DS(P) nº 2/10 del 9/7/2019









Orden del Día:




1. Debate de Investidura del candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.


Sumario:






 ** Se inicia la sesión a las once horas.

 ** El presidente, Sr. Fuentes Rodríguez, solicita a la Cámara guardar un minuto de silencio en recuerdo de Monika Asenova y de todas las mujeres víctimas de violencia de género.

 ** El Pleno guarda un minuto de silencio.

 ** El presidente, Sr. Fuentes Rodríguez, abre la sesión y da lectura al único punto del orden del día.

 ** Primer punto del Orden del Día. SI/000001.

 ** El secretario, Sr. Martín Martínez, da lectura a la propuesta de candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** Intervención del Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, para exponer su Programa de Gobierno.

 ** El presidente, Sr. Fuentes Rodríguez, suspende la sesión.

 ** Se suspende la sesión a las doce horas quince minutos y se reanuda a las dieciséis horas.

 ** El presidente, Sr. Fuentes Rodríguez, reanuda la sesión, anuncia el momento de la votación de investidura y abre un turno de intervenciones.

 ** En representación del Grupo Parlamentario Socialista, interviene el procurador Sr. Tudanca Fernández.

 ** Contestación del Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de réplica, interviene el procurador Sr. Tudanca Fernández.

 ** En turno de dúplica, interviene el Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En representación del Grupo Parlamentario Mixto, interviene el procurador Sr. Fernández Santos.

 ** Contestación del Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de réplica, interviene el procurador Sr. Fernández Santos.

 ** En turno de dúplica, interviene el Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En representación del Grupo Parlamentario Mixto, interviene el procurador Sr. Santos Reyero.

 ** Contestación del Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de réplica, interviene el procurador Sr. Santos Reyero.

 ** En turno de dúplica, interviene el Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En representación del Grupo Parlamentario Mixto, interviene el procurador Sr. García-Conde del Castillo.

 ** Contestación del Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de réplica, interviene el procurador Sr. García-Conde del Castillo.

 ** En turno de dúplica, interviene el Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En representación del Grupo Parlamentario Mixto, interviene el procurador Sr. Pascual Muñoz.

 ** Contestación del Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de réplica, interviene el procurador Sr. Pascual Muñoz.

 ** En turno de dúplica, interviene el Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En representación del Grupo Parlamentario Ciudadanos, interviene el procurador Sr. Igea Arisqueta.

 ** Contestación del Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En representación del Grupo Parlamentario Popular, interviene el procurador Sr. De la Hoz Quintano.

 ** Contestación del Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** Votación SI/000001.

 ** El presidente, Sr. Fuentes Rodríguez, somete a votación la investidura del candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** El presidente, Sr. Fuentes Rodríguez, comunica el resultado de la votación. Queda otorgada la confianza de la Cámara al candidato Sr. Fernández Mañueco por mayoría absoluta de los votos emitidos.

 ** El presidente, Sr. Fuentes Rodríguez, levanta la sesión.

 ** Se levanta la sesión a las veinte horas cinco minutos.




Texto:

[Se inicia la sesión a las once horas].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Señorías, vayan tomando asiento, por favor. Señorías, la violencia machista se ha vuelto a cobrar otra vida más, esta vez aquí, en Castilla y León; otro crimen más, el de Salas de los Infantes, que nos conmociona a todos. Desde aquí quiero expresar nuestra más firme condena y nuestro más absoluto rechazo a esta infame lacra que hoy nos llena de dolor.

En recuerdo de Monika y de todas las mujeres víctimas de violencia de género, pido guardar, a la Cámara, un minuto de silencio.

[El Pleno guarda un minuto de silencio].

Gracias, señorías. Señorías, se abre la sesión.

SI/000001

Punto único del orden del día: Debate de Investidura del candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

Por el señor secretario se procede a la lectura de la propuesta de candidato formulada por esta Presidencia a esta Cámara.


EL SECRETARIO (SEÑOR MARTÍN MARTÍNEZ):

"Esta Presidencia, de conformidad con lo establecido en el Artículo 26 del Estatuto de Autonomía de Castilla y León y en el Artículo 135 del Reglamento de la Cámara, tras las preceptivas consultas con los partidos, grupos políticos y coaliciones electorales con representación parlamentaria, tiene el honor de proponer en el Pleno de las Cortes de Castilla y León como candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León al excelentísimo señor procurador don Alfonso Fernández Mañueco. Publíquese en el Boletín Oficial de las Cortes de Castilla y León, en aplicación de lo dispuesto en el Artículo 64 del Reglamento de la Cámara. En la sede de las Cortes de Castilla y León, a cuatro de julio de dos mil diecinueve. El presidente de las Cortes de Castilla y León, Luis Fuentes Rodríguez.


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Tiene la palabra don Alfonso Fernández Mañueco para exponer el Programa de Gobierno que pretende formar y solicitar la confianza de las Cortes de Castilla y León.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Señor presidente de la Junta de Castilla y León, señor presidente de las Cortes de Castilla y León y miembros de la Mesa, señoras y señores procuradores del Grupo Socialista, del partido Ciudadanos, de Podemos-Equo, de la Unión del Pueblo Leonés, de Vox, Por Ávila y del Partido Popular de Castilla y León. Autoridades aquí presentes, a las que agradezco su presencia. Querida familia (Fina, Ana, María Loreto). Mujeres y hombres de Castilla y León que nos seguís por cualquier medio de comunicación, amigas y amigos.

Antes de comenzar, quiero reiterar mi condena a la violencia de género. Recordar a Monika, la última víctima de violencia de género en nuestra Comunidad Autónoma, en Salas de los Infantes. Con ella, recordar a todas las víctimas de violencia de género. Ante esta lacra, tolerancia cero.

Me dispongo a solicitar la investidura como presidente de la Junta de Castilla y León ante estas Cortes en esta décima legislatura, como establece nuestro Estatuto de Autonomía, consciente de la responsabilidad que supone este acto.

Me presento hoy ante esta Cámara, sede de la voluntad de los castellanos y leoneses, para pedirles, por un lado con tanta humildad y por otro con ilusión, su confianza. Confianza para gestionar los próximos cuatro años el presente y el futuro de nuestra tierra.

Mi compromiso personal y político es hacerlo siempre guiado por el único objetivo de trabajar y de buscar lo mejor para Castilla y León y sus gentes. Y quiero hacerlo mejorando y ampliando lo mucho que hemos conseguido entre todos en Castilla y León durante los últimos años, y gracias a la gestión de una persona a la que hoy quiero expresar una vez más nuestro reconocimiento, nuestra gratitud. Representas lo mejor de Castilla y León. El presidente Juan Vicente Herrera. [Aplausos]. Gracias... gracias... Gracias por tu trabajo, por tu tiempo, por tu dedicación. Te puedes ir con la cabeza bien alta, con la conciencia tranquila y orgulloso de este período, como lo estamos todos nosotros, todos los que te hemos acompañado a lo largo de este tiempo. Muchas gracias.

Un agradecimiento también que hago extensivo a tantos miembros del Partido Popular de Castilla y León sin los cuales no hubiera sido posible todo eso que hemos conseguido en esta tierra. Hemos hecho grandes cosas en Castilla y León y desde Castilla y León; se ha puesto el listón muy alto. Y para mí no es ningún obstáculo, todo lo contrario, es la mejor referencia precisamente para estar a la altura. Los retos son cada vez más, son cada vez mayores, por lo que no hay mejor manera de honrar todo lo que hemos conseguido hasta ahora que superarlos. Esa es nuestra responsabilidad, ese es nuestro compromiso. Una responsabilidad que asumo desde la experiencia, desde la moderación y desde el diálogo; pero también desde la lógica y la necesaria renovación que quiero representar en el Gobierno de Castilla y León.

Quiero agradecer públicamente a todas las personas de Castilla y León que votaron a favor de esta nueva composición de las Cortes de Castilla y León. Composición que hará posible la transformación de nuestra región en el marco de nuestra Constitución, de nuestro Estatuto de Autonomía y en la defensa de la unidad de España. En esta Cámara hay una mayoría legítima a la que pido su apoyo para mi investidura; y comparezco ante ustedes con la convicción de que se trata de la solicitud política más importante de mi vida.

El pasado veintiséis de mayo los castellanos y leoneses decidieron que el próximo Gobierno estuviera conformado por diferentes fuerzas políticas y que ese Gobierno se basara en el diálogo y en el encuentro de ideas moderadas, centradas y liberales, para formar un Gobierno transformador para los próximos cuatro años.

Entendimos el mensaje, y desde el mismo día veintisiete de mayo comenzamos precisamente ese proceso de diálogo, de ideas y de futuro para Castilla y León, siempre con el propósito de generar las sinergias necesarias para dar respuesta a lo que Castilla y León y España necesitan en este momento en el que nos encontramos.

Señorías, me encuentro con la fortaleza y con la ilusión del que sabe del desafío que asume y también de las... de la trascendencia de los retos que entre todos tenemos que afrontar y que tenemos por delante; pero también de quien tiene la humildad del que sabe que este gran proyecto que es el Gobierno de nuestra tierra no lo podemos hacer en solitario, todo lo contrario, necesitamos el apoyo de esta Cámara.

Castilla y León votó diálogo y acuerdo, y el diálogo nunca es y nunca será estéril. El diálogo es una nueva forma de entender la política, una nueva forma de gobernar que la sociedad nos exige día a día, a partir de su voto, y de la que soy plenamente consciente.

Quiero ser un presidente reformista, moderado, centrado en la gente, que practique políticas liberales y de centro, que son las que funcionan y las que dan resultados. Seré un presidente dialogante, no solo por lo que nos... porque nos lo exigen los castellanos y leoneses, sino porque lo somos: lo hemos demostrado durante años, lo hemos demostrado también en estas últimas semanas, y lo vamos a seguir haciendo en la próxima legislatura.

Quiero emprender un diálogo sincero y abierto con todos, no me cierro a nadie; y siempre pensando en Castilla y León y sus gentes. Un diálogo político, con las fuerzas representadas en este Parlamento, a las que tiendo una vez más mi mano. Un diálogo social, a los empresarios y a los sindicatos, cruciales en este momento. Un diálogo civil, en el que tenemos que profundizar con todos los representantes del tejido asociativo. Y también un diálogo institucional, con las Administraciones locales, con otras Comunidades Autónomas; desde la lealtad, pero desde la exigencia, con el Gobierno central y con la Unión Europea. Quiero ser el presidente del diálogo, el presidente de la transformación, que garantice el impulso definitivo que nuestra región necesita después de esta larga y dura crisis. [Aplausos].

Consideramos que estas son las mejores formas con las que se puede definir a un político y a su Gobierno. El diálogo es inherente a la democracia, la fortalece, hace posible que los procesos de cambio sean los adecuados. El diálogo impide a los gobernantes que nos sintamos eternos o intocables. Ayuda a entender también la acción de gobernar, que es poner los intereses de los demás por encima de los personales y de los partidarios. El diálogo, en definitiva, fortalece nuestra democracia y no lo circunscribe solo a los socios de Gobierno, sino a todo el arco parlamentario, y hará posible que nuestra región sea un modelo en nuestro país.

En definitiva, el diálogo es democracia, y no debemos tenerle miedo a todo lo que estamos dispuesto a hacer y hemos demostrado además a lo largo de estos últimos años. Un diálogo conciliador, que permita el progreso de las personas y, por tanto, el progreso de nuestra tierra.

He querido siempre trasladar la pasión y las enormes posibilidades de esta tierra y de sus gentes. Estoy enamorado de nuestra tierra. Estoy enormemente convencido del potencial de las personas de Castilla y León. He defendido a lo largo de estos últimos años las políticas de éxito que se han llevado a cabo en nuestra región para lograr los mejores resultados a nivel nacional. Pero lo he dicho también muchas veces: soy ambicioso. Sería desleal, descortés y, ¿por qué no decirlo?, injusto que no hubiera un reconocimiento por nuestra parte a los avances de Castilla y León que hemos experimentado durante todos estos años.

Señorías, señoras y señores, hoy iniciamos una nueva etapa, y lo hacemos desde un buen punto de partida. Tenemos una ocasión histórica, que es convertir entre todos a nuestra tierra en un lugar que ofrezca más oportunidades, especialmente en el mundo rural. Una situación que, más allá de lo que queramos decir unos y otros, por nuestras lógicas y sanas diferencias políticas, está avalada y contrastada por numerosos datos objetivos, los mismos que reflejan que tenemos el mejor sistema en educación, en dependencia, en servicios sociales, y uno de los mejores sistemas sanitarios de España. Y esto, lejos de molestar a nadie, debería ser motivo de orgullo de todos los castellanos y leoneses, porque esos datos objetivos son mérito de todos, también de aquellos a los que parece que les molesta que esto sea así. Y esto es un éxito de todos: es un éxito de los profesionales sanitarios, de los profesores, de los alumnos, de los profesionales de los servicios sociales, del tejido económico y social, de las familias, que confiaron en nuestros servicios públicos, y de tantos otros funcionarios de la Administración regional, local y nacional, de tantas personas.

¿Quiere decir esto que nos conformamos? No, nunca. ¿Quiere decir esto que no hay problemas que haya que mejorar en cada uno de los servicios básicos? Tampoco, jamás. Y es que para mí lo importante no es que estemos bien, para mí lo importante es que estemos mejor, y que lo vamos a estar. Por eso no podemos caer en la autocomplacencia. Ser un referente nos obliga a ser cada día más competitivos, mejorar los sistemas de calidad de nuestros servicios públicos. No se trata de hablar, sino de actuar; vamos a ser un Gobierno de acción. Pero... [aplausos] ... pero no nos engañemos: necesitamos afrontar los grandes retos que como región y como país tenemos por delante. El desarrollo rural, por un lado, la retención del talento, la promoción económica en un entorno muy competitivo y global deben ser los ejes que determinen la acción de gobierno que conviertan a Castilla y León en un referente nacional y que permita a los jóvenes que puedan estudiar, enseñar, investigar, trabajar o emprender en esta tierra.

Debemos entender la economía y la realidad social desde la globalidad de una región que se debe abrir a España y al mundo. A lo largo de nuestra historia hemos demostrado que, cuando lo hemos hecho, hemos asombrado precisamente al mundo entero.

Practicar políticas reformistas como las que defendemos implica algo mucho más profundo que una palabra que suena bien; reformar es poner el cambio en cada decisión y que las personas, precisamente, sean los protagonistas de nuestra gestión. Tenemos que estar a la altura de la gente de Castilla y León, gobernando con ellos, gobernando a su lado. Tomaremos decisiones consensuadas y meditadas, con sus aciertos, con sus equivocaciones también -y por eso pido perdón de antemano-, pero siempre lo haremos con la firme voluntad de que cada decisión la tomamos por el bien de todos.

Señorías, si obtengo la confianza de las Cortes, se iniciará un nuevo Gobierno con el objetivo prioritario de lograr que Castilla y León ocupe el lugar que le corresponde. Vamos a... a dignificar la política desde la regeneración, darle sentido a cada decisión política y lograr que nuestra región tenga el papel que le corresponde en España desde la defensa de un proyecto nacional que hoy, por culpa de las ideas de algunos, se encuentra en peligro.

España no se entiende sin la aportación histórica, cultural, humana y social de Castilla y León; y Castilla y León no se entiende tampoco sin tener a España como referente. Poner en duda la unidad de nuestro país es atentar contra la integridad también de nuestra región. Si esta Cámara nos da la confianza, no ocultaremos el orgullo de sentirnos lo que somos, castellanos y leoneses y españoles. [Aplausos]. Y lo vamos a hacer desde una visión integradora, en beneficio del desarrollo y la colaboración con otras regiones de España con proyectos comunes, y de nación.

Castilla y León y su Gobierno no quiere ni puede permanecer al margen. Queremos tener un papel que merecemos en España y todo lo que ello implica. Con un tratamiento presupuestario justo y equilibrado, de acuerdo con las condiciones y necesidades de esta tierra.

Si soy presidente con su confianza, nuestro Gobierno se pondrá al frente de la defensa de los intereses de España y de los de Castilla y León. Ningún castellano y leonés con más derechos que cualquier otro español, pero ningún otro español con más derechos que ningún castellano y leonés. La competencia nos obliga a ser mejores, y precisamente de la competitividad se benefician las personas.

El orgullo de pertenencia a esta tierra debemos convertirlo precisamente en una palanca de cambio, de crecimiento regional, y convertirlo en una marca para dar el salto y el impulso de calidad que necesita nuestra región en España y en Europa. Y es mi propósito que este Gobierno, que nuestro Gobierno, atienda los desafíos que tenemos como región por delante, y afrontarlos desde el rigor, desde la seriedad, desde la valentía del que sabe cuál es el camino que tenemos que seguir.

Queremos un Gobierno de transformación para Castilla y León. Y me comprometo a... a poner en marcha un Plan de Gobierno que, con un centenar de medidas consensuadas con el partido de Ciudadanos, y fruto del diálogo, impulsaremos gracias a ese pacto de gobernabilidad que firmamos con el partido de Ciudadanos en nuestra región.

Quiero detenerme un instante, y sin ánimo de ser exhaustivo, para comentar que Ciudadanos y el Partido Popular han mostrado, a través de sus equipos negociadores, varias cosas que han determinado que hoy esté solicitando esta investidura.

La primera, una enorme generosidad. Nos sentamos a negociar y a dialogar sabiendo que es necesario ceder para alcanzar acuerdos sin necesidad de traicionar nuestras ideas.

En segundo lugar, el sentido de la responsabilidad. En todo momento Castilla y León estuvo por encima de los partidos. Y los resultados que esperábamos en cada decisión estaban también por encima del cálculo político.

Y, en tercer lugar, la capacidad de acuerdo. Ciudadanos y Partido Popular, Partido Popular y Ciudadanos contamos con más ideas que nos unen que las que nos separan, con más cercanía que distancia. Y con principios generales que afectan a cuestiones esenciales: la unidad de España, la gestión de los servicios públicos, la regeneración política, la visión económica y una política fiscal que claramente nos diferencia de otras opciones políticas.

Quiero, por tanto, agradecer el esfuerzo, los desvelos de todos ellos, porque les puedo asegurar que este esfuerzo valió la pena por Castilla y León. [Aplausos].

Quiero personalizar mi agradecimiento a todos los equipos negociadores en Francisco Igea. Ha demostrado, en primer lugar, ser un hábil y duro negociador. En segundo lugar, que pone los intereses de esta tierra por encima de los personales. Y, en tercer lugar, que es un socio leal y comprometido en esta etapa que ahora comienza. Muchas gracias. [Aplausos].

Les detallaré a continuación los ejes esenciales de nuestro Gobierno, de forma sólida, para mejorar la calidad de vida de todos los castellanos y leoneses. Y estoy convencido de que lo acordado con Ciudadanos será del agrado de la mayoría de las fuerzas políticas representadas en esta Cámara, ya que recogen de manera clara y directa el deseo de la mayoría social de nuestra región: el crecimiento económico, el empleo, la calidad de los servicios públicos, el desarrollo del mundo rural, la lucha contra la despoblación y la regeneración son algunos de los principales y transversales ejes del Plan de Gobierno.

Es precisamente la despoblación el mayor desafío al que se encuentra esta Comunidad Autónoma. Un problema al que se sienten abocados, en el que se encuentran las sociedades desarrolladas, en España y en Europa. Y para enfocar la lucha contra la despoblación y a la vez avanzar en la ordenación del territorio se creará un grupo de expertos independientes, nombrado por las Cortes, a propuesta de los Grupos Parlamentarios, a fin de que elaboren un diagnóstico y emitan en un año un informe de propuestas concretas de actuación.

Tenemos el objetivo muy claro: hay que darle la vuelta a la tendencia, crecer en población; y además también tenemos que crecer en oportunidades, con una especial atención a nuestras zonas rurales. Son necesarias medidas globales, sí, de Estado y europeas; pero también desde nuestras competencias haremos lo necesario para impulsar nuestras ciudades y pueblos con todo el potencial que tienen.

Todas las políticas de la Junta de Castilla y León se mirarán, precisamente, desde ese prisma. Políticas para crear empleo, para aumentar la actividad económica, facilitar las oportunidades especialmente a los jóvenes, potenciar los servicios públicos, impulsar el desarrollo rural, incentivar la natalidad, facilitar la conciliación personal, familiar y laboral, reforzar la presencia y la cercanía de las Administraciones públicas en todo el territorio.

En este sentido, la Consejería de Agricultura y Ganadería añadirá a su nombre y a sus competencias el del Mundo Rural, para luchar por sus intereses, mejorando la coordinación entre las áreas de gobierno y con otras Administraciones públicas. En esta cohesión territorial será imprescindible la colaboración con las Administraciones locales. Me declaro profundamente defensor del municipalismo, porque genera una dinamización de la actividad económica, social y cultural en el mundo rural.

De igual modo será necesario la coordinación de esfuerzos entre todas las Administraciones para que sean más eficaces las entidades locales y que dispongan también de instrumentos y financiación suficiente para asegurar los servicios de calidad. Por ello reclamamos al Gobierno de la Nación de una nueva financiación local.

En lo referente a la generación de actividad económica y de creación de empleo, nuestro esfuerzo se encaminará al pleno empleo desde la mejora de la calidad del empleo, la estabilidad, la reducción de la temporalidad, la seguridad y la mejora de la productividad. Lo haremos contando con todos, fortaleciendo el diálogo social como factor clave de la estabilidad laboral, económica y social. Y también porque el diálogo social es una seña de identidad de Castilla y León. [Aplausos].

En este sentido... en este sentido, anuncio que una de las primeras reuniones que convocaré, si soy elegido presidente por esta Cámara, será, precisamente, la del Consejo del Diálogo Social.

Garantizaremos la igualdad. La reducción de la brecha salarial, la inclusión, la cohesión social, el reequilibrio territorial –más importante que nunca porque todavía duran las cicatrices que ha dejado la dura crisis-, el desarrollo industrial, el impulso a las pequeñas y medianas empresas, las facilidades a los autónomas... a los autónomos están en letras mayúsculas en nuestra agenda.

Por ejemplo, extenderemos la tarifa plana con condiciones más favorables en el mundo rural. Crearemos una plataforma para nuevos emprendedores rurales y aprobaremos una nueva estrategia de emprendimiento, innovación y autónomos.

Por otro lado, crearemos un fondo para el crecimiento y la consolidación de pymes, a la vez que financiaremos a micropymes y a autónomos para sus planes de modernización o de inicio de la actividad.

Para dar facilidad a las empresas, a la creación y a la atracción de empresas en nuestra tierra, simplificaremos, reduciremos los trámites administrativos, promoveremos la vocación emprendedora con medidas de financiación y el acceso a suelo público industrial a bajo precio.

Queremos que nuestra tierra sea más atractiva a inversores nacionales e internacionales en todas las provincias, y especialmente en las zonas que necesitan más impulso para reducir los desequilibrios territoriales. Daremos prioridad a mantener el sector industrial implantado en Castilla y León; especial atención a la automoción, determinante en el nuevo escenario, y en la adaptación a la industria 4.0.

Por otro lado, la investigación será uno de los ejes principales en Castilla y León, estará en los puestos de cabeza del pelotón en la nueva sociedad del conocimiento. Y, en esta línea, vamos a impulsar el Pacto Autonómico de la Ciencia para que la investigación, el desarrollo y también la innovación sea considerada una prioridad. Sumaremos los esfuerzos de todas las Administraciones públicas, organismos públicos de investigación, centros tecnológicos y empresas, con el objetivo de incrementar nuestra inversión autonómica en I+D+i, hasta niveles comparables a otros de referencia de España y de Europa.

Impulsaremos también la creación de una red de transferencia de conocimiento que favorezca el intercambio de proyectos, actividades conjuntas y la colaboración con expertos. Queremos implantar en nuestra Comunidad el éxito de otros modelos nacionales e internacionales. Además, abriremos la oficina de retorno y captación de talento para fomentar, para retener, para atraer a los investigadores a nuestra Comunidad Autónoma.

Para favorecer la actividad económica, para facilitar la vida de las familias, la vida de las empresas, aplicaremos una política fiscal moderada, tendente a la reducción de cargas impositivas.

Señorías, eliminaremos el impuesto de sucesiones y donaciones entre familiares, por injusto [aplausos]; así, bonificaremos el 99 % de este impuesto, lo que supone la eliminación práctica del mismo entre familiares. Fijaremos una fiscalidad favorable en Castilla y León, como se nos reclama desde distintos ámbitos, a través de bonificaciones y de deducciones en el IRPF, especialmente en los municipios de menos de 5.000 habitantes. También ampliaremos los supuestos de bonificación del impuesto de sucesiones en los casos de empresa familiar o agraria; y el de transmisiones patrimoniales para el caso de la transmisión de tierras, elementos productivos generadores de empleo en el mundo rural. Y también aplicaremos tipos reducidos en el impuesto de transmisiones patrimoniales cuando se trate de la adquisición de la primera vivienda en el mundo rural.

Señorías, los servicios públicos son una auténtica razón de ser del sistema autonómico, cuya calidad, ya lo he dicho antes, está reconocida en toda España; es una bandera de nuestra Comunidad Autónoma gracias al trabajo bien hecho en las últimas décadas tras la asunción de las distintas competencias. Nuestro empeño es seguir mejorando. Castilla y León somos un modelo de éxito; pero debemos adaptarlo a los nuevos tiempos, llegar a más personas, con más prestaciones y de más calidad. Y para conseguirlo debemos apostar por la eficiencia en la gestión; pero será fundamental, lógicamente, un modelo de financiación autonómica que garantice los recursos suficientes para garantizar la equidad de los servicios públicos a todas las personas en todo el territorio.

Por eso seguimos reclamando del Gobierno de la Nación un nuevo modelo de financiación autonómica, de acuerdo con los documentos pactados aquí, en esta misma Cámara, por todos los grupos políticos. Deben contemplar los costes reales de los servicios públicos, la dispersión geográfica, la extensión territorial, el envejecimiento poblacional y la baja densidad demográfica. En esto, señor Tudanca, como en otros temas de Comunidad, espero la colaboración de su Grupo, al igual que el de todos los grupos aquí representados en esta Cámara, con lealtad a esta tierra y también pensando en los intereses de Castilla y León y en las necesidades de nuestros paisanos.

Señorías, si hablamos de sanidad, hay que apostar por un sistema universal, público, gratuito y de calidad. Ese será siempre una prioridad política y presupuestaria en la asignación de recursos. Nuestro trabajo se va a centrar en la atención en todo el territorio a las personas, en el desarrollo de políticas de promoción de la salud y prevención de la enfermedad, teniendo como herramientas la eficiencia en la gestión de los recursos y, algo muy importante, la transparencia. Y como objetivo, también la modernización de centros y de equipamientos, el incremento de la calidad del servicio y la mejora de la salud de las personas de Castilla y León.

En la mejora a la atención de las personas reduciremos todas las listas de espera del Sacyl. Se realizará una auditoría y se publicarán las listas de espera estructurales y no estructurales, tanto de intervenciones quirúrgicas como de consulta como de pruebas diagnósticas. Promoveremos la libre elección de hospital de modo progresivo para que sea una realidad en todo el territorio a lo largo de la legislatura. En los cien primeros días de Gobierno se publicarán los datos de rendimiento, actividad y gasto, así como los indicadores de calidad de todos los servicios hospitalarios de Castilla y León.

Además, en ese ámbito de transparencia, habilitaremos la comparecencia ante la Comisión de Sanidad de estas Cortes de los gerentes de Atención Primaria y de los hospitales del Sacyl con el objetivo precisamente de fomentar eso, la rendición de cuentas, y facilitar la transparencia en la gestión.

En lo referente a la cobertura de plazas, estableceremos un sistema de "plaza vacante, plaza cubierta", que elimine las bolsas de temporalidad del personal facultativo. El acceso a los puestos intermedios de la sanidad debe realizarse en condiciones de igualdad, mérito y capacidad.

Asimismo, se va a establecer un sistema objetivo de evaluación del desempeño mediante la valoración de indicadores homogéneos de resultados, eficiencia, actividad y calidad. Esta evaluación se llevará a cabo al menos con una periodicidad mínima de cuatro años.

También vamos a integrar de modo gradual, tras evaluar las condiciones de cada zona básica de salud, al personal médico y de enfermería de área en los equipos de Atención Primaria, con el objetivo, precisamente, de integrar plenamente a este personal en esos equipos de Atención Primaria al final de la legislatura.

Y también vamos a aumentar de modo progresivo el gasto en Atención Primaria, con el fin de alcanzar el 20 % del total del gasto del servicio de salud al finalizar esta legislatura.

Impulsaremos las consultas de alta resolución como método ordinario para todas aquellas personas que vivan a más de 50 kilómetros del hospital de referencia. Y también dotaremos a los centros de salud de los medios diagnósticos que aumenten su capacidad de resolución y de los servicios de telemedicina y de las tecnologías necesarias para mejorar su coordinación con los hospitales de referencia.

Por otro lado, y siempre que no suponga un coste adicional para las arcas públicas de Castilla y León, estudiaremos las vías de reversión de la concesión del Hospital de Burgos, creando para su estudio un grupo de trabajo en el que participen el Gobierno autonómico, las Cortes y la entidad concesionaria.

Señorías, otro pilar básico son los servicios sociales, de nuevo los mejor valorados de toda España. Queremos llegar a más personas, con más servicios, con nuevas metas, para garantizar una vida digna y en verdadera igualdad de oportunidades.

De la mano del resto de Administraciones públicas y también del sector privado, debemos impulsar medidas que apuesten en la lucha contra la pobreza energética.

Y de algo fundamental, el empleo, que debe seguir siendo un eje prioritario en una doble vertiente: por un lado, la inserción laboral de las personas en riesgo de exclusión social; y por otro lado, el incremento de los trabajadores en los servicios sociales, que es un empleo de alta calidad y cualificación.

Mencionaré algunas novedades. Por un lado, en el ámbito de nuestras competencias, aprobaremos la ley de derechos y garantías de las personas en proceso de morir. Regularemos la eliminación de las sujeciones mecánicas y químicas en los centros de mayores y de personas con discapacidad.

Señorías, por otra parte, tengo que decir que Castilla y León hemos sido una tierra de emigrantes a lo largo de los últimos siglos. Somos agradecidos con aquellas naciones que nos ayudaron, que ayudaron a nuestros paisanos. Allí donde hay una persona de Castilla y León hay un embajador de esta tierra; allí hay una persona que merece sentir cerca a su Gobierno regional y a su presidente. Y yo les tiendo una mano que no voy a soltar nunca. [Aplausos].

De igual modo, Castilla y León somos una tierra de acogida, así lo sentimos y también así lo necesitamos. Recibimos con los brazos abiertos a aquellas personas que quieren vivir, desarrollar su proyecto en nuestra tierra. Sin duda, este es un proceso que debemos afrontar desde la solidaridad, sí, pero también desde la legalidad y desde el orden.

Aprobaremos también una ley del tercer sector en Castilla y León, precisamente para poner en valor, para reconocer el protagonismo que tienen en nuestra tierra.

Y, señorías, en materia de dependencia, somos la única Comunidad Autónoma con sobresaliente; algo habremos hecho bien. Seguiremos mejorando nuestro sistema. El aumento de la demanda de los servicios de dependencia es una realidad a la que queremos responder con la calidad. Queremos responder con el incremento de las cuantías económicas, con el objetivo, precisamente, de retrasar la edad de dependencia, y con la reducción de plazos, y llegando a más personas. Ser capaces de llegar a más de 80.000 personas en el nuevo sistema, hasta completar las 180.000 en toda la legislatura. En el marco de la normativa estatal, simplificaremos los trámites y las valoraciones de las situaciones de dependencia y de discapacidad.

También aprobaremos el proyecto de ley de derechos y garantía de continuidad de los cuidados y atención a las personas con discapacidad a lo largo de su vida. Y propondremos la creación, a estas Cortes, de una comisión parlamentaria de discapacidad. Promoveremos la aprobación de medidas que desarrollen e incentiven el uso de la asistencia personal como prestación social de primer orden y oportunidad de empleo para las personas con discapacidad.

Impulsaremos una ley para garantizar, en el ámbito de nuestras competencias, el principio de igualdad de trato y no discriminación por razón de orientación sexual e identidad de género de las personas.

Un bloque crucial en mi política será la igualdad entre hombres y mujeres y la lucha contra la violencia de género. Para seguir avanzando precisamente en esa igualdad, que tiene que ser visible, palpable y efectiva, potenciaremos la educación transversal en todo el itinerario formativo, impulsando, por otro lado, medidas de conciliación y de lucha contra la desigualdad en el empleo, especialmente en las áreas rurales. Impulsaremos, dotaremos el Acuerdo Nacional de Lucha contra la Violencia de Género, con especial énfasis en la evaluación de los resultados. Y garantizaremos a todas las mujeres víctimas de violencia de género en situación de riesgo un alojamiento alternativo al domicilio habitual. En esta ley revisaremos la Ley de Violencia de Género, que fue pionera en su tiempo, y hay que adaptar a las nuevas circunstancias.

Señorías, las personas mayores nos lo han dado todo y todo se lo merecen. No escatimaremos recursos para ayudarlas en sus necesidades, tanto en las ciudades como en el mundo rural. Y en esta línea, vamos a destinar 400 millones de euros al año, 1.600 millones de euros en la legislatura, a políticas de atención a los 600.000 mayores que hay en Castilla y León.

Queremos que nuestros mayores puedan vivir en su casa, potenciando los programas, de la mano de... de la mano de los ayuntamientos y las diputaciones provinciales, los programas de ayuda en el hogar, como teleasistencia, ayuda y comida a domicilio; combatir la soledad, evitar los malos tratos, mejorar su autonomía y también favorecer y promover el envejecimiento activo.

Señorías, también pondremos en marcha una estrategia autonómica para luchar contra la pobreza infantil y garantizar la igualdad de oportunidades para todos los niños y su adecuada atención, educación, cuidado y bienestar a través de sus familias.

Aprobaremos un plan de apoyo a las familias con medidas relacionadas con la maternidad y la paternidad, así como acciones específicas para las familias numerosas o para aquellas que cuidan personas dependientes. Pondremos en marcha... o propondremos en marcha, a nivel estatal, una ley de apoyo a las familias que promueva la natalidad, que garantice la igualdad de derechos entre todas las opciones de familia.

Queremos también, señorías, que esta legislatura sea la legislatura de la conciliación, una de las columnas principales de nuestra política, ya que es una parte muy importante del bienestar de las personas y de las familias para que puedan desarrollar sus proyectos vitales, familiares y laborales. Y, para ello, vamos a desarrollar un nuevo sistema de protección social, un verdadero sistema de conciliación, con nuevos derechos en el medio rural. Buscaremos extender los beneficios existentes para las familias numerosas, para las familias monoparentales y también para las familias con dos hijos.

Señorías, reforzaremos nuestro compromiso con otro de los grandes servicios públicos de Castilla y León, la educación, en el que Castilla y León está también a la cabeza, según los indicadores independientes. Nuestro esfuerzo se centrará en superar lo conseguido, superar lo conseguido hasta ahora en un modelo basado en la calidad, la equidad y la libertad, con el buen trabajo de todos: profesorado, padres, alumnos, centros y también la Administración regional.

Garantizaremos la libertad de los padres para elegir la educación de sus hijos... [aplausos] ... libertad para elegir entre centros públicos y concertados, entre centros de educación especial o educación inclusiva en centros ordinarios. [Aplausos].

Señorías, avanzaremos también en el carácter universal de la Educación Infantil de cero a tres años, disminuyendo la aportación de los usuarios e incrementando los casos de gratuidad.

