están los tribunales pues para los recursos que se puedan presentar o plantear frente a decisiones administrativas que le gusten más o le gusten menos a las partes. Esa es... En el caso concreto de las macrogranjas, yo se lo he dicho, lo he expresado esta mañana, nosotros estamos comprometidos con las explotaciones ganaderas que existen en la Comunidad, nosotros lo único que estamos impulsando, y creo que lo estamos haciendo razonablemente bien, para modernizar esas explotaciones, para que incluso, en algunos casos, hayan procesos de asociacionismo; estamos defendiendo el cooperativismo, esas casi mil cooperativas agrarias y ganaderas que existen en la Comunidad.

No es nuestro modelo, entendemos que hay que valorar también la repercusión económica, pero es que sus prevenciones se han expresado incluso antes de que estuviera planteado ante la Administración el correspondiente proyecto. Nosotros le hemos dicho: calma, vamos a verlo. Lo que no podemos es decir en esta Comunidad Autónoma: miren, no, no, no presenten proyectos de esta naturaleza, vayan a la Comunidad de al lado; y tener el... el fiasco de que en la Comunidad de al lado sean más receptivos y ese foco o ese posible foco de actividad económica y de creación de riqueza y de empleo, pues se coloque a unos pocos... a unos pocos kilómetros. Pero el modelo no es ese el nuestro.

Y finalmente -no... no puedo evitarlo-, se ha mostrado usted poco optimista, yo también lo soy; bueno, de hecho, antes de recibirme ya... o de recibirnos a los presidentes autonómicos, ya el presidente del Gobierno ha dicho que la... que la reforma, que él entendía antes tan urgente, queda aplazada. Se ha mostrado usted escéptico respecto de eso y dice que sin financiación cómo vamos a hablar de mejora de la calidad de los servicios públicos; y si no hablamos de mejora de la calidad de los servicios públicos, cómo vamos a hablar de la dotación de los servicios que requiere el medio rural para que los habitantes del medio rural, además de ser los guardianes del territorio y además de ser los garantes de la alimentación, sean ciudadanos de primera que tienen acceso a los servicios públicos en iguales condiciones que los urbanitas.

Pero, claro, cuando usted me plantea que la alternativa va a ser aquí tener que repensar la reforma fiscal... Es que yo ya sé lo que significa reforma fiscal para las izquierdas, yo sé bien lo que significa reforma fiscal para usted; entonces, a lo mejor va a ser peor el remedio que la enfermedad. Tendremos que ver si esa reforma fiscal, tendremos que ver si esa... aumento de la presión impositiva lo quieren o no lo quieren los ciudadanos de Castilla y León.

Y es verdad que introduce... me parece que es un debate absolutamente serio y absolutamente riguroso, que nunca nos atrevemos a dar los políticos, ni siquiera aquellos que estamos de salida. Porque estamos muy preocupados, y aquí ha sido objeto, no solamente de esta sesión, intensamente, pero de todas las sesiones de control durante estos tres últimos años y, por supuesto, todas las que yo pueda recordar, la calidad, el incremento, el mantenimiento de los recursos más... más... Pero ¿cómo se paga eso?

En definitiva, un... un modelo, ciñéndonos exclusivamente a las dos grandes competencias en las que yo incluso he basado el apoyo que, desde lo público, desde la Junta, tenemos que dar para soporte de cosas tan importantes como es el mantenimiento de la población, el empleo, las oportunidades, los jóvenes, el futuro del medio rural. Pero esos dos ejes de nuestras políticas: el apoyo a la competitividad económica e industrial, los factores de competitividad, respaldar a las empresas, a las industrias, a las iniciativas empresariales, respaldar las políticas de empleo, por una parte, respaldar a... a la cadena de valor en el campo, en el sector agroalimentario, impulsar todos los sectores económicos; y, en segundo lugar, mantener los niveles de calidad. Porque, claro, yo muchas veces he defendido, miren, ustedes nos han acusado de que... de que hemos tenido que frenar nuestro gasto social; hoy hasta el Grupo Podemos me reprochaba a mí los... los niveles de endeudamiento y de déficit, lo cual ya es un contradiós, ya casi es cambiarnos los papeles: el señor Fernández se tendría que sentar aquí. Pero... pero el debate es el siguiente, el debate es el siguiente: ciudadanos de Castilla y León, tenemos estos servicios; estos servicios se tienen que ajustar además a unos costes diferenciales, por las circunstancias del territorio, de la población, del envejecimiento, etcétera. Bueno, ¿cómo pagamos eso? Desde luego, hay que reclamar, esto es lo que tenemos que... que llevar. Mire, yo... yo el tema de la financiación autonómica, que creo que me lo sé, y en... y en el que puedo decir que... que no sean... bueno, es difícil casar 17 modelos, ¿no? Pero, en fin, yo he... he... yo he sufrido al ministro Montoro y he sufrido también a... a los ministros del señor Rodríguez Zapatero que aprobaron la reforma en los términos a los cuales yo me he referido aquí, con un pacto bilateral con... con la Generalidad de Cataluña, que luego dice que es la más perjudicada por ese modelo. Yo he sufrido eso, yo sé que es muy complicado. Pero mi explicación es esa.

Avanzar hacia una financiación exclusivamente capitativa no es justo. Porque lo dijo Ortega: "Yo y las circunstancias". Aquí pesan mucho las circunstancias. Y si queremos mantener esos servicios públicos, que además sabemos que son los únicos que pueden garantizar una base de calidad de vida, de dignidad, en el medio rural, para que se mantenga allí la población, y, por tanto, para retener población o para que los jóvenes y las mujeres... hablábamos esta mañana del rejuvenecimiento y la feminización de la agricultura y de la agroindustria, la única manera es esa. Y para eso hay que luchar y para eso hay que seguir. No creo que para eso sea bueno una subida absolutamente ilimitada de los... de los impuestos, con independencia de que el debate fiscal hay que darlo, y hay que darlo con valentía, porque servicios públicos de calidad e impuestos muy bajos no existen en ninguna parte. Las naciones de... Dinamarca, Suecia, etcétera, que, en determinados momentos, con políticas socialdemócratas -que ahora están muy matizadas porque también han demostrado tener una base muy poco sólida-, desarrollaron unos importantísimos servicios públicos universales, sin embargo, tenían unas presiones fiscales absolutamente insoportables. Y no solamente eso, sino que esas presiones fiscales insoportables también, de alguna manera, hacían daño a la propia libertad de las personas y las familias.

Pero, en fin, son cosas importantes, son cosas interesantes, son cosas en las que hay siempre una acepción de carácter ideológico, en las que usted y yo nos separa, pero lo que nos... lo que fundamentalmente nos une es el deseo de seguir dialogando, de seguir parlamentando, de seguir debatiendo y de seguir trabajando por esta tierra nuestra que es Castilla y León. Gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, presidente. Tiene la palabra el señor Santos Reyero.


EL SEÑOR SANTOS REYERO:

Gracias, presidenta. Buenas noches, ya, a todos. Señor presidente, hoy volvemos a encontrarnos en el tercer debate de política general, el último en el que seguramente coincidamos usted y yo, aunque ya le adelanto que eso le dije al Procurador del Común y al año siguiente me le encontré, por lo tanto, tampoco... [Risas].

No nos ha ido muy bien en los dos anteriores, me refiero a esa capacidad para acercar posturas, a pesar de que hoy podemos reconocer, y usted me lo va a volver a decir, aquello de que hemos llegado a acuerdos puntuales en materia presupuestaria y en esos acuerdos que planteó al inicio de la legislatura, como el de reindustrialización o el de financiación.

Sabe usted, y no creo que se sorprenda, que por la región leonesa UPL llega a acuerdos con quien haga falta (PP, PSOE, Podemos, Izquierda Unida o cualquiera), ¡faltaría más! Acuerdos, a pesar de disentir –eso ha quedado patente- en múltiples ocasiones con el marco territorial que ustedes preservan y defienden. No hace falta hacer una encuesta para ver que los 83 procuradores de estas Cortes luchan por fortalecer esta Comunidad Autónoma, lejos de lo que nosotros queremos, lo cual no implica que hayamos podido llegar a puntos de encuentro alrededor de mínimos. Eso que en ocasiones le ha parecido a usted una oportunidad estupenda para girar su discurso hacia la aprobación de sus políticas o una aprobación tácita a las mismas, es para nosotros la oportunidad cierta de cambiar en su mínima esencia algún tipo de política inversora que beneficie a León, Zamora y Salamanca.

Dicho esto, señor Herrera, nuestra visión, esa que usted ha calificado en muchas ocasiones de catastrofista, de retrovisor o de carácter sentimental, es, a nuestro juicio, el comienzo para buscar las soluciones económico-sociales de la región leonesa. Yo no soy médico, pero estoy convencido de que la curación de la enfermedad solo puede atacarse desde el diagnóstico acertado, desde la certeza de que los síntomas son propios de la enfermedad territorial que nos aflige –si me permite el símil-.

Decía el señor Carriedo el otro día en una comparecencia que cuando yo expongo datos económicos de León, Zamora y Salamanca estoy trasladando una imagen pesimista, a pesar de que él mismo reconocía en esa comparecencia la veracidad de los mismos, lo que genera en mí un estado de duda permanente sobre lo que... sobre si lo que resulta más apropiado es maquillarlos para no trasladar esa imagen pésima. Claro, señor presidente, uno cree firmemente que para atajar la enfermedad, como le he dicho anteriormente, que nos limita, no hay que dulcificar el diagnóstico, porque ello nos llevaría indefectiblemente a tomar medidas y a aplicar medicamentos insuficientes. Y eso es lo que ha pasado en estos últimos años, que ustedes, día tras día, han maquillado los índices económicos y sociales, que nos mostraban una Comunidad Autónoma que se desarrollaba a una doble velocidad, con un polo muy fortalecido y otro desfavorecido.

Es decir, cada vez que yo, haciéndome eco de las noticias de los periódicos más relevantes, les digo que León ciudad es la ciudad de España con menor tasa de actividad, usted me contesta que sí, pero que es mejor no decirlo, y sí significar que tiene un polo farmacéutico muy importante. Si yo le digo que la despoblación es en Zamora y en León galopante, hasta situarnos entre las primeras de España, el PP contesta que este es un problema general, nacional, europeo, contemporáneo; que el colectivo de los menores de treinta años sea en León el menor de España, y, por tanto, carezcamos de toda capacidad de relevo generacional; que la gente emigre de León más que en cualquier provincia de esta Comunidad, que el 65 % de los que han emigrado se encuentren entre León, Zamora y Salamanca, más que todas las provincias conjuntas de esta Comunidad, es para usted, son para ustedes, cuestiones sin mayor importancia, propias del discurso victimista de la UPL, más que de un problema estructural... más que de un problema estructural, que es lo que nosotros creemos.

En definitiva, lo nuclear de la cuestión es que, para comenzar a aplicar el tratamiento que cure la enfermedad que nos asiste, hay que realizar un diagnóstico lúcido y claro, sin paños calientes, porque minimizando el problema y aplicando soluciones de proporcionalidad lo único que se consigue es agrandar más la brecha y fomentar esos desequilibrios territoriales que conforman este ente autónomo. Y, verá, todo guarda relación con esos datos que yo le planteo a menudo, porque, fíjese, esta zona de la que yo me refiero, la región leonesa, posee los datos de despoblación más groseros en cuanto a número de población perdida.

Y permítame que hoy le dé solo los datos de sus diecisiete años de Gobierno, señor presidente, en el que las tres provincias que más pierden son: León, con 36.000; Zamora, con 27.000; y Salamanca, con 19.000. Ojo, todas las provincias pierden, excepto tres: Valladolid, que en estos diecisiete años ha ganado 21.000; Burgos, que ha ganado 7.000; y Segovia, que ha ganado 6.000. Y siendo este un problema crucial en esta Comunidad Autónoma, más allá de datos de natalidad o de crecimiento vegetativo negativo, uno llega a la conclusión de que para parar esta sangría hay que acometer y hacer frente al problema desde al menos dos vertientes: una, generando las suficientes oportunidades económicas que posibiliten desarrollar un plan de vida a nuestros jóvenes, que estimulen el normal relevo generacional y equilibren el saldo de –y permítame la expresión- cotización negativa que León, Zamora y Salamanca tienen.

Un ejemplo, para que me entienda: León es la provincia con mayores necesidades de generación de empleo, porque para equilibrar ingresos y gastos en pensiones necesitaría casi 168.000 nuevos ocupados. La provincia leonesa lidera, con 34,2 %, el déficit del sistema... el déficit del sistema en toda esta Comunidad. En esta provincia, en León, hay 1,1 cotizante por pensionista. Para solucionar el problema, a la vez y de forma simultánea, debemos conseguir fortalecer los servicios públicos, de tal manera que se evite algo que usted ha dicho ya: el éxodo rural hacia las ciudades; y para ello debemos mantener nuestros servicios con una correcta ordenación del territorio, y sobre todo con una financiación acorde que nos permita mantener la calidad de los mismos y no provoque la huida hacia territorios que sí garanticen esos servicios sanitarios, educativos o de ocio.

Ustedes, si me lo permite, se entretienen en temas accesorios, que enmarañan más que aclaran: llevan ya más de una legislatura empantanados con esa ley de ordenación, con una financiación insuficiente, a la que ahora también deberá dar solución el actual Gobierno socialista; y con leyes como las de Conferencia de Alcaldes y Presidentes de Diputación, entreteniéndonos con juegos malabares mientras su partido legislaba a nivel nacional para crear dudas existenciales a las juntas vecinales, con modificaciones legislativas sin ningún sentido, como la eliminación del vecino secretario.

Permítame que enlace con esos esfuerzos para favorecer la reindustrialización, ligado a esos territorios desfavorecidos, porque, mire, nosotros ya le hemos dicho que esa es nuestra receta, que estamos de acuerdo con esos planes de fomento territorializado; eso sí, con justicia social, término que ahora se ha puesto de moda. Porque, mientras se destinan 5.000.000 para el Plan de Dinamización de las Cuencas Mineras, mientras se habla de un verdadero plan para la comarca de Benavente o Béjar, donde hasta ahora no se fija ningún tipo de inversión, usted ha reconocido aquí, en sede parlamentaria, que la Junta haya apoyado hasta tres planes industriales para que Renault siga fortaleciendo el plan de empleo en ese eje al que ustedes han apoyado durante los últimos treinta años. ¿Cuántos millones se han dedicado a esos tres planes, señor presidente?

Estornuda Renault y ustedes plantean una inversión de 50 millones para la alianza Renault-Nissan. Se colapsa Vestas, se colapsa Vestas, y todos ustedes guardan un prudencial silencio. La Vidriera Leonesa cambia su sede social y su sede fiscal, y, de nuevo, sepulcral silencio. Y esto, señoría, me hace mucha gracia, porque demuestra, a mi juicio, la hipocresía política que ustedes tienen.

¿Cuántas veces nos han repetido hasta la saciedad que la Junta no es quien debe generar empleo, que esa es responsabilidad empresarial, que deben ser las propias empresas quienes lo hagan? Sin embargo, facilitan el dinero necesario a determinadas empresas para disolver esa parte de lógica que tiene su argumento. Porque coincidirá conmigo que es más... que es más fácil llegar a generar empleo inyectando dinero público a esgaya, como se diría en leonés, cada vez que estas empresas multinacionales lo piden, aunque con ello estemos volviendo a apostar por unos territorios, muy en defecto de otros. Y este es el gran problema: un Ejecutivo mediatizado por grandes multinacionales que impide que otras fortalezas reciban el indispensable auxilio económico. Otras empresas, señor presidente, que ejercerán de natural competidor de esas grandes multinacionales, que, para su desgracia, comenzarán a perder músculo por esa transición energética justa que le gusta tanto al señor Tudanca y a la ministra Ribera. Porque, señorías, esa transición energética justa que ahora utilizan tan a menudo en el Partido Socialista será la misma que acabará con las térmicas, seguro, pero -no dude, señoría- será la misma que también cambie las fortalezas de esas empresas que ustedes llevan incentivando durante los últimos años y que deberán reinventarse, espero no con dinero público; pero, sin duda, generarán una pérdida de empleo significativa.

Y claro, no deja de chocar que durante todo este tiempo ustedes hayan defendido algo que pudiera parecer lógico, como que la Administración no puede ser avalista de un proyecto como el de la biorrefinería de Barcial, y eso lo entendíamos todos, y, sin embargo, sí puede invertir 50 millones para beneficio de esas multinacionales. Y, señor Herrera, esto es lo que dice la UPL. Parece que, en definitiva, también es lo que opinan los agentes del diálogo social, de los que ustedes presumen con razón cuando coinciden con sus planteamientos, sin embargo, son meras opiniones cuando no.

Porque fíjese las coincidencias. El presidente de CECALE diciendo que la Junta actúa siempre donde hay más población, acusándoles a ustedes de insolidarios, que curiosamente es lo mismo que yo vengo defendiendo desde el inicio de la legislatura. Por cierto, coincidiendo también con lo expresado por los secretarios provinciales de UGT y Comisiones Obreras de León, que, al igual que yo, expresan día tras día lo perjudicial para León, Zamora y Salamanca de compartir este marco territorial. Quizás ahí está la clave. Si el señor Aparicio acierta y ustedes invierten donde hay población, es por eso que sus políticas intentan acabar con la población en el oeste de esta Comunidad, para tener la coartada necesaria.

También coincidimos con esos mismos agentes del diálogo social en esa valoración sobre un mercado de trabajo enfermo, con excesiva temporalidad, con sueldos bajos y con una fortaleza negociadora debilitada no solamente por su última reforma laboral, sino también por la del Partido Socialista. Ni siquiera me pararé más a recordarle que también ahí, en la tasa de desempleo, también somos tristes líderes, pero sí que le diré que no es casualidad que las ciudades de León y Salamanca estén entre las cinco primeras de España con menor tasa de actividad.

Pero obviemos, si quiere, los 5.000 ciudadanos que pierde León cada año, obviemos los 2.860 de Zamora -que no pierde más porque casi ya no le queda gente- y obviemos los 2.400 de Salamanca; obviemos lo que ustedes reconocen sobre el infradesarrollo del sector oeste de esta Comunidad; obviemos que la apuesta logística por este territorio, aunque al final llegue, será secundaria y, una vez más, con diez años de retraso, y miremos el futuro para revertir esos equilibrios. Veamos cuáles son las medicinas que ustedes plantean.

Porque aquí se ha planteado inversiones en ese plan de dinamización, que nosotros hemos apoyado, y resulta que donde más se invierte es alrededor de una zona cuyo potencial agroalimentario resulta del todo punto incontestable. Da lo mismo que sea un municipio del grupo 2, lo importante es buscar la excusa para apoyar a otra gran empresa y fortalecer a esos territorios menos demacrados. Lo que el señor Aparicio decía, su solidaridad.

Claro, y hablando de agro y solidaridad, también le tengo que exigir; usted lo ha dicho en alguna ocasión, pero vuelva a decirme usted qué entienden ustedes y qué entiende también –algún día nos lo dirá- el señor Tudanca sobre la transición justa energética o energética justa. Energética justa, ¿para quién?

Cuando hablan de cambio climático, de la preservación de nuestro medio ambiente, porque la hipocresía política me dice que, cuando alguien utiliza ese término para hablar de economía sostenible y protección de medio ambiente, lo que quiere decir es que hay que ir por el camino de las energías limpias, acabando de un plumazo con nuestras térmicas, sin pestañear, y así certificar la defunción de nuestras cuencas mineras, trabajo que tienen todos ustedes bastante avanzado y en el que llevan ya muchos años trabajando.

Y, de paso, ese término de transición justa lo eliminamos cuando, en vez de invertir y cumplir las inversiones presupuestadas para mejorar la eficiencia de nuestro regadío, plantean la creación de balsas en el Órbigo y en Tierra de Campos, que, aunque cambien el ecosistema y el hábitat de uno de los potenciales de la provincia de León, como es el lúpulo, eso es lo menos importante, eso ya no entra dentro de lo que algunos llaman transición justa y medio ambiente sostenible. Eso es un sacrificio necesario.

Mire, aprovechando que hablamos de regadíos, me cuesta tildar de positivo ese relevo generacional en nuestro campo, más difícil aún con lo que se nos avecina. Y digo que me cuesta porque es difícil aprobar su política de modernización de regadíos e inserción de los jóvenes al campo cuando demoran el pago de expedientes hasta tres años. Es necesario, y se lo pido, se lo exijo, cumplir con esas promesas para mejorar la eficiencia de nuestros regadíos, que eviten pantanos y balsas que socialmente exigen siempre grandes renuncias en base a esa solidaridad mal entendida. También expresamos aquí nuestra duda en la capacidad negociadora que tienen que demostrar, tanto el Partido Popular autonómico como el Partido Socialista nacional, para minimizar ese impacto económico que, indefectiblemente, vamos a sufrir en la PAC de los años venideros. Veremos cuál es la apuesta ante la inminente reducción de las ayudas comunitarias. La nuestra se la voy a decir yo, la nuestra es defender, promover y proteger esas explotaciones familiares que pueden dar el valor añadido que necesita el campo de León y de Castilla, esas que verdaderamente fijan población en nuestro mundo rural.

Y sé que me quedarán muchos temas por tocar, señor Herrera, y sé que, como nos ha pasado en anteriores ocasiones, usted hace... usted, en su réplica, entre broma y broma, nos dirá cómo ve la realidad con las gafas verdes de la esperanza, y yo hace tiempo que esas gafas las perdí. Yo no aceptaré su visión y volveré a ponerme las gafas de la realidad, esas que, día tras día, cuando cojo un periódico, oigo una radio, leo una estadística, me dice que las gafas que utiliza usted son especiales y que solo se reparten en las sedes del Partido Popular; las que me quería regalar el señor Carriedo, para que viera lo bonito que es León y me olvidara de sus problemas. Pero es que yo no tengo derecho a ser optimista ni pesimista, tengo la obligación de contar la realidad como la vivo, como la viven todos, una realidad de más oscuros que claros, una realidad que nos confirma el grave error de crear una Comunidad Autónoma cuyas entidades son muy diferentes, cuyo territorio es tan extenso que la mayoría de las políticas son de difícil aplicación, una Comunidad con un envejecimiento terrible y unas variables demográficas muy malas, cuyo peso en el Estado es tan nimio que la mejora de la financiación es un puro deseo. Y después seguiré.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, señor Santos. Para contestar, tiene la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Muchas gracias, señora presidenta. Señor Santos, hombre, es... es muy difícil no tenerle simpatía a su señoría, ¿eh? Es muy difícil no agradecerle hoy aquí, al principio de esta réplica, toda la ayuda que nos ha prestado. Porque, claro, yo le atribuía, inmerecidamente, todo el mérito al señor Fuentes, pero usted también ha puesto su cuota parte para que esta Comunidad tuviera Gobierno y pudieran salir adelante los Presupuestos en estos tres últimos ejercicios. Pero, al mismo tiempo, es muy difícil no rechazar de nuevo esa visión negativa, esa visión parcial, esa visión basada en el victimismo, y sobre todo en la utilización de datos que, evidentemente, son los datos siempre más negativos, que, evidentemente, son los datos menos halagüeños o elocuentes, o que, en definitiva, no se compadecen con el reconocimiento de ningún avance, de ninguna posibilidad.

Fíjese si esto ya es connatural en su señoría que para dar entender que una cuestión que fue objeto no hace demasiado tiempo de una pregunta de su señoría que yo tuve que responder, y que era qué veníamos haciendo desde la Junta de Castilla y León para evitar ese nuevo descuido para León, para Ponferrada, para Palencia, que sería la no inclusión de estas ciudades y sus áreas de influencia en el corredor ferroviario atlántico, usted, en su intervención, dejándolo caer, ha dicho "lo que son apuestas logísticas secundarias". ¡Hombre!, póngale un poquito más de calor, reconozca que aquello que le dijimos que estábamos intentando con las Comunidades con las que tenemos tan intensa relación, fundamentalmente Galicia y Asturias, ya se ha convertido en una realidad. Y que no hemos doblado el pulso y la mano a nadie, pero ya se han incluido esas conexiones, en las que se incluye también Ponferrada, por las que usted abogaba y por las... Pero es, en definitiva, esa tendencia a no reconocer absolutamente nada positivo.

De la misma manera... pero mire, si para hablar de desarrollo industrial en León y en la provincia de León y en el Bierzo no hace falta que venga usted aquí a enmendar la plana, que no podemos compartir, con el apoyo que necesariamente tenemos que prestar al sector automovilístico en el conjunto de la Comunidad. No le reproche usted al actual Gobierno que ese sector automovilístico esté radicado donde está radicado, que, por cierto, no es en la malvada capital de Valladolid exclusivamente, que estamos hablando de Palencia, que estamos hablando de Ávila, que estamos hablando de un sector con 150 empresas de componentes, algunas de las cuales también tienen vida en la provincia de León.

Pero claro, cuando usted nos reprocha el apoyo que damos al sector del automóvil, y especialmente a la multinacional que tantas veces ha salido a lo largo de esta tarde, es que usted olvida que yo esta misma mañana he estado... he hecho referencia al esfuerzo que estamos haciendo en Cubillos del Sil, para 450 trabajadores, oiga, con 41 millones de financiación aportada por la Junta de Castilla y León, una fábrica de biomasa, una planta de biomasa. Es que me habla usted de Vestas, y seguramente porque no lo conoce, con Vestas estamos trabajando y estamos trabajando con los trabajadores, y hoy mismo nos hemos vuelto a reunir con ellos. Pero, qué casualidad, en el mismo polígono de Villadangos, al lado de Vestas, se está instalando una gran superficie logística y de distribución de cartón, con otros 410 nuevos puestos de trabajo. O qué gracia, en Vidriera Leonesa, usted se queja de que ha cambiado -yo no sé si es ese dato real o no- el domicilio, el domicilio social, pero lo que yo sé es que en este momento está realizando una inversión en un nuevo horno de 24 millones de euros, y ahí imagino que estaremos nosotros también. Y claro, me habla, o no me habla, de LM en el Bierzo, que estaba cerrado y que hoy es la empresa más importante de León, con 800 puestos de trabajo.

Todo esto lo evita, porque es que... es que esto, claro, es que esto no le da mordiente, no le da picardía, no, no, no, no... no barre a su favor, le quita argumentos, qué tristeza, claro. Y acaba diciendo que no acepta la visión del señor Herrera. Pues hace usted muy bien en no aceptar la visión del señor Herrera, hace usted muy bien y se lo voy a demostrar. Acepte otras visiones.

Pero, antes de entrar en eso, permítame que le recuerde algunos datos. Mire, en León estos años hay crecimiento económico –a usted le parecerá poco-: en el dos mil dieciséis, un crecimiento del 2,9 %; o en el dos mil diecisiete, un crecimiento del 2,1 %. En León se está creando empleo: el paro registrado en este mes de mayo nos habla de 3.216 parados menos que hace un año; una bajada del 9,3 %. O de 9.300 parados menos que en el dos mil quince, o de 17.000 parados menos que en el año dos mil trece –mayo también-. Mire, hay incremento de afiliación a la Seguridad Social: 3.390 afiliados más que hace un año; 5.133 desde que comenzó la legislatura; 7.700 afiliados más desde hace tres años. Y la tasa de paro hoy es del 14,88 %, que es casi 4 puntos menos que el año anterior, que es 9 puntos menos que dos mil quince y que es casi 12 puntos menos que en dos mil trece. Por cierto, una tasa de paro inferior a la media nacional.

Y claro que tiene fortalezas, ¡pero si nos hemos cansado de hablar de las fortalezas! Usted me habla de las fortalezas en la provincia, agroalimentarias, pero podríamos hablar del polo tecnológico, con centros públicos también que se han desarrollado; ojo, con centros públicos impulsados por... en su momento por el Gobierno de la Nación –bien impulsados están-, también de la mano del ayuntamiento, también está ahí el Centro de Computación, también está la propia Universidad de León, también está claramente el Incibe o grandes multinacionales de la... de las tecnologías de la información y la comunicación.

Hay un polo biofarmacéutico. De este no me tiene que hablar, porque no es que yo me haya cansado –estoy encantado-, pero tanto en el Parque Tecnológico de León como en otras zonas industriales, yo he estado allí viendo la ampliación y más, y hay una apuesta; una apuesta que se vincula también con los estudios universitarios.

Y hay turismo –claro que hay turismo-, y no porque este año sea la capitalidad gastronómica de España, sino porque el AVE mejora y hay una imagen y se está haciendo francamente bien. Y hay oportunidades, como la que en el ámbito agroalimentario está suponiendo en el Bierzo el Bierzo Hub.

Pero hace muy bien, su señoría. Se lo reitero: no acepto su visión. Y Herrera es siempre muy agradecido, y Herrera siempre... yo valoro muchísimo los libros, ¿eh?, yo creo que en el peor de los libros siempre hay algo estupendo que encontrar, pero yo le quiero agradecer hoy aquí también que en su día me hizo un regalo maravilloso, y yo lo traigo aquí [el orador muestra un libro]; pero lo traigo no solamente para volver a agradecérselo, yo lo traigo para corroborar mi... -no es acusación- mi reproche de que su lectura es siempre una lectura forzadamente negativa, de lo negativo. Pero es que, como le voy a demostrar, usted nos pretendió leer este libro pasando las hojas impares, y sin leer... [murmullos] ... exclusivamente las pares. Mire, le voy a... le reconoce, ¿verdad?. Yo soy agradecido. Bajó usted, yo me enfadé, me marché, pero... pero me lo llevé, yo me lo llevé. [Murmullos]. Yo algunas veces tengo un pronto propio de mi edad, pero yo me lo llevo, y yo luego lo estudio todo, y, como tengo colaboradores muy finos, verá las perlas cultivadas que he sacado de este libro.

Claro, cuando usted me lo... me lo regala, y cuando usted me lo regala en uno de esos arrebatos en los cuales nos viene a decir pues que qué malo es Valladolid, qué mala es la Junta, qué mal lo hacemos, qué desastre, qué dos Comunidades, qué dos velocidades... En fin, cuando usted, en el Pleno del seis de marzo, me entrega este libro, que se titula –le recuerdo- Diagnóstico de la provincia de León, editado por la Universidad de León y elaborado por diversos autores bajo la coordinación –yo conozco a dos, le voy a dar datos- de Lorenzo López Trigal –no tengo el gusto-, Roberto Escudero Barbero –fue mi antecesor en la Secretaría General de Economía y Hacienda de Castilla y León; algo sabe de León, porque se siente leonés a machamartillo, y ha sido secretario general de Economía y Hacienda de Castilla y León- y José Luis Placer Galán –un gran teórico de la economía aplicada-, cuando usted... yo supuse que me lo regalaba, primero, como argumento de autoridad: no me fío de Herrera, pero fíese usted de estos señores y de la Universidad de León; lo que dicen es esto. Y es que además usted lo utilizó en ese sentido: fíjense qué desastre son todas las políticas de la Junta, qué mal está León, qué tal... argumento de autoridad. Y, en segundo lugar, que me lo daba para que yo me adhiriera a esa visión negra de la situación en León.

Había dos elementos que me podrían animar a ello: es un estudio que además está realizado inmediatamente después de unos años que han sido durísimos para toda España, para toda la Comunidad y también para León, y que, como el propio libro indica en su introducción, es un libro que se centra no en las fortalezas –también utiliza el método DAFO, pero no en las fortalezas-, sino en los grandes problemas de León y su economía, que no tanto en los aspectos positivos. Pues bien, comencé a hojearlo y encontré... que es lo que yo le pido siempre, que la visión sea más equilibrada, que la visión sea más ponderada, que haga una mejor valoración. Y como es un argumento de autoridad para usted, no es Herrera el que le da estos datos; son los autores y es el libro que usted me regaló. Empecemos. Mire, esto... mire la primera perla, que seguro que le va a remover en el asiento:

“El encaje de la provincia en la Comunidad Autónoma de Castilla y León determina que la nueva Administración –la Junta- no tarde en articular una vigorosa política –definen los autores- de apoyo a la inversión y al empleo a través de subvenciones, a través de inversiones y a través de otros incentivos”. (Sigo). “Después de la crisis –esto ya es más reciente-, el sector industrial superviviente de la depresión en León ha salido fortalecido y se enfrenta a coyunturas más favorables –siento de verdad que estos autores hablen de positivo y de favorable, lo siento porque no se compadece con su discurso-. La actividad exportadora de la industria ha sido en primer orden el catalizador de esa nueva situación, creciendo a tasas superiores al 20 % desde dos mil once, destacando los subsectores agroalimentario, producción de vidrio y farmacéutico, cuya facturación ha aumentado a cifras de dos dígitos desde dos mil trece. Como aspecto muy positivo se ha detectado que los crecimientos más importantes de las exportaciones leonesas se están produciendo en nuevas actividades fabriles, que antes de la crisis no se producían.

El sector agroalimentario es una de las columnas vertebrales de la industria leonesa y el sector más dinámico y emblemático en la actualidad. En cualquier caso, la consolidación del número de empresas con diez o más trabajadores en este sector agroalimentario es una fortaleza competitiva demostrada, teniendo en cuenta que se trata de un sector enormemente competitivo.

Otra fortaleza que merece ser citada se refiere a las ganancias de competitividad experimentadas a lo largo del último período de recesión económica, circunstancia muy positiva. Las empresas que han sobrevivido a la reciente depresión económica han conseguido ser más productivas y competitivas. El rol desempeñado, en este caso por las instituciones educativas, sobre todo la Universidad de León y la Formación Profesional, han servido también para mejorar notablemente la preparación de los recursos humanos que se han ido incorporando a la industria a lo largo de las últimas décadas”. Sí, sí, es interesantísimo.

“Especial repercusión tuvo la inauguración del Parque Tecnológico de León, que dispone de rápidas conexiones para enlazar con el sector noroeste. Los criterios de localización han resultado adecuados para la consolidación de este espacio neotecnológico. En esta tabla vemos la evolución de la participación relativa que la provincia de León tiene en el conjunto de la Comunidad Autónoma. Cabe destacar que, en el período contemplado, la participación relativa de León en las inversiones públicas de la Comunidad ha ido creciendo en su conjunto de forma no desdeñable, ya que, si en el período 40-65 apenas superaba el 15,2 del conjunto, en el año dos mil once ascendía casi al 23 %, es decir, 8 puntos porcentuales de incremento. Un comportamiento muy similar presenta la evolución del stock de capital público acumulado en la provincia sobre el conjunto autonómico. Efectivamente, la participación provincial pasa, en el mismo período de tiempo, del 16,7 al 21,1, en consonancia al esfuerzo inversor, especialmente cualitativo, que ha venido haciendo el presupuesto conjunto de la Comunidad.

La nueva línea de alta velocidad Madrid-Valladolid-Palencia-León, que representa la mayor innovación de estos últimos años, va a tener un beneficioso impacto económico en la ciudad. Como innovación puntera en España, destaca también la política de transporte a la demanda como sistema de movilidad alternativa que ha fomentado la Junta de Castilla y León. Hay una fortaleza, cual es la posición de liderazgo de León en el conjunto de la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

En materia turística, se deberían aprovechar posibles sinergias de marcas de reconocido prestigio a nivel exterior, como es el caso del Camino de Santiago.

En el sector TIC leonés, también se ha producido un crecimiento de manera notable. Al comienzo de dos mil dieciséis se han contabilizado 375 empresas dentro del sector TIC de nuestra provincia, según datos de la asociación. Esto supone un crecimiento del 25 %, 120 millones de euros de facturación para el sector y un crecimiento en torno al 10 % en el número de sus trabajadores”.

Y fíjese, ya con esto vamos finalizando. “Comercio exterior leonés. El comportamiento del comercio exterior de León ha sido más acusado que el referente nacional, como lo ponen de manifiesto algunos datos que ahora señalamos: entre mil novecientos ochenta y tres -año para usted no muy grato, porque es el del nacimiento de la Comunidad- y dos mil dieciséis, las exportaciones provinciales se multiplicaron, en valor, por 27,7, frente al 14,9 nacional”. Estos son algunos de los datos.

No termino, porque hay una parte muy importante para conclusiones. Podría pensar que en la parte anterior yo he seleccionado aquellos párrafos que me resultaban más favorables, en consonancia con lo que usted hizo con aquellos que le parecían menos favorables. Pero mire las conclusiones, que estas sí las realizan los tres coordinadores del estudio.

“En lo concerniente a las actividades agrarias, hay que destacar la existencia de amplios espacios de nuevos regadíos susceptibles de explotación, a lo que hay que sumar la importante oferta de recursos renovables existente en la provincia, como la biomasa forestal –me dan la razón con efectos retroactivos-, cuya puesta en valor resulta no solo coherente con la preservación de las masas de bosque, sino requisito para su sostenibilidad.

En la actualidad, la importante oferta de suelo industrial, tanto de titularidad pública como privada, con que cuenta la provincia constituye uno de los elementos básicos de atracción de empresas. El polo tecnológico TIC en la provincia, que desde dos mil ocho se potenció con la llegada del Centro de Supercomputación de Castilla y León, y la inauguración ese mismo año del Parque Tecnológico. La creación de ese polo tecnológico favorece el desarrollo de nuevos proyectos tecnológicos, así como el asentamiento de nuevas empresas, aumentando así el tejido empresarial de la provincia, llegando en la actualidad a 200 empresas y a unos 2.000 empleos directos. En estos momentos, la oferta formativa de la Universidad de León abarca todo lo necesario para proporcionar los profesionales más cualificados que demanda el sector. Cabe destacar, además, que la Universidad de León tiene un papel protagonista en robótica y en sistemas autónomos no tripulados. La provincia cuenta, finalmente, con una estructura institucional altamente profesionalizada y diversificada, y que dispone de las herramientas necesarias para instrumentar el apoyo a la inversión y al empleo”.

Esto le va a gustar mucho. “El Gobierno regional de Castilla y León, por ejemplo, ofrece subvenciones, avales, capital riesgo, fórmulas de fomento a la explotación y facilidades para la adquisición de suelo industrial. La provincia de León cuenta en la actualidad con un sector agrario plenamente consolidado, integrado por explotaciones bien organizadas y regidas por titulares cada vez más profesionalizados; las marcas de garantía, las referencias de origen y los distintivos de calidad, al facilitar la diferenciación de productos, hacen posible una estrategia clara de futuro con una vocación abierta a la exportación.·En fin, la calidad y diversificación del sector agroalimentario y su consolidación comarcal en segmentos tan relevantes como el cárnico, el vinícola y los derivados lácteos, así como el extenso catálogo de denominaciones de origen y referencias de calidad con que cuenta la provincia, configuran una estructura con un fuerte potencial expansivo.

Hay que destacar también otros sectores cuyo grado de implantación y consolidación provee una BAC –no lo digo yo, lo dicen tres profesores de la Universidad de León-; entre ellos, hay que destacar, por su arraigo y capacidad de atracción, el sector químico-farmacéutico, el sector de producción de generadores y equipos de energía, y el sector TIC; la creciente especialización de la provincia en dichas actividades. Se cuenta con una oferta óptima de infraestructuras de suelo industrial. El análisis de la oferta turística provincial muestra un enorme desarrollo: Camino de Santiago.

Y, finalmente... y, finalmente, señoría, esto ya... atención a la conclusión –yo creo que es toda una enmienda a la totalidad de las tesis de la Unión del Pueblo Leonés, y defendidas aquí durante tantos años por su señoría-: "Debemos situar la escala ajustada de León a un ámbito subregional, perteneciente a la Comunidad Autónoma de Castilla y León, de la que participa muchos de sus rasgos básicos". No lo digo yo, lo dice un libro, que no sabe cómo le agradezco que me regalara... [risas] ... porque me ha solucionado la papeleta de tener que contestar a su señoría -por otra parte, una misión muy grata- en este debate de política general de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, y, en particular, este gran capítulo que hemos dedicado a León. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, presidente. Para un turno de réplica, el señor Santos Reyero.


EL SEÑOR SANTOS REYERO:

Me agrada haberle ayudado, señor presidente. Fíjese, yo habré leído las impares, pero usted solo ha leído las pares. ¿Recuerda usted exactamente por qué le regalé yo ese libro?, ¿qué es lo que decía ese libro? Usted no ha leído nada en ese libro solo... sobre las previsiones que planteaba para la provincia de León, ¿verdad? Eso vendrá en otro libro; probablemente nos lo lea en el siguiente, ¿no?, o en la siguiente. ¿Nos va a leer exactamente la parte que se refiere en ese libro a las previsiones de población? ¿Verdad que no nos lo va a leer? ¿O sí nos lo va a leer? Donde dicen que el 50 % de los pueblos, en los próximos veinte años, probablemente el 50 % de los pueblos de León desaparezcan. ¿Cuándo ha hablado usted de lo que ha dicho aquí de despoblación?

Mire, fíjese, fíjese si soy bueno, el año pasado usted me acusaba de darle datos del consejo de... perdón, del Colegio de Economistas de Valladolid, y hacía usted chanzas con Valladolid y León. Si yo a Valladolid no le odio, ni odio a Valladolid ni odio a ninguna provincia de esta Comunidad, señor Herrera, que es donde usted se equivoca; lo que odio, o lo que no me parece bien, y tampoco es que lo odie, sino lo que no me parece es lo que usted ha estado haciendo durante los últimos años, y esa es la realidad de la UPL, y probablemente eso es lo que nos da todavía la capacidad de estar aquí hoy debatiendo con usted. Es decir, el día que usted cambie las políticas de inversión, el día que usted reparta los equilibrios inversores, el día que usted empiece a entender que la situación de León... no solo de León; que usted siempre es muy hábil, cuando yo hablo de León, Zamora y Salamanca, siempre es muy hábil para obviar esa realidad. Yo hablo también de León, Zamora y Salamanca. Y cuando hablo de despoblación, dígame usted si la realidad que yo le he pintado en mi primera intervención no es real.

Usted ha venido aquí y ha leído las... las páginas pares; bien, yo le puedo reconocer que yo leí las impares. Reconozcámoslo los dos, reconozcámoslo los dos. [Risas]. Pero, fíjese, yo le voy a decir una cosa, usted aquí no ha desmentido absolutamente ninguno de los datos que yo le he dicho. Dígame usted si León no está entre las cinco ciudades que menor tasa de actividad tiene; dígame si Salamanca no está... ciudad, no está también en esa tasa de actividad, entre las cinco; dígame usted si Zamora y León no están entre las cinco provincias de España que más población pierden. Dígamelo, si tiene usted la oportunidad; lea otro libro. Si yo estoy encantado de ayudarle con los libros. Si de verdad... Es más, le voy a ser sincero, antes de que acabe la legislatura, le regalaré otro, pero espero, espero que no se marche a la carrera, como lo hizo con este, vamos; espero que, por lo menos, se quede a recibirlo.

Yo sí que le digo una cosa, usted desmiéntame los datos que yo he dicho, y entonces yo le podré decir que soy un victimista. Dígame usted exactamente si, desde que usted es presidente, León no ha perdido 36.000 habitantes; dígamelo. Si es mentira, si es mentira... -como dice habitualmente el señor Reglero; no sé si está; no está- vamos a un notario, y, si es mentira, yo me marcho, y, si es mentira, usted se marcha. Esto es tan sencillo como eso. Dígame usted si desde el dos mil uno, que usted es presidente, Zamora ha perdido también creo que eran exactamente -se lo voy a decir, se lo voy a decir- 27.000, 27.000 habitantes. Si es mentira, yo me voy -fíjese, se va la UPL-, y si es verdad, y si es verdad, usted lo reconoce aquí. Dígame usted, dígame si usted... si Salamanca no ha perdido 19.000 en esos 17 años que usted ha sido presidente; y dígame usted, y dígame usted si en Valladolid no se ha ganado en el mismo período 21.000 habitantes. Dígame si es el mismo problema, dígame si la despoblación es lo mismo en Valladolid que en León. Dígamelo. Escúcheme.

Hombre, el libro que le entregué era de despoblación, perdone que le diga; claro, era de... era de despoblación, hablaba de previsión... de previsión de desaparición de los pueblos en la provincia de León, y usted... y usted lo sabe. Por lo tanto, mire, repito, probablemente hemos leído partes diferentes; usted igual ha leído lo de algún... lo de algún autor en concreto que le guste más, y yo he leído probablemente lo del otro.

Usted ha subido aquí, a la tribuna, ha leído un libro -genial, le ha ayudado también a su intervención, lo cual también me agrada-, pero no me ha contestado a la pregunta: ¿cuánto ha invertido la Junta de Castilla y León en los tres planes industriales que ha apoyado a la multinacional Renault? ¿Cuánto?, ¿cuánto dinero? Porque lo único que sabemos es que usted aquí ha avanzado ya que va a invertir 50 millones, 50 millones, 50 millones... –bueno, se lo están chivando; saldremos de dudas, espero que saldremos de dudas y lo sepamos- usted ha dicho que va a invertir 50 millones en Ávila para la alianza Renault-Nissan. ¿Cuánto ha invertido usted en las cuencas mineras, esa que le está echando en cara habitualmente al Partido Socialista, muchas veces con razón, muchas veces con razón? ¿Cuánto ha invertido usted? ¿Cuánto invirtió con los Fondos Miner? ¿Cuánto invirtió la Junta de Castilla y León para mantener esas cuencas mineras? ¿Cuánta cantidad? Dígamelo usted. Sí, mucho mucho. Sí, sí, muchísimo, muchísimo. Todavía no se sabe. Con fondos propios, ¿eh?, con fondos propios, señor Herrera, con fondos propios, con fondos propios, no los fondos que venían de otro sitio, ¿eh?, y que nos ayudaban a ahorrarnos nuestra parte. Esa... eso es lo que usted tiene que explicarnos aquí también.

Mire, hace usted una alusión sobre la apuesta logística. Hombre, es que ustedes están acostumbrados a que nosotros acabemos contratándolo todo y cogiéndolo todo, y aceptando también todo. Y usted habla de esa apuesta logística, por la que yo he peleado mucho. Sí, sí, yo también se lo reconozco. Y dice: hombre, por fin, ya vamos a tener... ¿Con cuántos años de retraso, señor presidente? ¿Cuántos años de retraso va a llegar esa apuesta logística? ¿Cuánto va a llegar? Sea secundaria. Oiga, lo de secundaria no lo he dicho yo, lo ha dicho el consejero en muchas ocasiones. [Murmullos]. No, no, pero yo, oiga, a mí me lo ha dicho el consejero. Yo repito lo que me dice el consejero de Fomento, que dice que es secundaria. Bien, bien, escúcheme, escúcheme. Dígame usted con cuántos años va a llegar de retraso a León, y eso realmente es lo que tiene que decir usted; y probablemente ahí se acabaría también muchas de las contradicciones que usted dice que tiene mi partido. No voy a hablar de las suyas, que también para ustedes tienen, sobre sus contradicciones.

Mire, finalizo. Usted habla de visión victimista. Bien, es algo muy... muy recurrente, que le sirve a usted. Pero, fíjese, no le sirve a usted con este portavoz del partido de la UPL, le servía con el anterior, y con el anterior y con el anterior. Usted sí que improvisa. Siempre ha utilizado el mismo término para hablar de los portavoces de la UPL... bueno, no con todos, o no en algunos momentos con todos, pero con la mayoría, con la mayoría sí que lo ha hecho, ¿vale?, con la mayoría sí lo ha hecho.

Mire, no es victimismo. Le vuelvo a decir lo mismo: usted, cuando yo le traigo aquí datos, que usted dice que yo interpreto, los datos no se interpretan. Usted dígame si los datos que le he dado yo ahora mismo de despoblación son mentira, y si me dice usted que son mentira y me lo demuestra... O dígame usted si, a pesar de lo que usted aquí ha referido en la creación de empleo en León, dígame usted si no es verdad que la provincia con más desempleo de esta Comunidad es León. ¿No es? ¿No es...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señor Santos, tiene que terminar.


EL SEÑOR SANTOS REYERO:

... León? Y dígame si entre León Zamora y Salamanca no acumulan más del 50 % del paro de esta Comunidad. Dígamelo.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, señor Santos. Para un turno de dúplica, tiene la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Muchas gracias, señora presidenta. El problema, señor Santos, que es que le hemos pillado, que le hemos pillado. Vamos a ver, yo lo he dicho clarísimamente. Lo que no puede usted es confundir. Yo no he venido aquí a hacer el ejercicio que usted hace, que es una lectura exclusiva de... de lo que está bien o de lo que es favorable o de lo que es fuerte. Yo lo que he querido es demostrarle que, con un argumento que usted me facilita y al que le da valor de autoridad, usted nos engañó. Usted... usted reforzó un discurso para seguir ahondando, para seguir refocilándose, para seguir disfrutando en una espiral de negatividad en... y de agravio y de victimismo en relación a la provincia de León.

Yo no he negado que todas esas... esos problemas existan, como no he negado esta mañana los problemas en materia de despoblación. Creo que he sido absolutamente claro, y lo he dicho. He intentado explicar, he intentado remitirme, he intentado significar lo que hemos hecho, lo que hemos podido hacer, lo que no, con las entidades locales, con otras Comunidades, pero yo no he negado esa realidad. Yo lo que he querido poner esta tarde aquí de manifiesto es que usted... y todavía más cuando, escenificando el asunto, me regala algo que... en lo que quiere cimentar el discurso victimista, y no solamente no se fundamenta aquí, sino que las conclusiones no fundamentan una visión raquítica, que es la que usted tiene, de establecer en el año dos mil dieciocho de nuevo fronteras que perjudicarían gravemente al viejo Reino de León. Yo lo que he querido poner de manifiesto es que eso no era verdad. Yo no he negado lo que usted dijo; yo he dicho que esa es una visión parcial. Claro, ¿para qué voy a repetir esa visión, si usted ya la había hecho constar en el Diario de Sesiones? Se lo ha tenido que comer.

Es que, mire, hay determinadas cosas que su señoría no comprende. ¿Pero usted no entiende -y por supuesto que, si eso lo pregunta, nosotros le facilitamos esa información, es de público conocimiento- que la inversión... que, en el caso concreto de los planes industriales de Renault en Castilla y León, la parte más importante, con mucho, de la inversión la ha realizado la multinacional francesa? Claro, desgraciadamente, eso no lo tenemos en todas las provincias. Nos gustaría tenerlo en todas las provincias, pero falta eso. Entonces, ¿qué hacemos? ¿Porque una multinacional hace un esfuerzo... -creo que los tres planes son 1.200 millones de euros de inversión empresarial- porque hace ese esfuerzo, nosotros no hacemos el esfuerzo que nos piden, por ejemplo, para el desarrollo de los parques de proveedores, etcétera?

Yo le explico. Por supuesto, y está justificado. ¡Hasta ahí podíamos llegar! Está superjustificado lo que ha hecho esta Comunidad Autónoma. Y yo me alegro y estoy orgulloso. Y esos datos debían servir de orgullo a todos. Pero el problema no es ese, el problema es que no hay iniciativas, no hay multinacionales. Las hay, afortunadamente, porque hay un tejido; tenemos el que hay. Y yo le he dado algunos datos de inversión que son muy estimables, de decenas de millones de euros en este momento en la provincia de León, pero no una inversión de 1.200. Entonces, ni le endose la sospecha a la multinacional ni diga que nosotros estamos casi prevaricando y que estamos agraviando al resto de la Comunidad por... por hacer eso. No señor, es que no tiene ningún sentido. ¿O es que los señores de Ávila son de peor condición de lo que usted me está planteando? ¿O es que no teníamos que echar el resto para que se mantuviera con esa nueva actividad la planta de Nissan en Ávila? ¡Ah!, no, ¿verdad? ¡Ah!, no; esa es la visión que tiene usted de solidaridad.

Luego no. Se ha equivocado usted en eso, se ha equivocado usted también en la Administración, y le hemos administrado su propia medicina –yo lo siento-. Y, mire, tengo aquí el dato, me lo facilita la señora consejera. Se informó de esto en la comisión de seguimiento del plan. Yo no sé si está usted o no está en el plan, seguramente ese día no pudo asistir, porque tiene tantas obligaciones, pero se informó en el comité de seguimiento del plan que en el año dos mil dieciséis la Junta de Castilla y León había comprometido actuaciones por valor superior a los 37 millones de euros, 37, 37. Hombre, claro, las cosas se gastan cuando se ejecutan, algunas se estarán ejecutando y otras están comprometidas; algunas, por ejemplo, se habrán transferido a la Diputación de León para poner en marcha ese proyecto de dinamización turística que nos comprometimos y que figura ahí. 37 millones comprometidos, y cuando se comprometen y se ejecutan... sí son 3, claro, en ese proyecto, pero estamos hablando de hasta 37, ¿eh?, una cuantía que es superior, como su señoría sabe, a toda la cantidad prevista para toda... todo el plazo de duración del plan.

Y no hay ningún problema, yo le facilito, pero, de verdad, anímese, que además usted... usted sabe hacerlo, y usted sabe colaborar y usted es pícaro, porque, evidentemente, no... el apoyo a los Presupuestos no ha sido gratis et amore; es decir, ha sido... Pero, bueno, algo habrá visto, no seremos tan malas personas, no seremos tan leonicidas, cuando su... cuando su señoría se ha abstenido. Que no, que es que eso no se lo cree nadie; por no creérselo, no se lo cree ni el señor Fuentes, que es propenso a dar credibilidad a este tipo de cosas. No.

Mire, de verdad, usted... usted, cuando quiere, es riguroso; en este caso no ha sido riguroso. Y yo, sinceramente, le agradezco de nuevo este libro, le agradezco el que me va a regalar. Y, no se olvide, me leo los libros, me leo los papeles, y, por tanto, aquello que no me cuente usted, esté en las pares o en las impares, yo lo leeré, y lo leeré aquí. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, presidente. Tiene la palabra el portavoz del Grupo Popular, el señor De la Hoz Quintano.


EL SEÑOR DE LA HOZ QUINTANO:

Gracias, presidenta. Buenas noches ya. Se me venía a la cabeza ahora una frase que dijo un viejo senador hace algunos años, cuando subió al atril dijo: voy a hablar desde el atril para que me vean, despacio para que me entiendan y poco para que me aplaudan; y yo, sinceramente, voy a aplicarme esa máxima... [aplausos] ... cuando a uno, después de seis horas y media de debate, le toca intervenir.

En primer lugar, por supuesto, el agradecimiento al presidente, que, como siempre, esta mañana y también a lo largo de la tarde ha dado una explicación ordenada, minuciosa y rigurosa de la situación real económica, social y política de nuestra Comunidad. Sé que no es el momento de reconocimientos ni de homenajes -ya tendremos tiempo de hacerlos-, pero permítame, señor presidente, que le diga algo. Yo, que he tenido la oportunidad de estar presente en todos sus debates de política general como presidente de la Junta de Castilla y León, un año más, y este es el último, ha vuelto usted a hacer honor a esta Comunidad, ha vuelto usted a hacer honor a los valores que nos definen como Comunidad: tesón, rigor, seriedad y honestidad; honestidad política, pero sobre todo honestidad personal. Muchas gracias en nombre del Grupo Parlamentario Popular. [Aplausos].

Hoy le hemos escuchado explicar a la Cámara y a los castellanos y leoneses la realidad no distorsionada de Castilla y León, y además hemos tenido la oportunidad también de confrontarla con la visión que de la misma hacen quienes intentan pintar de negro a Castilla y León. Pero la tozudez de los datos objetivos expuestos hoy aquí evidencian, para su desgracia y también contra su voluntad, que Castilla y León sigue avanzando, que Castilla y León sigue saliendo de la crisis; una crisis que, por cierto -no nos cansaremos de recordarlo-, algunos, con su torpeza política, contribuyeron a meternos de lleno. Castilla y León sigue fortaleciéndose social e institucionalmente, Castilla y León sigue creciendo económicamente, sigue creando empleo, sigue renovando su acreditada calidad en la prestación de los servicios públicos; hoy también. Frente a los que hace tiempo dieron por concluida la legislatura, se han presentado los retos, los desafíos que, en este año que queda hasta las elecciones nos restan por abordar, dando a su vez continuidad a una próxima legislatura, que, si los ciudadanos quieren, y estoy seguro que querrán, puede seguir avanzando por la senda del crecimiento y la estabilidad.

En el año dos mil quince, en el Partido Popular asumimos un compromiso con los electores a través de nuestro programa electoral, compromiso que concluye en mayo de dos mil diecinueve, y hasta ese momento vamos a trabajar para cumplimentarlo, tal y como nos pidieron los castellanos y leoneses, que confiaron en nosotros y en nuestro programa electoral y de gobierno. Y, simultáneamente, trabajaremos también en el diseño del contrato que propondremos a los castellanos y a los leoneses en el año dos mil diecinueve, que se va a elaborar sobre la base de los logros alcanzados estos años y el aval de una gestión que los ciudadanos conocen, resulta fiable, resulta sensata y comprometida con Castilla y León; sobre todo si la confrontamos con la amenaza que supone para esta tierra quienes creen que nuestro futuro puede escribirse con la misma tinta que emplea el señor Sánchez para gobernar este país. [Aplausos].

Castilla y León mira al futuro... Castilla y León mira al futuro con optimismo y con ilusión y con la... y con seguridad, pero mira también con la desconfianza de un Gobierno central que en muy pocos días ha demostrado una extraordinaria falta de respeto a los valores de concordia, unidad y responsabilidad, que históricamente han servido para fortalecer a nuestro país. Entregarse a la voluntad de los radicales, de los extremistas y de los populistas ya advertimos que era un peligro para España y también para Castilla y León; comprometerse con quienes no tienen más objetivo que romper la unidad de España como Nación, ya hemos visto en tan solo quince días que puede provocar que se puedan poner en riesgo los consensos sobre los que hemos construido nuestro país. Acercar los presos terroristas, acercar los presos secesionistas, negociar nuevas transferencias de competencias con País Vasco y Cataluña, retirar los recursos ante el Tribunal Constitucional a las leyes que buscan privilegios ilegítimos para vascos y catalanes, romper la unidad de gestión de la Seguridad Social, e incluso -y esto es lo más grave- plantearse la redefinición de los Estatutos de Autonomía de estas dos Comunidades, es algo que, desgraciadamente, ya hemos vivido en el pasado, era lo que Zapatero denominaba normalización de las relaciones con Cataluña y con el País Vasco, y que ya vimos cómo terminó.

¿A qué creen que responde, entonces, la negativa de Sánchez de sentarse con todas las Comunidades Autónomas para cerrar el acuerdo de financiación autonómica? Ni más ni menos que a la exigencia de la Generalitat de que las relaciones entre Cataluña y el Estado deben ser, en todo caso, negociaciones bilaterales. Una negociación multilateral para alcanzar un acuerdo entre todas las Comunidades, en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera, es incompatible con la negociación bilateral de un nuevo marco de financiación de Cataluña. Un nuevo marco que ya... una negociación que ya se ha iniciado, y que como primera medida, la primera medida que adoptó el nuevo Consejo de Ministras fue retirar el levantamiento del control financiero de los fondos que Cataluña recibe del Estado a través del FLA, para... y que posibilita, entre otras cosas, que el Gobierno de Cataluña ahora pueda libremente destinar el dinero de todos los españoles a financiar sus embajadas en el... en el mundo, sin control alguno del Estado. Esa es la realidad de las... del primer acuerdo del Consejo de Ministros del Gobierno del señor Sánchez.

Hace pocos días suscribíamos aquí, por unanimidad en esta Cámara, una resolución que pretendía trasladar al nuevo Gobierno los grandes consensos de la Comunidad en las principales materias que nos afectan en relación con el Gobierno de España. El PSOE nos dijo en aquel debate que no tuviéramos prisa y que no desconfiáramos del señor Sánchez. "Tenemos palabra y somos leales con Castilla y León", dijo el entonces portavoz del Grupo Parlamentario Socialista. Solo una semana más tarde, no el PSOE de Castilla y León, que ya hemos visto el peso que tiene en el nuevo Gobierno, no el PSOE de tercer nivel del señor Tudanca, sino el PSOE del señor Sánchez, en tan solo diez días, nos ha demostrado que ni tienen palabras ni son leales con Castilla y León, y que, como ya hiciera el señor Zapatero hace muy poquitos años, tienen... no tienen problema alguno en sacrificar a nuestra tierra y... para dar satisfacción a quienes quieren romper a nuestro país, por la única y desgraciada razón de que para el Partido Socialista Castilla y León es electoralmente irrelevante.

Por eso a Sánchez le es tan fácil atender la reclamación de Torra de negociar bilateralmente la... la financiación de Cataluña, y por eso también le resulta tan fácil ignorar la petición unánime de esta Cámara para que el Gobierno presente una propuesta de modelo de financiación en el seno de política fiscal y financiera. "¿Por qué extraña razón no íbamos a mantener nuestra palabra?", eso dijo la portavoz del Grupo Parlamentario Socialista aquí, en esta Cámara, hace tan solo quince días. Cinco días después... más tarde, después de aquello, por la no tan extraña razón de que su Gobierno está sometida... sometido a la voluntad de sus socios separatistas, su palabra quedó en agua de borrajas.

Mañana les vamos a dar una nueva oportunidad para que ustedes puedan votar la propuesta... una propuesta de resolución idéntica a la que planteamos aquí hace quince días, para que nos demuestren, para que nos ratifiquen si ustedes están con nosotros, están con Castilla y León, o están ejerciendo –y es mía la frase- de alfombra del Partido Socialista, de alfombra del señor Sánchez. Pónganse ustedes del lado de los castellanos y leoneses, y no del lado del señor Sánchez. Y aquí... [aplausos] ... no caben medias tintas, señor Tudanca, no caben medias tintas. Por cierto, también les vamos a dar una oportunidad, en materia de carbón, para que nos ratifiquen si están con nosotros en la defensa del carbón, para que se siga quemando carbón hasta el año dos mil treinta, o están con la ministra de Transición Energética, que, clara y rotundamente, dijo no al carbón el primer día que tomó posesión de su cargo.

Al respecto, un detalle: hace pocos días el Partido Socialista nos decía que el Ciuden será el símbolo del nuevo modelo de apoyo a las cuencas mineras. Y eso se dijo el mismo día que el Partido Socialista retiró su enmienda a los Presupuestos, por valor de 4,5 millones de euros, para, precisamente, apoyar el Ciuden. Aprovechen también para decirnos por qué hemos pasado de unos Presupuestos Generales que... que decían era un mazazo para Castilla y León, que se solucionaría con sus 208 enmiendas, por valor de 516 millones de euros, que presentaron, según decían, textualmente, "para recuperar los niveles perdidos". Al día de tomar posesión el señor Sanchez, dichas enmiendas fueran retiradas. ¿Van a explicar a los vecinos de Torneros, a los que prometieron una plataforma intermodal, que ya no les hace falta? ¿A los de Zamora y Cuéllar, que sus murallas están bien y no necesitan ninguna rehabilitación? ¿A los de Castellanos de Moriscos, que ya no hace falta desviar el tráfico de camiones por el casco urbano? ¿A los de Palencia, que el presupuesto para rehabilitación de la Tejera...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señor Aceves...


EL SEÑOR DE LA HOZ QUINTANO:

... ha pasado a ser suficiente en tan solo unos días? ¿Van a decirle ustedes a los vecinos de Aranda y Miranda que ya no necesitan nuevos juzgados? ¿O a los de Golmayo, que ya no necesitan una pasarela? Y, por cierto, también, ¿cómo van a explicar ustedes, después de llenárseles la boca al criticar al Gobierno de Rajoy por no apoyar políticas de lucha contra la despoblación, que hayan retirado ustedes sus enmiendas, por importe de 80 millones de euros, que estaban destinadas a tal fin? Por cierto, y esto es más grave, no solo han retirado sus enmiendas por importe de 80 millones para incrementar las partidas de lucha contra la despoblación, sino que ustedes no han votado a favor de las enmiendas del Grupo Parlamentario Popular en el Senado, que, precisamente, pretendían incrementar las partidas de lucha contra la despoblación en 45 millones de euros.

Está muy bien hacer grandes discursos... [aplausos] ... está muy bien hacer grandes discursos en torno a los grandes problemas de la Comunidad, pero a los castellanos y leoneses nos resulta más provechoso el trabajo y el compromiso con Castilla y León. Trabajo y compromiso que no hacemos ni con las manos, como el señor Sánchez, ni, como sorprendentemente nos ha dicho esta tarde el señor Tudanca, con los pies. Nosotros trabajamos y nos comprometemos con la cabeza y con el corazón, ahí está quizás la diferencia entre ustedes... [aplausos] ... y nosotros: ustedes piensan con los pies, como ha dicho usted esta tarde, y nosotros con la cabeza y con el corazón.

Señorías, hoy Castilla y León, hoy los castellanos y leoneses estamos, sin duda, mejor de lo que estábamos hace tres años. Estamos logrando salir de la crisis más grave que hemos vivido nunca en democracia, y, además, lo estamos sabiendo hacer de forma más fuerte. Este es la gran mejora que se ha producido en los últimos en Castilla y León. Esta es la gran mejora, que no ha sido, en absoluto, fruto de la casualidad o de dejarse llevar, que es la consecuencia de las decisiones políticas adoptadas por un Gobierno que, sobre la base del diálogo social, ha entendido que la salida de la crisis debía pasar por la recuperación del empleo de calidad. Ese fue nuestro objetivo al inicio de la legislatura, así se lo expusimos a los castellanos y leoneses, y a eso el Gobierno de Juan Vicente Herrera ha dedicado sus principales esfuerzos. Unos esfuerzos que nos han permitido pasar de una tasa de paro del 23 % a una del 13,9 % que vive hoy Castilla y León en muy pocos años; 3 puntos menos, por cierto, que la media nacional.

Al comienzo de la legislatura, en mayo de dos mil quince, el paro... el paro se situaba en Castilla y León en más de 200.000 personas; hoy, en menos de 150.000. Durante los tres primeros años de esta legislatura el paro se ha reducido en Castilla y León en más de 55.000 personas. Y frente a aquellos que dicen que esto sucede porque la gente se va, decirles que la afiliación a... a la Seguridad Social ha pasado en estos tres mismos años de 865.000 personas a 910.000 personas. Es decir, hoy hay 45.000 afiliados más a la Seguridad Social de los que había al inicio de la legislatura. Y además se está creciendo con un empleo estable por encima del temporal. La contratación indefinida –se ha dicho aquí de forma reiterada- ha crecido en el... en el último año un 11 % frente a la temporal, que ha crecido un 4 %; cada día del año pasado se han suscrito 227 contratos indefinidos en Castilla y León. Y lo reitero: tres de cada cuatro trabajadores en Castilla y León tienen un contrato indefinido. El 85 %, además, tienen un contrato a tiempo completo, aunque a algunos se... les cueste entenderlo.