Como principales líneas de trabajo, garantizaremos la inclusión del alumnado, el compromiso con la escuela rural, que es fundamental, y la orientación hacia el empleo, especialmente en la Formación Profesional y en el ámbito universitario, en las universidades. Precisamente, hablando de este ámbito, del universitario, vamos a aumentar los recursos adicionales en el tramo competitivo para aquellos grupos de investigación, departamentos o facultades con mejores resultados en facetas como la empleabilidad o la transferencia del conocimiento universidad-empresa, entre otros.

Apostaremos también por la internacionalización de las propias universidades, precisamente como garantía de futuro y estrategia esencial también de la lucha contra la despoblación. Y vamos a incrementar el impuesto destinado a las universidades en torno al 10 %, de manera progresiva a lo largo de la legislatura.

Señorías, exigiremos del Gobierno de España una prueba justa e igual para el acceso a la universidad, único en toda España. [Aplausos]. Hemos liderado desde Castilla y León esta petición, y seguiremos luchando para evitar la discriminación de nuestros alumnos en esta prueba vital para su futuro.

También vamos a rebajar las tasas universitarias. Queremos estar entre las más económicas de España. Vamos a aumentar el número de becarios y a completar el sistema propio de becas con una línea destinada a ayudar a los estudiantes que tengan un mejor expediente académico.

Señorías, esta tiene que ser la legislatura de la Formación Profesional, aumentando las plazas, incluyendo las de modo a distancia; apostando también por las más demandadas por el sector productivo, como las tecnológicas o las científicas. Y, desde luego, decir que la Formación Profesional es el futuro. Vamos a establecer incentivos para implicar más a las empresas. Consideramos que hay que garantizar el acceso a los estudiantes en nuestro mundo rural, también con ayudas para la residencia y la movilidad.

Vamos a garantizar que los libros de texto y el material curricular sean gratuitos en Castilla y León para todas las familias que lo necesiten, elevando progresivamente el tope de ingresos que da acceso a esta prestación. Y también impulsaremos los centros bilingües, inclusivos, tecnológicos y seguros. Y desarrollaremos un plan de mejora de la competencia lingüística de las lenguas extranjeras durante el mes de julio.

Vamos a reclamar del Ministerio de Educación modificar el acceso a la función pública docente, acorde con la situación actual en la educación, con la culminación del Estatuto Básico Docente y la implantación de un modelo de mir docente que garantice la calidad de la educación en todo el territorio y sin adoctrinamiento. [Aplausos].

Dentro de lo establecido por la normativa básica estatal sobre la ESO al cargo de director, se establecerá un sistema de incentivos basado en la evaluación del desempeño del cargo y obtención de resultados del centro correspondiente.

Señorías, me voy a referir en este punto al área de fomento, en el que trabajaremos para dar impulso a la vivienda, a las infraestructuras, al transporte y a las telecomunicaciones para mejorar el progreso social, territorial y económico de nuestra tierra.

Entre las medidas de nuestro Programa de Gobierno, habrá una estrategia logística regional que dote de un valor añadido al tejido productivo. Nos volcaremos en ello, en ese desarrollo -y le exigiremos también al Gobierno de España, como haremos nosotros- del Corredor Atlántico, de las conexiones ferroviarias, de los puertos de la fachada atlántica y cántabra con el actual trazado del corredor a su paso por Castilla y León.

En esta misma línea, vamos a exigir al Gobierno de España las mejoras necesarias en la red de ferrocarril convencional de nuestra Comunidad Autónoma. Reclamaremos la culminación de las obras de autovías y alta velocidad ya proyectadas, planificadas, presupuestadas, y que en todas las provincias –no sabemos por qué- están ralentizadas o paralizadas por el Gobierno central. [Aplausos].

Continuaremos... continuaremos con la mejora de la red de carreteras autonómicas para mejorar la cohesión territorial, y aprobaremos un mapa de ordenación del transporte público de viajeros para hacerlo más eficiente. Un mapa que garantice la movilidad en todo el territorio y a todas las personas. Y por eso vamos a poner en marcha un bono de transporte rural, con tarifa plana superreducida también para personas mayores, para jóvenes y para aquellas personas con escasos recursos.

Señorías, internet tiene que llegar a todas las personas y en todo el territorio. Este es un objetivo irrenunciable del próximo Gobierno. Para ello movilizaremos 130 millones de euros, como mínimo, entre todas las Administraciones públicas y las operadoras, con el ánimo de mejorar la cohesión y las oportunidades en todo el territorio.

Impulsaremos la agenda digital rural, la cobertura de banda ancha de alta velocidad, para que llegue a todos nuestros pueblos y ciudades. Y mejoraremos, también, el servicio de televisión digital en el medio rural; es algo imprescindible.

La transformación digital es un elemento fundamental para fijar población en el territorio, para abrir posibilidades a las familias y a las empresas, y también para crear puestos de trabajo de última generación, y potenciar, por ejemplo, el teletrabajo en cualquier pueblo.

En lo que respecta a la vivienda, decir que es un derecho universal. Aprobaremos una completa reforma de la Ley del Derecho a la Vivienda en Castilla y León, recogiendo la transformación social y jurídica que ha procedido en la política de vivienda en los últimos tiempos. Apostaremos por el alquiler y la rehabilitación de la vivienda, incluyendo la regulación del parque público de alquiler social. Ampliaremos de 2.000 a 3.000 viviendas para alquiler social, como servicio de interés general, y fomentaremos algo muy importante, el arbitraje como vía de resolución de conflictos. Fomentaremos la rehabilitación de viviendas -ya lo he dicho- y la regeneración urbana, pero además promoviendo la eficiencia energética en este proceso.

Este Gobierno va a apostar por la sostenibilidad, por la lucha contra el cambio climático. Todo nuestro trabajo perseguirá, precisamente, un mismo fin: la protección, la conservación, la mejora del medio natural del entorno en el que vivimos, siendo conscientes también de las oportunidades de desarrollo y riqueza que nos ofrece, que son muchas. Es esencial, en este sentido, compatibilizar protección y desarrollo.

Y en esta línea, vamos a poner en marcha distintas medidas legislativas de carácter autonómico. Por un lado, la depuración y reutilización del agua, acciones para reducir la contaminación, con las políticas de transporte urbano y de abastecimiento energético doméstico, de la mano de los ayuntamientos, con su colaboración, con su coordinación. En este sentido también, aprobaremos una estrategia de mejora de la calidad del aire en nuestras ciudades, teniendo en cuenta los criterios de los... del objetivo del desarrollo sostenible de la Agenda 2030.

En un modelo de gestión sostenible de nuestros recursos naturales, es necesario ser conscientes que tenemos que aprovecharlos como fuente de riqueza, y por eso reafirmamos nuestro compromiso como... con las energías renovables, con una nueva estrategia de eficiencia energética y otra de renovables térmicas, según la Agenda 2030.

Promoveremos también, señorías, la implantación de una gestión forestal sostenible, de manera que se impulse el desarrollo y la creación de empleo en las zonas rurales. Elaboraremos un plan de acción del sector forestal frente al cambio climático, incrementando la superficie arbolada, con un nuevo programa de repoblación, y también con medidas de conservación y de ampliación de la masa forestal. Aprobaremos una estrategia de coordinación de medios de extinción de incendios forestales entre las Administraciones públicas competentes.

También consolidaremos la red de espacios naturales protegidos de nuestra Comunidad, poniéndolos además en valor, en un modelo de desarrollo sostenible, potenciando su uso turístico y potenciando, por tanto, su retorno social y económico.

Señorías, vamos a impulsar la aprobación de una nueva ley de caza y pesca en Castilla y León en un plazo de seis meses, apostando por las licencias interautonómicas. Con la nueva ley promoveremos un modelo de caza que garantice el aprovechamiento cinegético sostenible y que permita una... una mejor gestión de la fauna, reduciendo los daños a la actividad agraria, reduciendo también los accidentes de tráfico y contribuyendo a la actividad económica, especialmente en el mundo rural.

Anuncié antes la creación de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Rural, porque vamos a seguir apostando con fuerza por las personas que viven en el medio rural y que se dedican, precisamente, al sector primario, nuestros agricultores y nuestros ganaderos. Queremos mejorar la producción y la competitividad de la actividad agraria, facilitar el trabajo de la... del agricultor, también el trabajo del ganadero, y, sobre todo, incorporar, facilitar el acceso de jóvenes y mujeres. Y algo muy importante, fortalecer la cadena de valor: el productor, la industria y la distribución.

Concentraremos nuestros esfuerzos en mejorar la calidad de vida a aquellas personas que viven del campo; es fundamental. Y lo haremos de la mano de las OPAS y también de las cooperativas.

En esta misma línea queremos trabajar y apoyaremos la labor de los grupos de acción local para impulsar proyectos de actividad económico, social, cultural y medioambiental en el mundo rural.

Apostaremos por un sector crucial, fundamental, vital en nuestra Comunidad Autónoma, como es el sector agroalimentario y agroindustrial, con muchísimo presente, pero con muchísimo más futuro, especialmente en nuestro territorio rural. Para eso aprobaremos un plan autonómico de agroindustria. El objetivo es fortalecer el sector de la transformación agroalimentaria. También potenciar la generación del valor añadido y orientar la eficiencia y eficacia del gasto en I+D+i.

También, señorías, queremos buscar la eficacia, la eficiencia y la sostenibilidad. Y por eso desarrollaremos una estrategia regional para la economía circular.

Señorías, apostaremos claramente por el regadío. Contribuye a la rentabilidad, a la riqueza, a fijar población. Donde hay agua hay vida, donde hay regadío hay un 20 % más de población y una mayor incorporación de jóvenes al campo. Por eso exigiremos al Gobierno de España las inversiones en infraestructuras agrarias, para cumplir con el mapa de infraestructuras agrarias de Castilla y León con más de 600 millones de euros hasta el año dos mil veintitrés. [Aplausos].

Por otra parte, y en cumplimiento de un compromiso personal, una de mis primeras acciones de gobierno será presidir un grupo de trabajo con representantes de los ganaderos y también, lógicamente, de la Administración, de la Junta de Castilla y León, para buscar fórmulas de flexibilidad de la aplicación de la normativa europea, que haga compatible la sanidad animal con la rentabilidad de las explotaciones.

Señorías, vamos a exigir al Gobierno de la Nación una negociación fuerte y dura en defensa de la PAC: ni un euro menos para nuestros agricultores y ganaderos. Queremos una PAC que esté bien dotada económicamente, y haremos para que sea eficiente y esté simplificada.

También en el ánimo de aprovechar nuestros recursos patrimoniales y naturales, vamos a reforzar nuestras políticas de turismo y de cultura. Son auténticos motores de desarrollo económico para el futuro de Castilla y León, vinculados a las señas de identidad de nuestra tierra: patrimonio histórico, natural o nuestro propio idioma. Movilizaremos una inversión de 60 millones de euros en esta legislatura para impulsar el turismo. Eso nos va a permitir fomentar la promoción nacional e internacional de nuestra Comunidad Autónoma, con el objetivo de llegar a los casi 8.000.000 de turistas internacionales (un 13 % más, aproximadamente) y a las 55 millones de pernoctaciones totales (un incremento de un 7 %, aproximadamente).

Para ello, entre otras acciones, diseñaremos una campaña de sensibilización del sector turístico por mercados exteriores, para favorecer la excelencia en la atención a los turistas internacionales. Queremos más visitantes, queremos todos los días del año en todas las provincias y en todos los lugares de Castilla y León. Y entre las distintas medidas, pondremos en valor el patrimonio histórico de la Comunidad como factor de desarrollo, fomentando la colaboración público-privada en el ámbito de la conservación y de la promoción.

El turismo rural es clave en Castilla y León por sus condiciones geográficas, naturales, patrimoniales y también culturales, lo que nos convierte en un referente. Por ello reforzaremos la promoción de nuestra oferta de turismo rural, especialmente en el ámbito internacional, mediante un plan de promoción internacional de turismo rural de la mano de la Administración central.

Apostamos también por un turismo para todos, con un nuevo plan de accesibilidad turística, que es fundamental, en colaboración con todas las Administraciones, asociaciones y también plataformas representativas del sector de la discapacidad.

Y por otra parte incidiremos en las políticas culturales con el objetivo de facilitar el acceso a todos a la cultura, con 50.000 actividades culturales en esta legislatura, el apoyo a las industrias culturales, y también los festivales, los museos y tantos centros vinculados a la cultura a lo largo y ancho de nuestra geografía de Castilla y León. Y apostar, por supuesto, por algo fundamental, el octavo centenario de la... de la primera piedra de la construcción de la Catedral de Burgos.

Señorías, quiero hacer también una especial referencia a la tauromaquia, seña de identidad de nuestra tierra, y especialmente importante en nuestro mundo rural. Vamos a unir en un único órgano de gestión la promoción y la normativa taurina y elaborar un plan estratégico de tauromaquia.

Vamos, en otro orden de cosas que ya he citado, a promover el español como recurso cultural, económico y turístico, y para ello vamos a potenciar, a impulsar, a Castilla y León como destino preferente. ¿Cuál es nuestro objetivo? Alcanzar los 220.000 alumnos, un 25 % más a lo largo de la legislatura, y posicionando a Castilla y León como referente mundial. En este sentido, se culminará, de la mano de la Universidad de Salamanca, la sede del Centro Internacional del Español en el año dos mil veintidós, que contribuirá con fuerza a ese posicionamiento.

Por otro lado, vamos a fomentar iniciativas que pongan en valor al sector audiovisual de nuestra Comunidad, consolidando a nuestra región, a nuestra tierra, como creciente y excepcional plató de rodaje.

Señorías, por último, y no por ello menos importante, el programa contempla distintas medidas de regeneración política e institucional, siguiendo en la línea iniciada en anteriores legislaturas.

En lo referente a los aforamientos, la propuesta realizada por el Grupo Parlamentario de Ciudadanos para suprimirlo cuenta con el apoyo del Partido Popular, del Grupo Popular, y también tendrá todo mi apoyo.

Además, analizaremos la normativa electoral con el fin de buscar mejoras: reducir los costes en las campañas electorales, también mejorar la proporcionalidad y facilitar la participación de todas las personas, siempre, lógicamente, con el máximo consenso entre los grupos de esta Cámara.

Aplicaremos diferentes medidas para una mayor limitación de mandatos, el control de la labor del Gobierno y altos cargos, la regulación de las subvenciones, la lucha contra el fraude, la eficacia de la Administración y de las entidades públicas, el reforzamiento de la transparencia y la participación ciudadana en las políticas públicas.

En conjunto, impulsaremos, por tanto, una Administración más moderna, avanzando hacia la Administración digital y en la simplificación de trámites, con más estabilidad en el empleo público, y, además, que sea más ágil. En ese funcionamiento de la Administración, es fundamental la labor de los empleados públicos y la mejora de la calidad de su empleo, algo que quiero destacar, apostando especialmente por la estabilidad en todos los sectores. Por ello, vamos a desarrollar la ley de carrera profesional de este colectivo, además de implantar las 35 horas semanales; y, con carácter general, trabajaremos para la recuperación de todos los derechos que se perdieron durante la crisis. [Aplausos].

Señorías, voy concluyendo. Tal y como iniciaba esta intervención, les pido su apoyo para convertirme en presidente de la Junta de Castilla y León y para liderar un Gobierno de transformación, innovador, moderado y liberal, que de forma mayoritaria los castellanos y leoneses votaron el veintiséis de mayo. Un Gobierno que, desde el diálogo, con el apoyo de otras fuerzas políticas representadas en las Cortes, podamos construir una mejor región. Una mejor región desde el desarrollo de cada una de sus nueve provincias. Y para eso hago un llamamiento a todas las fuerzas políticas representadas en sede parlamentaria como ejes necesarios del diálogo.

Un Gobierno que, desde el respeto a los diferentes pensamientos, pero también desde la libertad, adoptará medidas necesarias para que los grandes desafíos que tenemos por delante seamos capaces de afrontarlos. Un Gobierno honesto y sincero, porque la sinceridad de las personas no se encuentra en sus palabras, sino en sus actos. Y este Gobierno será un Gobierno de actos. Y quiero decir que vengo con los brazos abiertos, con la camisa remangada y también con las manos tendidas con un espíritu de concordia, para hacer de esta tierra la mejor del mundo, porque creo en sus enormes posibilidades.

Vengo con el firme compromiso, el ejemplo y el recuerdo de muchos servidores públicos, o simplemente servidores de esta tierra, que lo hicieron hasta el final de sus días. Y entre ellas se encuentra alguien que marcó mi vida y que me inculcaron tres cosas: la primera de ellas, ser buena persona; la segunda, una persona trabajadora; y la tercera persona, no hay mejor legado que la honestidad.

Sin duda alguna, estas palabras y este discurso... [aplausos] ... Sin duda alguna, estas palabras y este discurso es el más importante de cuantos he desarrollado o pronunciado hasta la fecha. Y lo he hecho ante los representantes de las mujeres y de los hombres de Castilla y León. Hombres y mujeres de esta tierra a los que les pido su confianza para ser investido presidente de la Junta de Castilla y León, la tierra en la que tuve la suerte de nacer, en la que pude crecer y en la que me gusta vivir siempre.

Quiero invocar el espíritu que debe guiar nuestros pasos, que es construir el presente para ganar, para conquistar el futuro, desde la humildad, el sosiego, la fortaleza y la templanza.

Y, por último, un compromiso personal: quiero que sepan que ante todo está Castilla y León; quiero que sepan todos los castellanos y leoneses, desde Perosillo a San Pelayo, desde Estepa de San Juan a Espinosa de Almanza, o en cualquiera de los 2.248 ayuntamientos que tiene esta región, que sientan que aquí tienen, que van a tener a un Gobierno y a un presidente defensor de esta tierra. Voy a ser un presidente que esté en la calle, con la gente, con sus problemas y necesidades, dando la cara; pero también donde se toman las grandes decisiones, en Madrid y en Bruselas. Jamás seré indiferente a lo que pueda ocurrir en esta tierra o a sus gentes. Vengo a gobernar para todos y también a dar todo mi esfuerzo, hasta el último aliento, por esta tierra.

Y me van a permitir que mis últimas palabras las tome prestadas de un español universal, un salmantino de Bilbao, don Miguel de Unamuno, con las que me identifico y me gustaría identificar a nuestro Gobierno: "Procuremos ser más padres de nuestro porvenir que hijos de nuestro pasado". Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco.

Señorías, de acuerdo con el Artículo 135.4 del Reglamento de esta Cámara, esta Presidencia decreta una interrupción de la sesión para que, a su reanudación, puedan intervenir los representantes de los grupos parlamentarios.

El debate se reanudará a las dieciséis horas de esta tarde.

Se interrumpe la sesión.

[Se suspende la sesión a las doce horas quince minutos y se reanuda a las dieciséis horas].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Señorías, vayan tomando asiento, por favor. Señorías, vamos a... a reanudar... Se reanuda la sesión. Esta Presidencia anuncia que la votación de investidura tendrá lugar esta tarde, una vez terminado el debate e intervenido todos los portavoces de los grupos de esta Cámara.

En representación del Grupo Parlamentario Socialista, tiene la palabra don Luis Tudanca Fernández por un tiempo de treinta minutos.


EL SEÑOR TUDANCA FERNÁNDEZ:

Muchas gracias, señor presidente. Señoras y señores procuradores, hoy mis primeras palabras, como tantas otras veces, como en demasiadas ocasiones, son para condenar un nuevo asesinato machista; otra mujer que no hemos sido capaces de proteger. Que haya sido aquí, tan cerca, en Salas de los Infantes, no hace que sea mayor nuestro dolor o nuestra indignación, pero sí nos recuerda que no podemos bajar la guardia, que también aquí las políticas de igualdad y la lucha contra la violencia de género deben estar más vigentes que nunca. Desde luego, nosotros, el Grupo Parlamentario Socialista no ahorrará ningún esfuerzo para terminar con esta lacra; ninguno, señoras y señores procuradores. [Aplausos].

Quiero saludar también al presidente de la Junta en funciones, quiero saludar a todos los representantes de la sociedad civil que hoy nos acompañan en este Debate de Investidura en las Cortes. A todos ellos les quiero dar la bienvenida en nombre del Grupo Parlamentario Socialista a este Parlamento y ofrecerles, como siempre, todo el trabajo y la colaboración en pro de la mejor Castilla y León.

Como muchos han dicho durante los últimos días, hoy asistimos a una sesión histórica en Castilla y León. Hoy, en esta sesión de investidura, será la primera vez en la historia de nuestra Comunidad en la que no se elegirá como presidente a quien ha ganado las elecciones; y quien ganó las elecciones en Castilla y León el pasado veintiséis de mayo fue el Partido Socialista. [Aplausos].

Por contra, hoy asistimos a una sesión de investidura en la que saldrá elegido, por primera vez, como presidente de la Junta quien ha perdido las elecciones, aquellos que han sido castigados por los ciudadanos en las urnas habiendo perdido veinticinco procuradores en las dos últimas elecciones, prácticamente la mitad de los que tienen hoy en este hemiciclo. En todo caso, adelantándome a los hechos, quiero felicitar de antemano al nuevo presidente de la Junta de Castilla y León; también será el mío. Nosotros no dudaremos nunca de su legitimidad, nunca pondremos en tela de juicio su legalidad. Nosotros, tampoco en esto, somos como ustedes, señoras y señores del Partido Popular. [Aplausos].

Señoras y señores, creo en la política y creo en Castilla y León. Hace más de cuarenta años Hannah Arendt reflexionaba sobre lo que consideraba una conflictiva relación entre la verdad y la política, alertando, por supuesto, sobre la forma en la que algunos construyen y manejan la mentira. La política, lo que debe ser la buena política, no es posible sin la verdad; es lo que construye la relación entre quienes prestamos un servicio público en las instituciones y los ciudadanos que nos han otorgado su confianza, es lo que sostiene la credibilidad y la solidez de nuestras instituciones, lo que rubrica el contrato social. Por eso siempre me he empeñado en conducirme por el camino de la verdad; eso no significa, obviamente, que no haya espacio para el error o la equivocación, por supuesto, no pretendo ser infalible; pero sí tengo la convicción de que no hay nada más poderoso que la palabra, y por eso hay que darla con prudencia y con respeto. La verdad dicha y la palabra que se da, la mano que se tiende y la palabra que se cumple; esto es lo que conduce a la transformación de una sociedad que quiere ser mejor, es lo que garantiza la credibilidad y la coherencia, la confianza en la política, en una democracia que bien sabemos cuánto costó conseguir y cuántos éxitos nos ha permitido alcanzar.

Señoras y señores, sí, yo creo en la política. Nada de lo que ha sucedido, nada de lo que suceda podrá persuadirme de que no es útil, de que no es necesario. Es la voz de los que no tienen voz, es lo que nos iguala y nos permite hacer una sociedad más justa. Por eso, a todos los castellanos y a los leoneses que han visto con espanto lo que algunos han hecho durante las últimas semanas con su voto, a quienes han asistido estupefactos al mercadeo infame con sus instituciones, a quienes les indignan las mentiras dichas y los pactos vergonzantes, a todos ellos, a todas ellas, quiero decirles que estamos aquí, que seguimos en pie, que en este Parlamento hay aún 35 parlamentarios del Partido Socialista en pie, con la cabeza alta y con la conciencia limpia, que no les van a defraudar; 35 mujeres y hombres que mantenemos nuestra palabra y que defenderemos esta tierra con todas nuestras fuerzas. [Aplausos].

Sé que a quienes solo les ocupa y les preocupa mantener el poder, a quienes están dispuestos a cualquier cosa, a comprar y a vender las instituciones como si fueran mercancía, a ellos no solo no les importa, sino que alientan el descrédito de la política; el desánimo entre la gente normal que en cada rincón de Castilla y León se preguntan hoy para qué sirve su voto. Por eso es nuestro deber mantener la esperanza, para que no gane la mentira, para que gane Castilla y León. Porque, como les decía, creo en la política y creo -sigo creyendo- en Castilla y León.

Nací en esta tierra, he crecido en esta tierra, he visto cómo generaciones enteras se marchaban, por eso hace cuatro años abandoné responsabilidades más cómodas para dar la batalla por el futuro de Castilla y León. Por eso seguiré luchando con todas mis fuerzas hoy y en el futuro, esté donde esté, para que en esta tierra por fin haya un Gobierno, el Gobierno que se merece y el futuro que Castilla y León necesita. [Aplausos].

De Demetrio Madrid, de tantos y tantos buenos socialistas, pero también de muchos que no lo eran, aprendí el valor de la honradez, pero sobre todo el compromiso con esta tierra. Nada de lo que sucede en Castilla y León me es ajeno.

Hace cuatro años afirmé que Castilla y León necesitaba emanciparse, tener voz propia, defender con pasión y convicción su papel en España y en el mundo. Somos la tierra del primer europeo, de las primeras Cortes democráticas del mundo, del idioma más universal. Somos gente humilde y tenaz, orgullosos y dignos. Esta es una tierra en la que un apretón de manos vale más que un contrato, una tierra que nunca ha querido ser más que nadie, pero que nunca tolerará ser menos.

Por eso, de todo lo que ha pasado, de todo lo que han hecho, lo más grave, lo que no les perdonarán nunca los castellanos y los leoneses es que ustedes han vendido nuestra Autonomía, nos han quitado la voz. Han permitido que retrocedamos décadas, nos han convertido en un protectorado, en una colonia de Madrid, como si fuéramos una Comunidad de segunda, como si no tuviéramos capacidad para construir nuestro futuro sin tutelas. Ustedes han traicionado a Castilla y León. [Aplausos].

Hoy... hoy no son ustedes los que deberían estar en este debate, quienes deberían someterte a esta investidura, sino quienes les han dicho durante todas estas semanas lo que tienen que pensar, lo que tienen que decir y lo que tienen que pactar. Son ellos los que realmente gobernarán Castilla y León sin que nadie les haya votado, sin que nadie siquiera les conozca.

A quien hoy pide la confianza de esta Cámara, durante todo este mes solo le hemos escuchado susurrar balbuceante un lacónico "yo, lo que diga Ciudadanos", cuando le preguntaron por las condiciones del pacto. Del otro, de quien le apoya, es más difícil resumir tanta incontinencia verbal, pero podríamos parafrasear a su compañero de Soria con un "yo no quería, pero me llamaron de Madrid". Poco bagaje para quienes quieren gobernar esta tierra milenaria. Entre los dos no sé si juntan un gramo de autoestima. [Aplausos].

Hoy quiero decirles a los castellanos y a los leoneses alto y claro que los socialistas defenderemos esta tierra, que nos debemos a ellos y vamos a ser fieles a nuestro compromiso. Porque todos cuantos nos presentamos como candidatos a la Presidencia de la Junta comprometimos nuestra palabra, nuestro Programa de Gobierno y nuestros principios con los ciudadanos, nos hayan votado o no. Y les aseguro que nadie me apartará de ese compromiso con Castilla y León y que haré frente a quienes quieren traicionarla, con todas mis fuerzas. [Aplausos].

Cuando les hablaba al principio del valor de la palabra, me refería también a su poder para transformar la realidad; por eso es tan grave lo que es tan haciendo, porque estamos asistiendo a la más absoluta perversión del lenguaje. A hacer presidente a alguien del mismo partido que lleva 32 años gobernando le llaman renovar; a dar el Gobierno a quienes están manchados de corrupción le llaman regenerar; a hacer comparecencias sin preguntas y maltratar a los periodistas le llaman transparencia; a no querer siquiera reunirse con quien ha ganado las elecciones le llaman diálogo; a repetir el mismo pacto de hace cuatro años le llaman cambio, porque sí, es el mismo. En nada se diferencia el acuerdo que firmaron el señor Fuentes con el señor Herrera con el que acaban de firmar el señor Igea con el señor Mañueco. Usted, señor Igea, es igual que el señor Fuentes, pero con ínfulas. Eso sí, el botín conseguido para los ciudadanos... para los de Ciudadanos, quiero decir, es mucho más suculento: diputaciones gobernadas con un solo diputado, de 25, por aquellos que querían eliminarlas; alcaldías conseguidas con 3 concejales de 25; vicepresidencias, cargos, sueldos, repartidos con una obscenidad nunca antes vista en esta tierra, cuya dignidad está muy por encima de su comportamiento y de su ética, muy por encima. [Aplausos].

Y, de verdad, me gustaría... me gustaría analizar su programa político conjunto, pero es que es imposible, porque no se lo cree nadie, nadie. Para empezar, transmite tal falta de entusiasmo, tal falta de ilusión y de convicción que asusta, porque esta tierra no se lo merece, porque no se lo puede permitir. Yo supongo que es el entusiasmo de quien lleva 30 años aquí sin hacer nada, pero son promesas hechas e incumplidas durante decas... durante décadas, declaraciones de intenciones vacías de contenido. Les voy a poner varios ejemplos. El primero, la despoblación, que no es un ejemplo cualquiera, es nuestro principal problema. Primero, ¿dónde está su Consejería del medio rural? ¿Pero no era su propuesta estrella? Bueno, de hecho era la única propuesta que tenía en materia de lucha contra la despoblación y encima se la tuvo que inventar en mitad de la campaña porque no aparecía en su programa. Pero resulta que cuando firmaron su acuerdo de Gobierno y de reparto tampoco aparecía, pero arreglado: hoy en su discurso mete el apellido a la Consejería de Agricultura y Ganadería y a rodar. Esta es la seriedad de su Gobierno.

Segundo. Es que en su Gobierno, cuando anunciaron el organigrama, ¿se han dado cuenta que no aparecía la más mínima referencia a las competencias en materia de lucha contra la despoblación? Nada de nada.

Y tercero -esta es la mejor-. 32 años de Gobierno, 150.000 habitantes perdidos en ocho años, cientos de debates, iniciativas, reuniones, documentos, ¿y cuál es la única iniciativa que han acordado? Hacer un grupo de trabajo para que haga una propuesta dentro de un año. ¡Bravo!, señoras y señores, ¡bravo! [Aplausos]. Es que son ustedes... son ustedes unos genios. ¿Cómo no se nos había ocurrido antes un grupo de trabajo? ¡Ay!, es que sí se les había ocurrido antes. De hecho, ya lo hicieron en dos mil quince; de hecho, lo llevan haciendo más de quince años, llevando al paroxismo aquella máxima napoleónica de "Si no quieren que algo salga adelante, encárgueselo a una Comisión". Pero es que esto lo hacen con todo. Todos los compromisos en materia de transparencia, regeneración, publicidad, están condicionados en sus acuerdos para dejarlos en nada. Vuelven a limitar los mandatos que ya limitaron y que no cumplieron, a establecer las incompatibilidades que ya eran incompatibles, a acabar con los clientelismos que habían afirmado que habían acabado con ellos ya. El arte del trilero hecho política.

Otro gran ejemplo es el Hospital de Burgos. Resulta que el Partido Popular privatiza un hospital en un proceso repleto de irregularidades en el que se descubren 700 millones de euros de sobrecoste. Que todos los grupos de las Cortes, incluido Ciudadanos, denunciamos al Partido Popular por malversación y prevaricación. Y Ciudadanos les da el Gobierno. Cosas de la nueva política liberal. Pero esperen, que aún hay más: Ciudadanos, que se había comprometido a la reversión del modelo, ha pactado, tras una durísima renegociación, supongo –atención-, estudiarlo en otro grupo de trabajo, y con condiciones, claro; estudiarán la reversión del hospital a lo público si no supone un coste. ¿Pero no se dan cuenta que lo que supone un coste inasumible es mantener el modelo privado? Nosotros no vamos a parar hasta que el Hospital de Burgos sea íntegramente público, no vamos a parar. [Aplausos].

Y, por cierto, hablando de sanidad, hoy vuelvo a exigirles que en el primer Consejo de Gobierno, en el primero, reabran las urgencias médicas de Barruelo y que las blindemos para que nunca más puedan cometer la tropelía que cometieron cerrando las urgencias médicas rurales de nuestros pueblos. [Aplausos].

Decía... decía Mark Twain que "Si dices la verdad, no tendrás que acordarte de nada". Siempre he pensado que para mentir hace falta una excelente memoria, pero es que, para mantener este ritmo, ustedes para acordarse de todas sus mentiras van a tener que requerir los servicios de algún superordenador. Miren, ¿saben por qué la gente está enfadada? No porque hayan pactado, si eso es política, sino porque les han mentido; porque dijeron una cosa durante la campaña e hicieron otra. Eso sí, después se han entendido como solo pueden hacerlo quienes ven en esto un negocio y no una institución.

Y así se han convertido ya en un partido único. No lo he dicho yo. Como ha dicho el nuevo y renovado presidente... –renovado, no sé si cogen el concepto- el nuevo y renovado presidente de la Diputación de Burgos, por la gracia de Ciudadanos, dijo literalmente que "ya consideramos a Ciudadanos uno de los nuestros". Yo supongo que esto es una afortunada, aunque inconsciente, referencia a la película de Scorsese sobre la mafia, señoras y señores procuradores. [Aplausos].

Y no... y no olvidamos tampoco... no olvidamos tampoco esos pactos con la extrema derecha, porque allí donde pueden, allí donde lo necesitan, no han tenido ni pudor ni escrúpulos en pactar con aquellos que quieren hacernos retroceder 40 años. En Palencia usaron sus votos para obtener la alcaldía frente a quienes habían ganado las elecciones. Hoy ya podemos ver a concejalas de extrema derecha en la portada de los periódicos representando al Gobierno municipal. En El Espinar han hecho concejala de Igualdad, de Igualdad, a una representante de la extrema derecha. Y en Burgos hemos visto ya sentados en la misma mesa al PP, a Ciudadanos y a la extrema derecha para oponerse a que el Ayuntamiento cumpla la Ley de la Memoria Histórica y quite una inscripción de homenaje a Primo de Rivera de nuestra catedral. Todo política liberal y de centro. Yo supongo que en esto también el señor Macron les habrá llamado para felicitarles.

Son ustedes cómplices de aquellos que quieren acabar con la igualdad y con los derechos de las mujeres, con las libertades, que tanto esfuerzo y sacrificio ha supuesto para aquellos que nos han precedido. Y no, no vamos a permitirlo, porque no se negocia con la igualdad. No vamos a tolerar ni un paso atrás en los derechos de las mujeres de Castilla y León... [aplausos] ... ni un paso atrás.

Ayer, precisamente ayer, se cumplían 70 años de la publicación de uno de los libros que lo cambió todo. Esta semana. Simone de Beauvoir publicaba El segundo sexo, indispensable en la construcción del movimiento feminista y la lucha por la igualdad. En él decía que uno de los beneficios que la opresión ofrece a los opresores es que el más humilde de ellos se siente superior. Uno tiene la sensación de que hoy, 70 años después, hay quienes quieren volver a aquellos tiempos de opresores y oprimidas. Y puedo asegurarles de que haremos cuanto esté en nuestra mano para que nunca haya en nuestra tierra una mujer que no encuentre el amparo del público, de las instituciones, frente a una situación de violencia, acoso o desamparo. No vamos a dejarlas solas. [Aplausos].

Por eso, también proponemos y propondremos que... y exigiremos que se incrementen de forma inmediata, inmediata, al menos un 45 % los recursos para la lucha contra la violencia de género; que se elabore un plan estratégico de igualdad de género en el medio rural; y que se creen centros de igualdad en todas las provincias. Esto son hechos y no palabras vacías de contenido, señor Mañueco. [Aplausos].

En realidad... en realidad, antes me equivoqué, no todo lo que proponen lo fían a un estudio o a un grupo de trabajo, no todo; hay cosas en las que no dudan, en las que no hay lugar para el análisis: cuando se trata de darle regalos a los suyos no andan tan timoratos, ahí sí lo tienen claro. Bajarles los impuestos a los más ricos de la Comunidad, inmediatamente, sin dilaciones, mañana mismo. Quizá podían haberle dedicado una tarde al menos, aunque fuera, a calcular cuánto dinero nos va a costar, cuánto vamos a dejar de recaudar, y a explicarnos de dónde van a recortar ese dinero que no recaudarán quitándole los impuestos a los más ricos. Pero ahí no hay grupo de trabajo que valga.