Para algunos este dato será falso, para otros directamente dirán que es algo casual; tan casual como debió ser la crisis. Pero estos datos esconden, primero, que nuestros empresarios y nuestros trabajadores lo están haciendo bien; segundo, que se está generando un ambiente de confianza económica propicio para la inversión y la contratación; y tercero, que las políticas puestas en marcha, políticas pactadas siempre con el diálogo social, están teniendo un efecto positivo en la evolución del empleo en términos cuantitativos y también en términos cualitativos, especialmente entre aquellos sectores tradicionalmente más afectados por la falta de oportunidades en el empleo, como son las mujeres y los jóvenes.

La apuesta por el empleo ha sido también la apuesta decidida por las políticas de impulso económico. Nuestro modelo económico se ha edificado sobre una industria potente, dinámica, abierta al exterior. El último dato de producción industrial así lo confirma: en el último año hemos crecido un 20 %, el doble que la media nacional; nuestras empresas hoy son más competitivas, más innovadoras, más exportadoras, tienen más apoyos de la Junta de Castilla y León, están también mejor financiadas, tienen menos cargas burocráticas y administrativas, y eso lo nota nuestro tejido empresarial directamente, e, indirectamente, nuestra economía.

El presidente ha dado esta mañana algunos datos más que elocuentes al respecto, pero permítanme que les dé otros datos que reflejan bien cómo están cambiando las cosas en Castilla y León. En el último año la venta de viviendas en Castilla y León ha subido un 25 %; las matriculaciones de vehículos lo han hecho en un 20 %; ha subido también la renta media de los hogares; ha bajado notablemente la población en riesgo de... en riesgo de pobreza –lo conocíamos hace escasos días-, 6 puntos por debajo de la media nacional. Datos de la microeconomía, datos que vive... de los que viven día a día en la Comunidad Autónoma, datos que reflejan cómo -pese al escenario catastrofista que algunos pretenden pintar en Castilla y León-, no sin problemas, nuestra Comunidad está recuperándose económicamente y está creciendo de forma sólida.

Y junto a ello, estos tres años de legislatura han sido también los años del fortalecimiento de la calidad de los servicios públicos, la nueva gran seña de identidad de Castilla y León. Así, frente al negativismo impostado de algunos, dentro y fuera de la política, la realidad objetiva de los datos nos demuestra el resultado de un éxito colectivo; un éxito, primero, de los profesionales de Castilla y León, pero también de la Junta de Castilla y León, que entendió, en los momentos más duros, más difíciles de la crisis, que se podían sacrificar algunas cosas, pero nunca poner en riesgo ni la salud ni la educación, y que, además, en los momentos más difíciles se hacía más necesario que nunca el apoyo a los que más lo han necesitado.

Por eso, no es de extrañar los datos objetivos que nos dan los organismos nacionales e internacionales. En el ámbito sanitario, el Barómetro Sanitario publicado recientemente por el Ministerio de Sanidad nos ha otorgado una nota del 7,07. Es el cuarto año consecutivo de mejora en la valoración que hacen los ciudadanos, y que sitúa a la Comunidad Autónoma de Castilla y León en el selecto grupo de Comunidades con un nivel de satisfacción superior al 7.

También en el ámbito educativo los datos son absolutamente reveladores. No les voy a reiterar el contenido del Informe PISA. Permítanme que les señale, respecto del mismo, un dato que a mí también me resulta extraordinariamente revelador: Castilla y León es la región española con un nivel más bajo de acoso escolar. Y eso también es éxito de los profesionales, de los profesores y de la comunidad educativa y de la Junta de Castilla y León.

Y, por último, en materia de servicios sociales, también. Recientemente conocíamos el dictamen del Observatorio de la Dependencia, que vuelve a situar a Castilla y León a la cabeza de las Comunidades Autónomas, con una nota del... de 9,29, cuando, por cierto, la media nacional es del 4,6.

No obstante, reconocemos que no todo es positivo. Efectivamente, Castilla y León tiene problemas, por supuesto. Algunos especialmente graves, como es el de la despoblación. Es comprensible que en un debate como este algunos intenten magnificarlos o simplemente... para simplemente justificar su labor de oposición. Ahora bien, conviene ser sensatos y afrontar los problemas sobre la base de un análisis sosegado y riguroso en cuanto a sus causas y sus efectos, y así poder plantear soluciones reales y efectivas. El problema de la despoblación no es ni nuevo ni es exclusivo de esta Comunidad, ni siquiera de este país; es la consecuencia de un desarrollo sociodemográfico de muchos años, como todos ustedes saben, aunque algunos no reconozcan. La despoblación no es culpa del Partido Popular en Castilla y León, como tampoco lo es del PSOE en Asturias o en Extremadura o en Castilla-La Mancha. Sin embargo, sí es responsabilidad de todas las Administraciones, desde la local hasta la comunitaria, trabajar de forma responsable y coordinada para revertir la pérdida de población del centro y el noroeste español.

Vamos a ver si este Gobierno da continuidad a las medidas puestas en marcha por el anterior Ejecutivo; por cierto, el primero que en democracia adoptó medidas de lucha contra la despoblación. Por nuestra parte, este Gobierno va a tener el mismo nivel de colaboración, pero también el mismo nivel de exigencia que mantuvimos con el anterior Ejecutiva... con el anterior Ejecutivo para que haya una agenda nacional y también pueda existir una agenda europea en materia de despoblación que implemente las políticas que está realizando la Junta de Castilla y León.

Concluyo, señorías. Creo humildemente, como la mayoría de los castellanos y leoneses, que las cosas se están haciendo bien en Castilla y León; y creo también que, pese a la amenaza que para Castilla y León supone un Gobierno de España débil, sometido a radicales y populistas, las cosas irán aún mejor en el futuro si no ponemos en riesgo lo que entre todos estamos construyendo con un indudable esfuerzo.

Dentro de un año, los castellanos... de menos de un año, los castellanos y leoneses podrán elegir entre el modelo de crecimiento estable y progreso social que representa el Partido Popular, o, sencillamente, el modelo del Partido Socialista que está desarrollando en los sitios donde sus pactos, algunos oscuros, le permiten gobernar; como en Andalucía, donde los años de Gobierno del Partido Socialista ahora, con el apoyo, con el comodín de Ciudadanos, ha servido para colocar a esta Comunidad como la región con más paro y más corrupción de toda Europa.

Porque sí, señorías, ¿alguien se explica cómo es posible que se nos pretenda dar lecciones sobre creación de empleo y corrupción quien se presenta con un modelo que en Andalucía ha generado 850.000 personas en paro y 850 millones en comisiones indebidamente cobradas? Esa es la realidad a la que nos podemos enfrentar en el futuro en Castilla y León. Yo confío sinceramente en la inteligencia, en la prudencia y en el sentido de la responsabilidad de los castellanos y los leoneses. Por eso, mientras otros continúan con sus espectáculos circenses, con su catastrofismo electoral y sus mentiras, nosotros, en el año, en el... en los nueve meses que quedan hasta las elecciones, permítannos que nos preocupemos por Castilla y León; permítannos que nos preocupemos por culminar el programa electoral con el que... con el que nos comprometimos con los castellanos y leoneses en el año dos mil quince; de preparar el programa de gobierno para los próximos cuatro años; y de elegir a los mejores candidatos para seguir trabajando por esta tierra como los ciudadanos de Castilla y León se merecen. Para que, de la mano de Alfonso Fernández Mañueco, podamos seguir avanzando juntos por un futuro estable, predecible y cada vez mejor; un futuro sin riesgos, que nadie más que el Partido Popular podrá ofrecer nunca a esta tierra, a nuestra Comunidad Autónoma de Castilla y León. Nada más y muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, señor De la Hoz. Concluido el debate, esta Presidencia, de conformidad con el criterio expresado por la Junta de Portavoces, procede a la apertura de un plazo, que finalizará a las nueve cuarenta y cinco horas de mañana, día veintiocho de junio, durante el cual los grupos parlamentarios... [Murmullos]. (Guarden silencio, señoría, porque, si no, luego preguntarán que qué es lo que he estado leyendo yo). ...podrán presentar ante la Mesa propuestas de resolución en un número no superior a 30. Le corresponde a la Mesa de la Cámara, que se reunirá a tal fin a las doce quince horas, la calificación y admisión a trámite de dichas propuestas.

Se suspende la sesión y se reanudará mañana a las trece horas.

[Se suspende la sesión a las veintidós horas cuarenta y cinco minutos].


DS(P) nº 104/9 del 27/6/2018

CVE="DSPLN-09-000104"





Diario de Sesiones de las Cortes de Castilla y León
IX Legislatura
Pleno
DS(P) nº 104/9 del 27/6/2018
CVE: DSPLN-09-000104

DS(P) nº 104/9 del 27/6/2018. Pleno
Sesión Celebrada el día 27 de junio de 2018, en Valladolid
Bajo la Presidencia de: Silvia Clemente Municio
Pags. 9180-9319

ORDEN DEL DÍA:

1. Debate sobre política general de la Junta de Castilla y León.

SUMARIO:

 ** Se inicia la sesión a las doce horas.

 ** La presidenta, Sra. Clemente Municio, abre la sesión y procede a tomar juramento o promesa como procuradores a doña Raquel Alonso Arévalo, procuradora electa que sustituye a don Javier Izquierdo Roncero, y a don Isaac Izquierdo Gonzalo, procurador electo que sustituye a doña Virginia Barcones Sanz.

 ** Adquisición de la condición plena de procuradores de la Sra. Alonso Arévalo y el Sr. Izquierdo Gonzalo.

 ** Primer punto del orden del día. DPG/000003.

 ** El secretario, Sr. Reguera Acevedo, da lectura al primer punto del orden del día.

 ** Intervención del Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León, para la exposición de la Comunicación remitida por la Junta.

 ** La presidenta, Sra. Clemente Municio, suspende la sesión.

 ** Se suspende la sesión a las trece horas treinta y cinco minutos y se reanuda a las dieciséis horas.

 ** La presidenta, Sra. Clemente Municio, reanuda la sesión y abre un turno de intervenciones de los portavoces de los grupos parlamentarios.

 ** En turno de portavoces, interviene el procurador Sr. Tudanca Fernández (Grupo Socialista).

 ** Contestación del Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de réplica, interviene el procurador Sr. Tudanca Fernández (Grupo Socialista).

 ** En turno de dúplica, interviene el Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de portavoces, interviene el procurador Sr. Fernández Santos (Grupo Podemos CyL).

 ** Contestación del Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de réplica, interviene el procurador Sr. Fernández Santos (Grupo Podemos CyL).

 ** En turno de dúplica, interviene el Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de portavoces, interviene el procurador Sr. Fuentes Rodríguez (Grupo Ciudadanos).

 ** Contestación del Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de réplica, interviene el procurador Sr. Fuentes Rodríguez (Grupo Ciudadanos).

 ** En turno de dúplica, interviene el Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de portavoces, interviene el procurador Sr. Sarrión Andaluz (Grupo Mixto).

 ** Contestación del Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de réplica, interviene el procurador Sr. Sarrión Andaluz (Grupo Mixto).

 ** En turno de dúplica, interviene el Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León.

 ** Compartiendo turno de portavoces, interviene el procurador Sr. Santos Reyero (Grupo Mixto).

 ** Contestación del Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de réplica, interviene el procurador Sr. Santos Reyero (Grupo Mixto).

 ** En turno de dúplica, interviene el Sr. Herrera Campo, presidente de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de portavoces, interviene el procurador Sr. De la Hoz Quintano (Grupo Popular).

 ** La presidenta, Sra. Clemente Municio, suspende la sesión.

 ** Se suspende la sesión a las veintidós cuarenta y cinco minutos.

TEXTO:

[Se inicia la sesión a las doce horas].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Buenos días, señorías. ¿Toman asiento, por favor? Se abre la sesión. Antes de entrar en el orden del día del Pleno, esta Presidencia va a proceder a llamar a los nuevos procuradores proclamados electos que hoy se sientan en esta Cámara.

¿Está presente doña Raquel Alonso Arévalo, procuradora electa por la provincia de Valladolid, que sustituye a don José Javier Izquierdo Roncero?


LA SEÑORA ALONSO ARÉVALO:

Sí.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias. Doña Raquel Alonso Arévalo, ¿juráis o prometéis acatar la Constitución y el Estatuto de Autonomía de Castilla y León?


LA SEÑORA ALONSO ARÉVALO:

Sí, prometo.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

De acuerdo con el Artículo 5 del Reglamento de la Cámara, proclamo que doña Raquel Alonso Arévalo ha adquirido la plena condición de procuradora de las Cortes de Castilla y León. Le ruego que se acerque a la Presidencia para recoger su medalla. [Aplausos].

¿Está presente don Isaac Izquierdo Gonzalo, procurador electo por la provincia de Soria, que sustituye a doña Virginia Barcones Sanz?


EL SEÑOR IZQUIERDO GONZALO:

Sí.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Don Isaac Izquierdo Gonzalo, ¿juráis o prometéis acatar la Constitución y el Estatuto de Autonomía de Castilla y León?


EL SEÑOR IZQUIERDO GONZALO:

Sí, prometo.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

De acuerdo con el Artículo 5 del Reglamento de la Cámara, proclamo que don Isaac Izquierdo Gonzalo ha adquirido la plena condición de procurador de las Cortes de Castilla y León. Le ruego que se acerque a la Presidencia para recoger su medalla. [Aplausos].

Antes de comenzar, quiero dar la bienvenida a la delegada del Gobierno, a los representantes presidentes de las Instituciones Propias, a representantes de los agentes económicos y sociales, de las universidades, de las entidades asociativas de Castilla y León, también a los representantes del Sáhara (al ministro, que hoy nos acompaña, y al delegado del Frente Polisario en Castilla y León), y a los directores de los medios de comunicación.

Por el señor secretario, se procede a dar lectura al primer y único punto del orden del día.

DPG/000003


EL SECRETARIO (SEÑOR REGUERA ACEVEDO):

Gracias. Primer y... y único punto del orden del día: Debate sobre política general de la Junta de Castilla y León.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias. Tiene la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León, el señor Herrera Campo. [Aplausos].


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Señora presidenta. Señoras y señores procuradores. Celebramos un nuevo debate de política general de la Comunidad, será el último de esta novena legislatura, y, por ello, una buena ocasión para analizar la actual situación política, económica y social de Castilla y León, las principales actuaciones impulsadas por la Junta durante estos últimos años y las previsiones para completar en los próximos meses los objetivos que nos marcamos al inicio de la legislatura.

Abordamos este tramo final en un contexto nacional marcado por el muy reciente cambio en el Gobierno de la Nación. Un nuevo Gobierno, al que desde el primer momento hemos deseado suerte y expresado la lealtad institucional y la voluntad de cooperación de la Junta. Se trata con ello de dar continuidad al trabajo hasta ahora realizado y a las posiciones que venimos defendiendo, en muchos casos con la fuerza que nos dan los acuerdos aquí alcanzados sobre importantes cuestiones de Comunidad. Será lo que concretaremos en esa próxima entrevista, ya ofrecida por el presidente del Gobierno, que deseo que venga precedida, como en otros casos, por una ronda de contactos con todos los grupos de esta Cámara.

Cada cual en su papel, y sin perjuicio de nuestras muchas, muchas diferencias, creo que ha sido muy positiva la preocupación que todos hemos demostrado estos años por contribuir a la estabilidad de Castilla y León, todavía más cuando en el ámbito internacional asistimos a una grave escalada de tensiones geopolíticas y a muestras más que preocupantes de la debilidad social y política del proyecto europeo, y en el nacional venimos sufriendo un fuerte desafío de ruptura de la convivencia, sin precedentes, en este tiempo de democracia y libertad que ahora va a cumplir, con la Constitución del setenta y ocho, cuarenta años.

La estabilidad es la que permite sacar adelante proyectos e iniciativas que revierten directamente en las personas y en las familias, en la mejora de su calidad de vida. Es, por tanto, el fundamento de ese autonomismo útil en el que creemos. Por eso, quiero de nuevo poner en valor nuestra estabilidad, agradeciendo el sentido de responsabilidad de los grupos que aquí han apostado por ella. Por ejemplo, a través de los pactos del inicio de la legislatura, que facilitaron la investidura y han favorecido la gobernabilidad; o de los sucesivos acuerdos para aprobar los Presupuestos, que nos han permitido disponer todos estos últimos ejercicios de ese fundamental instrumento, algo que esperamos conseguir también para dos mil diecinueve, una vez que el Gobierno fije el techo de gasto del Estado y los objetivos de estabilidad financiera de las Autonomías. O, en fin, los más amplios consensos para contar con posiciones de Comunidad en cuestiones de tanta importancia como la financiación autonómica, la reindustrialización, la nueva PAC o la política de cohesión.

Señorías, junto a la estabilidad política se encuentra también la estabilidad económica y social, a la que viene contribuyendo desde su puesta en marcha el diálogo social de Castilla y León, que, como afirma nuestro propio Estatuto, está siendo uno de los factores de cohesión y de progreso más relevantes de los últimos años. El diálogo social no es cuestión de personas. Llegó para quedarse. Ha demostrado ser útil tanto en tiempos de bonanza como de crisis. En esta legislatura ha alcanzado su mayor relevancia y proyección externa, ha consolidado su extensión a las corporaciones locales, se ha incorporado al currículo educativo y al mundo de la Universidad con una cátedra propia, ha sido adoptado como modelo para extenderse a otros territorios de España, y ha encontrado el apoyo de la propia Organización Internacional del Trabajo para saltar a otras naciones como ejemplo avanzado de concertación social.

En febrero de este año hemos suscrito nueve nuevos acuerdos, en la negociación más fructífera, tanto por el número de estos -que ya son casi cien desde el inicio del proceso- como por la importancia de su contenido. Acuerdos que se suman a otros anteriores que siguen vigentes. Y, entre estos, los dos que vertebran nuestras políticas económicas y de empleo: el Acuerdo Marco para la Competitividad e Innovación Industrial y la Estrategia Integrada de Empleo. Herramientas que sin duda han influido en estos cuatro años consecutivos de crecimiento del PIB de Castilla y León, comenzando por el tímido 0,2 % de dos mil catorce, con dos años muy sólidos, dos mil quince y dos mil dieciséis, ambos creciendo al 3,3 %, y un dos mil diecisiete –penalizado sobre todo por la climatología adversa- en el que creció el 2,5 %, un dato que esperamos superar este año, en el que nuestra previsión -así figura en el cuadro macroeconómico de los Presupuestos- es del 2,7 %.

Y también, con seguridad, nuestro diálogo social ha influido en el traslado de ese crecimiento económico a la creación de empleo, con ya 55 meses seguidos de descenso interanual del paro registrado, con casi 15.000 parados menos en los últimos 12 meses y descensos del paro en todos los sectores, provincias, tramos de edad, y tanto en mujeres como en hombres; y con más de 17.000 nuevos afiliados a la Seguridad Social desde mayo del pasado año.

Gracias a esa evolución, en el cómputo global de los tres primeros años de legislatura en Castilla y León, el paro se ha reducido en más de 50.000 personas, hay 43.000 afiliados más a la Seguridad Social, y la tasa de paro es del 13,9 %, elevada aún, pero 3 puntos inferior a la media de España, según la última EPA. Y si nos remontamos al momento más duro de la crisis -no está tan lejos, mayo de dos mil trece-, el paro ha descendido en nuestra Comunidad en casi 94.000 personas, y la afiliación se ha incrementado en más de 68.000. Por supuesto que queda aún mucho por hacer en materia de creación de empleo; no nos olvidamos, no vamos a hacerlo, no podemos hacerlo, de los casi 144.000 parados que hoy, hoy, tiene aún registrados Castilla y León. Y ese es, precisamente, el objetivo de los Planes Anuales de Empleo que pactamos en el marco del diálogo social, en el que nuestra intención es acordar el de dos mil diecinueve antes de que finalice el presente año.

El plan de dos mil dieciocho cuenta con 152 millones de euros, con una dotación creciente sobre los anteriores. Destaca en él la dinamización económica de nuestros municipios a través de un reforzado Plan de Empleo Local; el renovado impulso al Plan de Empleo Joven, en cuyo marco hemos creado la Red de Informadores de la Garantía Juvenil; el mantenimiento de todas las líneas frente a crisis empresariales pese a la mejora de la situación; y, como novedad, un plan especial dirigido a parados mayores de 55 años, que, estimamos, beneficiará hasta a 8.500 personas en el horizonte del año dos mil veinte.

Además, el plan sigue insistiendo en la calidad del empleo, una absoluta prioridad que algunos datos señalan que también ha mejorado en el último año. El 76,5 %, por lo tanto 3... un poquito más de 3 de cada 4, de los asalariados de Castilla y León tienen hoy contrato indefinido, son 2,6 puntos más que la media, y -muy importante- son 3,8 puntos más de lo que nuestra propia Comunidad tenía en los momentos previos a la crisis -año dos mil siete-, cuando rozábamos el pleno empleo técnico. En los últimos doce meses la tasa de temporalidad ha seguido reduciéndose, pues los contratos indefinidos crecieron en esos 12 meses a más ritmo que los temporales, en concreto casi al triple: un 11 % frente al 3,9 %. Por último, el 84 % de los asalariados de Castilla y León tienen contrato a jornada completa. Nuestros últimos acuerdos del diálogo social han reforzado las ayudas a los contratos indefinidos, con un mínimo de 4.000 euros por contrato, que aumenta en los casos de mujeres, emigrantes retornados, mayores de 55 años y jóvenes del Sistema de Garantía Juvenil, hasta llegar a un máximo de 8.000 euros por contrato. También se sigue apoyando la transformación de contratos temporales en indefinidos; un dato: en lo que va de legislatura, han sido más de 91.000; y se han pactado también medidas para mejorar la calidad en el empleo de las empresas con las que la Junta contrata sus servicios.

Para los trabajadores autónomos, que son una parte importante de los ocupados en Castilla y León, en esta legislatura aprobamos la Estrategia de Emprendimiento, Innovación y Autónomos, que incluye los apoyos que reciben desde el inicio de su actividad, en el transcurso de esta y a su finalización.

La tarifa plana, puesta en marcha por el Gobierno de la Nación, está teniendo en los últimos meses efectos positivos, como se aprecia en los 444 autónomos más registrados en Castilla y León entre enero y mayo. Y en estos momentos estamos negociando en la Mesa del Autónomo la ampliación de la tarifa plana por parte de la Junta.

La dimensión más social del empleo ha experimentado reseñables avances en los últimos años. En los centros especiales de empleo trabajan hoy casi 5.500 personas con discapacidad, superándose así el objetivo previsto para toda la legislatura. Hemos aumentado del 50 al 75 % la financiación de los nuevos contratos de las personas con discapacidad más severa; los itinerarios personalizados de empleo beneficiaron en dos mil diecisiete a más de 4.000 personas, y los vamos ahora a complementar con dos nuevas líneas: una, de financiación de viviendas; y otra, de formación de personas con discapacidad como asistentes personales.

Las cláusulas sociales en la contratación pública estuvieron presentes en el 82 % de los contratos de la Junta el año pasado. Un nuevo acuerdo va a aumentar los porcentajes de reserva de contratos y hacer obligatoria, al menos, una cláusula social en cada contrato público.

Finalmente, la reciente modificación de nuestra Ley de Cooperativas simplificará y agilizará el funcionamiento de las más de 2.100 registradas hoy en Castilla y León.

Por último, también en el empleo público ha habido avances. El número de empleados de nuestra Administración –hoy, 86.000 personas- ha aumentado un 2 % en lo que va de legislatura. Un período en el que hemos convocado u ofertado más de 9.500 plazas, que ha sido el máximo permitido por la normativa estatal. Hemos suscrito acuerdos de fondo con los representantes de los empleados públicos -algunos de ellos incluso este pasado lunes- para que estuvieran entre los primeros de España en recuperar derechos perdidos con la crisis, y para consensuar con ellos las grandes líneas de modernización de nuestra Función Pública. Y hemos resuelto el primer proceso selectivo específico en nuestra Administración para personas con discapacidad intelectual, que tendrá continuidad este mismo año con una segunda convocatoria más amplia.

Así pues, el gran objetivo de la legislatura sigue siendo la creación de empleo de calidad. En ello vamos a concentrar nuestros esfuerzos en los próximos meses, para que la Comunidad vuelva a superar el millón de ocupados.

Para ese gran objetivo del empleo, sin duda, resulta clave la industria. Creo, y hay testimonios al respecto bien recientes, que contamos con una clara y moderna política industrial, cuyos sólidos fundamentos son el Acuerdo Marco de Competitividad e Innovación Industrial ya citado, la Ley de Industria –aprobada por esta Cámara-, el Pacto por la Reindustrialización –que suscribimos con todos los grupos políticos- y el Plan Director de Promoción, que nació, precisamente, con dicho pacto.

Castilla y León es una Comunidad más industrializada que la media: 22,8 %, por el 18,1 % de media nacional; y nuestra industria es el sector que más está tirando en esta etapa de recuperación económica. Por ello, y en lo que va de legislatura –tres años-, el peso de la industria manufacturera ha aumentado en Castilla y León más de 1 punto en su aportación al conjunto de la economía productiva. El índice de producción industrial, en esos tres años, ha crecido más de un 20 %, y se ha producido, sobre todo, una muy positiva evolución del empleo, con 26.600 ocupados más en el sector industrial, desde hace tres años.

A todo ello ha contribuido el apoyo a los proyectos industriales prioritarios; por ejemplo, los que han reforzado el sector automoción. Los planes industriales y los acuerdos sociales de Renault y de Nissan aportan hoy un horizonte cierto a todo nuestro sector automovilístico, y han logrado que en dos mil diecisiete Castilla y León fuera la primera Comunidad productora de automóviles de España, con 582.000 vehículos fabricados.

Por otro lado, los planes territoriales de fomento, de los que dos ya están aprobados –el de los municipios mineros y el de Miranda de Ebro-, y otros dos a punto de concluirse –los de Béjar y Benavente-, suponen apoyos adicionales para dar garantía de futuro a territorios con necesidades industriales específicas. Además, el Plan de Dinamización Económica y Demográfica de Soria está canalizando importantes recursos al desarrollo de dicha provincia.

En el núcleo de nuestra política industrial está también el apoyo a los que son, siguen siendo, los principales factores de competitividad empresarial. En dos mil dieciséis –recordemos- se creó la Lanzadera Financiera de Castilla y León, que desde entonces ha resuelto favorablemente más de 7.800 solicitudes de financiación empresarial, ha facilitado esta financiación a las empresas por un valor de 1.300 millones de euros, y, con ello, ha facilitado una inversión inducida superior a los 2.300 millones de euros. Del medio centenar de productos con los que trabaja, dos resaltan por su reciente implantación y transcendencia: el Plan de Crecimiento Empresarial, que está dotado con 75 millones de euros y que ya está apoyando 25 proyectos de crecimiento empresarial; y dos fondos de garantía, uno para crecimiento de pymes y otro de apoyo a la I+D, dotados con 90 millones de euros, en los que la Junta asume el riesgo de la correspondiente inversión. La Lanzadera, en la que colaboran Iberaval y SODICAL, ha supuesto un antes y un después en la facilidad de acceso a la financiación por las empresas.

En materia de innovación pusimos en marcha la Red de Emprendimiento e Innovación, de la que hoy ya forman parte 130 entidades. Acabamos de actualizar la Estrategia de Especialización Inteligente RIS3, a la que hemos incorporado siete iniciativas singulares en áreas como la bioeconomía circular, la ciberseguridad, la innovación sociosanitaria o la industria 4.0. Nos acercamos al cumplimiento del compromiso de dedicar a innovación el 3 % de todos los recursos presupuestarios disponibles en dos mil diecinueve, este año ha sido ya el 2,83 %. Hemos renovado el impulso a los centros tecnológicos, y estamos desarrollando líneas de apoyo a la atracción, retención y retorno del talento. Como colofón a estas actuaciones, los últimos datos oficiales del INE nos sitúan como la quinta Comunidad Autónoma en mayor esfuerzo tecnológico, gasto público más gasto privado, en actuaciones de innovación, mejorando así dos puestos respecto del informe anterior, y, además, con un porcentaje empresarial del 60 % en la ejecución del gasto total, que es sustancialmente mejor que la media de España, y, por lo tanto, una buena noticia para nuestra economía productiva.

En internacionalización, en fin, la evolución de estos años ha sido muy positiva. Piénsese que, en los últimos diez años -diez digo-, las exportaciones de Castilla y León se han multiplicado por dos, se han duplicado. Una inflexión ascendente que se produjo con la crisis y que ha dado el gran salto en la presente legislatura. En dos mil dieciséis y en dos mil diecisiete nuestra Comunidad alcanzó las dos cifras de exportaciones más altas de su historia, 17.277 y 16.576 millones de euros, respectivamente; un ritmo que se está manteniendo en el primer cuatrimestre de este año, siendo cada vez más las empresas que asumen el comercio exterior como una actividad regular.

Para facilitar el emprendimiento nació la ley de medidas de reducción de cargas administrativas, que aprobaron estas Cortes. Tramitamos ahora un decreto que supondrá una nueva reducción de plazos de inicio de nuevas actividades. Igualmente, hemos adoptado medidas para facilitar el acceso al suelo industrial titularidad de la Junta, con una rebaja media del 15 %, que llega hasta el 50 % en determinadas localizaciones. Su puesta en marcha ha generado ya hoy ventas de casi medio millón de metros cuadrados. Además, en este momento estamos desarrollando tres parques de proveedores de automoción en la Comunidad: en Palencia, en Ávila y en Valladolid.

Por último, Castilla y León es la Comunidad de régimen común con una tributación más favorable para la actividad empresarial, con medidas como la reducción en el impuesto sobre la renta del 20 % de las cantidades invertidas en empresas, la bonificación del 99 % en las sucesiones de empresas familiares o explotaciones familiares agrarias entre familiares cercanos, y también en el patrimonio afecto a una actividad empresarial; un amplio cuadro de beneficios fiscales y solo dos tributos propios, sobre depósito de residuos y sobre el daño ambiental, el último de los cuales queremos ahora que grave también el impacto de los residuos radiactivos almacenados con carácter temporal.

Para finalizar este apartado industrial es necesario hacer una referencia especial a las ramas energéticas. Señorías, Castilla y León es una de las Comunidades que más contribuye a la lucha contra el cambio climático. Pensemos que somos la primera productora de España en energías limpias, especialmente en el caso de las renovables, y especialmente en el caso, dentro de estas, de las eólicas; y también la Comunidad cuyos bosques tienen más valor en eso tan importante que es la captación de carbono.

Por eso la nueva Estrategia de Eficiencia Energética que hemos aprobado este año plantea un objetivo de reducción de emisiones de CO2 del 30 % en el año dos mil veinte, de 10 puntos más ambicioso que el de la propia Unión Europea. Fomentamos, asimismo, el vehículo de energías alternativas, con medidas que tenemos la intención de ampliar a través de una desgravación fiscal por su adquisición en el Presupuesto dos mil diecinueve. Y en los próximos meses vamos a aprobar la estrategia de fomento de energías renovables para usos térmicos.

Castilla y León está volcada, por tanto, en construir un futuro energético sostenible. Sabemos, sin embargo, que la transición a ese futuro tiene costes sociales y territoriales y que, por ello, tiene que ser ordenada y sobre todo tiene que ser justa. Tal es el principal argumento que hemos defendido y que vamos a seguir defendiendo ante el Gobierno, al que pedimos, en primer lugar, no cercenar las posibilidades del carbón autóctono adelantando plazos. Si la Unión Europea tiene un objetivo de descarbonización a dos mil treinta, no tiene sentido anticiparlo a dos mil veinticinco, pues eso haría inviable amortizar, y por tanto frustraría inversiones como la anunciada para la desnitrificación de la central de La Robla.

Le reiteramos, en segundo lugar, la necesidad de medidas para minimizar el impacto de la transición sobre el empleo. Así, el fondo de transición, cuya creación acaba de acordarse en Bruselas, debería dirigirse fundamentalmente a los proyectos que más empleos alternativos generen, como, por ejemplo, los relacionados con la biomasa, como demuestran los 450 puestos de trabajo asociados a la inversión en esta materia en Cubillos del Sil que está apoyando la Junta.

Y le planteamos, en tercer lugar, que parece razonable seguir el ejemplo de otros países europeos y mantener centrales térmicas en funcionamiento y minas en activo suficientes para que el carbón autóctono esté presente, aunque en un pequeño porcentaje, en el mix energético nacional, algo que se ha demostrado que es esencial para aliviar la dependencia energética y para garantizar en muchas ocasiones, a lo largo del año, el suministro, y que también lo es -hay que recordarlo- crucial para la propia supervivencia de los municipios mineros. [Aplausos].

Por nuestra parte, seguiremos desarrollando el plan de dinamización de los mismos que se pactó aquí en dos mil dieciséis. Y, entre los últimos acuerdos firmados en el diálogo social, uno de los más novedosos es precisamente el referido a una transición justa frente al cambio climático, dirigido a promover la sostenibilidad de nuestro modelo productivo. Ya están constituidas y trabajando dos Mesas del Diálogo Social, que persiguen alcanzar acuerdos este mismo año, uno en materia de energía y otro para actualizar el ya citado Acuerdo Marco de Competitividad e Innovación Industrial en tres principales aspectos: industria 4.0, responsabilidad social empresarial y desarrollo industrial rural.

Esta apuesta por la competitividad e innovación de la economía también se extiende al sector agroalimentario, que es, sin duda, estratégico para Castilla y León y cuya modernización es una prioridad fundamental. Nuestro sector primario -nuestros agricultores y ganaderos- sufrió en dos mil diecisiete un impacto muy fuerte por la sequía y todas las adversas condiciones climáticas. Por eso, pusimos en marcha, junto al Ministerio de Agricultura, un conjunto de medidas excepcionales que, por ejemplo, nos han permitido incrementar este año la superficie agraria asegurada nada más y nada menos que en un 47 %, o facilitar más de 10.700 préstamos garantizados a los agricultores y ganaderos profesionales por un importe global de 280 millones de euros. Afortunadamente, el clima está siendo muy diferente en dos mil dieciocho y las previsiones de producciones son muy superiores a la media.

Para este sector, impulsamos un modelo de plataformas de competitividad inspirado en la directiva europea de la cadena alimentaria y basado en el consenso y participación de los tres eslabones de dicha cadena (la producción, la transformación y la comercialización), con el objetivo de buscar el mayor equilibrio entre ellos. Son plataformas construidas en torno a las necesidades concretas, específicas, de los diversos subsectores (vacuno de leche, agricultura ecológica, ovino, sector vitivinícola y remolacha azucarera), y, en algún caso, atendiendo además a una especialidad territorial, como ocurre con la Plataforma del Bierzo. Todas ellas parten de la convicción de que nuestro sector agrario y alimentario tiene muchísimo futuro; así lo demuestran los datos, que sitúan a Castilla y León como líder en España en muchas producciones agrícolas y ganaderas -pensemos: cereales, patata, remolacha, leche, carne de ovino y de vacuno-, o que reconocen la fortaleza de nuestra industria agroalimentaria, hoy compuesta por casi 3.000 empresas y basada en productos de gran calidad, amparados por 67 figuras de garantía, que son 6 más que al final de la pasada legislatura, y por la marca de prestigio Tierra de Sabor. Una industria en la que solo en los últimos tres años las ventas han crecido un 18 %, el empleo más de un 6 %, hasta superar hoy los 35.000 ocupados, y las exportaciones ya rozan los 2.000 millones de euros al año.

Para buscar ese mayor equilibrio en la cadena de valor, el modelo se ha dotado de herramientas como el defensor de la cadena, que vigila las cláusulas de las relaciones contractuales entre las partes, o el Observatorio de Precios Agrarios, también clave en la transparencia de las transacciones; y muy pronto estará operativa la Junta de Arbitraje y Mediación de los Contratos Agrarios. Junto a lo anterior, también el fomento del asociacionismo agrario persigue fortalecer la posición más débil de agricultores y ganaderos; y todo ello al servicio de la que sin duda es una de sus mayores preocupaciones: la percepción de precios dignos y justos. [Aplausos].

La otra gran preocupación es el futuro de la Política Agraria Común, máxime, señorías, en una Comunidad que es la segunda que más fondos recibe en España, con casi 70.000 beneficiarios directos en dos mil diecisiete, y cuando las primeras propuestas, tanto presupuestarias como de regulación, que ya ha avanzado la Comisión Europea, tienen aspectos que se deben corregir. A tal fin, un elemento de fortaleza para nosotros es la posición de Comunidad que este año hemos alcanzado con las organizaciones profesionales agrarias, con las cooperativas agrarias y con los propios grupos parlamentarios –gracias-, y a la que se han adherido además los agentes del diálogo social y otras organizaciones.

Un acuerdo que, lógicamente, vamos a seguir defendiendo, que ofrecemos lealmente al Gobierno cara al proceso negociador, y con el que además estamos trabajando con regiones de otros países con la idea de lograr alianzas que sirvan para defender mejor los intereses de nuestro campo. Les recuerdo, planteamos en esencia tres cosas: el mantenimiento de la actual financiación de la PAC con pagos directos cien por cien procedentes de Europa, que los agricultores y ganaderos profesionales sean los verdaderos beneficiarios de esta política, y que la misma priorice la incorporación al sector de los jóvenes y de las mujeres.

En esta última cuestión, las medidas que viene adoptando la Junta han favorecido que en la presente legislatura se haya multiplicado por dos el número de jóvenes que cada año se incorporan al campo -son 900, por 435 en la anterior- y que se haya casi multiplicado por tres el de mujeres incorporadas –son 235 al año, por 90 antes-. Rejuvenecimiento y feminización, a las que va a contribuir también la puesta en marcha la figura del agrotutor, de una ayuda para esa incorporación con trámites mínimos y de una oficina virtual del emprendedor agroalimentario.

La modernización de nuestro campo y el aumento de su competitividad también se están reforzando esta legislatura a través de tres mapas:

El mapa de formación agraria y agroalimentaria, que nos permitirá superar el próximo curso los 700 alumnos de formación reglada; también se ha puesto en marcha la Escuela de Verano Agricool; y ahora trabajamos en un Erasmus agrario y en el Programa de Formación Especializada Agrobecas.

El mapa de investigación, que nos está permitiendo aumentar los proyectos, los centros con los que colaboramos y las actividades de transferencia tecnológica, para lo que además hemos suscrito un reciente acuerdo con los rectores de las universidades públicas.

Y, por último, el mapa de infraestructuras, con todos nuestros compromisos en materia de concentración parcelaria, nuevos regadíos y modernización de los anteriores.

Por otro lado, estamos siendo la primera Comunidad española en aplicar el nuevo instrumento financiero FEADER para garantías de préstamos en el medio rural. Un instrumento financiero que va a permitir ofrecer en estos próximos años más de 500 millones de euros de financiación en condiciones muy especiales a nuestros agricultores y ganaderos y a la industria agroalimentaria.

Por último, el conjunto de las plataformas de competitividad ya puestas en marcha quedará integrado en una gran plataforma, que contará con su propia estrategia de desarrollo a largo plazo, que será la Agenda +50. De esta forma, nuestro sector agroalimentario va a llegar al fin de esta legislatura mucho mejor preparado para afrontar los retos del futuro. [Aplausos].

Para concluir el capítulo dedicado a la economía y el empleo, quiero también recordar la apuesta que la Comunidad está haciendo por el turismo de calidad como factor de desarrollo. Si recuerdan, nos habíamos marcado en la investidura el objetivo de legislatura de alcanzar una cifra total de 25 millones de turistas, con 5.000.000 de viajeros extranjeros. Transcurridos sus tres primeros años, los datos nos hablan ya de 22,2 millones de turistas, con 4,9 millones de viajeros extranjeros. Así pues, todo apunta que superaremos con creces los objetivos establecidos. Castilla y León presenta también hoy cifras récord de establecimientos y plazas hoteleras y de empleo en el sector, y ha consolidado su liderazgo en el turismo rural.

En la base de estos buenos resultados está el Plan Estratégico de Turismo, que hemos completado con programas en materia de promoción internacional, de formación y de señalización turística. Venimos desarrollando, además, líneas de apoyo tanto a empresas como a entidades locales, con más de 500 proyectos financiados en lo que va de legislatura, y disponemos de un planteamiento integral de comercialización turística.

Al mismo tiempo, hemos llevado a cabo un notable desarrollo normativo, con regulaciones avanzadas en materia de alojamientos hoteleros, viviendas turísticas, restauración, guías de turismo y camping, y próximamente verá la luz la regulación de los albergues y de las empresas de turismo activo. Una parte esencial del atractivo turístico de Castilla y León procede de nuestro patrimonio cultural, en el que hacemos valer nuestros 8 Bienes Culturales Patrimonio de la Humanidad, 122 Conjuntos Históricos o 2.200 Bienes de Interés Cultural, y con una trayectoria de esfuerzo en su conservación, reconocida con un palmarés de 31 premios Unión Europea Europa Nostra, lo que nos hace la región europea con mayor número de estos prestigiosos galardones.

En lo que va de legislatura, la Junta ha invertido más de 32 millones de euros en medio millar de actuaciones en el patrimonio cultural, la mayor parte en ejecución del Plan PAHIS. En este marco hemos aprobado el Plan de Arqueología y un nuevo Plan de Patrimonio Documental. Desarrollaremos el Plan Jacobeo 2021, con cerca de 12 millones de inversión, destinados a la puesta al día de los Caminos de Santiago y la atención al peregrino. Entre las actuaciones de futuro, cabe, asimismo, resaltar algunas en colaboración con el Gobierno de la Nación, como la ampliación del Museo de Burgos y la rehabilitación en esa misma ciudad del Hospital de la Concepción como Archivo Histórico Provincial, que ya hemos acordado, o la adaptación del Palacio de los Águila como subsede del Museo del Prado y nueva sede del Museo de Ávila, que esperamos que el Estado licite en los próximos meses.

En estos años hemos ido prestando apoyo a numerosas conmemoraciones históricas y culturales, entre las que, por ejemplo, puedo destacar el octavo centenario de la Universidad de Salamanca o los trabajos de preparación del octavo centenario del inicio de la catedral de Burgos.

Desde dos mil quince, se han desarrollado cuatro nuevas ediciones del proyecto Las Edades del Hombre -en Ávila, Toro, Cuéllar y Aguilar de Campoo-, que sigue siendo una iniciativa de gran repercusión cultural y turística, que en dos mil diecinueve recalará en la villa ducal de Lerma. Y también hemos promocionado de forma muy especial las Semanas Santas de Castilla y León.

Por otra parte, la feria AR&PA se ha convertido en un evento europeo transnacional sobre patrimonio cultural, con sede rotatoria en Portugal y en la Comunidad. Su próxima edición, en la que se creará una red europea de ferias del patrimonio cultural, celebrará especialmente... servirá especialmente para celebrar el Año Europeo del Patrimonio Cultural.

En el tramo final de la legislatura iniciaremos un programa integral de turismo cultural en entornos urbanos y crearemos la marca turística Románico de Castilla y León, todo desde la consideración de que cultura y patrimonio, además de señas de identidad, son recursos para la dinamización económica, la creación de empleo y el desarrollo local. Una perspectiva que se puede aplicar también a la lengua española, que cuenta con ayudas al sector de la enseñanza del español para extranjeros, acciones de formación que han alcanzado ya a más de 4.000 profesionales, la creación del centro virtual de recursos del español, el apoyo al centro internacional de la Universidad de Salamanca y la consolidación del Congreso Internacional del Español, de próxima celebración.

Pretendemos que vea la luz este año el III Plan del Español para Extranjeros, en una legislatura en la que también vamos a aprobar el II Plan de Industrias Culturales y Creativas; en la que, en el ámbito deportivo, mañana mismo remitiremos a esta Cámara el proyecto de ley de la actividad físico-deportiva, que tiene el objetivo de que el deporte sea instrumento formativo de transmisión de valores, de cohesión social y de mejora de la calidad de vida en Castilla y León. [Aplausos].

Señora presidenta, señoras y señores procuradores, pasando ahora al ámbito de los grandes servicios públicos, son cuatro las cuestiones principales que quiero destacar. Y la primera es una reciente iniciativa que, desde mi criterio, debe marcar un antes y un después en nuestra Comunidad en la atención a las personas y familias más desfavorecidas, en la lucha contra la exclusión y, en definitiva, en la realización más efectiva del principio de igualdad. Es la Red de Protección a las Personas y Familias, cuya ley de ordenación y funcionamiento se aprobó unánimemente –gracias- hace unos días en esta Cámara, precedida, a su vez, de un amplio consenso social.

Se trata de un gran avance del que debemos sentirnos orgullosos. Una red que pusimos en marcha en lo más duro de la crisis y que hoy atiende a unas 200.000 personas, con un presupuesto este año de 207 millones de euros. Una parte significativa de esos recursos, 79 millones de euros, financian la Renta Garantizada de Ciudadanía, que hemos agilizado y flexibilizado varias veces en los últimos años y hemos vinculado al gran objetivo de la inclusión laboral, de manera que 8.600 perceptores de esta renta encontraron trabajo en los últimos tres años.

Con la ley, la red incorpora nuevas prestaciones, programas y derechos subjetivos. Se convierte en mecanismo estable para favorecer la inclusión de las personas y familias con mayor vulnerabilidad y corregir desigualdades, y en la forma normalizada de trabajar de unos servicios sociales de responsabilidad pública, que, gracias, sobre todo, al esfuerzo de sus profesionales, siguen alcanzando las calificaciones más altas.

Así, la Asociación de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales de España nos sitúa como los segundos más desarrollados de la nación, con una nota de 7,5 puntos, superior en más de 2 a la media nacional. Un éxito que en buena parte también se debe a la participación en el sistema de nuestras entidades locales, con las que hemos suscrito un nuevo acuerdo marco con un horizonte de tres años y un aumento medio anual del 8,3 %. Y se debe también a un vigoroso y protagonista tercer sector, para cuya más intensa participación hemos previsto una sección específica de seguimiento de la red en el Consejo de Servicios Sociales de Castilla y León.

En estrecha conexión con la red de protección, aunque de muy distinta forma en uno y otro caso, se sitúan también la lucha contra la violencia de género y la política pública de vivienda.

En la primera, seguimos trabajando sobre la base del modelo Objetivo Violencia Cero, que ha incorporado nuevos programas de apoyo psicológico, información, atención e inserción laboral y nuevas prestaciones a víctimas de agresiones sexuales, menores víctimas de la violencia y huérfanos de mujeres asesinadas. Además, se ha constituido la Red de Centros Educativos Contra la Violencia de Género, y en los próximos meses aprobaremos el Decreto de Autorización y Funcionamiento de los Centros de Atención Familiar, así como un Plan de Prevención de la Violencia Intrafamiliar. [Aplausos].

Con relación a la política de vivienda, hemos alcanzado en la legislatura tres acuerdos del diálogo social. Cabe destacar tres aspectos: el primero, el refuerzo del parque público de alquiler social, que ha aumentado un 70 % desde dos mil quince y hoy cuenta con casi 1.900 viviendas a disposición de nuestro servicio para familias en riesgo de desahucio; segundo, las ayudas al alquiler, que en esta legislatura beneficiarán a más de 25.400 familias, y en las que seguimos mejorando las condiciones en cada convocatoria -en la última, concretamente, con una apuesta importante por jóvenes y personas mayores, aumentando el porcentaje de subvención del 40 al 50 % para ambos colectivos-; y tercero, el impulso a la regeneración urbana y a la rehabilitación edificatoria, que está permitiendo estos años beneficiar a cerca de 11.000 viviendas en conjunto.

Lo más importante de la red de protección y de otras políticas públicas y actuaciones sociales, como las que acabo de citar, es que sí están sirviendo de forma efectiva para mejorar aquí, en nuestra Comunidad, las condiciones de vida, muy especialmente de las personas y los colectivos más desfavorecidos. Castilla y León no es una de las Comunidades más ricas, pero sí es una de las Comunidades con menos pobreza: la tasa de riesgo de pobreza se ha reducido hasta el 15,4 %, que es un dato alto, pero sustancialmente mejor que el 21,6 % del conjunto de España; somos una de las Comunidades con menos carencia material severa, cinco veces menor que la media nacional, un 1 %, frente al 5,1 %; la que menos hogares tiene con pobreza energética y la segunda con menos hogares con retrasos en los pagos. Son datos de la reciente encuesta de condiciones de vida, hecha pública por el INE. Todo lo cual significa que estamos siendo capaces de actuar mejor que en otros territorios sobre las desigualdades sociales.

Algo similar sucede en materia de atención a la dependencia. El último dictamen del observatorio nos ha situado, por undécima vez consecutiva, como la primera Comunidad española en su gestión, con una calificación de 9,29 puntos, que supera la del año anterior. Se destaca que atendemos a más beneficiarios que nunca, casi 89.000; que somos la Comunidad con una atención más plena, el 98,4 %; y la que más empleos genera, 50,4 por cada millón invertido, habiéndose creado en torno a 1.900... perdón, a 9.600 empleos en esta actividad en la presente legislatura. Se ha dado ya el paso de recuperar la mayor parte de la reducción operada con motivo de la crisis en la prestación por cuidados familiares, y estamos reduciendo el plazo para resolver las solicitudes de reconocimiento del derecho, según se pactó en el diálogo social. También aquí, por supuesto, queda mucho por hacer.

En relación con las personas mayores, nos preocupa muy singularmente el problema de su soledad, que afecta hoy al 23 % de los mayores de 65 años y que aumentará en años próximos. Los últimos acuerdos del diálogo social han introducido mejoras para los mayores que viven solos, reduciendo el copago en la ayuda a domicilio. Acabamos de poner en marcha el programa "A gusto en mi casa", de atención en el hogar. Y en lo que queda de legislatura queremos regular el servicio de teleasistencia e impulsar muy especialmente los servicios de teleasistencia avanzada.

Con relación a las personas con discapacidad, y aparte de lo ya señalado en el área de empleo, trabajamos en un nuevo reglamento en materia de accesibilidad y supresión de barreras.

Por último, próximamente remitiremos a la Cámara el Proyecto de Ley de reforma de la Ley del Voluntariado. [Aplausos].

La segunda cuestión a destacar en este ámbito de los servicios públicos es la del fortalecimiento de la sanidad y nuestro compromiso con su carácter público, universal, gratuito y de calidad. Como he repetido muchas veces ante esta Cámara, somos conscientes de los muchos problemas, dificultades y retos que plantea el que, sin duda, es el servicio de titularidad autonómica más complejo y más exigente, más universal. También lo somos de las altas expectativas y de las legítimas reivindicaciones que sobre el mismo tienen todos los ciudadanos y los distintos movimientos sociales. Pero también hemos defendido que una ponderación equilibrada de su evolución en estos últimos años nos permite defender que ese fortalecimiento se está produciendo, y que además se está haciendo sobre todo en base al esfuerzo de los excelentes profesionales con los que cuenta el sistema.

Los datos de actividad del sistema nos dicen que este, en dos mil diecisiete, desplegó más de 100 millones de actos asistenciales, con una media cercana a 300.000 cada día. Esta actividad es pública en una abrumadora mayoría, hasta el punto de que, descontando el transporte sanitario, el 98 % de los recursos del sistema se destinan a centros y servicios públicos, y solo el 2 % a la concertación con centros privados.

Los datos presupuestarios y los de recursos humanos hablan también de fortalecimiento. La sanidad ha aumentado su peso en nuestro gasto no financiero en el Presupuesto, pasando del 36 % en dos mil ocho al 43 % hoy del gasto no financiero de la Comunidad, lo que demuestra la prioridad que le hemos otorgado y explica además por qué hemos podido aumentar servicios y prestaciones en tiempos de durísima crisis. Nuestro gasto por habitante y año es un 10 % superior a la media de España. El presupuesto para sanidad de dos mil dieciocho, 3.558 millones de euros, es el más alto de la historia de la Comunidad; y la dotación de profesionales es también hoy la más alta de la serie histórica: 35.400, con un aumento del 5 % en los tres años de la presente legislatura.

También se han reforzado en esta legislatura los programas de inversión. El año pasado ya se superó la cifra acumulada de 2.000 millones de euros desde la transferencia del INSALUD, de los que 227 corresponden a los tres últimos años. Entre las grandes obras, cabe destacar, por ejemplo, que ya ha finalizado, y por tanto entrado en servicio, la reforma integral y ampliación del Hospital Provincial de Zamora, y que al inicio de dos mil diecinueve se pondrán en funcionamiento los primeros servicios del nuevo Hospital Universitario de Salamanca.

Además, un plan de modernización de equipamientos ha permitido, por ejemplo, incorporar la tecnología PEC-TAC, la resonancia magnética de última generación, la tomografía de altas prestaciones, los secuenciadores genéticos y la cirugía robótica mínimamente invasiva, así como también impulsar la modernización de las unidades de radioterapia, en colaboración, en este caso, con la Fundación Amancio Ortega.

Los datos de resultados de salud son asimismo favorables, con una esperanza de vida en Castilla y León mayor que la media de España; la segunda Comunidad en este indicador. Y con datos de mortalidad, ajustada por edad, sustancialmente también mejores que los medios nacionales.

La valoración ciudadana ha aumentado en los últimos años hasta situarse hoy en un máximo histórico de 7,07 puntos en el último barómetro sanitario. La opinión de los ciudadanos es mejor que la media de España en todas las áreas (Primaria, consultas, hospitalización y urgencias), y, en cada de una ellas, en los distintos aspectos (valoración global, preferencia siempre por lo público y porcentaje de los usuarios que consideran la atención buena y muy buena).

Las propias plataformas convocantes de las movilizaciones por la sanidad, agrupadas, en este caso, en la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, sitúan al nuestro, sistemáticamente, entre los cinco mejores servicios de salud de España, y además con una puntuación creciente en sus últimos informes. Lo que no significa, desde luego, que no haya muchas cosas que criticar y, por tanto, muchas cosas que mejorar. La reunión que el consejero de Sanidad y yo mismo mantuvimos en mayo con los representantes de estas plataformas ha significado iniciar una etapa, que sin duda va a ser de colaboración constructiva para promover dichas mejoras. Entre ellas, ya se ha aprobado y publicado un documento formal para garantizar plenamente el acceso al sistema y la atención a todos los inmigrantes.

Por lo que se refiere a las listas de espera, los últimos datos comparativos del Ministerio de Sanidad señalan que somos la Comunidad que más redujo la demora quirúrgica en dos mil diecisiete, hasta situarla un 26 % por debajo de la media nacional -78 días, frente a 106 de media-. Un dato que a treinta y uno de marzo se ha reducido todavía más, hasta los 73 días, con una importante precisión: los pacientes prioridad 1, casos urgentes, son intervenidos en una medida de 12 días, y todos ellos en menos de 30. [Aplausos].

¿Significa esto que debamos conformarnos con estos datos? No. Pero sí que se está realizando un esfuerzo en un camino que está dando buenos resultados, en el que hay que proseguir.

El sistema de salud se ha fortalecido también con la incorporación de nuevas prestaciones y servicios. Y, finalmente, se está también produciendo un fortalecimiento de aspectos relativos a la transparencia y participación en nuestra sanidad, de manera que con más recursos, fundamentalmente con más profesionales y también con más prestaciones, servicios y medios, estamos fortaleciendo la sanidad pública de Castilla y León.

La tercera cuestión a abordar en el ámbito de los servicios públicos es la que se refiere al modelo educativo propio de Castilla y León. Si la sanidad es el servicio más valorado y complejo, la educación es la actividad emancipadora por excelencia, la mejor palanca para que alguien que nace en el seno de una familia desfavorecida pueda cambiar su destino, y el medio fundamental del que la sociedad se dota para formar mejores personas, mejores profesionales y mejores ciudadanos. Tenemos que sentirnos orgullosos de que el sistema educativo de Castilla y León sea uno de los más serios, ordenados, rigurosos e innovadores de España, capaz de compararse en calidad con los mejores sistemas europeos, algo avalado y reconocido por diversos estudios y evaluaciones, el más conocido el Informe PISA, el último de los cuales nos sitúa como la primera Comunidad de España, con una puntuación equiparable a la del séptimo mejor sistema educativo del mundo. Un éxito debido sobre todo al esfuerzo ejemplar del colectivo de docentes, a la implicación de las familias, al esfuerzo de los alumnos, a un exigente modelo curricular y a una política educativa que ha tenido estabilidad y que se ha adaptado además a nuestras peculiaridades.

En relación con la calidad, hay tres áreas de avance en los próximos años: una, el aumento de las inversiones en educación, casi 96 millones de euros en lo que llevamos de legislatura solo en educación escolar, con otros 45 más previstos en lo que queda de legislatura; dos, el desarrollo del nuevo modelo de bilingüismo, que ya está comenzando a implantarse; y tres, la mejora de las tecnologías en las aulas, cuestión esta para la que será fundamental la ejecución del programa estatal Aulas Conectadas, que contempla la conexión a banda ancha ultrarrápida de más de 1.400 públicos de nuestras enseñanzas obligatorias.

Las evaluaciones externas destacan también que el sistema de Castilla y León es el que tiene más equidad de toda España. La diferencia entre alumnos de centros públicos y privados es la menor del país, lo que demuestra que no es para nada un modelo fragmentado por clases sociales; un aspecto en el que vamos a seguir incidiendo a través de nuestro proyecto de Centros 2030, que comenzará el próximo curso. Además, las aulas de Castilla y León son las más seguras de España, algo que queremos reforzar por medio de nuestro programa contra el acoso y la intimidación.

Por otro lado, seguiremos avanzando hacia la gratuidad de los libros de texto en las enseñanzas obligatorias. En esta legislatura, y gracias a los acuerdos alcanzados en los Presupuestos, hemos operado ya un cambio de modelo, integrando en un solo sistema bancos de libros y ayudas a la compra. Con ello hemos agilizado los apoyos y hemos ampliado los destinatarios. El curso próximo tendrán derecho a la gratuidad de los libros las familias con ingresos de hasta 2,5 veces el IPREM, lo que supondrá beneficiar a casi 63.000 familias, con un esfuerzo cercano a los 17 millones de euros.

Por otro lado, las condiciones de acceso al comedor escolar y a los programas Madrugadores y Tardes en el Cole son ahora más ventajosas, en aplicación también de diferentes acuerdos del diálogo social.

La empleabilidad está también aumentando para nuestros alumnos de la Formación Profesional. La actual tasa de inserción laboral al año de finalizar los estudios es del 79 %, y en la inmensa mayoría de los casos el empleo obtenido se ubica en Castilla y León. Es preciso seguir mejorando estos indicadores, a lo que seguro contribuirá una mayor extensión de nuestra Formación Profesional Dual. [Aplausos].

En todos estos objetivos de calidad, de equidad y de empleabilidad, creemos que sigue siendo fundamental defender y promover un pacto de Estado por la educación que garantice el sistema consensuado, estable, moderno y eficaz que se desarrolle en España durante las próximas décadas. En esta legislatura Castilla y León ha demostrado que sí es posible lograr acuerdos educativos. Así ha ocurrido con los alcanzados con las universidades, tanto las públicas como las privadas, para la racionalización de sus títulos, de sus estudios, que se están desarrollando en todos sus puntos.

En relación con la enseñanza superior cabe destacar y agradecer a las universidades públicas de la Comunidad el saneamiento financiero, el equilibrio que han logrado y que están sabiendo mantener. Por otro lado, se ha consolidado nuestro sistema propio de becas complementarias de las estatales. Un sistema que en el curso que acaba de finalizar ha beneficiado a 2.900 alumnos, y que sumado a la acción del Estado hace que el 55 % de alumnos de nuestras universidades públicas disfruten de una beca.

Quiero mencionar también el programa de inversiones, que está dotado con más de 55 millones de euros, que estamos ejecutando para nuestras universidades públicas, a lo que debe añadirse el convenio (por otros 7,5 millones de euros) para la segunda fase del Campus de la Universidad de Valladolid en Segovia, que estará concluida y operativa para el inicio del próximo curso. Gracias a esas inversiones, entre otros aspectos, nuestras universidades públicas han mejorado sus infraestructuras de investigación, y también por eso hoy el peso que tienen en la ejecución del gasto total en I+D de la Comunidad es superior a la media de las universidades en el conjunto de España. Se están desarrollando todas las convocatorias previstas para el apoyo a la investigación y se ha completado con éxito una nueva etapa del Plan de Transferencia del Conocimiento Universidad-Empresa, con resultados positivos en la creación de empresas, solicitud de patentes, participación en programas de I+D, y también facturación al sector empresarial. [Aplausos].

Quiero centrar la última cuestión, en este ámbito de los servicios públicos, en la futura Ley de Apoyo a la Conciliación y de Eliminación de la Brecha Salarial y de Género. Su anteproyecto se encuentra en estos momentos en el trámite de informe del Consejo Consultivo de Castilla y León, acto seguido del cual remitiremos a estas Cortes el correspondiente proyecto de ley. Será un nuevo avance que impulsaremos en Castilla y León de la mano del diálogo social. Su filosofía pone en relación el derecho de las personas a conciliar su vida familiar y laboral, la corresponsabilidad entre mujeres y hombres respecto de las tareas familiares y domésticas, y, por supuesto, la brecha salarial y de género, que hoy es tan real como inasumible ya para nuestra sociedad.

El primer borrador del anteproyecto se consensuó en febrero en el diálogo social, con la previsión de seguir negociando y profundizando en su contenido. Así lo hicimos en las siguientes semanas, hasta contar con un texto que supone dar un paso al frente ante un problema que lastra la dignidad de muchas personas y recorta posibilidades de su desarrollo económico y social.

Con este texto abordamos uno de los compromisos más ambiciosos o de más largo recorrido que asumí en mi investidura: crear el germen en Castilla y León de lo que podría, de lo que debería ser en un futuro próximo un sistema nacional de conciliación, que cree puestos de trabajo para jóvenes, que ayude a las familias en el momento de más dificultad en la crianza de sus hijos, que genere retornos a las arcas públicas y que actúe sobre el que es uno de los principales factores de la real, de la existente, brecha laboral y salarial entre mujeres y hombres.

Para las personas, la futura ley sistematizará distintos tipos de ayudas ante situaciones de reducción de jornada o de excedencia por motivos relacionados con la maternidad o paternidad, así como desgravaciones fiscales. Para las empresas, se establecerán ayudas para que flexibilicen sus horarios y para que contraten a quienes sustituyan a los empleados que ejercen su derecho a la conciliación, y medidas para fomentar la aplicación de planes de igualdad, aumentar la transparencia... la transparencia y mejorar la negociación colectiva; en todo lo cual es fundamental la figura de los agentes de igualdad.

Además, se prevé establecer cláusulas sociales en las subvenciones de la Junta, no solo en sus contratos; cláusulas que incentiven a las empresas que soliciten esas subvenciones a adoptar medidas a favor de la igualdad y de la conciliación en su seno. El texto contemplará también el mantenimiento de una red de centros de atención a los menores de 0 a 3 años, que es imprescindible para hacer real el derecho a la conciliación. En Castilla y León existen en estos momentos 848 de estos centros, entre públicos y privados, que disponen de más de 34.500 plazas para niños de 0 a 3 años, y que están generando más de 4.000 empleos. Les anuncio que este mismo año vamos a retomar una línea de ayuda de la Junta a los centros públicos, fundamentalmente a los centros de nuestros municipios, que tienen especial importancia para las personas y familias menos favorecidas y, de manera particular, para nuestro medio rural. [Aplausos].

En cuanto a la brecha salarial y de género, es un problema que tiene muchas causas, derivado de negativos roles sociales, en virtud de los cuales las mujeres trabajan menos en determinados sectores, ocupan puestos de categorías inferiores, suscriben más contratos a tiempo parcial y contratos temporales, y tienen, en general y en contra de su voluntad, dificultades en el acceso al empleo, a la formación permanente y a la promoción en las empresas.

Frente a esto hay que actuar, decididamente y de una manera inicial, en el propio sistema educativo, donde ya tenemos varios programas en marcha. Hay que tomar medidas en todas las áreas, como ya se prevé en la Agenda de Igualdad de Género que ha aprobado la Junta. Y, como persigue la futura ley, hay que articular una fuerte alianza entre todos los poderes públicos y Administraciones y el sector privado, con una amplia participación social y con el protagonismo de las propias mujeres. ¿Por qué? Porque queremos que las políticas de igualdad y de conciliación sean también una seña de identidad de Castilla y León. [Aplausos].

Señorías, si hoy es una exigencia ciudadana mantener y mejorar la calidad de los grandes servicios públicos, así como garantizar la calidad de la propia sociedad combatiendo todas las desigualdades, también lo es, sin duda, reforzar la calidad de la política. Este es un objetivo que en los últimos años ha ocupado a la Junta de Castilla y León y, también, muy intensamente, a estas mismas Cortes de Castilla y León multiplicando nuestro sometimiento al control parlamentario.

En estos tres años ya se han tramitado en esta Cámara 13.500 iniciativas -entre ellas, casi 1.300 preguntas orales y comparecencias, más de 9.000 preguntas escritas y 1.900 peticiones de documentación-, todo lo cual representa un enorme aumento, del 126 %, sobre las iniciativas parlamentarias tramitadas en toda la legislatura anterior.

Estas Cortes han aprobado una normativa muy avanzada sobre calidad democrática. Así, la última ley de la pasada legislatura fue la de transparencia y participación ciudadana. Y en la actual ha aprobado la Ley del Estatuto del Alto Cargo, que recoge asuntos como la limitación de mandatos; la prohibición de ser alto cargo a personas con sentencia por delito contra la Administración o a quienes se hubiere abierto juicio oral por ese motivo; la restricción de las "puertas giratorias"; la incompatibilidad entre la condición de procurador y la de alcalde o concejal en los ayuntamientos más grandes; la creación de los Consejos de Dirección Abiertos, de los que ya se han celebrado en torno a 25, o el Código Ético y de Austeridad, que la Junta ya había aprobado en dos mil once, y que renovamos en dos mil quince. En aplicación de ello, se ha constituido, además, la Comisión de Ética Pública.

Estas Cortes han aprobado, así mismo, la Ley de Garantías de los Informantes, que establece mecanismos de protección a quienes faciliten informaciones sobre posibles delitos en o contra la Administración. Y también, en los últimos meses, estas Cortes han aprobado la Ley de Reconocimiento y Atención a las Víctimas del Terrorismo, a las cuales hay que recordar hoy de forma especialmente intensa, por celebrarse, en España y en el ámbito internacional, el Día de las Víctimas del Terrorismo. Una ley... [aplausos]... una ley aprobada por unanimidad en esta Cámara, que establece medidas de protección, reparación de daños, recuerdo y homenaje a quienes sufrieron la acción criminal terrorista y en cuya aplicación se ha nombrado el Comisionado para las Víctimas del Terrorismo.

En este ámbito, cabe recordar también que la Junta ha aprobado el Decreto de la Memoria Histórica y Democrática, que honra a quienes padecieron persecución y violencia durante la Guerra Civil y la dictadura franquista, y apoya la investigación, exhumación e identificación de sus víctimas, para lo que, por primera vez, hemos convocado ya una línea concreta de ayuda.

En esta legislatura, en el ámbito de la calidad de la política, Transparencia Internacional nos ha otorgado en su último informe una calificación de sobresaliente, y acabamos de recibir el Premio Ciudadanía, de ámbito nacional, por nuestro modelo de participación ciudadana a través del Portal de Gobierno Abierto. Por otro lado, la Junta está siendo proactiva en la aplicación de la Agenda 2030, de Naciones Unidas, para el Desarrollo Sostenible, que ya inspiró nuestro tercer Plan Director de Cooperación al Desarrollo, y que va a seguir inspirando todas nuestras políticas a través de las directrices de implementación de la Agenda 2030, que están hoy en el portal de participación y serán aprobadas en breve.

Finalmente, estamos a punto de remitir a esta Cámara el Proyecto de Ley de Diálogo Civil. Castilla y León será la primera Comunidad en implantar dicho diálogo en todas las áreas de acción política, tomando el ejemplo de la Unión Europea, lo que supondrá dinamizar el trabajo de los principales órganos de participación y dar más voz a la ciudadanía en la elaboración de las normas, estrategias, planes y programas de la Junta.

Creemos en la democracia representativa basada en el vínculo que existe entre ciudadanos y sus representantes parlamentarios, un vínculo que se establece en las urnas y que hay que reforzar más con más participación democrática, para así aprovechar menos... para así aprovechar mucho mejor la inteligencia colectiva. Urnas y participación, creemos que esa es la clave hoy para una democracia que funcione. [Aplausos].

Señorías, en la parte final de esta intervención, necesariamente debo abordar tres importantes y complejos problemas y retos que tiene planteados la Comunidad: la lucha contra la despoblación, la ordenación de su territorio y el futuro de su medio rural.

Los datos de evolución demográfica en Castilla y León de los últimos años son ciertamente muy negativos. Son datos, sin duda, todavía lastrados por el impacto de la grave crisis económica que hemos sufrido, como lo demuestra el hecho de que hasta el mismo inicio de esta crisis, en dos mil ocho, la población de la Comunidad había aumentado en los años anteriores en paralelo al crecimiento económico estable producido durante ellos y por la llegada aquí de inmigrantes y el repunte de la natalidad. Pero los datos actuales están también marcados, desde luego, por factores menos coyunturales que están asociados a nuestra particular estructura poblacional, muy afectada por el importante éxodo rural que Castilla y León sufrió durante la segunda mitad del siglo XX. Hoy esto se manifiesta, sobre todo, en los muy desfavorables saldos vegetativos que venimos sufriendo: incremento de las defunciones, a pesar del aumento de la esperanza de vida, y descenso de la natalidad.

La salida de la crisis y el crecimiento, sin duda, tendrán una repercusión positiva en términos demográficos. Y así se está empezando a notar, aunque sea débilmente, en los datos referidos al crecimiento de la población inmigrante y a su propia afiliación a la Seguridad Social. Pero es necesario actuar sobre los factores estructurales, con medidas, por ejemplo, como las que en el año dos mil cinco conseguimos pactar con el Grupo Socialista, suscribiendo una primera Estrategia de Lucha contra la Despoblación, que más tarde, en dos mil diez, sirvió de base a la Agenda para la Población. Un conjunto de medidas de estímulo para las familias, para los jóvenes y para las personas migrantes, y de acción específicamente positiva para el medio rural, que hemos venido actualizando en esta legislatura, con amplia participación social, a través del Consejo de Políticas Demográficas.

Gracias a ese esfuerzo, la Comunidad cuenta con un tratamiento fiscal especialmente favorable a las familias. Ha otorgado a los jóvenes prioridad en nuestras políticas, conforme prevé también la Estrategia de Impulso Joven 2020; ha propiciado la creación de la Red de Atención a las Personas Inmigrantes, y ha favorecido ayudas como la que acabamos de poner en marcha para financiar a estos los gastos de convalidación aquí de los títulos que consiguieron fuera de la Comunidad. En fin, ha supuesto la articulación de medidas para el retorno de los emigrantes con subvenciones individuales para facilitar su traslado y con apoyos a las empresas que los contraten. [Aplausos].

Siempre hemos defendido que estas medidas de estímulo eran necesarias y acertadas, y también que había que enriquecerlas, y también que, para ser verdaderamente eficaces, era imprescindible fortalecerlas con el máximo apoyo político y social dentro de la Comunidad, lo que, por desgracia, no siempre hemos tenido la inteligencia o la habilidad de conseguirlo.

Para lograr la implicación de todas las Administraciones que actúan dentro de la Comunidad, así como la colaboración de todas las instancias, hemos desarrollado igualmente nuevas iniciativas. Castilla y León impulsó el foro de Comunidades con desafíos demográficos, en el que Gobiernos autonómicos de distinto signo hemos y venimos compartiendo desde el primer día una visión conjunta del problema, un problema sobre el que también hemos firmado declaraciones conjuntas con Comunidades como Aragón, Asturias y Galicia.

Hemos actuado de la mano de las entidades locales, a las que el Estatuto encomienda también la lucha común contra la despoblación. A ese objetivo hemos vinculado un porcentaje de su participación en los tributos de la Junta y a ese objetivo también hemos orientado el Plan de Empleo Local, favoreciendo, además, la adicionalidad de recursos aportados por los propios ayuntamientos y diputaciones.

Nos hemos movido en Europa, participando en la Red Europea de Regiones con Desafíos Demográficos, liderando la exigencia de una estrategia demográfica europea a través de un dictamen aprobado por el Comité de las Regiones, que después fue base de iniciativas similares en otras... en otras instituciones de la Unión.

Y junto a las Comunidades del foro, impulsamos la petición de una estrategia demográfica nacional, que conseguimos incluir en los acuerdos de la última Conferencia de Presidentes, lo que supuso en España el reconocimiento por primera vez de que este es un problema de Estado, y, por tanto, el compromiso de elaboración de aquella estrategia.

Sigue siendo imprescindible la aprobación de esa estrategia, así lo vamos a argumentar y lo vamos a defender ante el nuevo Gobierno. Sería muy razonable aprovechar para ello el trabajo realizado por el anterior, con las aportaciones de las propias Comunidades, de la Federación de Municipios y Provincias y de otras instancias sociales. Aunque ese trabajo se produjera con evidente retraso, se había comenzado ya a definir algunas medidas, algunas de ellas muy positivas, que incluso se contemplan en el propio Proyecto de Presupuestos Generales del Estado para dos mil dieciocho, que aún debate el Parlamento de la nación.

Por otra parte, para el problema demográfico, resulta también fundamental que el mismo esté muy presente en el nuevo modelo de financiación autonómica, cuya reforma es una de las cuestiones de mayor transcendencia que hoy tenemos pendientes. Aquí, en esta Cámara, en Castilla y León, los grupos políticos, los grupos parlamentarios hemos acordado, hemos convenido en la urgencia de reformar el actual modelo, algo en lo que, además, coincidimos casi todas las Comunidades, y nosotros en particular con los Gobiernos de Galicia, Asturias y Aragón. Recordamos los compromisos al efecto asumidos en la última Conferencia de Presidentes, algunos pasos dados después, pero también el gran retraso que lleva ese trabajo.

Siempre hemos coincidido también en que esa reforma debe producirse a través de un cauce multilateral, en el Consejo de Política Fiscal y Financiera primero y en las Cortes Generales después, nunca por medio de negociaciones bilaterales o de meras soluciones individuales, sin criterios comunes ni una deliberación pública y transparente. [Aplausos].

Señorías, con toda racionalidad, entendiendo las circunstancias de un Gobierno que acaba de llegar, nosotros sinceramente creemos que aplazar ahora la reforma no es justificable, que anunciarlo antes de escuchar a las Comunidades no es serio, que sustituirla por algunos gestos o ventajas tipo quitas en las deudas abre la puerta a admitir algo que siempre hemos rechazado y que vamos a seguir rechazando: que en la actual financiación haya unas Comunidades suprafinanciadas, entre las cuales, ¡qué casualidad!, siempre nos incluyen a nosotros, y otras infrafinanciadas, y que el mayor endeudamiento de algunas se deba no a una peor gestión, sino a un peor tratamiento del actual sistema para ellas y no para las demás.

Aprobar ahora parciales respiros financieros a medida, por ejemplo, a través de reestructuraciones de la deuda, no solamente no aborda el problema de fondo de la necesidad que todos tenemos de contar con más y mejor financiación, sino que penaliza a quienes como nosotros estamos menos endeudados que la media, y además tenemos esa deuda con el mercado más que con el Estado, y estos son demasiados agravios a quien ha procurado gestionar bien y mantener siempre su solvencia. [Aplausos].

Necesitamos un modelo que respete la igualdad esencial de los españoles, que... que corrija los déficit de financiación que todos sufrimos, que valore de manera especial, porque esta es la razón de ser de las Comunidades Autónomas, la financiación de la sanidad, de la educación, de los servicios sociales y de la atención a la dependencia, no incluida en el último modelo, y que responda, además, a las circunstancias que objetivamente condicionan y aumentan el coste efectivo de prestar dichos servicios en cada territorio, muchas de las cuales son de índole sociodemográfica, tal y como se contempla en la posición de Comunidad que aquí logramos pactar en esta materia y que yo ruego a los grupos parlamentarios que mantengamos plenamente vigente. [Aplausos].

Íntimamente relacionada con la anterior, hay otra gran cuestión de importancia para la Comunidad, que es la del despliegue de su nuevo modelo de ordenación del territorio. Un modelo sustentado con tres leyes, aprobadas con un amplio consenso, fundamentalmente con el Grupo Socialista, en la legislatura anterior, y cuya continuidad y avance, además, pactamos con los principales grupos de la Cámara en dos mil quince, al comienzo de esta legislatura. En cumplimiento de ese pacto, tras un amplio período de información y participación social y política, y un importante trabajo en el propio territorio, remitimos -como recordarán- a esta Cámara el Proyecto de la Ley del Mapa de Unidades Básicas, además adaptado a las reivindicaciones de garantía y flexibilización que se habían puesto de manifiesto en aquel período de participación.

Hemos insistido repetidas veces en la importancia de esta ley. Es una ley que permite ordenar el territorio rural, que es el que más lo necesita; es una ley que garantiza, en ese territorio rural, los servicios que son competencia y presta la Junta; es una ley que facilita que los pequeños municipios, si así lo quieren, puedan desarrollar sus competencias legales de manera más eficiente, a través de agrupaciones voluntarias; y, finalmente, es una ley que desbloqueará el camino para la aprobación de las Áreas Funcionales Estratégicas y, a partir de ellas, del Plan de Convergencia Interior. Tanto es así que el Presupuesto dos mil dieciocho incluye la previsión de que, una vez aprobada dicha ley, se dote de inmediato el Fondo Autonómico de Compensación con 25 millones de euros para financiar la primera anualidad de dicho Plan de Convergencia. [Aplausos].

Una vez más... [aplausos] ... una vez más, ofrezco nuestra total disposición de diálogo con los grupos parlamentarios para culminar este proceso tan necesario para la Comunidad y para alcanzar un consenso, que, por cierto, este mismo mes hemos visto que sí es posible; en efecto, acabamos de aprobar en el último Pleno dos leyes que suponen nuevos avances en el desarrollo del modelo: por un lado, la Declaración del Área Funcional Estable de Benavente, que culmina la ordenación del territorio urbano de la Comunidad; y, por otro, la consideración de la Comarca del Bierzo como mancomunidad de interés general, a efectos de obtener ayudas de la Administración. Con estas son, por tanto, ya cinco las leyes aprobadas en desarrollo del modelo con el consenso casi unánime de las Cortes. A lo que, por cierto, se sumará también la próxima aprobación de un decreto-ley para incorporar las Comunidades de Villa y Tierra al nuevo modelo; momento a partir del cual el 74 % de la población de Castilla y León vivirá en un territorio ordenado conforme al mismo. Falta el impulso del proyecto de ley, que ya está en esta Cámara.

Hemos, también, continuado avanzando con el establecimiento de una línea de ayudas para el fomento de mancomunidades, tanto rurales como urbanas, y tanto de interés general como tradicionales, dotada ya con 6.000.000 de euros, que van a destinarse principalmente al medio rural.

Por otro lado, en dos mil dieciocho, el conjunto de la cooperación económica con las entidades locales va a alcanzar casi 287 millones de euros, lo que va a suponer un crecimiento del 30 % desde el año dos mil quince. Por lo que se refiere estrictamente a la cooperación local general, a lo largo de la legislatura se han destinado a ella 226 millones de euros en las tres anualidades, que representan más del 90 % del compromiso asumido para toda ella.

Y, por último, se encuentra también en esta Cámara el proyecto de ley que regula la conferencia de alcaldes y presidentes de diputación, que quiere ser un instrumento leal y eficaz para abordar grandes asuntos de Comunidad con las corporaciones locales. [Aplausos].

Finalmente, población y territorio, señorías, nos conducen a una última gran cuestión, con la que termino esta intervención, la de la especial consideración en todas nuestras políticas al medio rural. Su amplio medio rural es una realidad viva, sin la que no puede entenderse Castilla y León. Y, dentro del mismo, sus habitantes son, además de ciudadanos de primera categoría y pleno derecho, los llamados guardianes del territorio. Para el autonomismo útil, son las personas y sus circunstancias las que deben marcar la acción pública. Y, por ello, entre todos los valores que concurren en el medio rural de Castilla y León, sus habitantes son lo primero.

Hay un concepto clave para nuestro medio rural, que es el de desarrollo sostenible, que aúna los objetivos de calidad de vida y de conservación. Un ámbito en el que hemos finalizado la planificación de la Red Natura 2000 y ordenado los espacios de Covalagua y Las Tuerces. Hemos recuperado también las ayudas para las zonas de influencia socioeconómica de los espacios naturales. Defendemos, como he dicho, el valor de nuestros bosques como captadores de carbono, pero también movilizamos los recursos forestales como fuente de desarrollo. Hemos alcanzado ya el objetivo de legislatura de 900.000 hectáreas forestales ordenadas, y estamos cerca de las 800.000 hectáreas certificadas.

Apoyamos proyectos importantes de biomasa. En los próximos meses prevemos aprobar la Estrategia de Economía Circular. Además, hemos introducido mejoras en el operativo de incendios, habiéndose acordado en el diálogo social el incremento de su presupuesto, la recuperación del Plan 42 para la prevención activa y el refuerzo de los recursos humanos, cuestión sobre la cual el pasado lunes se llegó a un acuerdo con los representantes de los trabajadores. [Aplausos].

También... también sobre el medio rural se desarrollan muchas de las infraestructuras básicas. Dentro de la Red Autonómica de Carreteras, estamos ejecutando en la legislatura un conjunto de actuaciones prioritarias que ha supuesto ya licitar en estos momentos 225 millones de euros en obras. El transporte a la demanda atiende a más de 1.000.000 de personas en 810 rutas. Estamos apoyando la explotación de las líneas de tráfico más débil. La integración del transporte escolar en el sistema concesional supondrá contar con 900 rutas integradas el próximo curso. Acabamos de enviar a la Cámara el proyecto de ley de transporte público de viajeros por carretera. También estamos apoyando a los operadores para extender la cobertura de banda ancha, rápida y ultrarrápida, y, en especial, para dar servicio a poblaciones con menos de 500 habitantes. En fin, estamos cerca de completar las infraestructuras de depuración de aguas en todos los municipios de más de 2.000 habitantes equivalentes.

Por lo que se refiere al apoyo a las actividades productivas y a la economía en el medio rural, es evidente que la inmensa mayoría de nuestras políticas de agricultura y ganadería se aplican en ese territorio, que es garantía de la producción y abastecimiento de los alimentos que necesitamos. Por eso, reivindicamos como un elemento esencial también dentro de la reforma de la PAC el mantenimiento por Europa de unas vigorosas políticas de desarrollo rural.

Nuestra política industrial introduce en todas sus líneas de apoyo una discriminación positiva a aquellos proyectos empresariales que se ubiquen en municipios rurales. Y en el diálogo social se trabaja en un acuerdo sobre desarrollo industrial rural.

En fin, en relación con el sector servicios, estamos poniendo en marcha un plan de abastecimiento de zonas rurales con dificultades, que va a favorecer la dotación de comercios en algunos pueblos. [Aplausos].

Finalmente... [aplausos] ... finalmente, la calidad de vida en el medio rural, y, por lo tanto, el propio derecho de sus habitantes, exigen una especial atención por todos nuestros servicios públicos fundamentales. Y, así, nuestra sanidad cuenta con la mayor red de centros, consultorios y dispositivos de España en el medio rural; también con las mejores ratios de profesionales de Atención Primaria; y con un importante despliegue de consultas de especialistas; además del apoyo al servicio de farmacia en municipios donde sin él no sería sostenible.

Nuestra educación tiene entre sus principales rasgos su adaptación a un territorio rural donde no existe otra oferta educativa que la pública, que, de esta manera, se convierte en la verdadera garantía de la igualdad de oportunidades de los niños y jóvenes que allí nacen y viven. Y, por cierto, lo hace con éxito; los resultados reconocidos por PISA se producen sin apenas diferencias entre los alumnos del medio rural y el urbano. En este tramo final de la legislatura vamos a reforzar esa atención preferente, flexibilizando en determinados casos los requisitos para mantener unidades educativas con solo 3 alumnos, e introduciendo nuevas adaptaciones y mejoras.

En nuestros servicios sociales, casi dos tercios de los centros de acción social, de la mano de las diputaciones provinciales, así como de las plazas residenciales públicas, se ubican en el medio rural, y la atención a los niños de cero a tres años en los pequeños municipios se está manteniendo gracias al Programa público Crecemos, que compartimos con ayuntamientos, y que ha supuesto dotar de 231 centros y más de 3.200 plazas a núcleos de población de menos de 5.000 habitantes.

Un solo dato concreta todo lo anterior: las prestaciones de los sistemas de salud, educación y servicios sociales que directamente se prestan en el medio rural de Castilla y León suponen a la Comunidad un esfuerzo de 2.000 millones de euros en dos mil dieciocho, para sus 800.000 habitantes. De esta manera, la Autonomía sirve para adaptar los servicios a las necesidades de las personas, para aplicar el principio de igualdad y de solidaridad y para dar pleno sentido a nuestro Estado autonómico. [Aplausos].

Señora presidenta. Señoras y señores procuradores, hasta aquí esta intervención, que ha pretendido exponer y analizar, desde la perspectiva de la Junta, los principales problemas y retos de nuestra Comunidad, sus grandes fortalezas y oportunidades, y el conjunto de políticas e iniciativas que venimos impulsando para afrontar mejor aquellos y para aprovechar al máximo estas. Les aseguro, con todo respeto, que todo ello se está haciendo desde el amor y el compromiso con nuestra tierra, intentando ser coherentes con los objetivos y con los compromisos del Programa de Gobierno que hace tres años ofrecimos a los castellanos y leoneses, a los castellanos y a los leoneses, y que merecieron su confianza mayoritaria, y siendo siempre conscientes, muy conscientes, de que la verdad nunca es monopolio exclusivo de nadie y que son muchas las cosas que podemos mejorar contando con todos, para lo que sin duda serán muy trascendentales las críticas, las aportaciones y las alternativas que sin duda alguna los grupos van a plantear en el debate de esta tarde. Por todo ello, muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Muchas gracias, señor presidente. Se suspende la sesión, y se reanudará a las cuatro de la tarde.

[Se suspende la sesión a las trece horas treinta y cinco minutos y se reanuda a las dieciséis horas].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Buenas tardes. ¿Toman asiento, señorías, por favor? Se reanuda la sesión. Tiene la palabra el portavoz del Grupo Socialista, el señor Tudanca Fernández.


EL SEÑOR TUDANCA FERNÁNDEZ:

Muchas gracias, señora presidenta. Señor Herrera, señoras y señores procuradores y procuradoras, alcaldes, alcaldesas, delegada del Gobierno, compañeros, procuradores del Partido Socialista, nos encontramos una vez más ante el debate más importante del año; un debate en el que tenemos que hacer el diagnóstico sobre el presente de nuestra tierra, pero, sobre todo, en el que quienes creemos en Castilla y León tenemos el deber de plantear también las soluciones para lograr un futuro mejor. Y señoras y señores procuradores, les aseguro que yo sí creo en Castilla y León. [Aplausos].

Vivimos tiempos en los que la política y la sociedad cambian a una velocidad vertiginosa. Nos encontramos ante el último debate de la legislatura que termina, pero también ante un evidente fin de ciclo en una tierra donde lo único vertiginoso que se ha producido en las tres últimas décadas es la marcha de nuestros jóvenes y la pérdida de población. En realidad, hoy confluyen dos finales: uno, que lleva a una vía muerta, el final de los diecisiete años al frente de la Junta de usted, señor Herrera, un final ya inevitable que usted mismo anunció hace tiempo; y el segundo es el final de toda una época decadente que agoniza, la de treinta años de Gobierno del Partido Popular en esta tierra, una época que está a punto de terminar. [Aplausos].

Usted, señor Herrera, ha tenido tiempo de sobra para construir esta Comunidad como ha querido; diecisiete años de Gobierno ya, catorce de ellos con mayoría absoluta, son más que suficientes para no tener ninguna excusa, para no poder buscar culpables en ningún sitio. Usted, señor Herrera, no tiene ninguna excusa. [Aplausos]. Aquel día, en su primer Debate de Investidura, usted citaba oportunamente las palabras de Luis Mateo Díez, escritor y leonés ilustre, para manifestar que los creadores son los que saben impulsar la herencia como motor de la renovación. Analicemos, pues, su capacidad creadora, pues hoy vamos a poder evaluar cómo está la Comunidad desde el último debate, pero también vamos a poder analizar su legado. Y déjeme que se lo cuente de forma resumida.

Hoy, Castilla y León tiene 120.000 jóvenes menos que cuando usted llegó, la mitad de los que ha perdido todo el país; es una barbaridad. Hoy, Castilla y León tiene 44.600 parados más que cuando usted llegó a la Presidencia, con un aumento del 40 %; y si comparamos el número de activos, de ocupados, de afiliados a la Seguridad Social o el número de autónomos, en todos los indicadores hemos perdido mucho peso en relación con el total nacional; incluso nuestro PIB, nuestra riqueza, ha perdido un 10 % de peso relativo con España. No hacen falta más análisis si decimos que desde usted... desde que usted es presidente hemos perdido una población equivalente a toda la ciudad de Palencia, mientras el conjunto del país ganaba nada más y nada menos que 5.000.000 de habitantes. Ese es su balance; todo lo demás, lamentablemente, no hace más que recordar su incapacidad para construir una Comunidad en la que la gente pueda quedarse. Pero ¿escuchó usted los datos del Instituto Nacional de Estadística de ayer? Es el segundo año que España gana población y el segundo que Castilla y León encabeza el ranking, que somos los que más población perdemos de toda España. Pero ¿no se da cuenta de que no podemos seguir así?

Se confirman año tras año los perores vaticinios. Pero todo esto, los fríos datos, no son nada si los comparamos con la escalofriante realidad. Sus políticas han convertido Castilla y León en la alumna aventajada de la España vacía. Nuestra tierra hoy hay que buscarla en las estaciones de tren cada domingo, donde nuestros jóvenes se llevan miles de abrazos muy lejos de nosotros; nuestra tierra hay que buscarla en los miles de personas mayores que viven solas, muchas veces en un medio rural que cada vez se parece más a un desierto; nuestra tierra está en todo ese talento que se marcha en busca de futuro; nuestra tierra está en esos carteles en los consultorios médicos rurales avisando de que el médico apenas visitará su pueblo unas horas a la semana. Nuestra tierra es su gente, claro, pero su tierra, señor Herrera, son los miles que nos dejan, la mía es que puedan volver; su tierra es la resignación, la mía es una Castilla y León de esperanza y de oportunidades, señor Herrera. [Aplausos].

Usted y yo no compartimos generación ni ideología, es evidente, pero compartimos lugar de nacimiento, de procedencia, Burgos. Mi familia, como usted sabe, procede del norte, entre las Merindades y Sedano, cerca de donde Delibes fue a retirarse; muy cerca de mi pueblo está Cortiguera, ese pueblo que sirvió de paisaje al maestro para la contienda que narra en El disputado del señor... El disputado voto del señor Cayo. Allí, en esa tierra, se libró la batalla entre el mundo rural y el urbano, la batalla de la despoblación, y usted, si alguna vez eligió bando en esa batalla, fue el de la indiferencia; ¿y hay algo peor que la indiferencia?

Nuestra tierra se ha desangrado más en estos años que durante el éxodo rural de los sesenta, y hoy no solo pierden población los pueblos, sino también nuestras ciudades. Usted, señor Herrera, ha estado a punto de hacernos perder la batalla del presente y del futuro. Pero yo no me resigno, los ciudadanos de este país han visto que la política sirve, que es útil, que en su mano está el éxito de la gente normal, que devuelve la dignidad a las instituciones. Resígnense ustedes si quieren, yo estoy con toda esa gente normal, con la crea futuro, con la que cambia las cosas, con la que crea oportunidades, porque yo sí creo en Castilla y León, señor Herrera. [Aplausos].

Mire, llevo toda mi vida recorriendo los pueblos y comarcas de nuestra tierra, he recorrido cientos de miles de kilómetros, conozco cada rincón y he aprendido mucho de cada persona que me he encontrado en el camino. Siempre he creído que la política se hace con los pies, y no hay estampa más desoladora que encontrarse pueblos vacíos, completamente vacíos, sin vida, a cualquier hora, en cualquier lugar de la Comunidad. Lo único que nos ha dejado es el silencio, y ese silencio es el que le condena, señor Herrera, a usted y a sus políticas. [Aplausos].

Yo no he llegado a vivir la época en la que a ustedes aún les quedaban al menos ganas o ideas, pero esta legislatura ha sido una larga agonía, fruto de su desgana, y cada minuto que pasaba era una oportunidad perdida. Esta legislatura estamos en caída libre, por eso nunca he podido entender su indolencia, señor Herrera; es que pareciera que no le importa. Pero ¿a qué esperan para hacer algo? Usted le ha dado un nuevo significado a la sentencia liberal de "dejar hacer, dejar pasar"; ha convertido no hacer nada en su leitmotiv.

Mire, durante esta legislatura ha habido muchas más iniciativas de los grupos de la Oposición que de su grupo y de toda la maquinaria del Gobierno juntos. ¿Sabe cuántas leyes ha traído la Junta a este Parlamento en tres años? Catorce, tan solo catorce, si descontamos la tramitación de los Presupuestos, ¡que solo faltaría! Sí es verdad que en el último Pleno les entraron las prisas; de repente aparecieron leyes y más leyes, que había que aprobar con urgencia en un Pleno maratoniano para que usted pudiera venir aquí a presumir que habían hecho algo; pero, como los malos estudiantes, haciendo a última hora los deberes. Pero ¿usted sabe qué les pasa a los malos estudiantes? Que suelen suspender y se juegan su futuro.

El problema es que usted, su bloqueo y su inactividad, lo que lastra es el futuro de todos los castellanos y los leoneses. Esta gran casa que es Castilla y León se ha ido deteriorando desde que usted gobierna por falta de mantenimiento, pero de nuevo cabe preguntarse: ¿ha sido indolencia o falta de ideas? Pues, probablemente, algo de las dos. Y aquí, el Grupo Socialista ha tratado de paliar lo segundo: ¿que ustedes no tenían ideas? Pues se lo dábamos hecho; se llama Oposición constructiva, señor Herrera. [Aplausos].

Hemos aportado propuestas lealmente, hemos firmado importantes acuerdos de Comunidad, hemos apoyado y ayudado a consolidar el diálogo social y la Red de Protección a las Personas y las Familias, pero, además, nunca antes se habían hecho más iniciativas parlamentarias desde un grupo. Han sido más de 1.800 propuestas, tantas como todos los demás grupos de la Cámara juntos. Déjeme ponerle algunos ejemplos.

Conscientes de la precariedad y de la necesidad de crear empleo de calidad, hemos hecho propuestas en materia de reindustrialización, de incremento de la inversión en I+D+i o para impulsar un pacto de rentas.

Conscientes de la crisis en el campo y de la necesidad de nuestros agricultores y ganaderos, insistimos una y otra vez hasta la creación del Observatorio de Precios de Castilla y León, con la participación de los principales interlocutores agrarios, así como en el desarrollo de la figura del Defensor de la Cadena Alimentaria.

Conscientes del deterioro de los servicios públicos, propusimos el refuerzo de la atención pediátrica en los centros de salud de Santa Marta de Tormes y el consultorio de Mojados, o la garantía de la atención sanitaria 24 horas con la Unidad de Soporte Vital Básico de Piedrahíta. También propusimos y luchamos de forma reiterada para la reapertura de las camas cerradas en el Hospital de Benavente o para el acceso a los fármacos de los enfermos de la hepatitis C. [Aplausos].

Hemos propuesto mejoras para mejorar el sistema de ayudas y becas al estudio para complementar el Programa Erasmus, y conseguimos, después de mucho insistir para que se aprobara ese Plan de Inversiones Sociales Prioritarias, tan necesario para mejorar nuestras infraestructuras educativas, sanitarias y sociales. Aunque no todo han sido alegrías, porque aprobarse y cumplirse por parte de su Gobierno son dos cosas bien diferentes, como demuestra este último plan, y porque la crueldad de sus votos, señoras y señores del Partido Popular, ha sido en ocasiones terrible.

En Castilla y León aún tenemos un gravísimo problema de pobreza infantil, en una tierra en la que Unicef dice que uno de cada tres niños y niñas viven en riesgo de pobreza. Pues resulta que cuando propusimos abrir los comedores escolares en verano, ustedes votaron no. En nuestra tierra también se notaron las consecuencias del decreto del señor Rajoy cercenando la sanidad pública, pero cuando les pedimos recuperar la universalidad, ustedes votaron no. Los recortes en la sanidad que hicieron desde la Junta hicieron salir a las calles a miles y miles de personas, pero cuando les propusimos una ley para reducir las listas de espera, que se eliminara el copago farmacéutico o mejorar las condiciones de los profesionales de enfermería, ustedes votaron no; mientras pasábamos la peor sequía en décadas, que se sumó a una crisis importante en algunos sectores de nuestro campo, les propusimos un fondo especial para paliar la situación de nuestros agricultores y ganaderos, y ustedes votaron no; mientras nuestras familias sufrían la crisis y nuestros estudiantes se seguían marchando, les propusimos reducir las tasas universitarias para adecuarlas a la media de las Comunidades Autónomas y la gratuidad total de los libros de texto, y ustedes volvieron a votar que no. [Aplausos].

Mientras los ayuntamientos cubrían con sus recursos las necesidades de sus vecinos y vecinas con muchas dificultades, nosotros les propusimos aumentar su financiación y que la Junta se hiciera cargo de las residencias de la tercera edad, tal y como es su obligación, y ustedes votaron no; mientras nuestro patrimonio se seguía deteriorando y seguíamos encabezando el vergonzante ranking de monumentos en peligro, les propusimos que cumplieran la ley y que pusieran en marcha las inversiones del 1 % Cultural, y ustedes votaron no; mientras seguíamos perdiendo miles y miles de habitantes, les pedimos que se dejaran, de una vez por todas, de fotos y agendas vacías, y les propusimos medidas específicas con financiación adicional para luchar contra la despoblación, y ustedes votaron no; mientras seguían fulminando miles de médicos, maestros, y mermaban nuestro estado de bienestar, mientras incumplían incluso su mantra de dedicar el 80 % del gasto no financiero de nuestro Presupuesto a educación, a sanidad y a servicios sociales, nosotros les proponíamos blindar un suelo social en nuestro Estatuto de Autonomía, y ustedes votaban no; mientras las mujeres seguían cobrando cada vez menos por hacer el mismo trabajo y la violencia de género se incrementaba de forma dramática, nosotros les proponíamos una ley de igualdad salarial y la recuperación de los recortes efectuados en materia de igualdad, y ustedes votaron una y otra vez que no; mientras ustedes manchaban el buen nombre de las instituciones de Castilla y León con su corrupción, les proponíamos suprimir aforamientos de los miembros del Gobierno, restringir los nombramientos a dedo y crear una oficina anticorrupción, ¿y adivinan lo que votaban? Sí, ustedes votaban una y otra vez que no para las propuestas del Grupo Socialista que mejoraran la vida de la gente de esta tierra. [Aplausos]. Señores del Partido Popular, ese botón rojo que tanto les gusta apretar es el botón rojo de la destrucción de Castilla y León.

En fin, señor Herrera, hoy es su último debate sobre el estado de la Comunidad, y, a pesar de todo, quiero agradecerle con toda sinceridad sus servicios a nuestra Castilla y León. Las diferencias son obvias, las discrepancias han sido grandes –incluso ácidas en ocasiones-, pero usted ha dedicado gran parte de su vida para trabajar por esta tierra, y para mí eso es un mérito indiscutible. Usted conoce, después de tantos años, las mieles del éxito político, pero, sin duda, también sus sinsabores, en una dura época de desprestigio de la política. El propio Luis Mateo Díez, del que le cogía prestado una cita al inicio de este discurso, escribió también que “La conciencia del servidor público cuando se jubila es una conciencia vacía, una conciencia despojada; volver a uno mismo se hace imposible porque los restos de lo que privadamente fuimos se diluyeron al fin”. Yo, desde luego, en nombre del Grupo Socialista, le deseo lo mejor en lo personal, señor Herrera. [Aplausos].

Pero como les decía al inicio de este debate, hoy no es solo el último debate de la legislatura, no es tampoco el último debate solo de la presidencia del señor Herrera; hoy es el último debate de un fin de ciclo. Hoy, señoras y señores procuradores, es el último debate con el Partido Popular al frente del Gobierno de la Junta de Castilla y León. [Aplausos]. Más de 30 años de gobiernos del Partido Popular, más de 30 años en los que este país ha cambiado hasta de siglo, pero aquí solo hemos cambiado del blanco y negro al gris. En todo este tiempo ustedes no han construido más y mejor Comunidad; esto sigue siendo una suma de provincias que compiten entre sí, azuzadas por un Gobierno autonómico que se siente más cómodo alentando el enfrentamiento que la colaboración, porque así nadie presta excesiva atención al verdadero responsable. Y ha sido una estrategia consciente y de terribles consecuencias.

En todo este tiempo, las diferencias entre personas y territorios son mayores: León y Zamora tienen ya casi un pensionista por cada trabajador; el medio rural y el urbano se han separado cada vez más. Si Castilla y León fuera un país, no sobreviviría a las tensiones provocadas por las diferencias de renta, de riqueza, de población y de desarrollo. Sí, en términos absolutos estamos mejor –solo faltaría, después de tres décadas y al albur de un crecimiento global como nunca antes había conocido nuestro país-, pero siempre menos que la media, siempre en el vagón de cola.

El ciclo del PP ha supuesto que Castilla y León haya perdido casi 170.000 habitantes, lo que equivale a la desaparición de toda la provincia de Ávila; un auténtico éxito, supongo. Y como estamos siempre con la misma cantinela de que esto es un problema nacional, europeo, mundial, le recordaré también que en este mismo tiempo España ha ganado 8.000.000 de habitantes; nuestro peso poblacional se ha reducido en casi un 25 % con respecto al conjunto del país; y si hablamos de presente y de futuro, sus políticas han hecho que hayamos perdido más de 400.000 jóvenes, más de 400.000 jóvenes.

Y solo un escalofriante dato más –ustedes, que tanto les gusta compararse-: la riqueza de nuestra tierra ha crecido en 30 años en términos absolutos, pero nuestro PIB es uno de los que peor comportamiento ha tenido en el conjunto de las Comunidades Autónomas, y, como consecuencia, nuestro peso en el conjunto estatal ha disminuido en un 20 %. Y para rematar, uno de nuestros cimientos, el campo, hoy representa un 40 % menos sobre el total de España de lo que representaba cuando ustedes llegaron al Gobierno.

Hoy somos menos y pintamos menos, mucho menos que cuando ustedes llegaron. Y este es el resumen del fracaso del Partido Popular durante estos últimos 30 años al frente del Gobierno de Castilla y León. [Aplausos].

¿Pero cuál es su balance en otras materias? Pues vamos a ver algunos ejemplos. Resulta que el colofón de este agotado ciclo del Partido Popular en Castilla y León, en una materia fundamental como es la sanidad, han sido las masivas movilizaciones que se han producido a lo largo de toda la legislatura, la mayor contestación social en nuestra historia. A ver si logro resumir lo que han hecho, lo que ha pasado solo en los últimos años: cientos de millones de euros de recortes, menos personal sanitario, desastres reiterados en la convocatoria de oposiciones, pérdida de miles de pruebas diagnósticas en Ávila, privatización del Hospital de Burgos, obras en centros de salud y hospitales paradas durante décadas, el fiasco de la receta electrónica del Medora, cartas del Sacyl pidiendo la manipulación de las listas de espera, cartas... ceses fulminantes de médicos por sus críticas a la gestión sanitaria, fuga de profesionales por las malas condiciones de trabajo, unidades de radioterapia prometidas durante años sin ponerse en marcha, varapalos judiciales con las unidades de gestión clínica, deterioro del transporte sanitario. Y a esto usted, señor Herrera, esta mañana lo llamaba el fortalecimiento de la sanidad de Castilla y León. [Aplausos].

Y vamos a hablar, por supuesto, de otra de las señas de identidad de esta Comunidad Autónoma: la minería. No seré yo quien niegue que la situación actual de la minería tiene muchos responsables fuera de esta Comunidad, pero aquí solo hay uno, quien ha estado gobernando en solitario, con mayoría absoluta la mayor parte del tiempo, durante tres largas décadas. ¿Sabe usted cuántos mineros había en Castilla y León cuando empezó a gobernar el Partido Popular? 14.000, 14.000. ¿Sabe cuántos quedan ahora? 300, 300 mineros. Y ahora, si quiere, nos ponemos a hablar del futuro de la minería, pero esta es la realidad de la minería que ustedes han dejado.

Pero es que también dejaron que desaparecieran las azucareras, o incluso que les cerraran Garoña, después de haberse erigido durante años como sus salvadores mesiánicos y de haber insultado a quienes le decíamos a la gente la verdad, con convicción y coraje.

Hay otro ejemplo paradigmático. En este país, en los últimos treinta años, hemos pasado de lo analógico a lo digital y nos encontramos a las puertas de una nueva revolución tecnológica. ¿Ustedes creen que hemos ido aprovechando esta oportunidad para modernizarnos? Qué va. El siglo XXI ha llegado a toda España, menos a Castilla y León. El acceso a internet y la velocidad de la banda ancha y la fibra, esenciales para la competitividad y el desarrollo, siempre llegan tarde a nuestra tierra. Polígonos industriales vacíos por falta de acceso, consultorios locales sin poder acceder al historial de los pacientes, ese es el avance. Esto me recuerda, siempre me recuerda, a la promesa que todas las legislaturas hacían los presidentes de la Diputación del Partido Popular en Burgos: "Este año –proclamaban- no habrá problema de abastecimiento de agua en los pueblos durante el verano". El éxito era que en el siglo XXI la gente tuviera agua. Esa es la Castilla y León que ustedes han construido. [Aplausos].

Y la corrupción, por supuesto, que usted ha olvidado esta mañana; memoria selectiva será. Quizá no haya mejor asunto para ejemplificar lo que ha significado el ciclo del Gobierno del Partido Popular para Castilla y León que la corrupción. Dos presidentes socialistas sin mancha alguna; Demetrio Madrid, dando un paso atrás, ejemplar, para no dañar las instituciones tras las torticeras maniobras del señor Aznar. Y hoy, fruto de los Gobiernos del Partido Popular, nuestras instituciones manchadas, y Castilla y León en el centro del mapa de la corrupción de nuestro país. Ese es su triste balance. Lo que hemos tenido que aguantar los socialistas, señoras y señores procuradores. Aún recuerdo los improperios cuando yo le recordaba la lista maldita de sus vicepresidentes.

Hoy ya tienen en su cuadro de honor o, mejor dicho, en su cuadro de la vergüenza al señor Pérez Villar y al señor Merino como condenados por casos de corrupción. Trama de la minería, caso Zamora, trama solar, trama eólica, trama Gürtel, trama Púnica, Perla Negra, polígono de Portillo, las embajadas; ustedes no han perdido el tiempo, ¿verdad? Lo que cabe preguntarse es qué hemos perdido por el camino, cuánto dinero se ha quedado en las tuberías de la corrupción, cuántas empresas no se han instalado aquí por la corrupción, cuántos empleos no se han creado, cuántas han sido las oportunidades perdidas. Mientras se hacían campañas orquestadas, en León, por ejemplo, contra los socialistas, mientras aparecían en las portadas de periódicos graves acusaciones contra nuestros candidatos en las jornadas previas a las elecciones, mientras recibíamos cartas amenazadoras, los tribunales dictaban implacables, sentencia tras sentencia, contra altos responsables del Partido Popular. La última, el último auto, la semana pasada, sobre la trama Púnica y la Diputación de León.

Yo ya no espero nada de ustedes, ya no espero ni una respuesta, ni una explicación, ni propósito de enmienda, ni siquiera que pidan perdón. Pero lo que es peor es que ya no esperan nada de ustedes los ciudadanos. Lo único que espero es que ustedes tengan la oportunidad de regenerarse en la Oposición. [Aplausos].

Pero no todo es de color negro en esta Comunidad. Ustedes -lo volverán a hacer hoy, estoy seguro- nos acusan siempre de verlo todo negro, pero se equivocan. Si así fuera, no estaríamos aquí. La diferencia entre ustedes y nosotros es que nosotros no nos resignamos, no aceptamos la realidad como es, sino que queremos cambiarla, mientras que ustedes se conforman, o en el peor de los casos cierran los ojos para no verla. Nosotros sí creemos en Castilla y León. [Aplausos].

Donde hoy hay miles de jóvenes que se marchan, yo quiero conseguir talento que regresa. Donde hay trabajadores y trabajadoras en paro o con trabajos precarios, creo... quiero que haya empleos y salarios dignos. Donde existe pobreza y exclusión, quiero que construyamos una tierra solidaria. Donde sigue existiendo una gran desigualdad entre mujeres y hombres, quiero que haya recursos y compromiso político suficiente para combatirla. Donde sufrimos por un mundo rural que se muere, quiero que haya igualdad de oportunidades y que consigamos la reindustrialización y el empleo digno que necesitamos. Donde se siguen cerrando explotaciones agrarias y nuestro campo sufre con cada crisis, quiero modernización e incorporación de jóvenes y mujeres, quiero que les devolvamos un poco de lo mucho que le han dado a esta tierra. En definitiva, en Castilla y León hay oportunidades que hay que aprovechar, pero se trata de conformar un proyecto ilusionante, que termine con la resignación, señoras y señores procuradores. [Aplausos].

Pero como no me resigno, tampoco me rindo. El año pasado, señor Herrera, le hice una serie de propuestas ambiciosas para darle un vuelco a esta tierra. Usted hizo oídos sordos, aunque, es verdad, durante el año algunas han sido incluso puestas en marcha, como los planes territoriales de fomento industrial en zonas como Miranda de Ebro, Béjar o Benavente. Nunca es tarde si la dicha es buena. No obstante, no me cansaré de hacerle propuestas, las propuestas que necesita Castilla y León. Los castellanos y los leoneses necesitamos un plan de choque para el empleo, sobre todo de jóvenes, parados de larga duración y mayores de 55 años. Necesitamos la puesta en marcha efectiva de ese plan de retorno del talento, que está presupuestario... presupuestado, pero sin ejecutar. Necesitamos una ley de igualdad salarial y un plan de emprendimiento joven, con deducciones para el fomento del autoempleo o la creación de viveros de empresa autonómicos. Necesitamos una nueva estrategia de desarrollo sostenible en nuestra Comunidad y un mayor compromiso medioambiental. Necesitamos un plan alternativo también para la comarca de Garoña y un mayor compromiso con la Ciuden. Necesitamos recuperar la inversión previa a la crisis en nuestro estado de bienestar para proteger nuestra sanidad pública, nuestra educación pública, nuestro sistema de atención a la dependencia y nuestros servicios sociales. Pero todo esto que necesitamos ya solo se lo puede dar otro Gobierno; uno que no tire la toalla porque crea en Castilla y León y en la fortaleza de sus gentes. [Aplausos].

Señor Herrera, usted se va el año que viene. Yo le ofrezco hoy mi ayuda para dejar un legado... como legado una Comunidad mejor; y usted sabe que soy un hombre de palabra. [Aplausos]. Estoy convencido... yo estoy convencido de que el año que viene va a haber un Gobierno socialista en Castilla y León, pero podemos discutirlo si quiere. En todo caso, lo cierto es que usted no estará. ¿Por qué no empleamos este año para que la herencia que reciba el próximo presidente o presidenta de Castilla y León sea la mejor posible? ¿No sería ese el mejor servicio que podría hacer a Castilla y León? He reiterado en esta Cámara muchas de las propuestas que hemos hecho, pero fijemos el tiro, concretemos entre todos algunos logros para dejar la mejor herencia posible, construyámosla juntos. Necesitamos a todos los grupos parlamentarios, a los sindicatos, a las organizaciones profesionales agrarias, a la patronal, a las plataformas de ciudadanos comprometidos con nuestros servicios públicos, a los más de 80.000 empleados públicos de la Junta. Necesitamos a todos y todas para construir una Castilla y León mejor, a todos los que, como yo, creen en Castilla y León.

Yo le ofrezco, señor Herrera, que formalicemos seis acuerdos antes de finalizar el año. Algunos no podrán culminarse esta legislatura, pero dejemos el horizonte despejado para el nuevo Gobierno de Castilla y León que viene. [Aplausos].

En primer lugar, y para que no quede ninguna duda, le ofrezco reiterar mañana, reiterar, en las propuestas de resolución de este debate, y de forma conjunta, los acuerdos de Comunidad que hemos alcanzado esta legislatura para trasladárselos, desde el primer punto hasta la última coma, de forma inmediata al Gobierno de España: reforma de la financiación autonómica y local, fondos de cohesión, reforma de la PAC y minería. Hagámoslo juntos, señor Herrera. [Aplausos].

Acordemos, por fin, el contenido de una reforma de nuestro Estatuto de Autonomía, por fin, que, aunque culmine la próxima legislatura, cumpla dos objetivos: el primero, el establecimiento de un suelo social que blinde nuestros servicios públicos y que haga que, gobierne quien gobierne la próxima legislatura, no pueda volverse a recortar; que haya una inversión mínima garantizada para nuestra sanidad y educación públicas, para nuestro sistema de atención a dependientes, para nuestros servicios sociales. Hay consenso en esta Cámara, dado que todos los grupos de la Oposición apoyaron la propuesta que trajimos los socialistas en su día, y estoy seguro de que usted -usted- también está de acuerdo. El segundo objetivo de esta reforma sería que, por fin, por fin, eliminemos los aforamientos de los procuradores y de los miembros del Gobierno, tal y como se ha aprobado en esta Cámara. Daríamos al fin un ejemplo práctico del compromiso común con la regeneración democrática. Hagámoslo posible, señor Herrera, hagámoslo posible. [Aplausos].

Acordemos una ambiciosa ley de igualdad salarial -ambiciosa, señor Herrera-, que acabe con la brecha de los salarios entre las mujeres y los hombres, con financiación suficiente y sanciones adecuadas. Hagámoslo posible, señor Herrera.

Pongamos en marcha con presupuesto específico las medidas que se acuerden en la subcomisión creada al efecto para la lucha contra la violencia de género en nuestra tierra. Hagámoslo posible señor Herrera, hagámoslo posible. [Aplausos].

Acordemos el desarrollo de un verdadero plan de retorno del talento profesional y científico, un plan de retorno del talento profesional y científico que está acordado y previsto en el Pacto Industrial, un pacto industrial que firmamos todos los grupos parlamentarios con la Junta de Castilla y León. Un plan para que muchos de los jóvenes que se han tenido que marchar por falta de oportunidades puedan volver. Si está dispuesto, yo me comprometo, a la vuelta del verano, a traer un borrador de este plan para poder ser discutido con todos los grupos parlamentarios en esta Cámara y con la Junta de Castilla y León, y lo pongamos en marcha antes de finalizar el año. Hagámoslo posible, señor Herrera, hagámoslo posible. [Aplausos].

Hagamos una reflexión serena, señor Herrera, sobre el Hospital de Burgos, sobre su privatización. Creo que es la hora. Podemos aprovechar las conclusiones de la Comisión de Investigación que se va a cerrar en las Cortes de Castilla y León para explorar con ahínco todas las fórmulas para su completa reversión a lo público. Yo sé que usted no quiere irse con esta losa sobre su conciencia. No les dejemos esta hipoteca a nuestros hijos y a nuestras hijas, señor Herrera, hagámoslo posible. [Aplausos]. Devolvamos el Hospital de Burgos a todos los castellanos y a todos los leoneses, señor Herrera.

Podría hacerle más propuestas, pero este me parece un buen punto de inicio para dejar el mejor legado posible al Gobierno que venga, para dejar la mejor herencia al nuevo Gobierno de Castilla y León, para trabajar, de forma conjunta durante este año, por el bien, por el interés general, de los castellanos y los leoneses. Imaginemos una Castilla y León con un estado del bienestar blindado en su norma máxima, y que además avanzamos con hechos hacia la regeneración de las instituciones. Imaginemos una tierra en la que está garantizado que las mujeres y los hombres cobran lo mismo por el mismo trabajo, y que las mujeres sienten que las respaldamos con todo en la batalla por la igualdad y contra el machismo. Imaginemos que muchos y muchas de los que se han tenido que marchar pueden volver a ayudarnos a construir una tierra mejor, con la ayuda de su gran talento, que esta, por fin, se convierta en una tierra en la que todo el que quiera pueda quedarse porque hay oportunidades. Imaginemos que nuestra sanidad vuelve a ser íntegramente pública, que los profesionales se sienten protegidos... [aplausos] ... que recuperamos la inversión y los recortes que se efectuaron. Imaginemos que respetamos el trabajo por los... de los miles y miles de trabajadores y trabajadoras de nuestra sanidad, de nuestra educación, de nuestra dependencia y de nuestros servicios sociales.

Señor Herrera, esta es la Castilla y León con la que yo sueño, esta es la Castilla y León en la que yo creo. Ayúdeme... ayúdenme a construirla. Muchísimas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias. Para contestar, si lo desea, tiene la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Gracias, señora presidenta. Señor Tudanca, mi agradecimiento, en primer lugar, por las expresiones de respeto institucional y buenos deseos en lo personal que ha manifestado en su intervención. Quizá esos buenos deseos, que deben ser siempre, son un poco precipitados, porque -le recuerdo-, aunque le cueste en algunos momentos, aquí nos quedan muchos meses de legislatura, y la mejor prueba de ello es que usted ha planteado una panoplia de propuestas. Una panoplia de propuestas en relación a las cuales yo le digo de antemano: usted sabe mi predisposición -pero no de hoy, sino de siempre- a considerar puentes, caminos de encuentro, trabajo conjunto. No es que me sonriera cuando usted, instándome a esforzarnos durante este año próximo por dejar la mejor herencia posible... –no sé con qué tipo en el impuesto de sucesiones, lo de la herencia, pero...- cuando usted... cuando usted me instaba a ello y comenzaba a citar un conjunto de colectivos con los que yo vengo trabajando, mi Gobierno lo hace, la Comunidad cuenta con ellos, durante los últimos 18 años. Creo que esta mañana ha habido abundancia de datos, no solo en el diálogo social –seña de identidad de la Comunidad-, fructífero, sin duda, donde los haya, donde hemos, en estos 17 años, concretado 100 acuerdos -no son 100 fotos, son 100 acuerdos-, y algunos de ellos muy importantes, porque en ellos se basa al final, con mayoría absoluta o sin mayoría absoluta, las políticas económicas, las políticas industriales, las políticas de empleo, las políticas de los grandes servicios públicos.

Cuando usted me hablaba del tercer sector y de las ONG, cuando usted me hablaba de las organizaciones profesionales agrarias y de otros colectivos, como las cooperativas, cuando usted me hablaba de los grupos parlamentarios, bueno, ¿qué otra cosa hemos hecho, hemos sabido hacer? Yo no le voy a reiterar aquí -ya fue objeto de un debate entre nosotros- el calado, la extensión de los acuerdos, de los políticos, de los parlamentarios. Si no hubiera sido por un acuerdo político o parlamentario, pues a lo mejor no estábamos ni usted ni yo hoy aquí, o a lo mejor estábamos en funciones diferentes, que son aquellas que usted, precipitadamente, la noche de las últimas elecciones creía y confiaba que iba... que iba a tener. Pero de aquellos acuerdos vino algo importante, que fue la investidura, la gobernabilidad, la estabilidad. Acuerdos políticos, y no precisamente con su señoría -aunque últimamente sí que se caen del caballo como San Pablo-, se han producido aquí para sacar adelante ese instrumento para hacer política que son los Presupuestos; y vuelvo a decirle, no precisamente con su ayuda. Si hubiera sido por usted, Castilla y León en los últimos tres años no hubiera tenido Presupuestos o no hubiera tenido estos tres Presupuestos, evidentemente.

Pactos, evidentemente sí, claro que hemos llegado a pactos, yo he subrayado esta mañana; lo que ocurre es que también le pido una reflexión, de verdad. El Gobierno de la Comunidad -y ahora le explicaré lo que hemos hecho, lo que estamos haciendo y lo que ofrecemos hacer para los próximos meses, porque es nuestra obligación- no ha estado instalado en el no. Le reitero y le repito, y creo que la opinión pública y esta Cámara sabe que la doctrina del "no es no" no procede precisamente de las filas de mi partido, creo que procede de las filas de su partido, el "no es no". Porque ¿dónde ha estado su señoría cuando le hemos estado pidiendo, reclamando? Necesitábamos... Yo he hecho referencia, seguramente demasiado educada, esta mañana, en materia de población, medidas concretas para la renovación, para la actualización de la Agenda de Población. Aquí han colaborado decenas de organizaciones y entidades ajenas a lo político, y también todos los grupos de la Cámara, salvo ¿quién? Usted y su grupo parlamentario; no nos han aportado nada en la política autonómica. Es más, han pretendido concentrar... porque me tendrá usted que explicar qué tenemos de malo nosotros para que seamos capaces de, en este tema y otro estrechamente vinculado, como es el de la reforma del modelo de financiación autonómica, tengamos la capacidad de llegar a acuerdos con Gobiernos... -otra cosa es que a usted no le gusten esos Gobiernos, o, por mejor decir, sus presidentes- con Gobiernos como Asturias o Aragón, y seamos incapaces de llegar a acuerdos con su señoría en materia de despoblación. Es que no tiene ningún sentido, salvo que su señoría haya estado instalado –y le pido que reflexione- en el "no es no".

Pero es que, si hablamos de ordenación del territorio, miren, yo he dicho, en primer lugar, no hay ninguna maldición; en el último Pleno hemos llegado a dos acuerdos, incluso tenemos ya un acuerdo político... dos acuerdos, dos leyes. Hemos llegado también a un acuerdo para, a través de un decreto-ley, incorporar al modelo a las Comunidades de Villa y Tierra. Pero yo le quiero recordar que esto viene de la mano de algunos de sus antecesores en la responsabilidad, alguno de ellos, por cierto –y le saludo cordialmente-, nos acompaña esta tarde. Pero ¿qué ha hecho su señoría durante esta legislatura? Porque usted se acordará que, para dotar a ese modelo del máximo consenso posible... porque éramos coincidentes hace 4, hace 6, hace 8 años, que la nueva ordenación del territorio era vital para esta Comunidad, y, sí o sí, el próximo Gobierno, sea del signo que sea -y yo, desde luego, creo que va a ser del mismo signo que el actual-, va a necesitar desarrollar ese modelo de ordenación del territorio, porque en él van cosas muy importantes. Es que en él estamos garantizando la capacidad de actuación de los pequeños ayuntamientos, dotándoles de un instrumento que es de acceso voluntario, como es la agrupación, para que ejerzan sus competencias legales, es profundamente municipalista; pero al mismo tiempo es profundamente garantista de los servicios públicos, sobre los cuales hemos debatido esta mañana y sobre los cuales usted, salvo en el caso concreto de la sanidad, ha pasado de puntillas, porque, seguramente, el ranking de valoraciones de la calidad de esos servicios pues no se acomoda a ese discurso en blanco y negro que su señoría ha realizado.

Pero es que blindamos esa normativa con la necesidad -fíjese si a nosotros nos gusta el ejercicio de las mayorías absolutas o incluso de las relativas- de dos tercios de esta Cámara para seguir avanzando; pero, claro, dos tercios con quien quiere avanzar, con quien quiere construir, como usted ha terminado la... su intervención, no con quien quiere destruir o con quien quiere obstruir. Ya me dirá usted por qué no hemos dado un paso adelante en ese proyecto de ley que hace mucho tiempo estuvo... está aquí, en la Cámara, que es el de las unidades básicas del territorio.

Claro, mire, a mí... a mí me sorprende -no voy a decir otra cosa- que entre las cuestiones en las que nos reprocha que hemos dicho que no y en las que ahora me plantea que lleguemos a un acuerdo en este último mes está la reforma del Estatuto de Autonomía de Castilla y León. Pero si fue usted el que firmó conmigo y con los demás portavoces, el veintidós de julio del año dos mil quince, un acuerdo para esa reforma, y fue usted el que se empeñó en pedirle a la Junta de Castilla y León que, como paso previo a esa reforma, elaboráramos una propuesta, y, una vez elaborada y remitida aquí, nos quitáramos de ese proceso que tenía que ser estrictamente parlamentario. La Junta cumplió con su obligación. Pero ¿qué ha aportado su señoría a esa reforma? Es que su señoría no solamente no ha aportado nada, no solamente no se ha acordado de la reforma del Estatuto de Autonomía, sino que incluso ha encontrado mil excusas para que aquello que luego decidimos regular por una ley, a través de un proyecto de ley de la Cámara, no votarlo a favor. Luego, claro, ahora me habla de que nosotros hemos dicho no a la reforma del Estatuto de Autonomía y me plantea como un pacto para los próximos meses el que nos pongamos de acuerdo en esa reforma. O en la misma línea, bueno, yo... yo se lo acepto.

Hablaba de la reforma de financiación. Es que esta mañana... esta mañana -desde aquí simplemente son impresiones, y es verdad que las impresiones no tienen por qué ser exactas-, cuando yo creo que hacía unas reflexiones pues yo creo que muy... muy pertinentes en torno a ese gato por liebre que se nos... que se nos quiere dar, a esa larga cambiada. Oiga, porque yo le recordaría lo que ha dicho usted en relación con la urgencia y la necesidad de la reforma del modelo de financiación autonómica, usted es consciente de la importancia de ese trabajo; usted es consciente que exactamente seis días, seis días... -en el Diario de Sesiones de la Cámara lo... lo tiene- seis días después de tomar posesión el anterior Gobierno del señor Rajoy usted me estaba interpelando aquí, en la Cámara, exigiéndome que a su vez exigiera al presidente Rajoy para que pusiera en marcha esa urgente... y, además, con mucha prisa, me dijo usted expresamente. Hombre, yo le he leído estos días, me ha llamado la atención; oiga, mucha humildad y poca prisa. ¿En qué quedamos? ¿Cómo administra usted la prisa? ¿Depende del color del Gobierno en este momento? [Aplausos].

Mire, mire... y me parece... y me parece... y me parece perfecto, perfecto... –y, además, lo quiero aquí subrayar, ante la Cámara y ante los medios de comunicación- me parece perfecto que el presidente de la Comunidad pueda contar con el apoyo del líder de la Oposición para estos temas que yo le voy a trasladar, pero con total corrección, sin... sin ninguna prisa; no hemos podido ser más exquisitos en la recepción a un Gobierno, al que deseamos suerte, porque de su suerte, de su... –perdón, perdón, yo soy responsable- de su suerte depende la suerte de todos los españoles, y a quien hemos ofrecido, desde el primer momento, algo que sería necesario también ejercer en esta Cámara, y también por todos los grupos, que es lealtad y voluntad de colaboración.

Y, efectivamente, ahí está la reforma de la financiación. Pero, claro, cuando de repente, de la noche a la mañana, cuando... sin haber escuchado a las Comunidades Autónomas... Porque, mire, si esto es el resultado de ese proceso donde vamos a pasar las diecisiete Comunidades Autónomas, y el presidente del Gobierno llega a la conclusión de que no es relevante, de que no se puede realizar, de que hay que aplazarlo... Pero, claro, cuando esto se nos anuncia antes, ¿en qué situación voy yo a ver al presidente, incluso con su apoyo, para decirle que hay que reformar con carácter urgente la financiación autonómica? ¿Qué razones le doy, cuando ya ha tomado una decisión? Y sobre todo cuando esto viene acompañado con algo más que el temor de que pueda sustituirse a través de un procedimiento de reuniones bilaterales, de concesiones unilaterales, de... de reestructuraciones de deuda, de quitas de deuda, que solamente beneficiarían a quienes peor han gestionado, a quienes están diciendo que son ellos los perjudicados, como si nosotros no lo fuéramos, por el modelo de financiación que en algún momento se nos presentó como un traje a la medida. Cuando eso se quiere hacer así, pues mire, yo creo que usted y yo –y me alegra- coincidimos. Usted no está de acuerdo con que el presidente del Gobierno haya suspendido o haya aplazado sine día la reforma de la financiación autonómica y la quiera sustituir por un proceso unilateral que solo esconde privilegios para algunos y agravios para los demás, entre ellos Castilla y León. [Aplausos].

Pero... pero, mire, yo lo he dicho esta mañana, yo voy a preparar... -como siempre preparo- es más, enviaré... –así lo que quedado... he quedado con la ministra- enviaré un documento, y será un documento público, donde figuren las cuestiones de las que queremos debatir, pero tienen que ser cuestiones abiertas. Claro, si la reforma de la financiación nos la dejan cerrada, pues ya es una herencia que recibirá el próximo Gobierno. No me parece ni bien ni mal, pero yo, hasta el último día, seguiré recordando lo que aquí hemos firmado, lo que hemos firmado todos, y lo que sigo firmando con Comunidades como Asturias, como Aragón o como Galicia. Mire, la transición energética; pero ¿quién es la responsable política de qué Gobierno que el día de su toma de posesión dice: "el carbón ha muerto"? Claro, luego nos lo endosa a nosotros. ¿Pero dónde está la trayectoria histórica de... de personalidades del Partido Socialista, como el comisario Almunia, o como la actual presidenta del partido, señora Narbona, que es la gran inspiradora de una política de... yo creo que podríamos calificarla como intransigente de transición energética?

Yo creo que he dicho cosas razonables esta mañana, lo que le vamos a pedir al Gobierno. Primero, oiga, démonos los plazos razonables para que la transición sea eso, razonable y justa. Si la Unión Europea se marca unos objetivos de descarbonización al dos mil treinta, ¿a qué viene que nosotros seamos –nunca mejor dicho- más papistas que el papa y lo anticipemos al año dos mil veinticinco, con los efectos que eso va a tener en las inversiones que estamos reclamando a algunas eléctricas, a las que parece que se le está haciendo ahora el caldo... el caldo gordo, pero, sin embargo, hay algunas que están dispuestas a desnitrificar. Sí, el problema va a ser el empleo y las alternativas económicas. Qué cosa más lógica que los fondos asociados a la transición se dirijan a las actividades económicas como la biomasa, más intensas en empleos alternativos.

Y, finalmente, seamos inteligentes, si lo está haciendo Alemania, si lo va a hacer Polonia, si lo van a hacer algunas otras naciones importantes de Europa. Reservémonos en el mix energético, pero por razones de supervivencia, de suministro, de garantía. Lo hemos visto el año pasado, cuando hemos tenido aquí el círculo vicioso perfecto en materia energética. Hemos tenido que volver a echar mano del carbón autóctono y, por supuesto, también, de las térmicas. Luego... luego creo que es razonable. Si cuento con su señoría, magnífico; pero, mire, yo no veo a su señoría como el enemigo, yo sí veo como el enemigo... lo he visto en algunos casos, no precisamente en el último ministro, el último ministro popular. El último ministro popular yo le quiero recordar a usted que -no precisamente con el apoyo del Partido Socialista- pretendió endurecer las condiciones que hoy permiten y van a permitir, ya están en cola, ya están en la ventanilla decidir las eléctricas libremente y solo por motivos económicos, como si no hubiera unas gravísimas consecuencias socioeconómicas y territoriales, el cierre de las térmicas y, con ello, el fin definitivo de las minas; pero, si cuento con su señoría, espléndido.

La reforma de la PAC, no tengo... aquí hemos firmado un pacto, que además viene con los agentes económicos y sociales, y sobre todo con los agentes del campo, con lo cual estoy encantado. Y pedirle también al Gobierno, hombre, sin la urgencia que no ha tenido el anterior, yo eso lo entiendo, pero sí que termine de definir una estrategia nacional de población. Porque, mire, aquí ha habido algo y hay algo, también en este tema somos capaces de llegar a acuerdos con otras Comunidades Autónomas, en lo que nos hemos sentido absolutamente solos. Ya le he dicho cuál ha sido su participación, que ha sido nula en ideas, en aportaciones, en sugerencias, para la Agenda de Población, pero... pero nos hemos sentido solos. Y, claro, hemos tenido que, primero, compartir esfuerzos con las entidades locales; son los ayuntamientos y las diputaciones, especialmente los ayuntamientos pequeñitos, los primeros... los primeros que ven la tragedia de la despoblación en esos pueblos pequeños. Hemos compartido también con las regiones del Foro, y ahí hay regiones gobernadas por el Partido Popular y también por el Partido Socialista. De ahí hemos impulsado un acuerdo nacional; por primera vez España ha caído, el Gobierno de la Nación ha caído, en que estamos hablando de un problema del conjunto de España, y se ha incorporado a esas preocupaciones, y también, por lo tanto, el compromiso de la estrategia en aquella Conferencia de Presidentes; vamos a seguir impulsando. Y en Europa también nos hemos movido, y usted lo sabe, y son muy importantes. Y aquí, cuando hemos fijado posición respecto de la futura PAC o respecto de la futura política de cohesión, hemos visto que la vertiente demográfica tiene que estar necesariamente presente.

De manera que yo, respondiendo a su oferta, con la que terminaba su intervención, me tiene su señoría a su disposición, pero también me gustaría tener a su señoría a disposición del Gobierno de la Comunidad, y, por tanto, de la Comunidad, para culminar muchos asuntos importantes a los que yo he hecho referencia. Usted, por ejemplo, no ha hecho ninguna referencia a la ordenación del territorio, y me parece que si, efectivamente, hay una buena voluntad de seguir caminando juntos con algunos de los problemas y retos de la Comunidad en los próximos meses, su señoría nos debería dar, en lugar de largas, que es lo que nos ha dado en estos tres años, citas concretas para culminar ese proceso.