Miren, ustedes representan la continuidad sin duda, sin paliativos, de un proyecto agotado que nos ha llevado a la despoblación y a la corrupción. Castilla y León se ha hecho cada vez más pequeña y con mayores desequilibrios, es cada vez más injusta con quienes viven aquí. A partir de hoy será presidente quien hace décadas ya formaba parte del Gobierno que nos ha traído hasta este lugar, hasta este momento. A partir de hoy será presidente quien dirigió la Comisión encargada de vigilar la corrupción en el partido que ha resultado ser el más corrupto de Europa.

Y uno se pregunta: ¿dónde quedó el autonomismo útil? ¿Qué han hecho con la forma de hacer política de esta tierra? Porque, por encima de las diferencias ideológicas y de partidos, aquí siempre hemos mantenido consensos básicos, que ustedes han hecho saltar por los aires en apenas unas semanas. Pero ¿cómo vamos a creerles? ¿Cómo les va a creer nadie a partir de ahora? Porque en nada se diferencia lo que han hecho durante estas semanas de lo que harán en el futuro, salvo que por el camino han degradado la forma de hacer política y han conseguido que les pierdan el respeto. De nada vale que hoy se ponga el traje institucional porque los hechos no dejan de existir, aunque se les ignore.

Pero, como decía Machado, la verdad es la esperanza. Por eso, vamos a seguir diciendo la verdad, y por eso nunca perderemos la esperanza. No tenemos derecho a hacerlo. Porque, mientras, la vida sigue. Mientras, Castilla y León se sigue vaciando. Nuestros jóvenes se siguen marchando porque no hay oportunidades. Mientras, nuestro campo, nuestros agricultores y ganaderos sufren una nueva sequía. Mientras, nuestra sanidad, nuestros servicios públicos se siguen deteriorando. Así que nosotros vamos a seguir trabajando por esta tierra, alguien tiene que ocuparse de ello.

Por eso ya anunciamos y registramos las primeras iniciativas. La primera: para abrir los comedores escolares durante el verano. Porque hay miles de familias con menores en riesgo de pobreza en nuestra Comunidad. Porque hay que ayudar a la conciliación una vez termina el curso escolar. Llevamos varios años exigiéndoselo y ustedes se niegan. Y, mientras tanto, son los ayuntamientos los que con sus propios medios, en muchas ocasiones, están tomando la iniciativa, pero no es suficiente. La Junta debe implicarse. Pero es que, además, acaba de recibir la Junta más de 1.000.000 de euros del Gobierno de España, dentro del Programa de actividades de ocio y comedores para menores en riesgo de vulnerabilidad. No me hable de cosas genéricas, no me hable de estrategias, por favor. Yo le propongo que la Junta destine al menos la misma cantidad, otro millón de euros, y de forma inmediata colabore con los ayuntamientos para abrir los comedores escolares. Y no se me ocurre una causa más justa. ¿Va a negarse? ¿Van a negarse hoy también? No esperen a conformar el nuevo Gobierno, háganlo ya, porque el hambre no puede esperar. Y esto sí es buena política. [Aplausos].

La segunda iniciativa contiene medidas para hacer frente a la sequía y ayudar al mundo agrario. Un fondo extraordinario y ayudas directas para que nuestros agricultores, que han sufrido dos sequías extremas en muy poco tiempo, puedan sobreponerse. Para que un sector vital para Castilla y León viva. Y esto también es política, buena política, señoras y señores procuradores del Partido Popular.

Y la tercera iniciativa tiene que ver con la regeneración y la lucha contra la corrupción: trama eólica, polígono de Portillo, Perla Negra... ¿Les suena? Pues hace cuatro años ya se creó una Comisión de Investigación en este Parlamento, que el PP bloqueó con Ciudadanos de cómplice; un bloqueo que terminó con una condena del Tribunal Constitucional por vulneración de derechos fundamentales, tras la denuncia del Grupo Parlamentario Socialista. Vulneración de derechos fundamentales. [Aplausos]. Hablamos de decenas de millones de euros en comisiones ilegales, de la imputación de toda la cúpula de la Consejería de Economía y Hacienda, hablamos de escándalos nacionales que han manchado el buen nombre de Castilla y León.

Pues bien, ya hemos registrado de nuevo la petición de esta Comisión de Investigación, y la primera comparecencia que solicitaremos será la del previsible y flamante presidente de la Junta, el señor Mañueco, tal y como solicitó Ciudadanos en su día, cuando se creó esta Comisión.

Y lo explico por si no me han seguido: Ciudadanos pidió la comparecencia del señor Mañueco en una Comisión de Investigación porque consideraban que estaba implicado en varias tramas de corrupción, y hoy le harán presidente. [Aplausos].

Pero bueno, no se preocupen, no se preocupen, que han hecho una Consejería de Regeneración y esto no va a volver a pasar. Pero, en fin, queda mucho por hacer y por eso no cejaremos. Inasequibles al desaliento, traeremos a esta Cámara la voz de los castellanos y los leoneses. Seguiremos haciendo política desde la tierra, calle a calle, pueblo a pueblo, barrio a barrio, escuchando y tendiendo la mano, mirando a los ojos, diciendo la verdad. No habrá voz que se quede sin ser escuchada, no habrá necesidad sin respuesta, no habrá problema sin solución.

Yo quiero empezar por reiterar hoy mi compromiso y el del Partido Socialista con el diálogo social. Esta es una herramienta imprescindible de construcción de nuestra Comunidad, una de nuestras señas de identidad. El diálogo con sindicatos y empresarios debe seguir avanzando en todas las instituciones. Y miren, aquí sí me alegro de la rectificación de quienes lo han menospreciado muchas veces en esta Cámara. Nunca es tarde.

Ha sido precisamente una parte del diálogo social, los sindicatos, quienes han reiterado recientemente la necesidad de una reforma estatutaria ambiciosa en nuestra Comunidad. Yo comparto esa necesidad y gran parte de sus propuestas. Desde hace tiempo, desde el Grupo Socialista venimos proponiendo una serie de reformas en materia social o de regeneración democrática.

Y por eso hoy reitero nuestra propuesta de reforma estatutaria, que establezca un suelo social, que blinde la inversión mínima en nuestro estado de bienestar, que blinde nuestra sanidad y educación públicas, nuestros servicios sociales y nuestra atención a la dependencia. Y una reforma para avanzar en la participación, la regeneración y la transparencia con nuevos mecanismos de participación política y la supresión de los aforamientos, entre otras medidas. Con consenso y con participación yo estoy convencido de que es posible de que coloquemos a Castilla y León en la vanguardia de los derechos sociales y políticos. Esta tierra, sin duda, se lo merece. [Aplausos].

Quiero volver a dirigirme a quienes se sienten defraudados, quiero volver a pedirles que no se rindan. Hay otra Castilla y León posible, que termine con décadas de resignación, con la corrupción y con la mentira. Esa Castilla y León repleta de posibilidades y de futuro, la que votaron y la que pretenden quitarles.

Nosotros no pensamos rendirnos. Por eso, traeremos también a esta Cámara una batería de proposiciones de ley para avanzar, fruto del compromiso que hemos adquirido con la gente.

Una ley de garantía para los usuarios del sistema público de salud de Castilla y León, con tiempos máximos de espera en la atención hospitalaria y no urgente, con el fin de mejorar nuestra sanidad pública.

Una ley de igualdad social de la diversidad sexual y de género y de políticas públicas contra la discriminación, que ya fue bloqueada la pasada legislatura por el PP, y que nace del compromiso adquirido con los colectivos de esta Comunidad.

Una ley de desarrollo rural sostenible para buscar nuevas oportunidades en nuestro medio rural.

Una ley de publicidad institucional que garantice, sin condiciones, sin excusas, la transparencia y el reparto objetivo en la publicidad institucional; y, desde luego, que no se destine dinero público allí donde no se cumplen los mínimos estándares éticos. [Aplausos].

Una ley de prevención, extinción, investigación y reforestación de incendios forestales que mejore las condiciones para proteger nuestro patrimonio natural.

Una nueva ley de caza de Castilla y León, sí, con el consenso y la participación de todos los sectores, y esta vez, sí, el cumplimiento estricto de la legalidad.

Una ley de cambio climático que promueva el crecimiento verde basado en criterios de sostenibilidad medioambiental, acorde con los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030.

Sendas leyes de medidas de apoyo a la conciliación de la vida personal, familiar y laboral y para la eliminación de la brecha salarial y laboral de género, con medidas específicas, presupuestos, garantías de cumplimiento y sanciones.

Una ley para el blindaje de las tasas universitarias, que impida que nunca más se vuelva a producir la enorme desigualdad que ha provocado tener las terceras tasas universitarias más caras de España.

Una ley de fomento de la creación y de las industrias culturales y creativas que permita el crecimiento y el empleo en el sector.

Una ley del trabajo autónomo y de segunda oportunidad. Una ley de innovación social y una ley de contratación socialmente responsable. Lo vamos a traer a esta Cámara. [Aplausos].

Como ven, hay proyecto político para Castilla y León. Uno que fue mayoritariamente respaldada por la gente con sus votos, que es solvente y que es creíble. Uno que no pretende aplicar las recetas de siempre para tener los resultados de siempre. Un Programa de Gobierno que, desde la humildad y la decencia y el respeto a la palabra dada, estoy convencido de que se abrirá paso, más pronto que tarde, en esta tierra. Se va a abrir paso, claro que sí. [Aplausos].

Y no termina ahí. En el inicio del curso parlamentario vamos a proponer que los libros de texto sean gratuitos para todos los niños y niñas. Que extendamos la cobertura sanitaria a la salud bucodental. Que la cobertura de internet llegue a todos los rincones. Que se ponga en marcha un plan de retorno del talento. Un plan de inversiones sociales prioritarias y medidas para la transformación de nuestro modelo económico, para la reindustrialización y el incremento de la inversión en I+D+i.

Porque necesitamos empleo, empleo de calidad, y cambiar nuestro modelo económico y productivo, el modelo económico y productivo que ustedes han puesto en marcha durante estas décadas y que ha fracasado.

Ahora no pueden decir que lo harán. No son creíbles. ¿Pero no se acuerdan que en marzo de dos mil diecisiete ya se creó en esta Cámara una Comisión para eso, y ustedes impidieron que se reuniera ni una sola vez? ¿Esta es la medida de su... de su credibilidad?

Vamos a traer iniciativas para la... para que la educación cero a tres años sea universal y gratuita. Para incrementar las plazas residenciales públicas para nuestros mayores. Para poner en marcha un parque público de viviendas. Para que todas las provincias y el Bierzo tengan unidades de radioterapia de forma inmediata. Para poner en marcha un verdadero plan de dinamización de las cuencas mineras. Para aprobar un bono cultural para nuestros jóvenes. Vamos a impulsar medidas para la mejora de la Función Pública, para mejorar sus salarios, para mejorar sus condiciones de trabajo, las de nuestros profesores, maestros, profesionales sanitarios, para que no vuelvan a sufrir el desastre, sin paliativos, de su política de empleo público. Y defenderemos a nuestros ayuntamientos y su financiación adecuada para que puedan prestar, con calidad, los servicios públicos a sus vecinos y vecinas. La financiación que reciben de la Junta debe, al menos, duplicarse y ser incondicionada.

También vamos a proponer la supresión, en los cien primeros días, al menos de una serie de empresas, fundaciones y entidades de esa llamada "Administración paralela". Sí, ya sé que, según el acuerdo que firmaron el PP y Ciudadanos –no el de ahora, el de hace cuatro años-, ya deberían haber desaparecido toda esta Administración paralela. Me he llevado la misma sorpresa que ustedes cuando he comprobado de que no lo habían hecho; con lo de fiar que son ustedes, ¿verdad? En los cien primeros días deberían suprimirse, al menos, el Instituto para la Competitividad Empresarial, el Ente Regional de la Energía, el Instituto Tecnológico Agrario, la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León, la Fundación Siglo para el Turismo y las Artes, la Fundación Patrimonio Natural. Ya sé que así tendrán menos para repartirse, pero la regeneración es esto, y no lo que hacen ustedes, señoras y señores. [Aplausos].

Miren, no se dan cuenta, siguen sin querer verlo, pero lo que les ha pasado en los últimos años, la pérdida de confianza que han tenido por parte de los ciudadanos, tienen que ver... tiene que ver con que no han entendido que las cosas han cambiado y que no van a volver a ser como antes. Hoy, con todo su apoyo, con todos sus pactos vergonzantes, hoy, que conseguirán mantener el Gobierno en contra del resultado de las urnas, en contra de lo que quiere la gente, siguen sin verlo. Y hoy, aunque sigan gobernando, las cosas en Castilla y León han cambiado para siempre; nada volverá a ser igual. Eso sí, nosotros vamos a seguir haciendo política cercana y útil, vamos a seguir recorriendo cada rincón de la Comunidad, cada pueblo, cada barrio, cada ciudad, con los oídos preparados para escuchar, con las manos prestas para ayudar a todo aquel que lo necesite. Nosotros vamos a seguir sirviendo a los ciudadanos y a las ciudadanas desde cualquier responsabilidad en la que estemos, con lealtad absoluta a esta tierra, a Castilla y León, y con el respeto profundo a nuestras instituciones. Vamos a anteponer siempre, siempre, los intereses de Castilla y León a cualquier otra cosa, porque ese ha sido el compromiso que hemos adquirido, porque vamos a cumplir nuestra palabra. [Aplausos].

Tenemos la ambición, hemos construido un Programa de Gobierno que ponga en marcha la Castilla y León del futuro, hemos tenido el respaldo de los ciudadanos. Y quiero reiterar, para terminar, mi compromiso con esta tierra. Sigo creyendo en la política, sigo creyendo en Castilla y León. Con su traición solo han retrasado lo inevitable; Castilla y León tendrá, más pronto que tarde, un Gobierno decente. Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Tudanca. Para contestar, tiene un turno... la palabra el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Señor presidente. Señor Tudanca, he escuchado con atención su discurso. Si me permite –con un poco de ironía a estas horas de la tarde-, ha sido un discurso profundamente novedoso, además ha sido todo un ejercicio de moderación, de prudencia, de sensatez y de cortesía parlamentaria. [Aplausos]. No esperaba menos de usted, señor Tudanca. Hasta hoy pensaba que el pacto de gobernabilidad era bueno; después de escucharle, estoy absolutamente convencido de que este pacto de gobernabilidad es imprescindible.

Hemos escuchado algunas referencias a algunas fuerzas políticas; no voy a salir yo a defender a otras fuerzas políticas, porque saben defenderse solas, pero sí lo que puedo decir es que no me ha sorprendido su intervención, la esperaba. Han pasado ustedes en pocos días, en unas semanas, de la crítica sana, necesaria, exigente, a la descalificación, a esa descalificación a la que estamos acostumbrados, a sus descalificaciones; y eso es algo que lo esperábamos todos hoy. Pero le voy a decir, lo que no esperábamos hoy es su tono, un tono crispado, un tono agrio. Esperábamos un discurso duro, pero no su tono. Es algo que yo puedo llegar a entender, pero no le comprendo, señor Tudanca. Sí puedo decirle: las reglas de la democracia son así.

Quiero reiterar una idea que esta mañana expliqué: ¿qué es lo que votaron las personas de Castilla y León el veintiséis de mayo? Votaron diálogo, acuerdo y pacto. Como en otros lugares de otras Comunidades Autónomas, nos tenemos que adaptar a la realidad social y política que hay en España. Y he hablado, fíjese, de Castilla y León y de España, algo que siento y que defiendo. Y ese ha sido, precisamente, su gran error, señor Tudanca: ha sido más sanchista que socialista, ha sido más sanchista que defensor de los intereses de Castilla y León. Ese ha sido su problema, señor Tudanca. [Aplausos].

Si no se va antes a Madrid, va a tener cuatro años de recuperar el tiempo perdido y para aprender cuál es el camino para ejercer la oposición. Porque en estas Cortes vamos a necesitar mucho diálogo y mucho consenso. Todos los grupos políticos, el suyo, señor Tudanca, y el mío; pero todas las fuerzas políticas, no en beneficio suyo o en beneficio mío, en beneficio de las personas de esta tierra y de Castilla y León.

Señor Tudanca, asuma su papel, lidere la Oposición. Y le pido un poco de sentido de responsabilidad. Le pido que abandone esa actitud sempiterna, siempre negativa, nunca constructiva, señor Tudanca. Hay dos formas de hacer construcción... de hacer oposición: la constructiva, que es exigente, que es crítica, que somos capaces de mirar al futuro, aportar nuevas ideas, y además somos capaces de crecer todos juntos en un proyecto colectivo; y la destructiva, la que niega la realidad, la que quiere destruir al adversario político. Y yo le pido que abandone la más rancia política de oposición de izquierdas de este país, se lo pido. Porque yo quiero de usted, necesitamos todos de usted una actitud distinta los próximos cuatro años, señor Tudanca. Usted y yo tenemos que hablar. Yo le voy a llamar, pero le pido que abandone sus radicalismos. En Castilla y León le necesitamos a usted y a su grupo político. Yo quiero contar con su lealtad, esa es una realidad.

Y estamos aquí, en este acto de investidura, y lo primero que hay que decir, señor Tudanca, usted no tiene los votos suficientes para ser presidente de la Junta de Castilla y León. [Aplausos]. Porque la mayoría de los votantes de Castilla y León no han votado a partidos de izquierdas. La mayoría de los votantes de Castilla y León quieren un Gobierno moderado, quieren un Gobierno centrado y liberal. Esta es la realidad, se ponga como se ponga.

Fíjese, habrá oído usted esta frase muchas veces, todos los que están aquí: todo es posible en política. Pero, por encima de eso, está la democracia. En Castilla y León hay más votantes que apoyan este Gobierno que votantes de izquierdas. Los socialistas, sí que es verdad, han tenido más votos que en el dos mil quince, porque Podemos ha tenido menos votos. Eso se llama trasvase, se llama matemáticas. Han pasado del partido de Podemos al Partido Socialista. De algo le ha servido su radicalidad, señor Tudanca. Hágaselo mirar, señor Fernández, que le han pegado un bocado que al próximo le dejan fuera. [Risas].

La verdad... la verdad... [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Señorías, por favor. Por favor, señorías.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

La verdad, señor Tudanca, es que usted y su partido tienen que concentrarse. Tienen que centrarse en qué es lo que quieren, porque hay días que dicen "con Rivera no" y hay días que dicen "con Rivera sí", en función de cuáles son los intereses del Partido Socialista. Unos días una cosa y otros días otra cosa. Eso sí, señor Tudanca, se llama incoherencia, demagogia y, si me permite, un ejercicio de cinismo político.

Cuando no son ustedes el partido más votado y pueden gobernar, aquí está un Gobierno de progreso, esa es la realidad. Cuando no pueden gobernar, un Gobierno agónico, un Gobierno de salida. Esta mañana, dos adjetivos nuevos: gripado y de ciencia ficción. Mire, yo no soy un holograma. El Partido Popular y el partido Ciudadanos no somos de ciencia ficción. Señor Tudanca, esa postura es infantil. Lo han dicho y lo han hecho en otras ocasiones, usted aplica la ley del embudo: lo ancho para usted, lo estrecho para los demás. Si lo hemos visto en tantos ayuntamientos, en tantas Comunidades Autónomas. Eso es la realidad, pero también le voy a decir una cosa: madure, señor Tudanca.

Fíjese, el Partido Socialista presentó y ganó una moción de censura en el Congreso de los Diputados, con algo más de 80 diputados. Usted aplaudió con intensidad esa situación. ¿Cómo consiguieron los apoyos desde el Partido Socialista? Ya se sabe de quién eran los apoyos, ya no quieren ni nombrarlos. Y esos apoyos han sido y son un lastre para su partido. Y le voy a decir: hoy viene aquí y censura a la mayoría de esta Cámara. Hoy viene aquí, en un ejercicio de descaro y de cinismo político, a aplicarnos, una vez más, la ley del embudo, señor Tudanca. Ya no tiene credibilidad. Acéptelo, como ha ocurrido en otras ocasiones. Claro, cuando le afecta a usted es más difícil de digerir la cuestión.

Mire, ni otros partidos ayer eran héroes ni hoy son villanos. Todos estamos donde han decidido las personas de Castilla y León que estemos; por cierto, ustedes en la Oposición. [Aplausos].

Ha dedicado buena parte de su intervención para hablar del pacto de gobernabilidad, como no podía ser de otra manera, entre el Partido Popular y el partido Ciudadanos, que nos trae a este Pleno de Investidura para, en su caso, mi elección como presidente de la Junta de Castilla y León. Aquí nadie pacta con separatistas. Aquí nadie pacta con los amigos de los terroristas. En otras Comunidades Autónomas sí se ha producido esa situación. ¿Qué dijo usted, señor Tudanca? Calló, silencio cómplice. Aquí lo que hay es un pacto de Gobierno de dos fuerzas políticas que coinciden en elementos fundamentales: la unidad de España, la igualdad de todos los españoles, la defensa de la Constitución, la aplicación de la ley, una apuesta clara por suprimir y bajar los impuestos, no como lo que quieren ustedes, dar un sablazo a todas las personas de Castilla y León de 2.000 millones de euros.

Si hablamos de empleo hay un proyecto: aspirar al pleno empleo. ¿Cuál es su modelo? Más paro, porque ustedes precisamente son garantía del paro, no hay más que ver los datos donde ha gobernado el Partido Socialista.

Este pacto, señor Tudanca, garantiza los servicios públicos de calidad. Somos un modelo de éxito, pero también somos conscientes de que las cosas se pueden mejorar. He insistido esta mañana de manera insistente en este terreno.

¿Qué es lo que ha hecho usted en los últimos meses antes de la campaña electoral? Ha ido visitando las Comunidades Autónomas donde gobernaba el Partido Socialista. ¿Qué es lo que querían? Importar un modelo de gestión de servicios públicos fracasados. Están a la cola de todos los servicios públicos donde gobierna el Partido Socialista. Y le voy a decir otra cosa: usted hablaba mal de Castilla y León, y eso yo no lo haré nunca, nunca hablaré de Castilla y León mal... [aplausos] ... gobierne quien gobierne. Por estas razones, señor Tudanca, su Gobierno no es posible por mucho que se empeñe.

Este es un pacto mayoritario, un pacto que suma más que la izquierda de Castilla y León, Partido Popular y Ciudadanos. Un pacto lógico. Dos partidos que compartimos muchas cosas, muchas más de las que nos separan. Y un pacto, a pesar de lo que usted dice, transparente. Todo el mundo sabe lo que hemos acordado, absolutamente todo, con luz y taquígrafos, señor Tudanca. Su problema, señor Tudanca, no somos nosotros. Su problema, señor Tudanca, son ustedes.

Y nos quieren hacer creer que vivimos en una realidad paralela, que aquí las cosas van mal. Mire, alégrese, señor Tudanca, abandone esa cara circunspecta. Usted insiste en negar algo que indican los... los organismos imparciales y oficiales, que aquí las cosas se están haciendo bien, aunque queremos y podemos mejorar. ¿Hablamos de empleo? En el dos mil dieciocho hemos sido la Comunidad Autónoma donde más ha bajado el paro.

Fíjese, podríamos hablar de la educación; somos la locomotora de la educación de España. Si hablamos de dependencia, la única Comunidad Autónoma con sobresaliente; somos los primeros en las políticas de servicios sociales y tenemos un sistema sanitario entre los mejores.

Estamos mejor, con todas las dificultades y problemas, y queremos ir a más, queremos hacer mejor las cosas, pero estamos mejor que en el resto de España y, desde luego, estamos mucho mejor que donde gobierna el Partido Socialista.

Yo no me conformo con lo bueno, quiero lo mejor para Castilla y León, quiero lo mejor para mi tierra, y eso no se consigue con su fórmula: en primer lugar, el radicalismo; en segundo lugar, repetir tres veces al día "todo esto es un desastre". Así no vamos a ningún lado. Fíjese, le voy a recordar una cita de un clásico, de Baltasar Gracián, un autor del siglo XVII. Él, respecto del análisis de la gestión pública pasada, decía: "Aprobarlo todo suele ser ignorancia; reprobarlo todo, malicia". Señor Tudanca, yo no soy ignorante, porque estoy hablando a lo largo de todo el día de hoy que hay que mejorar. Le pido a usted que no sea malicioso y que reconozca lo mucho que hemos mejorado en todos los servicios públicos. [Aplausos]. Si lo logra, habrá cambiado su forma de hacer oposición, le irá mejor a usted y nos irá mejor a todos nosotros.

Señor Tudanca, cambiando de tercio, usted a mí no me da ninguna lección, ni de decencia política ni de honradez personal. Ninguna lección. ¿Ha oído bien? Usted a mí no me da ninguna lección. [Aplausos].

Yo no le culpo a usted de lo que hacen otras personas; no lo haga usted conmigo. A mí me repugna la corrupción tanto como a todas las personas que estamos aquí sentadas, sea de donde sea, venga de donde venga. Le voy a decir: usted hablaba de decir la verdad. Efectivamente, estoy con usted, mentir es otra forma de corromperse, es otra forma de corrupción. Alguna persona de su partido ha ofendido a sabiendas, en los últimos días, de que es falso y no han pedido disculpas. Eso se llama indecencia política. ¿Sabe cuál es la mejor manera de combatir la corrupción, los abusos y aquellas situaciones injustas? Dejar, precisamente, trabajar a la Justicia, tener plena confianza en la Justicia, respetar a la Justicia. Aquí funciona la separación de poderes, y a la Justicia no hay que recordarle qué es lo que tienen que hacer. Y lo que le pido, señor Tudanca, no inventen, no inventen; y, si se equivocan, pidan perdón. Si eso es muy democrático y, además, tiene una sensación muy placentera, se lo recomiendo.

Ha hablado usted sobre despoblación y mundo rural. Mire, mi discurso esta mañana estaba trufado de reflexiones respecto de la despoblación y del mundo rural. Si usted solo ha sido capaz de entender un párrafo en el que hemos llegado a... en el pacto de gobernabilidad, yo le pido que se relea otra vez el discurso. Más de 20 reflexiones hemos hecho sobre la apuesta por el mundo rural y la lucha contra la despoblación.

Ya le dije en otra ocasión, en otras circunstancias, que la despoblación es un tema que supera los límites de la geografía de Castilla y León. Es un límite... es un problema de Estado; incluso, más allá, es un problema mundial. Tenemos que abordarlo desde todas las Administraciones públicas y desde todos los ámbitos. Es un problema, sin duda, de las sociedades desarrolladas.

Pero mire, yo lo que no le voy a permitir es que usted quiera trasladar el problema de la despoblación que es un problema exclusivamente de Castilla y León. Todo lo contrario, es un problema que, como he dicho antes, se produce en otras Comunidades Autónomas, en algunas... en muchas las gobiernan ustedes. Están en una situación igual o peor que la de Castilla y León. Podríamos hablar de Aragón, de Asturias o de Castilla y la... de Castilla-La Mancha, por poner tan solo algunos ejemplos. A mí no se me ocurre culpar a los Gobiernos socialistas de esas Comunidades Autónomas, que les supongo tan preocupados como todos los que estamos aquí. ¿O es que alguien se puede creer sinceramente que queremos que la gente se vaya de nuestros pueblos? ¿Es que realmente usted se cree eso?

Además, le tengo que dar un dato que es importante: en los últimos tiempos, a Castilla y León viene mucha más gente de la que se va, esa es una realidad, pero tenemos que apostar por luchar contra la... la despoblación y por que el mundo rural se convierta en mucho más competitivo. ¿Cómo? Con iniciativas de empleo, con soluciones tecnológicas, con incentivos fiscales, con el apoyo a la industria agroalimentaria, o apostar por el turismo para fijar la población, como he intervenido esta mañana en mi discurso.

Simplemente, para ir concluyendo, señor Tudanca, lo que más me preocupa de su intervención no son sus insultos hacia mí, hacia mi partido, hacia otras fuerzas políticas. Bueno, eso... estamos ya tan acostumbrados, forma parte del paisaje político de Castilla y León. Lo que más me preocupa es que usted ha vuelto a evidenciar que antepone no los intereses de su partido, sino los... los intereses de su líder a los de Castilla y León.

Mire, va a tener muchas oportunidades de demostrar, de aquí a... a los próximos cuatro años, a quién se debe antes, si al sanchismo o a Castilla y León. Vamos a traer muchas propuestas para afrontar, para abordar las necesidades de nuestra Comunidad Autónoma. De hecho, yo vuelvo a insistir: usted puede ser muy útil para Castilla y León, ayudándonos no a mí, o al futuro Gobierno que presida, sino a todas las personas de Castilla y León, para que el señor Sánchez trate a esta tierra no mejor, sino igual que a otras Comunidades Autónomas, que están en la mente de todos nosotros, gobernadas por políticos insolidarios y desleales.

No me quiero extender más. Señor Tudanca, en los próximos cuatro años le... le ofrezco mi mano tendida. Una mano tendida sincera. Le ofrezco un cauce de diálogo. Y le pido contar con usted y con su grupo en los grandes acuerdos. Y también le pido –porque creo que le puedo pedir algo, porque pedir responsabilidad con Castilla y León no es pedir nada- que haga una oposición constructiva y leal, que sienta y defienda los colores de Castilla y León y de España como hacemos los demás. Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. Para un turno de réplica, tiene la palabra don Luis Tudanca Fernández, por un tiempo de diez minutos.


EL SEÑOR TUDANCA FERNÁNDEZ:

Muchas gracias, señor presidente. Fíjese que, de todo lo que podía haberme dicho, lo que nunca imaginé es que usted me iba a reprochar a mí mi tono, después del discurso que nos ha dado esta mañana, que ha aburrido a las ovejas por todos los campos de Castilla y León. [Aplausos].

Y la cara, que, si fuera el espejo del alma, quién diría que es usted el que va a ganar la investidura. ¡Quién lo diría, señor Mañueco! Pero, llegados a este punto, claro, yo... no sé si se ha dado cuenta, porque igual hay que repasar, pero ¿es que usted sabe que ha habido cuatro elecciones consecutivas en esta Comunidad Autónoma en los últimos meses y todas y cada una de ellas las ha ganado el Partido Socialista de Castilla y León? [Aplausos]. Todas. Todas. Es que... es que... pero si es que no escucha, si el segundo día, después de las elecciones, yo ya dije que creía en la democracia parlamentaria. Si yo no cambio de idea y de opinión en función de la conveniencia, son ustedes. Pero si son ustedes los que decían una y otra vez que tenía que gobernar la lista más votada y han hecho lo contrario de lo que dijeron, lo contrario. [Aplausos]. Ustedes. Yo no tengo la culpa de que ustedes prometan e incumplan. Son ustedes los que no cumplen con sus propias promesas, no yo. Si a mí no me molesta, si no les considero un Gobierno ilegítimo por haber pactado. Les considero unos mentirosos, unos mentirosos.

Y, hombre, que me diga usted, que me recomiende aprender a ser Oposición... Hombre, primero usted igual tiene que aprender a ser Gobierno. Porque usted se presenta hoy a la investidura y debería ser un poquito más responsable y respetuoso con este partido político, que ha ganado las elecciones, que tiene 140 años de historia, y usted es el único líder político que no ha felicitado públicamente a los vencedores de las elecciones. [Aplausos]. El único. Por cierto, también fue el único, con Abascal, con Abascal, los dos únicos líderes políticos de España, usted y el señor Abascal, que no suspendió la campaña electoral cuando falleció Alfredo Pérez Rubalcaba. [Aplausos]. El único.

Y viene... y viene a enseñarnos... y viene a enseñarnos... ya que no puede enseñarnos política ni democracia, viene a enseñarnos matemáticas. No, si yo ya sé sumar. Si ya sé cuánto suman con los señores de Ciudadanos. Pero, hombre, ese concepto democrático de que los votos son de vete tú a saber quién y de que es que ahora resulta que nuestros votos eran de Podemos, o los de antes que eran nuestros luego se les prestamos a Podemos. No, no, es que el voto es individual, libre y secreto; la gente vota a quien quiera. Y la gente ha votado mayoritariamente al Partido Socialista de Castilla y León. [Aplausos].

Hombre, luego... luego... No, yo sé que les cuesta, esto de la coherencia les cuesta, les cuesta. Pero, luego, en fin, lo del sanchismo, que me tiene emocionado desde que comenzó la campaña electoral. Hombre, después de verle a usted en una rueda de prensa al lado de su comisario político de Madrid, el señor García Egea, diciendo "yo, lo que diga Ciudadanos", "yo, lo que diga Ciudadanos", que usted me acuse de anteponer los intereses del partido a los intereses de Castilla y León, tiene bemoles. Pero, si ustedes no han tenido la más mínima autonomía. Si le preguntaba que dónde quedó el autonomismo útil de Castilla y León, dónde quedó el prestigio de esta Comunidad Autónoma, dónde quedaron la dignidad de los hombres y las mujeres de Castilla y León, a la que ustedes han vapuleado, han vapuleado, han menospreciado; ustedes se han humillado cuando el señor Espejo y el señor Egea vinieron aquí a tomar las decisiones que legítimamente habían tomado en las urnas los castellanos y los leoneses. [Aplausos].

Pero, si... que yo se lo agradezco, pero que, de verdad, que no se preocupe por mí, que yo estoy bien, ¿eh? Que yo estoy muy orgulloso de lo que hemos conseguido en el Partido Socialista, que hemos ganado las elecciones por primera vez en treinta y seis años, mientras usted perdía trece procuradores, mientras ustedes perdían veinticinco procuradores en las dos últimas elecciones.

Es que, fíjese, ustedes, durante los últimos treinta años... no lo quiero citar, porque esto no va con usted, señor Herrera, pero durante treinta años han tenido solo dos argumentos. Cuando la gente salía a las calles, cuando la sanidad se deterioraba, cuando la educación suscitaba las protestas y las quejas de los colectivos, cuando nuestra gente se marchaba porque no había oportunidades, cuando nuestros jóvenes emigraban, ustedes solo tenían dos... dos argumentos: vale, lo hacemos fatal; pero nosotros ganamos las elecciones, la gente nos vota. Pues ahora no: las ganamos nosotros y la gente nos vota a nosotros. [Aplausos]. Así que, no... no presuma de lo que... no presuma de lo que hicieron, no presuma de lo que hicieron. Si es que lo que hicieron ya lo ha juzgado la gente en las urnas, y lo ha juzgado muy duramente, muy duramente. Y luego tenían otro argumento, cuando ya esto se les acababa, decían "ya, pero ustedes lo hacen peor en Andalucía". Pues no. Ahora en Andalucía lo hacen ustedes con Vox, con la extrema derecha, y con Ciudadanos. [Aplausos].

Yo no... y una aclaración, yo no hablo mal de Castilla y León, no; hablo mal de ustedes. Y lo voy a seguir haciendo. No... no se lleven a engaño. Porque ustedes, ustedes, están llevando al precipicio a Castilla y León, ahora con unos inestimables aliados. Pero... pero, fíjese, es que, de verdad, lo que nunca me imaginé en política... –porque tengo muchos defectos, de verdad, lo reconozco y me equivoco muchas veces- pero, de verdad, no pensé que con mi carácter me iban a acabar llamando radical tantas veces. Nunca jamás. Pero, bueno, claro, visto que ustedes dijeron que no pactaban con Gabilondo porque era también un radical sanchista rompe-España, pues, en fin, cualquier cosa es posible. Pero... y, cuando yo le... -de verdad, no tengo la sensación de haberles insultado nunca, aunque sí les dirijo palabras muy duras después de lo que han hecho, claro que sí- pero, cuando me refiero a su decencia, no es que lo piense yo, es que lo pensaban sus socios, es que lo han dicho públicamente, es que han pedido su comparecencia porque consideraban que usted, usted, estaba implicado en casos de corrupción, no yo.

Y luego... en fin, despoblación. Es que le traiciona el subconsciente. Dice que es que su reflexión de esta mañana, perdón, su intervención de esta mañana estaba trufada de reflexiones sobre la despoblación. Oye, dejen de reflexionar y hagan algo porque es que, seguidamente, ha dicho que iban a tener un Gobierno de acción. No, no, de acción, no; ustedes tienen un Gobierno de reflexión: una y otra vez reflexionan sobre lo que le están haciendo a esta Comunidad Autónoma, pero no ponen ni una solución nunca encima de la mesa para que la gente se deje de marchar de esta Comunidad. Nunca. [Aplausos].

Y, otro ejemplo, se lo voy a recordar, porque, claro, el Hospital de Salamanca. Es que ya ha empezado usted a incumplir sus propias promesas de campaña. Usted ya estaba cuando... ya estaba de consejero cuando presentaron la maqueta, como le recordé, un retraso de años. En campaña, usted, como secretario general y candidato del Partido Popular -que yo me preguntaba quién era usted para hacerlo-, anunció la inauguración del Hospital de Salamanca por los reyes de España. Oye, un respeto institucional, como Dios manda. Ahora, pasan las elecciones, y un mes después un nuevo retraso, un nuevo sobrecoste y una nueva mentira. Sí, una nueva mentira que deteriora la sanidad, en este caso de los salmantinos y de las salmantinas.

Pero, fíjese, por su mano tendida. El diálogo. El diálogo. Usted hoy, después de lo que ha hecho, viene con la piel de cordero, con el traje institucional. Pero es que, ¿sabe lo que sucede? Que ya les hemos visto actuar cuando huelen la sangre. Ya sabemos cómo son debajo de esa piel de cordero.

Diálogo, ¿cómo? ¿Como ustedes, que ni tan siquiera han aceptado una reunión con el partido más votado? Ni siquiera... tan siquiera una llamada para negociar la Mesa de las Cortes. Y quiero recordarles lo que pasó hace cuatro años: que el Partido Socialista aceptó una reforma del Reglamento de la Cámara para que en esta Mesa estuvieran sentados todos los grupos políticos, por la generosidad, por la pluralidad política. Ni una llamada para quitarle la presidencia de esta Cámara al partido más votado.

¿Diálogo como el señor Rivera, que rechaza incluso reunirse con el presidente del Gobierno, que tiene el encargo del rey de formar Gobierno? ¿Diálogo cómo, como en Burgos, que antes de salir siquiera del Pleno de Investidura ya habían anunciado una moción de censura? ¿Diálogo? ¿Consenso?

Miren, en un mes, ni una llamada, ni un gesto. Se han repartido todo entre ustedes obviando al partido más votado: han pasteleado la Mesa de las Cortes, se han repartido los escaños, se han subido las asignaciones... Bueno, han anunciado incluso hasta suprimir la Fundación Villalar que, de toda la administración paralela, es la única fundación que tenía el consenso unánime de esta Cámara, en vísperas del 500 aniversario de Villalar. Y anuncian reformas de la norma fundamental del estado de nuestro Estatuto sin siquiera contar con el Partido Socialista. Eso sí, para lo único que usted pide el diálogo y el consenso del Partido Socialista es para hacer oposición al Gobierno socialista de España. Pues ya les digo que para eso no cuenten con nosotros. No cuenten con nosotros.

Nosotros vamos a defender los intereses de Castilla y León, claro que sí. Pero yo no soy el que tiene que demostrar capacidad de diálogo y de consenso. Yo no soy el que tiene que demostrar que tiene palabra y la cumple. Son ustedes, que se la han pasado por el arco del triunfo, una y otra vez, durante las últimas semanas. [Aplausos].

Y, bueno, pero si el único... el único que dijo la verdad en todos estos meses fue el señor Vázquez, que ya dijo que iban a mercadear y a repartirse las consejerías, los ayuntamientos, las diputaciones... con tal de conservar el poder. El único que dijo la verdad. Pero, se puede engañar a algunos todo el tiempo y se puede engañar a todos algún tiempo; pero no se puede engañar a todos todo el tiempo. Ustedes ya no engañan absolutamente a nadie. Yo no sé, de verdad, cómo tienen cuajo de decir que ustedes van a venir aquí a defender a España si ni siquiera han podido defender los intereses de Castilla y León, porque les han vendido cuando han venido de Madrid a decirles lo que tienen que hacer. [Aplausos]. Pero si no defienden aquello para lo que les han votado, y van a defender a España. Termino ya, señor presidente.

Miren, nosotros vamos a seguir defendiendo el programa electoral, el Programa de Gobierno que votaron mayoritariamente los ciudadanos de Castilla y León. Vamos a seguir manteniendo nuestra palabra, la decencia, la integridad de la política. Vamos a seguir defendiendo a la gente. Usted no me ha contestado siquiera si va a ser capaz de tener la dignidad, el coraje, de abrir los comedores escolares en verano; si va a echar una mano a nuestros agricultores y ganaderos, que lo están pasando mal; si vamos a hacer algo para que nuestros jóvenes se tengan que seguir marchando, para que haya empleo digno, para que nuestros mayores estén protegidos, para que esta tierra –claro que sí-, que tiene enormes oportunidades, no siga por la senda de la despoblación y de la sangría y de la corrupción a la que ustedes nos han llevado. Muchísimas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Tudanca. Para un turno de dúplica, tiene la palabra el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Muchas gracias, presidente. Veo, señor Tudanca, que se ha quedado a gusto. Lamento que haya rechazado mi ofrecimiento de mano tendida, de cauce de diálogo, de entendimiento; se lo vuelvo a reiterar. Pero le recuerdo que la noche electoral usted recibió una llamada mía. Usted recibió una llamada mía, le felicité por los resultados y le dije que íbamos a tener que dialogar, acordar y consensuar mucho; eso es así. Se le ha olvidado, señor Tudanca. Sí, sí, recibió mi llamada.

Fíjese, habla de decir la verdad. Octavio Granados, ayer: "El PSOE lo ha hecho fatal, hemos creado 3.000.000 de parados". Al menos alguien en el PSOE dice la verdad y reconoce su error. [Aplausos]. Es la realidad. Mire, cuando... cuando dice que los partidos mayoritarios no queremos que usted sea presidente, hombre, usted tampoco quiere ser presidente. Si usted, en los últimos días, hizo un ejercicio de malabarismo político. No sé si le legitima o le deslegitima, pero, en cualquier caso, no le deja muy bien, señor Tudanca. El problema es que usted dijo que no quería ser presidente de la Junta de Castilla y León. Usted mismo no sabe lo que quiere, y alguien que no sabe lo que quiere no puede ser presidente de un Gobierno regional, esa es la realidad. [Aplausos].

Mire, decía en mi intervención anterior, el insulto y la decencia no puede... -la decencia política- no puede pasar por las mentiras. Espero que usted pida disculpas, y sus compañeros de partido, por las disculpas... perdón, por los insultos que dijeron sobre hechos que afectaban a muchas personas; y alguna... alguna... yo, me afectaba a mí. Pero no espero que pidan disculpas, ustedes no están a esa altura; lo que espero es que con sus ocurrencias no interfieran la labor de la Justicia. Con sus... con sus ocurrencias dejen trabajar con respeto y confianza en la labor de jueces, fiscales y tribunales. Señor Tudanca, me va a permitir que le parafrasee con una frase que seguro que le suena: con una gota de humildad vale más que un océano de falsedades y de excusas.

Me ha dicho de las Comisiones de Investigación. Mire, señor Tudanca, las que quiera; se lo vuelvo a reiterar: quien nada teme... quien nada tiene nada teme. Se lo puedo decir más alto, pero no se lo puedo decir más claro. Yo voy a comparecer donde ustedes digan; si es que yo no tengo nada que... que ocultar; las explicaciones que usted quiera y donde usted quiera. Y habla del Hospital de Burgos; no me... no me voy a ahorrar algunos comentarios. Esto ya se denunció, las posibles irregularidades, ante el Tribunal de Cuentas, y el Tribunal archivó la denuncia, estableciendo bien a las claras que no existía irregularidad contable alguna. Además, la contratación fue fiscalizada por el Consejo de Cuentas, el Consejo Consultivo de Castilla y León, y a la... con claridad dijeron que la contratación se había hecho bien, correctamente.

Y vuelvo a insistir una vez más: no porque repita usted una mentira se convierte en verdad. El Hospital de Burgos es un hospital público, que defiende una sanidad universal, pública, gratuita y de calidad, con unos profesionales sanitarios de primer nivel, y que, gracias a ese sistema, hoy Burgos tiene un hospital a la altura de la ciudad que hay. [Aplausos]. Lo que ustedes querían es que no hubiera un hospital nuevo, eso es lo que ustedes quieren. No quieren que sigamos avanzando. Por eso yo, esta mañana, insistía en algo fundamental: cuando hablamos de la sanidad, hay que apostar por mejorar los hospitales de Castilla y León, pero por mejorar también la Atención Primaria. Y fue una de los primeros puntos de coincidencia en el pacto de gobernabilidad: tenemos que garantizar un 20 % del presupuesto de la sanidad regional a la Atención Primaria. Tenemos, desde el reconocimiento a los profesionales -fundamental, fundamental-, tenemos que reclamar más plazas mir al Ministerio, al Gobierno de España.

Tenemos que pedir al Gobierno de España también la homologación de los profesionales no europeos para que se puedan incorporar cuanto antes al sistema sanitario; dar estabilidad a los profesionales de la sanidad en el sistema sanitario, dotar con incentivos a las plazas de difícil cobertura, bien con puntos para los concursos de traslado o bien con más recursos. Esa es una realidad y también un ejercicio de transparencia. Lo teníamos muy claro, o, mejor dicho, lo tenía muy claro el señor Igea y el partido Ciudadanos: transparencia máxima. Tienen que venir los gerentes de Atención Primaria y de los hospitales a rendir cuentas a estas Cortes de Castilla y León. Y a mí me parece bien. Si es que aquí no hay ni trampa ni cartón.

Y cuando hablamos de... habla usted de los mayores. Oiga, mire, pues es que los mayores de Castilla y León nos estamos volcando con ellos. Y le vuelvo a insistir, ¿quiere que hagamos más cosas? Trabajemos juntos el Gobierno y la Oposición, trabajemos juntos. Vamos a apostar claramente por ayudar a las personas mayores, por que puedan vivir en su casa y por que se retrase la incorporación de la edad de la dependencia. Eso es algo que considero fundamental.

Y cuando hablamos de los agricultores y de los ganaderos, cuando hablamos de las personas del campo. Mire, lo mejor que hay para defender el mundo agrícola, el mundo rural, a los agricultores y ganaderos, es defender la Política Agraria Común. Y si uno analiza el Gobierno de España, puede comprobar cómo ha coincidido la mala defensa de los agricultores y de los ganaderos en Europa con los Gobiernos socialistas y la fortaleza en la defensa de los intereses de los agricultores, de los ganaderos y también, aunque no haya aquí muchos, los pescadores en nuestro país. Eso es algo claro, rotundo y evidente: la Política Agraria Común es la mejor defensa de los agricultores y ganaderos, la Política Agraria Común es la salvaguarda de la renta agraria de nuestra Comunidad Autónoma, de los agricultores y ganaderos. (Yo no entiendo sus risas). Pero lo que sí puedo decir es que vamos a exigir al Gobierno de España una posición de fortaleza, defendiendo, por cierto, una posición común que se consiguió aquí, una posición unánime que se consiguió aquí, en estas Cortes, y que será nuestra... nuestro libro de cabecera a la hora de defender los intereses de los agricultores y de los ganaderos.

Y para ir concluyendo ya, porque yo lo único que quiero ya es, en mi... la parte final de mi intervención, reiterarle mi ofrecimiento, reiterarle ese ofrecimiento que le he hecho, que hice esta mañana en mi primera intervención a todas las fuerzas políticas, y que se lo hago a usted, señor Tudanca: le ofrezco la mano tendida; quiero que se quede con eso. Le ofrezco que seamos capaces entre todos de dialogar, que cuando haya asuntos de Comunidad seamos capaces de acordar por el bien de Castilla y León, por el bien de las personas de nuestra tierra. Pero para eso es necesario que usted, personalmente, cambie su discurso; que usted, personalmente, cambie su actitud, que se cambie la camiseta del sanchismo y que se ponga la camiseta de Castilla y León. Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. En representación del Grupo Parlamentario Mixto, tiene la palabra don Juan Pablo Fernández Santos por un tiempo de doce minutos.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ SANTOS:

Sí, gracias, presidente. Señorías, las personas lo primero. Lo primero, la gente. Esta es la premisa irrenunciable que ha guiado todas nuestras actuaciones desde que entramos, hace cuatro años, en este hemiciclo, y, por supuesto, será la máxima grabada a fuego en el frontispicio de nuestro programa político en la legislatura que ahora comienza.

Porque este aforismo, "las personas lo primero", adquiere hoy su verdadero significado, su auténtica potencia, en una jornada en la cual, en la sede de la soberanía de los castellanos y leoneses, de las leonesas y castellanas, se escenifica hoy un esperpento, un sainete, una ópera bufa, con el escandaloso reparto de sillones, con el ansia desaforada de perpetuarse en la poltrona y con el abyecto deseo de permanecer en el poder de espaldas a la ciudadanía como patético leitmotiv. Con esta oda a la degeneración democrática que rubrican hoy aquí Partido Popular y Ciudadanos, sin duda, se orilla el anhelo de cambio que tanto precisa esta tierra, que tanto merecen nuestras gentes.

Sé que dirán que los Ejecutivos y que los Gobiernos se conforman mediante las mayorías parlamentarias suficientes, y es verdad; pero, de igual modo, es incontrovertible que Castilla y que León demandaban cambio tras 32 años de Gobierno del Partido Popular. Que el cambio, además, fue el hilo conductor de la campaña y de la precampaña de Ciudadanos, que ha pasado de ser el mantenedor al colaborador necesario de la corrupción de las deletéreas políticas del Partido Popular. Y a mayor abundamiento, que el pasado veintiséis de mayo se produjo un hecho histórico, un cambio muy importante, como fue el triunfo en las elecciones autonómicas del Partido Socialista tras 30 años de Gobierno del Partido Popular. Éxito y triunfo que es de justicia reconocer; y desde aquí felicito al Partido Socialista por haber ganado las elecciones autonómicas.

Pues bien, pese a todo ello, Ciudadanos, con el señor Igea a la cabeza, ha cercenado vilmente, sin pestañear, este cambio, y todo en aras de entregar el Gobierno de nuestra Comunidad al partido que durante más de 30 décadas lleva saqueándola y condenándola a la precariedad, a la despoblación, al exilio y al olvido.

¿Y por qué, señorías?, ¿por qué? ¿Por qué no el candidato del partido más votado se ha presentado hoy aquí para ser ungido presidente? ¿Por qué no el candidato del partido que ha ganado las elecciones no se ha presentado hoy aquí para solicitar la investidura en esta Cámara? Pues por algo que desprecia y que denigra la política como cualquier otra cosa, más que cualquier otra cosa: la mentira.

Y es que cada promesa proferida por Ciudadanos y por el señor Igea, durante la precampaña y la campaña, ha constituido una puñalada trapera a ese mancillado concepto, al cambio, que, por cierto, juntamente con la regeneración democrática, constituía el falsario grial de su formación y encarnaba el trampantojo de su discurso, de su proyecto y de su programa. Todo ello era mentira. Ciudadanos ha sido cuatro años la alfombra naranja del Partido Popular en estas Cortes, el solícito mayordomo del Partido Popular. Y después de este tiempo nada ha cambiado. Y todo ello pese a la muda, pese al cambio de su candidato. ¿Tú también, Igea? ¿Tú también?

Queda demostrado que la continuidad y la degeneración política son las auténticas enseñas de Ciudadanos, y que el único cambio que conocen ustedes es el de cromos, el de sillones, el de ayuntamientos y el de diputaciones. Y es que, sinceramente, señor Igea, después del lamentable espectáculo que ha dado en las últimas semanas, ya no hay Dios ni castellano ni leonés que le crea.

Ha pretendido ser usted un verso suelto, pero la verdad es que rima demasiado bien con el resto. Se ha prosternado ante los designios de Rivera. Ha sido dócil, cual corderito de Norit, con los hacedores de la trama Enredadera. Con su silencio y su... triquiñuela ha demostrado que su auténtica vicepresidencia es la de la tragadera.

Dice usted, señor Igea, que la ciudadanía está cansada de exabruptos, y en eso puedo coincidir con usted. También argumenta que el señor Mañueco lo ha sido todo en el Partido Popular y en la Junta de Castilla y León, salvo consejero de la Marina, y en eso también puedo estar de acuerdo con usted. Pero convendrá usted conmigo en que lo que más enerva, enoja y cabrea a nuestros conciudadanos son las mentiras, los embustes, las patrañas y los engaños, precisamente el funesto corolario de su acción política.

Así que, señor Igea, señorías de Ciudadanos, rubricando el pacto de la infamia, hoy blanquean al peor Partido Popular y serán irremisiblemente conniventes y coadyuvantes de la corrupción, de la despoblación, de la precariedad, de la desigualdad y del exilio. Y hacen que este día, que este Debate de Investidura sea grotesco, porque nos conducen a un callejón sin salida, a ese callejón del gato que describía Valle-Inclán en Luces de Bohemia, ese mismo en el que los espejos cóncavos devenían en esperpento. Porque, sin duda, es esperpéntico que, al final, el cambio de Ciudadanos fuera que Rivera y compañía invistieran al señor Mañueco, que, sin duda, es el antónimo de cualquier tipo de regeneración, el oxímoron de cambio y la antítesis de progreso y de igualdad.

Su impostura, señor Mañueco, señorías del Partido Popular, queda condensando en esas 100 medidas que han firmado con su adlátere Ciudadanos, y en su discurso de esta mañana, una oda a la futilidad política, sustentada en un acuerdo vacuo. Su alocución matutina y ese chalaneo con Ciudadanos lleva en cada párrafo su contrario, la ley y la trampa todo en uno, de forma que ese acuerdo puede cumplirse o no, incumplirse o no, a su conveniencia; vamos, el modus operandi del Partido Popular de toda la vida.

Para nosotros es una tragedia que usted vaya a ser el próximo presidente de la Junta de Castilla y León, porque, a mi juicio, usted carece de proyecto político para nuestra tierra y para nuestras gentes, y porque es un epígono de la más rancia derecha, que huele a alcanfor y que suena a No-Do.

Por tanto, nada esperamos de su mandato, más allá que una continuidad perniciosa en la despoblación, en la precariedad, en la desigualdad, en los enormes desequilibrios interprovinciales, en la brecha salarial que sufren las mujeres, en la hiriente privatización de lo común, en el salvaje deterioro de lo público, en la lacerante desindustrialización de nuestra Comunidad Autónoma, en la tremebunda destrucción de autónomos, en la opacidad en la Junta de Castilla y León y en las corruptelas, esa marca de la casa, ese ADN del cual usted ya ha sido consentidor, porque durante la pasada legislatura, como director, como presidente de su grupo parlamentario, usted permitió que se bloquease y que se cercenase la Comisión de Investigación de la trama Enredadera.

Así que auguro que, si a sus socios de Gobierno les queda un ápice de dignidad política, y aunque no sea así, la moción de censura va a sobrevolar su gestión durante toda su legislatura. Desde luego, desde Podemos-Equo, y siendo conscientes del enorme retroceso que hemos sufrido en las elecciones, vamos a poner todo de nuestra parte, vamos a trabajar, en aras de fraguar los acuerdos necesarios para poder sacar adelante una moción de censura que desaloje al Partido Popular del Gobierno autonómico, porque entendemos que Castilla y León no merece otros cuatro años de Partido Popular.

Y, mientras tanto, desde Podemos-Equo volveremos a ejercer la férrea y la firme labor de oposición, escrutando y escudriñando toda su actividad, denunciando las trapacerías que están por acaecer y que estoy convencido cometerá su Ejecutivo. Y, por supuesto, y principalmente, desgranando medidas y propuestas que mejoren la vida de nuestras paisanas y paisanos, que revitalicen nuestra tierra y que acaben con esta funesta lacra de la despoblación, que es el aciago fruto de las políticas del Partido Popular.

Por ello, planteamos cinco ejes para mejorar la vida de los castellanos y leoneses:

El primero, impulsar una respuesta económica que haga que nuestras paisanas y paisanos puedan quedarse en esta tierra a desarrollar un proyecto vital digno, con estabilidad y con garantías. Y para eso es incuestionable que hay que generar empleo fijo y de calidad. Nosotros abogamos por crear planes específicos para jóvenes, para mujeres, para mayores de 45 años y para habitantes del medio rural.

Como segundo eje, es preciso desarrollar una respuesta habitacional clara y asequible, para garantizar así el cumplimiento del Artículo 47 de la Constitución, para hacer que todo el mundo en Castilla y León pueda acceder a una vivienda en condiciones asequibles, especialmente los más jóvenes y especialmente los habitantes del medio rural. Y para ello es preciso y es perentorio incrementar exponencialmente el parque público de viviendas, tanto de alquiler como de propiedad. Lo que usted ha dicho esta mañana, señor Mañueco, es una barbaridad. Usted se conforma con pasar de un pírrico 2.000 viviendas de parque público de alquiler a un... a un exangüe número de 3.000 viviendas de parque público de alquiler. Es del todo insuficiente, señor Mañueco.

Como cuarto eje, una estrategia de infraestructuras dignas, en coordinación con el Gobierno de la Nación, apostando por cohesionar y por vertebrar Castilla y León, impulsando el ferrocarril convencional, el tren de cercanías, la FEVE en la provincia de León, y también por un plan de carreteras para adecuarlas y... y adecentarlas para que así nuestros pueblos no estén aislados, como permanecen muchos de ellos a día de hoy. Y, por supuesto, garantizando que en el siglo XXI internet llegue al conjunto del territorio de Castilla y de León.

Y el quinto eje, profundizar en el pacto fiscal que Podemos-Equo, junto con el Partido Socialista, Comisiones Obreras, UGT e Izquierda Unida han firmado en aras de que en Castilla y León tengamos una fiscalidad progresiva, cumpliendo así el Artículo 31 de nuestra Carta Magna, porque su política fiscal, señor Mañueco, es regresiva y va a favorecer a las clases más altas, va a favorecer a los ricos y va a perjudicar a autónomos, a clases medias y a clases populares. Y, además, para acometer las medidas que requieren esta Comunidad son precisos ingresos, y para eso es incontrovertible que hay que realizar una reforma fiscal verdaderamente progresiva.

Y como colofón, para nosotros lo más importante, para nosotros la mayor urgencia, algo que usted ha soslayado y omitido de forma vergonzante en su alocución de esta mañana: durante el último año en Castilla y en León casi se han duplicado el número de personas que están en situación de pobreza severa, 45.000 paisanos y paisanas; y otros 400.000 que están en situación de pobreza. Con ustedes es indubitable que se incrementa la desigualdad y que aumenta la pobreza y la exclusión social. Y, mientras tanto, ahí está usted, impertérrito, impasible, con su media sonrisa y con su pachorra pesebrera, diciendo que todo va bien y que todo está en orden. El problema es que su orden es aquel que criticaba Galeano, el orden de la derecha, que consiste en la humillación cotidiana de las mayorías, en la tranquilidad de que las injusticias continúan siendo injustas y de que el hambre sigue siendo hambrienta.

Nosotros estamos frontalmente en contra de su posición, por eso creemos que son precisas, perentorias y urgentes, medidas radicales que vayan a la raíz del problema y que se implementen mecanismos para erradicar la pobreza de Castilla y de León. Y es que otra Castilla y León es posible. A pesar de la tropelía que se va a sellar hoy por la derecha en esta Cámara, vale la pena seguir luchando y continuar portando la voz en estas... en esta corte, la voz de la mayoría social de Castilla y de León, de los olvidados y de los abandonados por sus políticas.

Nosotros continuaremos insubordinados ante la impiedad y ante la injusticia, porque creemos en otra Castilla y León, aquella en la que las personas somos responsables los unos de los otros, aquella en la que las personas hemos de... cuidarnos los unos de los otros, aquella en la que el amparo y la fraternidad son el árbol moral de los pueblos, aquella en la que lo indócil es un deber ante los decretos de servidumbre de los poderosos.

Nosotros seguiremos dejándonos la piel todos los días en aras de mejorar la vida de la gente, porque, a pesar de todos los pesares, continuamos siendo legión los que, inmarcesibles, sostenemos con fuerza la idea, hecha solo con palabras, de que algún día las estrellas serán para quien las trabaja, y de que más pronto que tarde en Castilla y en León las personas serán lo primero. Muchas gracias.


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Santos. Para contestar, tiene la palabra el candidato, el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Muchas gracias, señor presidente. Me gustaría comenzar de forma breve con el portavoz de Podemos-Equo. Por cierto... ¡Ah!, estaba una fila más atrás que en la legislatura anterior. Señor Fernández, me alegra de verdad tenerle aquí esta legislatura; y digo esto porque pudo no estar, pero está; se ha convertido en el procurador del minuto noventa y tres de esta legislatura. Yo pensaba que íbamos a seguir aprendiendo de su retórica fácil y fluida, eso sí, con el contenido escaso; ha estado hablando doce minutos, tres de lo que son los problemas de... de Castilla y León –catorce minutos creo que han sido exactamente los que ha intervenido-, pero yo le recomendaría, si me permite, desde el aprecio personal que sabe usted que le tengo, que esta legislatura deje esa política de aspavientos, efectista, de utilizar palabras del castellano antiguo y que apueste por la política constructiva -luego hablaré de ellas-. Usted busca más el titular fácil, el gesto aparente, que la política de verdad en esencia. La pasada legislatura no le fue bien así, no hay más que ver su resultado electoral; seguro que le irá mejor si realiza aportaciones en lugar de interpretar cada Pleno como si fuera una actuación.

Mire, yo se lo he dicho antes, le... le tengo de verdad un aprecio personal, le tengo una consideración; probablemente le tengo más aprecio personal y consideración que sus propios votantes, pero voy a intentar contestar a lo que usted ha planteado. Hombre, que suene en su boca hablar de reparto de sillones cuando llevan varias semanas su líder político implorando sillones al líder del Partido Socialista, suena, cuando menos, sonrojante. Pero, bueno, yo lo que le niego absolutamente son esas expresiones –he apuntado uno-: "Están ustedes saqueando". Oiga, ¿está acusando de delitos a alguien en concreto? Vaya usted a los tribunales de justicia, pero no como están acostumbrados, con denuncias falsas; no, no, con denuncias verdaderas. Porque cuando hablo de denuncias falsas -les miro a ustedes-, yo tengo que decir con claridad que he sido sufridor de sus denuncias falsas en Tribunal de Cuentas, ante la Fiscalía, ante los juzgados, y ahora, últimamente, otra vez ante los juzgados. Todos han quedado archivados de plano. No lo hacen para limpiar nada, lo que quieren es ensuciarlo todo; pero no lo consiguen, señor Fernández. Lo lamento, no lo consiguen. No intentan buscar la justicia, lo que buscan es el ruido político. Oiga, yo le puedo decir que ese auto del Juzgado de Salamanca de la... el último auto, auto de archivo: las denuncias son tergiversadas, interesadas, temerarias y con mala fe. Alguien en su fuerza política debería pedir disculpas.

Pero vamos a hablar de las cuestiones que realmente aquí ha planteado en... sobre las cuestiones de Castilla y León. Mire, hablaba de la respuesta económica. Hay una línea virtuosa de la economía y una línea viciosa de la economía, y se diferencian en el punto inicial: subir o bajar impuestos. Quien sube impuestos asfixia a las empresas, a las familias y a las personas; quien baja impuestos lo que permite es el crecimiento de la economía, la apuesta por la inversión y la creación de empleo.

Estoy de acuerdo con usted, vamos a trabajar porque haya más empleo. Han sido unos datos positivos: cerca de 70.000 empleos se han creado en esta legislatura, en estos últimos cuatro años. Vamos a aspirar al pleno empleo, con las mismas políticas, señor Fernández. Vamos a aspirar también porque ese empleo sea indefinido. Estamos en unos porcentajes importantes: tres de cada cuatro trabajadores tienen un contrato indefinido; esa es la realidad. Esa es la realidad, señor Fernández. Tres de cada cuatro, exactamente el 74 % de los trabajadores. Esa es... Pero vamos a conseguir que haya más contratos de trabajo, que sean más indefinidos, que haya más igualdad entre hombres y mujeres, que reduzcamos la brecha salarial, que seamos capaces de competir en los mercados exteriores, estoy de acuerdo.

Fíjese, cuando habla de vivienda, hombre... cuando alguien habla de vivienda y es de Podemos, pues, ¿qué quiere que le diga, señor Fernández? [Aplausos]. ¿Qué quiere que le diga? Bueno, si quiere se lo digo, que se lo pregunte al señor Iglesias; sabe él cómo mejorar las condiciones de habitabilidad de las personas.

Mire, hay algo muy importante, señor Fernández: la vivienda es un derecho universal, la vivienda es un derecho al que tenemos acceso todas las personas, y desde las Administraciones públicas tenemos que poner todos los medios a nuestro alcance para que eso sea una realidad. Le voy a poner un ejemplo: los ayuntamientos -aquí hay alcaldesas, aquí hay alcaldes- ceden el terreno, la Junta de Castilla y León construye las viviendas para que puedan incorporarse a esas viviendas familias, en... en distintas circunstancias de sus condiciones económicas: si es una condición económica baja, pues un alquiler social favorable; si es una situación económica ya más acomodada, que pueda tener viviendas de precio tasado. Pero creo que es fundamental apostar por el alquiler de la vivienda. He hablado de 2.000 a 3.000 viviendas en el alquiler social en el parque de viviendas para alquiler social en Castilla y León. Hombre, incrementar un 30 %, la tercera parte, en... en una legislatura yo creo que es importante. Pero le voy a decir: no no... no renunciamos a conseguir más viviendas; será una de las líneas de trabajo en el futuro.

Y también la rehabilitación. La rehabilitación es fundamental. Yo creo que, por encima de ese urbanismo expansivo, tenemos que volver a recuperar la rehabilitación, las viviendas, en los cascos históricos de las ciudades y de los pueblos y municipios de nuestra Comunidad Autónoma.

Ha hablado usted también de la infraestructura. Yo, mire, creo que aquí hay un compromiso claro por las infraestructuras, las que tiene que hacer el Gobierno de España y las que tiene que hacer la Junta de Castilla y León. Se las vamos a exigir al Gobierno de España con lealtad. He hablado esta mañana de las autovías que están pendientes, he hablado de la... del tren de alta velocidad, y también he hablado de la red convencional de ferrocarriles. Por otro lado, sin duda, una apuesta clara por las infraestructuras en el mundo rural.

Lucha contra la despoblación, señor Fernández, es garantizar los servicios públicos en el territorio: que haya una atención de la salud de las personas en todo el territorio; que haya una escuela al menos con tres niñas o niños en el territorio y que se garantice; que se apueste también por la atención a los dependientes, a los discapacitados y a las personas mayores. Eso es importante para la lucha contra la despoblación, pero también es muy importante apostar por el futuro. Ayudar a los autónomos con una tarifa plana, especialmente en el mundo rural. Ayudar a las micropymes, o también a los propios autónomos, para que puedan aumentar su tamaño o que puedan modernizar sus negocios, o también que puedan, sin duda alguna, iniciar una nueva actividad; considero muy importante. Pero también hay que hacer una apuesta clara por la modernización en el mundo rural.

He hablado esta mañana de los agricultores y ganaderos, he hablado del regadío, pero podría hablar y quiero hablar, desde luego, por la apuesta por la industria agroalimentaria de transformación. No solo tenemos que ceñirnos en el... en la industria de automoción, tenemos que apostar con claridad por la industria agroalimentaria. Fija población al terreno, porque las materias primas suelen estar cerca, y eso es muy importante, porque generan oportunidades y empleo.

Hombre, y habla usted de pacto fiscal. Sí, es verdad, usted firmó ese pacto fiscal con el señor Tudanca. Hombre, yo lo llamaría de otra manera, porque exigir a las personas, a las familias de Castilla y León, 2.000 millones más de impuestos, eso no es un pacto fiscal, señor Fernández, eso se llama sablazo fiscal. [Aplausos].

Y por último, la pobreza. Bueno, yo creo que esta mañana estaba más pendiente de las palabras que tenía que memorizar que de escucharme a mí. Ya me ha dedicado sus mejores frases. Bueno, no solo a mí, también al señor Igea. Bueno, el señor Igea se basta y sobra para defenderse. Sí puedo decir: me siento muy satisfecho y orgulloso de que vaya a ser el vicepresidente y portavoz de mi Gobierno. Pero él sabe defenderse y no voy a entrar en ese tema. Desde luego, si está buscando aliados para esa moción de censura que ya anuncia, no sé si va a contar usted con el apoyo del señor Igea.

Bueno, a lo que vamos, la pobreza. Usted esta mañana no me ha escuchado. Estrategia contra la lucha... la pobreza infantil. Sí, sí, pero es que antes que eso yo he hablado que... antes que eso yo he dicho con claridad que teníamos que apostar por ayudar a todas las personas que tuvieran dificultades económicas y que estuvieran en riesgo de exclusión social. Y precisamente hablaba de lo mejor, hablaba precisamente de que había que hacer todos los esfuerzos necesarios para que encontraran el empleo necesario, porque el empleo es la mejor política social, la creación de empleo es la mejor forma de ayudar a una persona que está pasando por dificultades; y eso, señor Fernández, no estaba escuchando cuando yo lo... lo dije, lo mencioné. Bueno, en cualquier caso, tampoco tiene, quiero decir, mayor problema. Eso ya lo... le pasaré luego el discurso y tendrá la oportunidad de... de escucharlo.

Mire, ya para concluir, también a usted le ofrezco una política de mano tendida, de diálogo, de entendimiento. Usted demostró la legislatura pasada, aunque pasó desapercibido, que fuimos capaces de entendernos en temas tan importantes como la financiación autonómica, la Política Agraria Común, ¿eh?, por poner solo dos ejemplos. Hubo algunos acuerdos más importantes sobre distintas materias. Pues en aquellos asuntos de Comunidad yo le ofrezco esa política de mano tendida. Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. Para un turno de réplica, tiene la palabra el señor Fernández Santos, por un tiempo de cuatro minutos.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ SANTOS:

Gracias, presidente. Bueno, pues, señor Mañueco, yo creo que está usted agradecido de que solamente tenga cuatro minutos para... para la réplica. Yo estaría encantado de poder tener diez. Ya sé que los votantes no lo han querido así, pero le voy a hacer la primera propuesta. Usted, esta mañana, ha dicho, o así he querido entenderle, que está dispuesto, entre las medidas de regeneración política, a fortalecer las vías de control del Gobierno. Yo, desde aquí, le hago una propuesta que es una cuestión que depende única y exclusivamente de voluntad política, y es que el Grupo Mixto, en el cual yo ahora me... me estoy... estoy integrado, que el Grupo Mixto tenga la oportunidad de hacer dos preguntas de control al presidente de la Junta de Castilla y León en cada Pleno. Demuestre usted, por favor, que está dispuesto a ese ejercicio de control. Espero su respuesta en su próxima alocución. Hay queda la propuesta concreta.