Me referiré a algunas de las cosas que ha señalado. Ha comenzado su intervención afirmando muy enfáticamente "yo sí creo en Castilla y León, y yo no me resigno". Mire, no le voy a... en este caso, a negar la mayor, yo llevo 26 años creyéndome Castilla y León, ni tampoco me he resignado nunca, a pesar de esa visión en absolutamente negro que su señoría ha realizado de un Gobierno agónico y de un fin de ciclo; una época que agoniza, una época que está a punto de terminar, el último debate con el PP en el Gobierno de la Junta. En fin, eso no es más que voluntarismo, y además yo lo entiendo, ¿qué otra opción puede tener?

Hombre, yo no sé si esta convicción en Castilla y León era la que usted expresaba hace... hace no relativamente mucho tiempo. Claro, cuando usted, el once de noviembre de dos mil catorce, dice... –en ese momento no llevaba barba, era usted todavía mucho más joven que ahora- pero cuando dice: nuestro mayor error ha sido no apostar por la política autonómica en esta tierra; pues, hombre, me recuerda algo a lo que le pasa a algún otro grupo político presente en la Cámara, que desde Madrid le dicen que no hay una posición política de ese grupo en la propia Comunidad, y así les va a ir también. Pero bienvenido, a mí me parece esto espléndido.

El que usted me suspenda, el que usted me califique como un presidente en fase terminal, un Gobierno agónico, el que usted hable de fin de ciclo, pues me parece lo más normal. Hombre, en un determinado momento ha dicho y me ha preguntado: ¿señor Herrera, es que usted no recuerda lo que les pasa a los malos estudiantes? Bueno, es que seguramente no recuerdo qué les pasa a los malos estudiantes, sobre todo si lo que me quiere recordar usted es que el estudiante que suspende reprende al estudiante que aprueba. Porque, mire... [aplausos] ... porque, mire, a mí me parece que usted me suspenda, pero, afortunadamente, en democracia, y también en la democracia autonómica, nos examinamos, en este caso, cada cuatro años, y, por tanto, la valoración la hacen los ciudadanos. Y vuelvo a decirle que no deja de tener su aquel, no deja de tener gracia, que el alumno que suspende pues le enmiende la plana al alumno que... que aprueba.

Mire, usted ha hecho referencia a todos mis años de presidente; ahora veremos un poquito si efectivamente la Comunidad ha mejorado en unos aspectos o en otros; usted ha dicho que ha empeorado en prácticamente todos. Pero yo en todos estos años he pasado muchísimas reválidas, y he pasado, si usted quiere, algunas ITV, e incluso, si usted quiere... e incluso, si usted quiere, en estos últimos... en estos próximos meses voy a terminar mi trabajo de fin de estudios y se lo entregaré, una copia se la entregaré a su señoría para que... para que se quede plenamente satisfecho.

Pero, mire, mire, le voy a recordar algo de lo que yo he conocido. En el año dos mil tres, yo conocí, porque me lo cantaron, aquel "se nota, se siente, Villalba presidente". Alguno de ustedes estaba allí, por lo tanto, lo recuerdan. Bueno, yo lo conocí, yo lo conocí. ¿Sabe cómo terminó aquello? Aquello terminó con 12 puntos de diferencia entre nosotros y 16 procuradores de diferencia. En el año dos mil siete, yo conocí el "ya ha llegado el cambio", llegaba en el dos mil... en dos mil siete. Mire, ¿sabe cómo terminó aquello? Con 12 puntos de diferencia entre nosotros y 15 procuradores. En el año dos mil once, conocí "el puro cambio", aquello terminó –no le quiero explicar- con 24 puntos de diferencia y 24 procuradores. Y, finalmente, en el año dos mil quince, ya con su señoría, "llevaremos en volandas a Tudanca a la Presidencia de la Junta", aquello solamente terminó con la presencia de otros grupos en la Cámara, con 12 puntos de diferencia y 17 procuradores. Ahora, para dos mil diecinueve, su situación es, al parecer, más halagüeña: ahora usted habla de gobernar, ahora usted se presenta, incluso parafraseando lo que han sido eslóganes de otros grupos, como la alternativa decente. Bien, veremos cómo termina la historia. Esto, afortunadamente, la decisión y la opción la... la tienen los... los ciudadanos. Usted dice que usted está con la gente. Pregúntese si la gente está con usted. [Aplausos].

En cualquiera de los casos... en cualquiera de los casos... en cualquiera de los casos, señoría, yo creo que hemos escuchado declaraciones muy reveladoras en los últimos días y que la prensa... en la prensa de Castilla y León que se han transcrito. Yo no sé si es su mano derecha o su mano izquierda, pero una de las personas más estrechamente vinculadas a su señoría ha dicho dos cosas que a mí me parecen muy importantes. La primera, que por fin salen a ganar las elecciones. Mire, pasará a los libros de ciencia política una formación política autonómica como el Partido Socialista, que reconoce paladinamente que hasta ahora nunca ha salido a ganar las elecciones autonómicas. [Aplausos].

Y en segundo lugar... y en segundo lugar... y en segundo lugar, en un elogio a su persona... -y es verdad, todos tenemos que madurar... bueno, maduramos hasta que nos caemos del árbol, que es lo que me está pasando prácticamente a mí después de 26 años-, pero esa colaboradora suya –no sé si mano izquierda o mano derecha- ha dicho que ahora el señor Tudanca sí que está preparado para presidir la Junta. ¿Ahora? [Murmullos]. ¿Y cómo fue... y cómo fue usted tan insensato de presentarse hace cuatro años a la Presidencia de la Junta de Castilla... de Castilla y León? [Aplausos].

Mire, este no es un Gobierno agonizante, y, desde luego, este es un Gobierno que, como el que más, se siente respaldado por la mayoría, es... son... fueron cosas, en su momento... por la mayoría. Sí, sí, a los efectos, por la mayoría. Con este Gobierno, que no tiene mayoría absoluta, pero que ha trabajado, hemos sido capaces de sacar adelante –y no se las voy a leer, porque se trata casi de... de veinte... no, de más de veinte, si incluimos, lógicamente, las leyes de presupuestos y medidas tributarias de cada año- más de veinte leyes a lo largo... a lo largo de la legislatura. Tenemos en este momento cuatro proyectos de ley, sobre los cuales su señoría no me ha dicho nada; me ofrece trabajo, pero, en fin, yo espero que aquí nos apliquemos decididamente a sacarlos adelante. Yo esta mañana -no me lo ha reprochado, de alguna manera me lo reprocho yo- he significado que en las próximas semanas, algunos... a lo mejor un poquito más, porque vamos a ver si somos capaces de sacar adelante los Presupuestos de dos mil diecinueve, enviaremos también otros proyectos de ley, normas, decretos, reglamentos, iniciativas, acuerdos... Estamos trabajando, y vamos a seguir trabajando. Yo eso es lo puedo asegurar. Es nuestra voluntad. Yo trabajaré aquí hasta el último día.

¿Que no trabajo como trabajaba el día... –¿qué día fue, Herrera?- el diecinueve de marzo del año dos mil uno? Por supuesto que no, por supuesto que no; si soy aquel, ni... no soy aquel... [murmullos] ... ni tengo... ni tengo el mismo pelo, ni tengo la misma fuerza; tengo más experiencia, tengo más conocimiento, tengo algunas asignaturas aprobadas... En fin, es diferente, pero... pero no le quepa la menor duda que aquí hay ritmo, que aquí hay impulso, que aquí hay amor y que aquí hay compromiso, con lo que yo terminaba, a lo mejor muy románticamente, mi intervención esta mañana. Pero las cosas son así, las cosas son así.

Mire, ha aprovechado, como su señoría... es que incluso en eso ha tenido alguna contradicción, porque usted no me puede ofrecer... usted no me puede recordar que quedan... casi un año, usted no me puede ofrecer no sé cuántos acuerdos... que, le vuelvo a decir, estoy... estoy encantado de verles todos -todos, ¿eh?, míreme, don Luis-, todos, todos los que ha citado aquí estoy dispuesto a... a estudiarlos. Hombre, sobre la base... sobre la base de una propuesta; todos, todos, sobre la base de una propuesta. Pero mire, eso no se compadece con que ya me haga usted la enmienda a la totalidad, con que usted me haga el examen de... pues prácticamente del difunto. Es que, claro, cuando usted me habla de la Castilla y León desde el año dos mil uno en el que yo estoy al frente. Bien.

Le voy a... le voy a significar... son, efectivamente, diecisiete años y tres meses. A usted se le ha hecho largo, ¿no? Pues a mí también, pero quiero decir... [murmullos] ... me parece... me parece lo más normal, me parece lo más normal. Pero, evidentemente, resumir, como ha pretendido su señoría, la historia de Castilla y León, estos diecisiete años y tres meses, bajo los rótulos "despoblación y corrupción", mire, no responde a la... a la categoría intelectual que yo le atribuyo a usted, ni tampoco a la inteligencia de los ciudadanos, que son los que me han ido votando. Y ese ha sido el resumen; al final, ese es el resumen.

Esta es una Comunidad que, gracias, precisamente, a sus ciudadanos, ha evolucionado y se ha modernizado. Cuántas veces me habrán escuchado: miren, échenle la culpa a la Junta de los males, digan que las cosas evolucionan a pesar de la Junta, pero valoren las cosas buenas de esta Comunidad Autónoma. Es que me obliga a establecer una... una comparativa, y a lo mejor es precipitada, porque yo mismo me estoy clavando ya el... el clavo en el... en el ataúd, pero mire la comparativa entre dos mil uno y dos mil dieciocho. Ojo, ojo... claro, no es una comparativa ni aislada de lo que ha pasado aquí ni tampoco aislada de lo que ha pasado en otros territorios, en otras Comunidades. Yo estaré encantado, eso también, de debatirlo con su señoría, porque aquí creo que entre el año dos mil ocho y el año dos mil catorce, donde empieza a vislumbrarse ya algunos efectos de recuperación, hemos pasado –y todos convenimos- por la crisis económica y social, económica y de empleo, más grave de las que hemos conocido en democracia en los últimos cuarenta años -la global, todos, de acuerdo-. Luego también eso tiene que ser objeto de valoración.

Mire, aquí hemos tenido, en materia de empleo, momentos, en el año dos mil siete, donde hemos estado en pleno empleo técnico –lo recordarán-, pleno empleo técnico. Hemos tenido momentos de la crisis donde hemos estado con el 24 % de la tasa de paro. Hoy estamos recorriendo el camino inverso, en un 13,9, que significa que hemos dado un enorme paso adelante en el que hay que insistir, pero las políticas han servido.

Mire, aquí... –y de esto nunca se han acordado, nunca han querido reflexionar por qué ha pasado-, aquí, entre el año dos mil uno y el año dos mil ocho, fuimos capaces de crecer en 85.000 personas... habitantes la Comunidad. ¿Qué ocurrió en esos años? Un escenario de crecimiento económico estable, creación de riqueza, creación de empleo, llegada ordenada de inmigrantes que venían a colaborar, a trabajar –afortunadamente, muchos todavía permanecen entre nosotros, ahora están algunos también volviendo aquí-, y repunte de la natalidad. Es decir, son datos que hay que tener en cuenta cuando se hace esa valoración que usted ha resumido en despoblación y en corrupción.

Pero mire, los últimos diecisiete años y tres meses, el producto interior bruto de la Comunidad ha crecido un 50 %, hasta alcanzar en el año dos mil diecisiete, con 57.000 millones de euros, el PIB más alto de la historia de Castilla y León. Entre esos diecisiete años hay 14.000 empresas más en la Comunidad. Hemos pasado a ser –y usted lo conoce- claramente una Comunidad más industrializada que la media. Le he dado un dato, que también nos debe mover a un cierto... autoestima –alguno de sus... sus compañeros de bancada sabe de qué hablo-; claro, cuando, el año pasado, Castilla y León se erige como la Comunidad que produce mayor número de vehículos en España, es que aquí hemos robustecido nuestra base industrial. Las exportaciones de la Comunidad, en estos diecisiete años, se han multiplicado por dos. Se ha multiplicado por dos también el gasto en I+D. Se ha multiplicado por diez la producción de energías limpias. Tenemos mejores infraestructuras, en carreteras y suelo industrial; evidentemente, algunas de ellas de titularidad estatal. Yo he conocido cuatro Gobiernos, yo he valorado y he podido valorar cuál... lo beneficioso que es siempre la continuidad en las políticas de infraestructuras, sobre todo cuando le tocaba al noroeste de España. Pero no comparemos la situación en la que nos encontrábamos en el año dos mil uno, por ejemplo, en ferrocarriles o en carreteras de altas prestaciones, autovías y autopistas.

Mire, la modernización del sector primario ha sido espectacular, en modernización de explotaciones o en desarrollo de regadíos. En el sector alimentario, hemos pasado de 23 a 67 figuras de calidad. Las exportaciones agroalimentarias, que he dicho yo que ya rozan los 2.000 millones de euros al año, se han triplicado. Los viajeros de turismo rural se han multiplicado por cuatro. El empleo ha mejorado; en tasa de actividad hemos pasado del 48,2 al 54,4, 6 puntos; en afiliados, de menos de 800.000 afiliados en dos mil uno, a más de 900.000, 909.000 en la última... en el último dato. En contratos indefinidos, del 73,2 en el año dos mil uno al 76,5 en el último dato actual. En los centros especiales de empleo hemos pasado de 1.800 trabadores, personas con discapacidad, a 5.500. En incorporación de la mujer al trabajo, es que hoy hay 100.000 mujeres más trabajando en Castilla y León. En este tiempo, el diálogo social -no voy a volver a insistir- se ha convertido en una herramienta y en una de nuestras principales fortalezas.

Oiga, mire, es que, en este balance precipitado -yo esta mañana he insistido, no voy a hacerlo para no abusar de su señoría-, podemos no presumir, sino simplemente poner de manifiesto cuál es el ranking de calidad en el que evaluaciones externas a nosotros sitúan a los grandes servicios públicos de Castilla y León (a la sanidad, a la educación, a los servicios sociales, a la atención a la dependencia); lo he hecho esta mañana. Y esto se debe fundamentalmente a los profesionales, profesionales fundamentalmente públicos, y también a la... a la actuación del tercer sector, y también a la aportación del conjunto de la sociedad; hombre, y reconózcame que, en un poquitín, en un poquitín, se deberá a que nuestras políticas no han sido unas políticas pues absolutamente enloquecidas.

En el área institucional, hemos renovado dos... nuestro Estatuto es un Estatuto de última generación. Esta es una Comunidad, sinceramente, hoy más transparente y con más calidad, más plural, entre otras cosas. Pero mire, este mismo debate que estamos dando aquí es fruto de este tiempo. Este debate no existía antes del año dos mil uno, y aquí se introdujo, y se introdujo, por cierto, con una mayoría superabsoluta del Partido Popular. Esta es una Comunidad hoy más culta, solvente, estable, capaz de llegar a acuerdos internos, y también con alianzas con otras Comunidades Autónomas, una Comunidad que ha ejercido desde el año mil novecientos ochenta y seis, pero especialmente en los últimos años, su condición de región europea.

Yo, sinceramente, pienso que la Comunidad de Castilla y León es hoy mejor que lo era en el año dos mil uno, y, es verdad, esto se debe fundamentalmente a los castellanos y castellanas y a los leoneses y a las leonesas. Y seguramente algún mérito pues habrá tenido la persona en la que... o el grupo político en la que castellanos y leoneses han confiado durante todos estos... estos años.

Voy terminando. Mire, yo no sé si esto le va... le va a dar alguna... algún rédito de carácter político. Tampoco sé si le da satisfacción personal. Pero usted, desde la campaña de las autonómicas del año dos mil quince, ha convertido en una especie de mantra y casi casi en una línea principal de hostigación -hoy lo ha subrayado- la afirmación de que hemos convertido esta tierra en el epicentro de la corrupción, nada más y nada menos. Hombre, sinceramente, me hubiera gustado, en estos años, que la misma dureza que su señoría ha mostrado para reprochar -y qué epítetos y adjetivos les ha dedicado- a cuatro altos cargos de la Administración autonómica que durante este tiempo han estado investigados, que la hubiera utilizado, siquiera sea, para un mínimo reconocimiento, cuando quien tiene que dirimir estas cosas, que son los jueces, pues les ha excluido de toda responsabilidad.

Mire, yo no voy a entrar en las resoluciones judiciales, pero el respeto a las resoluciones judiciales, ya lo he repetido muchas veces, es respetar tanto lo que dicen como lo que no dicen, y, desde luego, yo le puedo decir que no conozco ninguna resolución judicial que haga un reproche ni penal ni civil al Partido Popular de Castilla y León, ni penal ni civil a la Junta de Castilla y León, ni penal ni civil a ningún alto cargo de la Junta de Castilla y León. Hoy yo puedo afirmar... usted me podrá decir lo contrario, habrá... habrá personas investigadas, y lo sé, y bien que me duele, pero en este momento no hay ninguna persona a la que se le haya abierto el juicio oral, ninguna persona estrictamente procesada de quienes hayan sido altos cargos. Y mire, le voy a reconocer hoy una cosa, yo no fui prudente aquel día que... no se trataba de presumir, se trataba de significar, y seguramente no fui prudente. ¿Por qué? Porque, desgraciadamente, todos los partidos que hemos gobernado, que gobernamos o que vamos a gobernar podemos encontrarnos con estas desagradabilísimas sorpresas desde el punto de vista de la honestidad de las personas.

Mire, hoy creo que en Valencia ha habido una noticia que a su señoría seguro que no le agrada para nada. A las veinticuatro horas de formar Gobierno el nuevo presidente, pues tuvo que tomar una decisión en coherencia con el listón, y un listón pues muy ajustado, que él había puesto. Por cierto, algunos se lanzaron inmediatamente, porque creyeron que había que hacer escarnio, y a mí eso me parece absolutamente escandaloso y hace mucho daño a la puridad de la política, contra otro ministro, en este caso el de Agricultura, que pasaba por ahí y que, a los pocos días, sabemos cuál es el criterio que tiene el Ministerio Fiscal. Porque es verdad, y aquí lo hemos discutido, no se trata de que el juez... los jueces te investiguen -cumplen con su obligación-, el problema es si de esa investigación se derivan indicios o hechos de los cuales se pueda abrir un juicio oral.

Pero, mire, nosotros, sinceramente, no... no debemos abusar de esto. Nosotros creo que esta legislatura hemos puesto en marcha aquí instrumentos para clarificar, para ser más transparentes; hay Comisiones de Investigación, ha habido comparecencias, y va a volver a haberlas ante esas Comisiones y ante Comisiones ordinarias de la Cámara. Qué casualidad, le vuelvo a repetir, que en los avances que hemos puesto en marcha en la presente legislatura -hemos hablado de la ley de altos cargos, hemos hablado de la ley que protege a los informantes, hemos hablado de otras- no hayamos podido contar, porque siempre ha encontrado una excusa, con su voto favorable. Mire, yo, sinceramente, pienso que ese eslogan del epicentro de la corrupción pertenece más a sus hormonas que a sus neuronas, pertenece más a lo que a usted le gustaría que a lo que de verdad siente y piensa. Porque esta, afortunadamente, también en esto, es una tierra distinta, es una tierra más limpia, es una tierra donde nos esmeramos. Ojo, no voy a volver a cometer el error... [aplausos] ... no voy a cometer el error, sino voy a ser prudente en mis propias afirmaciones.

Señor Tudanca, estos y muchos otros temas, con independencia de lo que en la segunda parte de su intervención me quiera plantear, yo estoy a disposición. Le vuelvo a repetir, estoy a disposición de esos seis grandes temas, estoy a disposición... no solamente eso, sino que me reuniré con su señoría y lo haré constar en el documento que voy a mandar al Gobierno, y se lo haré constar así, que seguro que lo sabe, al presidente del Gobierno, que cuento con su apoyo para la defensa de los intereses de la Comunidad en esos grandes temas. Pero a la correlativa, yo le necesito, se lo he dicho varias veces, yo necesito su ayuda, en algunos casos su ayuda es imprescindible, es insustituible por otros grupos de la Cámara para culminar muchas cosas aquí. Y desde luego, en amor, en compromiso, en creernos, en estar centrados, nadie más que nadie, pero no dude nunca que yo tanto como usted, seguramente más años, y desde luego los próximos meses, y a partir de ese momento, siempre como ciudadano que va a continuar en Castilla y León. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, presidente. Para un turno de réplica, tiene la palabra el señor Tudanca Fernández.


EL SEÑOR TUDANCA FERNÁNDEZ:

Muchas gracias, señora presidenta. Señor Herrera, fíjese que todos los años -para que no me lo reproche el señor De la Hoz, hoy no lo he dicho- digo que es previsible, y no me ha decepcionado; sigue siendo usted muy previsible en su réplica.

Fíjese que en el año dos mil dieciséis empezó su discurso en este debate diciendo que del Gobierno de España no hablaba, y ahora, en dos semanas, le ha entrado a usted una locuacidad que solo habla del Gobierno de España; es una cosa maravillosa. Pero siempre el mismo juego, siempre. [Aplausos]. Usted declara que será leal al nuevo Gobierno... pero mientras pone a insultar al señor Sánchez a los quince días de tomar posesión, al presidente del Gobierno. [Murmullos]. No diré... no diré...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Silencio, señorías. Silencio, por favor.


EL SEÑOR TUDANCA FERNÁNDEZ:

No, no, si ya sé que usted ha dicho que usted no.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señorías, silencio, por favor.


EL SEÑOR TUDANCA FERNÁNDEZ:

Mire, si no diré yo que usted nunca ha insultado a un miembro del Gobierno, pero, hombre, con el señor Soria, que hizo bastante más daño a esta tierra, tardó usted un poco más, fue usted un poco más comprensivo. Pero, hombre, no se me rasgue las vestiduras y no me critique tanto al Gobierno de España, señor Herrera, porque si yo les veo hasta contentos con el nuevo Gobierno, si yo sé que les gusta más este que el anterior. [Aplausos]. Si yo lo sé, si se les nota en la cara. Y además de que les gusta más, ustedes siempre contra el Gobierno viven mejor, si lo han hecho toda la vida, si lo ha sufrido el Grupo Socialista y los ciudadanos de esta Comunidad Autónoma durante años, si ya les conocemos. Yo no sé cómo tienen tanto cuajo de presumir de la autonomía de Castilla y León, de nuestra historia, pero si lo que más desean en el mundo es que haya un Gobierno del PSOE en Madrid para no tener que hacer nada aquí y hacer oposición al Gobierno de España. [Aplausos]. Eso es a lo que se dedican, eso es a lo que yo me refería con mis declaraciones, señor Herrera.

Pero, mire, yo le... yo le digo una cosa: si ustedes no tienen interés –que cada vez tienen menos-, no se preocupen que ya nos encargamos nosotros de Castilla y León, señor Herrera. [Aplausos]. Ya nos encargamos nosotros, pero no condenen a los castellanos y a los leoneses a no tener Gobierno, no, no, no. Fíjese que esta semana hasta les ha traicionado el subconsciente. En ese afán por buscar insultos nuevos, me han acusado de ser una alfombra para el nuevo Gobierno en Castilla y León. Claro, es que yo lo que quiero es una alfombra roja para que el presidente del Gobierno de España haga todo lo posible por Castilla y León. Ustedes lo que se referían es al felpudo que ustedes han sido para el Gobierno del señor Rajoy durante los últimos años. [Aplausos]. A eso creo que... creo que era a lo que ustedes se... se referían.

Mire, vamos a hablar de financiación, porque, sí, claro que yo he hablado de financiación durante estos... durante estos días, para reiterar desde el último... desde la primera letra hasta la última los acuerdos... el acuerdo de Comunidad que hemos firmado. Pero hombre, yo... yo le pedía un poco de prudencia, un poco de humildad, porque, mire, julio de dos mil quince: Rajoy retrasa el nuevo sistema de financiación autonómica hasta el año que viene. Octubre de dos mil quince: Rajoy promete para junio de dos mil dieciséis otra financiación autonómica. Diciembre de dos mil quince: Rajoy anuncia una reforma para dos mil dieciséis. En enero de dos mil diecisiete, la Conferencia de Presidentes -¿se acuerda?-, avanzar para un nuevo modelo de financiación autonómica. Año y medio ya de esto, ¿eh? Noviembre de dos mil diecisiete: Rajoy aplaza la reforma de la financiación hasta dos mil dieciocho, o hasta que se constituya un nuevo gobierno en Cataluña. Abril de dos mil dieciocho: Rajoy convoca a las Comunidades Autónomas para ver si reformamos la financiación autonómica. ¿Y en tres semanas quieren que ustedes... que nosotros hagamos lo que ustedes no han sido capaces de hacer en siete años? Un poquito de humildad, por favor, un poquito de humildad. [Aplausos].

Y luego, sobre todo, ya alertando sobre el lobo de los pactos bilaterales, se rompe España, el PSOE perjudicará a Castilla y León. Mire, aquí el único acuerdo bilateral de financiación autonómica es el que su Gobierno, el del señor Rajoy, firmó con el PNV para pactar los Presupuestos a cambio de 5.000 millones de euros... [aplausos] ... el único pacto bilateral que se ha hecho en este país en los últimos años, el único, el único, 5.000 millones de euros. Y ustedes ahora... en fin, vamos... "vamos a pactar", "vamos a ser leales", mientras -insisto- sus consejeras insultan a cada uno de los miembros de este Gobierno.

Mire... -voy a beber, a ver si así ustedes se tranquilizan un poco- mire, señor Herrera, otro argumento que suele utilizar es que "nosotros ganamos las elecciones". Mira, si cada vez que usted utiliza ese argumento Castilla y León ganara un habitante, bueno, nos salíamos del mapa, nos salíamos del mapa, no cabríamos. Pero, en fin, yo creo que ese argumento ya es un poco pueril, ¿no? Primero, porque el voto no lo justifica todo, y, si no, que se lo digan a los de Madrid y a los de Valencia, que, tanto presumir de que les votaban y que les votaban, ya ni están en el Gobierno, y lo que están es en los juzgados o en las cárceles. [Aplausos]. Eso es lo que hacía el Partido Popular en Madrid o en Valencia. Pero, hombre... pero, hombre, después de que hayamos sabido, por la sentencia de la Gürtel, que ustedes han estado décadas compitiendo dopados a las elecciones, tiene tela marinera, porque ustedes son el Armstrong de la política, señores del Partido Popular... [aplausos] ... sus títulos han sido conseguidos haciendo trampa, señor Herrera. Y luego, bueno, por no decir... es que a ver si le va a pasar a ustedes con los votantes como con los militantes, en Castilla y León, ¿eh? A ver si les va a pasar a ustedes con los votantes lo mismo que con los militantes.

Mire, usted ha dicho... usted ha dicho... Bueno, yo no sé... está usted hoy con las metáforas... Primero, las ITV... [murmullos] ... y luego los trabajos de fin de máster. Si yo sé que usted está arrepentido de haber seguido esta legislatura, si no deja de pensar por qué no se marchó antes. Pero de eso yo no tengo la culpa, señor Herrera, y desde luego no tienen la culpa los castellanos y los leoneses. Yo estoy convencido de que el espejo aquel que le mandó a Rajoy al inicio de la legislatura lo único que le mandó de vuelta fue su propio reflejo, y me temo que lo que vio no le gustó. Pero, mire, usted mismo ha reconocido que no es el mismo que en el año dos mil uno. Yo tampoco que cuando llegué, claro que no. Un poco de humildad, un poco de madurez. Hombre, yo no sé qué hubiera dicho usted... es que es el segundo año que se mete con las barbas, señor Sarrión; yo no sé qué le pasa al señor Herrera con el pelo, pero es una cuestión de... es cuestión de madurar, es cuestión de tener humidad, es cuestión de saber, que en esto se aprende. Usted no es el mismo que en el año dos mil uno, solo faltaría. Yo tampoco soy mejor... yo tampoco soy igual que en el año dos mil quince. Creo que soy mejor, señor Herrera.

Pero mire, mire, con respecto a las elecciones y a su humildad, usted siempre desliza por aquí algún toquecín a cuántos candidatos del Partido Socialista se ha enfrentado, a la capacidad de llegar a acuerdos con otros responsables del Partido Socialista, a los resultados electorales de todos los responsables y los candidatos del Partido Socialista. Mire, yo prefiero hacerme una foto con Jaime González, con Demetrio Madrid, con Juanjo Laborda, con Villalba, con Óscar López, que con los que usted se hizo la foto en el barco en el Congreso del Partido Popular de Valencia, señor Herrera. [Aplausos]. Yo estoy muy orgulloso de todos y cada uno de los candidatos que ha tenido el Partido Socialista, que han trabajado con denuedo por Castilla y León.

Mire, vamos a hablar un poco de empleo también, si le parece. Volvemos al mantra de que el empleo lo arregla todo. Y mire, para empezar, depende, depende del tipo de empleo. Si es como el que se crea ahora, gracias a la reforma laboral del Partido Popular, no arregla prácticamente nada, porque ese empleo no es la solución siquiera para no pasar hambre. En Castilla y León hay nada más y nada menos que más de 100.000 trabajadores y trabajadoras pobres. Y hablando de pobreza, por cierto, más de 300.000 pensionistas en nuestra Comunidad cobran menos de 650 euros. Eso supongo que será el enorme éxito del milagro económico de los responsables del Partido Popular. Pero, en segundo lugar, nos engañan; o se engañan a sí mismos, que es peor. Nuestra tasa de paro claro que se encuentra por debajo de la nacional, y ahora bajó el paro, ¿pero ustedes se imaginan si sumáramos la pérdida de población a las estadísticas de desempleo? Si en esta Comunidad Autónoma no sube más el paro porque la gente se marcha, se lo hemos dicho una y mil veces, y son incapaces de aceptarlo o de entenderlo. Durante los últimos años hemos perdido nada más y nada menos que 70.000 activos, una pérdida cuatro veces superior a la del conjunto del país. Imaginemos que... que tuviéramos 70.000 activos intentando incorporarse al mercado de trabajo. ¿Cómo quedarían sus estadísticas de empleo, señores del Partido Popular? Nos estamos quedando en los mismísimos huesos, esa es la pura realidad.

Mire, sobre... sobre corrupción. Lo que he tenido que leer y escuchar, señor Herrera. Ahora, una vez más, usted hace lo de siempre: le da un ataque de falsa humildad, de falsa modestia. Pero... pero ¿sabe con qué tono chulesco me dijo usted hace dos años "desfile a la Fiscalía si tienen pruebas de financiación ilegal del Partido Popular"? Pues hoy los que están desfilando por la Fiscalía y los tribunales son los cargos del Partido Popular por toda España, y con una condena única en España, histórica... [aplausos] ... que les ha llevado a ustedes fuera del Gobierno, por recuperar un poquito de la decencia que ustedes aún han dejado en las instituciones de este país.

Ha hablado usted también de infraestructuras, de la mejora de las infraestructuras, por seguir hablando del Gobierno de España. Mire, le voy a dar un dato: licitación de obra pública en Castilla y León durante los siete años del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, del Partido Socialista, 11.766 millones de euros. Ya podemos hacer el balance de la época Rajoy, ¿verdad? Ya se ha marchado, afortunadamente. Licitación de obra pública en Castilla y León durante los siete años del Gobierno del señor Rajoy, 2.361. Casi cinco veces más de inversión en obra pública en esta Comunidad Autónoma con los Gobiernos socialistas... [aplausos] ... cinco veces más, señor Herrera.

Con respecto a... con respecto a la... bueno, una cosa con respecto a su estado de ánimo, sobre el que habla una y otra vez, aunque yo tampoco es que le interpele. Yo creo que sus políticas son las indolentes, pero parece que siempre se trata de justificar de forma personal. Si yo... yo le entiendo, yo, en parte, le entiendo, entiendo su desgana. Pero es que su desgana, efectivamente, ha afectado a Castilla y León. ¿Usted sabe que en el último año -en el último año- usted ha estado más veces en actos en Madrid que en Soria, que en Ávila o que en León? ¿A usted le parece bien? ¿A usted le parece normal? Es... señor Herrera, es la agenda pública que usted tiene publicada en la página de las Cortes; si usted ha ido a tomarse vinos a bodegas con sus amigos, eso no cuenta como labor del presidente del Gobierno. [Aplausos]. Esa es su indolencia al frente del Gobierno de la Junta de Castilla y León, esa es.

Mire, sobre la minería, sobre la minería. Varias cosas. ¿Pero usted me ha escuchado? A ver, es que quedan el 2 % de los mineros que había cuando usted empezó a gobernar, cuando ustedes empezaron a gobernar en esta Comunidad Autónoma, el 2 %. Esa es la pura realidad. ¿Usted se acuerda de cuándo fue la última vez que estuvo con los mineros... con mineros en esta Comunidad? En la campaña electoral del año dos mil quince. Esa es la pura realidad, de campaña en campaña electoral, y después, nada de nada.

Y... y usted, ¿cómo ha dicho, que no tienen a nadie condenado por corrupción, ni ninguna condena al Partido Popular o del Gobierno? ¿Pero usted no se acuerda que una de las razones del declive de la minería acabó con uno de sus vicepresidentes del Gobierno de la Junta condenado por un caso de corrupción con la minería? ¿Pero no se acuerda? Un poco de respeto, señor Herrera. [Aplausos]. Sí, yo soy más joven, pero tengo memoria. Ahora, para que le quede claro con esto, con la financiación autonómica, con la PAC o con los fondos de cohesión, para que le quede claro, si tengo que elegir entre ponerme del lado del Gobierno de España o del lado de nuestra gente, voy a estar siempre del lado de nuestra gente, de los mineros, de los agricultores, de los ganaderos. [Aplausos]. A ver si aprenden ustedes un poquito, a ver si aprenden ustedes un poquito. (Sí que están hoy nerviosos, sí. Les noto... les noto revoltosos. No, además, no les pueden llamar al orden, que, si no, ustedes se enfadan luego, enseguida).

Mire, sobre despoblación y ordenación del territorio. Nosotros les presentamos en una moción cincuenta medidas concretas para luchar contra la despoblación. ¿Y sabe qué votaron ustedes? Cincuenta veces no, cincuenta veces no. Hombre, ustedes, últimamente, creo que nos tienen hasta envidia, que nos roban hasta los lemas, pero es que son ustedes los del no es no; ustedes son los del no es no a Castilla y León, señoras y señores del Partido Popular. Mire... mire, ustedes, igual no les importa que la gente se vaya de esta tierra, porque los que se van son los miles y miles de hijos de las familias trabajadoras de este país, de la gente humilde, a la que no le queda otra que marcharse, porque aquí no hay oportunidades. Pero a nosotros, cada uno de los que se va, nos duele en el alma. Es la gente de mi generación la que se ha tenido que marchar, la gente de mi barrio, la gente de mi colegio, y a ustedes les importa un bledo. Ustedes no se hacen ni la más remota idea de lo que eso significa, por eso les da igual cómo están las cifras de despoblación en nuestra Comunidad Autónoma; les da lo más... no les importa absolutamente nada.

Sobre ordenación del territorio, solo le voy a decir una cosa, señor Herrera: yo estoy dispuesto a volverme a sentar en la mesa para acordar lo que queda de la ordenación del territorio, si primero ustedes se ponen de acuerdo. [Aplausos]. Porque los que no están de acuerdo con la ordenación del territorio del medio rural que ustedes proponen son los alcaldes y alcaldesas del medio rural del Partido Popular, que no quieren que les tomen el pelo ya, que ustedes no han puesto ni financiación, ni han mejorado el transporte, ni los servicios públicos, ni quieren mejorar la vida de la gente del mundo rural. Ahora, lo que no vamos a hacer es ser cómplices de las políticas con las que ustedes nos han llevado a la ruina, con las que ustedes están consiguiendo despoblar toda Castilla y León. Hoy le he ofrecido acuerdos, pero no acuerdos vacíos de contenido. Yo estoy dispuesto, con usted, a firmar, a reiterar –insisto-, y a que usted se lleve todo el apoyo del Grupo Parlamentario Socialista, del primer al último procurador, para defender los asuntos de Comunidad frente al Gobierno de España. Yo estoy dispuesto a que, por fin –sí, por fin-, establezcamos un suelo social y eliminemos los aforamientos de los procuradores y que avancemos ante... en la igualdad salarial.

Mire, es que ustedes, ahora, que van a traer aquí un anteproyecto de ley de igualdad laboral, de igualdad salarial, han votado cuatro veces en contra de esa misma propuesta cuando la traíamos los socialistas a esta Cámara, cuatro veces en contra, nada más y nada menos. [Aplausos]. Es que son ustedes unos auténticos hipócritas. Y le he ofrecido también -sí, ahora que usted hace un discurso socialdemócrata antes de marcharse, a ver si cuela- que hagamos políticas de igualdad y de lucha contra la violencia de género, y que aprobemos un plan de retorno del talento profesional y científico. Y no me ha contestado, pero, de verdad, estoy convencido de que, incluso para usted, la mayor alegría que podía llevarse es marcharse de presidente de la Junta con el Hospital de Burgos devuelto íntegramente a la sanidad pública de Castilla y León. Hagamos lo posible, señor Herrera, y usted seguro que se irá con la conciencia mucho más tranquila. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, señor Tudanca. Para un turno de dúplica, tiene la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Gracias, presidenta. Señor Tudanca, por empezar por el final, si fuera cierto eso que su señoría dice de que yo me iría con la conciencia más tranquila, le diré que eso se podría producir porque hoy en Burgos hay un nuevo hospital al servicio de una sanidad universal, pública, gratuita y de calidad para todos los burgaleses. [Aplausos]. Y le quiero decir... y le quiero decir que eso es a pesar de su señoría, a pesar de que su señoría desde el principio entendió que el mejor nuevo Hospital de Burgos era el hospital que no existía, que no existiera, incluso contradiciendo lo que fue, dentro de sus responsabilidades –claro, ha tenido muchas: usted ha sido durante muchos años parlamentario-, su propósito y su proyecto de mantener, de reformar, de darles de nuevo a los burgaleses gato con liebre a través de una reforma del viejo Hospital Yagüe.

Claro, que cuando se pone en marcha ese otro proceso es usted... usted, personalmente –eso no hace falta que me lo explique, son testigos los burgaleses-, quienes... amenaza y quienes asusta –o intenta asustar- a los ciudadanos con que, a partir del momento en que entrara en funcionamiento ese nuevo hospital, les iban a cobrar la entrada en el propio hospital, las radiografías, las tiritas, las curas en emergencias. Eso... esa ha sido... esa ha sido su aportación.

Luego, mire, puestos a tener buena o mala conciencia, piense su señoría qué ha hecho durante los últimos quince años para que Burgos pudiera contar con lo que era una reivindicación y una exigencia que -en la calle, sí; en las plataformas, sí; con las pancartas, sí- todos compartíamos: un nuevo hospital para Burgos. Su señoría nunca hizo nada, salvo situarse en un lugar preferente de las plataformas y de las pancartas, pero algunos hicimos lo posible para que ese hospital existiera. Y le vuelvo a decir –sí le he respondido-: estoy dispuesto a considerar todas las propuestas, si, lógicamente, esas propuestas no parten exclusivamente de un eslogan puramente demagógico, sino... sino se traen aquí suficientemente estudiadas y con datos sólidos y con datos contantes y sonantes.

Mire, hombre, de verdad, no me hable hoy de la corrupción de mis compañeros en Valencia, no me hable hoy de eso... [murmullos] ... no me hable hoy de la corrupción de mis compañeros en Valencia, existiendo... yo se lo he dicho: sea prudente, y sea prudente porque hoy creo que la noticia es otra, no sé si le gusta o no le gusta a su señoría –creo que no le gusta-.

Ha hecho usted un elogio que yo comparto. Yo... –por cierto, ha estado el presidente Nalda esta mañana- yo al presidente Madrid y al presidente Nalda les quiero y... y les respeto y les sigo llamando presidentes, porque, mire, eso es algo que nos ha dado... un privilegio que hemos tenido, ser presidentes de nuestra tierra. Pero, hombre, es que con eso está usted excluyendo a... a otros presidentes que también han sido buenos presidentes de Castilla y León; y me parece injusto, y yo también reivindico la tarea que esos presidentes han llevado a cabo para nuestra... para nuestra tierra. De manera que vamos a ser prudentes, y vamos a ser conscientes que, desgraciadamente, en... en todas las casas cuecen habas, pero no precisamente en Castilla y León a calderadas. Yo... yo se lo reitero: esos son los datos.

Ha dedicado usted esfuerzos ímprobos. Constituyó esa especie de mantra o marco conceptual como la clave de... de cuatro años de trabajo –de momento son tres-. Es más, puso usted a trabajar a dos de sus principales activos; menos mal que uno ha pasado ahora a ocuparse de las infraestructuras y las carreteras del Estado; yo creo que ahí encontrará un buen... un buen designio. Otro que todavía tiene muy cerca de usted le podría enseñar algunos rudimentos económicos de los que usted carece, a pesar de estar más maduro y a pesar de llevar más tiempo. Pero, de verdad, sea prudente con la administración de eso; no es que esté usted lesionando el honor de nadie, porque, mire, la honorabilidad la ataca quien puede atacarla, y, evidentemente, se siente atacado aquel que cree que tiene alguna debilidad en ella, y no es el caso; no es un tema que guste, pero tampoco creo que sea un tema que, justamente, debamos extender sobre la faz de Castilla y León.

Yo no sé cuáles son sus aportaciones a la... claro, si todas las propuestas que usted me va a plantear de mejora de... de servicios públicos, de mejora de las condiciones para los ciudadanos –especialmente en el medio rural-, el paradigma... ya sé por qué usted tiene dudas de... de apoyarnos en la reclamación de un nuevo modelo de financiación autonómica; es que todavía tenemos muy presente... sé que fue un descuido -pero, al fin, un descuido- aquella iniciativa: Plan de Mejora de Calidad de la Sanidad de Castilla y León, que consistía, señor Tudanca... –siempre, este es un clásico, porque de la misma manera que... que yo deambulo con... con algunos sambenitos y con algunas cosas mías- hombre, aquella propuesta que ustedes plantearon, que consistía en recortar el presupuesto de sanidad en 1.005 millones de euros, desde luego, es un fiel reflejo de la seriedad de algunas de sus propuestas, de la seriedad de algunas de sus iniciativas.

Mire, yo no sé si tampoco era el momento más adecuado para que, hablando de la... de la pobreza –he dado los datos de una encuesta bien reciente, de esta misma semana-, usted se haga aquí el portavoz de la situación de los pensionistas o de la situación de los empleados públicos. Yo solamente quiero recordar lo que usted decidió cuando tuvo la oportunidad de decidir. Yo sé –y lo he recordado en ocasiones, y, desde luego, hoy me parecería incluso poco elegante no recordárselo- que, cuando usted tenía la oportunidad de tomar decisiones, congeló las pensiones de todos los pensionistas españoles; la primera vez... [murmullos] ... de todos, salvo las mínimas. Las pensiones en España...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señorías, silencio.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

... las pensiones en España...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señor González Reglero, deje de gesticular, por favor.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

... las pensiones en España...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señorías, silencio. Y no gesticule.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

... las pensiones en España se han congelado solamente una vez, solamente una vez: el Gobierno en el año dos mil diez. Usted era diputado en el Congreso de los Diputados, y, efectivamente, votó no, votó en favor de los pensionistas... perdón, votó sí, votó en favor de la pretensión del Gobierno. [Aplausos]. Exactamente igual... No, claro, es que... es que usted, con esa libertad de cátedra que le da pues el estar ahí, el no tener que examinarse, tal, primero, nos endosa a nosotros la crisis del carbón, nos endosa a nosotros, como si no hubiera habido Gobiernos de la Nación durante estos años en paralelo al Gobierno de Castilla y León, como si no hubiera habido Gobiernos en Europa, con algunos comisarios socialistas, que pusieron la guillotina en el año dos mil catorce y en el año dos mil dieciocho; ¿es que eso es baladí? ¿Es para su señoría baladí cuál es el concepto que tiene de las minas y del carbón el señor Almunia, y que lo ha expresado con contundencia, con nocturnidad y con alevosía? ¿O la señora Narbona, presidente de su partido? Es que es de relieve, es de... ¿eso no es de relieve para su señoría, que la... que la ministra de la Transición Energética se despache con una primera afirmación de que el carbón está muerto?

A partir de ahí, es lo mismo que lo que usted me está reprochando -y no le entiendo, sinceramente- en relación con la reforma del modelo de financiación autonómica. Pero... pero qué le voy a decir, qué margen tengo yo de convicción con el presidente Sánchez -que, sin duda alguna, es una persona muy receptiva a los argumentos- para que cambie su decisión de que la reforma no es ni necesaria ni urgente, qué marco tengo yo. No me reproche el que yo, educadamente, hoy haya introducido estas reflexiones aquí. Me hubiera gustado contar, en este caso sí, con... de la cruz a la raya, con su... con su respaldo, y no la he tenido.

Pero pregúntese por qué... pregúntese por qué estos días están siendo mucho más críticos y mucho más radicales señores que son prudentes, como el señor Fernández en Asturias o como el señor Lambán en Aragón. Eso es lo que tendría usted que preocuparse, cuando a nosotros nos acusa de ser alfombra y cuando usted se convierte, de la noche a la mañana, en la moqueta del nuevo Gobierno socialista de España, señor... [aplausos] ... señor Tudanca. Es que eso es así, y no ninguna otra cosa.

Mire, es así mi carácter, como el del escorpión, pero, en este caso, pues mi carácter es institucional; yo no he podido ser más institucional con los presidentes de Gobierno. Ahora, claro, usted al mismo tiempo no me puede reprochar el ser sumiso y el no levantar la voz. Yo no levanto la voz, yo simplemente me he limitado –y creo que lo he dicho- a desearle suerte al nuevo Gobierno, porque de su suerte depende la suerte de todos los españoles; a ofrecerle nuestra lealtad y nuestra colaboración. Oiga, es que no se pueden pedir muchas más cosas, no se pueden pedir muchas más cosas.

Eso sí -y hoy, afortunadamente, aquí hemos tenido algún avance-, creo que debemos mantener como principales cuestiones aquellas que fueron fruto de trabajo, de negociación y de acuerdos. Y, por lo tanto, para mí es muy importante recordarle al presidente del Gobierno incluso sus manifestaciones, porque el presidente del Gobierno, antes de serlo, también exigía con carácter urgente esas reformas, y usted lo conoce, usted lo sabe -tengo aquí recortes de prensa, me parece que no tiene ningún sentido, bueno-, que el problema de la despoblación requiere también, porque está acordado en la Conferencia de Presidentes; y yo he reconocido esta mañana que esa Conferencia de Presidentes... hombre, no es que fuese y no hubo nada, pero, evidentemente, esos trabajos han llevado –y aquí de eso hemos hablado- una lentitud exasperante, que no se corresponde a la profundidad del problema.

Sobre el futuro de la PAC algo le tendremos que contar, porque para nosotros es yo creo que fundamental. Y, hombre, yo estoy convencido, porque conozco al nuevo ministro de Agricultura, que lo va a saber defender. Hombre, me preocupa que la propuesta de la Comisión Europea, la primera que hemos conocido, venga inspirada en lo que es el recorte presupuestario de otra persona que se ha incorporado al Gobierno. Pero esto no es una crítica, es que la ministra Calviño, como directora general de los Presupuestos comunitarios, fue la que introdujo ese 5 % de recorte, que es, evidentemente, una mala noticia para nosotros. Luego, ¿quién va a poder más?, ¿con quién está usted?, ¿a quién quiere más, a papá o a mamá? Esto es muy importante. [Aplausos].

Mire, yo le he reprochado que administre las prisas, hombre, pues dependiendo cómo sople el aire. Yo tengo aquí el Diario de Sesiones, la señora Clemente Municio como presidenta y el señor Reguera Acevedo como secretario, y el señor Tudanca me dice: "Señor Herrera, habemus Gobierno –habían pasado seis días-, y por lo tanto ya no parece que haya muchas excusas (...). Este Gobierno tiene que abordar, en primer lugar, la reforma del sistema de financiación autonómica (...) y, a ser posible –y, a ser posible-, con un poquito de prisa". No, el problema del modelo de financiación autonómica no procede del Gobierno del Partido Popular, el problema es un problema de origen, de mal diseño, usted lo sabe; fue un... Hombre, claro, es que, vamos a ver, yo de esto sé un poquito, yo sé un poquito; es decir, ahí le podía haber pedido... ahí le podía haber pedido un poquito de información –uno, dos, tres, cuatro-, es decir, se la hubiera dado.

Mire, mire, mire, mire, en el año dos mil ocho, en el año dos mil ocho -recuerde dónde estaba usted y recuerde quién gobernaba?- se llega a un pacto... –fíjense lo que es la historia de España, ¿eh?- se llega a un pacto entre el Gobierno de la Nación y el Gobierno de una Comunidad Autónoma que ya planteaba exigencias; yo no sé si era pentapartito, tripartito o si era nacionalista o si era socialista y nacionalista al mismo tiempo, pero... [murmullos] ... lo que fuere, no era Popular el Gobierno de Cataluña, no era Popular el Gobierno... bueno, era Popular porque estaba gobernando, claro, evidentemente, que es lo que a ustedes les molesta, que nosotros somos populares porque nos vota el pueblo, es lo que a ustedes les molesta. [Aplausos]. Pero, vamos a ver... pero, vamos a ver, ustedes lo saben, ustedes lo saben. Y aquello que nos vendieron aquí como un traje a la medida, en realidad era un traje a la medida confeccionado en las fábricas de Sabadell, magníficas, por cierto, en el sector textil, aunque aquí también las tenemos buenas, ustedes lo conocen. Y precisamente ahora, fíjese lo que son las cosas, fíjese lo que son las cosas, ahora no va a haber reforma de aquel sistema, que nació mal, que nació cojo, que nació obligándonos... porque el aquel momento... bueno, al poco se puso en marcha... se pusieron en marcha los planes... también nosotros creímos que era una política acertada, la de inversiones públicas, el Plan E, pero también aquí nosotros realizamos inversiones contracíclicas del momento económico; pero era un modelo en el que no estaba mal visto el que las Comunidades Autónomas incurriéramos en endeudamiento; ustedes nos pedían año tras año que nos endeudáramos más. Fíjese lo que es un bucle melancólico que nos lleva, diez años después, a que ahora la reforma que nos beneficiaría a todos se paraliza para encontrar soluciones a la carta para aquel Gobierno con el cual ustedes pactaron el modelo de financiación en el año dos mil ocho. El problema es un problema original, un pecado original. El problema es un problema de un modelo que se pactó en aquel momento con el Gobierno correspondiente a Cataluña y que ahora no se puede reformar en el conjunto de España porque el Gobierno de Cataluña no quiere; esto es así, esto es así de sencillo. Pero bueno, no nos lo reproche a nosotros. Me parece, sin duda alguna...

Pues bien, en aquel momento usted me metía prisa: "A ser posible, un poquito de prisa, porque hoy no sabemos si reformar el sistema de financiación es más difícil porque no tienen mayoría absoluta". Bueno, un poco de prisa. Pero es que ahora me pasma, cuando hemos leído estos días algunas informaciones que... según las cuales, una vez que su señoría ha conocido la intención del presidente de no abordarla al menos en lo que queda de legislatura, usted, ante las críticas –y vuelvo a decir, más críticas por parte de sus compañeros Fernández y Lambán, no sé si amigos o no amigos-, usted solicita que seamos humildes, lo cual siempre es bueno, pero que no tengamos prisa. Pero bueno, ¿usted cómo administra la prisa? Si usted fuera guardia civil de tráfico, multaría por exceso de velocidad los días pares y no multaría los días impares. A mí no me parece serio... [aplausos] ... a mí no me parece serio. Es urgente, es imprescindible, en ello nos jugamos muchas cosas. Ojo, y nos jugamos muchas cosas también desde el punto de vista del principal problema de la Comunidad, que es la despoblación. Porque sin buenos servicios públicos, y para que sean buenos y de calidad hay que... tienen que estar suficientemente financiados, pues de lo demás no podemos hablar.

Y es que, mire, usted también me reprocha el tema del... el tema del carbón. Ya le he dicho yo principales protagonistas. Pero de este... mire, este recorte sí que me apetece mucho exhibírselo, porque... porque, bueno, porque es importante, ¿eh? Es del cuatro de marzo de dos mil dieciséis, página oficial del Partido Socialista de Castilla y León, don Luis Tudanca: "Si hoy Pedro Sánchez es presidente, mañana mismo se pueden empezar a arreglar problemas como los de la minería". Pues mire, ni hoy ni mañana, por favor, a partir del lunes, soluciónelo. Lleve al ánimo del señor Sánchez... [aplausos] ... que hay oportunidad para las minas, que hay oportunidad incluso en una Comunidad como la nuestra, que apuesta por la transición energética, pero una transición responsable y, por lo tanto, una transición justa.

Y hombre, prisas, prisas, las que ustedes también han expresado -menos mal que hoy no han querido entrar en este debate- para corregir o para criticar a su nueva ministra de Industria. Es que no se le ocurrió decir otra cosa a nuestra paisana, de Medina del Campo, que Castilla y León tiene una buena política industrial... –perdón, es Ataquines, exactamente-. La ministra, aplaudir a la Junta por saber defender la industria. ¡Bu!, cómo se han puesto ustedes, como una... como una hidra, cuando yo le he recordado que tanto en el transcurso dos mil uno a dos mil diecisiete como en la actualidad tenemos... sí, sí, usted sabe quién ha salido a contradecirla, quién ha salido a ponerla en orden, quién ha salido a decirla que no sabe de estas cosas, a una paisana que sí que lo sabe. Mire, en toda mi vida política he sido, o he creído ser, educado, exigente pero educado, institucional, responsable con todos los Gobiernos, y no tenga usted ninguna duda que también lo voy a hacer con el actual Gobierno de la Nación.

Vuelvo a indicarle, esos Presupuestos a los que su señoría hacía referencia están ahora en su alero, veremos cómo salen. Yo le he escuchado aquí muchas cosas sobre los Presupuestos Generales del Estado. Usted aquí los ha calificado de malos, de antisociales, de contrarios al interés de la Comunidad, al interés general de España. Ahora resulta que, de la noche a la mañana –ahí sí que ha habido prisas-, ustedes han hecho un acto de convicción. Esos Presupuestos... esos Presupuestos... esos Presupuestos les sirven a ustedes.

Y finalmente, señoría, ¿contaron o no contaron con el voto a favor del Partido Socialista las decisiones que el anterior Gobierno de la Nación tomó en relación al Gobierno vasco? Sí, como siempre; de manera que ahí también deberíamos ser todos mucho más prudentes.

Y hablando de prudencia, quedo a su entera disposición en estos meses de verano, donde yo no sé si irá a las bodegas a tomar vinos con sus amigos, o se paseará por la playa, o hará lo que, lógicamente, le apetezca desde el punto personal... desde el punto de vista personal y familiar, para que me traiga esas propuestas que usted me ha planteado aquí para trabajar en ellas. Pero, a cambio, vuelvo a decir, yo le quiero a usted, una vez más; es decir, le necesito, le necesitamos para culminar algunos procesos. Y, mientras tanto, no piense usted tanto en el mes de mayo del año dos mil diecinueve -yo no pienso, me puedo permitir ese privilegio-, y, por el contrario, piense en las necesidades de esta tierra en este mes de junio del año dos mil dieciocho. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, presidente. Tiene la palabra el señor Fernández Santos, portavoz del Grupo Podemos.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ SANTOS:

Sí. Muchas gracias, presidenta. Señorías, nos encontramos hoy ante el debate más importante del año, y es por ello que queremos... [murmullos]


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señorías, salgan en silencio, por favor.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ SANTOS:

... y debemos empezar con la premisa que ha guiado todas y cada una de las intervenciones y trabajos en estas Cortes: las personas, lo primero; lo primero, la gente. Esa es... [aplausos] ... la inscripción, la divisa que ocupa el frontispicio de nuestro programa político y, por supuesto, el eje sobre el que va a versar toda mi intervención. De hecho, en aras de preparar esta trascendental cita, hemos recorrido este último mes y medio toda Castilla y León, de cara a recabar a pie de calle, de primera mano, el parecer de nuestros paisanos y paisanas, en ciudades, villas y pueblos, escuchándoles directamente, mirándolos a los ojos y así recabando sus inquietudes. Y el corolario de las opiniones de nuestra mayoría social, especialmente de los más necesitados, es la invariable e incontrovertible necesidad de un cambio en las políticas desarrolladas en esta tierra. Y es que ya lo decía Einstein: "Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo". Y lo que está claro, y es incontrovertible, es que sus políticas nos abocan de forma irremisible a un tenebroso destino, la despoblación. Cruenta despoblación, que es, sin duda, el principal desasosiego de nuestras paisanas y paisanas, y que será el más funesto legado que nos deje usted, todavía presidente Herrera. [Aplausos].

Es este uno de los debates de la Comunidad singulares, no solamente porque transitamos la parte final de nuestra legislatura, sino porque asistimos a un histórico fin de ciclo, el suyo, todavía presidente, que después de 17 años de serlo, dejará en breve su mandato. Y cinematográficamente hablando, su singladura se puede compendiar en Sonrisas y Lágrimas, aunque es verdad que los últimos años de su legislatura se adecúan más al Crepúsculo de los Dioses o, viendo cómo ha preparado usted este debate, no en la calle, sino siguiendo con su tónica y su cauce de desidia habitual, encerrado en su despacho, en su búnker de oropel, sin duda El Hundimiento podría adecuarse mucho más a su realidad.

Aunque tampoco hace falta tener un Sexto sentido para saber que su sucesor, el señor Fernández Mañueco, ante su marcha, y siguiendo la analogía cinematográfica, perfectamente podría protagonizar el remedo de Mañuecos al borde de un ataque de nervios, de El Ansia, o de El Hombre que pudo reinar, pero que no lo logró ante La Caída del Imperio Romano. Esa es la acción del Partido Popular que encabeza el señor Mañueco, que, ante la debacle de M. Rajoy, está inmersa en un Viaje a ninguna parte.

Es indubitable para nosotros que la mayor mácula que va a dejar su periplo como presidente es la despoblación. Despoblación, drama este que después de 17 actos nos aboca a un futuro de soledad. Y, todavía presidente, la despoblación no es un fenómeno meteorológico, la despoblación no es el resultado de oscuros nubarrones que se acercan, que descargan su furia y después dejan paso al sol. No. La despoblación es el fruto de sus aciagas y yermas políticas, incapaces, además, de hacer frente a circunstancias adversas.

El último... los últimos datos del INE, que conocíamos hace dos días, dicen que Castilla y León perdió 17.172 personas el año pasado, la Comunidad de todo el país con mayor descenso poblacional. Otra losa más en la mochila. Este será el nefando lastre que nos deja usted como presidente. Porque desde que se inició la legislatura hemos perdido 59.385 personas. Sin duda en esto, en echar a la gente de su tierra, no tienen ustedes parangón. Esto lo que pone de manifiesto es que sus políticas, ardorosamente cimentadas en su ideología neoliberal, nos abocan a un futuro de desierto poblacional casi irreversible.

130.480 personas menos en Castilla y León desde el año dos mil diez. Corolario inexcusable: sus políticas son a la población lo que las plagas al campo; nos han convertido en el paradigma de la España vacía que se muere. Y esto es porque no han sabido implementar una verdadera estrategia que aborde este problema con determinación, con audacia y con valentía. El patético recorrido que ha seguido su buque insignia en esa materia, esa Agenda de la Población que ha ido dando tumbos penosamente de una a otra Consejería, hasta acabar en el cajón del olvido, es, sin duda, el palmario y triste reflejo de su fracaso.

Y, además, esta lacerante sangría poblacional lleva aparejado otro fenómeno no menos inquietante y preocupante: el envejecimiento. Y es que la gente que se queda en Castilla y León experimenta uno de los procesos de senectud más agudos de toda España. Conocíamos, hace dos días, el dato de que Castilla y León alberga el 10,5 % de las personas de más de 100 años en toda España, y los datos del dos mil dieciséis y del dos mil diecisiete dicen que somos la Comunidad de toda España que más población ha perdido, los que tenemos mayor tasa de envejecimiento y mayor tasa de dependencia; demográficamente hablando, la peor de las Comunidades de todo el país. En esta materia sus políticas solamente pueden calificarse como de calamitosas. Y, siguiendo con la analogía cinematográfica, señor Herrera, fíjese, en nuestro vasto territorio hay zonas ya en las que para encontrar personas es casi un imposible propio de los Centauros del Desierto.

Este será el infausto y el desventurado epitafio que va a dejar usted labrado, siendo como es a día de hoy cuasi un jubilado político, cuasi un finado político, que en sus estertores parece más interesado en desmarcarse del señor Mañueco y del señor Maíllo que en solucionar los problemas de Castilla y León. [Aplausos].

Pero, todavía presidente Herrera, Castilla y León no puede esperar más, no podemos continuar sufriendo sus mortecinas políticas. Frente a su luctuosa impasibilidad, ante su desidia, frente a su decadencia, nosotros queremos actuar. Hay que ser ambiciosos, ya lo decía Ortega y Gasset, solo cabe progresar si se piensa en grande, solo se puede avanzar si se mira más lejos. Nosotros sabemos que afrontar el desafío de la despoblación es una tarea ardua y que requerirá tiempo, pero también entendemos que hay que tomar medidas de forma imperiosa y entendemos y estimamos que hay que abordar tres aspectos fundamentales para poder empezar a ganar esta batalla: en primer lugar, garantizar la sostenibilidad de las personas para que puedan quedarse a vivir en Castilla y León; en segundo lugar, una alternativa habitacional, proveer de una vivienda digna a la gente para que se pueda quedar en esta tierra; y, en tercero, proveer de unos servicios públicos fundamentales. Hablamos de educación, hablamos de sanidad, de servicios sociales, de servicios de cultura y de ocio, de internet, de acceso a tecnología, siempre, y por supuesto, desde lo público como elemento motriz.

Ustedes hablan mucho, y de hecho hoy usted ha mentado mucho la financiación autonómica, esa que cuando gobernaron durante cuatro años en el Congreso de los Diputados con mayoría absoluta no modificaron ni una sola coma, y esa que ahora que también parece que el señor Pedro Sánchez no quiere abordar. Nosotros estamos de acuerdo en que es necesario modificarla y que son precisos más ingresos, y por eso firmamos en su día el acuerdo de Comunidad, para ir todos juntos en esta materia. Y por eso hoy hacemos otra vez la propuesta de una reforma fiscal progresiva en Castilla y León que se adecúe al mandato constitucional. Por eso proponemos incrementar en 5 tramos más el tramo autonómico del IRPF para obtener 246 millones en aras de revertir el problema de la despoblación.

Su drama es que no saben para qué quieren el dinero, nunca nos lo han dicho, y nosotros creemos que eso es porque no lo saben. Ustedes adolecen de una... de una hoja de ruta, de una estrategia, porque más allá de la despoblación y de la precariedad ustedes no saben qué Castilla y León quieren.

Nosotros, por contra, tenemos muy claro que para revertir este problema es imprescindible aumentar la tasa de actividad en el empleo y empezar a generar empleo de calidad. Y esto requiere de dos tipos de medidas. Una de carácter estructural, para hacer que la recuperación económica llegue, de verdad, a las familias y a las personas; eso pasa por redefinir el modelo productivo. Las segundas, de carácter coyuntural, con una intervención directa en el mercado de trabajo castellano y leonés, abordando planes de choque de fomento del empleo de los que la Junta es responsable de ejecutar, dando un impulso decidido a los planes locales de empleo, haciendo hincapié en la promoción del empleo femenino e incidiendo de forma especial en la generación del empleo en el medio rural.

Hoy vamos a proponer una batería de medidas para que podamos empezar a ganar esta batalla, incluyendo una inédita que hasta ahora nunca se había planteado. Hoy propugnamos una renta de repoblación rural, que se obtendrá por el hecho de vivir en el medio rural y que será el incentivo para que la gente se quede en los pueblos a desarrollar su proyecto vital digno. Irá dirigida a las personas mayores de 16 años que vivan en municipios de menos de 500 habitantes y que no... y que carezcan de ingresos o estos no lleguen al salario mínimo interprofesional. Además, propugnamos bonificaciones y exenciones fiscales a personas y negocios que radiquen en municipios de menos de 1.000 habitantes.

Junto a estas dos medidas, propugnamos un plan específico de vivienda pública, en alquiler y en propiedad; se trata de algo tan sencillo como que el Gobierno autonómico sea el propulsor de la vivienda pública, especialmente en el medio rural. También planteamos y queremos que la Administración autonómica, que su Gobierno, que el Gobierno que esperemos tengamos nosotros en dos mil diecinueve, garantice el acceso a internet en la totalidad del territorio de Castilla y León; y esto requerirá llegar a acuerdos con el Gobierno de la nación, y requeriría llegar a acuerdos con las empresas suministradoras del sector, y requerirá financiar las medidas técnicas estructurales precisas para ello. Se trata, señorías, de actuar, de ser ambiciosos, para proveer de algo tan indispensable en el siglo XXI como es internet. Y es que su conformismo, su indolencia, su apatía en esta materia está anclando en el siglo XX a gran parte del territorio de nuestra Comunidad, y así es imposible avanzar.

Nosotros sabemos que la facción del Partido Popular que supone Mañueco representa una involución, un retorno al pasado. Y nosotros, por contra, queremos impugnar... propugnar medidas de sentido común, como esta, para el sencillo hecho de que en Castilla y León por fin, y de una vez, las personas empiecen a ser lo primero. [Aplausos].

Proyectamos además un plan estratégico del impulso del I+D+i, en aras de redefinir nuestro modelo productivo, para impeler el empleo de calidad y para también contribuir a subsanar los desequilibrios territoriales. Y esto requiere únicamente tener un Gobierno que no mienta y que cumpla los acuerdos de Comunidad. Y, todavía presidente, su credibilidad en materia de I+D+i es la misma que tiene el señor M. Rajoy cuando declara ante la Audiencia Nacional, es decir, ninguna.

También propugnamos... [aplausos] ... la creación de una red de escuelas infantiles de gestión y titularidad pública en los municipios que así lo soliciten y, en cualquier caso, en poblaciones de más de 5.000 habitantes. De igual modo, apostamos por potenciar el castellano como elemento catalizador del empleo, intensificando la enseñanza y la promoción del español para extranjeros con planes verdaderamente eficaces.

También queremos dar un giro copernicano a las políticas aplicadas al medio forestal. Hemos de aprovechar la ingente masa arbórea que tenemos en Castilla y León, y hay que empezar por acercar la propiedad y la gestión a los propietarios; y, en segundo lugar, por aplicar criterios ecológicos, y no económicos, en la gestión de nuestros bosques. Y también hay que ordenar todos los montes, los públicos y los privados, y especialmente atender a la multifuncionalidad de los montes, no verlos solamente como una huerta de producción de madera, nos permiten muchas posibilidades que nosotros tenemos que desarrollar; con un cambio integral en las políticas en materia forestal, queremos que haya un catalizador de trabajo para que la gente se pueda quedar a vivir en el medio rural.

También vamos a luchar por que vuelvan las miles y miles de personas expulsadas por sus políticas, con planes de retorno de la ciudadanía castellana y leonesa, para hacer una Comunidad Autónoma mejor.