Se ha permitido darme dos consejos. El primero, que abandone la retórica, que al parecer a usted no le gusta. Yo le devuelvo el consejo: señor Mañueco, abrace usted la retórica, siéntala, hágala usted suya, y este verano cómprese un cuadernillo de Santillana o dedíquese a leer para así venir un poco más preparado en el próximo período de sesiones.

Dice que tres de cada cuatro nuevos contratos son de... de carácter indefinido. Miente. Tiene usted que decirle a sus nuevos asesores que lo hagan bien. Tres de cada cuatro nuevos contratos que se rubrican en Castilla y León son de carácter temporal.

Luego ha intentado hacer la chanza de la vivienda. Creo que todavía está usted en esas, una política un tanto pueril y que demuestra pocos recursos. Yo podría hacer lo mismo y decirle que hay muchos compañeros suyos, como Rato y compañía, que viven en la cárcel a expensas de lo que estamos pagando todos los españoles para que puedan pernoctar en prisión como consecuencia de haber sido un partido condenado por la UCO como organización para delinquir.

Otra de las grandes ideas que ha tenido usted esta mañana ha sido su propuesta estrella para la despoblación. No contento con haber perdido en los últimos diez años 141.091 habitantes, y en la última legislatura 54.339 habitantes, su gran propuesta, su propuesta estrella que va a revolucionar la despoblación es crear una comité... un comité de expertos para hacer un diagnóstico. Señor Mañueco, escúcheme, el diagnóstico es despoblación. Si el diagnóstico ya está claro. Si lo que tenemos que hacer ahora es hacer medidas, implementar medidas concretas que erradiquen, que reviertan, que den la vuelta a la despoblación, que permitan que nuestros paisanos y paisanas se queden aquí a desarrollar un proyecto vital digno.

Mire, yo les veo aquí, sentados, a todos, y la verdad es que voy a parafrasear a una persona que está en las antípodas de mi ideología y que además me genera rechazo, que imagino... por la que imagino que usted sienta admiración, que era el señor Romanones. El señor Romanones, si estuviese aquí ahora mismo, diría "joder, qué tropa".

Decía usted también esta mañana, como hilo conductor del inicio de su alocución, que apostaba por el diálogo, y parece que usted había descubierto el diálogo. Claro, quizá, como usted es una persona más acostumbrada al blanco y negro, al No-Do y al tiempo de ordeno y mando, ahora quiere hacer del diálogo pues su... su hilo conductor de la política. Y me pregunto yo: ¿qué pensaría el señor Juan Vicente Herrera, uno de los adalides e impulsores del diálogo social? Pues estoy seguro que el pobre señor Herrera estaría pensando esta mañana "detrás de mí vendrá el que bueno me hará".

Hablaba también usted -es un problema que no tenga tiempo- de que quieren... quieren lograr el pleno empleo, y, desde luego, no dudo que, si siguen en este camino, ustedes van a conseguirlo, van a conseguir... van a lograr que haya pleno empleo en Castilla y León, porque, como sigan así, con esas políticas, no habrá nadie a quien emplear en esta Comunidad Autónoma.

En cuanto a su política fiscal, pues está claro, ustedes quieren subir los impuestos a las clases medias, a las clases populares, y bajar los impuestos a las clases altas. Si para usted ganar más de 120.000 euros al año es ser clase media, quizá tenga que revisarse usted sus conceptos de clases altas y medias.

Es una pena que me acabe sin tiempo, pero, por favor, presidente, déjeme terminar parafraseando la intervención del señor Mañueco durante esta mañana, que decía que estaba con los brazos abiertos, dispuesto a abrazar y a remangarse la camisa. Le ha faltado decir que se la iba a partir, como Camarón, la camisa. Pues mire, señor Mañueco, "camarón que se duerme, se lo lleva la corriente". Como estoy seguro que usted con... seguirá instalado en su molicie y en su autocomplacencia, ya estaremos nosotros para ejercer la Oposición y para proponer políticas concretas que logren y consiguen que en esta Comunidad, por fin y pese a ustedes, las personas sean lo primero. Muchas gracias.


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Santos. Para un turno de dúplica, tiene la palabra el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Señor Fernández, "oveja que bala, bocado que pierde". Yo le tengo que decir... Sí, sí, señor Fernández. Yo le tengo que decir que, respecto de lo que yo he dicho, no manipule mis palabras. Yo he dicho que el 75 % de los trabajadores tienen un contrato indefinido, el 75 % de los trabajadores tienen un contrato indefinido. Yo no estoy hablando del número de contratos que se hacen todos los días, estoy hablando que, de los trabajadores totales, el 75 % tienen un contrato indefinido. Se lo vuelvo a repetir, porque a usted la retórica se le da bien, pero las matemáticas veo que flojea: el 75 % de las personas que están trabajando en esta Comunidad Autónoma tienen un contrato indefinido.

Y le voy a decir algo más: hoy, en Castilla y León, hay más mujeres que nunca trabajando en esta tierra. Algo de lo que nos sentimos profundamente orgullosos. Eso no nos tiene que llevar a paralizarnos. Todo lo contrario, tiene que llegar a ser más ambiciosos. Y ahí tengo que decir el diálogo social es un instrumento fundamental. Lo he dicho esta mañana: yo presidiré la primera reunión del Consejo del Diálogo Social para marcar los criterios de trabajo. Es algo fundamental garantizar el mayor número posible de empleos, garantizar el mayor número posible de que esos empleos sean indefinidos, que haya mayor igualdad entre hombres y mujeres, que se reduzca la brecha salarial. Es algo por lo que tenemos que apostar.

Y me habla usted de despoblación. Mire, yo es que, a lo largo de mi intervención, todas y cada una de mis reflexiones estaban orientadas a la despoblación, a la lucha contra la despoblación. Lo he dicho en mi primera intervención. ¿O es que cuando yo apuesto con claridad por que internet llegue a todas y cada una de las personas de Castilla y León, a todos y cada uno de los rincones de Castilla y León, eso no es apostar por luchar contra la despoblación?

Le voy a decir algunos datos. Mire, la población de nuestra Comunidad Autónoma está vinculada al crecimiento económico. Y seguíamos una línea ascendente hasta que empezó la crisis económica. A partir de ahí empezó a descender. Hoy ya, en Castilla y León, son más personas las que vienen a trabajar de las que se van. Esa también es otra realidad; en los últimos tiempos, es una realidad. Y la población que perdemos se produce porque hay más fallecimientos que nacimientos. Tenemos que apostar con claridad, no solo la Comunidad Autónoma, el Gobierno de España y Europa, por políticas que fomenten la natalidad, por políticas que apuesten por las oportunidades en el mundo rural y en el territorio. Y, desde luego, internet, las soluciones tecnológicas, es algo imprescindible y importante.

Y hablaba usted, hacía la típica gracieta que le caracteriza: "Mire, es que van a acabar ustedes con la despoblación porque aquí...". Oiga, aquí... aquí, ¿qué? Es que aquí hay más personas trabajando que hace cuatro años. Es que aquí hay más personas afiliadas a la Seguridad Social, que eso es lo que prueba con claridad que en Castilla y León hoy se está convirtiendo en una tierra de oportunidades. Y eso no quiere decir que no haya provincias, o zonas dentro de determinadas provincias, que haya que hacer una apuesta por reequilibrar territorialmente ese ámbito.

Pero cuando ha hablado usted de que vamos a subir impuestos... No sé por qué ha dicho usted eso, señor Fernández. Es que yo solo he hablado o de supresión o de bajada de impuestos; los únicos que han hablado de subida de impuestos son el señor Tudanca y usted. Ustedes son los que le quieren dar el sablazo fiscal a las clases medias de Castilla y León. Bueno, a las clases medias, a las clases trabajadoras y a todas las personas de Castilla y León. Es una realidad. Y tan es así la realidad que, cuando se aumentan los impuestos, cuando se aumentan los impuestos, señor Fernández, lo que se produce es lo que llaman los economistas el "efecto expulsión": el sector privado deja de invertir. Y eso es lo que provoca la pérdida de puestos de trabajo, la pérdida de recaudación en las Administraciones públicas.

Por eso nosotros lo que hacemos es apostar con claridad por la bajada de los impuestos y la supresión de algunos que yo, desde luego... no sé otras fuerzas políticas, pero yo, desde luego, considero profundamente injusto la tributación en el impuesto de sucesiones. Por eso he propuesto la eliminación del 99 % del impuesto de sucesiones y donaciones entre familiares.

Leeré este verano a los clásicos, le haré caso. Hágame usted caso a mí y serénese. Muchas gracias, señor Fernández. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. En representación del Grupo Parlamentario Mixto, tiene la palabra don Luis Mariano Santos Reyero por un tiempo de seis minutos.


EL SEÑOR SANTOS REYERO:

Sí. Gracias, señor presidente. Señorías. Señor candidato, permítame, antes de explicar el sentido de mi voto, hacerle dos reflexiones, a mi juicio, importantes.

La primera es que nosotros entendemos cualquier tipo de pacto y no juzgamos los socios que usted se busque. Es obligado reconocer que en la fragmentación del voto hay también una exigencia de la sociedad, que es la de buscar las mayorías que puedan proveer un Gobierno de estabilidad. Por lo tanto, nada tenemos que decir de que hoy estemos hablando de un Gobierno entre el Partido Popular y Ciudadanos.

La segunda es que, igual que uno acepta este juego matemático, lo que no parece de recibo es que durante todo el tiempo en el que ustedes han negociado solo hemos asistido a un vulgar reparto de sillones y de Consejerías, adornado de pequeñas gotas de eso que algunos llaman regeneración pero que, al final, trata fundamentalmente sobre cómo quitar a unos para unos para poner a otros, o decir a quién veto para demostrar mi poder, pero luego digo que ya no lo veto. En fin, algo así como los fuegos fatuos de cualquier cementerio.

Pero bien, señor Mañueco, entrando de lleno, y a la vista de los escasos minutos que dispongo, le voy a explicar por qué UPL no va a apoyar su investidura. Verá, más allá de esa concepción, que a usted no se le escapa, sobre lo que nosotros consideramos idóneo en cuanto a la configuración del marco territorial de esta Comunidad Autónoma -señor Mañueco, no de esta región, sino de esta Comunidad Autónoma-, más allá, le digo, se esconden 32 años de políticas erróneas y malintencionadas, que han pervertido el necesario desarrollo económico de León, Zamora y Salamanca.

Políticas que, en una inmensa mayoría, han sido desarrolladas por el partido que usted representa, por el Partido Popular. Políticas que han permitido la pérdida de más de 160.000 personas en la región leonesa, que han permitido que provincias como León pierda casi 5.000 personas al año, políticas que han vaciado nuestros campos y han permitido el empobrecimiento de nuestro sector primario. En definitiva, políticas que nos han condenado a la cola de las... de la mayoría de los índices económicos, convirtiendo, por ejemplo, a Zamora y León en las provincias con menor tasa de actividad de toda España.

Es verdad que, si creyéramos en el buenismo y nos dejáramos llevar por la inocencia, podríamos llegar a creer las palabras del presidente de las Cortes, el señor Fuentes, cuando en el discurso tras su elección nos intentó convencer vaticinando... vaticinando vientos de cambio. Difícilmente resulta creíble ese liderazgo en un cambio tan necesario para esta Comunidad Autónoma, cuando ha de venir de quien lleva más de 15 años desempeñando puestos de altura en los Gobiernos del Partido Popular; de alguien que ha sido consejero de Presidencia y Administración Territorial; y que ha ocupado puestos de dirección en el Partido Popular de Castilla y León en los últimos 18 años.

Por cierto, permítame un inciso. Mirando su bibliografía, y viendo que ha sido titular de la Consejería de Interior y Justicia en Castilla y León, entiendo aquella frase del señor Igea de que solo le falta ser consejero de Marina; a lo que yo añadiría: o de Transparencia y Regeneración. Porque, señor Igea, eso parece ser otro brindis al sol, igual que la Consejería de Interior, insignificante sobre todo por aquello de las competencias transferidas que no tenía. La verdad es que crear una Consejería de esta tesitura solo puede obedecer a la necesidad de un buen retiro, sin mucho trabajo, o a... o a crear, permítame, una mamandurria económica que sirva para reforzar aquello contra lo que usted dice quiere luchar.

Pero volviendo al tema, señor Mañueco, poco se ha hablado en ese pacto, a pesar de esas 100 medidas, de cómo vamos a afrontar el gran problema de la despoblación, el tema estrella de la campaña, y que desapareció... desapareció de su negociación y volvió a aparecer en esa medida 78, que nos invita a crear un grupo de trabajo de expertos independientes. Lo que supone, si me permite la ironía, uno de los mayores y más importantes pasos dado nunca en la historia del parlamentarismo hacia la solución del problema más importante de esta Comunidad. Desde ese día duermen despreocupados los leoneses y los castellanos ante la buena nueva. ¿De verdad no creen que es una falta de respeto esa medida número 78? Y eso de la nueva ordenación del territorio, ¿va a ser otro momio como el anterior?

En fin, poco podemos vaticinar de qué es lo que ustedes van a hacer para garantizar la calidad de los servicios esenciales: educación, sanidad o servicios sociales. No soy optimista, y no lo soy porque en una Administración autonómica donde siempre hemos escuchado que las mayores dificultades para equilibrar nuestra sanidad, donde se nos anteponía la falta de fondos para bajar nuestras tasas universitarias, donde un día sí y otro también se nos dice que todos los males provienen de la falta de una correcta financiación autonómica, hoy ustedes nos premian con... con la creación de la Consejería 10. Y digo 10 por número, no porque esa sea la valoración. ¿Cuánto dinero van a desviar a esa innecesaria Consejería? ¿Cuánto le va a costar a los leoneses y a los castellanos ese chollito? ¿De dónde van a detraer esos fondos, señor Mañueco? ¿De sanidad, de educación, de servicios sociales, de cultura? En fin, a mi juicio, un despropósito.

Y no le voy a hablar de si usted va a ser sensible con la diferencia cultural que existe entre castellanos y leoneses; si va a seguir preservando esa infame Fundación Villalar -señor Tudanca, unanimidad... unanimidad, ninguna-, destinada sobre todo a adoctrinar. Fíjese hasta qué punto ha conseguido adoctrinar esa fundación, que ha conseguido confundir al propio señor Fuentes y le ha hecho creer que estas Cortes actuales no nacieron en mil novecientos ochenta y tres, con el sistema de las Autonomías, sino que nacieron hace 900 años. Una fundación de la que no estaría mal, ahora que regeneran y transparentan tanto, nos dijeran el agujero económico que dejó su antecesora, la presidenta del PP... ¿o era de Ciudadanos? No sé de quién era. Dígannos ustedes cómo está la contabilidad de esa fundación.

En fin, señorías, háblenos de su proyecto de industrialización. Veremos qué plantean para superar esos desequilibrios territoriales. Y espero que no se queden ustedes en Consejerías intrascendentes y vayan de una vez al origen del problema, que no es otro, a mi juicio, que una Comunidad Autónoma mal diseñada, mal estructurada y, por desgracia, hasta ahora, mal gobernada durante toda su historia.


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Santos Reyero. Para contestar, tiene la palabra el candidato, el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Muchas gracias, don Luis Mariano. Quiero agradecer, como siempre, el tono afable de su intervención. Si conoce mi biografía, aparte de mi bibliografía, como dijo, pero bueno, fuera de la anécdota... –dijo bibliografía, no pasa nada- conoce perfectamente mi biografía. Pero, mire, hay algo que es claro y evidente en la provincia de León y en Castilla y León, hay una realidad autonómica existente, y tenemos la responsabilidad, entre todos, usted también, su fuerza política también. No es neutro lo que usted haga no aquí, sino en las Administraciones locales de su provincia; no es neutro, claro que no, no es neutro. No, usted sabrá, pero yo le digo: yo voy a pelear por contar con... con su apoyo en el futuro, y, desde luego, tenerle la mano tendida que he hecho a todas las fuerzas políticas y que he reiterado a lo largo de mi intervención.

Hay una clara pérdida de población en la provincia de León, muy importante. Y, si me permite, al hablar de la población hay un elemento en el que la Junta de Castilla y León se batió siempre el cobre, que es en la defensa de las minas y del cierre de las térmicas. Claro, usted no lo ha mencionado hoy aquí, lo ha mencionado antes en los medios de comunicación. Usted sabe que el Partido Popular siempre ha estado en la defensa de los intereses de la provincia de León y de Palencia, de las minas, de las térmicas; y eso no es neutro, y se lo voy a explicar; si usted lo sabe, porque se ha sonreído. No es neutro, porque quien ha apostado con claridad para cerrar las térmicas y las minas ha sido el Partido Socialista. Eso es una realidad. Ellos han dado el golpe de muerte a las minas y a las térmicas. El Partido Popular hemos estado luchando, peleando a brazo... a brazo partido para defender lo que eran los intereses de la provincia de León y, por tanto, los intereses... y de Palencia, y, por tanto, los intereses también de Castilla y León.

Y claro, usted, que es el máximo responsable de su partido, ha consentido que la ciudad de León tenga un alcalde socialista; eso no es neutro, don Luis Mariano. Usted, en los próximos días, va a tener la oportunidad de decidir quién quiere que gobierne la diputación provincial. ¿El Partido Socialista? ¿Quiere usted caminar de la mano de quienes han asestado un duro golpe a los intereses económicos, sociales, de la provincia de León? ¿Es eso lo que usted quiere, don Luis Mariano? Bien, yo, por mi parte, sabe que, en el tono personal, en las conversaciones telefónicas y encuentros personales que hemos tenido, siempre, bueno, al margen de las discrepancias de la configuración de la Comunidad Autónoma -no vamos a coincidir, y podemos estar aquí hablando hasta la eternidad y no coincidiremos-, pero, en cualquier caso, lo que sí quiero... bueno, pues lamento que no apoye usted esta investidura. Y eso espero que no sea... -no tanto porque su voto decida o no una investidura, sino por lo que significa de futuro- espero que no sea un camino de alianza con el Partido Socialista; legítimo, sí, legítimo, y legal también, pero no sé si será oportuno, y desde luego, que defienda los intereses de su provincia y que defienda los intereses de su fuerza política.

No me voy a extender mucho más. Simplemente, la Fundación Villalar, pregúntele en la Junta de Portavoces al presidente de las Cortes. Yo creo que lo hemos dicho con claridad, es una fundación cuyas competencias de fomento y de promoción de la identidad de la cultura de Castilla y León las va a asumir la Consejería de Cultura, y la Fundación, pues bueno, se ha puesto de manifiesto -yo lo digo por lo que he oído en los medios de comunicación-, se hará una transición, lógicamente, ordenada hasta la desaparición.

Lo que sí quiero decirle, mira, hablaba usted de la financiación autonómica. Hombre, no es neutro, es que claro que no es neutro el tema de la financiación autonómica. Yo sé que ese es un tema que a la gente, al gran público, a la población en general, es muy complejo, es muy difícil, pero usted sabe perfectamente qué es lo que identifica el capítulo de ingresos de una Administración pública, o, mejor dicho, de una Comunidad Autónoma, esa es la realidad. Y aquí tenemos una línea de trabajo, pactada también por usted, para que la financiación autonómica a... incremente los ingresos a la Comunidad Autónoma de Castilla y León para garantizar la calidad de los servicios públicos en todo el territorio, a todas las personas. Y, fíjese, no lo debemos estar haciendo mal; sé que hay alguien que no le gusta, pero no lo debemos estar haciendo mal.

Para concluir, don Luis Mariano, quiero trabajar con usted, quiero trabajar esta legislatura con su fuerza política, y espero que en los próximos días dé señales de por dónde quiere andar en los próximos cuatro años. Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. Para un turno de réplica, tiene la palabra el señor Santos Reyero, por dos minutos.


EL SEÑOR SANTOS REYERO:

Sí, gracias, señor Mañueco. Me ha hecho usted mucha gracia, porque usted... fíjese cómo he empezado yo el discurso, reconociendo que usted está en el debido derecho de hacer absolutamente los pactos que usted considere, y usted me dice "usted ha consentido que el alcalde de León sea del Partido Socialista"; oiga, yo no lo he consentido, han sido los que han votado. La UPL se ha votado a sí mismo; por lo tanto, absolutamente ninguna responsabilidad; la responsabilidad la tendrán los leoneses que han votado mayoritariamente al Partido Socialista. No he sido yo el culpable, si hay culpables de eso, que seguramente, lógicamente, no los habrá.

Dice usted y habla de la defensa de las minas, y sabe que es un tema... yo creo que usted lo ha sacado porque sabe que es un tema que a mí me encanta hablar sobre él. Pero, mire, no voy a dedicarle mucho tiempo a este tema, y se lo voy a explicar. No le voy a dedicar porque quiero ver exactamente en qué van a consistir las políticas del Partido Popular y de su socio, Ciudadanos, que nunca ha creído, sobre todo, en la reconversión minera; quiero ver dónde están sus políticas de pactos; y quiero ver también, y lo voy a ver también, cómo va a responder el Partido Socialista. Pero, oiga, usted no me hable aquí de la responsabilidad del Partido Socialista únicamente, que la tiene, y muy fuerte, claro que la tiene; pero fíjese usted, señor Mañueco... -ya se lo dice después el señor Salvador, se lo dice después- pero fíjese usted, el señor Soria no era de la UPL, el señor Soria no era de la UPL, usted sabe de qué partido era; y usted sabe lo que hizo en las cuencas mineras de León y también de Palencia.

Y habla, señor Mañueco, y habla también de la financiación autonómica. Yo lo único que he dicho es que ustedes constantemente, cada vez que hay una limitación presupuestaria, cada vez que hablamos de bajar las tasas universitarias, cada vez que hablamos de mejorar la calidad de nuestra sanidad, cada vez que hablamos de eso, ustedes esgrimen fundamentalmente el hecho de que la financiación autonómica; por cierto, que han debido de negociar tanto Gobiernos del Partido Popular como del Partido Socialista, la UPL no ha tenido nada que ver tampoco; así que han sido ustedes, tanto unos como otros; y, por tanto, siempre han esgrimido esa insuficiencia de recursos. Y ahora crean una décima Consejería. Pero no se lo cree ni usted, señor Mañueco, no se lo cree ni usted. ¿Cuánto dinero van a destinar a esa Consejería? ¿Cuánto dinero van a destinar? ¿De dónde lo van a quitar? ¿Lo van a quitar de la cultura, lo van a quitar de la sanidad, lo van a quitar de los servicios sociales? ¿De dónde va a salir ese dinero? Explíquemelo usted hoy aquí. Explíquemelo y me iré más tranquilo para casa.

Y sobre el... sobre... sobre los posibles... los posibles acuerdos en el futuro, señor Mañueco, los acuerdos se piden y se dan, pero nunca a través de las amenazas. A través de las amenazas se piden otras cosas, nunca los acuerdos. Muchas gracias.


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Santos Reyero. En representación del Grupo Parlamentario Mixto, tiene la palabra don Jesús María García-Conde del Castillo, por un tiempo de seis minutos. ¡Ay, perdón! Perdón, perdón, perdón. Perdón, perdón. Tiene... tiene la palabra para un turno de dúplica el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Hombre, don Luis Mariano, no... no creo que mis palabras se puedan interpretar... interpretar como una amenaza, todo lo contrario. No creo que ninguno de los que estemos aquí, hasta los más malpensados respecto de cuál pueden ser mis pensamientos o mis palabras, sean de una amenaza. Todo lo contrario, todo lo contrario.

Además, yo creo que simplemente lo que le he dicho, efectivamente, quien ganó... quien sacó mayor número de votos en la ciudad de León fue el Partido Socialista, ¿eh?, pero sabe usted también que se podía haber optado por otra opción. Pero bueno, no quiero entrar... no quiero entrar en esa... no quiero entrar en esa situación.

Quiero hablar de León, de la provincia de León, de las leonesas y de los leoneses. Mire, le voy a poner dos nombres: Vestas, plan industrial de Vestas, en Villadangos del Páramo. Ahí estuvo la Junta de Castilla y León dando el do de pecho, trayendo un plan industrial para reflotar un proyecto que ya había acabado. Eso lo sabe usted, eso lo tendrá que reconocer usted. Y también sabe usted que ha habido un plan de dinamización de las cuencas mineras, de las comarcas mineras. Eso también sabe que es una realidad.

Y yo le digo: para trabajar por el futuro de la provincia de León, para trabajar por el futuro de las personas de León, le tiendo la mano, con las personas que, lógicamente, usted considere, como fuerza política, pero también con los representantes institucionales. Porque esta mañana no solo hablaba del diálogo social, del diálogo civil; hablaba de un diálogo político y, por tanto, parlamentario, pero también un diálogo institucional. Habrá representantes institucionales en los ayuntamientos, en la diputación provincial y en la Comarca del Bierzo.

Creo que era importante hacer estas precisiones. Y nada más lejos de mi intención y de mis palabras el que usted se sintiera amenazado, nada más lejos. Todo lo contrario, porque, como he dicho al principio de mi anterior intervención, sabe usted que ha sido muy grato compartir conversaciones telefónicas y personales. Gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. Ahora sí, en representación del Grupo Parlamentario Mixto, tiene un turno el señor don Jesús María García-Conde del Castillo, por un tiempo de seis minutos.


EL SEÑOR GARCÍA-CONDE DEL CASTILLO:

Señor presidente de la Junta, Herrera; señor presidente de las Cortes, miembros de la Mesa, señores procuradores, especialmente el candidato a presidente, señor Fernández Mañueco, y el portavoz de Ciudadanos, Francisco Igea, firmantes del acuerdo para el Gobierno de Castilla y León, con el que el primero se presenta a la investidura. Antes de seguir, me... con el análisis, me gustaría sumarme a las palabras que ha dicho el presidente de... de las Cortes y algunos de los portavoces para decir que condenamos el vil asesinato de Monika y que exigiremos desde Vox medidas penales contundentes con el asesino. Como Vox, seguimos pidiendo la... la prisión permanente revisable para los delitos más graves.

Hoy el PP y Ciudadanos nos traen un acuerdo de 100 puntos, al que se ha referido el candidato esta mañana, para el que no se ha contado con Vox. Y nuestros votantes merecen que ese acuerdo sea evaluado a la luz de los principios y valores que les llevaron a los votantes a preferir a Vox frente a los firmantes del acuerdo.

Según el barómetro del CIS de julio de dos mil diecisiete, un 58 % de los castellanos y leoneses prefieren un Estado sin Autonomías, o con menor nivel de poder en las Autonomías. Vox conecta con el sentir de esos castellanoleoneses críticos, y también, como ellos, somos partidarios de transformar este Estado autonómico en un Estado sin Autonomías, evitando el despilfarro y eliminando las desigualdades entre españoles que este sistema genera.

En cuanto al despilfarro, un buen comienzo es la supresión de organismos duplicados, como se apunta en la medida 3 del acuerdo, y no de crear otros, duplicados o no, pero superfluos, como se hace en este acuerdo hasta en cuatro ocasiones.

Frente a las desigualdades, proponemos una armonización legal, que garantice la igualdad de los españoles, como ha dicho el señor Mañueco esta mañana. Ningún castellanoleonés con menos derechos que ningún otro español.

Queremos una España de ciudadanos libres e iguales en derechos, vivan donde vivan. Por este motivo celebramos la medida... la inclusión de la medida en el acuerdo de la EBAU única -nosotros la llevábamos en el programa-, la tarjeta sanitaria única. Ellas son medidas tendentes a este propósito de igualdad.

Dedican ustedes dieciocho puntos del acuerdo al propósito de la regeneración política institucional. La regeneración exige autocrítica, para que la gente que está ahí fuera confíe en que los que estamos aquí dentro ni vamos a hacer ni vamos a permitir hacer con el dinero de todos lo que ellos no se permitirían hacer con el suyo en sus casas y en sus empresas.

Efectivamente, la educación -lo ha dicho también el señor Fernández Mañueco- es la joya de la corona de Castilla y León. La Junta presume de los resultados de los Informes de PISA, y con motivos, pero nosotros también tenemos motivos para glosar la tradición de buenos profesores que ha habido muy anteriores al Estado de las Autonomías y a los Informes de PISA.

Usted también ha hablado en su discurso de defender el derecho de las familias, y lo dice el acuerdo, a la libertad de elección de educación de sus hijos. Este buen propósito, para nosotros se debe traducir, como usted ha dicho, en defender la escuela pública, pero también en defender los conciertos, para que estos no estén sometidos a la arbitrariedad de los... de los políticos. Estamos de acuerdo, defender la elección de los padres es dejar que elijan en... -lo ha dicho usted también- entre una educación pública, privada, concertada o religiosa, y mixta o diferenciada; y también que puedan elegir, como también usted ha dicho, entre centros de Educación Especial o inclusivos, en función de la necesidad de sus hijos. Para ello, hay que... para hacer esto realizable hay que flexibilizar las ratios de plazas, y, mejor aún, ir hacia un sistema de cheque escolar.

La educación es... es responsabilidad de los padres y no de los políticos, y por este motivo nosotros hemos propuesto como medida programática el pin parental, es decir, que los padres puedan excluir a sus hijos de aquellas actividades que sean contrarias a sus convicciones, y esto también es libertad de educación.

Vox tiene un posicionamiento claro sobre la vida desde su concepción hasta su fin natural. Nuestros votantes lo saben. Y también saben de la importancia que nosotros concedemos a la familia como ámbito de educación y célula básica del Estado. Y porque apostamos por la vida, consideramos un error que Castilla y León se sume a eso que se da en llamar “legislación sobre muerte digna”. Lo tienen ustedes en la medida 57. Dudamos del acuerdo, de este acuerdo. (Bueno, es el que yo tengo). Dudamos de la competencia de la Junta en esta materia. El señor Igea se refería en el Congreso a los delirios autonómicos, no sé si era a esto a lo que se refería. Y, en todo caso, apostamos por los cuidados paliativos y en no entrar en esa espiral peligrosa que es la eutanasia.

Consideramos ambiguo y demasiado inconcreto el apoyo a las familias de la medida 71, especialmente a las familias numerosas. Hoy es una heroicidad tener más de dos hijos, y cada vez hay menos familias de estas en Castilla y León; ojalá haya más.

Condenamos de forma rotunda y sin complejos toda forma de acoso y discriminación por cualquier motivo, incluido el de la orientación sexual, pero no aceptamos que la forma de enfrentar el problema del acoso sea relanzar la ley de diversidad sexual, como parece deslizarse en la medida 62 del acuerdo, que, al tener una alta carga ideológica, puede devenir en otras formas de acoso, con otros destinatarios, y, por eso, fracasar en su propósito protector.

Usted ha mencionado también esta mañana, en Castilla y León ya hay una ley de violencia de género en desarrollo del mandato estatutario. Los mecanismos de ayudas que hay previstas en esta ley están funcionando bien. Esperamos que la modificación de la ley que se ha anunciado esta mañana haga que las ayudas sigan destinándose a las víctimas y que no se queden en las redes clientelares, como se está... como ha pasado en otras regiones. Ahora bien, si esa ley y esos mecanismos de ayuda funcionan, nosotros somos partidarios, estamos por que la protección se extienda a los mayores, como ustedes también mencionan en la medida 66 del acuerdo. Y también podía amparar a los menores, que lo dice la medida 68. Y por qué no también a los varones que sufran situaciones de violencia similar, sin criminalizarle por el hecho de ser varón. La ley no debe ser discriminatoria ni mezclar contenido ideológico con el buen fin protector.

Ya telegráficamente me... me referiré a algunas de las cuestiones que no están en el acuerdo, o al menos se han mencionado someramente.

Nosotros seguiremos pidiendo la derogación del decreto de memoria histórica por liberticida, dado que intenta imponer una visión partidista de la historia.

Nosotros pediremos que se mantenga -usted es salmantino- la integridad del Archivo de Salamanca, que esta es la memoria de España, que no sigan saliendo legajos.

Que se potencie y se haga bandera del español. Ustedes lo mencionan en la medida 99, y es un acierto.

Y siendo la... la tauromaquia tan española y con tanta tradición en Castilla y León, como ha dicho usted esta mañana, pediremos que tenga la mayor... la mayor reconocimiento en la legislación.


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Señor García-Conde, te... debe ir terminando.


EL SEÑOR GARCÍA-CONDE DEL CASTILLO:

(Sí, sí. Termino). Pediremos que... pediremos una ley que proteja a los cazadores -también lo ha dicho usted-, y en futuros debates, con algo más de tiempo, esperamos hablar de despoblación, sanidad, dependencia, empleo -en dependencia están yendo las cosas bien-, infraestructuras –si me dejan también sus compañeros-, en fin. [Murmullos]. Bueno.

Voy... voy terminando. En... en la línea de la crítica...


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Señor García-Conde, debe de ir terminando ya.


EL SEÑOR GARCÍA-CONDE DEL CASTILLO:

(Sí, sí). En la... (Sí, sí, lo sé). En la línea crítica pero constructiva que ha inspirado este análisis no vemos los cambios que nuestros votantes esperaban para este... para el futuro y que vienen recogidos en el acuerdo. Ahora bien, tampoco puedo sumarme a la corriente destructiva de la izquierda ni a esa enmienda a la totalidad que han planteado los partidos... o el Partido Socialista o Podemos. Nada más. Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor García-Conde. Para un turno de... de contestación, tiene la palabra el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Señor García-Conde, muchas gracias por el tono de su intervención. Mire, hablaba usted de... no estamos de acuerdo en la... el Estado de las Autonomías, pues nosotros creemos en el Estado de las Autonomías, y precisamente la Comunidad Autónoma que usted representa, porque la representamos todos, es un ejemplo del éxito de la España de las Autonomías.

Nosotros, Castilla y León, somos perfectamente un ejemplo de ese autonomismo útil que durante tantos años ha defendido el presidente Herrera, pero que hemos demostrado todos, porque es un éxito de todos. Fíjese, le voy a poner algunas comparaciones y... imagínese... yo creo que ideológicamente está algo alejado del sanchismo, del señor Sánchez; pues imagínese la gestión de los servicios públicos en manos de Pedro Sánchez en estos momentos. Fíjese lo que le estoy diciendo. Por tanto, el Estado de las Autonomías es en sí mismo un contrapoder, en estos momentos, al sanchismo. Yo creo que, además, cuando hablamos de autonomismo útil, estamos demostrando que somos capaces de gestionar con eficacia, de gestionar también con compromiso social. El 80 %... Hablaba del despilfarro en las Comunidades Autónomas. Oiga, mire, en Castilla y León somos más bien austeros; esos chiringuitos de los que, bueno, sobrevolaban sobre la sala en su... en su intervención... el 80 % del dinero que tiene la Junta de Castilla y León se destina a la sanidad, a la educación... en general, a... a las políticas sociales de nuestra Comunidad Autónoma. Por tanto, estamos demostrando qua hacemos las cosas bien y que España... en la España de las Autonomías, Castilla y León es un perfecto ejemplo de ello.

Lo que no podemos es... una cosa es que haya igualdad de derechos y otra cosa es que seamos iguales en todo. Porque, de acuerdo con esa teoría también, tendrían que desaparecer la autonomía de los ayuntamientos. Porque unos ayuntamientos sube el impuesto de vehículos y otros lo bajan; porque unos ayuntamientos apuestan por el turismo y otros apuestan por la cultura; incluso hay ayuntamientos qua apuestan por el turismo y la cultura. Por tanto, yo creo que esa línea, sinceramente, no... no vamos a coincidir. Creo que apostar por la igualdad de las personas no quiere decir que haya que suprimir las Autonomías, que haya que suprimir en esa línea todas las Administraciones territoriales. Creo que lo que hay que hacer es apostar por un ejercicio... Usted ha puesto un buen ejemplo: la educación. Somos la locomotora de la educación de España.

¿Qué es lo que queremos del Partido Popular? Que lo que se hace en Castilla y León se reproduzca en todos... en el resto de... de Comunidades Autónomas. Y lo que habrá que vertebrar, lo que habrá que articular son aquellos mecanismos de coordinación y de cooperación entre las Administraciones autonómicas y el Gobierno de España.

Coincido con el último de sus planteamientos -por no extenderme y ser equitativo en el uso de la palabra con lo que ustedes hacen-: el idioma español. Mire, el idioma español forma parte de nuestra tradición y de nuestra historia. Los orígenes del español, como sabe todo el mundo, están en la provincia de... de Burgos; así lo ha demostrado el Instituto de Castilla y León... el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua y su director, Gonzalo Santonja. Pero no solo tiene una raíz identitaria y cultural; también hay que ver más allá. Lo que tiene es unas posibilidades económicas y de promoción de nuestra tierra más allá de nuestras fronteras, que tenemos que ser capaces de... de aprovechar y de mejorar y potenciar en el futuro.

En cualquier caso, le doy las gracias por el tono de su intervención y te... también le doy la bienvenida a su fuerza política a este Parlamento. Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. Para un turno de réplica, tiene la palabra el señor García-Conde del Castillo por un tiempo de dos minutos.


EL SEÑOR GARCÍA-CONDE DEL CASTILLO:

Muchas gracias. Las Autonomías como cápsula protectora del sanchismo o zapaterismo no sé si me vale, porque podría... podría verse el argumento puesto al revés en otras Comunidades y en otras circunstancias. Puede haber Comunidades que tengan presidentes sanchistas y en Madrid hubiera otro, y entonces ese argumento se volvería en contra. Es decir, al final, las Autonomías habrían conseguido un presidente sanchista en esa Autonomía frente a un presidente posiblemente de su partido en otro sitio, en Madrid. Por otro lado, y entonces, aquí, que las... la educación funciona bien, imagínese, usted dice, si aquí, en Castilla y León, hubiera un presidente sanchista. Claro, aquí funciona eso, pero al revés no. Vale.

En todo caso, en todo caso... Bien, estoy de acuerdo, nosotros somos leales con la ley, sabemos que no podemos ir de donde estamos a donde querríamos estar, y seremos leales también con la... lo hemos dicho aquí, con el... con la Constitución y el Estatuto, y, desde luego, nosotros no haremos una enmienda a la totalidad de las cosas que funcionan bien. Yo me he referido a las cosas que funcionan bien en la Junta, a los aspectos que se están llevando bien. Ahora, eso sí, nosotros querremos mejorar las cosas que van mal y que nuestros votantes nos piden corregir. Nosotros no modificaremos, no haremos cambios sustanciales en aquellas cosas ni aquellos aspectos, tipo dependencia, educación o algunos puntos de la sanidad que tienen ustedes en el acuerdo, que son realmente prometedores, pero hay otros en los que nuestros votantes nos piden una corrección más profunda. Nada más. Muchas gracias.


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor García-Conde. Para un turno de dúplica, tiene la palabra el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Muchas gracias, señor García-Conde. Brevemente, pero sí para hacerle algunas reflexiones. Yo creo que tenemos diferencias, pero también hay cuestiones en las que podemos coincidir. Yo vuelvo a insistir en ese ofrecimiento de diálogo que he hecho esta mañana a toda la Cámara, y, lógicamente, usted forma parte de ella; y, por tanto, lo que le invito es a que seamos capaces entre todos... He hablado de varios acuerdos: financiación autonómica, Política Agraria Común –los dos más claros, que... que han sido muy importantes-, sobre despoblación también; que eso, más allá de las cuestiones ideológicas, estamos hablando de las cuestiones que afectan a las personas que viven en el territorio, que viven en nuestra Comunidad Autónoma. Por tanto, yo insisto, esa política de entendimiento y de diálogo; agradezco esa vocación que usted hace por mejorar las cosas; en algunas podremos coincidir, en otras a lo mejor no será tan fácil la coincidencia. En cualquier caso, le agradezco el tono de su intervención. Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. En representación del Grupo Parlamentario Mixto, tiene la palabra don Pedro José Pascual Muñoz por un tiempo de seis minutos.


EL SEÑOR PASCUAL MUÑOZ:

Señorías, buenas tardes. Yo quería comenzar mirando a ver si me ponen el tiempo, porque quiero ajustarme muy bien -está aquí-. Bonitas palabras las que he escuchado durante todo el día, políticamente muy correctas, señor Fernández Mañueco, pero no he escuchado ninguna propuesta concreta, que a mí me hubiera gustado escuchar. Y sobre todo lamento que no haya sido ninguna propuesta concreta en lo que a la provincia de Ávila se refiere. Y tenía la esperanza de que comprendiera la situación de una provincia como la de Ávila, olvidada, en comparación con otras, por los sucesivos Gobiernos, tanto de un color como de otro, y también por el Gobierno de España. No he escuchado afirmación alguna por parte de su señoría que asuma la deuda que los distintos Gobiernos han tenido con mi provincia, y que se resarciría esa deuda con más inversiones, la mejora de comunicaciones, la industrialización y... e inversiones para la sanidad y la despoblación.

Dice que no habrá ningún castellano y leonés con más ni menos derechos que cualquier castellano y leonés, lo ha dicho en su intervención. Tomando sus palabras, quiero que los abulenses tengamos los mismos derechos que el resto de los castellano y leoneses, ni más ni menos. Usted dice que es muy ambicioso. No le quepa duda que yo soy mucho más ambicioso, seguramente, que usted, y en Ávila también lo somos. Por eso estamos aquí, y en pocos meses hemos estado aquí. Por cierto, ¿cuál es el lugar que corresponde a Ávila en Castilla y León? Dice que Castilla y León está bien, pero en realidad Ávila no lo está.

Por eso me gustaría saber cómo va a hacer para que la provincia a la que yo represento consiga estar en esa media de Castilla y León. A ver si en esta etapa, o nueva etapa, es verdad que Castilla y León está en el lugar que le corresponde, pero, sobre todo, no se olvide que incluye... que incluya a Ávila. Dice usted que tiene que estar donde le corresponde Castilla y León, pues Ávila también debe estar donde le corresponde. Porque, a día de hoy, yo creo que no estamos donde nos corresponde, estamos muy por debajo.

No sé si saben que en Ávila tenemos la cifra de negocio del sector industrial más baja de la Comunidad, o que los datos de convergencia en nuestra provincia son alarmantes. La brecha del producto interior bruto entre Ávila y la Unión Europea ha aumentado; unido a otros, como la cifra de desempleo, yo creo que debe hacernos reflexionar. ¿Por qué la tasa de paro en Ávila se acerca al 14 %? ¿Por qué los abulenses tienen menos oportunidades que otros habitantes de Castilla y León? Aquí, en las Cortes de Castilla y León, yo creo que estamos para garantizar que todos los castellanos y leoneses somos iguales, que no hay provincias de primera y de segunda, y mucho menos ciudadanos de primera y de segunda.

Dejen de tratarnos como si fuéramos el patito feo de Castilla y León. Los abulenses tenemos los mismos derechos y los mismos deberes que un vallisoletano, que un salmantino, que un burgalés... me da igual, cualquier provincia. Donde hayamos nacido o donde vivamos no nos debe de hacer tener menos oportunidades. En Ávila no es suficiente con mantener lo que hay.

Solo he escuchado una mera declaración de intenciones sin propuesta ni inversiones concretas. No he escuchado, por ejemplo, medidas concretas para atajar la despoblación en el medio rural, para fijar la población en mi provincia. Tampoco medidas concretas para la generación de empleo o la... o la industrialización. El apoyo a la industria de la provincia, a la ya existente y a las empresas que quieren instalarse en Ávila. No es suficiente, y repito, con mantener lo que tenemos.

La provincia de Ávila se encuentra en un enclave privilegiado, en el centro de la Península, que nos permite estar conectado con varias Comunidades Autónomas limítrofes y otras provincias castellanoleonesas. Sin embargo, tenemos unas comunicaciones del siglo XIX y no del siglo XXI. Estamos dentro de lo que están llamando "la España vacía".

Yo creo que sería importante sellar un convenio con el Gobierno de España para la reducción del peaje en la AP-6 y en la AP-51 para los residentes en la provincia de Ávila. No olvidemos que Ávila es una de las pocas provincias de Castilla y León y de España que no está conectada por AVE, que no está conectada por autovía con Valladolid, que tampoco... ni tampoco figura en el corredor del Atlántico, y, como usted ha confirmado en su intervención, tampoco lo estará.

Eso sí, lo que he escuchado yo para mí son muchas palabras vacías. Yo creo que deberemos o esperaremos un compromiso de financiación, entre otras cosas, para las obras de abastecimiento de agua de la ciudad, desde Las Cogotas. Además, tampoco ha puesto en la mesa medidas concretas para la industria agroalimentaria y desarrollo sostenible, que para nosotros es incompatible con una proliferación masiva de la extracción minera. En el mundo rural, especialmente en la provincia de Ávila, necesitamos un servicio que... de extinción de incendios que dé servicio a todos los municipios urbanos y forestales, y medidas concretas para paliar los incendios que, verano tras verano, queman de forma recurrente nuestros montes en el valle del Tiétar.

Queremos más apoyo a los agricultores y ganaderos abulenses, en un momento tan delicado de sequía que estamos padeciendo en Ávila, sin olvidar los ataques de los lobos y la fauna silvestre. No me quiero olvidar de la necesaria solución de la depuración de aguas en los pequeños municipios. Por eso, desde esta tribuna, que es, por supuesto, la tribuna de todos los castellanoleoneses y, por lo tanto, de todos los abulenses, le pregunto si se va a comprometer con inversiones para la provincia de Ávila, para que se sitúe al mismo nivel que otras provincias de Castilla y León, o, por el contrario, va a perpetuar el orden establecido que condena a provincias como la de Ávila a seguir a la cola de la región.

Y qué le voy a decir de la sanidad. ¿Tendremos una radioterapia de calidad en Ávila, o va a seguir improvisando la sanidad, como ha pasado en el caso de ayer, con la ambulancia de 24 horas de Ávila Rural y Las Navas del Marqués, en la que sí se ha puesto una ambulancia, pero no se ha contado con una infraestructura básica para los profesionales?

¿Qué hay del comprometido centro de Las Hervencias? ¿Qué pasa con las listas de espera? Nunca se cuestiona nadie que no haya lista de espera con la policía y los bomberos, porque no puede haber lista de espera con la policía y los bomberos, pero sí con la sanidad. No entiendo la lista de espera ni nunca la he entendido. No es de recibo que haya lista de espera. Yo no puedo esperar, si me están robando, a que vayan los policías; no puedo esperar, si me estoy quemando, que vayan los bomberos, no puedo esperar; hay muchas cosas... patologías que no pueden esperar.

No quiero que en Ávila mi centro para el infarto o el ictus esté en el paseo de San Vicente -y usted lo conoce porque es de Salamanca-, pero el hospital de Ávila está en el paseo de San Vicente, para el ictus y el infarto. Eso no es de ley.

Y luego, tenemos una epidemia de soledad muy importante; yo les llamo epidemia de soledad: mucha gente que vive sola y que muere sola. Eso hay que solucionarlo de alguna forma, y más en mi provincia.

En su mano está contar con el apoyo de este procurador o no. Solo queremos para nuestra provincia lo que como castellano y leoneses nos corresponde y es de justicia, y nada más. Yo también me siento castellanoleonés y español, pero sobre todo abulense. Muchas gracias.


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Pascual Muñoz. Para contestar, tiene la palabra el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Señor Pascual, agradecerle también el tono de su intervención y darle la bienvenida como fuerza política nueva en esta Cámara. Espero contar con su apoyo en el futuro. Su abstención también es un reto para mí, espero que podamos colaborar en futuros debates.

Ha planteado algunas ideas, que voy a intentar desgranar, porque han sido muchos temas puntuales y concretos. Pero, hombre, yo creo que en mi discurso, esta mañana, se ha hablado de Ávila; no se la ha mencionado, pero cuando he hablado de la industria de automoción, hombre, creo que el proyecto industrial más importante que vamos a tener la próxima legislatura vinculado a la automoción es el proyecto de Nissan, en la provincia de Ávila. Y yo creo que eso es una clara referencia, un guiño a la provincia de Ávila. No por eso... porque no se haya utilizado el nombre de su provincia no quiere decir que no se haya mencionado.

Mire, comentarle que la crisis económica azotó hace diez años aproximadamente de manera intensa nuestra economía, redujo a mínimo los presupuestos, redujo... -lo decía... don Luis Mariano antes lo recordaba-, redujo a mínimo también las inversiones. Y se apostó desde la Junta de Castilla y León por garantizar la calidad de los servicios públicos, y eso, bueno, con todas las mejoras; usted ha puesto de manifiesto algunas de ellas, en las que tendremos que trabajar. Pero yo quiero trasladarle que yo soy consciente de las necesidades de la provincia de Ávila, por muchos motivos, por muchos motivos. Pero decir que Nissan es un proyecto en el que vamos a volcarnos; la industria de la automoción es algo que en Ávila va a ser muy importante.

Y la industria agroalimentaria. Cuando hablaba de la industria agroalimentaria, hombre, alguna... algún esfuerzo ha hecho la Junta de Castilla y León. ¿El nombre de Ornua le suena? Es una... un ejemplo también que hemos hecho por la provincia de Ávila.

Pero yo reconozco que la crisis económica ha golpeado de manera desigual a las distintas provincias, y, dentro de cada provincia, también de manera desigual a las distintas zonas o territorios de cada provincia. Y ahí tenemos que hacer un esfuerzo entre todas las Administraciones, las Administraciones locales y la Junta de Castilla y León.

Pero cuando se habla de turismo -he hablado de turismo esta mañana en mi intervención-, hombre, yo creo que, si hay un sector estratégico en toda la provincia, no solo en la capital, es el turístico. Cuando se habla del patrimonio, pues, desde luego, una ciudad que es Patrimonio de la Humanidad; y que por cualquier lugar por la provincia de Ávila donde se pasea, pues hay patrimonio natural y patrimonio histórico-artístico muy importante.

Mire, yo también le quiero insistir en algo... no hablemos... y se lo digo a usted, pero lo digo para todos, no hablemos de la España vacía, hablemos de la España de las oportunidades. Démosle la vuelta al término, seamos capaces de convertir una situación, que es verdad que está ahí, y que parece que es un elemento negativo la España vacía, pues vamos a convertirlo en algo positivo. Cuando se habla de la despoblación, estamos garantizando la escuela rural en el territorio con tres niñas o niños; eso es un compromiso con el mundo rural, también con la provincia de Ávila. Tendremos que apostar por la conciliación con más derechos y, sobre todo, las ayudas de la natalidad y el apoyo a las familias; apostar por internet, por que llegue a todos los rincones; apostar por las ayudas a los autónomos y por apoyar a las pymes y micropymes, que considero fundamentales en el desarrollo de la creación de empleo también en la provincia de... de Ávila; y apostar por la industria agroalimentaria en una provincia con unos valores alimentarios de primer nivel. Y ahí, como decía esta mañana también, fortalecer la cadena productiva, que considero muy importante; no solo el que produce, sino el que transforma y el que distribuye. Es algo que considero importante.

Ávila tiene el 14 % de paro, ¿eh? Está por debajo de la media de España. Tenemos que hacer un esfuerzo para que nos acerquemos a otras provincias donde hay un porcentaje de paro infinitamente menor.

Respecto de los lobos, apuesto... estoy con usted, estoy con usted. Vamos a apoyar... vamos a seguir en la línea de apoyar las indemnizaciones compensatorias a los ganaderos, no solo por las pérdidas, sino también por el estrés producido en los rebaños, y también el control cuando se vea que hay una... un exceso de... de lobos en distintas zonas. Creo que eso es una política acertada que tenemos que continuar la próxima legislatura.

Y la apuesta por los mayores. He dicho con claridad, y además he puesto un ejemplo: 600.000 mayores, 400 millones para políticas vinculadas a los mayores, 1.600 millones en cuatro... en cuatro años de legislatura. Yo creo que esos son hechos y datos concretos. ¿Para qué? Pues, mire, para trabajar con... de la mano de los ayuntamientos y diputaciones en el servicio de teleasistencia, de la ayuda a domicilio, de la comida a domicilio, de programas de envejecimiento activo. Es fundamental combatir la soledad, también evitar los malos tratos en el entorno del hogar. Yo... en la política social, y especialmente en la política de mayores, vamos a coincidir en profundidad.

Y respecto a la política sanitaria, yo he marcado esta mañana las líneas directrices, y tendremos que hablar punto por punto, área... bueno, área básica de salud, para ir analizando punto por punto los centros de salud y ver qué actuaciones, dónde hay que reforzar con la presencia de más profesionales sanitarios. Muchas gracias por su intervención. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. Para un turno de réplica, tiene la palabra el señor Pascual Muñoz, por un tiempo de dos minutos.


EL SEÑOR PASCUAL MUÑOZ:

Muy bien. Le agradezco sus palabras, pero no me quedo muy satisfecho todavía con lo que me ha contado. Que solamente se haga esto con Nissan no es suficiente; Nissan lleva mucho tiempo en Ávila, ahí tiene empresas auxiliares también y, bueno, está... Nissan se está manteniendo por todo lo... inyección de dinero que está metiendo la... la Junta, o las Cortes, o como quieras llamarlo. Entonces, eso hay que garantizarlo de alguna forma, no podemos estar metiendo dinero, dinero, dinero y no tener ahí un futuro, y siempre estar con lo mismo. Las empresas auxiliares se mueven para un lado, se mueven para otro... Sí, pero es que es así, es que no tienen ninguna seguridad, porque están siempre bailando. Y no solamente sirve con Nissan. Ávila, aunque no... no quiera hablar de la España vacía, si solamente vivimos del turismo y solamente de Nissan, cada vez tenemos menos población en Ávila, en Ávila ciudad y en Ávila provincia. O sea, hay que hacer otra cosa, no solamente vale con la Nissan y con el turismo.

En cuanto a los lobos, no solamente son... también son los lobos; ahora hay mucha gente y hay que hacer... aparte de las ayudas, hay que hacer algún mecanismo o algo, porque está el corzo, está el jabalí, se están comiendo todo, entonces, y la gente se queja de eso; o sea, no miente solo los lobos.

Y en cuanto a sanitariamente, pues yo es que creo que lo primero son los profesionales, aparte de los pacientes, que siempre están por encima de todo. Pero no me gusta que se inauguren tantos edificios, ¿eh?; en eso estoy con el señor Igea, que muchas veces lo dice, es que se inauguran edificios, edificios, edificios, sin... sin contar con el profesional. Entonces, y se inaugura y se hacen fotos de edificios y luego dentro es lo mismo, son consultorios de lujo. Eso no es lo que hay que hacer, ¿entiende? Yo creo que no. Es decir, Igual que el transporte sanitario urgente yo creo que no está bien, pero bueno, eso habrá que... que valorarlo. O sea, no solamente es ver que en Primaria, centro de salud, no, no, no. Vamos a ver, no a inaugurar edificios, sino a ver qué pasa con los profesionales y qué... y qué requiere cada población. Porque, si no, solamente hacemos centros de salud, y queda muy bonito, y muchas habitaciones, y luego están desaprovechados. Vale. Gracias.


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Pascual Muñoz. Para un turno de dúplica, tiene la palabra el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Vamos a ver, Ávila ciudad ya va creciendo en población, eso es una realidad. Y, además, yo le quiero recordar que Nissan claro que subsiste; subsiste por dos circunstancias: la primera, porque Renault, o la alianza Renault-Nissan, ha decidido cambiar o plantear un proyecto industrial de futuro; van a cambiar de fabricar las furgonetas a los recambios. Es un proyecto industrial, por tanto, de futuro, y que va a permitir la garantía de los empleos. Bueno, así se ha pactado no solo... así se ha anunciado no solo por Renault, sino que se ha pactado con los sindicatos y con la Junta de Castilla y León. Dice: bueno, ¿aquí quién ha puesto el dinero?, ¿la Junta, las Cortes? Bueno, al final el dinero sale de los bolsillos de los contribuyentes, pero es verdad que la Junta, dentro de sus prioridades, ha determinado aplicar más de 40 millones solo a ese proyecto industrial. Pone bien a las claras de nuestro compromiso, por un lado, con la provincia de Ávila, con la ciudad de Ávila, y también, por otro lado, con la industria automovilística.

Mire, le voy a decir también, nuestro compromiso con las partidas específicas para el equilibrio territorial, y más especialmente con el Plan Industrial 2020, que las instituciones locales de Ávila han impulsado en los últimos tiempos. Conoce bien, sabe quién impulso este proyecto, yo tuve la oportunidad de hablar en su día con él; bueno, luego vinieron otros avatares y otras circunstancias, pero estamos ahí, vamos a apoyar ese Plan Industrial 2020 de las instituciones locales de Ávila.

Y también respecto de lo... de la sanidad, lo primero -lo ha dicho usted-, lo primero son los pacientes; y lo segundo, claro, son los profesionales. Si no hay buenos profesionales –y en Castilla y León hay muy buenos profesionales-, no habría buena sanidad, eso es algo muy importante. Y, además, creo que nos vamos a entender, porque, bueno, usted tiene experiencia en este ámbito, experiencia dilatada de gestión en el ámbito hospitalario, y sí le quiero trasladar la idea de que, en fin, vamos a apostar... se aprobó al final de la legislatura pasada la ley de carrera profesional para todos los empleados públicos de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, pero especialmente para los empleados públicos sanitarios; o digamos que se rehabilita la carrera profesional que estaba paralizada y se amplía a todos los empleados públicos de la Comunidad Autónoma.

Decir también que en esa propia ley apostábamos por la estabilidad en el empleo, que es algo fundamental en el... en el sector sanitario, en el sector público sanitario. Tenemos que romper ese círculo vicioso; y ahí, desde luego, coincido con usted, hay que apostar por los profesionales. También podemos hablar de... -lo decía antes en otra de mis intervenciones- tenemos que solicitar más plazas mir al Gobierno de España -ya se nos han acreditado nuevos centros para que se puedan ampliar la docencia- y, desde luego, tenemos pedir la agilización al Ministerio para que aquellos profesionales no... profesionales sanitarios especialistas no comunitarios se puedan incorporar cuanto antes al Sistema Nacional de Salud y, por tanto, al Sistema Regional de Salud.

Y decir, por último, que las plazas de difícil cobertura... sé que la provincia de Ávila tiene, bueno, pues una parte periférica, como tienen la mayoría de las provincias de... de nuestra Comunidad Autónoma, pues hay que cubrirla con mayores recursos económicos, puede ser una opción; otra opción puede ser también la... puntuar o... o mejorar la... el tiempo que se transcurre en esas plazas para poder concursar con mayor puntuación en el... en los concursos de empleados sanitarios.

Por mi parte, nada más. Estoy convencido que vamos a trabajar codo con codo por el futuro de la provincia de Ávila. Muchas gracias. Y de Castilla y León. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. Tiene la palabra el portavoz del Grupo Parlamentario Ciudadanos, don Francisco Igea Arisqueta, por un tiempo de treinta minutos.


EL SEÑOR IGEA ARISQUETA:

"Las cosas podrían haber acaecido de otra manera, sin embargo, sucedieron así". Así empieza El Camino, de Delibes, ese libro sobre la vida rural y sobre la vida, que refleja cómo vivimos... cómo vivían los castellanos y leoneses en esta Comunidad. Así empieza también este camino: las cosas podían haber acaecido de otra manera, pero han sucedido así.

Yo sé que muchos de ustedes hubieran preferido que hoy estuviéramos hablando pues de un candidato de rojo sobre fondo gris, pero quizás deberían de haber leído en su Ejecutiva o en algún momento El Hereje. Porque por qué nosotros hemos llegado a este pacto. ¿Por qué hemos llegado a este pacto? Porque nosotros creemos que hay cosas que son esenciales en política y cosas que son accesorias. ¿Qué es esencial? La libertad y la igualdad.

¿Qué es la libertad? Me voy a permitir citar a Montesquieu, ese señor que cita con frecuencia Pablo Fernández. Mire, la libertad es hacer lo que las leyes permiten. Y, como decía Locke, vivir libre de las violencias y restricciones de los otros; y eso solo es posible con el cumplimiento de la ley. Por tanto, quien pacta en nuestro país, quien pacta con quienes creen que pueden forzar la ley, con quienes creen que la ley se puede saltar, con quien está pactando es con los tiranos. Y el que pacta con los tiranos difícilmente puede pactar con Ciudadanos.

Pero también es esencial la igualdad. ¿Qué es la igualdad? Miren, quienes hoy pactan con los nacionalistas su mantenimiento en el Gobierno de la Nación saben que mañana pagarán el peaje en el presupuesto o en la financiación. Saben que pactar con el PNV exige pagar el cuponazo. Saben que pactar con Esquerra Republicana supone hacer clin clan en la caja registradora. Saben que quienes pactan con Més en Baleares, con los nacionalistas en Baleares, hacen pagar, hacen pagar a los ciudadanos y a los sanitarios de Castilla y León con la exclusión. Quien pacta con Compromís, como están intentando pactar, saben que están pactando una nueva ley de financiación autonómica que perjudicará a los ciudadanos de Castilla y León.

Por eso, cada pacto con los nacionalistas son menos prestaciones para Castilla y León. Cada pacto con los supremacistas es más desigualdad para Castilla y León. Por esa razón, lo que ocurre en el Estado, efectivamente, afecta a lo que ocurre en Castilla y León.

Miren ustedes, durante la pasada legislatura, en la que yo estuve en el Congreso de los Diputados, cada miércoles, cada sesión de control, he oído al señor Esteban, al señor Rufián, a la señora Nogueras, despreciar la ley, despreciar la Constitución, despreciar a nuestra nación. Pero lo más terrible, lo que he oído es el silencio del Partido Socialista y el silencio del Partido Socialista de Castilla y León, salvo una persona, he de decirlo, una persona que hoy está en las listas europeas con nuestro partido. [Aplausos].

Nos pidieron ustedes... nos pidieron ustedes que alzáramos la voz contra la política de pactos. Nosotros les pedimos... nosotros les pedimos que alzaran también la voz contra la alocada política de alianzas que tiene el Gobierno del señor Sánchez. Los medios de comunicación, los ciudadanos de Castilla y León, son testigos de dónde hubo silencio y dónde hubo debate. Yo no le reprocho a usted, señor Tudanca, su silencio; no nos reproche a nosotros nuestra discrepran... nuestra discrepancia –perdón-. Usted entiende que la lealtad es aceptar sin... sin rechistar, usted entiende que la lealtad a su partido es sumisión; y nosotros la entendemos como la aceptación de una decisión democrática, después de un debate honesto. Yo no le reprocharé a usted; no nos reproche usted a nosotros. [Aplausos].

Sin embargo, nosotros mantendremos la mano tendida a cualquier propuesta de progreso que traigan a este Parlamento. No responderemos a los insultos ni a las descalificaciones ni a la frustración de estos días; no harán mella en nosotros. Ustedes pueden apuntarse, si quieren, como han hecho estas últimas semanas, al club de la comedia, que tan bien lleva el señor Fernández de Podemos, que, por cierto, hoy ha citado aquí a Julio César, con el "tú también, hijo mío"; yo, más que como Julio César, le veo como Asurancetúrix el bardo, porque ya nadie quiere oír su canción. [Aplausos]. No perderemos... no perderemos, pues, el tiempo contestando sus ofensas.

Es verdad que no era fácil pactar con el Partido Popular después de 32 años. Es verdad que esta Comunidad necesitaba cambio y regeneración. Y es verdad que 32 años son muchos años y son propensos a la soberbia y a las malas políticas. El señor candidato manifestó esta semana que tuvo sus dudas; he de decirles que yo también las he tenido. Y que es evidente, es evidente, que este no es un matrimonio por amor. Es un compromiso por responsabilidad, porque los políticos no podemos permitir el bloqueo de las instituciones por nuestras filias o por nuestras fobias.

No son los ciudadanos los que votan mal. No tienen que resolver los ciudadanos cada vez volviendo a votar lo que nosotros no somos capaces de realizar. Porque, nosotros, nuestra tarea es convertir en un Programa de Gobierno la voluntad de los ciudadanos. Si no somos capaces de hacerlo, si no somos capaces de hacer ese trabajo, no estamos haciendo bien nuestro trabajo.

Es curioso que quienes nos decían el mismo día o la misma semana que cedíamos a nuestros principios por pactar con el Partido Popular nos pedían a su vez que cediésemos en esos mismos principios para pactar con el Partido Socialista. Pero esto es la política, asumir las contradicciones.

Por tanto, nosotros nos planteamos esta negociación con el siguiente esquema:

En primer lugar, saber si se iba a aceptar nuestro decálogo de regeneración, unidad de España y políticas liberales. Esto fue fácil.

No fue tan fácil que se aceptaran nuestras dieciocho propuestas de regeneración. Dieciocho propuestas que incluyen: la protección a las informantes; las comisiones de investigación; el endurecimiento del código ético; la eliminación de los aforamientos –medida que traeremos aquí como primera medida al Parlamento-; acabar con los chiringuitos –como la Fundación Villalar, de la que hemos hablado esta mañana-; acabar con la libre designación como forma de promocionar el clientelismo en la Administración, como forma preferente de nombrar a los cargos intermedios; crear una oficina de lucha contra la corrupción; hacer un portal de transparencia eficaz; tener una política de medios transparente que evite episodios como los del pasado verano en esta Comunidad; evaluar las políticas públicas y crear comisiones de investigación.

He de decirles, señores del Partido Socialista, por si no se habían enterado, que citar a un señor en una comisión de investigación no es declararle culpable, porque muchos cargos del Partido Socialista han pasado por muchas comisiones de investigación y nadie les considera culpables. Esto parece una obviedad, pero quizás hoy hay que recordarlo.

Por tanto, debo dar las gracias al candidato por haber aceptado estas medidas de regeneración, que sé que no fueron fácil. Su firma ha hecho posible el acuerdo, y su cumplimiento inexorable hará que esta legislatura pueda concluir.

Pero el acuerdo no era solo un acuerdo de regeneración, es también un acuerdo programático. Miren, se ha hablado mucho aquí del programa, de su escasez, se han hecho algunas gracietas a este respecto. Miren [el orador muestra un documento], esta es la propuesta que nos hizo llegar el Partido Socialista, el señor Tudanca, cuando vio agotada su posibilidad de llegar a un acuerdo: "Voz propia para Castilla y León". Tiene 34 puntos, no 100; solo 34 puntos, sin desarrollar. Ponía cosas como "Financiación Autonómica y Local". (Punto). Supongo que a favor. "PAC". (Punto). Supongo que a favor. "Unidad de España". Creo que también es a favor. Esto no es un Programa de Gobierno, esto no es serio, señores del Partido Socialista, y esto no es como se hacen las cosas.

Cuando a nosotros se nos acusa de querer perseguir cargos se está negando la realidad. Durante el mes de negociaciones, más de tres semanas lo dedicamos a hacer programa, medidas concretas, y no a hablar de sillones, y no a hablar de Consejerías.

Por cierto, ha mencionado usted, señor Tudanca -he de reconocer que esto me ha chocado un poco-, que hay algún ayuntamiento en el cual nosotros, con tres concejales, hemos conseguido la alcaldía. Eso es lo que tiene ser un partido nacional. Mire, ustedes tienen una alcaldía en un sitio con tres concejales, siendo la tercera fuerza. ¿Sabe cuál es ese sitio? Badalona. ¿Saben con quién han pactado ustedes? Con los señores que nos acosan, nos persiguen, nos insultan y nos llenan de heces las sedes. [Aplausos].

El acuerdo contiene 100 medidas; no 34, 100. Y 100 medidas desarrolladas. Ustedes han dicho a lo largo de todo el debate del día de hoy que no se habla de política contra la despoblación. Debe de ser... debe de ser que no... debe de ser que no se lo han leído. Porque si hubieran leído "tarifa plana de autónomos en el medio rural", sabrían que eso va a ayudar a frenar la despoblación; si hubieran leído... si hubieran leído la bajada del IRPF en las poblaciones con menos de 5.000 habitantes, sabrían que eso va a ayudar a frenar la despoblación; si hubieran leído que vamos a desestacionalizar el turismo y a promover el turismo rural y el turismo cultural, sabrían que eso va a ayudar a frenar la despoblación. Lo que hicimos en esa medida que ustedes tanto critican ¿sabe qué es? Abrir la posibilidad a todos los grupos parlamentarios de que colaborasen en esa lucha contra la despoblación. Parece ser que a ustedes, cuando se les ofrece colaboración, se les ofende. Pero no se preocupen, nosotros seguiremos ofreciéndosela. [Aplausos].

No voy a desgranar las 100 medidas del acuerdo. Hay medidas sobre sanidad, sobre educación, sobre políticas sociales... Pero sí que quiero señalar algunas de las que se ha hablado aquí.

Aquí se ha hablado, por ejemplo en sanidad, de la Comisión para revertir el HUBU, para revertir a la sanidad pública el funcionamiento actualmente privatizado. Esa Comisión tiene en cuenta la participación de las Cortes como uno de los tres agentes de esa Comisión. Digo yo que ustedes querrán estar en esa Comisión; no lo sé. Y pone otra condición, que a ustedes les llama mucho la atención, que es que no queremos que suponga un nuevo repago a una cosa que ya está excesivamente pagada. Digo yo que a ustedes eso no les habría de molestar, a no ser que ustedes quieran volver a pagar a la concesionaria por cuarta vez la construcción del hospital.

Vamos a hablar también de políticas sociales. Mire, aquí se han dicho cosas sobre la ley de derechos y garantías al final de la vida, que ha dicho el señor García-Conde. Mire, apostar por la vida no es apostar por el sufrimiento; apostar por la vida no es apostar por la tortura; apostar por la vida es apostar por la libertad, por la capacidad de decidir cuándo uno quiere dejar de sufrir o de tener un tratamiento que no le lleva a ninguna parte. No tiene nada que ver eso con apostar por la muerte. La vida es poder ejercer tus derechos hasta el último de tus días. Y eso es lo que vamos a asegurar a los ciudadanos de esta Comunidad. [Aplausos].

Lo mismo que vamos a asegurar a los ciudadanos de esta Comunidad que no van a acabar sus días sujetos con una cincha a una cama, porque vamos a eliminar las sujeciones por ley en esta Comunidad.

Dentro de las medidas de política social, hay algo de lo que me gustaría hablar hoy con un poco de detenimiento, que es el punto 62, nuestro punto sobre la elaboración de una ley contra la discriminación por orientación sexual, lo que es conocido como la ley LGTBI. Si hay algo que ha sido Ciudadanos, que va a ser, es el partido de la igualdad. Nadie, ningún fascista, ni rojo, ni azul, ni mediopensionista, va a conseguir que nosotros nos apartemos de la lucha por la igualdad. [Aplausos].

Pero la igualdad, señorías, tiene dos vertientes: es igualdad de derechos e igualdad de deberes. Quien exige respeto debe de dar respeto. Quien exige tolerancia debe de ser tolerante. Y quien exige libertad debe de dar libertad. Lo sucedido este fin de semana en Madrid es una auténtica vergüenza para quienes luchan por la igualdad. [Aplausos].

En resumen, nuestro programa incluye, como se ha desgranado esta mañana, 100 medidas. Prácticamente el 70 % son medidas programáticas, que se pueden ver en nuestro programa electoral. Eso es hacer política. Hacer política es poner medidas que cambien la vida de la gente. No es elegir cargos, no es elegir sillones.

En resumen, nosotros creemos que esta es una oportunidad para acabar con una política que ha sido esencialmente conservadora durante estos años. Los verbos anclar, frenar, conservar, retener, deben de dar paso a los verbos zarpar, crecer, innovar, progresar.