Y así estaría la totalidad del debate, desgranando medidas de sentido común, esas que ustedes no tienen, o que, de tener, no aplican, esas que nos han proporcionado las cientas... las cientos de personas que han venido a vernos este mes y medio de ruta por Castilla y León, porque para esas personas, al igual que para nosotros, y a diferencia de ustedes, las personas sí que son lo primero. [Aplausos].

Avanzamos ahora hacia otra de las preocupaciones mollares de nuestros conciudadanos, una inquietud que además es... está consustancialmente ligada con la despoblación, y es el empleo. De hecho, una de las causas de la abrupta caída de la población en Castilla y León es el escaso empleo que se genera en esta tierra. Se escrute el parámetro que se escrute, la conclusión es siempre la misma: estamos a la cola de la creación de empleo en España. Así que, todavía presidente, por más argucias y triquiñuelas de mal prestidigitador que usted me quiera hacer, la realidad es la que es, y es muy tozuda.

Mire, se lo voy a explicar en modo "Barrio Sésamo" y muy muy despacio, para que la entienda. Usted dice que desciende el paro. Desciende el paro porque cada vez hay menos gente y porque cada vez hay menor tasa de población activa. Si siguen así, van a conseguir el penoso logro de llegar al pleno empleo porque en Castilla y León no va a haber gente a la cual emplear. Y, además, este problema está hilvanado con otro: desde el año dos mil cuatro somos la cuarta Comunidad de toda España que menos empleo ha generado. Hilvanado con otro dato, del dos mil diecisiete: fuimos la tercera Comunidad de toda España que más empleo destruyó, 7.100 puestos de trabajo destruidos (6.200 de mujeres y 900 de hombres), mientras en España se generaban casi medio millón de trabajos. Otro dato, los de la EPA del primer trimestre de dos mil dieciocho, hablan de una merma de 1.200 ocupados y una minoración de 17.400 activos en Castilla y León, mientras en el conjunto del país los ocupados crecen en 435.000. A día de hoy tenemos la tercera tasa de actividad más baja de toda España. Paupérrima actividad, que es especialmente importante entre los jóvenes, y especialmente lacerante y sangrante entre las mujeres jóvenes, las segundas con peor tasa de actividad de toda España.

Y, por supuesto, hemos de entrar en el nudo gordiano de este asunto, en la calidad del empleo. Sus postulados neoliberales, que llevan aplicando años de forma inmisericorde en Castilla y León, han hecho de esta Comunidad tierra de precariedad. Ustedes han convertido el mercado de trabajo castellano y leonés en un albañal para trabajadores y trabajadoras; con un ECYL inane y desaparecido, y con agencias privadas de colocación y empresas de trabajo temporal repartiendo miseria por doquier, a diestro y siniestro, en un erial para trabajadoras y para trabajadores, que muta en un oasis para las empresas privadas, a las cuales ustedes ponen una alfombra roja para que incrementen su volumen de negocio a costa de pauperizar a trabajadoras y a trabajadores.

Y, todavía presidente Herrera, se ponga usted como se ponga, nueve de cada diez nuevos contratos laborales suscritos en Castilla y León en el pasado mes de mayo son de carácter temporal. Pero espere, no se ría -porque no es para reírse, es para llorar-, el 94,78 % de los nuevos contratos laborales rubricados en Castilla y León son de ese jaez, de carácter temporal. Y este mal es algo estructural, es el fruto de su modelo económico neoliberal, que aplican aquí con especial contumacia. ¿Qué provoca esto? Pues lo que le estoy diciendo, que, con un trabajo tan precario, la gente tiene que marcharse a otras Comunidades Autónomas.

Y es que espero que usted, que se ríe, no saque a colación ahora el diálogo social para justificar lo injustificable, porque, empleando torticeramente el diálogo social, lo que suele hacer usted es practicar un monólogo neoliberal. Privatizando servicios, como el de la limpieza en los hospitales, como el transporte sanitario, de las ambulancias, o permitiendo externalizaciones como la de las trabajadoras de ayuda a domicilio -desde aquí todo nuestro apoyo a las trabajadoras del servicio de ayuda a domicilio... [aplausos] ... que están en huelga el nueve de julio; estamos con vosotras-, usted y su Gobierno en lo que se han convertido es en el cómplice, en el coadyuvante, en el colaborador necesario, de unas grandes empresas que están condenando a la temporalidad y a la precariedad a trabajadoras y trabajadores a costa de incrementar su volumen de negocio.

Y qué decir de la situación de los falsos autónomos, que viven una coyuntura de semiesclavitud ante su impasividad para hacer cualquier cosa que pueda remediar tan hiriente situación. A todas estas cuestiones han llevado la aplicación contumaz y tenaz de las políticas del Partido Popular, con la abyecta reforma laboral del PP como ariete. Y todavía estos días usted, todavía presidente Herrera, ha tenido los santos bemoles de decir que M. Rajoy ha sido el mejor presidente de la historia de la democracia de este país. Hace falta tener la faz pétrea para hacer una aseveración de esta índole, todavía presidente Herrera. [Aplausos].

Vamos... vamos a hablar ahora de pymes y autónomos, para nosotros un pilar angular que potenciar y reforzar, mientras ustedes los cercenan y los dejan caer, en un abandono que entendemos es injustificable. Es verdad, hay un... un leve suspiro que nos otorga la mejora en afiliaciones de la Seguridad Social en el pasado mes de mayo de los autónomos, incluso desde que comenzó este dos mil dieciocho. Pero hay que recordar hoy aquí que Castilla y León en el último año fue la Comunidad de toda España que más autónomos destruyó, 2.591. Y es obligatorio mencionar hoy aquí que desde que se inició la legislatura en Castilla y León han caído 5.436 autónomos. Ha devenido usted en una suerte de Atila que hace que donde pasa usted y sus políticas no vuelvan a crecer los autónomos. Y es que la prioridad que tiene el Partido Popular en defensa de pymes y de autónomos es ninguna, cero, la nada, la misma que tiene usted cuando menciona a Montesquieu. Por contra, nosotros sí que queremos apoyar a pymes y autónomos, por más que usted se ría, con medidas muy de sentido común, como bonificaciones en el tramo autonómico del IRPF para los mismos o con una ley de verdadera segunda oportunidad para pymes y autónomos. Porque ya está bien de que en este país se rescaten a multinacionales, a empresas privadas y a autopistas; nosotros queremos rescatar a pymes y a autónomos. [Aplausos].

Precariedad, desigualdad, pobreza, desequilibrios territoriales, corruptelas. Y, ante eso, ¿qué hace usted, todavía presidente Herrera? ¿Qué hace usted, presidente en bicefalia Mañueco? Nada, agachar la cabeza bajo tierra, cual avestruz, sumidos en una inercia insustancial que nos aboca a la despoblación y al abandono de lo público. Castilla y León necesita un cambio, un revulsivo. Ya lo decía Chesterton: "No puedes hacer una revolución para traer una democracia. Es necesario tener una democracia para hacer una revolución".

Necesitamos una revolución democrática en esta Comunidad, necesitamos un Gobierno que, lejos de aferrarse al pasado, como hacen ustedes, luche por construir un presente y un futuro para nuestras gentes. Un futuro que está claro no pasa por usted, todavía presidente Herrera, el futuro es su antónimo. Un futuro que, es evidente, no pasa por ese epígono de la más rancia derecha, que huele a alcanfor y que suena a No-Do, como es el señor Fernández Mañueco.

Un futuro que en esta Comunidad alumbran movilizaciones como la del pasado veinte de enero en defensa de la sanidad pública. Un futuro como el que alumbran las mujeres el ocho de marzo, que dieron un ejemplo en Castilla y León. Un futuro como el que alumbran nuestros mayores, los que trajeron la democracia a este país, que también nos están dando una lección de dignidad. Un futuro que suponga que las personas en Castilla y León estén por encima de todo, por encima de los intereses espurios de las multinacionales, por delante de las prebendas de una minoría de privilegiados que son los que únicamente se benefician de verdad de las políticas del Partido Popular. Un futuro que implique construir una Castilla y León más justa, más digna y mejor. Un futuro sin ustedes en el Gobierno. Un futuro que encarne... [aplausos] ... un Gobierno y un Ejecutivo que de verdad vele por la gente, que conforte a las personas y que cuide a la mayoría social. Un futuro que llegará en dos mil diecinueve, cuando por fin en esta tierra tengamos un Gobierno de verdadero cambio y de verdadero progreso, que haga que en Castilla y León las personas sean lo primero. [Aplausos].

Vamos a... a pasar ahora a otra de las preocupaciones fundamentales de nuestros conciudadanos: los servicios públicos, los maltrechos servicios públicos. Hablemos de.. de sanidad pública, esa que llevan años erosionando y menoscabando con recortes y privatizaciones de forma impenitente. Es una pena que no esté aquí el señor consejero. Han recortado, desde el año dos mil once, 1.189 millones de euros en sanidad. Y luego dicen ustedes que sus Presupuestos son sociales. Miren, señorías del Partido Popular, sus Presupuestos son a lo social lo que Luis Fuentes a la oratoria.

Nuestra sanidad pública está... está agitada por la desastrosa gestión del consejero de Sanidad, el ínclito Sáez Aguado, su inseparable consejero, Dos hombres y un destino, ese que ha hecho él solo más por cohesionar Castilla y León que treinta años de políticas del Partido Popular. [Murmullos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señorías, silencio. Silencio, por favor.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ SANTOS:

Y es que el consejero de Sanidad ha logrado poner de acuerdo a leoneses y a vallisoletanos, a bercianos y a segovianos, a palentinos y zamoranos, a segovianos... a sorianos y a abulenses, a salmantinos y a burgaleses; todos al unísono, todos al compás en contra de su lamentable gestión, como se demostró en la histórica manifestación del veinte de enero, éxito de la sociedad civil castellana y leonesa, con las plataformas en defensa de la sanidad pública como punta de lanza de semejante marea humana. Una protesta, esta, sin precedentes, que pone de relieve la horrenda gestión en materia de personal del Partido Popular, que ha valido una resolución del Tribunal Superior de Justicia de esta Comunidad que condena a la Junta de Castilla y León por doble fraude en la contratación de médicos y de profesionales de enfermería interinos.

Una funesta actividad la suya, que se manifiesta en su roma capacidad de previsión y de planificación ante el hecho de que en los próximos años se va a jubilar casi el 40 % de nuestros facultativos. Y, ante eso, ¿qué hacen ustedes? Nada, se quedan como ahora, mirando como las vacas al tren. Por no hablar de otro varapalo judicial que han sufrido ustedes, otra resolución del Tribunal Superior de Justicia, que tumba su proyecto estrella en esta materia, la resolución del Tribunal Superior de Justicia que paraliza la Orden que desarrollaba las perniciosas y nocivas unidades de gestión clínica.

Para nosotros en esta materia será impostergable -y esperemos hacerlo el año que viene si gobernamos- dotar de aceleradores lineales al Bierzo, a Ávila, a Segovia, a Palencia y a Soria, para evitar el escarnio que sufren a día de hoy centenares de pacientes de cáncer que tienen que recorrer decenas y decenas de kilómetros en condiciones muy lamentables para poder obtener su tratamiento. Esto es una ignominia y una vergüenza que nosotros vamos a solucionar.

Y también podemos hablar del paradigmático ejemplo de su errática gestión, de las interminables y enquistadas listas de espera. Entramos en las dolorosas cifras: 26.160 personas esperando para operarse en Castilla y León; 133.040 aguardan una consulta para cita de especialistas; y 18.187 para hacer pruebas diagnósticas. Y esto, convendrán conmigo, señorías, señor consejero -que por fin llega, bienvenido-, todavía presidente Herrera, no es razonable cuando se juega con la lógica y comprensible desesperación de aquellos que sufren en sus carnes el deterioro de lo público a costa del impulso que dan ustedes a lo privado. Conocíamos hace dos días el dato de que, solamente en Valladolid, han destinado 8.000.000 de euros en empresas privadas sanitarias, que incrementan su volumen de negocio mientras no se solucionan los problemas. Esto es, directamente, un fraude.

Y esta cruda y doliente realidad de las listas de espera se está trasladando también a la Atención Primaria, con demoras que casi llegan ya a los 7 días, porque... porque no se sustituyen las ausencias, ni las bajas, ni las vacaciones, condenando a una sobrecarga inmensa de trabajo a los profesionales sanitarios. Por cierto, profesionales sanitarios que son los que, a pesar de todos los pesares, a pesar de los recortes y de su mala gestión, están manteniendo a flote la sanidad pública en Castilla y León. Desde aquí nuestro homenaje y nuestro reconocimiento para ellos. [Aplausos].

En materia de educación, tenemos uno de los mejores servicios de educación del país, con una plantilla de profesionales que se caracteriza por su formación, por su dedicación y por su excelente labor, pero hete aquí que parece que es el Partido Popular el que no apuesta por potenciar esta realidad. Porque, señorías, fortalecer la educación pública en Castilla y León pasa por reforzar a los profesionales; hay que potenciar a maestros y a maestras, a profesores y profesoras, apostando por la calidad en sus empleos, minorando su precariedad, sustituyendo las bajas lo más rápido posible, proveyendo de personal de sustitución en aquellos colegios e institutos que así lo requieran, y elaborando planes de formación permanente que hagan del reciclaje un valor en alza en materia educativa.

Otra de las cuestiones que son esenciales y que queremos plantear hoy aquí con especial relevancia es que queremos y proponemos incardinar la fase de Educación Infantil en la Consejería de Educación, y no la de Familia e Igualdad de Oportunidades, porque no es un servicio social, es una etapa educativa, y a día de hoy en Castilla y León hay más de 50.000 niñas y niños que versan, que están, en esta etapa, y la Junta de Castilla y León –usted lo soslayó esta mañana, todavía presidente- únicamente ofrece 2.300 plazas públicas para esos más de 50.000 niños y niños. ¿Sabe qué pasa? Que endosan el problema a los ayuntamientos. ¿Y sabe qué sucede? Que con la abyecta "ley Montoro" los ayuntamientos muchas veces no pueden hacerse cargo de la gestión directa de los mismos, y al final acabamos con empresas como Eulen, como Clece o como otras afines al Partido Popular gestionando esta etapa educativa. Sí, sí. [Aplausos]. Y siguen cerrando centros educativos en el medio rural, mientras en esos mismos municipios hay conciertos con empresas privadas.

Y esto lo hacen ustedes –y hemos de decirlo con pesar- con la aquiescencia y con la connivencia de un Partido Socialista que rechazó... que rechazó aprobar nuestra propuesta de paralizar automáticamente todos los nuevos conciertos con entidades educativas privadas para el sexenio dos mil diecisiete-dos mil veintitrés. Esperemos que en el Gobierno no sigan privatizando como hacen en Castilla y León.

Está claro, todavía presidente, que en esta materia la confrontación ideológica entre su modelo, que apuesta por lo privado, y el nuestro, que defiende sin ambages lo público, es total. Pero le diré una cosa: es muy triste ver cómo se está erosionando la educación pública en Castilla y León, mientras siguen in crescendo la financiación de los centros privados concertados hasta llegar al summum en el año dos mil diecisiete, en el cual, de 74 millones de euros que se incrementó la Consejería de Educación, 71 fueron para la enseñanza privada concertada. Esto es sencillamente una vergüenza. [Aplausos].

Otro... otro de los temas nucleares para nuestra ciudadanía: la economía. Aquí se desmonta el mito de la buena gestión del Partido Popular. El rey está desnudo. Después de que llevan años y años jactándose y sacando pecho de los datos y las cifras macroeconómicas, ahora estas mismas ponen de relieve, de forma indubitable, esa realidad de pérdida de población y de precariedad en el empleo.

Todavía presidente, los datos del Instituto Nacional de Estadística del año dos mil diecisiete dicen que Castilla y León fue la segunda Comunidad Autónoma con peor crecimiento del PIB, únicamente por delante de La Rioja, con un crecimiento -no como dijo usted esta mañana del 2,5 %- del 1,9 %, muy lejos de la media nacional, sita en el 3,1 %. Quien le da los datos a usted imagino que serán los mismos que hacen los masters del señor Casado y de la señora Cifuentes. [Aplausos].

¿Qué decir de la deuda? Castilla y León tiene, a día de hoy, una deuda acumulada de 12.144 millones de euros, el 21 % del PIB. Pero es que desde que se inició la legislatura la deuda ha crecido en 1.157 millones, en lo que vamos de año se ha acrecentado en 825 millones y en el último trimestre se ha incrementado en 244 millones. Todavía presidente Herrera, desde que usted gobierna, la deuda se ha incrementado en 10.844 millones; un 854 % más. Y luego le diré lo que no hacen ustedes con la deuda. Este será otro de los perniciosos legados que nos dejen.

Demuestran ser unos pésimos y nefastos gestores de lo público, y además muy ineficaces, porque según ustedes el déficit y la deuda eran el mantra, era el sagrado pretexto que justificaban todos los recortes, todos los sacrificios, todas las penalidades que han tenido que pasar y pasan nuestros paisanos y paisanas. Y sé lo que me va a decir: ¿ustedes no apostaban por la deuda? Apostamos por generar deuda cuando se revierta la despoblación, cuando haya más hospitales comarcales y cuando las personas en Castilla y León vivan mejor; usted genera deuda y la gente cada vez aquí vive peor, porque se va. Así que es lo que hacen ustedes con la deuda. [Aplausos].

Tratemos ahora otro de los principales males de la acción de su Gobierno: los desequilibrios territoriales. Ustedes, como paladines de la desigualdad, han conformado una Castilla y León con enormes diferencias territoriales, con provincias de primera, de segunda, de tercera y de sucesivas categorías. No hay más que ver los datos del paro o las tasas de empleo y de ocupación, o los índices de envejecimiento, o las listas de espera sanitarias, para comprobar con consternación que ustedes han hecho de Castilla y León tierra de desigualdad. Será este, sin duda, otro de los desafíos que esperemos afrontar desde el Gobierno el año que viene, haciendo políticas de cohesión, de vertebración territorial; políticas que garanticen una equidad, una justicia y una igualdad entre todas las provincias de Castilla y León.

Y pasemos al último de los temas, a la regeneración democrática. Esa que es al Partido Popular lo que los gatos al agua, o el agua y el aceite. Hemos asistido a la ramificación de la trama Gürtel en Castilla y León; hemos visto cómo se derrochaban cantidades ingentes de miles de euros en embajadas allende nuestras fronteras, mientras en esta tierra nuestras paisanas y paisanos se ahogaban en la más absoluta precariedad. Ustedes continúan bloqueando y cercenando de forma ignominiosa la Comisión de Investigación de "la Perla Negra" y de la trama eólica, y, para colmo, han pactado con el Partido Popular, rubricando el pacto de la vergüenza, para cercenar y hacer que naciese muerta la Comisión de Investigación sobre el saqueo y expolio de las Cajas de Ahorros en Castilla y León.

Miren, esta tierra precisa de vientos de cambio que despejen el hedor a corruptelas que desprenden treinta años de gobierno del Partido Popular. Castilla y León lleva muchos años dormida, pero está despertando. Se acabó la resignación en esta tierra. Nuestra Comunidad merece un futuro y un presente dignos. Vale la pena seguir luchando, porque vamos cambiar las cosas. Hemos de insubordinarnos ante la impiedad, ante la injusticia y ante la insolidaridad. Nuestra Castilla y León es la de aquellas y aquellos que pensamos que los seres humanos hemos de ser responsables los unos de los otros, que hemos de cuidarnos los unos de los otros, que el amparo y la fraternidad son las raíces éticas del árbol moral de los pueblos. Nuestra Castilla y León es aquella en la que lo indócil es un deber ante los decretos de servidumbre de los poderosos.

Después de treinta años de largo, duro y crudo invierno del Partido Popular, de la noche más oscura, germina la primavera de cambio, despunta la aurora de la mañana, y, como escribía Benedetti, el cambio "despacio / pero viene / lento pero viene". Como declamaba Neruda: "Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera". Y nosotras y nosotros seremos inmarcesibles en nuestra lucha y en nuestro trabajo por lograr la Castilla y León que queremos y que soñamos. Esa en la cual, por fin, las leonesas y castellanas, los castellanos y leoneses, las personas, por fin, sean lo primero. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, señor Fernández. Para contestar, tiene la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Muchas gracias, señora presidenta. Como las personas son lo primero, y los procuradores son personas, procuraré ser lo más breve posible. Señor Fernández, aquí estamos. Ha perdido usted –yo se lo recordaba esta mañana- unas cuantas cañas, porque no aventuraba usted que se iba a producir este debate con estos interlocutores hace no demasiado tiempo. Su intervención se ha movido entre el anuncio, casi concurso de ideas, el anticipo -en algunas partes- de un programa electoral bien... bien trabado, y algunas iniciativas, que lo que me extraña mucho es que no haya tenido su señoría tiempo hasta hoy, durante tres años, para plantear desde esta tribuna. Porque no hace tanto debatíamos los Presupuestos para el dieciocho, que son el instrumento para hacer cosas, hacer políticas en este ejercicio, y nada de eso planteó su señoría en sus enmiendas; por cierto, enmiendas cuya aceptación nos hubiera llevado a un escenario de mucho mayor déficit y de mucho mayor endeudamiento. Era... era... era incluso bonito, por no decir entrañable, por no decir infantil, esta defensa que ha realizado su señoría desde aquí acerca de la ortodoxia financiera, presupuestaria. Bienvenido al 135 de la... de la Constitución, bienvenido de verdad.

Por lo demás, mire, su escenografía –y ya que su señoría nos ha recomendado o nos ha aplicado algunas películas, pues me ha recordado a El camarote de los hermanos "de" Marx -en este caso no de los hermanos Marx-. Ha repetido por activa, pasiva y perifrástica, creo que ha sido la primera frase y la... también la última, "las personas lo primero", y automáticamente, y no por casualidad, sino siguiendo una férrea disciplina de grupo, se producían nueve -perdón, ocho; se ha mantenido desde la Mesa el respeto correspondiente- aplausos a esa afirmación. Y eso sí, con mucho respeto y con mucho cariño, pues mire, mi nombre es Juan Vicente, no Todavía. Es decir, lo de todavía presidente Herrera es muy viejo, ¿eh?, todavía no. Es decir, presidente Herrera, o Herrera, o lo que quiera, pero "todavía"... "aún" sería más breve y nos vendría bien a todos. [Aplausos].

Mire, yo ya... yo ya renuncio a explicarle, porque creo que de esto hemos debatido en muchas ocasiones -y, por lo tanto, con esto estoy contestando también a alguna preocupación que su señoría manifestaba este mediodía, cuando salía del salón de Plenos-, de que las dos principales políticas, las dos principales... Podremos ser unos maestros en el trabajo, en la colaboración, en la imaginación, para poner en marcha estrategias específicas en relación con la población -para los jóvenes, para las familias, para los emigrantes, para los inmigrantes, para el medio rural-, pero sin dos grandes políticas no hay nada que hacer. Y por eso esas dos grandes políticas han estado en la apertura hoy también de mi intervención, como lo estuvieron en la investidura. Estamos hablando de las políticas económicas y las de empleo.

Por cierto, no me gusta que manifieste su señoría ese desagrado, esa reserva, esa sospecha a los agentes del diálogo social. Sinceramente, ni ellos son tan torpes para dejarse manipular, ni yo soy un maquiavelo que les manipulo. Yo he llegado a acuerdos con ellos, desde el año dos mil uno, con mayorías absolutas y sin mayorías absolutas. ¿Por qué? Porque hemos pensado que esa cultura es buena para Castilla y León y porque, además, ha dado buenos frutos en momentos buenos y también en momentos malos. Pero políticas económicas y de empleo y políticas de grandes servicios públicos. A eso nos hemos dedicado.

Su señoría llegó aquí pretendiendo tener el monopolio de la decencia. Ahora algún otro le ha parafraseado, ya no es el único grupo decente. Se ve que son los puentes o los lazos en virtud de los cuales ustedes plantean –hoy aquí lo ha afirmado clarísimamente- gobernar en la próxima legislatura en Castilla y León. Esto es, usted es decente, gobierne con la alternativa decente, ese es su planteamiento. Pero, en cualquiera de los casos, usted llegó aquí con el planteamiento del monopolio de la decencia. ¿O no se acuerda su carta de presentación? "Por fin ha llegado gente aquí normal y decente". Como si los demás fuéramos no normales y no decentes.

Y, mire, en su discurso, en su estrategia, en lo que ha anunciado estos días -yo le felicito y le animo-, hombre, le va a venir muy bien, porque las últimas estadísticas y encuestas que hemos conocido tenía usted todavía una valoración pequeñita y la valoración no era, por cierto, muy positiva. ¿Eran las anteriores, ha mejorado usted? Qué malos son los medios de comunicación que no han reproducido esas nuevas encuestas en las que usted gana en valoración ciudadana.

Pero, mire, usted ha desarrollado esta iniciativa, pero no puede venir aquí pretendiendo tener el monopolio de la gente, el monopolio de las personas. ¿De qué he hablado yo esta mañana más que de personas? Usted, creo, sinceramente, que ha cometido tres equivocaciones.

En primer lugar, ha olvidado que esa pregunta con la que ha recorrido –y vuelvo a felicitarle- el territorio de Castilla y León, "¿qué Castilla y León quieres?", es una... es una pregunta a la que han respondido los castellanos y los leoneses hace tres años y hace siete años, y volverán a responder al año que viene; esa es, precisamente, la respuesta de los ciudadanos cuando depositan su papeleta electoral en la urna de las elecciones autonómicas. Y la última respuesta de los ciudadanos la tiene aquí expresada: unos señores, 25; otros señores, 5; otros señores, uno y uno, muy respetables; unos señores, 42; y ustedes 10. Esa es la respuesta. Luego no prenda tener el monopolio de las respuestas de la valoración y de los deseos de los ciudadanos de Castilla y León.

En segundo lugar, yo quiero recordarle que la gente que ha votado así para que esto ocurra, esta correlación, es en todos los casos gente estupenda, gente que tiene valores, inteligencia, percepción, que sabe lo que quiere; y vota así, y ha votado así, porque da la casualidad que sabe o ha sabido que en este... en esta bancada hay también un proyecto claro que da continuidad a la Comunidad Autónoma pensando en las personas, pensando en sus necesidades, pensando en la economía de esta tierra para el crecimiento y la creación de empleo y la creación de riqueza, pensando en los servicios públicos con los que, como más -no diré más, simplemente le voy a exhibir cuáles son los datos de valoración que otros hacen-, nosotros también defendemos. Tampoco hay un monopolio de la izquierda. Nunca hemos reconocido en Castilla y León la supremacía de la izquierda en la defensa de los grandes servicios públicos al servicio de todos los ciudadanos. Nunca, y nunca lo haremos. [Aplausos]. Y por eso creo que nos va bastante bien en Castilla y León.

Y, finalmente, mire, es que mis palabras de esta mañana, mi intervención de esta mañana –y no voy a cometer la desfachatez de reiterarlo-, es que ha estado lleno de referencias a las personas, lleno. ¿O es que no son personas para usted los 15.000 parados menos de los últimos 12 meses; o los 17.000 nuevos afiliados a la Seguridad Social; o los 50.000 parados menos en la legislatura; o los 43.000 afiliados más a la Seguridad Social; o los 94.000 parados menos desde dos mil trece, y los 61.000 afiliados más a la Seguridad Social; o los 8.500 mayores de 55 años que se van a beneficiar de medidas especiales del apoyo al empleo en el Plan de Empleo; o los cerca de 600.000 asalariados -tome nota, tome nota, señor Fernández, cerca de 600.000, que son el 76,5 % de los ocupados asalariados de Castilla y León- que tienen un contrato indefinido-; o esos 444 autónomos más en Castilla y León entre enero y mayo; o las 5.500 personas con discapacidad que trabajan en nuestros Centros Especiales de Empleo; o los más de 4.000, también personas con discapacidad, que se beneficiaron de los itinerarios personalizados de empleo en dos mil diecisiete; o los 86.000 empleados públicos de nuestra Administración, con cuyos representantes estamos llegando a acuerdos; o los que van a ocupar esas 9.500 plazas que van a dar estabilidad al empleo; o esas 5 plazas que hemos resuelto para personas con discapacidad; o los 178.200 ocupados de nuestra industria, que son 26.600 más que hace tres años? ¿No son personas los habitantes de los municipios mineros, o de Miranda de Ebro, o de la provincia de Soria, o las personas que hay detrás de las 7.800 solicitudes que ha atendido la lanzadera financiera? ¿No son personas también quienes van a ocupar esos 450 puestos de trabajo en esa empresa de biomasa en Cubillos del Sil, que estamos apoyando, o los 70.000 agricultores que se benefician directamente de la PAC?

Y hemos hablado mucho de la PAC, y su señoría no habla de la PAC, como no habla tampoco de la agricultura. No le hemos escuchado una iniciativa, y hoy ha sido yo creo que una clamorosa ausencia en media hora de intervención. No ha hablado nada de agricultura y de ganadería, nada absolutamente. ¿O no son personas los 35.000 ocupados en 30 empresas de la industria de agroalimentación? ¿O no son también personas esos 22,2 millones de turistas que ya hemos recibido? ¿O no son personas esas 200.000 a la que atiende la Red de Protección este año; o los 8.600 perceptores de Renta Garantizada de Ciudadanía que encontraron trabajo; o los 89.000 beneficiarios que atendemos en el sistema de dependencia; o los cerca de... beneficiados por esos 300.000 actos asistenciales sanitarios que se producen todos los días en el sistema sanitario público de Castilla y León, treinta y cinco mil cuatro...?

Es que he hablado de personas, son las personas que hacen la Comunidad. Incluso en alguna de las intervenciones anteriores, cuando yo he analizado, porque se me ha provocado, algunos de los datos de la evolución de la Comunidad -unos positivos y otros no positivos- entre dos mil uno y dos mil dieciocho, yo he hecho referencia a que esta Comunidad ha mejorado gracias a las personas, gracias a sus ciudadanos, gracias a los leoneses y a los castellanos. Y, por tanto, usted no tiene ni le voy a reconocer nunca, por mucho que comience y finalice sus intervenciones con las personas, el monopolio de la preocupación por la gente y por las personas. Porque al final... [aplausos] ... porque al final a ellos nos debemos todos, y por ellos estamos aquí, cada uno en su función.

Más cosas. Economía. Bueno, mire, no, yo no le hago... yo no le hago... no le hago trampas, no me llame mentirosa... mentiroso. Yo le he dado, primero, datos de crecimiento económico: del INE. Es que yo he utilizado a todos los efectos, no solamente a los que me beneficiaba, usted lo sabe; pero si usted estudia esto. Pero también le he explicado en algún momento que no son las mismas las metodologías, y por eso yo utilizo los datos que me dan mis servicios, que me dan mis técnicos, que son diferentes. Mire, el sistema... el sistema estadístico del INE es un sistema de extrapolación: partiendo de unos datos acumulados nacionales, lo extrapolan a las Comunidades Autónomas. Y hay años en los cuales no se tiene en cuenta pues que la agricultura, por ejemplo, que tiene aquí una especial dimensión, ha ido bien o ha ido mal; porque puede ir bien y mal en Castilla y León, y mal y bien en el conjunto de España; y eso no es justo.

Claro, me dice usted –y tiene razón-: el dato del año... –no, tiene razón relativa- el dato del año dos mil diecisiete (perdón, el dato del año dos mil diecisiete del INE): 1,9 %; nuestros servicios (servicios técnicos, no es la señora consejera, que trabaja mucho, pero que, en fin, no puede llegar a la desagregación de todos los datos del territorio que se analizan), nosotros: 2,5; pero, claro, es que son datos del año dos mil diecisiete, que a su vez son una referencia de crecimiento respecto de los del año dos mil dieciséis; y ahí usted, que se lo sabe pero es muy cuco, no dice lo que pasó; y ahí dice -y usted lo sabe- que nuestros servicios nos dieron un crecimiento aquí del 3,3 %, y los del INE el 3,6 %; ahí no le parece mal. Pero claro, seamos un poco coherentes. Pero si es que, además, este asunto yo lo he discutido ya con usted; yo he discutido con usted y hemos estado viendo –me lo he dejado, no pasa absolutamente nada- qué es lo que ocurría con esos datos económicos. Y los datos económicos es eso.

Por cierto, que nos dan también... yo... yo puedo entrar... podemos entrar, si tiene su señoría interés, en ver desagregadamente cómo se comportaron todos los sectores productivos, cada uno de ellos, en el año dos mil diecisiete; y su señoría es consciente que tanto el comportamiento del sector agrario no fue natural –fue un desastre, una caída de producciones- como, por ejemplo, las producciones energéticas dentro del sector industrial; con un comportamiento pues más razonable de la industria manufacturera, que fue capaz, por ejemplo, de batir el récord de fabricación de vehículos, pero no así el récord de exportaciones. No, no, si yo sobre esto... pero quiero decirle que es un dato ponderado.

Ahora sí, lo que nos dieron, y el INE nos da -y son todavía datos provisionales-, es que el año pasado, el año dos mil diecisiete -tome nota si le apetece, yo creo que es un dato también de fortaleza-, el año pasado la producción de Castilla y León, su economía, fueron 57.000 millones de euros, que es el dato mayor de la historia de la economía de nuestra Comunidad Autónoma. En esos términos es en los que podemos hablar de economía.

Hombre, ¿yo le quiero volver a insistir? No. Aquel día fue muy divertido, porque hablamos de estos datos el día que usted me preguntó por las patentes, que era el mismo día en que ustedes habían propuesto acabar con... perdón, legalizar las falsificaciones de marcas. O sea, se acordarán de que fue el mismo día. Ahora que... ahora que plantean legalizar la marihuana, yo no sé qué equivalente me va a plantear en algunos datos, pero, en fin, sobre esto... sobre esto no vamos a hablar. [Aplausos].

Pero, mire, no... no, es que no, es que... es que no, es que usted lo tiene que conocer –este sí... este sí que lo he traído-, Estadística sobre actividades de I+D en el año dos mil dieciséis. Sí, estadística, estadística sobre actividad. Bueno, oiga, mire, es que... es que yo no tengo la culpa, yo creo que es un buen dato que la Comunidad Autónoma... -esta es la Estadística, la tengo aquí [el orador muestra un documento]-, es un buen dato que, respecto de la estadística anterior, la Comunidad subiera dos puestos. Usted lo sabe. Es que la Comunidad de Castilla y León, en el año dos mil dieciséis, con un esfuerzo equivalente al 1,1 % de su PIB, se sitúa en tercer... perdón, en quinto lugar, después del País Vasco (1,89), Comunidad de Madrid (uno ochenta y...1,66), Navarra (1,62) y Cataluña (1,46). La quinta Comunidad es Castilla y León, es, con las anteriores –y fíjese qué anteriores, qué potencia industrial, qué potencia económica-, la única que supera el 1 % de su PIB.

Es más, dice la nota del Instituto Nacional de Estadística: "Las Comunidades Autónomas con mayores tasas de crecimiento en el gasto de I+D en el año dos mil dieciséis respecto del año anterior fueron": la primera, Castilla y León, con un 13,1 de crecimiento; ¿ese crecimiento hasta dónde nos llevó?; ¿qué representa ese 1,1? 606 millones de euros. ¿Cómo se distribuye el gasto, la ejecución del gasto -no la procedencia del gasto, porque en muchos casos estamos hablando de gasto que viene de los presupuestos públicos-? Mire, el 60 % es gasto empresarial; y ese es un dato de fortaleza; solamente lo superan el País Vasco y Navarra. ¿Por qué? Porque el gasto en innovación lo tienen que hacer, fundamentalmente, las empresas. Nosotros innovamos, pero poquito, no somos los que lo aplicamos a los procesos productivos.

Y esta mañana, que se extrañaba su señoría, también las universidades públicas de Castilla y León, están por encima de la media del gasto de las universidades en I+D en el conjunto de España, se aproximan al 28 %. El resto es estrictamente gasto público, gasto de la Junta de Castilla y León en sus unidades tecnológicas, en sus centros tecnológicos. Pero este es un dato muy positivo, somos la quinta; hemos crecido, vamos dando pasos. Y esta mañana yo le daba el dato, creo que eran 280... aquí lo tengo, para ser absolutamente exacto, 236 millones de euros en gasto de ciencia y tecnología en el Presupuesto 2018; 236, equivalentes al 2,8 % del gasto... del gasto no financiero total disponible del Presupuesto de la Junta, y, por tanto, a dos décimas del 3 % que hemos firmado con usted para el año dos mil diecinueve. Para el año dos mil diecinueve. Por lo tanto, le estoy asegurando que en el año dos mil diecinueve, si ustedes nos ayudan a sacar adelante el Presupuesto, el Presupuesto de la Junta llevará, cumpliendo su compromiso, el 3 % del gasto no financiero disponible para I+D, para ciencia y tecnología, esfuerzo tecnológico. [Aplausos]

Economía. Y, junto a la economía, servicios... servicios públicos. Bueno, grandes servicios públicos. ¿Qué le molesta a su señoría de... qué le molesta a su señoría de este ranking?, ¿qué le molesta, que este ranking, que es actual, y por lo tanto no es algo que nos ocurrió aquí pues en... en otra vida, en otra legislatura, no, este ranking, que es actual y que... y que marca el estado de los servicios públicos de Castilla y León, se reconozca o se establezca, estando un Gobierno de derecha, de centro derecha, del Partido Popular al frente de la Comunidad Autónoma? ¿Le molesta que según estos datos seamos la quinta Comunidad no foral en el barómetro sanitario dos mil diecisiete? ¿Le molesta? Y ahora me referiré a él, porque siempre... es que siempre, siempre hemos discutido, y, oiga, las cosas son como son.

Mire, los informes de la Federación de Asociaciones de Defensa de la Sanidad Pública pues deben tener para usted el mismo valor que tienen las reivindicaciones y las movilizaciones de las plataformas y de las asociaciones. ¿Y qué dicen? Que somos la quinta Comunidad en tener un mejor sistema sanitario –usted lo sabe-, ojo, y no con cualquier Comunidad por encima: dos uniprovinciales y las dos forales, que tienen mucha más financiación. ¿Pero esto, de verdad, le... le preocupa, le molesta, le ofende que esto sea así?, ¿le agrede a su señoría?, ¿le agrede a la sensibilidad de su señoría que los informes PISA de la OCDE digan lo que dicen, y el último de ellos nos haya situado como la primera Comunidad Autónoma, tanto en calidad como equidad, en los resultados y en... y en los resultantes de la... de la educación obligatoria en Castilla y León? ¿Le molesta?

¿Le molesta que el índice de servicios que revisa la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales -diciembre del diecisiete, no hace mucho- nos sitúe como primera Comunidad no foral, segunda de España, en servicios sociales, con 7,5 puntos de valoración, 2 más que la media nacional? ¿Le molesta que esa misma Asociación de Gerentes, hace tan solo unos... unas semanas, en marzo de este mismo año, en el Observatorio de la Dependencia, nos haya por once vez consecutiva situado como la primera Comunidad Autónoma en la gestión? Esto es nuestro... ¿Qué...?

Vamos a ver, yo... yo entiendo -¿cómo no voy a entender y cómo no voy a valorar?, y en ello voy a entrar- que detrás de ello hay la atención a todos los castellanos y leoneses. Algunos son servicios que tienen una vocación absolutamente universal, especialmente la sanidad. Y yo entiendo... estamos hablando de 100 millones de actos asistenciales sanitarios al año, 100 millones. Claro, no pueden hacer una enormidad, no pueden hacer... yo eso... yo eso lo admito y lo entiendo el día del debate del Informe del... del Procurador del Común, donde, sobre... donde, sobre la base... donde, sobre la base de unas decenas de quejas –no, no, ahora le iba yo a... y, si no, mire, lo guardo, me acaba de dar la pista, se lo guardo luego para el... para la contestación-, sobre la base tal, hacen ustedes una categoría.

Pero es que eso, de verdad, eso no puede... eso no puede ser así, yo... yo no puedo entender, sinceramente, que a su señoría le moleste este informe de la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública, y que establezca y que... y que diga que el nuestro –aquí está la clasificación [el orador muestra un documento]- es el quinto de los sistemas sanitarios de España, y que en la comparación con la posición relativa de los ocho últimos informes siempre estemos dentro de los cinco primeros. Yo no entiendo que eso le pueda molestar a su señoría.

O que nos sitúe en unas posiciones de cabeza, en contraste con algunas otras –la peor de todas es Andalucía-, dentro del gasto presupuestado por habitante. U otra cosa que a usted le llevan los... los demonios, porque, o no le hemos explicado bien este dato, o... o usted no... que seamos, creo, la segunda Comunidad Autónoma, después de Cantabria, que tiene menos gasto, o porcentaje de gasto sanitario, dedicado a contratación con centros privados. Pero es que esta es la verdad, y esto lo hace un Gobierno de la derechona; es lo que a usted no le cuadra.

Pero yo le pido, que es usted un tipo reflexivo y estudioso, pues que se lo estudie. De la misma manera que le pido que se estudie el por qué, en los resultados globales del... del Informe PISA en... en España, estamos en la cabeza. O por qué estamos la séptima dentro de todos los países de la OCDE. O que... o que se estudie el por qué este mapa, muy coloreado [el orador muestra una imagen], donde el color rojo no obedece al signo político del partido que gobierna, sino a la mejor... a la segunda mejor de las Comunidades, que es el de los servicios sociales, estamos la segunda. O por qué... –perdón, les estoy abrumando- o por qué en... en la estadística del Observatorio de la Dependencia estamos aquí, muy por encima de todas las demás en esta franja verde. Esta es la realidad.

Y, claro, cuando usted me... me argumenta la sanidad, pues yo entiendo... si lo entiendo, si lo hemos dicho aquí, si yo lo he debatido con el... con el señor... con el señor Tudanca, yo lo he debatido, ¿cómo no voy a respetar las movilizaciones?, ¿cómo no voy a tomar nota de aquello que yo entienda que las movilizaciones tienen de...? Porque hay muchos aspectos que mejorar. ¿Cómo no me voy a sentar, cuando me han pedido que me sentara, con las plataformas para ver cómo podemos mejorar, qué soluciones? E inmediatamente nos hemos puesto a ello.

Pero mire, oiga, yo tengo una opinión, que ya he expresado aquí, de que tenemos un buen sistema sanitario público, de que esto es bueno gracias fundamentalmente a unos magníficos, a unos excelentes profesionales públicos. Que estamos hablando de un sistema muy complejo, pero que está ordenado, y que tiene, sin duda, evidentes problemas y retos y muchos aspectos que mejorar, pero que, en general, es bien valorado por los ciudadanos. Es que yo le he dado ese dato. Solamente un sistema sanitario ordenado puede permitir que un día como hoy, en el que estamos haciendo una prueba de que su señoría y yo tenemos una salud de hierro, lo cual es lógico por su juventud y menos por mi decrepitud, oiga, más de 35.000 profesionales, mientras estamos usted y yo aquí, están realizando y han realizado 300.000 actos asistenciales en una red que cuenta con más de 4.500 centros de atención.

Y mire, aquí hemos hablado de recortes, y sería bueno que alguien reconociera que nuestro presupuesto sanitario en el año dos mil dieciocho es el mayor de la historia de la Comunidad, que nos está permitiendo, además, relanzar el programa de inversiones. Hoy he hablado de inversiones en grandes obras y también en la mejora de los equipamientos. Es que alguien tendría que hablar de que no es verdad que hayan disminuido el número de profesionales. En los últimos diez años hay 3.000 profesionales más en Castilla y León. Es que no es cierto, como yo le acabo de expresar, que se pueda aquí hablar de privatización de servicios, sinceramente se lo digo. No. Bueno, mire, descontento de los ciudadanos, ahí está la valoración. De abandono de la Atención Primaria en el medio rural, ahí están los datos. Y en cuanto a las listas de espera, también están los datos que he expresado esta mañana. Y eso también es, señor Fernández, hablar de personas, hablar de servicios públicos y hablar de población.

Porque con unas políticas económicas y de empleo ordenadas, que contribuyan a la iniciativa empresarial y social para crear riqueza y empleo, y con una buena dotación de servicios públicos, también en el medio rural... y esta mañana le he dado un dato que nunca habíamos manejado -a mí, cuando el otro día me lo dieron, me dio que pensar-: es que en el Presupuesto de la Junta de Castilla y León, y solo en el ámbito de los grandes servicios públicos (educación, sanidad, servicios sociales y atención a la dependencia), a equipos, a atención, a prestaciones en el medio rural (800.000 habitantes) van 2.000 millones de euros de ese Presupuesto, de un presupuesto global de esos servicios que creo que no alcanza los 7.000 millones de euros. Por lo tanto, estamos hablando de una apuesta relativamente muy importante precisamente por esos servicios.

Mire, por ir finalizando. Me ha hablado del empleo y de la calidad del empleo. Yo quiero repasar con su señoría algunos datos. No sería necesario, porque, para facilitar mi trabajo y también su retentiva, que la tiene, pues me he traído el guioncito de una pregunta que usted amablemente me formuló, y que ha corregido aquí -hoy ha estado... hoy ha estado más hábil, hoy ha estado bien, ¿eh?-: nuevos contratos en el mes de mayo. Estamos de acuerdo, pero qué cosas me dijo, ¿eh? En el... en el Diario de Sesiones está. Me puso de ajo perejil. Vamos, me llamó mentiroso lo primero, que falsificaba los datos o que los manipulaba.

Pero, mire, de nuevo, calidad: ocho de cada diez (casi ocho de cada diez) contratos laborales hoy vigentes en Castilla y León son contratos indefinidos, son contratos indefinidos. Mire, en cualquiera de los casos, yo le dije aquel día y le repito: la mayor precariedad laboral es no tener empleo. Y, afortunadamente, la tendencia de los últimos años es una tendencia de creación de empleo. No le voy a repetir los datos, sinceramente no. Pero en la legislatura, desde mayo de dos mil quince, se habrá reducido el paro en la Comunidad en 50.000, y, en paralelo, que esto es lo que nos importa, la afiliación se ha incrementado en 43.000 afiliados.

Fíjese, ha sido tan importante para nosotros el empleo que incluso en los momentos más duros de la crisis articulamos con el diálogo social una línea, una línea que favorecía o que quería priorizar los eres suspensivos frente a los eres extintivos, que conllevaban la pérdida del contrato y la pérdida de empleo. ¿Sabe usted dónde figura eso ahora, dónde se ha recogido? Usted sabrá que hace cuarenta y ocho horas CEOE y Comisiones Obreras y UGT han firmado un acuerdo de mejora salarial -ya es con hora, es importante, qué duda cabe-, que se traslade a los salarios, eso va a tener influencia directa. Y mire, entre las cosas que también pactan, precisamente, son las de establecer fórmulas de flexibilidad, en los casos de crisis empresariales, que impidan la pérdida del empleo y los contratos del empleo. Esto es, que se primen los eres... los eres suspensivos frente a los extintivos.

Mire, pero es que ese empleo que se está generando en estos últimos años también está mejorando en calidad. Yo le reitero: hablamos de que el 76,5 % de los asalariados (son casi 600.000) tienen contrato indefinido. Esto es así. No me lo puedo... no me lo puede discutir. Mire, este es un dato 2,6 puntos mejor que la media actual de España, y, por lo tanto, nos convierte en la tercera Comunidad con un mayor porcentaje de contratos indefinidos sobre o en relación a todos los contratos.

Pero es que los contratos indefinidos también están creciendo. No es un dato baladí. Y esto... esta tarde, en algunos momentos, hemos hecho recreación o referencia al año dos mil siete, cuando esta Comunidad llegó al 7 % de tasa de paro (el 5 % es en Europa el pleno empleo técnico; en alguna provincia de la Comunidad se bajó del 5 %). En aquel momento, ¿usted sabe cuál era la tasa de temporalidad? Bueno, en aquel momento, el porcentaje de indefinidos en Castilla y León era 72,7 %, esto es, estamos hablando de casi 4 puntos menos que en la actualidad. Por lo tanto, no, no. Mire, yo entiendo lo que usted me dice, que los contratos rotatorios de los meses, que además afectan a jóvenes, eso hay que corregirlo. Estoy de acuerdo. Pero... ¿pero que estamos avanzando también, junto con la creación de más empleo, en la calidad del empleo? También.

El dato que tiene, o los dos últimos datos que yo le puedo aportar, es que los contratos indefinidos han crecido en el último año a un ritmo del 11 %, mientras que los contratos temporales lo han hecho solo, que no es poco, al 3,9. Y también es coherente lo anterior con el ritmo que han adquirido aquí la conversión de contratos temporales en indefinidos. Y también para eso hay líneas en nuestros planes de empleo. Es que, desde el año dos mil trece, se han transformado en Castilla y León más de 120.000 contratos temporales en contratos indefinidos, 91.000 creo que en los últimos tres años. Es el dato que he dado esta mañana.

Si la calidad del empleo también se manifiesta en que la jornada sea o no completa -que también es un aspecto-, bueno, mire, el 84 % de nuestros asalariados tienen contratos de jornada completa. Es verdad que luego hay muchos factores, entre ellos los retributivos –hoy no hemos entrado-. Afortunadamente, la situación económica va a permitir, debe permitir, de la mano del nuevo Presupuesto del Estado, ese Presupuesto que era antisocial, subir de una forma por fin importante las retribuciones públicas; y también los pactos a los que acaban de llegar los agentes sociales prevén una revisión al alza de los salarios de los trabajadores en las empresas.

Y lo que le quiero decir, mire, también estamos apostando por la calidad en el empleo público. En esta legislatura hemos ofertado o convocado más de 9.500 plazas, que lo que van a tratar fundamentalmente es de convertir a 9.500 personas que tienen un contrato de interinidad en contratos fijos estables de la Junta de Castilla y León. Y a ello estamos dirigiendo muchas de las medidas.

Cuando usted me planteaba aquí, entre otras, "tenemos que reforzar un Plan de Empleo Local", tal... Bueno, es que el empleo local, que está produciendo unos buenos datos –van a ser muy buenos los datos del mes de... del mes de junio, porque es el mes en el que la mayor parte de las entidades locales concretan esas ayudas de nuestro Plan de Empleo Local pactado con el diálogo social, y, por lo tanto, concedan- también ha apostado por la... por la calidad. Hombre, ¿es calidad contratos de 6 meses o de 12 meses? Bueno, es... evidentemente son contratos mejores, la retribución que se establece es la retribución media de convenio. Hemos apostado también por ello, y, por lo tanto, yo creo que la calidad en el empleo es también una preocupación –se lo puedo asegurar- de este Gobierno.

Mire, de verdad, usted en alguna ocasión citó, en algunas de sus brillantes intervenciones, en las preguntas orales, a María José... a Mariano José de Larra para afirmar que es mucho más fácil, es mucho más sencillo, negar las cosas que enterarse de ellas. Yo estoy a su disposición para, asumiendo lo que he afirmado hoy para finalizar mi intervención, que la verdad no es monopolio de nadie, ni siquiera de aquel que tiene 42 procuradores aquí (nunca lo ha sido, aun teniendo 53), hombre, procuramos estar en la misma disposición. Y yo, hablando de disposición, estoy a la suya para mejorar las cosas y para seguir trabajando, incluso a partir de... no, no aceptaré ninguna oferta de Podemos, pero a partir de junio del año dos mil diecinueve, por el futuro de esta tierra que queremos. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, presidente. Para un turno de réplica, tiene la palabra el señor Fernández Santos.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ SANTOS:

Sí. Gracias, presidenta. Pues, todavía... perdón, Juan Vicen... presidente, para... lo voy a soslayar, y además, para que no se me azore, para que no se me encocore el señor Fernández Mañueco, que se ha marchado. Pero, para que el señor Fernández Mañueco no se enoje, voy a empezar con... con las lisonjas y con... y con el tono más melifluo.

Yo le quiero dar a usted las gracias, porque -siempre lo he dicho, y usted lo sabe, lo he dicho en público- usted es un excelente parlamentario, y si yo he podido crecer en mi singladura y mi periplo en... en estas Cortes de Castilla y León como... como parlamentario, es también gracias a usted, porque me ha... me ha obligado y me ha hecho crecer. Sinceramente, el año que viene, pase lo que pase, yo le voy a echar de menos como parlamentario en estas Cortes, aunque también le garantizo que más le va a echar de menos el Partido Popular, eso también se lo garantizo.

Y, dicho esto, vamos a empezar con datos que usted ha... ha dicho esta mañana, y como esto es un debate entre datos que da uno y da otro, y yo estoy encantado debatir con usted, voy a entrar en... en cifras y datos que son erráticos, y se lo hemos oído esta mañana.

Vamos a ver, usted esta mañana habló del Índice de Producción Industrial, vanagloriándose y diciendo que... que eran buenos datos y buenas cifras. Bien, mire (son datos del INE, ¿eh?, no míos ni... ni de Podemos): Índice de Producción Industrial. [El orador muestra unos papeles]. Es una pena que en la tele no se vea, pero bueno, para que lo vea usted. Mire, esta... esta rayita de aquí es la de España, que crece; y esta de aquí, que disminuye, es la de Castilla y León. Se lo dejaré aquí en la tribuna para que luego usted lo pueda ver. Exportaciones; esta mañana usted también ha sacado pecho de las exportaciones en Castilla y León; yo he de decirle, en la única exportación en la que lo estamos petando es exportar gente, lamentablemente. [Aplausos]. Es muy triste, pero es así. Mire, dato de las exportaciones (que son también del INE, no son... no son de Podemos ni son mías): las Comunidades en verde son las que están en positivo, las Comunidades en rojo son las que están en negativo. Castilla y León, por desgracia, está en negativo en materia de exportaciones. También se lo dejo aquí para que usted luego me pueda refutar –ya que esto es un debate- esta aseveración.

Sabe lo que le valoro como parlamentario, pero hoy ha estado un pelín más flojo. Se lo digo porque, si lo peor que me ha sacado usted en la intervención es que hace tres años dije lo de la gente normal y decente -de lo cual me arrepiento, y espero que conste en el Diario de Sesiones-, vamos reguleras. En segundo lugar, usted dice que lleva todo el rato hablando de personas, y me parece bien, me parece estupendo. El problema es que usted no habla de las personas que se van, no habla de los 167.000 castellanos y leoneses que están en el exterior. O, por ejemplo, no habla de los 400 investigadores que han dejado de estarlo a tiempo completo, o de los 267 investigadores menos en Castilla y León desde el año dos mil ocho. Dice usted que apuesta por la I+D+i, 267 investigadores menos desde el año dos mil seis... del dos mil ocho en Castilla y León. Si esa es su apuesta por la I+D+i, así está nuestra Comunidad.

Vamos con más datos. Ustedes en esta... en esta legislatura han obrado milagros, hechos inauditos, insólitos. Es una pena que no me haya entrado mucho en materia sanitaria, en las listas de espera no ha querido ahondar, pero es que, consejero de Sanidad, consejero, es que antes usted se lo ha perdido; le decía que usted ha conseguido auténticos logros, como poner de acuerdo a toda la Comunidad (en contra de su gestión, eso sí). Pero es que ha... ha logrado un hecho insólito: usted –y le doy la enhorabuena- ha conseguido que el señor Luis Mariano Santos viniese a Valladolid -a Valladolid- a andar por las calles de esta ciudad para protestar en contra de su gestión. Eso no lo he visto yo en mi vida, que alguien de UPL ... [aplausos] ... venga a Valladolid, no al Parlamento, sino a ir por la calle. O sea, impresionante.

Vamos a ver, en cuanto a la deuda y el déficit, se lo decía antes, todavía... –perdón, esto no lo hago adrede, tengo ya el latiguillo- se lo decía antes: usted, desde que gobierna, ha generado más de 10.000 millones de euros de deuda, y a nosotros no nos parecería mal, no nos parece mal generar deuda; pero es que, vamos a ver, ustedes generan deuda, pero eso se traduce en despoblación; si hubiesen generado hospitales comarcales para que la gente que vive en el valle del Tiétar no se muera en la carretera, sobre todo en invierno, cuando tiene que desplazarse hasta Ávila; si usted hubiese generado más escuelas infantiles en el medio rural para que no se cerrasen; si usted hubiese incrementado la plantilla de profesionales de la sanidad pública, pues, hombre, estaría bien la deuda; pero es que ustedes generan una cantidad enorme de deuda, que, al final, no se traduce en cosas verdaderamente positivas para Castilla y León.

Y, mire, esto está claro que es un debate y una confrontación ideológica. Otro tema del que no hemos hablado, y que seguro que usted también va a sacar pecho, es, por ejemplo, en el ámbito de la dependencia. Y ustedes me dirán que las cifras de dependencia son excelentes y maravillosas, los datos. Pero es que aquí hay una... una cuestión, es que ustedes, en la dependencia, lo están viendo un caladero de negocio para empresas privadas. Es que muchas de las... sí, sí, es que la gestión de las empresas que gestionan la dependencia lo llevan empresas privadas. Es que, hablando de analogías cinematográficas, es que es Toma el dinero y corre, todavía presiden... señor Herrera. Es que ustedes están lucrando a empresas privadas, en aspectos tan importantes como la dependencia, que nosotros entendemos podría ser un enorme nicho de... de empleos públicos en Castilla y León.

Hablaba usted, y yo ahí le... le doy la razón, las urnas y la participación; y, de hecho, usted hacía hincapié, en el discurso de esta mañana, en las urnas y en la participación democrática como pilar fundamental de nuestra sociedad. Y es verdad que ustedes han ganado muchas elecciones consecutivas, sobre todo usted, que ha ganado cinco. Pero, hombre, ahora que parece se va... (o cuatro) ahora que se va, de urnas y de participación creo que usted debería dar una lección a su propio partido, porque ni siquiera el 9 % van a... van a participar en las elecciones para elegir al sustituto de M. Rajoy; ahí están ustedes bastante... bastante flojetes.

En I+D+i. Lo que usted... lo que usted se jactaba y se vanagloriaba en materia de I+D+i y me sacaba el papel, yo también le saco el papel, que se lo voy a dejar también aquí. [El orador muestra un documento]. Mire, Estrategia RIS3, I+D+i, año dos mil quince: la Junta compromete 324 millones de euros; llegan los Presupuestos y lo destina... y lo bajan hasta los 175 millones de euros; ¿y saben cuánto ejecutaron? 50. Año dos mil dieciséis: comprometen 336 millones de euros; llegan los Presupuestos y lo minoran hasta los 171 millones de euros; ¿sabe cuánto ejecutaron? 49 millones de euros. Año dos mil diecisiete: comprometen 348 millones de euros; llegan los Presupuestos y lo reducen a 220 millones de euros; ¿sabe cuánto ejecutaron? El cincuenta... 57 millones de euros, el 17 % de lo inicialmente comprometido. En esta materia, usted es a la credibilidad lo que Ana Botella es al inglés.

Pero, en fin, cuando decía que obraba usted milagros, casi hechos inauditos, ha producido otro, ha demostrado que nunca te acostarás sin saber una cosa más, y que usted, a día de hoy, sigue aprendiendo, y eso es algo que está muy bien, porque, después de diecisiete años como presidente de la Junta de Castilla y León, por fin, por fin, señor Juan Vicente Herrera, se ha dado cuenta de que las multinacionales no tienen corazón. Y esto es otro hecho insólito, y ha mutado usted, ya no en Atila, como antes con los autónomos, sino en Boabdil el Chico, y ha ido llorando por los medios de comunicación lo que no defendió ante... ante, por ejemplo, las centrales térmicas.

Por cierto, y le quiero hacer una pregunta que espero que usted me responda; usted, que tiene una buena relación con el señor Sánchez Galán, creo. Bien. Pues nosotros, en innumerables ocasiones, les hemos preguntado a la Junta de Castilla y León cuántas veces habían hablado con las empresas eléctricas para que estas cumplieran los requisitos de... que impone la Unión Europea para el año dos mil dieciséis. Y ustedes nos dijeron que varias veces les habían requerido o habían tenido conversaciones. Cuando se las pedimos por escrito, no tiene ni siquiera una comunicación oficial. Entonces, yo le pregunto: ustedes, cuando hablaban con ellos, ¿qué era, tomando un café?, ¿así es como ustedes quieren arreglar las cosas de Castilla y León, sin ningún tipo de cosa por escrito? Me parece que así vamos un poco regular.

Otra... otra cuestión. No hemos hablado hoy de su apuesta por las grandes multinacionales. ¿Cómo es posible que ustedes den 50 millones de euros a la Renault, a la alianza Renault-Nissan, que nos parece muy bien mantener los puestos de trabajo en Ávila; que después se queden en la calle 1.400 trabajadores y trabajadoras; y usted... y la consejera diga que no hay que preocuparse, que esto no es una cosa muy grave? Claro, luego conocemos hoy que la Nissan-Renault ha tenido un incremento, el último año, de 136 millones de euros, 23 % más. Esa es la diferencia ideológica entre ustedes y nosotros, que nosotros estamos con los trabajadores de Renault -desde aquí, todo nuestro apoyo- y ustedes están con la Renault... [aplausos] ... que se ha incrementado un 23 % más su... su volumen de negocio.

Es cierto, es cierto que... –me quedan cinco minutos- que... Bueno, vamos a entrar... vamos a entrar a temas más... entonces, más profundos y más interesantes. Vamos a ver, agricultura y ganadería. Dice usted que no... que no he ahondado en el tema; no he ahondado en el tema porque... porque no he tenido tiempo. Pero, vamos a ver, en Castilla y León 23.000 pagos menos de la PAC en esta Comunidad, 8.100 agricultores y ganaderos menos que hace un año. Entremos en este debate, que es muy interesante, y aquí también confrontamos: ustedes apuestan por las macrovaquerías, como la de Noviercas, o por las granjas de porcino en la provincia de Zamora; nosotros apostamos por las explotaciones agroganaderas a título principal y explotaciones familiares. ¿Ve como sí que entramos en materia de agricultura? Igual es que a usted no le interesaba ese debate.

Y, mire, le voy a hacer una propuesta que es muy de sentido común, que es de agricultura y ganadería, pero que es transversal a todo -que no es la primera vez que se la hago, así que, por favor, apúntesela-. Mire, ¿sabe la diferencia entre ustedes y nosotros? Que ustedes, en los edificios y en hospitales, residencias y colegios que dependen de la Junta de Castilla y León, tienen una línea fría suministrada por una multinacional; nosotros lo que propugnamos es que en hospitales, en residencias y en colegios se consuman productos autóctonos de Castilla y León, que permitiría mejorar la vida de los agricultores y de los ganaderos, y además generar puestos de trabajo en comedores de esos centros. [Aplausos]. Es la diferencia entre ustedes y nosotros.

Retortillo. Yo le quiero preguntar otra vez por qué usted es... por qué ustedes son el único Gobierno que ponen una alfombra roja a la empresa minera Berkeley. Hay una propuesta en el Congreso de los Diputados para paralizar la mina de uranio; espero que usted hoy aquí aproveche para responderme si van a seguir dando su apoyo a la Berkeley o no.

Otro tema, que espero... y espero que este me lo conteste de forma precisa, porque es un tema importante y que además es de rabiosa actualidad. Hablábamos hace... hace un Pleno, el Pleno pasado, de cómo la Junta de Castilla y León otorgó -y a la señora Del Olmo le pido atención, porque esto le compete- una subvención directa, sin concurrencia competitiva, a la Fundación Icamcyl -hay que ver lo que les gusta a ustedes las fundaciones-. Bien. Ese proyecto se presentó el trece de noviembre del año pasado, y ustedes proveyeron 500.000 euros el veinticinco de octubre del año pasado, es decir, casi un mes antes de que solicitara la subvención la Fundación Icamcyl. Y, además, la señora Del Olmo dijo que esto lo habían hecho por la singularidad de esta fundación. Pues mire, esta fundación desempeña la misma actividad, exactamente la misma, que la de la Universidad de Burgos. Están ustedes privilegiando una fundación privada en detrimento de una universidad pública. [Aplausos]. Esta es la diferencia entre ustedes y nosotros, la diferencia de modelo ideológico.

Desequilibrios... desequilibrios territoriales. Todavía presidente, no me puedo creer, no me puedo creer que ni en su intervención inicial de esta mañana, que tardó, por cierto, tardó una hora y cuarto en hablar de la despoblación -tiene tela-, pero es que ni en su intervención de esta mañana, ni en la réplica que ha dado al portavoz que me ha precedido en el turno de la palabra, ha hablado usted de los desequilibrios territoriales en Castilla y León. Ustedes están conformando una Comunidad Autónoma de distintas velocidades. Y ahí usted ha hecho mutis por el foro. Y yo le vuelvo a preguntar: tenemos herramientas, tenemos instrumentos para poder revertir ese problema; por ejemplo, el Plan Plurianual de Convergencia Interior o, por ejemplo, el Fondo de Compensación Autonómico. Porque me decía usted anteriormente: es que usted se ha vuelto muy cuco. Hombre, he tenido un buen maestro, porque usted, en eso, desde luego, es el mejor, en ser muy cuco. Le pregunto: ¿por qué no pone en marcha el Plan Plurianual de Convergencia Interior si, según usted, los datos del INE dicen que crecemos al 2,5 %? ¿Por qué? Están haciendo chantaje. Y sí, se lo tengo que decir, consejero de Presidencia, es cierto, ustedes están incumpliendo el Estatuto de Autonomía y la LORSERGO en su Disposición Adicional Decimotercera, que dice que se podrá... que se podrá ligar a los planes de ordenación del territorio. Que no, consejero, que no, que no. No, pero léalo usted. Léalo. Bueno, da igual. Le pido que me haga esa pregunta: ¿por qué no ponen en práctica ya –es propuesta que le hacemos- el Plan Plurianual de Convergencia Interior y el Fondo Autonómico de Compensación para revertir los múltiples e ingentes desequilibrios territoriales?

Decía usted esta mañana, todav... perd... señor Herrera, vamos a ver, Garantía Juvenil. Esta mañana usted hablaba de la Garantía Juvenil como si la Garantía Juvenil fuese el maná en Castilla y León, como si en la Garantía Juvenil estuviesen haciendo una labor excepcional. Vale. Vamos a ver los datos de Castilla y León en Garantía Juvenil: 50.999 inscritos en diciembre del dos mil diecisiete. Actualmente, según los datos del mes de mayo, hay 57.471. Consejero de Empleo, señor Carriedo, ¿sabe usted, de ellos, cuántos recibieron ofertas de empleo o formativas durante el año dos mil diecisiete? Se lo digo yo: 7.586, el 14 % de los solicitantes en materia de Garantía Juvenil, cuando tenemos una tasa de desempleo del 21 %. Si para eso también ustedes ven un triunfo de gestión, no me extraña que, en contradicción de lo que decía el señor Fernández Mañueco -que para una vez que habla la prepara; en el anterior Pleno, Fernández Mañueco, su tercera intervención, la primera para hablar de Venezuela, la segunda para hablar de Cataluña y la tercera intervención para decir que los jóvenes en Castilla y León salen muy bien preparados-, los jóvenes en Castilla y León, por desgracia, debido a sus políticas, salen por tierra, por mar y por aire. [Aplausos].

En cuanto, por ejemplo, planes de dinamización de las comarcas mineras. También me gustaría que usted me pueda responder, y es una pregunta muy concreta y muy específica, escueta, que, de forma somera, usted me diga qué tiene que ver la Iglesia Católica con el Plan de Dinamización de las Cuencas Mineras. Porque usted sabrá que han destinado 900.000 euros del Plan de Dinamización de las Cuencas Mineras a Las Edades del Hombre, en Aguilar de Campoo, que depende de la Iglesia Católica. ¿Me puede decir usted los mineros que nos estén viendo cómo pueden sentirse sabiendo que ustedes destinan 900.000 euros a Las Edades del Hombre en Aguilar de Campoo, en lugar de dinamizar a las cuencas mineras? Espero que usted también me responda esta cuestión.

Más cosas. Cultura y patrimonio. Insisto, ¡cómo les gustan a ustedes las fundaciones! También quiero que me responda por qué ustedes están vaciando de contenido a la Consejería de Cultura -ya veo que no está muy interesada la señora consejera-, por qué están vaciando de contenido la Consejería de Cultura y por qué lo están derivando todo a las fundaciones, especialmente a la Fundación Siglo, con 29 millones de euros. Es la diferencia de modelo entre el suyo y el nuestro. Nosotros queremos un modelo en A, apostando por una Consejería de Cultura potente, y ustedes tienen un modelo en B, apostando por las fundaciones, como el de la Fundación Siglo.

Tendría muchísimos más temas que tratar, y especialmente uno sangrante, en materia de educación, y es una pena, porque me he dejado el libro en el estrado. Solamente le pido, señor Herrera, que revise usted el concierto que han hecho con la Fundación María José Soto, que el año que viene va a meter en las aulas –ese es el libro de ahí, que tiene mi compañera- un libro que fomenta...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señor Fernández, tiene que terminar.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ SANTOS:

(Sí). ... que... perdón, que lejos de promover los valores de la sociedad, de la solidaridad y de la justicia, fomenta los valores del neoliberalismo más descarnado y, además, tiene una ilustración en la cual hay una de las pocas hormiguitas... –es una ilustración de hormiguitas- una de las pocas hormiguitas mujeres que tiene detrás un hormiguito acosador babeando detrás de ella. Espero, por favor, que eso tomen nota. [Aplausos]. Y acabo ya...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Ya tiene que...


EL SEÑOR FERNÁNDEZ SANTOS:

Acabo, acabo.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

No, ha acabado ya, señor Fernández.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ SANTOS:

Un gusto debatir con usted. Me quedo con una cita de Unamuno: "Procuremos ser más padres de nuestro porvenir que hijos de nuestro pasado". Miremos hacia el futuro. Y, aunque usted ya no esté el año que viene en el Partido Popular, sepan que podrán contar con la colaboración de Podemos Castilla y León para lograr que, por fin, en esta Comunidad las personas sean lo primero. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, señor Fernández. Para un turno de dúplica, tiene la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Muchas gracias, señora presidenta. Señor Fernández, agradeciéndole el tono y la última cita, porque si a un... si a un paisano que sienta la profundidad de esta tierra (aun cuando él fue un vasco universal) le puede gustar algo, es siempre la figura y la obra de don Miguel, de Unamuno.

Bueno, pues se ha introducido un poco más en lo ideológico. Me parece... me parece bien. Oiga, mire, es que nosotros en... le he dado algunos datos de privatización en materia sanitaria. No creo que... como tampoco ha hecho referencia su señoría, parece que, por una vez, se... se ha quedado tranquilo al repasar la... los propios datos que aporta la Federación de... de Asociaciones de Defensa de la Sanidad Pública en cuanto al porcentaje de gasto sanitario concertado de la... de la Junta. No ha hecho ninguna referencia a lo que yo considero un... un sano equilibrio entre... He hecho una defensa esta mañana del papel insustituible de lo público, de la educación pública, especialmente en el medio rural. Yo lo he hecho siempre, incluso en debates en mi partido, frente a personas que yo creo que eran muy radicales, seguramente por... por desconocimiento, por aquello de que el que no sabe seguramente no... no puede dar una... una verdad.

Dependencia. Mire, nosotros hemos hecho una apuesta que creo que está dando unos espléndidos resultados, que nos está permitiendo -lo más importante- atender a las personas dependientes, a esos casi, creo, 89.000. Pero al mismo tiempo, en el momento de mayor crisis... y costó, y aquí se nos exhibieron cartas absolutamente justificadas, nosotros lo entendemos, pero hubo que dirigir los recursos no hacia los amigos de las empresas, sino hacia una atención basada en puestos de trabajo profesionales, y yo creo que aquello dio resultado. He dado esta mañana un dato de casi 10.000 empleos generados en este ámbito en lo que va de legislatura en Castilla y León, atención a la dependencia. Y también he dado otra... otro dato, que quiero reiterar hoy -perdón, esta tarde-, y que ha pasado desapercibido, y es que hemos podido dar un paso adelante –nos lo pedían las familias- en la recuperación de... el mayor sacrificio que pedimos, que se refería a los cuidados familiares, y sobre eso hemos dado un paso para retornar; lo mismo que lo estamos dando en otros ámbitos, como pueden ser el de los empleados y los trabajadores públicos.

Pero no es por lo ideológico, no es por nuestra apuesta por el neoliberalismo, no es porque defendamos a las empresas. Oiga, mire, que yo no tengo ninguna vinculación especial con las multinacionales; es más, en algunas ocasiones aquí se han portado... Usted me dice si soy amigo de... oiga, mire, yo... yo conozco a muchas personas y las saludo cortésmente, pero yo he tenido un enfrentamiento absolutamente radical y visceral con el presidente de Iberdrola, y esto es público y es notorio, porque -creo que aquí lo he expresado también- a mí me parece que el comportamiento... El problema es cuando algunos grupos políticos no le han dado cobertura al Gobierno para impedir esos desmanes, pero las eléctricas no pueden tomar decisiones en clave exclusivamente económica, incluso cuando se revisten de verde.

Y ustedes de eso tendrían que andar también con un poquito de prudencia, porque determinados radicalismos o determinadas alianzas les han obligado a mantener una posición que no se compadece con la defensa de lo que estamos aquí diciendo. Y yo estoy convencido que, en el caso concreto suyo y de su grupo, les parece razonable lo que hoy hemos planteado aquí. Oiga, si los plazos de descarbonización en Europa, dos mil treinta, no quebrantemos, no hagamos más daño anticipándolos por una carrera loca, que solo favorece a algunas empresas que se quieren desentender o se quieren poner, porque vende, el uniforme verde, pero que están haciendo imposibles algunas inversiones que otras empresas sí que quieren hacer. Yo me estoy acordando durante toda la jornada de la central de La Robla. Es que teníamos asegurada la inversión, que iba a permitir que estuviera en funcionamiento hasta el año dos mil treinta. Y hay puestos de trabajo asociados y hay minas asociadas. Pero no, claro, si vamos... pues hasta esos se van a... hasta esos se van a ir hacia atrás. Pero yo no, yo... yo las mantengo tiesas con... con algunas multinacionales, que son siempre bienvenidas, porque aquí dan empleo, pero también soy exigente con algunas empresas de aquí. Y, oye, las leyes de mercado son las leyes de mercado, y las leyes económicas son las leyes económicas.

Yo... yo me he esforzado durante todos estos años por mantener la mejor relación con unos y con otros, y tenemos ejemplos magníficos de personas que ni nos conocen, ni son de aquí, ni han tenido antes información de qué era esto, pero han apostado por nosotros en todos los sectores industriales. Y... y por eso ha habido aquí unas cifras importantes de inversión extranjera -importantes, de inversión extranjera-. Y, por el contrario, ha habido empresarios que no han estado a la altura; ha habido empresarios de aquí que nos han estado atizando porque, según ellos, teníamos una presión fiscal elevadísima, y, bueno, mantienen aquí cosas, pero, por ejemplo, sus patrimonios se los han llevado fuera, que cotizan menos; eso es así. Y, por lo tanto, a Dios lo que es de Dios y al César lo que es de César, y aquí hay un poquito de todo. Pero, que estemos vendidos a las multinacionales, es desconocer...

Mire, yo tengo que decir que hemos trabajado estos años muy bien con Renault y que es una suerte que tengamos en este momento en un puesto ejecutivo muy importante a un paisano, y que nos está ayudando, y que... y le puedo asegurar que lo de Nissan, que... y le puedo asegurar que lo de Nissan se ha encauzado precisamente por eso. Porque, mire, Nissan, que tiene su domicilio en Japón, ¿ustedes creen que saben lo que significa para Ávila, eh, y para el conjunto de la Comunidad 450 empleos directos y efectos inducidos? Bueno, y eso se ha defendido. Y los planes industriales y... ojo, planes industriales acompañados de acuerdos sociales, esfuerzo social, esfuerzo de los trabajadores, compromiso. Que sí, que tienen ese inconveniente que yo le explicaba... le ha pisado, por cierto... estará rehaciendo el señor Sarrión, lo que pasa que el señor Sarrión tiene muchas tablas. Pero, claro, cuando ha sacado usted la tabla de reivindicaciones de las multinacionales, del tercer turno de Renault, de las macrogranjas o de... o de las minas de uranio, pues son los clásicos. Yo lo siento, pero le contesto anticipadamente, señor Sarrión, es lo que traía preparado por si acaso usted volvía a insistir en lo que... en lo que usted ha protagonizado durante los últimos Plenos en sus preocupaciones, muy entendibles, sobre las cuales pues yo le he dado... le he dado respuesta.

Hombre, vamos a ver, señor Fernández, déficit y deuda. ¿Pero con qué hubiéramos... con qué nos hubiéramos financiado? ¿Usted me lo... me lo quiere explicar? Hombre, la alternativa era la que yo le he reprochado –me miraba doña Mercedes- la que yo le he reprochado al PSOE, que en un momento de ajuste y tal pues nos presentó una propuesta, tal, que eran 1.000 millones de euros menos de gasto. Pero claro, yo es que no... yo no podía gastar más, yo necesito gastar más, y, aun así, en este momento tengo... tengo importantes tensiones. Vamos a finalizar la legislatura -yo espero que para... como contribución también al siguiente Gobierno- con las cuentas equilibradas en la sanidad. Pero la sanidad es lo que tiene, tiene... tiene unos desplazamientos, y cada cosa que pedimos, que es lógico, imagínese lo que es. Y ha habido que tomar decisiones pues tremendas, porque estamos hablando de 3.600 millones de euros de gasto presupuestado, pero estamos hablando de unas tensiones y de una exigencia... Y es natural, porque es universal, y porque está también muy vinculado a otra circunstancia estructural nuestra, que es la pirámide poblacional y el envejecimiento de la población, y, por tanto, todos sabemos, y es algo que estamos defendiendo, es algo que usted ha firmado conmigo en materia de financiación autonómica, que a partir de 65... (cerca), de 70 y de 75 se multiplica exponencialmente la necesidad de gasto sanitario y de gasto farmacéutico. Bueno, esos son tensiones.

Pero, claro, es que es lo último que me esperaba yo, que... que el líder de Podemos en Castilla y León me tirara de las orejas, a un liberalote, que qué ha pasado con la deuda y qué ha pasado... Bueno, bastante es, querido amigo, que prácticamente todos los años hemos cumplido con los objetivos –algún año nos hemos deslizado-, sí, y bastante es que estemos en una posición de endeudamiento muy intermedia, estamos en el pelotón de cabeza -¡qué casualidad!, 4 puntos por debajo de la media nacional- y con el conjunto de Comunidades Autónomas, muchas de las cuales, por cierto, coincidimos en la demanda de un nuevo modelo de financiación autonómica, y también de una estrategia nacional frente a los problemas demográficos.

Luego, me ha planteado, en materia de despoblación... Vamos a ver, usted se lo sabe, si es que yo no sé si tiene mucho sentido que entremos. A esto habría que dedicarle a lo mejor un... un debate pues central o monográfico, ¿no? Pero... pero bueno, yo he partido del reconocimiento que los datos son muy negativos. Es verdad que nadie nunca aquí dijo que los datos fueron positivos entre dos mil uno y dos mil ocho, cuando esta Comunidad -y estaba este torpe, ¿eh?- fue capaz de... de crecer en 84.000 habitantes. Hombre, yo... yo les pido un poquito de reflexión; piensen qué ocurría en aquel momento para que pudiéramos ganar 84.000. Bueno, la recuperación económica se está traduciendo, pues muy débilmente, pero usted sabe también que la componente de ese dato que da usted, de 17.000, no se compadece con lo que usted dice; no se han ido 17.000 personas de la Comunidad; desgraciadamente, el 80 % de ese... de ese dato es no reemplazo, el 80 % es saldo vegetativo negativo, el 80 % significa que han sido muchos más, a pesar de la esperanza de vida, las personas mayores que han fallecido, o los que han fallecido –también hay personas que no son mayores que han fallecido-, que los que han nacido. Solamente el 20 % es puramente saldo migratorio, saldo... sí, sí, saldo migratorio: entradas y salidas. Bueno, que además está en un escenario decreciente en los últimos años. Mire, el saldo migratorio fue en el año dos mil quince (dos mil quince, antes de ayer) de -11.000 personas; en dos mil dieciséis, de -6.700; ha sido en dos mil diecisiete de -3.700; porque han venido más inmigrantes. Es decir, bueno, eso es así, y porque menos personas se han marchado también desde aquí, y, por tanto, estamos en datos menos desfavorables, pero datos... pues malos.

Y el número de jóvenes en la Comunidad –también lo hemos debatido- no... no desciende fundamentalmente porque se marchen, es que no hay reemplazo. El problema está en el origen. Claro, a mí, cuando me... me dan la cohorte entre... de jóvenes entre dieciséis y treinta y cinco años, y que de repente pues un año pues hay 10.000 menos, claro, yo veo los que de quince pasan a dieciséis y los que de treinta y cinco pasan treinta y seis, y en el segundo caso son 30.000 y en el segundo... y en el primer caso son 20.000; luego 10.000. ¿Se han marchado? No, hay 10.000 jóvenes menos que existan, que vivan, que hayan nacido aquí, que... que, desgraciadamente, pues eso determina también esa pérdida que significa siempre la salida... la salida de los jóvenes.

Temas económicos. No, mire, que los datos de... que los datos... (¿no los he traído?: sí) que los datos de innovación –y eso lo tiene usted, porque también me respondía- son de gasto, son de ejecución; que lo que dice aquí es gasto, que es ejecución. Mire [el orador muestra un documento], es que... es que el dato estadístico es este, no me lo invento yo, no me venga aquí con el porcentaje que he ejecutado o dejado de ejecutar; 600... es que lo dice aquí, es que no... 606,6 millones de euros de gasto por todos los sectores. No me lo nieguen, que esto está aquí, que lo tienen ustedes también, que es la misma estadística, que no es estadística de Herrera, que es el INE, que...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señora Del Barrio, por favor, no...


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

... que es el INE, 606...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

... no haga debate, y no haga el debate desde su escaño, por favor.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

¿Sabe lo que es... sabe lo que es 606? El 1,1 % del PIB de la Comunidad en el año dos mil dieciséis. De ahí salen los datos.

Y, luego, la distribución interna. Mire, a mí me gusta esa distribución interna, me parece bien que el 60 sea gasto empresarial y que el 28 sea gasto de las universidades, y que el resto exclusivamente sea gasto de la Administración; la Administración no es la que debe gastar en ese esfuerzo. La I+D es I+D+i, y, por tanto, es la que tiene que informar toda la cadena, es el esfuerzo tecnológico, y el esfuerzo tecnológico, que es lo que mide esta estadística, es la suma del gasto público y del gasto privado: 606 millones de euros. Bueno, eso es el dato que yo les puedo facilitar.

Índice de producción industrial. Bueno –se han llevado los papeles-, yo le voy a decir: el último índice de producción industrial es el... que hemos conocido es el de abril; ha subido, pero usted no me lo ha dicho. Bien. Ese índice de producción industrial refleja un... –que no, a mí no me pilla, que me sé todos los datos- el índice... el último índice de producción industrial, el de abril, refleja un crecimiento que es casi el doble de la media nacional, un 20 más 1 % frente al 11 %. Y llevamos, en lo que va de año, un incremento del 3,3. Si me hubiera hablado del índice de producción industrial de dos mil diecisiete, que se lo he dicho yo... Hombre, lo que pasa es que el índice de producción industrial contempla la... la evolución de todos los sectores industriales, y yo ya le he reconocido que el año pasado, en los sectores energéticos, no fue bueno, y que las manufacturas se mantuvieron; más-menos, se mantuvieron.

Pero el índice de producción industrial va... no solamente va bien. Yo le he dado datos esta mañana, si es que de esto he hablado, otra cosa... Cuando, fíjate... fíjese, cuando hemos hablado de la industria... Usted coincidirá conmigo, porque tiene ese dato de que nuestra Comunidad está más industrializada que la media nacional. Que el conjunto de la industria, la manufacturera y la energética, representa el 22,8 % de nuestra economía, de nuestra producción, por el 18,1 % de la media nacional. Hombre, este no es... esto no es haber cumplido el compromiso o el objetivo que tenemos de llegar al 20 %; el 20 % en el año dos mil veinte, que hemos firmado en la... en el Plan de Reindustrialización, es de la industria manufacturera, ¿eh?; ahí tenemos todavía casi 2 puntos que cubrir.

Pero yo le he dado también algunos otros datos. No solamente que es el sector que más está tirando de la recuperación; que, en lo que va de legislatura, el peso de la industria manufacturera –este sí- ha aumentado en Castilla y León más de 1 punto en su aportación: ha pasado del 16,8 al 17,9, casi el 18 % de nuestra economía productiva. Mire, es que el índice de producción industrial en estos tres años ha crecido más de un 20 %, el conjunto del índice de producción industrial. Hombre, usted se fija "¿cómo evolucionó en el año dos mil diecisiete?". Pues seguramente no fue el año más alegre –fue el año dos mil dieciséis-; también es verdad que el año dos mil dieciséis, con los datos del INE, crecimos el 3,6 %; bueno, luego crecerás más con los datos del INE al 3,6 % que con los datos de INE al 1,9 %. Luego, bien, esto es así.

Y, sobre todo, no me negará la evolución del empleo. En la evolución del empleo es espectacular el empleo industrial. Podremos tener, y tenemos, de hecho, pues contradicciones como los terceros turnos, que dependen muchas veces de las puntas de producción y de ventas. Pero, mire, estamos hablando de 26.600 ocupados más en el sector industrial, que además es un sector especialmente cualificado en el empleo, porque exige una especial formación, porque tiene una especial estabilidad y porque también están mejor retribuido.

El dato del sector automoción, que he repetido, de liderar la producción de vehículos, se ha producido el año pasado, el año dos mil diecisiete; superamos, incluso, los datos. Y en exportaciones, yo se lo he reconocido, le he dado los datos históricos; pero... pero, bueno, yo tengo aquí el dato de... de este año. Mire, este año, el mes... el propio mes de abril ha sido bueno –usted lo sabe-, y vamos yo creo que más de 1 punto... un 1 % por encima de las exportaciones que se produjeron entre enero y abril del año dos mil diecisiete, este año. ¿Vamos a repuntar hasta el dos mil dieciséis? En algún momento lo alcanzaremos. En el dos mil dieciséis también se produjo, y esto tiene mucho que ver con lo que sus señorías me plantean en relación a los terceros turnos de producción en algunas fábricas de automóviles, la punta de lanzamiento de algunos automóviles, que determinaron más producción industrial y más exportación. Eso no se ha mantenido en el año pasado, pero seguiremos.

Y, por tanto, yo creo que el pulso general de la economía es bueno. Y, por ir... por ir terminando... ¿Perdón?


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señor Fernández, que no puede debatir desde el escaño. Haga el favor, que ya tuvo usted su turno, y, además, ha sido prolongado. Deje que termine el presidente, por favor.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

No, vamos a ver. Mire, lo más importante, cuando... cuando, como usted, se hace una especie de enmienda a la totalidad de las políticas de la Junta de Castilla y León, es, de verdad, que nos diga, de las políticas que yo he esbozado esta mañana de forma más o menos ordenada, ¿cuáles son las que cambiaría? De momento, ya nos ha dicho que cambiaría la... la política y la cultura del diálogo social; esa no la ejercería, o, por lo menos, la ejercería de otra manera; ¿impondría usted los acuerdos a los agentes del diálogo social, o solamente en algunos aspectos, en otros no? Bueno, ¿es que le parece que hay que dejar de practicarlo, sinceramente? Yo creo... yo creo que no. ¿Le parecen mal nuestras políticas industriales, de verdad? Con los datos que usted y yo hemos podido compartir, ¿le parece mal que esas políticas, que el esfuerzo y la confianza en Castilla y León, y también los acuerdos entre los agentes sociales y empresariales hayan generado 26.600 ocupados más durante estos tres años, el mejor de los sectores? ¿Le parece mal el apoyo, con esa visión de cadena de valor –producción, transformación, comercialización-, que estamos dando al sector agroalimentario, y que está dando unos estupendos resultados en términos de ventas también?

No... no hemos citado, tampoco hay que entrar en ese detalle, pero, para un castellano y leonés moderadamente aficionado a los productos de calidad... –que me endosa el señor Tudanca que me voy a las bodegas, pues no sé por qué me lo endosará; voy a acompañar a inversores en Castilla y León-, pero el hecho de que el 26 % de los vinos recogidos en marcas de calidad del mercado español sean procedentes de las denominaciones de origen de Castilla y León, eso es un dato insospechado hace diez años, y que nos debe llevar... ¿Le parece mal una política de turismo, que, manejando...? ¿Le parece mal, de verdad, la Red de Protección, que usted mismo ha apoyado aquí, o los datos que yo le he exhibido acerca de los juicios de valor? ¿Le parece mal que, en materia de calidad de la política, hayamos...? ¿Le parece mal que estemos trabajando en despoblación, en ordenación del territorio en el medio rural?

Pues, mire, yo le quiero decir una cosa: en despoblación, como en equilibrio territorial, la clave está en mantener muy claras, y especialmente desde aquí, y especialmente desde ahí, cuáles son tus poderes y cuáles son tus competencias. En este momento... y ustedes están enredando bastante a nivel nacional; no es Podemos de Castilla y León, Podemos España, que, al parecer, ahora se desliza por el reconocimiento de los derechos a la autodeterminación de los pueblos o por la afirmación de que hay presos políticos... Oiga, mire, esto lo hemos leído hoy, de manera que no me... no me nieguen la mayor. En este momento, lo que hay que reafirmarse es que la responsabilidad es ejercer nuestras competencias; y nuestras competencias, como he intentado explicar aquí, son competencias en materia económica y de empleo, competencias en servicios públicos fundamentales de titularidad autonómica. Sobre eso sentamos la... las bases para mejorar en todo lo demás.

Y finalmente, a las preguntas que su señoría me realizaba, me he referido esta mañana. Yo es que lamento que no me haya querido escuchar. Es que lo hemos hablado aquí. Es que yo les he leído íntegramente lo que dice el Estatuto, pero también lo que dice la Ley de Ordenación del Territorio de Castilla y León. Y por eso yo, esta mañana, de nuevo, he hecho el llamamiento a que estamos a tiempo -y su señoría también tendría que tomarlo en consideración y apoyarnos- para culminar la ordenación del territorio.

Porque yo le he dicho que la aprobación de ese proyecto de ley que lleva aquí varios años, como es el proyecto de ley de las unidades básicas, tiene mucha importancia, pero mucha más importancia de la que le queremos dar. Mire, es un proyecto de ley que permite ordenar, en este caso específicamente, el territorio rural, que por ser el más amplio, que por ser el que más unidades de población tiene, y que por tener también la población, es el más necesitado de ordenación.

En segundo lugar, es un proyecto de ley que garantiza, que establece la garantía, que incluso mantiene un statu quo de cuál es la distribución en este momento de los grandes servicios públicos que la Junta tiene y que la Junta ejerce. Es el que puede facilitar de verdad -es un proyecto radicalmente municipalista- a los pequeños municipios; y en este tema las he tenido tiesas para explicarlo también en el propio ámbito de mi partido; es verdad, porque ha habido mucha desinformación o porque es complicado de explicar. Pero, mire, yo no tengo ninguna duda que este modelo, al final, se va a implementar en Castilla y León, no tengo ninguna duda, porque es, desde un punto de vista municipalista, el que permite, con carácter voluntario, que los pequeños municipios, agrupándose voluntariamente, ejerzan sus competencias legales. Yo creo en eso. Yo creo que esas competencias legales no se pueden sustituir por una diputación ni tampoco se tienen por qué asumir por otros poderes administrativos.

Y, finalmente, es el proyecto de ley que desbloqueará la aprobación de las áreas funcionales estratégicas, en primer lugar, y, a partir de ellas, del Plan de Convergencia Interior, un plan de convergencia que se financiará, a su vez, con ese Fondo de Compensación al que se ha referido. Y ese Fondo de Compensación, que usted, con el conjunto del Presupuesto, no apoyó en el último debate presupuestario, el Presupuesto dos mil dieciocho incluye la previsión de que, una vez aprobada esa ley, una vez aprobada esa ley, como dice la Ley de Ordenación, como dice la Ley de Ordenación del Territorio, aprobada aquí casi por unanimidad, se dotará de inmediato el Fondo Autonómico de Compensación con 25 millones de euros para financiar la primera anualidad de dicho Plan de Convergencia.

Señor Fernández, con muchas citas, con muchas citas cultas, muy interesantes, con siempre un gran nivel dialéctico, estudiándose, aunque tiene que profundizar, los temas, siempre es un placer debatir con su señoría; hoy también lo ha sido, y lo será en los próximos meses. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, presidente. Tiene la palabra el portavoz del Grupo Parlamentario Ciudadanos, el señor Fuentes Rodríguez.


EL SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ:

Muchas gracias, señora presidenta. Señor presidente de la Junta de Castilla y León, señoras y señores procuradores, señoras y señores invitados, asistimos a un nuevo debate del estado de la Comunidad que supone un punto de inflexión para Castilla y León por varios motivos. En aproximadamente un año, los castellanos y leoneses estaremos llamados de nuevo a las urnas para elegir a nuestros representantes públicos. Este hecho nos obliga a realizar una mirada general de la legislatura en curso y del trabajo de la Junta de Castilla y León en este período. Sin embargo, en esta Sesión Plenaria valoramos algo más, señor presidente.

En este previsible último debate, como ha dicho esta mañana usted, de la Comunidad, no podemos obviar que aquí termina el proyecto de Comunidad que desde hace más de diecisiete años se ha desarrollado bajo su presidencia. Durante este tiempo, los ciudadanos le han otorgado en reiteradas ocasiones su confianza en las urnas, algo que le ha permitido continuar con su proyecto político con relativa estabilidad. Y, a la luz de esta realidad, cabe preguntarse, señor Herrera: ¿considera que ha sabido afrontar los principales retos de nuestra Comunidad en estos últimos años? Hablamos de problemas estructurales que se encuentran en la base del desarrollo de nuestro territorio. Y en el centro de todos ellos está el enorme desafío demográfico, que se está convirtiendo en el foco principal de nuestra acción política por ser un fenómeno transversal y con múltiples consecuencias. Y, ante un reto de esta magnitud, la tibieza y la vanagloria y la complacencia no hacen más que agravar la situación. Señorías, ahí están los datos que se empeñan en demostrar que las políticas aplicadas hasta ahora no funcionan.

Señor Herrera, usted ha estado en una situación privilegiada con esas mayorías absolutas. Ha tenido la oportunidad de liderar desde el Ejecutivo de Castilla y León durante casi dos décadas, y solo una acción política a largo plazo puede tener el suficiente vigor como para frenar las grietas que debilitan los pilares de nuestra Comunidad.

En definitiva, señor presidente, usted ha tenido en sus manos la clave para afrontar este desafío y, por lo visto, la ha desperdiciado. Solo así se explica que el proyecto que ha presidido continúe sin ver la luz al final del túnel. Vivimos instalados en la certeza de que cualquier perspectiva positiva, cualquier atisbo de respiro en la despoblación se esfume sin dar sus frutos. Y, por supuesto, siempre serán muy buenas noticias las mejoras de todos los indicadores económicos y sociales que hemos tenido, porque esa debería de ser siempre la dirección a seguir en la evolución de nuestra Comunidad.

Pero Castilla y León sigue siendo, en términos macroeconómicos, una Comunidad dependiente de la evolución de su entorno. Su imbricación en el contexto general ha hecho que la mayoría de esas buenas noticias económicas sean una consecuencia del empuje económico nacional. Nos encontrábamos en el pelotón de cola al principio de su legislatura y, transcurrido su proyecto, señor Herrera, seguimos enquistados en la eterna aspiración de salir de ese pelotón de cola, y eso que contamos con una Comunidad preparada y con potencial necesario para abanderar ese progreso económico nacional. En Castilla y León se dan cita alguno de los sectores económicos más relevantes y punteros, ejemplos de la vanguardia, del futuro técnico y tecnológico, y, sin embargo, ese paso adelante, ese empuje definitivo, sigue sin llegar.

Mire, señor presidente, el Grupo Parlamentario Ciudadanos llegó a las Cortes de Castilla y León gracias a la confianza de miles de castellanos y leoneses que creyeron que en nuestra Comunidad se podían hacer las cosas de otra manera. Nuestro compromiso siempre fue claro: hacer de la política un instrumento útil para los ciudadanos, y desde el primer momento trabajamos para sacar adelante las medidas más prioritarias que hacían falta aquí, en nuestra Comunidad. Y, para ello, lo primero era necesario generar un marco de estabilidad que permitiera alcanzar dichas metas. En dos mil quince, usted compareció en estas Cortes y solicitó la confianza de esta Cámara para ser investido presidente de la Junta de Castilla y León; a cambio, desde mi grupo, desde Ciudadanos, pedimos su firme compromiso con una... la serie de propuestas que mejoraran la regeneración y la transparencia democrática de las instituciones, así como un impulso claro a la economía de esta Comunidad. Y ustedes asumieron estas exigencias siendo conscientes de que el escenario político ya no se conjuga con mayorías absolutas, sino que tiene que dejar paso al diálogo y al consenso entre las fuerzas políticas.

También por ello, durante esta legislatura este grupo parlamentario fue capaz de alcanzar tres ambiciosos acuerdos presupuestarios para estos tres últimos años, comenzando en el dos mil dieciséis, que exigimos el compromiso de la Junta de Castilla y León de promover la estabilidad económica y favorecer la regeneración democrática. En el dos mil diecisiete, el impulso de nuestra formación fue decisivo, como usted sabe, para alcanzar un documento compuesto por 27 medidas, que destinaban un total de 300 millones de euros a mejorar la vida de los castellanos y leoneses, y que significaba una clara muestra de la aspiración de Ciudadanos en este Parlamento, es decir, ser proactivos, ser constructivos y ser responsables. Ya en el último año, en el dos mil dieciocho, seguimos avanzando en esta tarea mediante la consecución de un acuerdo valiente y decidido en nuestra apuesta por Castilla y León: 50 medidas que abarcaban la totalidad de las áreas más relevantes, y que, para su ejecución, se dotaron con casi 500 millones de euros. Así, gracias a mi grupo, gracias a Ciudadanos, se acordaron bajadas de impuestos, reducciones de tasas universitarias, gratuidad de los libros de texto, mejores dotaciones para nuestros hospitales y colegios, incentivos económicos para las pymes y los autónomos, y ayudas a familias, a jóvenes y a nuestro medio rural.

Y, si bien reconocemos que en estos años se han presentado avances, existen también carencias ineludibles que, aún hoy, esperan su decidido impulso, y lo último que necesitaba esta Comunidad era un Gobierno complaciente y adormecido, y menos aún la inacción y el beneplácito de una Oposición que hasta ahora venía ocupando estos escaños. Si nos encontramos en una Comunidad parada en el inicio de la legislatura, esta grave situación, señor Herrera, no solo era responsabilidad de su Ejecutivo, también lo era por una Oposición sin intención ni intereses por cambiar la situación, y que fue... y que nunca fue capaz de plantear un proyecto político alternativo de suficiente valor, anclada, como ha seguido haciéndolo, en el "no es no", inoperante y carente de ideas. Y aquella mezcla dio como resultado el estancamiento y el bloqueo político a manos de las dos viejas fuerzas políticas, y esa es la herencia que tenemos hoy del bipartidismo. Un Gobierno con recursos pero sin ideas y una Oposición abandonada a la deriva nunca podrán ser opciones de futuro para nuestra Comunidad.

Durante estos años, el Partido Popular y el Partido Socialista han hecho suya aquella máxima que dice que ningún viento es favorable para el que no sabe a qué puerto tiene que dirigirse. Señorías, esta legislatura ha supuesto el fin de muchos aspectos que hasta ahora formaban parte de la política autonómica (el fin del rodillo del Partido Popular, tranquilo, como digo, en la complacencia del Partido Socialista, estéril en la Oposición), y estos tres años han demostrado también como el diálogo y el consenso son las herramientas más poderosas para alcanzar acuerdos beneficiosos para el conjunto de la ciudadanía. Pero, sobre todo, este período les ha demostrado a los castellanos y leoneses como el trabajo de cinco procuradores ha sido capaz de volver a engrasar la maquinaria en Castilla y León.

Señor Herrera, en su Discurso de Investidura usted dedicó un lugar prioritario a la mejora de la calidad de la política. Es evidente que el nivel de exigencia de la... de la ciudadanía hacia las instituciones ha cambiado, y ha cambiado muchísimo. La opacidad de las instituciones ha sido una de las razones por las que la ciudadanía ha perdido la confianza en sus representantes públicos, y esto es, a todas luces, imperdonable. Y en Ciudadanos estamos decididos a elevar ese listón democrático, una determinación plasmada en el acuerdo que su grupo parlamentario y el nuestro suscribieron en varios de los puntos, entre ellos, por ejemplo, trabajar en la reforma de nuestro Estatuto de Autonomía para limitar el mandato del presidente de la Junta de Castilla y León y de los consejeros por un período máximo de ocho años, y así se hizo también respecto al ejercicio del... del alto cargo de la Administración, regulando, por ejemplo, su régimen de incompatibilidades y un nuevo código ético de comportamiento. Y, por supuesto, en estas Cortes de Castilla y León hicimos historia gracias a la primera ley que protege a los funcionarios y empleados públicos que informen de delitos contra la Administración.

Señorías, estos avances nos han situado como referencia en materia de regeneración para todo el resto de España. Sin embargo, señor presidente, los ecos de su labor al frente de la Junta de Castilla y León siguen comprometiendo hoy su visión sobre la transparencia en la acción política, y usted no puede eludirlos. En ese mismo... en este mismo hemiciclo le hemos exigido explicaciones hace poco tiempo acerca de las informaciones que han surgido, por ejemplo, en torno al despilfarro en las mal llamadas sedes comerciales de la Junta, y, a día de hoy, los castellanos y leoneses esperamos una justificación razonable por su parte, señor Herrera.

Además, como usted sabe, por primera vez en muchos años en estas Cortes, los grupos de la Oposición hemos conseguido impulsar la creación de varias Comisiones de Investigación, un hito indiscutible para el progreso democrático en este Parlamento, que salió adelante gracias al apoyo de todas las fuerzas de la Oposición, a excepción de su partido, señor Herrera. El consenso parlamentario permitió abrir una investigación sobre la adjudicación de los parques eólicos de la Comunidad, los repetidos sobrecostes en las... en la construcción del Hospital de Burgos y, recientemente, sobre la nefasta gestión de las Cajas de Ahorro de nuestra Comunidad. Y, señor presidente, estos logros se han alcanzado mientras el Partido Popular ha estado ejerciendo una férrea oposición para que este trabajo nunca viera la luz.

Pero donde ustedes han realizado un notable esfuerzo ha sido en su propósito de truncar la actividad en la Comisión que investiga la llamada trama eólica. Tanto es así que hay que retroceder hasta hace más de un año para encontrar los vestigios de su funcionamiento. Y, como portavoz de Ciudadanos en estas Cortes, era mi obligación interpelarle para... su posición como presidente de la Junta ante la actitud que su grupo parlamentario ha ejercido en estas Comisiones de Investigación, una situación que ha puesto en tela de juicio ese supuesto compromiso suyo en la investidura con la regeneración de las instituciones.

Señor presidente, en reiteradas ocasiones hemos insistido en que de nada sirve intentar la verdad porque tarde o temprano sale a la luz. Desde Ciudadanos creemos que la rendición de cuentas es una mano tendida para devolver a los ciudadanos su confianza depositada en las urnas. [Aplausos].

Pero usted, señor presidente, sigue empeñado en vivir de espaldas a esta nueva realidad, y, por tanto, está alejando a su Gobierno de esa honestidad que le piden los ciudadanos y de la regeneración deseable en la vida pública. Pero mejorar nuestras instituciones es un camino que retrata a la perfección el grado de compromiso real de las formaciones presentes en este hemiciclo. Ahí está, por ejemplo, el tema de la eliminación de los aforamientos, una medida abanderada por nuestro grupo, por Ciudadanos, como ya se reflejó en el Acuerdo de Investidura, y que pretendía erradicar una figura impropia de nuestro tiempo político actual. En esta ocasión, el Partido Socialista y Podemos prefirieron mantener y seguir disfrutando de este privilegio, en vez de sumarse a la supresión de esta condición para los 84 procuradores de nuestro Parlamento. Era de esperar que el Partido Socialista, el perfecto aliado del Partido Popular en cuanto al inmovilismo se refiere, bloqueara esta propuesta y cerrara la puerta a la regeneración política cuando, a regañadientes, el Partido Popular se había visto obligado a aceptar el compromiso impulsado por nuestro grupo. Un Partido Socialista aliado también de los conservadores para bloquear nuestra reforma de la Ley Electoral o la nueva ley de control a los senadores elegidos por esta Cámara.

Señorías, llegados a este punto, debo centrar el análisis en otra de las líneas principales a la que también el señor Herrera aludió en su Discurso de Investidura. La recuperación económica ha sido y es una de las prioridades de la presente legislatura. Y, si existe una Comunidad en la que el peso de esta crisis ha golpeado a la mayoría de los sectores económicos y ha provocado un gran perjuicio a los ciudadanos, esa es Castilla y León. Señor presidente, la mejora de las condiciones económicas ha supuesto una oportunidad con la que aprovechar esos vientos favorables originados en el contexto nacional, sin embargo, la fallida salida de la crisis está siendo a costa de la calidad del empleo.

La precarización de los puestos de trabajo generados hoy representa una tendencia que está mermando las condiciones laborales y el bienestar de los castellanos y leoneses. Así, como ya se ha repetido en varias ocasiones esta tarde, nueve de cada diez contratos que hoy se firman en esta Comunidad son empleos temporales, de los cuales un 40 %... -y digo hoy, no de los que hemos tenido siempre, señor Herrera- de los cuales un 40 % duran como mucho un mes. Señor Herrera, a la luz de estos datos, ¿cree que los jóvenes castellanos y leoneses pueden construir un proyecto de vida digno en nuestra tierra?

Usted y yo ya debatimos en torno a esta cuestión y, como siempre, su respuesta elusiva volvió a demostrar que no afrontar el problema es su fórmula preferida. Usted está haciendo un flaco favor, por ejemplo, a esas 4.000 mujeres que todavía no han encontrado el primer empleo en nuestra Comunidad o a esos 7.000 jóvenes que ansían una primera oportunidad en el mercado de trabajo. Ellos no necesitan su complacencia, señor Herrera; ellos lo que necesitan son soluciones.

Es insostenible que, con las cifras del dos mil dieciocho, haga falta firmar casi 50 contratos para generar un empleo estable en Castilla y León. Y, señor presidente, es evidente que algo no funciona en el empleo de Castilla y León.

Y, si repasamos las propuestas planteadas durante esta legislatura, hemos demostrado que nuestra labor ha sido decisiva en la generación de medidas que atiendan a esta problemática. En dos mil diecisiete, Ciudadanos logró un plan de choque de parados de larga duración que destinaba 10 millones de euros al Plan Anual de Políticas de Empleo en Castilla y León, y, de esta manera, poníamos el acento en los ciudadanos más damnificados por la crisis económica. Un impulso que impulsamos en este dos mil dieciocho a los jóvenes de nuestra Comunidad con el Plan de Primera Oportunidad para el Empleo. A través de incentivos a la contratación, hemos facilitado ese primer puesto de trabajo tras su etapa formativa.

Sin embargo, el fracaso del actual sistema de trabajo es la causa que la mejora de la economía siga sin trasladarse a los datos del empleo. Por ello, desde Ciudadanos, apostamos por una reforma de calado que proteja los derechos de los trabajadores y que fomente la contratación indefinida. Ofrecer un nuevo modelo laboral que facilite la búsqueda de empleo gracias al contrato único, que proporcione un seguro público al trabajador y que apoye a las empresas que generan inestabilidad en sus plantillas de trabajo.

Estamos convencidos de que este modelo también será beneficioso para la base económica de Castilla y León, las pymes y los autónomos. Y, señor Herrera, cuando usted fue investido presidente hace tres años, en junio del dos mil quince, en nuestra Comunidad teníamos 204.000 autónomos; hoy la cifra se ha desplomado a los 197.000, es decir, 7.000 pequeñas y medianas empresas, que son los autónomos, se han visto obligadas a cerrar su negocio ante la falta de oportunidades. Y dígame, señor presidente, ¿esta era su decidida apuesta por los autónomos en nuestra tierra?

Usted sabe mejor que nadie que en esta Comunidad necesitamos de los autónomos y de las pymes, y debemos ofrecer un entorno de oportunidades que cree empresas, no que las destruya, señor Herrera. Tenemos... [aplausos] ... tenemos que ser atractivos para que las empresas y autónomos vengan y se asienten en nuestra Comunidad y que así se dinamicen zonas con graves problemas, como las cuencas mineras o como el entorno de Garoña.

Recientemente, a propuesta de Ciudadanos, se aprobaba en el Congreso de Diputados una ley dedicada a simplificar y a ayudar a los autónomos en su día a día. Como resultado, hoy cuentan con una tarifa plana a la afiliación de 50 euros, como todos ustedes saben, durante doce meses. Y gracias al trabajo aquí, de nuestro Grupo, en estas Cortes, en un... el acuerdo presupuestario, hemos extendido esa bonificación hasta un total de 24 meses.

En definitiva, con estas medidas queremos dar un respiro a las empresas de Castilla y León, respaldando su decisión de quedarse y apostar por su tierra. Hoy, nuestra Comunidad sigue desangrándose con la fuga de empresas, lo que supone una notable pérdida de empleos y de generación de riqueza. Este éxodo empresarial ha creado otro saldo negativo más para nuestra Comunidad, cuyo coste de oportunidad está perfectamente calculado y supera los 400 millones de euros. Además, señor Herrera, en esta dura realidad salimos doblemente perjudicados, no solo porque se van más empresas de las que llegan, sino que, además, estamos perdiendo atractivo frente a otras Comunidades. Y aquí, señor presidente, no nos ampara ni siquiera la evolución de nuestro entorno.

Y este el presente que les despide, señor Herrera, y, por tanto, no podemos consentir que ese sea el futuro de los castellanos y leoneses. Los retos del mañana ya están llamando a nuestras puertas y debemos estar preparados para acometerlos. Y esta es otra de las prioridades de Ciudadanos: conseguir que Castilla y León sea la referencia en innovación y desarrollo tecnológico, propósito que le quise trasladar hace unas semanas, ante la intención de la Junta de Castilla y León de cambiar el modelo de gestión de los centros tecnológicos, como recuerda. Asumir este tipo de reformas a un año de terminar la legislatura nos pone en alerta sobre la utilidad y eficacia del sistema de I+D+i implantado por ustedes en esta Comunidad.

Su respuesta, despejada de circunloquios y descalificaciones personales, a las que nos tiene acostumbrados, reconocía, en síntesis, algo previsible: que la I+D+i en Castilla y León no iba bien. Pero esta lógica aplastante era la constatación de lo que ha sido su compromiso con la innovación esta legislatura: menos gasto en I+D+i, menos proyectos de investigación y menos trabajadores empleados en todos estos centros. Un evidente desinterés, al que podemos sumar, como consecuencia, un declive de los parques tecnológicos, abandonados a su suerte y sin interés para dinamizarlos.

El fracaso de su apuesta por la innovación nos está condenando a quedar a la cola en cuanto al panorama tecnológico se refiere; y, como un juego de trileros –no se ría-, el verdadero esfuerzo tecnológico que ustedes han realizado durante sus años de Gobierno solo ha servido para enmascarar ese capitalismo de amiguetes presente en muchas de sus actuaciones. [Aplausos].

En definitiva... en definitiva, en Castilla y León hemos dejado pasar una nueva oportunidad para subirnos al tren del progreso. La apuesta por la investigación, el desarrollo y la innovación es nuestra llave para entrar de lleno en la modernidad de este siglo XXI, y, en este sentido, el sector primario de nuestra Comunidad sería uno de los más beneficiados por los avances tecnológicos. Precisamente en una Comunidad Autónoma donde tanto pesa el sector agrario y la industria agroalimentaria, su Ejecutivo poco más que se ha limitado a gestionar los fondos comunitarios -ahora que se ha ido la consejera-.

Señor Herrera, comenzamos la legislatura, como recordará, con el anuncio del adelanto de los pagos de la Política Agraria Común como uno de los grandes logros de su Ejecutivo para el sector agrario. Quizás veamos cerrar esta legislatura anunciando exactamente ese mismo logro. Actitud sonámbula, que actúa y reacciona de forma automatizada, sin darse cuenta de la nueva realidad del mundo rural.

Señorías, se espera de nosotros y de todos ustedes la capacidad para imaginar nuevas oportunidades para las personas. Imaginar y poner en marcha un sector agrario innovador y de alto valor añadido, con la investigación, el desarrollo y la innovación como máximo aliado para lograrlo. Deberíamos tener un sector capaz de mirar al futuro con confianza, productivo, sensato y que asegure las rentas de tantas y tantas familias que trabajan en él. Por ejemplo, una consejera que no se acompleje cuando afirme que una explotación de 500 madres de porcino ya es una explotación mediana. Una consejera que no se acompleje cuando afirme que en el sector deben de convivir también el intensivo y el extensivo, que son el mismo sector y que comparten el reto de alimentar un planeta en plena expansión demográfica. Una Consejería que defienda sin matices que la hoja de ruta de la sostenibilidad no perjudica la rentabilidad económica. Y, señor presidente, la sostenibilidad es equilibrio social, es equilibrio económico y es equilibrio medioambiental.

Y mala legislatura también para la sanidad, señor presidente. Mire, sabemos que su triunfalismo y su complacencia actúan como una venda que no solo les impide ver, sino que además les impide verbalizar cualquier tipo de crítica. Las carencias y problemas de la sanidad les parecen un truco de magia que se escapa a su comprensión, y en reiteradas ocasiones ha sido mi partido quien les ha despejado las dudas trayéndoles a la realidad auténtica. La realidad de las elevadas listas de espera en Atención Especializada, que en muchos casos no se corresponden con los verdaderos tiempos y en otros simplemente son... han sido incapaces de averiguar cuál es ese tiempo, y se los han inventado. La relación... la realidad de una Atención Primaria saturada en el medio urbano y muy deficitaria en el medio rural. La realidad de una ineficacia en la telemedicina, que preste un servicio de garantía a pacientes crónicos. En definitiva, la realidad de la falta de más recursos destinados a la salud pública de los castellanos y leoneses.

Pero, frente al inmovilismo, nuestras propuestas. Propuestas como las lideradas por Ciudadanos en el Plan de Dotación y Renovación de Infraestructuras y Equipamientos en el ámbito sanitario, recogido en el acuerdo presupuestario de este año, del dos mil dieciocho. Nosotros queremos una sanidad con recursos y una sanidad de calidad, y, por ello, esta medida recibió esa dotación de 120 millones de euros. Además, gracias a Ciudadanos, hemos conseguido que los quirófanos de nuestros hospitales presten servicio a los pacientes por las tardes, ayudando, por tanto, a reducir el tiempo de espera gracias a la contratación de profesionales sanitarios.

Pero, señorías, si existe un tema de vital importancia para nuestro futuro, ese es el de la educación, y aquí ustedes nos abocan a vivir una situación paradójica. Porque, si bien la Junta de Castilla y León se ha abrazado a las conclusiones positivas del Informe PISA, como una supuesta confirmación de que todo ya estaba hecho en materia educativa, fuera de este estudio nos encontramos con un panorama desolador. Así lo atestigua, por ejemplo, la tasa de abandono escolar, que hoy sigue siendo del 16,7 %, y que usted, señor presidente, si recuerda, pretendía que al final de esta legislatura llegara al 10 %. Por lo tanto, otro fracaso.

O podíamos hablar también, si quiere, de la alta tasa de repetición de nuestros alumnos. Y, si hablamos de la educación superior, su predilección por los análisis educativos empieza a palidecer cuando vemos los puestos reservados a Castilla y León en los rankings nacionales e internacionales más prestigiosos del mundo. A tenor de las discretas posiciones de las universidades de nuestra Comunidad, es evidente que a nuestro modelo universitario le sobran complacencias y le faltan ideas para acercarlas a la vanguardia científica y que mejoren la empleabilidad de nuestros jóvenes.

Señorías, nuestros jóvenes son el activo más preciado que tenemos en nuestra Comunidad, y cada vez que un estudiante de Castilla y León decide salir de nuestra Comunidad para continuar su formación, su marcha simboliza un suspenso de la política educativa, que no supo ofrecerle oportunidades. Y, señor Herrera, necesitamos a nuestros jóvenes; nuestros jóvenes trazan un camino que necesita de un apoyo constante para su crecimiento personal y su desarrollo profesional, y, por ello, desde Ciudadanos reforzamos nuestro compromiso con ellos desde las etapas escolares, garantizando esas casi 100.000 familias de Castilla y León, con libros de texto gratis, apoyando, como ya se ha consolidado, gracias a la mejora de los... de las infraestructuras en los institutos y los centros escolares –también medida impulsada por nosotros en los Presupuestos-. Y, finalmente, hemos querido sellar nuestra alianza con las universidades a través de una bajada de las tasas universitarias; con una decidida apuesta también por la red de transferencia de conocimiento entre universidad y empresa, y con un plan de atracción y retorno del talento investigador.

Señorías, pero mi firme deseo de que una Castilla y León mejor y más preparada para el futuro no olvida el declive demográfico que sufrimos en esta tierra. Señor Herrera, ha llegado el momento de hablar del drama que es la despoblación en Castilla y León. Hablemos de cifras: entre el dos mil nueve y el dos mil diecisiete la población de Castilla y León entró en caída libre, con un descenso de más de 133.500 personas; 42 solamente si hablamos entre los últimos años. Y estamos entre las Autonomías con mayor descenso demográfico. Sin embargo, esto no queda aquí; el retroceso a niveles anteriores de los años noventa del número de nacimientos nos sitúa entre las Comunidades con la peor tasa de natalidad de España, y nuestra tasa de mortalidad también se ha elevado un 2 %. Esto supone un saldo vegetativo negativo récord en Castilla y León; un escenario en el que los fallecimientos ya doblan en número a los nacimientos de la Comunidad.

Castilla y León se nos muere, señor Herrera, y cada castellano y leonés que abandona nuestra Comunidad nos hace mucho más débiles; nos hace más débiles porque nuestra fortaleza es la suma de las ilusiones y de los proyectos de vida que se construyen en Castilla y León. Señor Herrera, con su modelo territorial, anquilosado en viejas recetas y visión cortoplacista, es imposible resolver el drama de la despoblación. Y ya que usted es experto en diagnosticar todos los martes las patologías que tenemos sus señorías, sorprende que en veinte años casi de Gobierno haya sido incapaz de ofrecer un diagnóstico correcto y una cura para el drama que vivimos en nuestra Comunidad. Solo por una ausencia de valentía se explica que ustedes, junto con el Partido Socialista, hayan demostrado tanta incapacidad y falta de diálogo para la aprobación, por ejemplo, de esa moderna ordenación del territorio rural. [Aplausos]. Siguen arrastrando los pies sin dar... sin dar un impulso definitivo a esta medida tan necesaria, y que, además, en sus manos ha quedado completamente bloqueada.

Señor Herrera, si hablamos de financiación autonómica, tiene usted una postura difícil, y además se lo reconozco, porque, mientras desde estas Cortes hemos pedido una y otra vez un nuevo modelo de financiación más justo, más equitativo y que atienda a las necesidades reales de todos los castellanos y leoneses, su partido, el Partido Popular, firmaba a puerta cerrada un privilegiado cuponazo vasco para los nacionalistas. Una vez más han rendido pleitesía a quienes les han vuelto a traicionar, y, a cambio, los castellanos y leoneses hemos salido muy perjudicados de ese acuerdo.

Y, señorías -voy terminando-, desde Ciudadanos llevamos mucho tiempo sosteniendo nuestra mirada en el futuro. Los grandes desafíos que tenemos por delante exigen de nosotros valentía y ambición. Ha llegado la hora de tomar decisiones, pero sobre todo hace falta un proyecto político que tenga un liderazgo claro. Los castellanos y leoneses han tenido suficiente ya, más de dos décadas de bipartidismo, que han paralizado nuestro progreso económico y tecnológico y nuestro bienestar social. Más de veinte años de complacencias y de conformismos y de triunfalismos que solo han abierto una tremenda brecha con el futuro próspero de nuestra Comunidad.

Sin embargo, para Ciudadanos ha llegado el momento de empezar a trabajar por Castilla y León; hemos demostrado como un grupo parlamentario de cinco procuradores ha sido suficiente para comencer a ofrecer... comenzar a ofrecer soluciones reales a los castellanos y leoneses, con medidas concretas, beneficiosas para nuestra Comunidad, y que mejoren el presente y que nos preparen para el futuro. Somos conscientes de que hace falta mucho más, y estamos preparados para ello, estamos preparados para liderar ese cambio, y ese cambio a mejor. Desde el Grupo Parlamentario de Ciudadanos hemos puesto toda nuestra determinación para que desde el primer minuto que llegamos a estas Cortes los castellanos y leoneses vuelvan a confiar en sus políticos; y ese es mi firme propósito, señorías, construir una Castilla y León llena de oportunidades para todos los castellanos y leoneses. Muchas gracias. [Aplausos].


EL VICEPRESIDENTE (SEÑOR RUIZ MEDRANO):

Para... para contestar al señor Fuentes Rodríguez, tiene el uso de la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Muchas gracias, señor presidente. Con la venia del señor presidente, quiero ofrecer al portavoz del Grupo Parlamentario Socialista la posibilidad de compartir conmigo esta réplica, porque, una vez más, este adalid de la nueva política que es el señor Fuentes, que no tiene antecedentes en presentarse a elecciones -eso sí, nunca en el mismo grupo; es usted un infiel político-, ha compartido con el Grupo Socialista y con el Grupo Popular, en esa especie de machacona insistencia en quienes representamos, al parecer, ese bipartidismo que ha sido tan nefando para esta Comunidad y también, en general, para España, el conjunto de su intervención.

Una intervención en el que... en la que hay pocas cosas. Tiene usted mala suerte, porque, bueno, yo creo que, con una mayor profusión de datos, con un mayor interés, no con una intervención escrita, donde además ni siquiera ha tenido el detalle de adaptarla a lo que ha sido mi intervención de esta mañana, por tanto, se podía haber evitado algunas consideraciones, ha tenido mala suerte porque la mayor parte de las cuestiones las he ya debatido y contestado con grupos anteriores.

En cualquiera de los casos, mire, de... de alguna manera, la... la famosa imputación del capitalismo de amiguetes, examínese usted, pero no lo repita demasiado aquí, porque amigo político aquí ha sido usted, y yo se lo agradezco; sí, amigo político en el sentido de que he tenido la confianza de su señoría desde el primer día de la legislatura. Ahora, si usted está esperando a mi último debate para verter todas las acusaciones y los insultos que ha vertido en su intervención, no cuente conmigo, señor Fuentes, no cuente conmigo. Es decir, yo soy un católico viejo y estoy acostumbrado a poner la otra mejilla, pero ya me he cansado, es que no tengo ninguna necesidad. Y, además, viniendo de usted, que es también un político viejo, pues... no, no, un político viejo. ¿Qué quiere, se lo repita?, ¿quiere... quiere que refleje, que vuelva a decir cuál es su trayectoria para convertirse aquí en adalid de la nueva política? Pues, desde luego, no caeré en esa tentación.

En cualquiera de los casos, sinceramente, de verdad, gracias. Pero no se acompleje, que... que ha servido de algo; claro, cuando usted reclamaba para la Comunidad -al final de su intervención- un liderazgo claro, creí que, por coherencia, a continuación, iba a anunciar que no se presentaba usted a las siguientes elecciones autonómicas; pero no ha sido coherente, una vez más. [Aplausos].

Pero, mire, estos años... estos años han sido buenos años, que, de verdad; además ha estado usted muy bien acompañado. Lástima que les ocurra lo que decía el Cantar de Mío Cid de don Rodrigo: "Qué buen vasallo, si hubiera habido un buen señor", porque yo quiero felicitar a sus compañeros de bancada por el trabajo realizado, y por la paciencia que están teniendo; también con nosotros, también con nosotros. [Aplausos].

Mire, en efecto, iniciamos la legislatura con un acuerdo de investidura; iniciamos la legislatura con unos acuerdos que han ido favoreciendo la gobernabilidad y que se han ido ejecutando. Gracias también a algo que por lo menos podemos compartir, porque es que, claro, es que nos pone usted a escurrir en todas las políticas, y el instrumento fundamental de hacer políticas son los Presupuestos y resulta que los Presupuestos han salido esos tres años gracias a su señoría. Pues sea coherente; sea por lo menos como los señores del PSOE, o como los señores de Podemos, o como los señores del grupo... del Grupo Mixto -sí, venga, del Grupo Mixto, también usted, ¿eh?, [risas]- y no haberlo propiciado. Pero... pero, mire, es que estamos... estamos acostumbrados ya a su doble lenguaje, a ese amagar y no dar que, por ejemplo, les ha llevado a hacer el panoli en el contexto nacional cuando declararon finalizada una legislatura nacional. Que no se va a acabar cuando ustedes querían, no, no se va a acabar. Y váyanse acostumbrándose a eso, y váyanse también acostumbrándose a la lectura que eso va a tener en las sucesivas encuestas de opinión del conjunto de los ciudadanos.

Y, por tanto, gracias; yo le tengo que agradecer. Pero si es verdad, si la investidura, si parte de la gobernabilidad y los Presupuestos han... pero... pero lo que me fastidia es que usted se sienta mal, con mala conciencia, rehén de eso. Que no, que eso es muy positivo, que ha sido un ejemplo; que ha permitido esta mañana, cuando yo hablaba del valor de la estabilidad -que usted estaba tomando notas-, yo me dirigía fundamentalmente a usted. Claro, lo que no veo es una intervención como esta, en la que no ha podido estar más despreciativo y despectivo, también con mi persona, y a la que yo, pues mire, modestamente, pues contesto con la sordidez de un veterano parlamentario. Así se lo quiero decir y así se lo quiero expresar.

Se ha olvidado, entre los grandes acuerdos, de los que firmamos, usted firmó... está muy bien que... que ahora no quiera saber nada de la ordenación del territorio, pero es que tiene usted la firmita ahí puesta, en un compromiso para continuar avanzando en el modelo de ordenación del territorio basado en la ley de directrices, la ley de ordenación que habíamos firmado en la legislatura anterior pues con el Grupo Socialista, con el cual había, hay y yo tengo la ilusión de que siga habiendo un consenso en un proyecto que es importante.

Claro, ustedes venían un poco a contrapelo, porque en eso, aunque han pretendido aclararlo, pero no lo sabemos del todo, defendieron en su momento la supresión de no sé cuántos ayuntamientos y también la supresión de las diputaciones. Hombre, ahora están un poquito más cómodos, por lo menos en algunas diputaciones. Y ya sus diputados provinciales entienden la razón de ser de esas instituciones y de esas administraciones. Pero, le tengo que reiterar, es que yo lamento que en ordenación del territorio pues no nos haya ayudado, señor Fuentes. Es muy fácil ahora decir que, como no se ha aprobado la ordenación del territorio, como ese es un tema del bipartidismo, pues no han salido adelante instrumentos como los que hemos hablado aquí: el Plan de Convergencia, la definición previa de las áreas funcionales, el Fondo de... de Compensación. Pero... pero, señor Fuentes, no ha hecho usted demasiadas cosas; de la misma manera que no ha hecho demasiadas cosas para la reforma del Estatuto de Autonomía, suponiendo que le interesara la reforma del Estatuto de Autonomía, cuando usted, en muchos momentos, ha sido rehén de una especie de línea de... de vuelta y de recentralización que yo creo que es incompatible para la profundización autonómica en muchos aspectos.

Hoy es muy claro y muy bonito, pero yo tengo que recordarle qué dos aspectos que estaban en nuestros acuerdos iniciales de legislatura, y posteriormente la propuesta que nosotros enviamos a los grupos parlamentarios de las Cortes para la reforma del Estatuto, no han salido adelante. Pues mire, no han salido adelante la supresión de la limitación de mandatos de los portavoces parlamentarios –qué casualidad que usted lo sea- ni tampoco los... los aforamientos. Pero usted sabía desde el principio, cuando planteaba esta cuestión, porque la debatimos, porque la vimos, porque pedimos informes jurídicos, que la supresión de los aforamientos era materia que requería reforma del Estatuto, ley orgánica; ¿qué ha hecho usted para eso? Pero, por lo demás, no se avergüence, de verdad. Si... si hemos desarrollado... si usted es coautor, en el mejor de los sentidos, de la ley del alto cargo, que introduce gran parte de lo que fueron sus exigencias en mejora de la calidad y regeneración, limitaciones de mandatos, incompatibilidades, supresión de puertas giratorias. Lo hemos hablado esta mañana. Eso es yo creo que muy importante. Y yo me alegro que hayamos podido hacerlo. Usted planteó aquí, y es iniciativa suya. Luego no lo han vendido. Yo es que no lo entiendo: una ley que protegiera a los funcionarios que denunciaran desde la Administración, es que no... Y hoy se arrepiente, hoy le parece mal, nos dice que nos hemos quedado...

Claro, el... el arcano ya es cuando usted me dice que bloqueamos las Comisiones de Investigación, como si no hubiéramos llegado a acuerdos, o como si los grupos no fueran soberanos para llegar a acuerdos. ¿Quién preside la Comisión de Investigación en relación a las Cajas de Ahorros, en la que yo voy a comparecer dentro de tres semanas? Yo voy a comparecer, el presidente. ¿Y quién preside esa Comisión? Un notable miembro de su grupo, una persona justa y sana, y que está muy bien presidiendo. ¿Eso qué es, eso es fruto de que... de que usted una mañana se levantó, y pegó un puñetazo aquí y lo sacó adelante? Hemos negociado. ¿Pero por qué se arrepiente? ¿Por qué... por qué me descalifica? ¿Por qué se dirige a mí de esa forma despectiva? Déjeme morir en paz políticamente, señor Fuentes... [risas] ... déjeme morir en paz.

Pero bueno, pero claro, es que si eso vinera... [aplausos] ... -perdón, perdón- es que si eso viniera de... si eso viniera de un político, bueno, que tiene una trayectoria intachable, de una fidelidad a... que yo he conocido aquí a unos cuantos. Sin ir más lejos, Izquierda Unida; he conocido políticos de Izquierda Unida que eran de Izquierda Unida y terminan en Izquierda Unida. Eran uno, en la unidad, pero eran tíos del... eran tíos de los que... personas de las que... de las que yo sí puedo... y nunca lo he escuchado, ese reproche. Pero usted ha hecho una intervención... mire, sinceramente, ha hecho una intervención de la que, yo que le conozco, se va a arrepentir durante mucho tiempo. Sí, se va a arrepentir, porque a pesar de ser un político viejo, que ha militado en fuerzas que tendría que explicar en su coherencia actual, es usted una buena persona, es usted una persona honesta.

Mire, señor Fuentes, me habla de las Comisiones de Investigación. ¿Dónde estaba usted cuando yo comparecí en la Comisión de Investigación del Hospital de Burgos? También estaba el señor Mitadiel. Usted ni apareció ni se le esperaba. ¿Dónde estaba usted cuando yo comparecí para hablar de los temas eólicos ante la Comisión de Economía? Ni estaba ni se le esperaba. No dio la cara, no me preguntó nada. ¿Cómo viene ahora a endosarme aquí, a criticarme aquí, a que hemos sido oscurantistas, a que no hemos dado la cara? Hemos dado la cara, porque somos transparentes, porque somos por lo menos tan demócratas como usted. Eso sí, con un poquito más de fidelidad a nuestra fuerza política, en la cual nos moriremos también políticamente, señor Fuentes.

Mire, en calidad del empleo, bueno, el problema es que se han quedado ustedes solos con la propuesta del contrato único, igual que con la propuesta de la famosa mochila austriaca. Si de esto ya hemos debatido aquí. ¿Qué quiere que le diga? Pero no nos convence. Pero es que no solamente no nos convence, sino que no convence -y usted, en ese sentido, defiende la economía de mercado- a los empresarios y a los trabajadores. Es que ¿hay alguna referencia acaso en los últimos acuerdos, en los de esta misma semana, en relación con los salarios pero también con otros aspectos? Luego mire, es... es muy digno, es muy justificado, defiéndalo usted, explíquenoslo, pero es que el contrato único ni la mochila austriaca se adapta a las necesidades de un mercado laboral, en el que sí puedo estar de acuerdo con usted en que habría que simplificar mucho el número de los contratos existentes.

¿Cómo puede hablarme, después de lo que yo... hemos debatido aquí esta tarde, que... que en esta Comunidad hay en estos años menos gasto en I+D+i? Bueno, claro, es que me lleva usted al disparadero.

Es como lo de las sociedades registradas. Bueno, por favor, repásese los datos. Mire, en el año dos mil diecisiete se constituyeron en Castilla y León 2.857 sociedades mercantiles, y se disolvieron mil ciento... perdón, 1.041. Luego hay un saldo positivo de... de dos... de casi 2.000, de... de 1.800 sociedades mercantiles más en el dos mil diecisiete. Es más, en el año... desde el año dos mil quince hasta la fecha se han creado 8.700 sociedades en nuestra Comunidad; y empresas registradas, en el año dos mil diecisiete, 161.619, que eran más de las registradas en el año dos mil dieciséis. Luego ese dato tampoco se compadece. Es que no hace falta explicitar datos para intentar corroborar afirmaciones que no son absolutamente exactas.