Vamos a tener un Gobierno conjunto, y tener un Gobierno conjunto no es solamente decir que ambos partidos nos vamos a someter a las reglas que hemos establecido. Eso no debe de ser nuestro objetivo. Nuestro objetivo, permítanme decírselo, debe de ser seducirles, conseguir que ustedes entiendan que este partido, al final de la legislatura, también podría ser su partido. Porque no podemos iniciar una legislatura desde la desconfianza o desde la reserva.

Es un Gobierno que trataremos como propio, trataremos a todo el mundo como iguales. No aceptaremos la corrupción de su partido, como no la aceptaremos en el nuestro. No aceptaremos el clientelismo en el nuestro, como no lo aceptaremos en el suyo. Hemos firmado un acuerdo que nos compromete. Nuestras faltas serán las suyas, sus errores serán los nuestros. Si nos ponemos la zancadilla, no solo caeremos ambos, sino que decepcionaremos a la ciudadanía. No habrá dos varas de medir, una naranja y una azul; solo habrá una vara, y la vara será el mérito y la capacidad.

Este Gobierno nace para los ciudadanos no para la continuidad; si se percibe como un Gobierno de continuidad habremos fracasado. Su programa, su composición y su funcionamiento nacen para el cambio; si nos hacemos trampas en el solitario los ciudadanos nos lo demandarán. La política, se ha dicho esta mañana -y yo estoy muy de acuerdo esta tarde-, no es solo retórica; la política es el más noble oficio si se vive como una vocación de servicio público. Todas las trampas, todas las traiciones, todas las peleas, todas las ofensas de la política desaparecen cuando consigues mejorar la vida de uno solo de tus ciudadanos.

Si al final de esta legislatura conseguimos que nuestros mayores no mueran atados en la cama, si al final de esta legislatura conseguimos que los ciudadanos de Castilla y León sepan que el final de sus días será más fácil y será autónomo, si al final de esta legislatura conseguimos que casos como el de Sara no vuelvan a ocurrir y que los menores estén más protegidos, si conseguimos que haya más igualdad, si conseguimos que nuestros enfermos estén mejor atendidos, todo lo pasado, todo lo sufrido habrá valido la pena. Si no lo conseguimos, este esfuerzo no servirá para nada. [Aplausos].

En este papel... en este papel hay más que las firmas de dos personas, hay esperanza para los ciudadanos. Hoy le daremos nuestra confianza, mañana le daremos nuestro esfuerzo; y siempre la exigencia, que también esperamos de ustedes para con nosotros. No nos jugamos las elecciones siguientes, nos jugamos el futuro de nuestros hijos, el futuro de nuestros ciudadanos.

Déjenme concluir como empecé, hablando de un mundo rural. Un mundo rural que ya no es quizás como lo describió Delibes en El Camino, no es el mundo de Daniel el Mochuelo, de Roque el Moñigo o de Germán el Tiñoso, pero sigue siendo un espejo donde mirarse. Sigue siendo ese mundo donde en Zamora, durante esta campaña, encontramos a aquel chaval que se había vuelto después de dos años trabajando en un Subway en Londres a criar unas gallinas camperas y a hacer que su pueblo progresase. Sigue siendo ese mundo en el cual un señor que trabajaba en un taller en un pueblo de Burgos hoy hace los motores que cruzan medio mundo por el cielo. Sigue siendo ese mundo en el cual ese veterinario de Ávila, que fuimos a ver, que había abandonado ese trabajo tan... tan fantástico por cuidar unas cabras y hacer un queso que huele y que sabe a campo. Un mundo de esfuerzo, de sudor y de entrega.

El progreso y la tradición no son incompatibles, son complementarios. No podremos mantener nuestras tradiciones si no metemos nuestra tierra dentro del progreso. Nosotros no queremos marcharnos del valle del mochuelo, queremos que Daniel pueda volver, pueda volver a vivir para siempre, al lado de la turba... de la tumba del tiñoso, el que le enseñó la diferencia entre el canto del jilguero y el del rendajo, y que nos enseñó también que la vida es algo hermoso y frágil que se puede perder en un segundo en la poza del inglés.

Señor Mañueco, hoy tendrá nuestro apoyo para gobernar conjuntamente. Asumimos una enorme responsabilidad. No les defraudemos. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Igea. Para contestar, tiene la palabra el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Gracias, señor presidente. Gracias, señor Igea, por su intervención. Usted ha explicado muy bien los procesos de diálogo que nos han traído a esta investidura, a este acto, a esta sesión de Pleno que va a acabar con mi investidura –esperemos-.

Durante más de un mes hemos estado debatiendo y dialogando ese decálogo, las medidas de regeneración, las 100 medidas del acuerdo, y luego pues el pacto de gobernabilidad. Ha sido un diálogo fructífero que ha cumplido, lógicamente, las etapas lógicas, y, además, las hemos hecho bien dirigidas, haciendo valer lo que verdaderamente importa; porque aquí se han dicho muchas cosas, pero usted y yo sabemos que por encima de los intereses partidarios o personales estaba los intereses de las personas de Castilla y León. Usted y yo lo sabemos muy bien, y por eso usted lo ha dicho y yo también quiero ratificar y reiterar:

Por encima de cualquier interés partidario, por encima de cualquier interés personalista, estaba el interés de las personas de Castilla y León, que son las que nos hacen estar aquí trabajando con generosidad y, como ha dicho muy bien usted, con vocación. Yo también soy una persona de vocación, de vocación política. Yo no entendería mi vida sin la vocación política. La aprendí en mi familia y lo he ido desarrollando a lo largo de mi trayectoria, y aquí estoy.

Este, como muy bien ha dicho usted, es el comienzo de una nueva etapa de la historia política de Castilla y León, al igual que ha ocurrido en otros Gobiernos de otras Comunidades Autónomas. Empezamos, por tanto, una nueva etapa, y una etapa en la que el acuerdo entre el Partido Popular y Ciudadanos, y no solo ese acuerdo, será sana y enriquecedora, porque, además, ese... ese acuerdo, ese entendimiento amplía el perímetro de nuestras ideas, amplía las políticas de gestión, y tenemos la capacidad de esforzarnos para mejorar nuestras propuestas.

¿Qué es lo que hemos hecho? Dirigir precisamente en esas medidas a lo que nos reclamaban las personas de Castilla y León el veintiséis de mayo. Nos la reclamaban con su voto a un Gobierno... -he insistido en muchas ocasiones a lo largo del día de hoy- un Gobierno con proyectos de políticas moderadas, de políticas liberales, de políticas centradas.

Me van a... me van a permitir que... que haga una breve referencia a la intervención de... del señor Igea. Lo que va a definir a nuestro Gobierno es la capacidad de transformación, la capacidad de convertirnos en un Gobierno transformador, y seremos, desde luego, un Gobierno conjunto, un Gobierno dialogante, no solo entre las dos fuerzas políticas que vamos a sostener, a sustentar el Gobierno de la Junta de Castilla y León, sino también un diálogo con todas las fuerzas políticas parlamentarias. Por tanto, un Gobierno con dos fuerzas políticas que sustentan ese Gobierno, que sostienen ese Gobierno, pero que compartimos muchas cosas en común. Algunas de las que ha usted mencionado, quiero insistir en ello.

Siempre es mejor, antes de nada, gobernar con quien compartes más cosas que con quien tienes temas de conflicto o colisión, porque así afrontas mucho mejor los retos. Uno de esos retos: las concesiones que desde el Presupuesto del Gobierno de España se pueden hacer a políticos desleales e insolidarios con esta Nación. Ahí el Gobierno de la Junta de Castilla y León que salga de estar... de estas Cortes será absolutamente implacable con la insolidaridad y con la deslealtad de aquellos que quieren romper nuestra unidad de España. [Aplausos]. Y en eso... en eso vamos a ser, como he dicho, implacables, y vamos a defender los intereses de nuestra tierra en Madrid y en Bruselas, o también en cualquiera de los municipios de nuestra Comunidad Autónoma.

La situación en la que se encuentra en estos momentos el Gobierno de España es harto complicada: las amenazas constantes de los posibles socios parlamentarios de las fuerzas que usted ha mencionado exigen en estos momentos una responsabilidad tanto del partido de Ciudadanos como del Partido Popular frente al sanchismo para estar, como digo, por encima de esa irresponsabilidad del sanchismo.

La idea que tenemos de España es coincidente. Tenemos la misma idea de España y también la misma idea de Castilla y León, que van a ser muy importantes, van a ser claves para que lleguemos a final de legislatura con un Gobierno con resultados positivos.

Por otra parte, quiero hacer una especial mención a la importancia que hemos dado en este proceso de formación y de pacto de gobernabilidad a la regeneración política. Desde Ciudadanos y Partido Popular, Partido Popular y Ciudadanos, somos muy conscientes de que hay que interpretar correctamente la demanda social que nos hacen las personas de Castilla y León, y eso se tiene que trasladar en acciones concretas. Por tanto, nuestro compromiso con la regeneración está al mismo nivel de la creación de empleo o de la eficaz gestión de los servicios públicos.

Tenemos que ser conscientes que hoy en día las personas de Castilla y León nos exigen una nueva forma de entender y de hacer la política. La política, los Gobiernos, los partidos pueden, desde luego, estar de espaldas a la sociedad; pero, si eso se produce, esta demanda será un fracaso y tendrá respuesta por parte de la propia sociedad.

Hemos hablado mucho del cambio. El cambio tiene que ser concentrar toda su energía no en luchar contra lo viejo, sino en ser capaces de construir lo nuevo. Y ahí también somos coincidentes, porque vamos a volcar toda nuestra energía en construir un proyecto positivo a nivel regional. Y lo hacemos desde un proyecto que tiene experiencia en el ámbito local, en el ámbito provincial y en el ámbito nacional.

El cambio no es cambiar de lugar. El cambio es cambiar de actitud, que es la que hace posible que seamos capaces de transformar las cosas. Estamos aquí porque la gente, las personas, lo han querido, y no podemos confundir la voluntad de la gente con el capricho o el infundado deseo de que las cosas sean de otra manera, o incluso por el simple hecho de cambiar por cambiar. El cambio tiene que significar algo, y el cambio debe estar fundamentado en alguna causa, en un objetivo, y ese objetivo es tener una región mejor, una Comunidad Autónoma mejor, más competitiva, que seamos orgullosos de nuestra identidad, de lo que hemos aportado y de lo que podemos aportar a la historia de nuestro país. Y también hacer mejor la vida a las personas que viven en esta tierra, facilitando el progreso, facilitando la integración social, facilitando el crecimiento.

No queremos eternizarnos, queremos ser transformadores. Y por eso es precisamente esa idea la que va a inspirar el Gobierno que quiero presidir. La gente, señor Igea, va a premiar nuestra capacidad para que las cosas sucedan y transformen, y además que lo hagamos de forma eficaz y ordenada, sin cálculos políticos, como lo hemos hecho hasta ahora, sino con el criterio del que sabe que la experiencia es un valor y, en este ámbito, la responsabilidad también es algo muy importante. Por eso defendimos que este es y será un Gobierno transformador, un Gobierno en el que la transformación es precisamente la base de ese cambio del que usted hablaba.

Quería hablar del ámbito económico, y coincidimos: bajar, suprimir, eliminar impuestos; coincidimos. La apuesta por el fomento de los emprendedores, de los autónomos. También la apuesta por la defensa de las pymes, de todos aquellos que se levantan cada mañana y levantan su persiana para hacer que su negocio funcione, para hacer y desarrollar su proyecto de vida y defender los puestos de trabajo que dependen de ellos. O poner en marcha políticas de atracción de inversiones para nuestra Comunidad Autónoma. Tenemos que ser capaces de hacerla más atractiva, hacer un destino más atractivo para nuestra Comunidad Autónoma. Estamos superando la crisis, esperemos –toquemos madera- que no venga otra crisis mayor en los próximos meses.

Hemos hablado mucho durante estas semanas sobre los pactos, sobre los acuerdos, sobre la transparencia que han caracterizado los acuerdos; pero si algo ha caracterizado precisamente la base de este acuerdo, de esta investidura, es lo que yo he mencionado antes: la regeneración, la economía, esa filosofía de nuestro Gobierno, y la unidad e igualdad de todos los españoles. Quiero agradecer al Grupo Parlamentario de Ciudadanos su disposición al diálogo, la generosidad que hemos recibido por hacer posible lo que los castellanos y leoneses votaron en las urnas de forma mayoritaria. Y quiero, lógicamente, extender o hacer personal ese agradecimiento al señor Igea, al vicepresidente y portavoz del futuro Gobierno que quiero presidir a partir del día de hoy; hoy es la investidura, la toma de posesión será más adelante.

Que Castilla y León tenga un Gobierno conjunto, renovado, innovador, transformador para los próximos cuatro años, va a ser algo que va a permitir el desarrollo y el progreso de nuestra Comunidad Autónoma. Señor Igea, no puedo dejar de hacer una pequeña referencia a algunos calificativos que le han dedicado, especialmente de la parte izquierda de la tribuna. Bienvenido al club. Al menos, tenga el consuelo de que es la segunda persona que más cariño le tiene el portavoz del sanchismo en Castilla y León, el primero ya se puede imaginar usted quién es. No se lo tome muy en serio ni por lo personal, yo creo que esto son cuestiones que el tiempo acaba pasando. Bueno, la mayoría de la gente lo entendemos fácil, las personas de Castilla y León han apostado por un Gobierno centrado, moderado y liberal. Al señor Tudanca le ha costado más entenderlo, pero bueno, yo creo que hay que hablar de lo positivo.

El pacto es un buen comienzo, pero nos queda mucho trabajo por hacer, hemos hablado sobre eso. Nos queda un trabajo intenso en los próximos cuatro años. Y sé que tengo en usted un socio leal. Sé que tengo al partido Ciudadanos, un partido que va a colaborar lealmente. Este, como muy bien decía usted, es un único Gobierno, un Gobierno conjunto, lógicamente con un presidente, pero significa ahí asumir retos en común. Tenemos que afrontar en común, desde luego, esos objetivos, esos retos, esos desafíos, y sobre todo conseguirlos, codo con codo.

Le tengo que decir: solo se puede llegar antes, pero juntos llegaremos mucho más lejos. Por Castilla y León yo quiero llegar mucho más lejos a su lado. Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. Recuerdo a los señores procuradores que al finalizar este debate se procederá a la votación. En representación del Grupo Parlamentario Popular, tiene la palabra don Raúl de la Hoz Quintano, por un tiempo de treinta minutos.


EL SEÑOR DE LA HOZ QUINTANO:

Señor presidente, presidente de la Junta de Castilla y León, invitados, señorías, los ciudadanos hablaron el pasado día veintiséis de mayo y decidieron conformar este Parlamento en la forma en la que estamos aquí hoy todos representados, un Parlamento que será el que, dentro de unos minutos, tendrá la responsabilidad de investir al que será el séptimo presidente de la Junta de Castilla y León. Lo que procede, pues, es, en nombre de mi grupo parlamentario y de los veintinueve procuradores que lo integramos, es dar las gracias a todos los ciudadanos, a los que votaron el día veintiséis de mayo y a los que no lo hicieron, y también, por supuesto, a los que votaron al Partido Popular y los que no lo hicieron. Nuestro agradecimiento por la confianza otorgada y por permitirnos el privilegio de representar y servir desde esta Casa, la Casa de todos los castellanos y leoneses, a los ciudadanos de esta tierra, y para también por darnos la oportunidad de poder trabajar y de poder servir a la tierra a la que queremos, a Castilla y León.

Y los castellanos y leoneses, con su voto el veintiséis de mayo, nos dieron un doble mensaje de cara a la presente sesión de investidura:

Primero, quisieron que en este Parlamento hubiera una clara mayoría de centroderecha: prácticamente uno de cada dos votantes se... se decantaron por las dos formaciones de centro y de centroderecha que concurrieron a las elecciones, 600.000... 160.000 votantes más, perdón, 15 puntos porcentuales más de los que prefirieron a la opción de izquierda que representaba el Partido Socialista -que sí, reconocemos, ganó las elecciones, y les felicitamos, como hicimos en su día, por ello-. Resulta, pues, irreprochable afirmar que una amplia de... una amplia mayoría de castellanos y leoneses nos dijeron a todos hoy aquí que querían que el centroderecha gobernara en Castilla y León, como lo va a hacer. Por esa lógica, que molesta solo a quien perjudica, también Alfonso Fernández Mañueco será elegido, dentro de unos minutos, presidente de la Junta de Castilla y León.

Y segundo... [aplausos] ... y segundo, quisieron que, a partir de ese día veintiséis de mayo, la política en esta tierra se practique siempre, y en todo caso, a través del diálogo y la negociación, pues eso y nada más que eso significa la ausencia de mayoría absoluta. Por esa lógica, que, como la anterior, molesta única y exclusivamente a quien perjudica, desde el día siguiente a las elecciones nos dispusimos a trabajar, a negociar, a dialogar con el partido de Ciudadanos, asumiendo y dando cumplimiento a ese doble mandato que acabábamos de recibir de las urnas. Y ciertamente les digo: yo, que he tenido el privilegio de formar parte activa de esas negociaciones con Ciudadanos, les digo que ese diálogo ha venido extraordinariamente facilitado por la práctica coincidencia programática de ambas formaciones, unida también al hecho de que tanto Ciudadanos como el Partido Popular compartimos una misma idea de España, del papel que dentro de la misma deben jugar las Autonomías y, por tanto, del papel que dentro de España debe jugar Castilla y León, de lo que significan de verdad los conceptos de solidaridad y responsabilidad interterritorial, y de la necesidad de que un Estado fuerte y respetado garantice de verdad la igualdad de todos los españoles, vivan estos donde vivan.

Y por eso compartimos también nuestra más firme y sincera oposición a los radicalismos y a los separatismos; como también, por cierto, nos enfrentamos juntos a todos aquellos que quieren monopolizar los valores y principios que son comunes a todos los españoles. Los derechos y libertades -lo hemos visto este fin de semana, desgraciadamente, en Madrid- no son objetos manoseables, no son piedras que se puedan lanzar al antojo de nadie contra quienes legítimamente lo ejercen. Ni hay superioridad moral ni legitimidad ética de la izquierda para impedir a nadie que se exprese en libertad por los cauces democráticos en favor de la libertad; hasta ahí podíamos llegar. [Aplausos].

Por cierto, por cierto, ya les aclaro -porque ha sido dicho algunas... en algunas ocasiones en... a lo largo de la tarde-, en ningún momento de las negociaciones –se lo aclaro por las dudas que han podido suscitar- hemos recibido ni hemos... de Génova, ni hemos tenido que realizar consulta alguna a Génova, ni pedir permiso absolutamente a nadie para plasmar uno u otro compromiso en nuestro Programa de Gobierno. ¿Y saben por qué? Por algo muy sencillo: porque, a diferencia de otros, en el Partido Popular tenemos la tranquilidad y la confianza de que nada de lo que digamos va a contradecir aquí los principios y valores que nos inspiran a nivel nacional. Como también sabemos que nada de lo que se diga o haga a nivel nacional va a alterar los compromisos que hemos asumido con nuestros socios políticos y también con los ciudadanos de Castilla y León. Porque somos un partido que dice y piensa lo mismo aquí que en Cataluña, que en Madrid o que en el País Vasco, porque tenemos la... igual de clara nuestra idea de España aquí que la tenemos en Badalona o la tenemos en Navarra, y por eso especialmente nos repugna aquí, igual que en Badalona o en Navarra, los pactos con filoterroristas y con separatistas radicales. [Aplausos].

Nosotros... nosotros no cambiamos según donde vivamos, o, peor aún, según nos convenga para estar o para alcanzar el poder; nosotros no tenemos que escondernos cuando nos piden explicaciones sobre lo que hacen nuestros compañeros en otros territorios; nosotros no tenemos que sonrojarnos o intentar maquillar la verdad para no incomodar a nuestros compañeros o jefes de Madrid; nosotros no hemos sido los que han tenido que renunciar a las reivindicaciones de una EBAU única en España porque se lo exigían de Madrid; nosotros no hemos sido los que han tenido que verse obligados a guardar silencio cuando una ministra planteaba ni más ni menos que acabar con la industria de la automoción en nuestra Comunidad Autónoma; nosotros no somos los que hacen manifestaciones públicas justificando lo injustificable en relación con las negociaciones del Gobierno central con Cataluña; o los que se han visto obligados a esconderse durante un tiempo de la opinión pública cuando ni siquiera era posible justificar lo injustificable. Y algunos aún se preguntan hoy ¿por qué ha sido posible el pacto entre Ciudadanos y el Partido Popular en Castilla y León?

La proximidad programática y la coincidencia en valores y principios políticos básicos sirvieron, sin duda, de base a la negociación. La fluidez de la misma trae causa de la lealtad, el compromiso, la responsabilidad y la firme voluntad de acuerdo que hemos hallado en un partido que, como nosotros, piensa en Castilla y León, cree en Castilla y León y tiene una vocación de servicio hacia la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

Pero es evidente que el mandato de diálogo que recibimos de los ciudadanos no se limitaba en exclusiva a los dos partidos que hemos firmado el acuerdo de gobierno. El nuevo tiempo de la política del diálogo debe extenderse a todos, así nos lo han dicho los ciudadanos. Por eso permítanme que reitere, como portavoz del Grupo Parlamentario Popular, el ofrecimiento que el candidato a la Presidencia ha realizado a todas las fuerzas políticas esta mañana, y también a lo largo de sus intervenciones esta tarde, y lo extienda al ámbito parlamentario.

La voluntad del Grupo Parlamentario Popular, al igual que sucediera la pasada legislatura, es mantener la mano plenamente tendida y permanentemente tendida a todos los demás grupos parlamentarios. En la profunda convicción que siempre hemos mantenido de que más allá de nuestras diferencias ideológicas y del papel que a cada uno nos corresponde desempeñar en esta Cámara, los castellanos y los leoneses quieren de todos nosotros -y así lo han expresado en las urnas- que desde esas diferencias contribuyamos, a través del diálogo, a construir juntos Castilla y León, a afrontar los grandes retos a los que todos y no solo el Gobierno nos enfrentamos, a afrontar nuestros problemas, a minimizar nuestras debilidades y a asegurar que nuestras extraordinarias fortalezas nos ayuden a consolidar una tierra de progreso, una tierra de estabilidad, una tierra de bienestar.

Si pensamos en nuestros vecinos más que en nosotros mismos o en nuestras estrategias cortoplacistas, si somos capaces de hacer valer en la balanza más los intereses de Castilla y León que los de cualquier interés partidista, estoy seguro que nos vamos a encontrar todos contribuyendo a una mejor Castilla y León. [Aplausos].

La intervención de Alfonso Fernández Mañueco esta mañana ha servido para dejar constatado en el Diario de Sesiones el proyecto de Alfonso Fernández Mañueco para Castilla y León en los próximos cuatro años. Un proyecto que surge de la conjunción de tres elementos: en primer lugar, el programa electoral con el que concurrimos a las elecciones, con el que el Partido Popular concurrió a las elecciones el pasado veintiséis de mayo. Un programa que hereda una magnífica gestión de los anteriores Ejecutivos del Partido Popular y sobre la que... sobre la que se construye un proyecto renovado y renovador, ambicioso pero a la vez realista, fruto de esa experiencia de gobierno, del profundo conocimiento de las necesidades de esta tierra y del diálogo con toda la sociedad que quisimos participara activamente en su... en su redacción.

En segundo lugar, del acuerdo programático suscrito con Ciudadanos, el cual viene a completar, que en ningún caso a sustituir, al anterior, pues en el mismo no hay nada contradictorio o incompatible con lo recogido en nuestro programa electoral. 100 medidas, pues, que complementan el programa electoral y que, junto al tercer elemento, al que ahora me referiré, conforman el Programa de Investidura que esta mañana nos ha sido presentado.

Y ese tercer elemento es el propio Alfonso Fernández Mañueco, su proyecto personal de Comunidad, que esta mañana él mismo ha explicado y que es fruto de su experiencia en años de gestión pública, en años a pie de calle y de su carácter moderado y dialogante.

Todo ello conforma el proyecto político de Gobierno para los próximos cuatro años que dentro de muy poquito tiempo va a ser votado. Todo ello, eso sí, desde el diálogo constante, no solo con nuestro socio de Gobierno, sino con toda la sociedad, representada a través de todos los grupos parlamentarios y también a través de los agentes sociales, algunos de los cuales aquí hoy presente, los cuales han aportado a la Comunidad en el pasado a través del diálogo social, y que estamos seguros va a seguir... van a seguir contribuyendo a construir Castilla y León con la misma lealtad, el mismo compromiso y la misma responsabilidad que lo han hecho hasta hoy.

Me corresponde a mí, como portavoz de mi grupo parlamentario, expresar, por tanto, primero, el apoyo de todo el grupo parlamentario a Alfonso Fernández Mañueco como candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León; y segundo, reiterar nuestro apoyo a ese Programa de Investidura y a ese Programa de Gobierno para cuatro años.

Apoyeramos... apoyaremos a Alfonso Fernández Mañueco por convicción, la convicción de saber que es el mejor presidente para Castilla y León. Sí, estoy absolutamente seguro, porque le conozco bien, porque conozco a Alfonso Fernández Mañueco, estoy absolutamente seguro de que es el mejor presidente para Castilla y León, por su talante, por su conocimiento, por su compromiso y, sobre todo, por su amor a esta tierra. Y es... [aplausos] ... y es particularmente el mejor presidente para estos momentos, momentos de diálogo, momentos de moderación y momentos, sobre todo, de responsabilidad.

Y apoyaremos igualmente el Programa de Gobierno y el Programa de Investidura, un programa en el que, lógicamente, creemos y con el que nos comprometemos profundamente y del que, además, nos sentimos corresponsables todos los miembros del Grupo Parlamentario Popular. E igualmente también con los 100 puntos que hemos pactado con el Grupo Parlamentario Ciudadanos. Un programa realista, pero a la vez extraordinariamente ambicioso. Un programa que, en coalición leal y constructiva con Ciudadanos, nos comprometemos a poner desde ya en marcha. Y estoy seguro que nos va a permitir avanzar en el crecimiento de la economía y del empleo, a asegurar unos servicios públicos que son ahora mismo líderes en calidad y en equidad, a consolidar la cohesión social en nuestra Comunidad Autónoma, a apostar de forma sincera por el mundo rural y a avanzar en transparencia y en calidad democrática.

Los castellanos y leoneses han querido que el Partido Popular y Ciudadanos ocupen la centralidad del debate político en Castilla y León; y lo vamos a hacer. Han querido también que ejerzamos un Gobierno basado en el diálogo y en el acuerdo; y lo vamos a hacer. Y han querido, por último, que gobiernen la moderación y el entendimiento; y también lo vamos a hacer. Porque está en nuestro ADN, porque para nosotros es, ha sido siempre, lo natural, y porque nos sentimos muy a gusto haciéndolo, y porque lo venimos demostrando así desde hace mucho tiempo.

El Gobierno de coalición que surge tras la investidura tendrá sin duda que afrontar importantes retos, pero lo hará sobre los cimientos de una importante labor llevada a cabo durante los últimos años de Gobierno del Partido Popular. Son los cimientos de la consolidación del crecimiento económico, de la creación de empleo, de la calidad de los principales servicios que presta la Junta de Castilla y León, de la educación, de la sanidad, de las políticas sociales. Son también los cimientos de lo que se ha venido a denominar el autonomismo útil.

Porque, sí, a pesar de que algunos se empeñen en seguir ejerciendo de pesimistas, llevamos cuatro años creciendo a un ritmo medio del 3 %. El paro continúa bajando en Castilla y León, 60.000 desempleados menos en estos últimos cuatro años. Este verano alcanzaremos, seguro, el millón de ocupados. Y estamos conteniendo nuestro nivel de déficit público. Y estamos, además, entre las Comunidades menos endeudadas.

Permítanme un ejemplo de lo que ha significado estos últimos cuatro años de Gobierno popular. Hace escasos días, con ocasión de la finalización de la campaña del IRPF, conocíamos unos datos ciertamente reveladores de lo que ha sido la política fiscal puesta en marcha estos últimos años por el Partido Popular (por cierto, también con la colaboración de Ciudadanos). Castilla y León, según datos de la Agencia Tributaria, lidera en España las deducciones fiscales en el IRPF. En el año dos mil dieciocho, más de 90.000 castellanos y leoneses se... se beneficiaron de la cartera de deducciones fiscales autonómicas en el IRPF, con una media por ciudadano de 440 euros. Además, Castilla y León sigue siendo la Comunidad Autónoma, después de Madrid, con el tramo de IRPF más bajo de España, lo que supone un ahorro para los castellanos y leoneses de más de 650 millones de euros al año.

Algunos preferirían que esos 650 millones de euros estuvieran en las arcas públicas, por eso se presentaron a las elecciones proponiendo una subida generalizada de impuestos. Nosotros preferimos que esos 650 millones de euros estén en el bolsillo de los ciudadanos, por eso propusimos en nuestro programa electoral, y hemos pactado con Ciudadanos, mantener la política de beneficios fiscales y acabar con el impuesto de sucesiones.

No pretendo, en absoluto, parecer complaciente. Somos muy conscientes de que, junto a nuestras fortalezas, que reflejan una Comunidad que crece de forma sólida, de forma estable, aún persisten debilidades que amenazan ese futuro. Aún hoy en Castilla y León hay 133.000 personas que quieren trabajar y que no pueden. Sigue habiendo muchas familias que tienen serios problemas para llegar a fin de mes. Sigue habiendo autónomos y pymes que no consiguen remontar su situación económica y viven bajo la amenaza permanente del cierre. Sigue habiendo agricultores y ganaderos que encadenan los problemas meteorológicos a los de los mercados. Sigue habiendo mujeres que no sienten la igualdad. Sigue habiendo mujeres, ayer, desgraciadamente, lo volvimos a comprobar, que mueren a mano de sus parejas, y eso es especialmente inaceptable a día de hoy. Sigue habiendo jóvenes en Castilla y León que no encuentran en esta tierra una oportunidad. Sigue habiendo pueblos que se ven abocados a su desaparición.

Porque, sí, no es en absoluto suficiente lo que hemos conseguido, es evidente. Por eso, no hay tiempo, en absoluto, para la complacencia ni para la especulación. Porque superar la crisis no es lo mismo que acabar con los problemas de los más necesitados. Y porque crecer económicamente no es lo mismo que dar solución de forma definitiva a la pobreza de algunos de los nuestros. Y porque crear empleo no es lo mismo que hacer posible que quien quiera trabajar tenga oportunidad de hacerlo en Castilla y León.

Liderar los servicios públicos en España no nos impide reconocer que todavía hay un amplio margen de mejora. Y tener los mejores niveles de cohesión social de nuestro país no nos impide tampoco reconocer que todavía persisten desigualdades y que todavía hay familias, personas, en riesgo de exclusión. Por eso, a trabajar desde el primer día, como hemos dicho, desde el diálogo, desde la moderación, con la mano tendida y, desde luego, con la sinceridad y la claridad de saber que podemos mirar de frente a los ciudadanos de Castilla y León, de forma rigurosa, de forma sensata y también conscientes de que Castilla y León puede y debe seguir avanzando.

Permítanme que concluya esta intervención con dos referencias personales. La primera vez que yo entré en estas Cortes como procurador, Juan Vicente Herrera era portavoz del Grupo Parlamentario Popular. Desde entonces y hasta hoy, han pasado algunos años, he tenido la suerte, Pleno tras Pleno, de aprender de Juan Vicente Herrera, de su forma de hacer y de entender la política, de su forma de hacer y de entender a Castilla y León. Hoy la suerte ha querido que sea yo el portavoz del grupo parlamentario y que este sea el último Pleno en el que Juan Vicente Herrera esté sentado entre nosotros como presidente de la Junta de Castilla y León. Y quiero aprovechar ese momento y esta oportunidad para, simplemente, de forma sincera, darte sinceramente las gracias por enseñarme, por enseñarnos a todos los valores del ejercicio de la política con mayúsculas, por enseñarnos que en política debe primar la humildad, la honradez, la constancia y, sobre todo, el amor a lo que representamos, el amor a Castilla y León. [Aplausos]. Gracias, de verdad, Juan Vicente Herrera.

Y... y mis últimas palabras van dirigidas a quien dentro de unos pocos minutos va a ser elegido presidente de la Junta de Castilla y León. Alfonso, el barco está a punto de zarpar; aquí tienes a tu tripulizón... tripulación, 28 marineros que vamos a intentar ayudarte en todo momento a empujar ese barco, para respaldarte siempre para que llegue al mejor puerto. Zarpamos con la absoluta seguridad de que, parafraseando a Séneca, el viento te va a ser seguro, favorable, porque tienes muy claro qué Castilla y León quieres, cuál es el puerto de destino final, esa Castilla y León con la que tantas veces has soñado, con la que tantas veces hemos soñado. Nada más y muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor De la Hoz. Para contestar, tiene la palabra el candidato, señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Bueno, quiero que mis últimas palabras sean para contestar al portavoz del Grupo Parlamentario Popular, don Raúl de la Hoz. Raúl, gracias por... por tanto durante tanto tiempo. Y gracias también al Grupo Parlamentario, en tu nombre, por apoyar todo este itinerario de estas cinco semanas, por vuestra generosidad. Hemos demostrado, desde luego, no solo... habéis demostrado no solo generosidad, sino también lealtad. Hemos demostrado que, a base de tesón y de trabajo, somos capaces de llegar al objetivo. Y además, os podéis sentir orgullosos todos los que formáis parte del Grupo Popular y los que formáis parte del Partido Popular porque hemos puesto en esta negociación a las personas de Castilla y León por encima de nuestros intereses y por encima de nuestras ambiciones personales. Podemos sentirnos orgullosos por la coherencia que hemos demostrado, y que tendremos que seguir demostrando en los próximos meses. Nos podemos sentir orgullosos, os podéis sentir orgullosos por la política de sensatez que estamos demostrando y que defendemos.

Quiero pediros al grupo parlamentario que seáis los ojos, la voz y el corazón de cualquiera de las personas de Castilla y León allá donde esté, en Castilla y León, en España o fuera de nuestras fronteras. Tenéis que ser eso; todas las personas que se sientan de Castilla y León se tienen que verse representados en cada uno de vosotros. Y para lograrlo os pido que lo que durante estas semanas hemos logrado a base de tesón, de empeño y un poquito de paciencia, con el objetivo claro, sea precisamente la tónica general de esta legislatura.

Hemos hablado aquí de Gobierno transformador, de diálogo, de consenso, de acuerdo. Eso que hemos ofrecido a los grupos políticos es lo que tenéis que hacer vosotros, tenéis que ser la extensión de este Gobierno que va a trabajar en equipo, de la actitud del Gobierno de la Junta de Castilla y León; y que tengáis en cuenta que la fortaleza del equipo está en cada uno de sus miembros por separado, pero la fortaleza de cada miembro está precisamente en el equipo.

Quiero que mis últimas palabras sean para agradecer de corazón a los Grupos Parlamentarios Popular y Ciudadanos, que apoyan esta investidura, la confianza que depositan en mi persona para presidir la Junta de Castilla y León. Los objetivos son claros, los retos son grandes, la ilusión es inmensa, y vamos a poner todo nuestro empeño para que esta tierra sea referente en España, y que los resultados de nuestras políticas permitan la transformación de las mujeres y de los hombres de Castilla y León. La mejor manera de predecir el futuro es crearlo; hagámoslo juntos. Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. Señorías, concluido el debate, vamos a proceder en breves minutos a la votación a los efectos del otorgamiento de la confianza por parte de la Cámara al candidato propuesto para la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

Tal y como establece el Artículo 26.3 del Estatuto de Autonomía de Castilla y León, la confianza se entenderá otorgada si el candidato obtiene el voto favorable de la mayoría absoluta de la Cámara.