Bueno, y para finalizar, señor Fuentes, sinceramente, yo le quiero reiterar: hemos avanzado en calidad de la política. Ha sido... en eso sí que puedo decir que ha sido su señoría y su grupo parlamentario, pues no digo un pionero, porque, hombre, esta mañana he recordado cómo estas Cortes han intensificado el control a través de iniciativas parlamentarias, y efectivamente esas 13.000 -creo que hacía referencia- no son todas exclusivamente de su grupo; he recordado cómo estas Cortes intensificaron su preocupación por la calidad democrática aprobando la ley de transparencia al final de la legislatura pasada, y ahí no pudimos contar con su grata presencia y con... con su apoyo. Pero es verdad que las otras iniciativas las ha capitaneado su grupo, luego... luego usted sí puede hablar que en ese capítulo hemos avanzado notablemente, y se puede sentir satisfecho de ello. No nos ha dicho si se siente o no satisfecho; simplemente me ha endosado que somos oscurantistas en el funcionamiento de las Comisiones de Investigación. Usted sí que ha sido oscurantista e injusto cuando ha masacrado a determinados altos cargos de la Junta de Castilla y León que estaban siendo investigados, que no tenían juicio oral abierto y que han sido absolutamente exonerados de ningún tipo de responsabilidad por la justicia, no hemos escuchado ni una palabra de reconocimiento o de reparación. Eso me parece injusto, eso me parece que no son las reglas de juego democrático en quien quiere representar la nueva política; eso no me parece bien.

Pero, mire, en el resto, yo esta mañana he esbozado el proyecto que estamos desarrollando y que, en muchos casos, ha contado además... porque hemos firmado también el pacto de reindustrialización, y ese sí que lo estamos impulsando; no me ha dicho nada si le parece bien o mal los datos industriales que yo aquí he planteado; tampoco me ha dicho nada si le parece bien o no nuestra política de apoyo al sector primario y también al sector alimentario; en materia de diálogo social se me escaquea, porque usted o no ve o no le parece bien –demasiado- la función que aquí juegan los representantes de los empresarios y de los trabajadores, entiende que eso es un... una ventaja para nosotros, es una cultura, además es una cultura que ha llegado para quedarse, y eso está muy bien así.

Mire, en servicios públicos fundamentales, pues yo estoy siempre dispuesto –y ya lo hemos hablado aquí con abundancia- a tomar nota de tantos y tantos fallos, que indudablemente los hay, cuando son servicios que tienen en muchos casos un carácter universal, que son públicos, que están financiados. Pero yo los datos que he dado aquí esta tarde, y que hago merced a su señoría de reiterar, ponen de manifiesto que algo tendrá el agua cuando la bendicen, que algo tendrán esos servicios cuando tienen esos valores; que es verdad que esos valores se deben fundamentalmente a sus profesionales, pero que, hombre, eso no se puede hacer en contra de unas políticas nefandas o nefastas, y que por eso está nuestra Comunidad donde está. Pero me hubiera gustado también, en honor de la verdad, haber escuchado de su señoría algún reconocimiento, por lo menos al trabajo que realizan esos profesionales, y que yo creo que no se ven conformes en que una organización o un grupo como el suyo, pues ponga en solfa que esos, efectivamente, servicios están contribuyendo a que en esta Comunidad haya calidad de vida y a que sentemos las bases también en el mundo rural. He hecho una referencia muy especial al medio rural y al esfuerzo de servicios públicos en el medio rural para el mantenimiento de la población.

En calidad –ya se lo he dicho-, tiene usted el santo y la seña, estamos muy contentos, yo se lo he pedido en muchas ocasiones en nuestros debates, e incluso he terminado con ello; siga empujándonos, señor Fuentes. Y es lo que le quiero pedir para finalizar: siga excitando mi celo como procurador y como parlamentario y siga empujándonos a hacer las cosas bien; a llegar a acuerdos; a los acuerdos firmados, cumplirlos; a seguir mejorando, a seguir trabajando. Y, por favor, no me jubile usted anticipadamente y, sobre todo, no me jubile usted con una oración funeraria como la que acaba de pronunciar aquí. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, presidente. Para un turno de réplica, tiene la palabra el señor Fuentes Rodríguez.


EL SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ:

Bueno, vamos a ver. Mire, señor Herrera, esto es el debate sobre el estado de la Comunidad, y para darse bombo, para darse platillos, para alabarse, yo creo que ya están ustedes, para hacer y decir lo bien que se llevan las cosas ya están ustedes; nosotros criticamos aquellas cosas que consideramos que no estaban mal. Y si esta mañana su intervención fue el preludio, como ha dicho usted, de esa muerte anunciada, pues yo creo que la de esta tarde ha sido absolutamente patética, con descalificaciones personales que no venían a cuento y con un nerviosismo electoral impropio de alguien que ni siquiera se va a presentar, defendiendo al que puede ser su delfín.

Mire, no han tenido... [Murmullos]. Bueno, nunca se sabe, nosotros... gracias a Dios, nosotros sí que tenemos... nosotros sí tenemos primarias, y nosotros automáticamente serán los afiliados, todos los afiliados, no los que están al corriente de pago, no los que se apuntan, los que van a decidir quiénes son... quiénes son los que deciden a ser sus líderes.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Guarden silencio, señorías.


EL SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ:

Mire. Es que está entrando en debate...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señor Fernández, guarde... guarde silencio.


EL SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ:

Mira, señor presidente, ni siquiera ha tenido valor esta mañana, ni siquiera esta tarde, de reconocer los graves errores que han cometido en la gestión en estos últimos años, parece ser que todo han sido buenas acciones durante estos últimos 17 años; no han tenido el valor de reconocer ni siquiera que esas medallas que se ha estado poniendo usted esta mañana han sido, muchas de ellas, gracias a que estaba un grupo responsable aquí, en esta Cámara, y que daba la... merecía por lo menos el que estuvieran, gracias a todos los castellanos y leoneses.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señorías, guarden silencio.


EL SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ:

Mire, no ha tenido ni siquiera usted el valor de reconocer que, con todo el poder que han tenido usted y su grupo durante los últimos 17 años, hayan fracasado en esos grandes retos que nos ha dejado como lastre después de su nefasta gestión en los últimos años con respecto a la despoblación. No ha tenido ni siquiera el valor de reconocer que su falta de liderazgo en esos desafíos, después de estos 20 años, siguen estancadas en nuestra Comunidad. Es verdad, esta mañana, con su complacencia, con su triunfalismo, con su autobombo, se ha quedado absolutamente solo, alejado de la auténtica realidad de Castilla y León.

Una realidad en la que parece ser que usted no sabe que existe y que tenemos conciencia de que ha existido una corrupción y que, en la auténtica realidad en la que los... viven todos los castellanos y leoneses, claro que saben que hemos tenido corrupción aquí, en Castilla y León. En su mandato, han campado por sus anchas los corruptos, y haciendo que la ciudadanía, por lo tanto, se desafecte absolutamente de lo que es... de lo que es la política. Han sido también... sus vagas explicaciones en esas Comisiones de Investigación han sido gracias a que la... incluso hasta la propia Justicia le está empujando un poquito a usted para que dé esas explicaciones. Y aunque, como digo, todo el mundo se lo está diciendo, la Justicia y la ciudadanía, que su partido, que su Gobierno... de hecho, algún alto cargo de su Gobierno parece ser que sí que ha estado manchado con el tema de la corrupción, usted sigue mirando para otro lado y no empuja a su partido a, por ejemplo, desbloquear lo que son las Comisiones de Investigación abiertas y, por supuesto, a deporar... a depurar las responsabilidades políticas.

Mire, no se pueden asimilar las responsabilidades políticas únicamente con responsabilidades penales; la exigencia por parte de los ciudadanos en materia de regeneración le está poniendo a usted y a su partido contra las cuerdas. Y, ya se lo he dicho en varias ocasiones, los castellanos y leoneses merecemos que... es saber qué es lo que pasó, merecemos esas explicaciones. Y eso conlleva también que en la economía aquí, en Castilla y León, también se ve lastrada con los temas de los parques eólicos, con los temas del... de la... de Portillo, con los temas del Hospital de Burgos. Las empresas tienen miedo de venir aquí, a Castilla y León.

En la... como le dicho en la intervención anterior, ese impulso en la economía, gracias a los vientos... a los vientos de cola y de sus políticas, no son gracias a la implantación y la implementación de sus políticas económicas; y la realidad de aquí, de Castilla y León, del empleo es perfectamente clara -lo hemos dicho y lo dejamos clarísimamente-: el 90 %, 9 de cada 10 nuevos, nuevos, empleos... no me venga usted con el juego de trilero de decir los empleos que tenemos en Castilla y León, los nuevos que hemos tenido en los últimos tres años, 9 de cada 10 de esos empleos –y se lo demuestro cuando usted quiera, señor Herrera-, 9 son precarios, son temporales. Los castellanos y leoneses necesitan 49 –casi 50- empleos para conseguir un empleo indefinido. Y, además, los salarios aquí, en Castilla y León, son de los más bajos del conjunto de España.

Y, señor Herrera, el problema del tejido empresarial de Castilla y León no es ya que cierren las empresas o que se quieran marchar o que se deslocalicen, el problema, señor Herrera, es que no atraemos empresas. Usted me ha vuelto otra vez a hacer otro juego de trileros y dice: entre las que se crean y entre las que se destruyen. No, yo le digo entre las que somos capaces de atraer de fuera de nuestra Comunidad, que están en otros sitios y quieran venir a hacer su proyecto empresarial aquí, en Castilla y León. No somos atractivos, no somos fiables, no tenemos seguridad jurídica; muchas de las empresas no vienen a Castilla y León porque no tienen seguridad jurídica aquí, en Castilla y León. Pero tampoco somos capaces de crear las condiciones necesarias para que las empresas quieran venir aquí, a Castilla y León.

¿Qué atractivo puede tener una empresa cuando en el mundo globalizado en el que estamos casi -digo casi- el 90 % de nuestro territorio no tenemos banda ancha de más de 100 megas, que es lo normal ahora mismo en muchas de las empresas que quieran trabajar con el exterior? ¿Qué atractivo puede tener una empresa para venir aquí, a Castilla y León, cuando nuestras infraestructuras viales y ferroviarias no... casi casi no existen, en muchos casos, o deja mucho que desear? No tenemos la autovía hacia Soria; estructuración de la Comunidad, señor presidente, eso es lo primero que dijo usted en el Discurso de Investidura. La autovía a León, parece ser que siempre hay retrasos que la vayan trayendo. No tenemos el tren directo desde Burgos hasta... hasta Madrid, no tenemos el tren del... Ruta de la Plata; es decir, no tenemos buenas infraestructuras para que... -señor alcalde, no estoy hablando con usted, por lo tanto, no tiene que entrar en diálogos-.

Mire, y claro, y, si nuestro tejido empresarial es débil, eso nos lleva a nuestro mayor problema, es que, si no hay trabajo de calidad, si no hay un... salarios de calidad, si los servicios públicos, sobre todo en el medio rural, no son de calidad, entonces nuestros jóvenes tienen que irse a otras Comunidades, y, por lo tanto, nos envejecemos, señor Herrera. Y eso nos lleva al otro grave problema de Castilla y León, tenemos menos población y, por tanto, como le digo, mucho más envejecida. Mire, la pirámide poblacional aquí, en Castilla y León, es absolutamente preocupante. Si vemos las pirámides poblacionales en España, la media de edad está entre los 30 y los 60 años. Aquí, en Castilla y León, tenemos entre 45 y 65 años; y en los municipios de menos de 500 habitantes –que es la mayoría de los municipios que tenemos aquí, en Castilla y León- la mayoría de la gente está por encima de los 50 años, y muchos de ellos por encima incluso de los 75 años. Y esto nos lleva al otro problema: si perdemos población, perdemos financiación, señor Herrera; y si perdemos financiación, no seremos capaces de dar unos servicios públicos de calidad.

Por lo tanto, señor Herrera, lo más importante que tenemos ahora mismo es acabar con esa sangría poblacional; y ese sí que sería uno de los pactos útiles para toda la ciudadanía aquí, en Castilla y León. Y aquí sí que me tendrá, siempre que usted quiera, a su lado para solucionar este grave problema de todos los castellanos y leoneses. Y por desgracia, señor Herrera, son nuestros jóvenes los que se tienen que ir; unos jóvenes que son los que podían repoblar nuestra Comunidad y revertir ese envejecimiento poblacional; unos jóvenes perfectamente preparados y que, como le he dicho también en mi primera intervención, absolutamente necesarios y que son nuestro mayor activo que tenemos. Porque si seguimos a la pérdida de población que estamos teniendo en los últimos años, en los últimos años hemos perdido 140.000 castellanos y leoneses, desde el dos mil nueve, para 140.000. En pocos años no necesitamos ni colegios, ni guarderías, ni maternidades, ni institutos, ni universidades, ni por supuesto nuevos pisos, porque no va a haber gente joven que tenga necesidad de estos nuevos pisos. En diez años 140.000 castellanos y leoneses menos, y, sobre todo, casi todos ellos son gente joven de Castilla y León; tanta población como la provincia de Zamora, como la provincia de Ávila, como la provincia de Segovia, y dos veces la provincia de Soria; 140.000 castellanos y leoneses menos en diez... en los últimos diez años.

Mire, señor Herrera, lo he dicho en muchas ocasiones, yo tengo tres hijos y le puedo garantizar que me encantaría que tuvieran ese proyecto de vida aquí, en Salamanca o en Castilla y León, pero ya, por desgracia, uno de ellos se ha tenido que marchar, porque no encontraba trabajo aquí, en Castilla y León. Pero no solo él, la mayor parte de los... de las personas, de los estudiantes que estudiaron con él en su universidad no están en Castilla y León, han tenido que marcharse. El sábado pasado tuvieron una reunión de amigos y la mitad de ellos están en el paro y la otra mitad se tienen que ir fuera de Castilla y León. De los ocho amigos que estaban, cuatro estaban trabajando en Madrid, prácticamente, y otros tres estaban en el paro, señor Castilla y León, señor... señor Herrera, pero lo mismo... Vamos a ver, se lo aseguro, la verdad... Vale, vale. De verdad, se lo aseguro, señor Herrera, yo creo que es muy duro, después de los sacrificios que hacemos las familias para dar esos estudios y esa formación de calidad a sus hijos, ver que tienen que marcharse, y, además, la mayor parte de ellos se tienen que ir en contra de su voluntad, se tienen que ir a construir ese futuro fuera de Castilla y León.

Señor Herrera, ha desperdiciado esos vientos que le he dicho antes, esos vientos de cola de la bonanza económica nacional, para hacer esas reformas tan necesarias que necesita nuestra Comunidad y que podrían llegar a haber revertido esta situación, y, por desgracia, se ha quedado sin tiempo para solucionarlas.

Y, bueno, llevamos más de cuatro horas de debate y seguro que muchos agradecerán la brevedad de la intervención. Y como mis compañeros, como no puede ser de otra forma, le voy a desear lo mejor en su nueva etapa cuando acabe esta legislatura de Gobierno, pero también le recuerdo que nos quedan todavía nueve, nueve meses, nueve meses de trabajo, y espero que, como en estos últimos tres años, seamos capaces de llevar a buen puerto todos esos acuerdos que hemos tenido y que tenemos ahora mismo encima de la mesa y que, por supuesto, van a ser mejores para que mejoren la vida de todos los castellanos y leoneses. Y dentro de nueve meses, señorías, serán los propios ciudadanos los que nos examinen y serán ellos los que pongan a cada uno de nosotros donde -y estoy seguro de ello- nos merezcamos por nuestro trabajo, no lo que diga el señor presidente o lo que diga el señor Fernández. Yo creo que no van a valorar si uno es buen orador o mal orador, sino uno... si chilla mucho y no hace nada o si es útil para todos los castellanos y leoneses.

Nosotros vamos a llevar a esos comicios un proyecto ilusionante, vamos a llevar un proyecto modernizador de nuestra Comunidad y que, por supuesto, cree oportunidades para que ningún castellano y leonés tenga que abandonar esta tierra por no poder construir su proyecto de vida aquí, en Castilla y León. Muchísimas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, señor Fuentes. Para un turno de dúplica, tiene la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Gracias, presidenta. Si el anterior turno lo compartí con el portavoz del Grupo Parlamentario Socialista, le ofrezco ahora al... al otro damnificado, al portavoz del Grupo Podemos, el que comparta conmigo este turno de... de dúplica.

Me quedo con la parte final de su intervención, señor Fuentes. Es verdad que usted pierde bastante cuando no trae las cosas escritas, y la parte final, como la traía escrita, pues está bastante mejor.

No, le agradezco de verdad, sinceramente, esa oferta. Tenemos muchos meses por delante, hay muchas cosas pendientes. Y, simplemente, reflexione, ¿eh? Si... si tan mal lo hacemos, si tan mal lo hemos hecho, si tan malos somos, si tan deshonestos somos, no me explico cómo nos ha otorgado ese gran ámbito de apoyo y de autonomía. Gracias a su confianza en nosotros hemos podido darle estabilidad a esta tierra, hemos podido gobernar, hemos podido sacar adelante acuerdos importantes, entre ellos los Presupuestos, que, al final, usted me va a permitir, es verdad que no hemos cohabitado, pero son hijos comunes, suyos y míos, ¿no?, de manera que muchas gracias.

Ahora, eso, sinceramente, no se compadece con la intervención de esta tarde. Porque, mire, a mí me tiene a su disposición; evidentemente, no le votaré nunca, pero... pero me tiene a su disposición en la... en la simpatía y en la... y en la colaboración, pero no puedo entender, verdaderamente, estas incoherencias. Usted me ha ayudado, usted ha confiado en mí, ha confiado en mi Gobierno, usted ha llegado con nosotros a muchos más acuerdos que desacuerdos. ¿A qué venía todo, si somos estos brutos que estamos desperdiciando los vientos de cola o los vientos a favor para hacer que nuestra tierra no tenga ningún futuro? Es que no se compadece, es que no tiene usted credibilidad, pero sí me ha dado mucha confianza. Por todo ello, muchas gracias, y nos seguimos viendo. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, presidente. En un turno compartido, tiene la palabra el señor Sarrión Andaluz.


EL SEÑOR SARRIÓN ANDALUZ:

Bien. Muchas gracias, señorías. Buenas tardes, presidente, al Gobierno y a los resistentes que aún nos acompañan a pesar de las altas horas en las que está desarrollándose este debate.

De manera tremendamente sintética, por el tiempo al que estoy obligado a reducir mi intervención, yo diría que, si habláramos de los últimos doce meses, del espacio que nos toca analizar hoy en este debate, habría muchas características que podríamos tratar. Pero yo creo que hay tres fundamentalmente que pueden resumir lo que ha sido el último curso político.

En primer lugar, ha sido un curso político de cierres y de deslocalizaciones. Ha sido el curso político en el que supimos que Nissan, definitivamente, se reconvertía en una planta de recambios, abandonando la actividad de construcción de automóviles, con todo el impacto de empleo indirecto y directo que eso significa. Ha sido el año de las luchas contra los desplazamientos, los cierres por deslocalización de Isowat Made, de Siemens Gamesa o, actualmente, de Vestas, en León, a la cual estamos también prestando, una vez más, todo nuestro apoyo a los trabajadores y a las trabajadoras en su lucha contra esta deslocalización.

El segundo rasgo es que estamos ante un año que ha supuesto la... el estancamiento en la creación de empleo, y este es un rasgo en el que me detendré más adelante; pero lo cierto es que ni la recuperación está llegando a la gran mayoría de la población ni la recuperación está manteniéndose al ritmo que planteaba el Gobierno que iba a desarrollarse hace unos años.

Y el tercer elemento, y en esto estaremos todos de acuerdo, es que este año Castilla y León hemos entrado de lleno en el mapa de la corrupción, ese mapa en el que todavía algunos podían decir que no nos encontrábamos situados. Lo cierto es que a día de hoy hemos sido... hemos protagonizado una entrada absolutamente dramática y absolutamente conocida.

Entrando en materia de empleo, en materia de la conflictividad laboral de nuestra Comunidad. Como siempre, presidente, como hice en mi primera intervención en esta tribuna, en la que, si usted recuerda, yo vine con una camiseta de los trabajadores de ITEVELESA, que estaban, el día de su investidura, concentrándose precisamente en lucha por un convenio digno, lucha que, por cierto, lograron vencer gracias a su tesón y esfuerzo. Y también quiero recordar a las trabajadoras de ayuda a domicilio, que luchan por un convenio justo en Castilla y León; a los trabajadores y trabajadoras de Ambuibérica, que luchan para un servicio que es fundamental para una Comunidad Autónoma, como es el transporte sanitario, y que están luchando por que se les reconozca eso que es tan fundamental para la vida, como es un salario digno, unas percepciones que les han sido recortadas a lo largo de los años, en un servicio dependiente en última instancia, no lo olvidemos, de la Administración pública. Y, por supuesto, a esos trabajadores que luchan día a día por lograr sus convenios colectivos.

Somos una Comunidad en la que, como decía, hemos sufrido un estancamiento importante. De acuerdo a los últimos datos, podemos decir con total claridad, a día de hoy, que en Castilla y León se está creando menos empleo que en el año dos mil quince y en el año dos mil dieciséis, y que ese menor empleo que se crea es un empleo de mala calidad. Es muy escasa la caída por desempleo, y se basa no solamente en el pequeño empleo que se crea, sino sobre todo en la caída de la población activa, debido a las personas que abandonan nuestra Comunidad o que, simplemente, entran en edad de jubilación. Y eso significa que en el año dos mil diecisiete hemos perdido 15.200 personas en edad de trabajar.

Somos la Comunidad Autónoma con mayor descenso en población en edad de trabajar. La caída de nuestra tasa de actividad, como usted bien conocerá, ha sido de un 54,8 %, 4 puntos peor que la media española. En el año dos mil diecisiete solo se crearon 6.900 empleos, frente a los 25.900 de dos mil dieciséis o a los 19.000 de dos mil quince. Esto significa que la recuperación no llega, que no llega a la mayoría social y que no llega tampoco en las cifras, en los datos en el tiempo, que se auguraban hace muy poco tiempo. Que tenemos una tasa de generación de empleo cuatro veces inferior a la nacional, y que el empleo que se crea es tremendamente precario. En esto estamos, en algunas ocasiones, en la línea de la media de nuestro país, puesto que estamos en un país, que es España, que es el país que realiza mayor contratación temporal en toda la Unión Europea. El 25,3 % de los trabajos en Castilla y León son temporales, solamente el 8,5 % del empleo creado ha sido de carácter indefinido.

Y somos, por último, una Comunidad en la que cada vez hay menos personas que cobran la prestación. Somos una Comunidad con una tasa de cobertura del 49,7 %, eso son 6,5 puntos por debajo de la tasa de cobertura de la media española. En la cual, precisamente, no por haber un descenso del paro, sino porque se expulsa a los trabajadores en paro de su prestación. La prueba está en que tenemos un número de desempleados muy similar al que había en el año dos mil nueve y lo cierto es que tenemos a 25... 25.000 personas más en situación de no tener prestación. Por lo tanto, se expulsa a la gente del sistema de protección. Y eso genera despoblación, y eso genera que la gente se vaya de nuestra Comunidad. Porque nadie se va de Castilla y León porque no le guste, la gente se va porque no hay oportunidades laborales y porque no hay condiciones para ello. Castilla y León ha perdido 64 habitantes por día a lo largo del último año. Eso significa que, si llenáramos un autobús medio, de 55 plazas, cada día, todavía se quedaría pequeño para la gente que abandona nuestra Comunidad.

Pero es que hay algo que es aún más grave, es que esta despoblación que aqueja a Castilla y León, que aqueja a la ciudad más grande de Castilla y León, como es Valladolid, que ha bajado de los 300.000 habitantes por primera vez en muchas décadas este año, resulta que el 55 % de la población entre 0 y 17 años se concentra en 15 municipios. Más de la mitad, más de la mitad de los menores de edad de Castilla y León se concentran en 15 municipios. Y ya tenemos 180 pueblos donde no hay ni un solo menor. Esto es tremendo, porque si Castilla y León tiene un problema de despoblación grave, el problema en el medio rural es triplemente más grave, es tremendo. Una Comunidad, por cierto, donde aumentan las tasas de pobreza infantil. Uno de tres niños se encontraba en riesgo de pobreza, de acuerdo al último informe de Unicef, y un 55,5 % de los menores entre el 0 coma... de 0 a 17 años se encontraba en una situación de posible riesgo.

Y, mientras tanto, como dato muy positivo, como dato muy importante para nuestra Comunidad y para el... para el conjunto del país, es que dos mil dieciocho será recordado como el año de la mujer. Y no solamente como el año de la mujer, yo diría como el año del feminismo. Y Castilla y León no ha sido una excepción en esta regla. El ocho de marzo vimos un masivo levantamiento de las mujeres de Castilla y León en todas las ciudades y pueblos de nuestra Comunidad. Algo que, por cierto, ha llegado a su discurso de esta mañana, y me alegro que le haya dedicado una parte del discurso a los problemas de género, porque eso es precisamente una prueba más del éxito que está logrando el gran movimiento feminista, que está logrando situar en la agenda el discurso de género.

Pero ahora tenemos que ser coherentes. Porque somos una Comunidad donde las mujeres se encuentran en una situación francamente, francamente mejorable. Y las mujeres no solamente se levantaron por esas condenas ridículas a La Manada y por un sistema judicial patriarcal, se levantaron también porque el 78 % de los empleos parciales de Castilla y León los tienen mujeres, el 27,6 % de las mujeres se encuentran en situación de parcialidad laboral, frente a un 5 % de varones. Estamos hablando de una diferencia tremenda. Que la diferencia en esta parcialidad entre hombres y mujeres, en el caso de Castilla y León está en el 21,7 %, que son 4 puntos de diferencia respecto a la media española, que ya es grave de por sí. Que tenemos una situación de 5 veces más parcialidad de mujeres que el hombre. Que la tasa de empleo en mujeres es un 40 % peor, 13,4 puntos más baja que la de los hombres. Y que en el caso de que fuéramos a una solución a este problema y que consiguiéramos igualar esta tasa de desempleo hombres y mujeres, habría que crear 100.000 empleos femeninos en Castilla y León, algo que, a corto plazo, va a ser francamente imposible. Por lo tanto, estamos ante una situación enormemente compleja.

Mientras tanto, estos últimos doce meses han sido también objeto de algo francamente sorprendente. Yo he vivido muchas movilizaciones a lo largo de mi vida, generalmente con carácter estatal, contra guerras, contra reformas educativas, contra reformas laborales, huelgas generales contra Gobiernos de diferente signo, también he vivido grandes movilizaciones por temas municipales, pero es la primera vez que veo una gran y masiva movilización por un tema de competencia autonómica, como es la sanidad. Y eso es lo que, precisamente, ha marcado la actualidad autonómica de los últimos meses: las listas de espera, la situación de los hospitales del Bierzo, del centro sociosanitario de Laciana, el hospital... el Complejo Hospitalario de Salamanca, la situación de Valladolid, la situación del Hospital de Soria, las informaciones hechas públicas por el Procurador del Común, que explicaba como los servicios de atención al paciente disuadían a los propios usuarios de presentar quejas; la falta de cobertura de bajas y vacaciones, que ahora, en período estival, es cuando se hace más grave, porque además es cuando aumenta poblacionalmente una parte significativa de nuestra Comunidad, como es el medio rural; y otra vez volveremos a tener los problemas habituales, como lo tuvimos el verano pasado, cuando se cerró una planta del Hospital de Medina o otras plantas de hospitales en León y en Valladolid; la situación de privatización o de externalización permanente a través de las derivaciones, que ha centrado ya algunos de los debates.

Solamente un dato, en el año dos mil diecisiete se gastaron 8,3 millones de euros en derivaciones, en el dieciséis fue 6,6 y en el dos mil quince fueron 4,2. Hablamos de 20 millones de gasto en dos años, que se ha duplicado en los últimos dos años, precisamente, precisamente, porque estamos ante un problema de gran gravedad, como es las listas de espera. Pero, en lugar de solucionarlo teniendo mayores y más número de personas trabajando en nuestra sanidad y con mejores recursos, lo que hacemos es derivar a la privada, generando pan para hoy y hambre para mañana, y además sin tener una reducción significativa de estas listas de espera. Aspectos como las unidades de gestión clínica, que han salido también en el debate, anuladas por el Tribunal Superior de Justicia de la... de Castilla y León. O diferentes elementos, como el famoso convenio de Tres Mares, que el consejero de Presidencia está cansado de oírme citar en todas las comparecencias; la situación de la cocina de Salamanca, que a pesar de que aquí se me dijo, en sesión plenaria, que no iba a llegar ni un solo despido, ya lleva 31 personas en el paro; el centro de especialidades de las Delicias; el centro de especialidades de Astorga, que sigue sin especialidades; o la situación de las jubilaciones masivas, para las que no hay ningún recambio previsto.

La situación medioambiental. No voy a ahondar excesivamente, porque esto lo he hecho muchas veces ya en el Pleno acerca de mi posición en la mina de uranio, una posición ante la que podríamos estar ante una solución feliz, si así lo deseara el Gobierno. Las grandes movilizaciones contra las minas de feldespatos, en Ávila; las situaciones de las macrogranjas, como Noviercas, Cerecinos de Campos, o los más de 600 proyectos que hay o solicitados o ya en funcionamiento en Castilla y León; los vertidos de lindano, en Soria o en Palencia, que a día de hoy no han sido recogidos, y para los que yo organicé, precisamente, una jornada parlamentaria, a la que su grupo no quiso asistir; la situación de órdenes ilegales emitidas sistemáticamente por la Consejería de Medio Ambiente y anuladas por diferentes tribunales. Hay que recordar que hay 6 sentencias que anulan decretos y 3 que anulan órdenes de vedas durante los últimos veinte años, y que solo este año hemos visto la anulación judicial de la orden de quema de rastrojos o la del plan de conservación y gestión del lobo. La exención de licencias a industrias agroalimentarias no sujetas a autorización ambiental o la misma medida para actividades ganaderas que han realizado a través de sendos decretos a lo largo de dos mil dieciocho, y que supone una entrada de la desregulación y de la pérdida de control público sobre el impacto de la actividad de agroindustrial en Castilla y León. Y el anuncio que realizaron acerca de querer ampliar esta desregulación a actividades como las industriales o las de servicios. Así como las protestas de los trabajadores de Medio Ambiente por la RPT que se está planteando ahora mismo en la Consejería.

En materia de regeneración, han salido aquí varias Comisiones... varios aspectos de las Comisiones de Investigación. Pero yo solo quiero recordar uno, señor presidente, que, a mi juicio, es de una gravedad tremenda: ustedes han hecho un acuerdo con el Partido Socialista para que en la Comisión de las Cajas de Ahorro no compareciera ninguno de los imputados... o, mejor dicho, alguno solamente de los imputados que pedía algunos grupos, como, por ejemplo, el mío. Yo, que fui el grupo que menos comparecientes solicitó a esa Comisión, se me ha denegado un 80 % de los comparecientes. Y tenemos que observar como personas imputadas en procesos como el de Caja España no son citados a declarar, mientras que se cita a declarar a todos los presidentes de las comisiones de control, que, a efectos de lo que estamos investigando, la relevancia es más bien escasa, si se compara con lo que estábamos solicitando otros; y, por lo tanto, se ha constreñido esa Comisión antes, prácticamente, de que nazca.

La situación educativa. Y me queda solo un minuto, pero citaré dos elementos. Uno, que he conocido antes de ayer, precisamente, que es que acaban ustedes de aumentarle una unidad a un centro concertado en Arévalo, en Ávila, mientras se están cayendo las unidades en centros públicos. Y ayer mismo tuve conocimiento de que han hecho algo muy similar en Arenas de San Pedro, donde, en la misma provincia, centros públicos están perdiendo alumnado y se mantienen los privilegios de la educación concertada; que no olvidemos que nació en este país como complemento, y que ustedes lo que han hecho es convertirla en algo permanente, que se está comiendo a la educación pública en muchas provincias, precisamente debido a sus políticas.

Finalizo, presidente. Yo creo que siempre hay espacio para la esperanza. He hecho un agradecimiento público a las mujeres que han salido a movilizarse en Castilla y León por la dignidad y por la igualdad. Quiero decir también lo mismo de los trabajadores que luchan diariamente por sus convenios colectivos o que luchan contra los cierres y deslocalizaciones en Castilla y León. Y quiero terminar haciéndolo también por el colectivo de los y las pensionistas, aquellas personas que están logrando que en esta España gris, en esta Comunidad Autónoma, tengamos por fin debates sociales de calado, que estoy seguro que tendrán enormes consecuencias. La ciudadanía movilizada, la ciudadanía crítica que piensa y que lucha es, en definitiva, nuestra esperanza. Muchas gracias.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, señor Sarrión. Para contestar, tiene la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Gracias, presidenta. Señor Sarrión, por empezar por donde casi finalizaba su señoría, no le puedo dar ni cuenta ni razón de lo que usted me interpela o argumenta en relación con personas que vienen o no vienen a una Comisión de Investigación que es estrictamente parlamentaria. Lo que ocurre es que yo me creo la separación de poderes; el portavoz que ha intervenido anteriormente también me ha endosado una... una voluntad de obstrucción del funcionamiento de esas Comisiones, y ahora usted me plantea si se ha admitido o no se ha admitido... Yo lo único que sé es que esa Comisión está constituida, que esa Comisión está trabajando, que esa Comisión está presidida por un procurador que no es del grupo mayoritario de la Cámara y que a esa Comisión pues tarde o temprano -no sé si hay fecha ya-, pues va a venir quien le habla; por lo tanto, yo no sé si eso ese buena o es mala señal, no... no digo para el que le habla, sino en general para la Comisión de... de Investigación.

Mire, yo no tengo ningún... ninguna prevención... es lógico que nos separe una visión ideológica de la función que la iniciativa social, en este caso, cumple en la educación concertada. Es verdad que no es comparable en los términos de concertación con un sistema que es.... como ya hemos dicho en los datos mismos de esta mañana, el 98 % de los recursos públicos en materia de sanidad van a... a los servicios estrictamente públicos y 2 exclusivamente a los concertados, si, lógicamente, descontamos un servicio que en... en la generalidad de los sistemas sanitarios sí está atribuido a la iniciativa privada, como es el... el que se refiere a... a ambulancias y al transporte sanitario. Pero, en el caso concreto de la educación, yo creo que en esta Comunidad Autónoma mantenemos un... un equilibrio absolutamente razonable y lógico, que, por otra parte, se compadece con algo que nosotros –sí, nosotros sí, también nuestra opción ideológica- valoramos mucho, que es la opción de las familias para... para elegir los... los centros. Y, a partir de ahí, la... la Comunidad, el presupuesto público, pues lo que hace es ponerse al servicio de las familias.

En cualquiera de los casos, nuestra opción es claramente la educación pública. Yo he hecho esta mañana un alegato –lo he hecho también en algunas otras intervenciones-: en una Comunidad rural como Castilla y León, solo la sanidad pública es la que garantiza que exista igualdad de oportunidades, y yo esto lo he defendido en mi partido, pero desde la experiencia de Castilla y León. Por lo tanto, mire, le habla a un... Ahora, no me... no me plantee la diatriba o la pregunta en torno a una unidad en una determinada localidad entre lo público y lo privado. No lo sé, pero estoy convencido que habrá una buena respuesta de quien, por otra parte, tampoco es un forofo de la privatización o del neoliberalismo, como es el consejero de... de Educación –el actual y, por cierto, los... los anteriores-.

Ha sido su señoría muy coherente con las cuestiones... por eso yo no le reprochaba, pero sí le... le anticipaba al portavoz de Ciudadanos que... que estaba anticipando o acumulando cuestiones sobre las cuales usted se ha venido interesando en los debates con este presidente en los... en los Plenos de control...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Perdone, no puede tomar fotografías. Disculpe. Y perdone, presidente.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

... en los Plenos... en los Plenos de... de control. En esos Plenos hemos hablado de deslocalizaciones, en esos Plenos hemos hablado de crisis empresariales, en esos Plenos hemos hablado también... –y usted sabe cuál es la posición- le pregunta a... a la autoridad administrativa –no a la autoridad política- en relación con expedientes administrativos, como son los que conciernen a esos proyectos a los que usted se refiere reiteradamente, es decir, bien sean las macrogranjas, bien sea las... las minas, todos aquellos que tienen una complejidad medioambiental y en los que su señoría está siempre, pues muy... muy sensibilizado. Bueno, yo ahí le... le reitero lo que vengo diciéndole. Mire, esto es un Estado de derecho, creo que tenemos unas leyes muy avanzadas; desde luego, son las más avanzadas del mundo, porque... porque nacen de directivas europeas. Yo creo que es Europa la que tiene una legislación más avanzada en relación con la lucha contra el cambio climático, con la sostenibilidad, contra todos estos elementos de ataque medioambiental.

Nosotros, en definitiva, tenemos un trasunto de esa normativa. Esa normativa es aplicada a su vez por profesionales de la Función Pública. ¿O es que usted cree que... que hay una voluntad conspiradora o tal... o una... ganas de facilitar, en virtud de la cual el consejero de turno o el presidente intervienen en los expedientes administrativos concernientes a esto, que, además, en muchos casos, afectan a distintas Administraciones? Usted ha citado una cosa muy interesante, y yo la verdad es que lo digo con... con toda libertad: en este momento, que ha... que se ha operado un cambio en el signo político del Gobierno de la Nación, yo quiero ver qué capacidad de maniobra tiene el nuevo Gobierno de la Nación en expedientes... en expedientes de control medioambiental, en expedientes de... de prevención ambiental, que son absolutamente reglados, donde no hay capacidad de intervención política, porque estaríamos desviándonos de lo que tiene que ser una no discrecionalidad de los poderes públicos, yo se lo digo.

Por lo demás, mire, yo, salvo el objetivo en el que además sí que coincidimos -bueno, es verdad que coincidimos más o menos- de que no hay que guillotinar ni... por principio ningún proyecto de... económico, ningún proyecto de inversión que venga a generar inversión, crear riqueza y crear empleo, y especialmente en el mundo rural, pero luego tienen que someterse todos a –perdóneme el símil- la ventanilla administrativa de la aplicación de la ley. La ley es igual para todos, y yo le digo que la ley administrativa y las leyes medioambientales que se aplican en el territorio de Castilla y León y en el conjunto de España son las más exigentes, son las mismas de la Unión Europea, y, por tanto, ahí, estamos sujetos; aparte que siempre van a existir las garantías del Estado de derecho para que, si una u otra medida no se entiende ajustada al interés público, al interés general o a la legalidad, se puede recurrir en las distintas vías administrativas.

Mire, en relación a los cierres y deslocalizaciones, yo le reitero lo que ya le dije en algún momento: esta es una Comunidad que... que sabe -y... y en los años más duros de la crisis- lo que era un rosario permanente de pérdidas de empleo, de pérdidas de empresas y de deslocalizaciones, de huida de... de empresas, y que se dotó, en el marco del diálogo social, tan citado a lo largo de hoy, de un instrumento -la única que creo lo tiene-, que es un procedimiento claro y ordenado para enfrentarse a esos cierres y a esas deslocalizaciones. Nosotros tenemos un protocolo de actuación en esos casos de deslocalización y crisis de empresas. Lo hemos pactado en el diálogo social; hemos puesto en marcha una Fundación para el Anclaje Empresarial, donde todos estamos. Le he recordado hoy que, dentro del Plan de Empleo de este año dos mil dieciocho, existe todavía un conjunto de líneas del plan frente a las crisis empresariales dotado con casi 6.000.000 de euros, que son ampliables, y a pesar de que, evidentemente, el número de crisis de deslocalizaciones ha... se ha reducido constantemente.

Yo he recordado a lo largo de esta tarde que adoptamos precisamente para el mantenimiento de lo más importante, que es el empleo y el contrato de trabajo, una medida que fue pionera y que hace tan solo 48 horas han reproducido en su acuerdo las organizaciones empresariales y sindicales españolas, en ese acuerdo que es salarial, pero que es más que salarial. Y aquí dimos preferencia, a través de una serie de ayudas -y también la Fundación Anclaje trabajó en ello-, para que los ERES fueran suspensivos, y por tanto se buscaran soluciones o se buscaran alternativas, y no fueran extintivos, que son los que sí guillotinan y cierran los contratos de trabajo.

Pero usted me cita algunas empresas, y hemos de reconocer que, a pesar de todo ese esfuerzo, no hemos podido salvar algunas de ellas. Pero, junto a ellas, yo he tenido la oportunidad de darle a su señoría datos de otras muchas en las cuales el esfuerzo ha culminado con éxito, y bien la propia empresa, con los mismos gestores, bien los propios trabajadores a través de procesos de autogestión, bien a través de la búsqueda de una alternativa industrial, porque siempre el plan industrial es importante, la Comunidad, la Administración, no tiene vocación de hacerse un sector de empresas... un sector de empresas públicas que... sobre la base de lo anterior, pero tenemos muchos ejemplos.

Podemos hablar de lo que es el caso paradigmático de Renault, y el caso también de Nissan. Para su señoría el caso de Nissan es un caso casi calamitoso de deslocalización o de crisis empresarial. Para nosotros, se ha buscado una alternativa; pero además se ha buscado una alternativa, y no sabe su señoría lo complicado que es buscar esas alternativas en el marco de decisiones que desgraciadamente en la economía global no se toman en Valladolid, ni se toman en Ávila, ni siquiera se toman en Madrid; esa, concreta, se ha tomado en Tokio, y ha sido muy complicado llevar al ánimo que no había que cerrar, que había que reconvertir, que había que integrar en el polo industrial del Grupo Nissan-Renault en el conjunto de Castilla y León, y que, reconvirtiéndolo hacia la fabricación de determinados elementos -no para vehículos nuevos, pero sí para recambio, para repuesto, que es una línea muy moderna en el conjunto de Europa-, hemos arrancado también algunos compromisos que nos van a permitir mantener el empleo directo y el empleo indirecto.

Pero, junto a eso, tenemos... yo creo que hemos dado una rápida respuesta a crisis empresariales importantes en empresas agroindustriales, por ejemplo. Ahí están los casos de Seda Soluble, de Hibramer, de Elgorriaga, de Trapa, de Dulciora. O cuando algunas empresas han sufrido sucesos como fue el caso de Embutidos Rodríguez, Ornua -también en Ávila-, Campofrío -paradigmático, por ser uno de los buques insignias de nuestra industria agroalimentaria-. Hace poco he tenido la oportunidad de visitar Montefibre, que ha estado cerrado dos años, en... en Miranda, y que se ha reabierto como símbolo de la esperanza industrial que esa localidad tiene. Podríamos hablar, en León, de Antibióticos; de LM, en Ponferrada, que hoy es una realidad impresionante; de Endaki, en La Robla; de la Fábrica de Armas de Santa Bárbara, que conoce muy bien su señoría; de Grudem, en Segovia; de Puertas Norma, también lo conoce su señoría; de Metales Extruidos; de una infinidad de proyectos que pasaron por crisis y que... y que, bueno, yo creo que con el buen hacer de todos, con la voluntad, siempre con el esfuerzo, con el deseo de apretarse el cinturón de los trabajadores, se han sacado adelante, y que nos permiten yo creo que tener ilusión, que se complementa, lógicamente, con los nuevos proyectos industriales, aquellos que vienen de nueva planta y aquellos que son ampliación de los... de los anteriores.

Mire, yo no... yo no voy a entrar... yo creo que le he dado datos del comportamiento de la economía de la Comunidad, de cómo se ha comportado también en los doce últimos meses, en los tres años, desde el top de... de la destrucción de empleo y de la crisis, que fue en mayo del dos mil trece, la evolución del empleo. Hombre, yo quiero decirle que en los últimos doce meses han sido 15.000 parados menos, pero han sido... -y fíjese qué dato, este es un dato que ha pasado desapercibido, pero para mí muy importante- no se trata de 15.000 parados menos y que luego sean, imaginemos, 10.000 afiliados a la Seguridad Social; ¿dónde han quedado los 5.000 menos? Son personas que han desaparecido del mercado laboral. Pero es que en el último... en los últimos doce meses se han producido 15.000 bajas en el paro registrado y 17.000 altas en la Seguridad Social, de afiliaciones. El cómputo, el dato de... desde mayo del dos mil trece son 94.000 personas menos en el paro registrado, 68.000 más afiliados a la Seguridad Social.

Y bueno, yo he hablado de la calidad del empleo. Es verdad que tiene un efecto rotatorio, de muchos contratos, que además son contratos fundamentalmente para gente joven que está buscando una estabilidad para desarrollar su propio proyecto personal y su proyecto familiar, pero es una realidad que hoy, y con un porcentaje, al que yo he hecho referencia, muy superior, o superior, significativamente superior, a la media nacional, en Castilla y León el 76,5 de los asalariados tienen un contrato indefinido, que es superior a la media. Pero fíjese también qué circunstancia, que yo ya he puesto de manifiesto aquí, se trata de casi 4 puntos más de tasa de estabilidad de lo que existía en Castilla y León cuando aquí no nos quejábamos de los datos absolutos de empleo, porque había prácticamente pleno empleo técnico.

Le he dado más datos en relación con la calidad del empleo. Le he puesto de manifiesto el especial esfuerzo que estamos haciendo en todas las líneas del plan de empleo para favorecer los contratos indefinidos. Hemos hablado de la dimensión social del empleo. Hemos hablado también del empleo público, y de esas 9.500 plazas convocadas u ofertadas para dar estabilidad a empleos antes interinos. Los gráficos yo creo que son elocuentes. [El orador muestra una imagen]. Tenemos aquí el gráfico que marca la evolución del paro registrado en la Comunidad durante los últimos años, en concreto es desde el año... desde marzo... perdón, desde mayo del año trece. Vemos como hay una clara caída, que nos lleva a esas 90.000 personas que están menos registradas en el paro. Es un gráfico inverso en las afiliaciones a la Seguridad Social, es una tendencia positiva, que son 68.000 más; y también en el caso de la tasa de paro. Yo coincido con su señoría, perdemos en algunos casos, aunque hoy se ha recordado mucho en qué momento nos encontramos en el dos mil siete, con un 7 % de tasa de paro. Pero mire, es que hay que recordar que estábamos casi en el 23 % en el mismo trimestre en el año dos mil trece; y, por lo tanto, hoy, cuando estamos en el 13,91, creo que algo se ha hecho.

Empleo femenino y brecha salarial. Le agradezco que reconozca que ha habido esta mañana una preocupación por este aspecto concreto, y responde ciertamente a lo que hoy es una enorme sensibilización no solamente de las mujeres españolas, yo creo que, afortunadamente, del conjunto de la sociedad española, que no puede permitir esas discriminaciones. Una economía productiva moderna tiene que excluir la discriminación entre sexos, porque el... la discriminación entre sexos está proscrita, con carácter general, en la Constitución Española del año mil novecientos setenta y ocho.

Yo no soy nadie para dar ejemplo, lo único que puedo decir es que yo estoy al frente de una empresa donde trabajamos 86.000 personas y el 70 % de los trabajadores son trabajadoras, es decir, el 70 % es empleo femenino. Pero mire, los datos de empleo femenino en Castilla y León en los últimos años ponen de manifiesto una evolución con la que evidentemente no podemos conformarnos, pero que sí es claramente positiva. Mire, en el primer trimestre del año dos mil trece había en la Comunidad 402.000 ocupadas, hoy son 422.000, es decir, 20.000 ocupadas más; estaban afiliadas 374.000, hoy están afiliadas 40.000 mujeres más; la tasa de empleo femenino era entonces del 37,2, hoy es 3,3 puntos más; la tasa de paro femenino era en aquel momento del 24, hoy es del 16,6, por debajo también de la tasa de paro femenino española; y la tasa de asalariadas con contrato indefinido hoy es del 74,7 %, y también 3 de cada 4 asalariadas en Castilla y León tiene contratos indefinidos.

Y el contrato indefinido y el contrato femenino es y sigue siendo, y va a seguir siendo, una prioridad de nuestros planes de empleo. En ello estamos trabajando y en ello vamos a seguir trabajando. Y a ello quiere, finalmente, ayudar también esa ley, la de... el proyecto de ley al que yo me he referido esta mañana, y que pienso que es un avance hacia un necesario sistema de conciliación, que tiene tanta repercusión en tantos problemas que se han abordado en este debate que será un futuro proyecto de ley en Castilla y León que va, en primer lugar, a impulsar los instrumentos que permitan a las personas, a las mujeres y a los hombres, a las familias, conciliar, pero que también establezca un frente claro de lucha contra esa manifestación execrable de la desigualdad que es la brecha entre hombres y mujeres: en el empleo, en la calidad del empleo y en la retribución del empleo. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, presidente. Para un turno de réplica, el señor Sarrión Andaluz.


EL SEÑOR SARRIÓN ANDALUZ:

Bien. Pues muchas gracias. De nuevo de manera muy resumida, porque me veo obligado a encajar a la mitad del tiempo lo que los demás portavoces pueden tener un poco más de desarrollo, pero también lo agradecerán sus señorías, seguramente. Lo primero, vamos a empezar por el final, claro que hay creación de empleo. Hombre, es que lo gracioso sería que en Castilla y León no hubiera creación de empleo. Es decir, es que yo le recuerdo que ustedes llevan hablando de recuperación económica prácticamente desde hace más de cinco años. Por lo tanto, no nos venga usted diciendo como si fuera un gran éxito que se cree empleo. ¡Pues claro que se crea empleo!, en Castilla y León, en España y en Europa, evidentemente, porque eso son ciclos económicos que van mucho más allá de nosotros.

¿Aquí de qué estamos hablando? Uno, del ritmo de creación de empleo, y dos, de la calidad del empleo. Por supuesto que hay más afiliaciones a la Seguridad Social, aquí y en todo el mundo, podríamos decir. Pero claro, el problema es cómo se realizan estas afiliaciones a la Seguridad Social y en qué ritmo. Y el problema es que, si estábamos afiliando a 20.000 personas hace dos años, ahora estamos afiliando a 5.000. Y el problema es que la tasa de temporalidad ha crecido durante cinco años seguidos en Castilla y León.

Por lo tanto, no nos digan "se han creado empleos indefinidos". Claro, aquí y prácticamente en todo el país, porque estamos en una situación en la que, teóricamente, no estamos en los ritmos de destrucción de empleo que había en los años más duros de la crisis. Pero, evidentemente, esta creación de empleo no se está desarrollando igual para todo el mundo y no se está desarrollando al mismo ritmo. Es más, se crea menos empleo que antes y se crea de peor calidad. Es decir, en España hemos ido a un modelo en el que, por cada persona que se jubila cobrando 2.000 euros, tenemos a dos personas que entran a trabajar cobrando 1.000, y eso es lo que se está haciendo, un reparto prácticamente de la miseria, que es lo que le cae a la generación que está entrando ahora en el mercado laboral.

Lo estamos viendo de una manera sistemática. El 65 % del empleo creado en dos mil diecisiete es empleo inferior a 6 meses de duración. Esto es lo que llamamos precariedad laboral, que es lo que llevamos detectando desde mediados de los años noventa, que se está implantando en toda Europa, muy especialmente en los países del sur. Y esto genera indefinición, esto genera inseguridad.

La precariedad laboral, para su generación, era un rito de paso. Cuando uno entraba a un puesto de trabajo cobraba menos que sus mayores, esto era normal, esto era admitido socialmente, porque sabía que tenía la esperanza de que, con el tiempo, progresaría y podría llegar a una situación en la que gozaría de los derechos de los demás empleados. Este rito de paso hoy ya no existe. Hoy tenemos una precariedad que para una parte importante de la población es estructural. Esto significa inseguridad. Esto significa que uno no se mete o una no se mete a tener un hijo o una hija, o a meterse en una hipoteca, o a crear un proyecto familiar. Y eso significa que la gente se termina yendo, no ya fuera de Castilla y León hacia otros sitios de España, que también, sino al conjunto de la Unión Europea.

Esa es básicamente la definición del problema que hoy tenemos. Lógicamente, a eso le añadimos otro elemento, que es menos personas y con menos empleos, y sin reforma de la financiación autonómica -que ni Rajoy ni Sánchez-, eso es menos dinero para servicios públicos. Y eso explica la situación de las movilizaciones por la sanidad y de tantas movilizaciones que van defendiendo precisamente los déficits en nuestros grandes servicios públicos.

¿Qué solución tenemos por delante? Hay que replantear completamente el modelo de Comunidad. Y hay que replantearlo empezando por hablar de modelos de financiación. Y puesto que el problema de la financiación autonómica no parece que se vaya a resolver, no queda más remedio que abrir otro melón, que lo vamos a tener que abrir, que es el debate sobre la fiscalidad. Vamos a tener que abrir un debate muy serio en dos mil dieciocho-diecinueve, en el curso que nos queda por delante hasta las elecciones, plantear un debate sobre una reforma de nuestro modelo fiscal, porque es evidente que, con el actual modelo de financiación autonómica y nuestro modelo laboral y económico, las cuantías de nuestros Presupuestos van a permanecer prácticamente inalteradas a lo largo del tiempo, mucho más cuando nuestro país sigue, desgraciadamente, sometido a esos dictados de la troika que nos llevan a que, constitucionalmente, nuestro país considere más oportuno el pago del déficit o de la deuda que el mantenimiento de los servicios públicos. Y, por lo tanto, va a ser uno de los grandes desafíos que vamos a tener.

Habla del Estado de derecho. Claro que hay que tener claro el Estado de derecho, por eso he criticado que a su Administración haya habido, en los últimos veinte años, más de diez decretos y órdenes tumbadas por vía judicial, precisamente en el ámbito medioambiental. La defensa del Estado de derecho también se hará haciendo regulaciones acordes a la ley. Ahora bien, el Estado de derecho no está para tomar decisiones políticas. Se cita mucho a los filósofos en esta Cámara, por cierto, pero yo creo que se les cita mucho y se les lee poco, ¿no? A mí me gusta más describir autores que citarles, ¿no? Y yo creo... hay un autor que me parece muy importante, en la primera Escuela de Frankfurt hablaban de la reducción del debate político, del debate moral, a lo que llamaba Max Horkheimer la "ancilla administrationis", es decir, que nuestras sociedades cada vez debaten menos sobre sus fines como sociedad y más sobre los medios, pero no hacia los fines a los que nos llevan esos medios. Yo creo que en política de minería nos ocurre mucho esto.

No se trata solamente de hablar de la normativa, sino de qué normativa queremos, para qué fines; y lo que tenemos que debatir, señor presidente, es si las minas de uranio, de feldespato o las grandes macrogranjas son buenas o malas no solo para el medio ambiente –cuidado-, también para los miles de pequeños y medianos agricultores y ganaderos de nuestra Comunidad, que son, por cierto, quienes se están movilizando contra estos proyectos allí donde llega. Así ha pasado en Ávila, los proyectos de feldespato, que quedan dos vivos; o así ha pasado, y está pasando, en Salamanca en los proyectos del uranio. No se trata solo -que también- de una cuestión de ecología básica -que por supuesto que también lo es-, es una defensa del pequeño y mediano productor agrario, que es, no lo olvidemos, quien fija territorio en el medio rural en nuestra Comunidad. Esto es algo absolutamente fundamental, y me parece importante que así lo planteemos.

Básicamente, hay varias cuestiones que podría plantear, pero sí que querría terminar con una, para mí, de importancia, y es una conversación, además, que hemos mantenido ya en algún momento -y lo he podido recordar hoy con el consejero de Educación-. Hablaba de la filosofía hace poco; es lamentable que en las Cortes nos gusta mucho a los políticos hablar de los grandes filósofos, pero hemos creado legislaciones que, desgraciadamente, han hecho que nuestros estudiantes no puedan estudiar la historia de la filosofía en segundo de Bachillerato. Castilla y León somos la Comunidad donde se encuentra peor tratada esta materia en todo el Estado. Espero que en su último turno pueda hacer un anuncio de que se pueda revertir esta situación, por lo menos para que el último año de su Gobierno al menos repare esta situación, que estoy seguro de que tiene una solución sencilla, y que los estudiantes de Castilla y León, como está pasando ya en varias Comunidades Autónomas, puedan empezar a conocer la historia de la filosofía de una manera directa.

En mi primera intervención en esta Cámara yo le prometí respeto en lo personal y radicalidad en el contenido. Creo que he sido leal a esa promesa, me he mantenido firme y coherente en mi gran compromiso, que es el compromiso con el movimiento obrero de Castilla y León y con los movimientos sociales. Yo prometí mi cargo haciéndolo por los valores ilustrados, republicanos y del movimiento obrero, y he intentado ser firme en esta promesa. Creo que le he deparado un trato de respeto y, al mismo tiempo, de firmeza ideológica y política. Mañana, mucho de lo que he dicho serán resoluciones que plantearemos para el debate. Y, en el año que queda de legislatura, no dude en que seguiremos luchando con la misma constancia y tenacidad que hemos tenido desde el primer día. Muchas gracias.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, señor Sarrión. Para un turno de dúplica, tiene la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Gracias, presidenta. (Lo hago desde el escaño). Respetuoso sí, coherente también. Hombre, en algunos casos me quiere usted... o me ha querido usted llevar un poco por delante. Me hace una pregunta retórica, porque usted sabe la respuesta, porque usted ha estado trabajando este asunto y... e incluso me imagino que se habrá producido -no lo... no lo puedo confirmar en este momento- una reunión que el consejero de Educación le ofreció a su señoría con los representantes de los profesores o de los alumnos que tenían esta inquietud, y que va a reponer lo que tendría que ser algo normal, que son los estudios de la historia de la filosofía, especialmente en las ramas humanísticas del Bachillerato. De manera... no me pida que yo anuncie aquí algo por lo que usted lleva trabajando y que sabe... lleva trabajando mucho tiempo, es verdad que con una cierta oscuridad, que no oscurantismo, y que sabe perfectamente cómo se va a solucionar.

El nuestro no es un... no es el... no es un modelo de ese tipo de explotaciones mineras o macrogranjas. Vamos a ver, lo que nosotros no podemos poner es –nunca mejor dicho- puertas al campo de lo que, en términos de libertad económica y economía de mercado, es la... la libre iniciativa. Y, por tanto, esos proyectos, a partir de ese momento, le gusten a su señoría o no le gusten a su señoría, están cobijados bajo las garantías del Estado de derecho; y el Estado de derecho unas veces nos gusta más, en algunos aspectos, y otras veces nos gusta menos, pero ese es el equilibrio; y ese es el equilibrio que nosotros tenemos que mantener. Esa es la dificultad para contener... para contestarle en términos ideológicos, o incluso de gusto particular, porque mis gustos particulares quedan aparcados. Aquí hay unos derechos de unas personas que toman una iniciativa, hay unos derechos que son sociales y públicos en relación al medio ambiente, y hay unas garantías que da el procedimiento administrativo y unas leyes medioambientales que son absolutamente exigentes; unas garantías que dan que esas leyes se administran por profesionales públicos, donde nosotros no intervenimos.

No podemos expresar nuestro gusto, ¡estaría bueno!, "este me gusta", "este no me gusta", "este es amigo", "este no es amigo"; no, eso no es así, por lo menos no lo es en el caso concreto de Castilla y León. Y hay un ámbito de garantías que determina que siempre están los tribunales pues para los recursos que se puedan presentar o plantear frente a decisiones administrativas que le gusten más o le gusten menos a las partes. Esa es... En el caso concreto de las macrogranjas, yo se lo he dicho, lo he expresado esta mañana, nosotros estamos comprometidos con las explotaciones ganaderas que existen en la Comunidad, nosotros lo único que estamos impulsando, y creo que lo estamos haciendo razonablemente bien, para modernizar esas explotaciones, para que incluso, en algunos casos, hayan procesos de asociacionismo; estamos defendiendo el cooperativismo, esas casi mil cooperativas agrarias y ganaderas que existen en la Comunidad.

No es nuestro modelo, entendemos que hay que valorar también la repercusión económica, pero es que sus prevenciones se han expresado incluso antes de que estuviera planteado ante la Administración el correspondiente proyecto. Nosotros le hemos dicho: calma, vamos a verlo. Lo que no podemos es decir en esta Comunidad Autónoma: miren, no, no, no presenten proyectos de esta naturaleza, vayan a la Comunidad de al lado; y tener el... el fiasco de que en la Comunidad de al lado sean más receptivos y ese foco o ese posible foco de actividad económica y de creación de riqueza y de empleo, pues se coloque a unos pocos... a unos pocos kilómetros. Pero el modelo no es ese el nuestro.

Y finalmente -no... no puedo evitarlo-, se ha mostrado usted poco optimista, yo también lo soy; bueno, de hecho, antes de recibirme ya... o de recibirnos a los presidentes autonómicos, ya el presidente del Gobierno ha dicho que la... que la reforma, que él entendía antes tan urgente, queda aplazada. Se ha mostrado usted escéptico respecto de eso y dice que sin financiación cómo vamos a hablar de mejora de la calidad de los servicios públicos; y si no hablamos de mejora de la calidad de los servicios públicos, cómo vamos a hablar de la dotación de los servicios que requiere el medio rural para que los habitantes del medio rural, además de ser los guardianes del territorio y además de ser los garantes de la alimentación, sean ciudadanos de primera que tienen acceso a los servicios públicos en iguales condiciones que los urbanitas.

Pero, claro, cuando usted me plantea que la alternativa va a ser aquí tener que repensar la reforma fiscal... Es que yo ya sé lo que significa reforma fiscal para las izquierdas, yo sé bien lo que significa reforma fiscal para usted; entonces, a lo mejor va a ser peor el remedio que la enfermedad. Tendremos que ver si esa reforma fiscal, tendremos que ver si esa... aumento de la presión impositiva lo quieren o no lo quieren los ciudadanos de Castilla y León.

Y es verdad que introduce... me parece que es un debate absolutamente serio y absolutamente riguroso, que nunca nos atrevemos a dar los políticos, ni siquiera aquellos que estamos de salida. Porque estamos muy preocupados, y aquí ha sido objeto, no solamente de esta sesión, intensamente, pero de todas las sesiones de control durante estos tres últimos años y, por supuesto, todas las que yo pueda recordar, la calidad, el incremento, el mantenimiento de los recursos más... más... Pero ¿cómo se paga eso?

En definitiva, un... un modelo, ciñéndonos exclusivamente a las dos grandes competencias en las que yo incluso he basado el apoyo que, desde lo público, desde la Junta, tenemos que dar para soporte de cosas tan importantes como es el mantenimiento de la población, el empleo, las oportunidades, los jóvenes, el futuro del medio rural. Pero esos dos ejes de nuestras políticas: el apoyo a la competitividad económica e industrial, los factores de competitividad, respaldar a las empresas, a las industrias, a las iniciativas empresariales, respaldar las políticas de empleo, por una parte, respaldar a... a la cadena de valor en el campo, en el sector agroalimentario, impulsar todos los sectores económicos; y, en segundo lugar, mantener los niveles de calidad. Porque, claro, yo muchas veces he defendido, miren, ustedes nos han acusado de que... de que hemos tenido que frenar nuestro gasto social; hoy hasta el Grupo Podemos me reprochaba a mí los... los niveles de endeudamiento y de déficit, lo cual ya es un contradiós, ya casi es cambiarnos los papeles: el señor Fernández se tendría que sentar aquí. Pero... pero el debate es el siguiente, el debate es el siguiente: ciudadanos de Castilla y León, tenemos estos servicios; estos servicios se tienen que ajustar además a unos costes diferenciales, por las circunstancias del territorio, de la población, del envejecimiento, etcétera. Bueno, ¿cómo pagamos eso? Desde luego, hay que reclamar, esto es lo que tenemos que... que llevar. Mire, yo... yo el tema de la financiación autonómica, que creo que me lo sé, y en... y en el que puedo decir que... que no sean... bueno, es difícil casar 17 modelos, ¿no? Pero, en fin, yo he... he... yo he sufrido al ministro Montoro y he sufrido también a... a los ministros del señor Rodríguez Zapatero que aprobaron la reforma en los términos a los cuales yo me he referido aquí, con un pacto bilateral con... con la Generalidad de Cataluña, que luego dice que es la más perjudicada por ese modelo. Yo he sufrido eso, yo sé que es muy complicado. Pero mi explicación es esa.

Avanzar hacia una financiación exclusivamente capitativa no es justo. Porque lo dijo Ortega: "Yo y las circunstancias". Aquí pesan mucho las circunstancias. Y si queremos mantener esos servicios públicos, que además sabemos que son los únicos que pueden garantizar una base de calidad de vida, de dignidad, en el medio rural, para que se mantenga allí la población, y, por tanto, para retener población o para que los jóvenes y las mujeres... hablábamos esta mañana del rejuvenecimiento y la feminización de la agricultura y de la agroindustria, la única manera es esa. Y para eso hay que luchar y para eso hay que seguir. No creo que para eso sea bueno una subida absolutamente ilimitada de los... de los impuestos, con independencia de que el debate fiscal hay que darlo, y hay que darlo con valentía, porque servicios públicos de calidad e impuestos muy bajos no existen en ninguna parte. Las naciones de... Dinamarca, Suecia, etcétera, que, en determinados momentos, con políticas socialdemócratas -que ahora están muy matizadas porque también han demostrado tener una base muy poco sólida-, desarrollaron unos importantísimos servicios públicos universales, sin embargo, tenían unas presiones fiscales absolutamente insoportables. Y no solamente eso, sino que esas presiones fiscales insoportables también, de alguna manera, hacían daño a la propia libertad de las personas y las familias.

Pero, en fin, son cosas importantes, son cosas interesantes, son cosas en las que hay siempre una acepción de carácter ideológico, en las que usted y yo nos separa, pero lo que nos... lo que fundamentalmente nos une es el deseo de seguir dialogando, de seguir parlamentando, de seguir debatiendo y de seguir trabajando por esta tierra nuestra que es Castilla y León. Gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, presidente. Tiene la palabra el señor Santos Reyero.


EL SEÑOR SANTOS REYERO:

Gracias, presidenta. Buenas noches, ya, a todos. Señor presidente, hoy volvemos a encontrarnos en el tercer debate de política general, el último en el que seguramente coincidamos usted y yo, aunque ya le adelanto que eso le dije al Procurador del Común y al año siguiente me le encontré, por lo tanto, tampoco... [Risas].

No nos ha ido muy bien en los dos anteriores, me refiero a esa capacidad para acercar posturas, a pesar de que hoy podemos reconocer, y usted me lo va a volver a decir, aquello de que hemos llegado a acuerdos puntuales en materia presupuestaria y en esos acuerdos que planteó al inicio de la legislatura, como el de reindustrialización o el de financiación.

Sabe usted, y no creo que se sorprenda, que por la región leonesa UPL llega a acuerdos con quien haga falta (PP, PSOE, Podemos, Izquierda Unida o cualquiera), ¡faltaría más! Acuerdos, a pesar de disentir –eso ha quedado patente- en múltiples ocasiones con el marco territorial que ustedes preservan y defienden. No hace falta hacer una encuesta para ver que los 83 procuradores de estas Cortes luchan por fortalecer esta Comunidad Autónoma, lejos de lo que nosotros queremos, lo cual no implica que hayamos podido llegar a puntos de encuentro alrededor de mínimos. Eso que en ocasiones le ha parecido a usted una oportunidad estupenda para girar su discurso hacia la aprobación de sus políticas o una aprobación tácita a las mismas, es para nosotros la oportunidad cierta de cambiar en su mínima esencia algún tipo de política inversora que beneficie a León, Zamora y Salamanca.

Dicho esto, señor Herrera, nuestra visión, esa que usted ha calificado en muchas ocasiones de catastrofista, de retrovisor o de carácter sentimental, es, a nuestro juicio, el comienzo para buscar las soluciones económico-sociales de la región leonesa. Yo no soy médico, pero estoy convencido de que la curación de la enfermedad solo puede atacarse desde el diagnóstico acertado, desde la certeza de que los síntomas son propios de la enfermedad territorial que nos aflige –si me permite el símil-.

Decía el señor Carriedo el otro día en una comparecencia que cuando yo expongo datos económicos de León, Zamora y Salamanca estoy trasladando una imagen pesimista, a pesar de que él mismo reconocía en esa comparecencia la veracidad de los mismos, lo que genera en mí un estado de duda permanente sobre lo que... sobre si lo que resulta más apropiado es maquillarlos para no trasladar esa imagen pésima. Claro, señor presidente, uno cree firmemente que para atajar la enfermedad, como le he dicho anteriormente, que nos limita, no hay que dulcificar el diagnóstico, porque ello nos llevaría indefectiblemente a tomar medidas y a aplicar medicamentos insuficientes. Y eso es lo que ha pasado en estos últimos años, que ustedes, día tras día, han maquillado los índices económicos y sociales, que nos mostraban una Comunidad Autónoma que se desarrollaba a una doble velocidad, con un polo muy fortalecido y otro desfavorecido.

Es decir, cada vez que yo, haciéndome eco de las noticias de los periódicos más relevantes, les digo que León ciudad es la ciudad de España con menor tasa de actividad, usted me contesta que sí, pero que es mejor no decirlo, y sí significar que tiene un polo farmacéutico muy importante. Si yo le digo que la despoblación es en Zamora y en León galopante, hasta situarnos entre las primeras de España, el PP contesta que este es un problema general, nacional, europeo, contemporáneo; que el colectivo de los menores de treinta años sea en León el menor de España, y, por tanto, carezcamos de toda capacidad de relevo generacional; que la gente emigre de León más que en cualquier provincia de esta Comunidad, que el 65 % de los que han emigrado se encuentren entre León, Zamora y Salamanca, más que todas las provincias conjuntas de esta Comunidad, es para usted, son para ustedes, cuestiones sin mayor importancia, propias del discurso victimista de la UPL, más que de un problema estructural... más que de un problema estructural, que es lo que nosotros creemos.

En definitiva, lo nuclear de la cuestión es que, para comenzar a aplicar el tratamiento que cure la enfermedad que nos asiste, hay que realizar un diagnóstico lúcido y claro, sin paños calientes, porque minimizando el problema y aplicando soluciones de proporcionalidad lo único que se consigue es agrandar más la brecha y fomentar esos desequilibrios territoriales que conforman este ente autónomo. Y, verá, todo guarda relación con esos datos que yo le planteo a menudo, porque, fíjese, esta zona de la que yo me refiero, la región leonesa, posee los datos de despoblación más groseros en cuanto a número de población perdida.

Y permítame que hoy le dé solo los datos de sus diecisiete años de Gobierno, señor presidente, en el que las tres provincias que más pierden son: León, con 36.000; Zamora, con 27.000; y Salamanca, con 19.000. Ojo, todas las provincias pierden, excepto tres: Valladolid, que en estos diecisiete años ha ganado 21.000; Burgos, que ha ganado 7.000; y Segovia, que ha ganado 6.000. Y siendo este un problema crucial en esta Comunidad Autónoma, más allá de datos de natalidad o de crecimiento vegetativo negativo, uno llega a la conclusión de que para parar esta sangría hay que acometer y hacer frente al problema desde al menos dos vertientes: una, generando las suficientes oportunidades económicas que posibiliten desarrollar un plan de vida a nuestros jóvenes, que estimulen el normal relevo generacional y equilibren el saldo de –y permítame la expresión- cotización negativa que León, Zamora y Salamanca tienen.

Un ejemplo, para que me entienda: León es la provincia con mayores necesidades de generación de empleo, porque para equilibrar ingresos y gastos en pensiones necesitaría casi 168.000 nuevos ocupados. La provincia leonesa lidera, con 34,2 %, el déficit del sistema... el déficit del sistema en toda esta Comunidad. En esta provincia, en León, hay 1,1 cotizante por pensionista. Para solucionar el problema, a la vez y de forma simultánea, debemos conseguir fortalecer los servicios públicos, de tal manera que se evite algo que usted ha dicho ya: el éxodo rural hacia las ciudades; y para ello debemos mantener nuestros servicios con una correcta ordenación del territorio, y sobre todo con una financiación acorde que nos permita mantener la calidad de los mismos y no provoque la huida hacia territorios que sí garanticen esos servicios sanitarios, educativos o de ocio.

Ustedes, si me lo permite, se entretienen en temas accesorios, que enmarañan más que aclaran: llevan ya más de una legislatura empantanados con esa ley de ordenación, con una financiación insuficiente, a la que ahora también deberá dar solución el actual Gobierno socialista; y con leyes como las de Conferencia de Alcaldes y Presidentes de Diputación, entreteniéndonos con juegos malabares mientras su partido legislaba a nivel nacional para crear dudas existenciales a las juntas vecinales, con modificaciones legislativas sin ningún sentido, como la eliminación del vecino secretario.

Permítame que enlace con esos esfuerzos para favorecer la reindustrialización, ligado a esos territorios desfavorecidos, porque, mire, nosotros ya le hemos dicho que esa es nuestra receta, que estamos de acuerdo con esos planes de fomento territorializado; eso sí, con justicia social, término que ahora se ha puesto de moda. Porque, mientras se destinan 5.000.000 para el Plan de Dinamización de las Cuencas Mineras, mientras se habla de un verdadero plan para la comarca de Benavente o Béjar, donde hasta ahora no se fija ningún tipo de inversión, usted ha reconocido aquí, en sede parlamentaria, que la Junta haya apoyado hasta tres planes industriales para que Renault siga fortaleciendo el plan de empleo en ese eje al que ustedes han apoyado durante los últimos treinta años. ¿Cuántos millones se han dedicado a esos tres planes, señor presidente?

Estornuda Renault y ustedes plantean una inversión de 50 millones para la alianza Renault-Nissan. Se colapsa Vestas, se colapsa Vestas, y todos ustedes guardan un prudencial silencio. La Vidriera Leonesa cambia su sede social y su sede fiscal, y, de nuevo, sepulcral silencio. Y esto, señoría, me hace mucha gracia, porque demuestra, a mi juicio, la hipocresía política que ustedes tienen.

¿Cuántas veces nos han repetido hasta la saciedad que la Junta no es quien debe generar empleo, que esa es responsabilidad empresarial, que deben ser las propias empresas quienes lo hagan? Sin embargo, facilitan el dinero necesario a determinadas empresas para disolver esa parte de lógica que tiene su argumento. Porque coincidirá conmigo que es más... que es más fácil llegar a generar empleo inyectando dinero público a esgaya, como se diría en leonés, cada vez que estas empresas multinacionales lo piden, aunque con ello estemos volviendo a apostar por unos territorios, muy en defecto de otros. Y este es el gran problema: un Ejecutivo mediatizado por grandes multinacionales que impide que otras fortalezas reciban el indispensable auxilio económico. Otras empresas, señor presidente, que ejercerán de natural competidor de esas grandes multinacionales, que, para su desgracia, comenzarán a perder músculo por esa transición energética justa que le gusta tanto al señor Tudanca y a la ministra Ribera. Porque, señorías, esa transición energética justa que ahora utilizan tan a menudo en el Partido Socialista será la misma que acabará con las térmicas, seguro, pero -no dude, señoría- será la misma que también cambie las fortalezas de esas empresas que ustedes llevan incentivando durante los últimos años y que deberán reinventarse, espero no con dinero público; pero, sin duda, generarán una pérdida de empleo significativa.

Y claro, no deja de chocar que durante todo este tiempo ustedes hayan defendido algo que pudiera parecer lógico, como que la Administración no puede ser avalista de un proyecto como el de la biorrefinería de Barcial, y eso lo entendíamos todos, y, sin embargo, sí puede invertir 50 millones para beneficio de esas multinacionales. Y, señor Herrera, esto es lo que dice la UPL. Parece que, en definitiva, también es lo que opinan los agentes del diálogo social, de los que ustedes presumen con razón cuando coinciden con sus planteamientos, sin embargo, son meras opiniones cuando no.

Porque fíjese las coincidencias. El presidente de CECALE diciendo que la Junta actúa siempre donde hay más población, acusándoles a ustedes de insolidarios, que curiosamente es lo mismo que yo vengo defendiendo desde el inicio de la legislatura. Por cierto, coincidiendo también con lo expresado por los secretarios provinciales de UGT y Comisiones Obreras de León, que, al igual que yo, expresan día tras día lo perjudicial para León, Zamora y Salamanca de compartir este marco territorial. Quizás ahí está la clave. Si el señor Aparicio acierta y ustedes invierten donde hay población, es por eso que sus políticas intentan acabar con la población en el oeste de esta Comunidad, para tener la coartada necesaria.

También coincidimos con esos mismos agentes del diálogo social en esa valoración sobre un mercado de trabajo enfermo, con excesiva temporalidad, con sueldos bajos y con una fortaleza negociadora debilitada no solamente por su última reforma laboral, sino también por la del Partido Socialista. Ni siquiera me pararé más a recordarle que también ahí, en la tasa de desempleo, también somos tristes líderes, pero sí que le diré que no es casualidad que las ciudades de León y Salamanca estén entre las cinco primeras de España con menor tasa de actividad.

Pero obviemos, si quiere, los 5.000 ciudadanos que pierde León cada año, obviemos los 2.860 de Zamora -que no pierde más porque casi ya no le queda gente- y obviemos los 2.400 de Salamanca; obviemos lo que ustedes reconocen sobre el infradesarrollo del sector oeste de esta Comunidad; obviemos que la apuesta logística por este territorio, aunque al final llegue, será secundaria y, una vez más, con diez años de retraso, y miremos el futuro para revertir esos equilibrios. Veamos cuáles son las medicinas que ustedes plantean.

Porque aquí se ha planteado inversiones en ese plan de dinamización, que nosotros hemos apoyado, y resulta que donde más se invierte es alrededor de una zona cuyo potencial agroalimentario resulta del todo punto incontestable. Da lo mismo que sea un municipio del grupo 2, lo importante es buscar la excusa para apoyar a otra gran empresa y fortalecer a esos territorios menos demacrados. Lo que el señor Aparicio decía, su solidaridad.

Claro, y hablando de agro y solidaridad, también le tengo que exigir; usted lo ha dicho en alguna ocasión, pero vuelva a decirme usted qué entienden ustedes y qué entiende también –algún día nos lo dirá- el señor Tudanca sobre la transición justa energética o energética justa. Energética justa, ¿para quién?

Cuando hablan de cambio climático, de la preservación de nuestro medio ambiente, porque la hipocresía política me dice que, cuando alguien utiliza ese término para hablar de economía sostenible y protección de medio ambiente, lo que quiere decir es que hay que ir por el camino de las energías limpias, acabando de un plumazo con nuestras térmicas, sin pestañear, y así certificar la defunción de nuestras cuencas mineras, trabajo que tienen todos ustedes bastante avanzado y en el que llevan ya muchos años trabajando.

Y, de paso, ese término de transición justa lo eliminamos cuando, en vez de invertir y cumplir las inversiones presupuestadas para mejorar la eficiencia de nuestro regadío, plantean la creación de balsas en el Órbigo y en Tierra de Campos, que, aunque cambien el ecosistema y el hábitat de uno de los potenciales de la provincia de León, como es el lúpulo, eso es lo menos importante, eso ya no entra dentro de lo que algunos llaman transición justa y medio ambiente sostenible. Eso es un sacrificio necesario.

Mire, aprovechando que hablamos de regadíos, me cuesta tildar de positivo ese relevo generacional en nuestro campo, más difícil aún con lo que se nos avecina. Y digo que me cuesta porque es difícil aprobar su política de modernización de regadíos e inserción de los jóvenes al campo cuando demoran el pago de expedientes hasta tres años. Es necesario, y se lo pido, se lo exijo, cumplir con esas promesas para mejorar la eficiencia de nuestros regadíos, que eviten pantanos y balsas que socialmente exigen siempre grandes renuncias en base a esa solidaridad mal entendida. También expresamos aquí nuestra duda en la capacidad negociadora que tienen que demostrar, tanto el Partido Popular autonómico como el Partido Socialista nacional, para minimizar ese impacto económico que, indefectiblemente, vamos a sufrir en la PAC de los años venideros. Veremos cuál es la apuesta ante la inminente reducción de las ayudas comunitarias. La nuestra se la voy a decir yo, la nuestra es defender, promover y proteger esas explotaciones familiares que pueden dar el valor añadido que necesita el campo de León y de Castilla, esas que verdaderamente fijan población en nuestro mundo rural.

Y sé que me quedarán muchos temas por tocar, señor Herrera, y sé que, como nos ha pasado en anteriores ocasiones, usted hace... usted, en su réplica, entre broma y broma, nos dirá cómo ve la realidad con las gafas verdes de la esperanza, y yo hace tiempo que esas gafas las perdí. Yo no aceptaré su visión y volveré a ponerme las gafas de la realidad, esas que, día tras día, cuando cojo un periódico, oigo una radio, leo una estadística, me dice que las gafas que utiliza usted son especiales y que solo se reparten en las sedes del Partido Popular; las que me quería regalar el señor Carriedo, para que viera lo bonito que es León y me olvidara de sus problemas. Pero es que yo no tengo derecho a ser optimista ni pesimista, tengo la obligación de contar la realidad como la vivo, como la viven todos, una realidad de más oscuros que claros, una realidad que nos confirma el grave error de crear una Comunidad Autónoma cuyas entidades son muy diferentes, cuyo territorio es tan extenso que la mayoría de las políticas son de difícil aplicación, una Comunidad con un envejecimiento terrible y unas variables demográficas muy malas, cuyo peso en el Estado es tan nimio que la mejora de la financiación es un puro deseo. Y después seguiré.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, señor Santos. Para contestar, tiene la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Muchas gracias, señora presidenta. Señor Santos, hombre, es... es muy difícil no tenerle simpatía a su señoría, ¿eh? Es muy difícil no agradecerle hoy aquí, al principio de esta réplica, toda la ayuda que nos ha prestado. Porque, claro, yo le atribuía, inmerecidamente, todo el mérito al señor Fuentes, pero usted también ha puesto su cuota parte para que esta Comunidad tuviera Gobierno y pudieran salir adelante los Presupuestos en estos tres últimos ejercicios. Pero, al mismo tiempo, es muy difícil no rechazar de nuevo esa visión negativa, esa visión parcial, esa visión basada en el victimismo, y sobre todo en la utilización de datos que, evidentemente, son los datos siempre más negativos, que, evidentemente, son los datos menos halagüeños o elocuentes, o que, en definitiva, no se compadecen con el reconocimiento de ningún avance, de ninguna posibilidad.

Fíjese si esto ya es connatural en su señoría que para dar entender que una cuestión que fue objeto no hace demasiado tiempo de una pregunta de su señoría que yo tuve que responder, y que era qué veníamos haciendo desde la Junta de Castilla y León para evitar ese nuevo descuido para León, para Ponferrada, para Palencia, que sería la no inclusión de estas ciudades y sus áreas de influencia en el corredor ferroviario atlántico, usted, en su intervención, dejándolo caer, ha dicho "lo que son apuestas logísticas secundarias". ¡Hombre!, póngale un poquito más de calor, reconozca que aquello que le dijimos que estábamos intentando con las Comunidades con las que tenemos tan intensa relación, fundamentalmente Galicia y Asturias, ya se ha convertido en una realidad. Y que no hemos doblado el pulso y la mano a nadie, pero ya se han incluido esas conexiones, en las que se incluye también Ponferrada, por las que usted abogaba y por las... Pero es, en definitiva, esa tendencia a no reconocer absolutamente nada positivo.

De la misma manera... pero mire, si para hablar de desarrollo industrial en León y en la provincia de León y en el Bierzo no hace falta que venga usted aquí a enmendar la plana, que no podemos compartir, con el apoyo que necesariamente tenemos que prestar al sector automovilístico en el conjunto de la Comunidad. No le reproche usted al actual Gobierno que ese sector automovilístico esté radicado donde está radicado, que, por cierto, no es en la malvada capital de Valladolid exclusivamente, que estamos hablando de Palencia, que estamos hablando de Ávila, que estamos hablando de un sector con 150 empresas de componentes, algunas de las cuales también tienen vida en la provincia de León.

Pero claro, cuando usted nos reprocha el apoyo que damos al sector del automóvil, y especialmente a la multinacional que tantas veces ha salido a lo largo de esta tarde, es que usted olvida que yo esta misma mañana he estado... he hecho referencia al esfuerzo que estamos haciendo en Cubillos del Sil, para 450 trabajadores, oiga, con 41 millones de financiación aportada por la Junta de Castilla y León, una fábrica de biomasa, una planta de biomasa. Es que me habla usted de Vestas, y seguramente porque no lo conoce, con Vestas estamos trabajando y estamos trabajando con los trabajadores, y hoy mismo nos hemos vuelto a reunir con ellos. Pero, qué casualidad, en el mismo polígono de Villadangos, al lado de Vestas, se está instalando una gran superficie logística y de distribución de cartón, con otros 410 nuevos puestos de trabajo. O qué gracia, en Vidriera Leonesa, usted se queja de que ha cambiado -yo no sé si es ese dato real o no- el domicilio, el domicilio social, pero lo que yo sé es que en este momento está realizando una inversión en un nuevo horno de 24 millones de euros, y ahí imagino que estaremos nosotros también. Y claro, me habla, o no me habla, de LM en el Bierzo, que estaba cerrado y que hoy es la empresa más importante de León, con 800 puestos de trabajo.

Todo esto lo evita, porque es que... es que esto, claro, es que esto no le da mordiente, no le da picardía, no, no, no, no... no barre a su favor, le quita argumentos, qué tristeza, claro. Y acaba diciendo que no acepta la visión del señor Herrera. Pues hace usted muy bien en no aceptar la visión del señor Herrera, hace usted muy bien y se lo voy a demostrar. Acepte otras visiones.

Pero, antes de entrar en eso, permítame que le recuerde algunos datos. Mire, en León estos años hay crecimiento económico –a usted le parecerá poco-: en el dos mil dieciséis, un crecimiento del 2,9 %; o en el dos mil diecisiete, un crecimiento del 2,1 %. En León se está creando empleo: el paro registrado en este mes de mayo nos habla de 3.216 parados menos que hace un año; una bajada del 9,3 %. O de 9.300 parados menos que en el dos mil quince, o de 17.000 parados menos que en el año dos mil trece –mayo también-. Mire, hay incremento de afiliación a la Seguridad Social: 3.390 afiliados más que hace un año; 5.133 desde que comenzó la legislatura; 7.700 afiliados más desde hace tres años. Y la tasa de paro hoy es del 14,88 %, que es casi 4 puntos menos que el año anterior, que es 9 puntos menos que dos mil quince y que es casi 12 puntos menos que en dos mil trece. Por cierto, una tasa de paro inferior a la media nacional.

Y claro que tiene fortalezas, ¡pero si nos hemos cansado de hablar de las fortalezas! Usted me habla de las fortalezas en la provincia, agroalimentarias, pero podríamos hablar del polo tecnológico, con centros públicos también que se han desarrollado; ojo, con centros públicos impulsados por... en su momento por el Gobierno de la Nación –bien impulsados están-, también de la mano del ayuntamiento, también está ahí el Centro de Computación, también está la propia Universidad de León, también está claramente el Incibe o grandes multinacionales de la... de las tecnologías de la información y la comunicación.

Hay un polo biofarmacéutico. De este no me tiene que hablar, porque no es que yo me haya cansado –estoy encantado-, pero tanto en el Parque Tecnológico de León como en otras zonas industriales, yo he estado allí viendo la ampliación y más, y hay una apuesta; una apuesta que se vincula también con los estudios universitarios.

Y hay turismo –claro que hay turismo-, y no porque este año sea la capitalidad gastronómica de España, sino porque el AVE mejora y hay una imagen y se está haciendo francamente bien. Y hay oportunidades, como la que en el ámbito agroalimentario está suponiendo en el Bierzo el Bierzo Hub.

Pero hace muy bien, su señoría. Se lo reitero: no acepto su visión. Y Herrera es siempre muy agradecido, y Herrera siempre... yo valoro muchísimo los libros, ¿eh?, yo creo que en el peor de los libros siempre hay algo estupendo que encontrar, pero yo le quiero agradecer hoy aquí también que en su día me hizo un regalo maravilloso, y yo lo traigo aquí [el orador muestra un libro]; pero lo traigo no solamente para volver a agradecérselo, yo lo traigo para corroborar mi... -no es acusación- mi reproche de que su lectura es siempre una lectura forzadamente negativa, de lo negativo. Pero es que, como le voy a demostrar, usted nos pretendió leer este libro pasando las hojas impares, y sin leer... [murmullos] ... exclusivamente las pares. Mire, le voy a... le reconoce, ¿verdad?. Yo soy agradecido. Bajó usted, yo me enfadé, me marché, pero... pero me lo llevé, yo me lo llevé. [Murmullos]. Yo algunas veces tengo un pronto propio de mi edad, pero yo me lo llevo, y yo luego lo estudio todo, y, como tengo colaboradores muy finos, verá las perlas cultivadas que he sacado de este libro.

Claro, cuando usted me lo... me lo regala, y cuando usted me lo regala en uno de esos arrebatos en los cuales nos viene a decir pues que qué malo es Valladolid, qué mala es la Junta, qué mal lo hacemos, qué desastre, qué dos Comunidades, qué dos velocidades... En fin, cuando usted, en el Pleno del seis de marzo, me entrega este libro, que se titula –le recuerdo- Diagnóstico de la provincia de León, editado por la Universidad de León y elaborado por diversos autores bajo la coordinación –yo conozco a dos, le voy a dar datos- de Lorenzo López Trigal –no tengo el gusto-, Roberto Escudero Barbero –fue mi antecesor en la Secretaría General de Economía y Hacienda de Castilla y León; algo sabe de León, porque se siente leonés a machamartillo, y ha sido secretario general de Economía y Hacienda de Castilla y León- y José Luis Placer Galán –un gran teórico de la economía aplicada-, cuando usted... yo supuse que me lo regalaba, primero, como argumento de autoridad: no me fío de Herrera, pero fíese usted de estos señores y de la Universidad de León; lo que dicen es esto. Y es que además usted lo utilizó en ese sentido: fíjense qué desastre son todas las políticas de la Junta, qué mal está León, qué tal... argumento de autoridad. Y, en segundo lugar, que me lo daba para que yo me adhiriera a esa visión negra de la situación en León.

Había dos elementos que me podrían animar a ello: es un estudio que además está realizado inmediatamente después de unos años que han sido durísimos para toda España, para toda la Comunidad y también para León, y que, como el propio libro indica en su introducción, es un libro que se centra no en las fortalezas –también utiliza el método DAFO, pero no en las fortalezas-, sino en los grandes problemas de León y su economía, que no tanto en los aspectos positivos. Pues bien, comencé a hojearlo y encontré... que es lo que yo le pido siempre, que la visión sea más equilibrada, que la visión sea más ponderada, que haga una mejor valoración. Y como es un argumento de autoridad para usted, no es Herrera el que le da estos datos; son los autores y es el libro que usted me regaló. Empecemos. Mire, esto... mire la primera perla, que seguro que le va a remover en el asiento:

“El encaje de la provincia en la Comunidad Autónoma de Castilla y León determina que la nueva Administración –la Junta- no tarde en articular una vigorosa política –definen los autores- de apoyo a la inversión y al empleo a través de subvenciones, a través de inversiones y a través de otros incentivos”. (Sigo). “Después de la crisis –esto ya es más reciente-, el sector industrial superviviente de la depresión en León ha salido fortalecido y se enfrenta a coyunturas más favorables –siento de verdad que estos autores hablen de positivo y de favorable, lo siento porque no se compadece con su discurso-. La actividad exportadora de la industria ha sido en primer orden el catalizador de esa nueva situación, creciendo a tasas superiores al 20 % desde dos mil once, destacando los subsectores agroalimentario, producción de vidrio y farmacéutico, cuya facturación ha aumentado a cifras de dos dígitos desde dos mil trece. Como aspecto muy positivo se ha detectado que los crecimientos más importantes de las exportaciones leonesas se están produciendo en nuevas actividades fabriles, que antes de la crisis no se producían.

El sector agroalimentario es una de las columnas vertebrales de la industria leonesa y el sector más dinámico y emblemático en la actualidad. En cualquier caso, la consolidación del número de empresas con diez o más trabajadores en este sector agroalimentario es una fortaleza competitiva demostrada, teniendo en cuenta que se trata de un sector enormemente competitivo.

Otra fortaleza que merece ser citada se refiere a las ganancias de competitividad experimentadas a lo largo del último período de recesión económica, circunstancia muy positiva. Las empresas que han sobrevivido a la reciente depresión económica han conseguido ser más productivas y competitivas. El rol desempeñado, en este caso por las instituciones educativas, sobre todo la Universidad de León y la Formación Profesional, han servido también para mejorar notablemente la preparación de los recursos humanos que se han ido incorporando a la industria a lo largo de las últimas décadas”. Sí, sí, es interesantísimo.

“Especial repercusión tuvo la inauguración del Parque Tecnológico de León, que dispone de rápidas conexiones para enlazar con el sector noroeste. Los criterios de localización han resultado adecuados para la consolidación de este espacio neotecnológico. En esta tabla vemos la evolución de la participación relativa que la provincia de León tiene en el conjunto de la Comunidad Autónoma. Cabe destacar que, en el período contemplado, la participación relativa de León en las inversiones públicas de la Comunidad ha ido creciendo en su conjunto de forma no desdeñable, ya que, si en el período 40-65 apenas superaba el 15,2 del conjunto, en el año dos mil once ascendía casi al 23 %, es decir, 8 puntos porcentuales de incremento. Un comportamiento muy similar presenta la evolución del stock de capital público acumulado en la provincia sobre el conjunto autonómico. Efectivamente, la participación provincial pasa, en el mismo período de tiempo, del 16,7 al 21,1, en consonancia al esfuerzo inversor, especialmente cualitativo, que ha venido haciendo el presupuesto conjunto de la Comunidad.

La nueva línea de alta velocidad Madrid-Valladolid-Palencia-León, que representa la mayor innovación de estos últimos años, va a tener un beneficioso impacto económico en la ciudad. Como innovación puntera en España, destaca también la política de transporte a la demanda como sistema de movilidad alternativa que ha fomentado la Junta de Castilla y León. Hay una fortaleza, cual es la posición de liderazgo de León en el conjunto de la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

En materia turística, se deberían aprovechar posibles sinergias de marcas de reconocido prestigio a nivel exterior, como es el caso del Camino de Santiago.

En el sector TIC leonés, también se ha producido un crecimiento de manera notable. Al comienzo de dos mil dieciséis se han contabilizado 375 empresas dentro del sector TIC de nuestra provincia, según datos de la asociación. Esto supone un crecimiento del 25 %, 120 millones de euros de facturación para el sector y un crecimiento en torno al 10 % en el número de sus trabajadores”.

Y fíjese, ya con esto vamos finalizando. “Comercio exterior leonés. El comportamiento del comercio exterior de León ha sido más acusado que el referente nacional, como lo ponen de manifiesto algunos datos que ahora señalamos: entre mil novecientos ochenta y tres -año para usted no muy grato, porque es el del nacimiento de la Comunidad- y dos mil dieciséis, las exportaciones provinciales se multiplicaron, en valor, por 27,7, frente al 14,9 nacional”. Estos son algunos de los datos.

No termino, porque hay una parte muy importante para conclusiones. Podría pensar que en la parte anterior yo he seleccionado aquellos párrafos que me resultaban más favorables, en consonancia con lo que usted hizo con aquellos que le parecían menos favorables. Pero mire las conclusiones, que estas sí las realizan los tres coordinadores del estudio.

“En lo concerniente a las actividades agrarias, hay que destacar la existencia de amplios espacios de nuevos regadíos susceptibles de explotación, a lo que hay que sumar la importante oferta de recursos renovables existente en la provincia, como la biomasa forestal –me dan la razón con efectos retroactivos-, cuya puesta en valor resulta no solo coherente con la preservación de las masas de bosque, sino requisito para su sostenibilidad.

En la actualidad, la importante oferta de suelo industrial, tanto de titularidad pública como privada, con que cuenta la provincia constituye uno de los elementos básicos de atracción de empresas. El polo tecnológico TIC en la provincia, que desde dos mil ocho se potenció con la llegada del Centro de Supercomputación de Castilla y León, y la inauguración ese mismo año del Parque Tecnológico. La creación de ese polo tecnológico favorece el desarrollo de nuevos proyectos tecnológicos, así como el asentamiento de nuevas empresas, aumentando así el tejido empresarial de la provincia, llegando en la actualidad a 200 empresas y a unos 2.000 empleos directos. En estos momentos, la oferta formativa de la Universidad de León abarca todo lo necesario para proporcionar los profesionales más cualificados que demanda el sector. Cabe destacar, además, que la Universidad de León tiene un papel protagonista en robótica y en sistemas autónomos no tripulados. La provincia cuenta, finalmente, con una estructura institucional altamente profesionalizada y diversificada, y que dispone de las herramientas necesarias para instrumentar el apoyo a la inversión y al empleo”.

Esto le va a gustar mucho. “El Gobierno regional de Castilla y León, por ejemplo, ofrece subvenciones, avales, capital riesgo, fórmulas de fomento a la explotación y facilidades para la adquisición de suelo industrial. La provincia de León cuenta en la actualidad con un sector agrario plenamente consolidado, integrado por explotaciones bien organizadas y regidas por titulares cada vez más profesionalizados; las marcas de garantía, las referencias de origen y los distintivos de calidad, al facilitar la diferenciación de productos, hacen posible una estrategia clara de futuro con una vocación abierta a la exportación.·En fin, la calidad y diversificación del sector agroalimentario y su consolidación comarcal en segmentos tan relevantes como el cárnico, el vinícola y los derivados lácteos, así como el extenso catálogo de denominaciones de origen y referencias de calidad con que cuenta la provincia, configuran una estructura con un fuerte potencial expansivo.

Hay que destacar también otros sectores cuyo grado de implantación y consolidación provee una BAC –no lo digo yo, lo dicen tres profesores de la Universidad de León-; entre ellos, hay que destacar, por su arraigo y capacidad de atracción, el sector químico-farmacéutico, el sector de producción de generadores y equipos de energía, y el sector TIC; la creciente especialización de la provincia en dichas actividades. Se cuenta con una oferta óptima de infraestructuras de suelo industrial. El análisis de la oferta turística provincial muestra un enorme desarrollo: Camino de Santiago.

Y, finalmente... y, finalmente, señoría, esto ya... atención a la conclusión –yo creo que es toda una enmienda a la totalidad de las tesis de la Unión del Pueblo Leonés, y defendidas aquí durante tantos años por su señoría-: "Debemos situar la escala ajustada de León a un ámbito subregional, perteneciente a la Comunidad Autónoma de Castilla y León, de la que participa muchos de sus rasgos básicos". No lo digo yo, lo dice un libro, que no sabe cómo le agradezco que me regalara... [risas] ... porque me ha solucionado la papeleta de tener que contestar a su señoría -por otra parte, una misión muy grata- en este debate de política general de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, y, en particular, este gran capítulo que hemos dedicado a León. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, presidente. Para un turno de réplica, el señor Santos Reyero.


EL SEÑOR SANTOS REYERO:

Me agrada haberle ayudado, señor presidente. Fíjese, yo habré leído las impares, pero usted solo ha leído las pares. ¿Recuerda usted exactamente por qué le regalé yo ese libro?, ¿qué es lo que decía ese libro? Usted no ha leído nada en ese libro solo... sobre las previsiones que planteaba para la provincia de León, ¿verdad? Eso vendrá en otro libro; probablemente nos lo lea en el siguiente, ¿no?, o en la siguiente. ¿Nos va a leer exactamente la parte que se refiere en ese libro a las previsiones de población? ¿Verdad que no nos lo va a leer? ¿O sí nos lo va a leer? Donde dicen que el 50 % de los pueblos, en los próximos veinte años, probablemente el 50 % de los pueblos de León desaparezcan. ¿Cuándo ha hablado usted de lo que ha dicho aquí de despoblación?

Mire, fíjese, fíjese si soy bueno, el año pasado usted me acusaba de darle datos del consejo de... perdón, del Colegio de Economistas de Valladolid, y hacía usted chanzas con Valladolid y León. Si yo a Valladolid no le odio, ni odio a Valladolid ni odio a ninguna provincia de esta Comunidad, señor Herrera, que es donde usted se equivoca; lo que odio, o lo que no me parece bien, y tampoco es que lo odie, sino lo que no me parece es lo que usted ha estado haciendo durante los últimos años, y esa es la realidad de la UPL, y probablemente eso es lo que nos da todavía la capacidad de estar aquí hoy debatiendo con usted. Es decir, el día que usted cambie las políticas de inversión, el día que usted reparta los equilibrios inversores, el día que usted empiece a entender que la situación de León... no solo de León; que usted siempre es muy hábil, cuando yo hablo de León, Zamora y Salamanca, siempre es muy hábil para obviar esa realidad. Yo hablo también de León, Zamora y Salamanca. Y cuando hablo de despoblación, dígame usted si la realidad que yo le he pintado en mi primera intervención no es real.

Usted ha venido aquí y ha leído las... las páginas pares; bien, yo le puedo reconocer que yo leí las impares. Reconozcámoslo los dos, reconozcámoslo los dos. [Risas]. Pero, fíjese, yo le voy a decir una cosa, usted aquí no ha desmentido absolutamente ninguno de los datos que yo le he dicho. Dígame usted si León no está entre las cinco ciudades que menor tasa de actividad tiene; dígame si Salamanca no está... ciudad, no está también en esa tasa de actividad, entre las cinco; dígame usted si Zamora y León no están entre las cinco provincias de España que más población pierden. Dígamelo, si tiene usted la oportunidad; lea otro libro. Si yo estoy encantado de ayudarle con los libros. Si de verdad... Es más, le voy a ser sincero, antes de que acabe la legislatura, le regalaré otro, pero espero, espero que no se marche a la carrera, como lo hizo con este, vamos; espero que, por lo menos, se quede a recibirlo.

Yo sí que le digo una cosa, usted desmiéntame los datos que yo he dicho, y entonces yo le podré decir que soy un victimista. Dígame usted exactamente si, desde que usted es presidente, León no ha perdido 36.000 habitantes; dígamelo. Si es mentira, si es mentira... -como dice habitualmente el señor Reglero; no sé si está; no está- vamos a un notario, y, si es mentira, yo me marcho, y, si es mentira, usted se marcha. Esto es tan sencillo como eso. Dígame usted si desde el dos mil uno, que usted es presidente, Zamora ha perdido también creo que eran exactamente -se lo voy a decir, se lo voy a decir- 27.000, 27.000 habitantes. Si es mentira, yo me voy -fíjese, se va la UPL-, y si es verdad, y si es verdad, usted lo reconoce aquí. Dígame usted, dígame si usted... si Salamanca no ha perdido 19.000 en esos 17 años que usted ha sido presidente; y dígame usted, y dígame usted si en Valladolid no se ha ganado en el mismo período 21.000 habitantes. Dígame si es el mismo problema, dígame si la despoblación es lo mismo en Valladolid que en León. Dígamelo. Escúcheme.

Hombre, el libro que le entregué era de despoblación, perdone que le diga; claro, era de... era de despoblación, hablaba de previsión... de previsión de desaparición de los pueblos en la provincia de León, y usted... y usted lo sabe. Por lo tanto, mire, repito, probablemente hemos leído partes diferentes; usted igual ha leído lo de algún... lo de algún autor en concreto que le guste más, y yo he leído probablemente lo del otro.

Usted ha subido aquí, a la tribuna, ha leído un libro -genial, le ha ayudado también a su intervención, lo cual también me agrada-, pero no me ha contestado a la pregunta: ¿cuánto ha invertido la Junta de Castilla y León en los tres planes industriales que ha apoyado a la multinacional Renault? ¿Cuánto?, ¿cuánto dinero? Porque lo único que sabemos es que usted aquí ha avanzado ya que va a invertir 50 millones, 50 millones, 50 millones... –bueno, se lo están chivando; saldremos de dudas, espero que saldremos de dudas y lo sepamos- usted ha dicho que va a invertir 50 millones en Ávila para la alianza Renault-Nissan. ¿Cuánto ha invertido usted en las cuencas mineras, esa que le está echando en cara habitualmente al Partido Socialista, muchas veces con razón, muchas veces con razón? ¿Cuánto ha invertido usted? ¿Cuánto invirtió con los Fondos Miner? ¿Cuánto invirtió la Junta de Castilla y León para mantener esas cuencas mineras? ¿Cuánta cantidad? Dígamelo usted. Sí, mucho mucho. Sí, sí, muchísimo, muchísimo. Todavía no se sabe. Con fondos propios, ¿eh?, con fondos propios, señor Herrera, con fondos propios, con fondos propios, no los fondos que venían de otro sitio, ¿eh?, y que nos ayudaban a ahorrarnos nuestra parte. Esa... eso es lo que usted tiene que explicarnos aquí también.

Mire, hace usted una alusión sobre la apuesta logística. Hombre, es que ustedes están acostumbrados a que nosotros acabemos contratándolo todo y cogiéndolo todo, y aceptando también todo. Y usted habla de esa apuesta logística, por la que yo he peleado mucho. Sí, sí, yo también se lo reconozco. Y dice: hombre, por fin, ya vamos a tener... ¿Con cuántos años de retraso, señor presidente? ¿Cuántos años de retraso va a llegar esa apuesta logística? ¿Cuánto va a llegar? Sea secundaria. Oiga, lo de secundaria no lo he dicho yo, lo ha dicho el consejero en muchas ocasiones. [Murmullos]. No, no, pero yo, oiga, a mí me lo ha dicho el consejero. Yo repito lo que me dice el consejero de Fomento, que dice que es secundaria. Bien, bien, escúcheme, escúcheme. Dígame usted con cuántos años va a llegar de retraso a León, y eso realmente es lo que tiene que decir usted; y probablemente ahí se acabaría también muchas de las contradicciones que usted dice que tiene mi partido. No voy a hablar de las suyas, que también para ustedes tienen, sobre sus contradicciones.

Mire, finalizo. Usted habla de visión victimista. Bien, es algo muy... muy recurrente, que le sirve a usted. Pero, fíjese, no le sirve a usted con este portavoz del partido de la UPL, le servía con el anterior, y con el anterior y con el anterior. Usted sí que improvisa. Siempre ha utilizado el mismo término para hablar de los portavoces de la UPL... bueno, no con todos, o no en algunos momentos con todos, pero con la mayoría, con la mayoría sí que lo ha hecho, ¿vale?, con la mayoría sí lo ha hecho.

Mire, no es victimismo. Le vuelvo a decir lo mismo: usted, cuando yo le traigo aquí datos, que usted dice que yo interpreto, los datos no se interpretan. Usted dígame si los datos que le he dado yo ahora mismo de despoblación son mentira, y si me dice usted que son mentira y me lo demuestra... O dígame usted si, a pesar de lo que usted aquí ha referido en la creación de empleo en León, dígame usted si no es verdad que la provincia con más desempleo de esta Comunidad es León. ¿No es? ¿No es...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señor Santos, tiene que terminar.


EL SEÑOR SANTOS REYERO:

... León? Y dígame si entre León Zamora y Salamanca no acumulan más del 50 % del paro de esta Comunidad. Dígamelo.


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, señor Santos. Para un turno de dúplica, tiene la palabra el presidente de la Junta de Castilla y León.


EL PRESIDENTE DE LA JUNTA DE CASTILLA Y LEÓN (SEÑOR HERRERA CAMPO):

Muchas gracias, señora presidenta. El problema, señor Santos, que es que le hemos pillado, que le hemos pillado. Vamos a ver, yo lo he dicho clarísimamente. Lo que no puede usted es confundir. Yo no he venido aquí a hacer el ejercicio que usted hace, que es una lectura exclusiva de... de lo que está bien o de lo que es favorable o de lo que es fuerte. Yo lo que he querido es demostrarle que, con un argumento que usted me facilita y al que le da valor de autoridad, usted nos engañó. Usted... usted reforzó un discurso para seguir ahondando, para seguir refocilándose, para seguir disfrutando en una espiral de negatividad en... y de agravio y de victimismo en relación a la provincia de León.

Yo no he negado que todas esas... esos problemas existan, como no he negado esta mañana los problemas en materia de despoblación. Creo que he sido absolutamente claro, y lo he dicho. He intentado explicar, he intentado remitirme, he intentado significar lo que hemos hecho, lo que hemos podido hacer, lo que no, con las entidades locales, con otras Comunidades, pero yo no he negado esa realidad. Yo lo que he querido poner esta tarde aquí de manifiesto es que usted... y todavía más cuando, escenificando el asunto, me regala algo que... en lo que quiere cimentar el discurso victimista, y no solamente no se fundamenta aquí, sino que las conclusiones no fundamentan una visión raquítica, que es la que usted tiene, de establecer en el año dos mil dieciocho de nuevo fronteras que perjudicarían gravemente al viejo Reino de León. Yo lo que he querido poner de manifiesto es que eso no era verdad. Yo no he negado lo que usted dijo; yo he dicho que esa es una visión parcial. Claro, ¿para qué voy a repetir esa visión, si usted ya la había hecho constar en el Diario de Sesiones? Se lo ha tenido que comer.

Es que, mire, hay determinadas cosas que su señoría no comprende. ¿Pero usted no entiende -y por supuesto que, si eso lo pregunta, nosotros le facilitamos esa información, es de público conocimiento- que la inversión... que, en el caso concreto de los planes industriales de Renault en Castilla y León, la parte más importante, con mucho, de la inversión la ha realizado la multinacional francesa? Claro, desgraciadamente, eso no lo tenemos en todas las provincias. Nos gustaría tenerlo en todas las provincias, pero falta eso. Entonces, ¿qué hacemos? ¿Porque una multinacional hace un esfuerzo... -creo que los tres planes son 1.200 millones de euros de inversión empresarial- porque hace ese esfuerzo, nosotros no hacemos el esfuerzo que nos piden, por ejemplo, para el desarrollo de los parques de proveedores, etcétera?

Yo le explico. Por supuesto, y está justificado. ¡Hasta ahí podíamos llegar! Está superjustificado lo que ha hecho esta Comunidad Autónoma. Y yo me alegro y estoy orgulloso. Y esos datos debían servir de orgullo a todos. Pero el problema no es ese, el problema es que no hay iniciativas, no hay multinacionales. Las hay, afortunadamente, porque hay un tejido; tenemos el que hay. Y yo le he dado algunos datos de inversión que son muy estimables, de decenas de millones de euros en este momento en la provincia de León, pero no una inversión de 1.200. Entonces, ni le endose la sospecha a la multinacional ni diga que nosotros estamos casi prevaricando y que estamos agraviando al resto de la Comunidad por... por hacer eso. No señor, es que no tiene ningún sentido. ¿O es que los señores de Ávila son de peor condición de lo que usted me está planteando? ¿O es que no teníamos que echar el resto para que se mantuviera con esa nueva actividad la planta de Nissan en Ávila? ¡Ah!, no, ¿verdad? ¡Ah!, no; esa es la visión que tiene usted de solidaridad.

Luego no. Se ha equivocado usted en eso, se ha equivocado usted también en la Administración, y le hemos administrado su propia medicina –yo lo siento-. Y, mire, tengo aquí el dato, me lo facilita la señora consejera. Se informó de esto en la comisión de seguimiento del plan. Yo no sé si está usted o no está en el plan, seguramente ese día no pudo asistir, porque tiene tantas obligaciones, pero se informó en el comité de seguimiento del plan que en el año dos mil dieciséis la Junta de Castilla y León había comprometido actuaciones por valor superior a los 37 millones de euros, 37, 37. Hombre, claro, las cosas se gastan cuando se ejecutan, algunas se estarán ejecutando y otras están comprometidas; algunas, por ejemplo, se habrán transferido a la Diputación de León para poner en marcha ese proyecto de dinamización turística que nos comprometimos y que figura ahí. 37 millones comprometidos, y cuando se comprometen y se ejecutan... sí son 3, claro, en ese proyecto, pero estamos hablando de hasta 37, ¿eh?, una cuantía que es superior, como su señoría sabe, a toda la cantidad prevista para toda... todo el plazo de duración del plan.

Y no hay ningún problema, yo le facilito, pero, de verdad, anímese, que además usted... usted sabe hacerlo, y usted sabe colaborar y usted es pícaro, porque, evidentemente, no... el apoyo a los Presupuestos no ha sido gratis et amore; es decir, ha sido... Pero, bueno, algo habrá visto, no seremos tan malas personas, no seremos tan leonicidas, cuando su... cuando su señoría se ha abstenido. Que no, que es que eso no se lo cree nadie; por no creérselo, no se lo cree ni el señor Fuentes, que es propenso a dar credibilidad a este tipo de cosas. No.

Mire, de verdad, usted... usted, cuando quiere, es riguroso; en este caso no ha sido riguroso. Y yo, sinceramente, le agradezco de nuevo este libro, le agradezco el que me va a regalar. Y, no se olvide, me leo los libros, me leo los papeles, y, por tanto, aquello que no me cuente usted, esté en las pares o en las impares, yo lo leeré, y lo leeré aquí. Muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, presidente. Tiene la palabra el portavoz del Grupo Popular, el señor De la Hoz Quintano.


EL SEÑOR DE LA HOZ QUINTANO:

Gracias, presidenta. Buenas noches ya. Se me venía a la cabeza ahora una frase que dijo un viejo senador hace algunos años, cuando subió al atril dijo: voy a hablar desde el atril para que me vean, despacio para que me entiendan y poco para que me aplaudan; y yo, sinceramente, voy a aplicarme esa máxima... [aplausos] ... cuando a uno, después de seis horas y media de debate, le toca intervenir.

En primer lugar, por supuesto, el agradecimiento al presidente, que, como siempre, esta mañana y también a lo largo de la tarde ha dado una explicación ordenada, minuciosa y rigurosa de la situación real económica, social y política de nuestra Comunidad. Sé que no es el momento de reconocimientos ni de homenajes -ya tendremos tiempo de hacerlos-, pero permítame, señor presidente, que le diga algo. Yo, que he tenido la oportunidad de estar presente en todos sus debates de política general como presidente de la Junta de Castilla y León, un año más, y este es el último, ha vuelto usted a hacer honor a esta Comunidad, ha vuelto usted a hacer honor a los valores que nos definen como Comunidad: tesón, rigor, seriedad y honestidad; honestidad política, pero sobre todo honestidad personal. Muchas gracias en nombre del Grupo Parlamentario Popular. [Aplausos].

Hoy le hemos escuchado explicar a la Cámara y a los castellanos y leoneses la realidad no distorsionada de Castilla y León, y además hemos tenido la oportunidad también de confrontarla con la visión que de la misma hacen quienes intentan pintar de negro a Castilla y León. Pero la tozudez de los datos objetivos expuestos hoy aquí evidencian, para su desgracia y también contra su voluntad, que Castilla y León sigue avanzando, que Castilla y León sigue saliendo de la crisis; una crisis que, por cierto -no nos cansaremos de recordarlo-, algunos, con su torpeza política, contribuyeron a meternos de lleno. Castilla y León sigue fortaleciéndose social e institucionalmente, Castilla y León sigue creciendo económicamente, sigue creando empleo, sigue renovando su acreditada calidad en la prestación de los servicios públicos; hoy también. Frente a los que hace tiempo dieron por concluida la legislatura, se han presentado los retos, los desafíos que, en este año que queda hasta las elecciones nos restan por abordar, dando a su vez continuidad a una próxima legislatura, que, si los ciudadanos quieren, y estoy seguro que querrán, puede seguir avanzando por la senda del crecimiento y la estabilidad.

En el año dos mil quince, en el Partido Popular asumimos un compromiso con los electores a través de nuestro programa electoral, compromiso que concluye en mayo de dos mil diecinueve, y hasta ese momento vamos a trabajar para cumplimentarlo, tal y como nos pidieron los castellanos y leoneses, que confiaron en nosotros y en nuestro programa electoral y de gobierno. Y, simultáneamente, trabajaremos también en el diseño del contrato que propondremos a los castellanos y a los leoneses en el año dos mil diecinueve, que se va a elaborar sobre la base de los logros alcanzados estos años y el aval de una gestión que los ciudadanos conocen, resulta fiable, resulta sensata y comprometida con Castilla y León; sobre todo si la confrontamos con la amenaza que supone para esta tierra quienes creen que nuestro futuro puede escribirse con la misma tinta que emplea el señor Sánchez para gobernar este país. [Aplausos].

Castilla y León mira al futuro... Castilla y León mira al futuro con optimismo y con ilusión y con la... y con seguridad, pero mira también con la desconfianza de un Gobierno central que en muy pocos días ha demostrado una extraordinaria falta de respeto a los valores de concordia, unidad y responsabilidad, que históricamente han servido para fortalecer a nuestro país. Entregarse a la voluntad de los radicales, de los extremistas y de los populistas ya advertimos que era un peligro para España y también para Castilla y León; comprometerse con quienes no tienen más objetivo que romper la unidad de España como Nación, ya hemos visto en tan solo quince días que puede provocar que se puedan poner en riesgo los consensos sobre los que hemos construido nuestro país. Acercar los presos terroristas, acercar los presos secesionistas, negociar nuevas transferencias de competencias con País Vasco y Cataluña, retirar los recursos ante el Tribunal Constitucional a las leyes que buscan privilegios ilegítimos para vascos y catalanes, romper la unidad de gestión de la Seguridad Social, e incluso -y esto es lo más grave- plantearse la redefinición de los Estatutos de Autonomía de estas dos Comunidades, es algo que, desgraciadamente, ya hemos vivido en el pasado, era lo que Zapatero denominaba normalización de las relaciones con Cataluña y con el País Vasco, y que ya vimos cómo terminó.

¿A qué creen que responde, entonces, la negativa de Sánchez de sentarse con todas las Comunidades Autónomas para cerrar el acuerdo de financiación autonómica? Ni más ni menos que a la exigencia de la Generalitat de que las relaciones entre Cataluña y el Estado deben ser, en todo caso, negociaciones bilaterales. Una negociación multilateral para alcanzar un acuerdo entre todas las Comunidades, en el seno del Consejo de Política Fiscal y Financiera, es incompatible con la negociación bilateral de un nuevo marco de financiación de Cataluña. Un nuevo marco que ya... una negociación que ya se ha iniciado, y que como primera medida, la primera medida que adoptó el nuevo Consejo de Ministras fue retirar el levantamiento del control financiero de los fondos que Cataluña recibe del Estado a través del FLA, para... y que posibilita, entre otras cosas, que el Gobierno de Cataluña ahora pueda libremente destinar el dinero de todos los españoles a financiar sus embajadas en el... en el mundo, sin control alguno del Estado. Esa es la realidad de las... del primer acuerdo del Consejo de Ministros del Gobierno del señor Sánchez.

Hace pocos días suscribíamos aquí, por unanimidad en esta Cámara, una resolución que pretendía trasladar al nuevo Gobierno los grandes consensos de la Comunidad en las principales materias que nos afectan en relación con el Gobierno de España. El PSOE nos dijo en aquel debate que no tuviéramos prisa y que no desconfiáramos del señor Sánchez. "Tenemos palabra y somos leales con Castilla y León", dijo el entonces portavoz del Grupo Parlamentario Socialista. Solo una semana más tarde, no el PSOE de Castilla y León, que ya hemos visto el peso que tiene en el nuevo Gobierno, no el PSOE de tercer nivel del señor Tudanca, sino el PSOE del señor Sánchez, en tan solo diez días, nos ha demostrado que ni tienen palabras ni son leales con Castilla y León, y que, como ya hiciera el señor Zapatero hace muy poquitos años, tienen... no tienen problema alguno en sacrificar a nuestra tierra y... para dar satisfacción a quienes quieren romper a nuestro país, por la única y desgraciada razón de que para el Partido Socialista Castilla y León es electoralmente irrelevante.

Por eso a Sánchez le es tan fácil atender la reclamación de Torra de negociar bilateralmente la... la financiación de Cataluña, y por eso también le resulta tan fácil ignorar la petición unánime de esta Cámara para que el Gobierno presente una propuesta de modelo de financiación en el seno de política fiscal y financiera. "¿Por qué extraña razón no íbamos a mantener nuestra palabra?", eso dijo la portavoz del Grupo Parlamentario Socialista aquí, en esta Cámara, hace tan solo quince días. Cinco días después... más tarde, después de aquello, por la no tan extraña razón de que su Gobierno está sometida... sometido a la voluntad de sus socios separatistas, su palabra quedó en agua de borrajas.

Mañana les vamos a dar una nueva oportunidad para que ustedes puedan votar la propuesta... una propuesta de resolución idéntica a la que planteamos aquí hace quince días, para que nos demuestren, para que nos ratifiquen si ustedes están con nosotros, están con Castilla y León, o están ejerciendo –y es mía la frase- de alfombra del Partido Socialista, de alfombra del señor Sánchez. Pónganse ustedes del lado de los castellanos y leoneses, y no del lado del señor Sánchez. Y aquí... [aplausos] ... no caben medias tintas, señor Tudanca, no caben medias tintas. Por cierto, también les vamos a dar una oportunidad, en materia de carbón, para que nos ratifiquen si están con nosotros en la defensa del carbón, para que se siga quemando carbón hasta el año dos mil treinta, o están con la ministra de Transición Energética, que, clara y rotundamente, dijo no al carbón el primer día que tomó posesión de su cargo.

Al respecto, un detalle: hace pocos días el Partido Socialista nos decía que el Ciuden será el símbolo del nuevo modelo de apoyo a las cuencas mineras. Y eso se dijo el mismo día que el Partido Socialista retiró su enmienda a los Presupuestos, por valor de 4,5 millones de euros, para, precisamente, apoyar el Ciuden. Aprovechen también para decirnos por qué hemos pasado de unos Presupuestos Generales que... que decían era un mazazo para Castilla y León, que se solucionaría con sus 208 enmiendas, por valor de 516 millones de euros, que presentaron, según decían, textualmente, "para recuperar los niveles perdidos". Al día de tomar posesión el señor Sanchez, dichas enmiendas fueran retiradas. ¿Van a explicar a los vecinos de Torneros, a los que prometieron una plataforma intermodal, que ya no les hace falta? ¿A los de Zamora y Cuéllar, que sus murallas están bien y no necesitan ninguna rehabilitación? ¿A los de Castellanos de Moriscos, que ya no hace falta desviar el tráfico de camiones por el casco urbano? ¿A los de Palencia, que el presupuesto para rehabilitación de la Tejera...


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Señor Aceves...


EL SEÑOR DE LA HOZ QUINTANO:

... ha pasado a ser suficiente en tan solo unos días? ¿Van a decirle ustedes a los vecinos de Aranda y Miranda que ya no necesitan nuevos juzgados? ¿O a los de Golmayo, que ya no necesitan una pasarela? Y, por cierto, también, ¿cómo van a explicar ustedes, después de llenárseles la boca al criticar al Gobierno de Rajoy por no apoyar políticas de lucha contra la despoblación, que hayan retirado ustedes sus enmiendas, por importe de 80 millones de euros, que estaban destinadas a tal fin? Por cierto, y esto es más grave, no solo han retirado sus enmiendas por importe de 80 millones para incrementar las partidas de lucha contra la despoblación, sino que ustedes no han votado a favor de las enmiendas del Grupo Parlamentario Popular en el Senado, que, precisamente, pretendían incrementar las partidas de lucha contra la despoblación en 45 millones de euros.

Está muy bien hacer grandes discursos... [aplausos] ... está muy bien hacer grandes discursos en torno a los grandes problemas de la Comunidad, pero a los castellanos y leoneses nos resulta más provechoso el trabajo y el compromiso con Castilla y León. Trabajo y compromiso que no hacemos ni con las manos, como el señor Sánchez, ni, como sorprendentemente nos ha dicho esta tarde el señor Tudanca, con los pies. Nosotros trabajamos y nos comprometemos con la cabeza y con el corazón, ahí está quizás la diferencia entre ustedes... [aplausos] ... y nosotros: ustedes piensan con los pies, como ha dicho usted esta tarde, y nosotros con la cabeza y con el corazón.

Señorías, hoy Castilla y León, hoy los castellanos y leoneses estamos, sin duda, mejor de lo que estábamos hace tres años. Estamos logrando salir de la crisis más grave que hemos vivido nunca en democracia, y, además, lo estamos sabiendo hacer de forma más fuerte. Este es la gran mejora que se ha producido en los últimos en Castilla y León. Esta es la gran mejora, que no ha sido, en absoluto, fruto de la casualidad o de dejarse llevar, que es la consecuencia de las decisiones políticas adoptadas por un Gobierno que, sobre la base del diálogo social, ha entendido que la salida de la crisis debía pasar por la recuperación del empleo de calidad. Ese fue nuestro objetivo al inicio de la legislatura, así se lo expusimos a los castellanos y leoneses, y a eso el Gobierno de Juan Vicente Herrera ha dedicado sus principales esfuerzos. Unos esfuerzos que nos han permitido pasar de una tasa de paro del 23 % a una del 13,9 % que vive hoy Castilla y León en muy pocos años; 3 puntos menos, por cierto, que la media nacional.

Al comienzo de la legislatura, en mayo de dos mil quince, el paro... el paro se situaba en Castilla y León en más de 200.000 personas; hoy, en menos de 150.000. Durante los tres primeros años de esta legislatura el paro se ha reducido en Castilla y León en más de 55.000 personas. Y frente a aquellos que dicen que esto sucede porque la gente se va, decirles que la afiliación a... a la Seguridad Social ha pasado en estos tres mismos años de 865.000 personas a 910.000 personas. Es decir, hoy hay 45.000 afiliados más a la Seguridad Social de los que había al inicio de la legislatura. Y además se está creciendo con un empleo estable por encima del temporal. La contratación indefinida –se ha dicho aquí de forma reiterada- ha crecido en el... en el último año un 11 % frente a la temporal, que ha crecido un 4 %; cada día del año pasado se han suscrito 227 contratos indefinidos en Castilla y León. Y lo reitero: tres de cada cuatro trabajadores en Castilla y León tienen un contrato indefinido. El 85 %, además, tienen un contrato a tiempo completo, aunque a algunos se... les cueste entenderlo.

Para algunos este dato será falso, para otros directamente dirán que es algo casual; tan casual como debió ser la crisis. Pero estos datos esconden, primero, que nuestros empresarios y nuestros trabajadores lo están haciendo bien; segundo, que se está generando un ambiente de confianza económica propicio para la inversión y la contratación; y tercero, que las políticas puestas en marcha, políticas pactadas siempre con el diálogo social, están teniendo un efecto positivo en la evolución del empleo en términos cuantitativos y también en términos cualitativos, especialmente entre aquellos sectores tradicionalmente más afectados por la falta de oportunidades en el empleo, como son las mujeres y los jóvenes.

La apuesta por el empleo ha sido también la apuesta decidida por las políticas de impulso económico. Nuestro modelo económico se ha edificado sobre una industria potente, dinámica, abierta al exterior. El último dato de producción industrial así lo confirma: en el último año hemos crecido un 20 %, el doble que la media nacional; nuestras empresas hoy son más competitivas, más innovadoras, más exportadoras, tienen más apoyos de la Junta de Castilla y León, están también mejor financiadas, tienen menos cargas burocráticas y administrativas, y eso lo nota nuestro tejido empresarial directamente, e, indirectamente, nuestra economía.

El presidente ha dado esta mañana algunos datos más que elocuentes al respecto, pero permítanme que les dé otros datos que reflejan bien cómo están cambiando las cosas en Castilla y León. En el último año la venta de viviendas en Castilla y León ha subido un 25 %; las matriculaciones de vehículos lo han hecho en un 20 %; ha subido también la renta media de los hogares; ha bajado notablemente la población en riesgo de... en riesgo de pobreza –lo conocíamos hace escasos días-, 6 puntos por debajo de la media nacional. Datos de la microeconomía, datos que vive... de los que viven día a día en la Comunidad Autónoma, datos que reflejan cómo -pese al escenario catastrofista que algunos pretenden pintar en Castilla y León-, no sin problemas, nuestra Comunidad está recuperándose económicamente y está creciendo de forma sólida.

Y junto a ello, estos tres años de legislatura han sido también los años del fortalecimiento de la calidad de los servicios públicos, la nueva gran seña de identidad de Castilla y León. Así, frente al negativismo impostado de algunos, dentro y fuera de la política, la realidad objetiva de los datos nos demuestra el resultado de un éxito colectivo; un éxito, primero, de los profesionales de Castilla y León, pero también de la Junta de Castilla y León, que entendió, en los momentos más duros, más difíciles de la crisis, que se podían sacrificar algunas cosas, pero nunca poner en riesgo ni la salud ni la educación, y que, además, en los momentos más difíciles se hacía más necesario que nunca el apoyo a los que más lo han necesitado.

Por eso, no es de extrañar los datos objetivos que nos dan los organismos nacionales e internacionales. En el ámbito sanitario, el Barómetro Sanitario publicado recientemente por el Ministerio de Sanidad nos ha otorgado una nota del 7,07. Es el cuarto año consecutivo de mejora en la valoración que hacen los ciudadanos, y que sitúa a la Comunidad Autónoma de Castilla y León en el selecto grupo de Comunidades con un nivel de satisfacción superior al 7.

También en el ámbito educativo los datos son absolutamente reveladores. No les voy a reiterar el contenido del Informe PISA. Permítanme que les señale, respecto del mismo, un dato que a mí también me resulta extraordinariamente revelador: Castilla y León es la región española con un nivel más bajo de acoso escolar. Y eso también es éxito de los profesionales, de los profesores y de la comunidad educativa y de la Junta de Castilla y León.

Y, por último, en materia de servicios sociales, también. Recientemente conocíamos el dictamen del Observatorio de la Dependencia, que vuelve a situar a Castilla y León a la cabeza de las Comunidades Autónomas, con una nota del... de 9,29, cuando, por cierto, la media nacional es del 4,6.

No obstante, reconocemos que no todo es positivo. Efectivamente, Castilla y León tiene problemas, por supuesto. Algunos especialmente graves, como es el de la despoblación. Es comprensible que en un debate como este algunos intenten magnificarlos o simplemente... para simplemente justificar su labor de oposición. Ahora bien, conviene ser sensatos y afrontar los problemas sobre la base de un análisis sosegado y riguroso en cuanto a sus causas y sus efectos, y así poder plantear soluciones reales y efectivas. El problema de la despoblación no es ni nuevo ni es exclusivo de esta Comunidad, ni siquiera de este país; es la consecuencia de un desarrollo sociodemográfico de muchos años, como todos ustedes saben, aunque algunos no reconozcan. La despoblación no es culpa del Partido Popular en Castilla y León, como tampoco lo es del PSOE en Asturias o en Extremadura o en Castilla-La Mancha. Sin embargo, sí es responsabilidad de todas las Administraciones, desde la local hasta la comunitaria, trabajar de forma responsable y coordinada para revertir la pérdida de población del centro y el noroeste español.

Vamos a ver si este Gobierno da continuidad a las medidas puestas en marcha por el anterior Ejecutivo; por cierto, el primero que en democracia adoptó medidas de lucha contra la despoblación. Por nuestra parte, este Gobierno va a tener el mismo nivel de colaboración, pero también el mismo nivel de exigencia que mantuvimos con el anterior Ejecutiva... con el anterior Ejecutivo para que haya una agenda nacional y también pueda existir una agenda europea en materia de despoblación que implemente las políticas que está realizando la Junta de Castilla y León.

Concluyo, señorías. Creo humildemente, como la mayoría de los castellanos y leoneses, que las cosas se están haciendo bien en Castilla y León; y creo también que, pese a la amenaza que para Castilla y León supone un Gobierno de España débil, sometido a radicales y populistas, las cosas irán aún mejor en el futuro si no ponemos en riesgo lo que entre todos estamos construyendo con un indudable esfuerzo.

Dentro de un año, los castellanos... de menos de un año, los castellanos y leoneses podrán elegir entre el modelo de crecimiento estable y progreso social que representa el Partido Popular, o, sencillamente, el modelo del Partido Socialista que está desarrollando en los sitios donde sus pactos, algunos oscuros, le permiten gobernar; como en Andalucía, donde los años de Gobierno del Partido Socialista ahora, con el apoyo, con el comodín de Ciudadanos, ha servido para colocar a esta Comunidad como la región con más paro y más corrupción de toda Europa.

Porque sí, señorías, ¿alguien se explica cómo es posible que se nos pretenda dar lecciones sobre creación de empleo y corrupción quien se presenta con un modelo que en Andalucía ha generado 850.000 personas en paro y 850 millones en comisiones indebidamente cobradas? Esa es la realidad a la que nos podemos enfrentar en el futuro en Castilla y León. Yo confío sinceramente en la inteligencia, en la prudencia y en el sentido de la responsabilidad de los castellanos y los leoneses. Por eso, mientras otros continúan con sus espectáculos circenses, con su catastrofismo electoral y sus mentiras, nosotros, en el año, en el... en los nueve meses que quedan hasta las elecciones, permítannos que nos preocupemos por Castilla y León; permítannos que nos preocupemos por culminar el programa electoral con el que... con el que nos comprometimos con los castellanos y leoneses en el año dos mil quince; de preparar el programa de gobierno para los próximos cuatro años; y de elegir a los mejores candidatos para seguir trabajando por esta tierra como los ciudadanos de Castilla y León se merecen. Para que, de la mano de Alfonso Fernández Mañueco, podamos seguir avanzando juntos por un futuro estable, predecible y cada vez mejor; un futuro sin riesgos, que nadie más que el Partido Popular podrá ofrecer nunca a esta tierra, a nuestra Comunidad Autónoma de Castilla y León. Nada más y muchas gracias. [Aplausos].


LA PRESIDENTA (SEÑORA CLEMENTE MUNICIO):

Gracias, señor De la Hoz. Concluido el debate, esta Presidencia, de conformidad con el criterio expresado por la Junta de Portavoces, procede a la apertura de un plazo, que finalizará a las nueve cuarenta y cinco horas de mañana, día veintiocho de junio, durante el cual los grupos parlamentarios... [Murmullos]. (Guarden silenc