La votación, en virtud de lo dispuesto en el Artículo 89.2 del Reglamento, será pública por llamamiento. El señor secretario nombrará a los señores procuradores, y estos responderán "si", "no", o "abstención". El llamamiento se realizará por orden alfabético del primer apellido, comenzando por el procurador cuyo nombre sea sacado a suerte. Los miembros de la Junta de Castilla y León que sean procuradores y la Mesa de las Cortes votaremos al final.

Vamos a proceder al sorteo para determinar por qué procuradora o procurador comenzará la votación. [El secretario, Sr. Martín Martínez, procede a realizar el sorteo].

Señoras y señores procuradores, la votación se iniciará por el número 31, que corresponde al procurador don González Rodrigo, Miguel Ángel. A partir... comienza la votación, y a partir de este momento ruego que nadie entre o salga del salón de sesiones.

Votación SI/000001

[Los secretarios, señores Martín Martínez, Reguera Acevedo y Sra. Sanz Gilmartín, proceden al llamamiento de los señores procuradores para que emitan su voto].


EL SEÑOR GONZÁLEZ RODRIGO:

Sí.


LA SEÑORA GONZALO RAMÍREZ:

No.


EL SEÑOR GUERRERO ARROYO:

No.


EL SEÑOR HERAS JIMÉNEZ:

Sí.


EL SEÑOR HERNÁNDEZ ALCOJOR:

No.


EL SEÑOR HERNÁNDEZ MARTÍNEZ:

No.


EL SEÑOR DE LA HOZ QUINTANO:

Sí.


EL SEÑOR IBÁÑEZ HERNANDO:

Sí.


EL SEÑOR IGEA ARISQUETA:

Sí.


EL SEÑOR IGLESIAS HERRERA:

No.


EL SEÑOR ILLERA REDÓN:

No.


EL SEÑOR IZQUIERDO FERNÁNDEZ:

Sí.


LA SEÑORA JIMÉNEZ CAMPANO:

No.


EL SEÑOR MARTÍN BENITO:

No.


EL SEÑOR MARTÍN MARTÍN:

Sí.


LA SEÑORA MONTERO CARRASCO:

Sí.


LA SEÑORA MORALA PRIETO:

Sí.


EL SEÑOR MORENO CASTRILLO:

No.


LA SEÑORA NEGRETE SANTAMARÍA:

Sí.


LA SEÑORA ORTEGA GÓMEZ:

Sí.


LA SEÑORA PABLOS LABAJO:

No.


EL SEÑOR PABLOS ROMO:

No.


LA SEÑORA PALOMO SEBASTIÁN:

No.


EL SEÑOR PASCUAL MUÑOZ:

Abstención.


LA SEÑORA PELEGRINA CORTIJO:

No.


EL SEÑOR PEREGRINA MOLINA:

Sí.


LA SEÑORA PINDADO GONZÁLEZ:

Sí.


EL SEÑOR PUENTE ALCARAZ:

No.


LA SEÑORA RANEDO GÓMEZ:

Sí.


LA SEÑORA RODRÍGUEZ DÍAZ:

No.


EL SEÑOR RONDA GUTIÉRREZ:

No.


LA SEÑORA RUBIO GARCÍA:

No.


LA SEÑORA RUBIO MARTÍN:

No.


EL SEÑOR RUIZ MEDRANO:

Sí.


LA SEÑORA SACRISTÁN RODRÍGUEZ:

No.


LA SEÑORA SÁNCHEZ BELLOTA:

Sí.


EL SEÑOR SANTOS REYERO:

No.


EL SEÑOR TUDANCA FERNÁNDEZ:

No.


LA SEÑORA VALLEJO QUEVEDO:

Sí.


EL SEÑOR VÁZQUEZ FERNÁNDEZ:

No.


EL SEÑOR VÁZQUEZ RAMOS:

Sí.


LA SEÑORA VIDAL GAGO:

Sí.


LA SEÑORA VILLAR LACUEVA:

No.


LA SEÑORA AMIGO PIQUERO:

Sí.


LA SEÑORA BARCONES SANZ:

No.


LA SEÑORA BLÁZQUEZ DOMÍNGUEZ:

No.


EL SEÑOR BRIONES MARTÍNEZ:

No.


EL SEÑOR CAMPOS DE LA FUENTE:

No.


EL SEÑOR CASTAÑO SEQUEROS:

Sí.


EL SEÑOR CASTRO CAÑIBANO:

Sí.


EL SEÑOR CEPA ÁLVAREZ:

No.


LA SEÑORA CÓFRECES MARTÍN:

Sí.


EL SEÑOR CRUZ GARCÍA:

Sí.


EL SEÑOR DELGADO PALACIOS:

Sí.


LA SEÑORA DOMÍNGUEZ ARROYO:

No.


LA SEÑORA ESTEBAN AYUSO:

Sí.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ BAYÓN:

No.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO:

Sí.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ SANTOS:

No.


LA SEÑORA FRUTOS RUBIO:

No.


LA SEÑORA GAGO LÓPEZ:

Sí.


EL SEÑOR GALICIA JARAMILLO:

Sí.


LA SEÑORA GARCÉS GARCÍA:

Sí.


LA SEÑORA GARCÍA HERRERO:

Sí.


EL SEÑOR GARCÍA NIETO:

Sí.


LA SEÑORA GARCÍA RIOJA:

No.


LA SEÑORA GARCÍA ROMERO:

No.


LA SEÑORA GARCÍA SÁNCHEZ:

Sí.


EL SEÑOR GARCÍA-CONDE DEL CASTILLO:

Abstención.


EL SEÑOR GAVILANES FERNÁNDEZ-LLAMAZARES:

Sí.


LA SEÑORA GÓMEZ URBÁN:

No.


EL SEÑOR GONZÁLEZ GAGO:

Sí.


EL SEÑOR GONZÁLEZ REGLERO:

No.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ CARRIEDO:

Sí.


EL SEÑOR SUÁREZ-QUIÑONES FERNÁNDEZ:

Sí.


LA SEÑORA SANZ GILMARTÍN:

Sí.


EL SEÑOR REGUERA ACEVEDO:

Sí.


EL SEÑOR MARTÍN MARTÍNEZ:

No.


LA SEÑORA SÁNCHEZ HERNÁNDEZ:

No.


EL SEÑOR VÁZQUEZ REQUERO:

Sí.


EL SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ:

Sí.


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

¿Algún procurador o procuradora no ha sido nombrado?

El resultado de la votación es el siguiente. Votos emitidos: ochenta y uno. Favorables a la propuesta: cuarenta y uno. En contra: treinta y ocho. Abstenciones: dos.

Habiendo superado los votos favorables a la propuesta la mayoría absoluta requerida de cuarenta y un votos, queda investido de la confianza de la Cámara don Alfonso Fernández Mañueco. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Esta Presidencia... esta Presidencia lo comunicará así a su majestad el rey, a los efectos de su nombramiento como presidente de la Junta de Castilla y León, y al Gobierno de la Nación.

Señorías, muchas gracias por su comportamiento, que ha contribuido a llevar a buen término este Pleno.

Se levanta la sesión.

[Se levanta la sesión a las veinte horas cinco minutos].


DS(P) nº 2/10 del 9/7/2019

CVE="DSPLN-10-000002"





Diario de Sesiones de las Cortes de Castilla y León
X Legislatura
Pleno
DS(P) nº 2/10 del 9/7/2019
CVE: DSPLN-10-000002

DS(P) nº 2/10 del 9/7/2019. Pleno
Sesión Celebrada el día 09 de julio de 2019, en Valladolid
Bajo la Presidencia de: Ana Carlota Amigo Piquero
Pags. 16-99

ORDEN DEL DÍA:

1. Debate de Investidura del candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

SUMARIO:

 ** Se inicia la sesión a las once horas.

 ** El presidente, Sr. Fuentes Rodríguez, solicita a la Cámara guardar un minuto de silencio en recuerdo de Monika Asenova y de todas las mujeres víctimas de violencia de género.

 ** El Pleno guarda un minuto de silencio.

 ** El presidente, Sr. Fuentes Rodríguez, abre la sesión y da lectura al único punto del orden del día.

 ** Primer punto del Orden del Día. SI/000001.

 ** El secretario, Sr. Martín Martínez, da lectura a la propuesta de candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** Intervención del Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, para exponer su Programa de Gobierno.

 ** El presidente, Sr. Fuentes Rodríguez, suspende la sesión.

 ** Se suspende la sesión a las doce horas quince minutos y se reanuda a las dieciséis horas.

 ** El presidente, Sr. Fuentes Rodríguez, reanuda la sesión, anuncia el momento de la votación de investidura y abre un turno de intervenciones.

 ** En representación del Grupo Parlamentario Socialista, interviene el procurador Sr. Tudanca Fernández.

 ** Contestación del Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de réplica, interviene el procurador Sr. Tudanca Fernández.

 ** En turno de dúplica, interviene el Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En representación del Grupo Parlamentario Mixto, interviene el procurador Sr. Fernández Santos.

 ** Contestación del Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de réplica, interviene el procurador Sr. Fernández Santos.

 ** En turno de dúplica, interviene el Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En representación del Grupo Parlamentario Mixto, interviene el procurador Sr. Santos Reyero.

 ** Contestación del Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de réplica, interviene el procurador Sr. Santos Reyero.

 ** En turno de dúplica, interviene el Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En representación del Grupo Parlamentario Mixto, interviene el procurador Sr. García-Conde del Castillo.

 ** Contestación del Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de réplica, interviene el procurador Sr. García-Conde del Castillo.

 ** En turno de dúplica, interviene el Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En representación del Grupo Parlamentario Mixto, interviene el procurador Sr. Pascual Muñoz.

 ** Contestación del Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En turno de réplica, interviene el procurador Sr. Pascual Muñoz.

 ** En turno de dúplica, interviene el Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En representación del Grupo Parlamentario Ciudadanos, interviene el procurador Sr. Igea Arisqueta.

 ** Contestación del Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** En representación del Grupo Parlamentario Popular, interviene el procurador Sr. De la Hoz Quintano.

 ** Contestación del Sr. Fernández Mañueco, candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** Votación SI/000001.

 ** El presidente, Sr. Fuentes Rodríguez, somete a votación la investidura del candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

 ** El presidente, Sr. Fuentes Rodríguez, comunica el resultado de la votación. Queda otorgada la confianza de la Cámara al candidato Sr. Fernández Mañueco por mayoría absoluta de los votos emitidos.

 ** El presidente, Sr. Fuentes Rodríguez, levanta la sesión.

 ** Se levanta la sesión a las veinte horas cinco minutos.

TEXTO:

[Se inicia la sesión a las once horas].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Señorías, vayan tomando asiento, por favor. Señorías, la violencia machista se ha vuelto a cobrar otra vida más, esta vez aquí, en Castilla y León; otro crimen más, el de Salas de los Infantes, que nos conmociona a todos. Desde aquí quiero expresar nuestra más firme condena y nuestro más absoluto rechazo a esta infame lacra que hoy nos llena de dolor.

En recuerdo de Monika y de todas las mujeres víctimas de violencia de género, pido guardar, a la Cámara, un minuto de silencio.

[El Pleno guarda un minuto de silencio].

Gracias, señorías. Señorías, se abre la sesión.

SI/000001

Punto único del orden del día: Debate de Investidura del candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

Por el señor secretario se procede a la lectura de la propuesta de candidato formulada por esta Presidencia a esta Cámara.


EL SECRETARIO (SEÑOR MARTÍN MARTÍNEZ):

"Esta Presidencia, de conformidad con lo establecido en el Artículo 26 del Estatuto de Autonomía de Castilla y León y en el Artículo 135 del Reglamento de la Cámara, tras las preceptivas consultas con los partidos, grupos políticos y coaliciones electorales con representación parlamentaria, tiene el honor de proponer en el Pleno de las Cortes de Castilla y León como candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León al excelentísimo señor procurador don Alfonso Fernández Mañueco. Publíquese en el Boletín Oficial de las Cortes de Castilla y León, en aplicación de lo dispuesto en el Artículo 64 del Reglamento de la Cámara. En la sede de las Cortes de Castilla y León, a cuatro de julio de dos mil diecinueve. El presidente de las Cortes de Castilla y León, Luis Fuentes Rodríguez.


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Tiene la palabra don Alfonso Fernández Mañueco para exponer el Programa de Gobierno que pretende formar y solicitar la confianza de las Cortes de Castilla y León.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Señor presidente de la Junta de Castilla y León, señor presidente de las Cortes de Castilla y León y miembros de la Mesa, señoras y señores procuradores del Grupo Socialista, del partido Ciudadanos, de Podemos-Equo, de la Unión del Pueblo Leonés, de Vox, Por Ávila y del Partido Popular de Castilla y León. Autoridades aquí presentes, a las que agradezco su presencia. Querida familia (Fina, Ana, María Loreto). Mujeres y hombres de Castilla y León que nos seguís por cualquier medio de comunicación, amigas y amigos.

Antes de comenzar, quiero reiterar mi condena a la violencia de género. Recordar a Monika, la última víctima de violencia de género en nuestra Comunidad Autónoma, en Salas de los Infantes. Con ella, recordar a todas las víctimas de violencia de género. Ante esta lacra, tolerancia cero.

Me dispongo a solicitar la investidura como presidente de la Junta de Castilla y León ante estas Cortes en esta décima legislatura, como establece nuestro Estatuto de Autonomía, consciente de la responsabilidad que supone este acto.

Me presento hoy ante esta Cámara, sede de la voluntad de los castellanos y leoneses, para pedirles, por un lado con tanta humildad y por otro con ilusión, su confianza. Confianza para gestionar los próximos cuatro años el presente y el futuro de nuestra tierra.

Mi compromiso personal y político es hacerlo siempre guiado por el único objetivo de trabajar y de buscar lo mejor para Castilla y León y sus gentes. Y quiero hacerlo mejorando y ampliando lo mucho que hemos conseguido entre todos en Castilla y León durante los últimos años, y gracias a la gestión de una persona a la que hoy quiero expresar una vez más nuestro reconocimiento, nuestra gratitud. Representas lo mejor de Castilla y León. El presidente Juan Vicente Herrera. [Aplausos]. Gracias... gracias... Gracias por tu trabajo, por tu tiempo, por tu dedicación. Te puedes ir con la cabeza bien alta, con la conciencia tranquila y orgulloso de este período, como lo estamos todos nosotros, todos los que te hemos acompañado a lo largo de este tiempo. Muchas gracias.

Un agradecimiento también que hago extensivo a tantos miembros del Partido Popular de Castilla y León sin los cuales no hubiera sido posible todo eso que hemos conseguido en esta tierra. Hemos hecho grandes cosas en Castilla y León y desde Castilla y León; se ha puesto el listón muy alto. Y para mí no es ningún obstáculo, todo lo contrario, es la mejor referencia precisamente para estar a la altura. Los retos son cada vez más, son cada vez mayores, por lo que no hay mejor manera de honrar todo lo que hemos conseguido hasta ahora que superarlos. Esa es nuestra responsabilidad, ese es nuestro compromiso. Una responsabilidad que asumo desde la experiencia, desde la moderación y desde el diálogo; pero también desde la lógica y la necesaria renovación que quiero representar en el Gobierno de Castilla y León.

Quiero agradecer públicamente a todas las personas de Castilla y León que votaron a favor de esta nueva composición de las Cortes de Castilla y León. Composición que hará posible la transformación de nuestra región en el marco de nuestra Constitución, de nuestro Estatuto de Autonomía y en la defensa de la unidad de España. En esta Cámara hay una mayoría legítima a la que pido su apoyo para mi investidura; y comparezco ante ustedes con la convicción de que se trata de la solicitud política más importante de mi vida.

El pasado veintiséis de mayo los castellanos y leoneses decidieron que el próximo Gobierno estuviera conformado por diferentes fuerzas políticas y que ese Gobierno se basara en el diálogo y en el encuentro de ideas moderadas, centradas y liberales, para formar un Gobierno transformador para los próximos cuatro años.

Entendimos el mensaje, y desde el mismo día veintisiete de mayo comenzamos precisamente ese proceso de diálogo, de ideas y de futuro para Castilla y León, siempre con el propósito de generar las sinergias necesarias para dar respuesta a lo que Castilla y León y España necesitan en este momento en el que nos encontramos.

Señorías, me encuentro con la fortaleza y con la ilusión del que sabe del desafío que asume y también de las... de la trascendencia de los retos que entre todos tenemos que afrontar y que tenemos por delante; pero también de quien tiene la humildad del que sabe que este gran proyecto que es el Gobierno de nuestra tierra no lo podemos hacer en solitario, todo lo contrario, necesitamos el apoyo de esta Cámara.

Castilla y León votó diálogo y acuerdo, y el diálogo nunca es y nunca será estéril. El diálogo es una nueva forma de entender la política, una nueva forma de gobernar que la sociedad nos exige día a día, a partir de su voto, y de la que soy plenamente consciente.

Quiero ser un presidente reformista, moderado, centrado en la gente, que practique políticas liberales y de centro, que son las que funcionan y las que dan resultados. Seré un presidente dialogante, no solo por lo que nos... porque nos lo exigen los castellanos y leoneses, sino porque lo somos: lo hemos demostrado durante años, lo hemos demostrado también en estas últimas semanas, y lo vamos a seguir haciendo en la próxima legislatura.

Quiero emprender un diálogo sincero y abierto con todos, no me cierro a nadie; y siempre pensando en Castilla y León y sus gentes. Un diálogo político, con las fuerzas representadas en este Parlamento, a las que tiendo una vez más mi mano. Un diálogo social, a los empresarios y a los sindicatos, cruciales en este momento. Un diálogo civil, en el que tenemos que profundizar con todos los representantes del tejido asociativo. Y también un diálogo institucional, con las Administraciones locales, con otras Comunidades Autónomas; desde la lealtad, pero desde la exigencia, con el Gobierno central y con la Unión Europea. Quiero ser el presidente del diálogo, el presidente de la transformación, que garantice el impulso definitivo que nuestra región necesita después de esta larga y dura crisis. [Aplausos].

Consideramos que estas son las mejores formas con las que se puede definir a un político y a su Gobierno. El diálogo es inherente a la democracia, la fortalece, hace posible que los procesos de cambio sean los adecuados. El diálogo impide a los gobernantes que nos sintamos eternos o intocables. Ayuda a entender también la acción de gobernar, que es poner los intereses de los demás por encima de los personales y de los partidarios. El diálogo, en definitiva, fortalece nuestra democracia y no lo circunscribe solo a los socios de Gobierno, sino a todo el arco parlamentario, y hará posible que nuestra región sea un modelo en nuestro país.

En definitiva, el diálogo es democracia, y no debemos tenerle miedo a todo lo que estamos dispuesto a hacer y hemos demostrado además a lo largo de estos últimos años. Un diálogo conciliador, que permita el progreso de las personas y, por tanto, el progreso de nuestra tierra.

He querido siempre trasladar la pasión y las enormes posibilidades de esta tierra y de sus gentes. Estoy enamorado de nuestra tierra. Estoy enormemente convencido del potencial de las personas de Castilla y León. He defendido a lo largo de estos últimos años las políticas de éxito que se han llevado a cabo en nuestra región para lograr los mejores resultados a nivel nacional. Pero lo he dicho también muchas veces: soy ambicioso. Sería desleal, descortés y, ¿por qué no decirlo?, injusto que no hubiera un reconocimiento por nuestra parte a los avances de Castilla y León que hemos experimentado durante todos estos años.

Señorías, señoras y señores, hoy iniciamos una nueva etapa, y lo hacemos desde un buen punto de partida. Tenemos una ocasión histórica, que es convertir entre todos a nuestra tierra en un lugar que ofrezca más oportunidades, especialmente en el mundo rural. Una situación que, más allá de lo que queramos decir unos y otros, por nuestras lógicas y sanas diferencias políticas, está avalada y contrastada por numerosos datos objetivos, los mismos que reflejan que tenemos el mejor sistema en educación, en dependencia, en servicios sociales, y uno de los mejores sistemas sanitarios de España. Y esto, lejos de molestar a nadie, debería ser motivo de orgullo de todos los castellanos y leoneses, porque esos datos objetivos son mérito de todos, también de aquellos a los que parece que les molesta que esto sea así. Y esto es un éxito de todos: es un éxito de los profesionales sanitarios, de los profesores, de los alumnos, de los profesionales de los servicios sociales, del tejido económico y social, de las familias, que confiaron en nuestros servicios públicos, y de tantos otros funcionarios de la Administración regional, local y nacional, de tantas personas.

¿Quiere decir esto que nos conformamos? No, nunca. ¿Quiere decir esto que no hay problemas que haya que mejorar en cada uno de los servicios básicos? Tampoco, jamás. Y es que para mí lo importante no es que estemos bien, para mí lo importante es que estemos mejor, y que lo vamos a estar. Por eso no podemos caer en la autocomplacencia. Ser un referente nos obliga a ser cada día más competitivos, mejorar los sistemas de calidad de nuestros servicios públicos. No se trata de hablar, sino de actuar; vamos a ser un Gobierno de acción. Pero... [aplausos] ... pero no nos engañemos: necesitamos afrontar los grandes retos que como región y como país tenemos por delante. El desarrollo rural, por un lado, la retención del talento, la promoción económica en un entorno muy competitivo y global deben ser los ejes que determinen la acción de gobierno que conviertan a Castilla y León en un referente nacional y que permita a los jóvenes que puedan estudiar, enseñar, investigar, trabajar o emprender en esta tierra.

Debemos entender la economía y la realidad social desde la globalidad de una región que se debe abrir a España y al mundo. A lo largo de nuestra historia hemos demostrado que, cuando lo hemos hecho, hemos asombrado precisamente al mundo entero.

Practicar políticas reformistas como las que defendemos implica algo mucho más profundo que una palabra que suena bien; reformar es poner el cambio en cada decisión y que las personas, precisamente, sean los protagonistas de nuestra gestión. Tenemos que estar a la altura de la gente de Castilla y León, gobernando con ellos, gobernando a su lado. Tomaremos decisiones consensuadas y meditadas, con sus aciertos, con sus equivocaciones también -y por eso pido perdón de antemano-, pero siempre lo haremos con la firme voluntad de que cada decisión la tomamos por el bien de todos.

Señorías, si obtengo la confianza de las Cortes, se iniciará un nuevo Gobierno con el objetivo prioritario de lograr que Castilla y León ocupe el lugar que le corresponde. Vamos a... a dignificar la política desde la regeneración, darle sentido a cada decisión política y lograr que nuestra región tenga el papel que le corresponde en España desde la defensa de un proyecto nacional que hoy, por culpa de las ideas de algunos, se encuentra en peligro.

España no se entiende sin la aportación histórica, cultural, humana y social de Castilla y León; y Castilla y León no se entiende tampoco sin tener a España como referente. Poner en duda la unidad de nuestro país es atentar contra la integridad también de nuestra región. Si esta Cámara nos da la confianza, no ocultaremos el orgullo de sentirnos lo que somos, castellanos y leoneses y españoles. [Aplausos]. Y lo vamos a hacer desde una visión integradora, en beneficio del desarrollo y la colaboración con otras regiones de España con proyectos comunes, y de nación.

Castilla y León y su Gobierno no quiere ni puede permanecer al margen. Queremos tener un papel que merecemos en España y todo lo que ello implica. Con un tratamiento presupuestario justo y equilibrado, de acuerdo con las condiciones y necesidades de esta tierra.

Si soy presidente con su confianza, nuestro Gobierno se pondrá al frente de la defensa de los intereses de España y de los de Castilla y León. Ningún castellano y leonés con más derechos que cualquier otro español, pero ningún otro español con más derechos que ningún castellano y leonés. La competencia nos obliga a ser mejores, y precisamente de la competitividad se benefician las personas.

El orgullo de pertenencia a esta tierra debemos convertirlo precisamente en una palanca de cambio, de crecimiento regional, y convertirlo en una marca para dar el salto y el impulso de calidad que necesita nuestra región en España y en Europa. Y es mi propósito que este Gobierno, que nuestro Gobierno, atienda los desafíos que tenemos como región por delante, y afrontarlos desde el rigor, desde la seriedad, desde la valentía del que sabe cuál es el camino que tenemos que seguir.

Queremos un Gobierno de transformación para Castilla y León. Y me comprometo a... a poner en marcha un Plan de Gobierno que, con un centenar de medidas consensuadas con el partido de Ciudadanos, y fruto del diálogo, impulsaremos gracias a ese pacto de gobernabilidad que firmamos con el partido de Ciudadanos en nuestra región.

Quiero detenerme un instante, y sin ánimo de ser exhaustivo, para comentar que Ciudadanos y el Partido Popular han mostrado, a través de sus equipos negociadores, varias cosas que han determinado que hoy esté solicitando esta investidura.

La primera, una enorme generosidad. Nos sentamos a negociar y a dialogar sabiendo que es necesario ceder para alcanzar acuerdos sin necesidad de traicionar nuestras ideas.

En segundo lugar, el sentido de la responsabilidad. En todo momento Castilla y León estuvo por encima de los partidos. Y los resultados que esperábamos en cada decisión estaban también por encima del cálculo político.

Y, en tercer lugar, la capacidad de acuerdo. Ciudadanos y Partido Popular, Partido Popular y Ciudadanos contamos con más ideas que nos unen que las que nos separan, con más cercanía que distancia. Y con principios generales que afectan a cuestiones esenciales: la unidad de España, la gestión de los servicios públicos, la regeneración política, la visión económica y una política fiscal que claramente nos diferencia de otras opciones políticas.

Quiero, por tanto, agradecer el esfuerzo, los desvelos de todos ellos, porque les puedo asegurar que este esfuerzo valió la pena por Castilla y León. [Aplausos].

Quiero personalizar mi agradecimiento a todos los equipos negociadores en Francisco Igea. Ha demostrado, en primer lugar, ser un hábil y duro negociador. En segundo lugar, que pone los intereses de esta tierra por encima de los personales. Y, en tercer lugar, que es un socio leal y comprometido en esta etapa que ahora comienza. Muchas gracias. [Aplausos].

Les detallaré a continuación los ejes esenciales de nuestro Gobierno, de forma sólida, para mejorar la calidad de vida de todos los castellanos y leoneses. Y estoy convencido de que lo acordado con Ciudadanos será del agrado de la mayoría de las fuerzas políticas representadas en esta Cámara, ya que recogen de manera clara y directa el deseo de la mayoría social de nuestra región: el crecimiento económico, el empleo, la calidad de los servicios públicos, el desarrollo del mundo rural, la lucha contra la despoblación y la regeneración son algunos de los principales y transversales ejes del Plan de Gobierno.

Es precisamente la despoblación el mayor desafío al que se encuentra esta Comunidad Autónoma. Un problema al que se sienten abocados, en el que se encuentran las sociedades desarrolladas, en España y en Europa. Y para enfocar la lucha contra la despoblación y a la vez avanzar en la ordenación del territorio se creará un grupo de expertos independientes, nombrado por las Cortes, a propuesta de los Grupos Parlamentarios, a fin de que elaboren un diagnóstico y emitan en un año un informe de propuestas concretas de actuación.

Tenemos el objetivo muy claro: hay que darle la vuelta a la tendencia, crecer en población; y además también tenemos que crecer en oportunidades, con una especial atención a nuestras zonas rurales. Son necesarias medidas globales, sí, de Estado y europeas; pero también desde nuestras competencias haremos lo necesario para impulsar nuestras ciudades y pueblos con todo el potencial que tienen.

Todas las políticas de la Junta de Castilla y León se mirarán, precisamente, desde ese prisma. Políticas para crear empleo, para aumentar la actividad económica, facilitar las oportunidades especialmente a los jóvenes, potenciar los servicios públicos, impulsar el desarrollo rural, incentivar la natalidad, facilitar la conciliación personal, familiar y laboral, reforzar la presencia y la cercanía de las Administraciones públicas en todo el territorio.

En este sentido, la Consejería de Agricultura y Ganadería añadirá a su nombre y a sus competencias el del Mundo Rural, para luchar por sus intereses, mejorando la coordinación entre las áreas de gobierno y con otras Administraciones públicas. En esta cohesión territorial será imprescindible la colaboración con las Administraciones locales. Me declaro profundamente defensor del municipalismo, porque genera una dinamización de la actividad económica, social y cultural en el mundo rural.

De igual modo será necesario la coordinación de esfuerzos entre todas las Administraciones para que sean más eficaces las entidades locales y que dispongan también de instrumentos y financiación suficiente para asegurar los servicios de calidad. Por ello reclamamos al Gobierno de la Nación de una nueva financiación local.

En lo referente a la generación de actividad económica y de creación de empleo, nuestro esfuerzo se encaminará al pleno empleo desde la mejora de la calidad del empleo, la estabilidad, la reducción de la temporalidad, la seguridad y la mejora de la productividad. Lo haremos contando con todos, fortaleciendo el diálogo social como factor clave de la estabilidad laboral, económica y social. Y también porque el diálogo social es una seña de identidad de Castilla y León. [Aplausos].

En este sentido... en este sentido, anuncio que una de las primeras reuniones que convocaré, si soy elegido presidente por esta Cámara, será, precisamente, la del Consejo del Diálogo Social.

Garantizaremos la igualdad. La reducción de la brecha salarial, la inclusión, la cohesión social, el reequilibrio territorial –más importante que nunca porque todavía duran las cicatrices que ha dejado la dura crisis-, el desarrollo industrial, el impulso a las pequeñas y medianas empresas, las facilidades a los autónomas... a los autónomos están en letras mayúsculas en nuestra agenda.

Por ejemplo, extenderemos la tarifa plana con condiciones más favorables en el mundo rural. Crearemos una plataforma para nuevos emprendedores rurales y aprobaremos una nueva estrategia de emprendimiento, innovación y autónomos.

Por otro lado, crearemos un fondo para el crecimiento y la consolidación de pymes, a la vez que financiaremos a micropymes y a autónomos para sus planes de modernización o de inicio de la actividad.

Para dar facilidad a las empresas, a la creación y a la atracción de empresas en nuestra tierra, simplificaremos, reduciremos los trámites administrativos, promoveremos la vocación emprendedora con medidas de financiación y el acceso a suelo público industrial a bajo precio.

Queremos que nuestra tierra sea más atractiva a inversores nacionales e internacionales en todas las provincias, y especialmente en las zonas que necesitan más impulso para reducir los desequilibrios territoriales. Daremos prioridad a mantener el sector industrial implantado en Castilla y León; especial atención a la automoción, determinante en el nuevo escenario, y en la adaptación a la industria 4.0.

Por otro lado, la investigación será uno de los ejes principales en Castilla y León, estará en los puestos de cabeza del pelotón en la nueva sociedad del conocimiento. Y, en esta línea, vamos a impulsar el Pacto Autonómico de la Ciencia para que la investigación, el desarrollo y también la innovación sea considerada una prioridad. Sumaremos los esfuerzos de todas las Administraciones públicas, organismos públicos de investigación, centros tecnológicos y empresas, con el objetivo de incrementar nuestra inversión autonómica en I+D+i, hasta niveles comparables a otros de referencia de España y de Europa.

Impulsaremos también la creación de una red de transferencia de conocimiento que favorezca el intercambio de proyectos, actividades conjuntas y la colaboración con expertos. Queremos implantar en nuestra Comunidad el éxito de otros modelos nacionales e internacionales. Además, abriremos la oficina de retorno y captación de talento para fomentar, para retener, para atraer a los investigadores a nuestra Comunidad Autónoma.

Para favorecer la actividad económica, para facilitar la vida de las familias, la vida de las empresas, aplicaremos una política fiscal moderada, tendente a la reducción de cargas impositivas.

Señorías, eliminaremos el impuesto de sucesiones y donaciones entre familiares, por injusto [aplausos]; así, bonificaremos el 99 % de este impuesto, lo que supone la eliminación práctica del mismo entre familiares. Fijaremos una fiscalidad favorable en Castilla y León, como se nos reclama desde distintos ámbitos, a través de bonificaciones y de deducciones en el IRPF, especialmente en los municipios de menos de 5.000 habitantes. También ampliaremos los supuestos de bonificación del impuesto de sucesiones en los casos de empresa familiar o agraria; y el de transmisiones patrimoniales para el caso de la transmisión de tierras, elementos productivos generadores de empleo en el mundo rural. Y también aplicaremos tipos reducidos en el impuesto de transmisiones patrimoniales cuando se trate de la adquisición de la primera vivienda en el mundo rural.

Señorías, los servicios públicos son una auténtica razón de ser del sistema autonómico, cuya calidad, ya lo he dicho antes, está reconocida en toda España; es una bandera de nuestra Comunidad Autónoma gracias al trabajo bien hecho en las últimas décadas tras la asunción de las distintas competencias. Nuestro empeño es seguir mejorando. Castilla y León somos un modelo de éxito; pero debemos adaptarlo a los nuevos tiempos, llegar a más personas, con más prestaciones y de más calidad. Y para conseguirlo debemos apostar por la eficiencia en la gestión; pero será fundamental, lógicamente, un modelo de financiación autonómica que garantice los recursos suficientes para garantizar la equidad de los servicios públicos a todas las personas en todo el territorio.

Por eso seguimos reclamando del Gobierno de la Nación un nuevo modelo de financiación autonómica, de acuerdo con los documentos pactados aquí, en esta misma Cámara, por todos los grupos políticos. Deben contemplar los costes reales de los servicios públicos, la dispersión geográfica, la extensión territorial, el envejecimiento poblacional y la baja densidad demográfica. En esto, señor Tudanca, como en otros temas de Comunidad, espero la colaboración de su Grupo, al igual que el de todos los grupos aquí representados en esta Cámara, con lealtad a esta tierra y también pensando en los intereses de Castilla y León y en las necesidades de nuestros paisanos.

Señorías, si hablamos de sanidad, hay que apostar por un sistema universal, público, gratuito y de calidad. Ese será siempre una prioridad política y presupuestaria en la asignación de recursos. Nuestro trabajo se va a centrar en la atención en todo el territorio a las personas, en el desarrollo de políticas de promoción de la salud y prevención de la enfermedad, teniendo como herramientas la eficiencia en la gestión de los recursos y, algo muy importante, la transparencia. Y como objetivo, también la modernización de centros y de equipamientos, el incremento de la calidad del servicio y la mejora de la salud de las personas de Castilla y León.

En la mejora a la atención de las personas reduciremos todas las listas de espera del Sacyl. Se realizará una auditoría y se publicarán las listas de espera estructurales y no estructurales, tanto de intervenciones quirúrgicas como de consulta como de pruebas diagnósticas. Promoveremos la libre elección de hospital de modo progresivo para que sea una realidad en todo el territorio a lo largo de la legislatura. En los cien primeros días de Gobierno se publicarán los datos de rendimiento, actividad y gasto, así como los indicadores de calidad de todos los servicios hospitalarios de Castilla y León.

Además, en ese ámbito de transparencia, habilitaremos la comparecencia ante la Comisión de Sanidad de estas Cortes de los gerentes de Atención Primaria y de los hospitales del Sacyl con el objetivo precisamente de fomentar eso, la rendición de cuentas, y facilitar la transparencia en la gestión.

En lo referente a la cobertura de plazas, estableceremos un sistema de "plaza vacante, plaza cubierta", que elimine las bolsas de temporalidad del personal facultativo. El acceso a los puestos intermedios de la sanidad debe realizarse en condiciones de igualdad, mérito y capacidad.

Asimismo, se va a establecer un sistema objetivo de evaluación del desempeño mediante la valoración de indicadores homogéneos de resultados, eficiencia, actividad y calidad. Esta evaluación se llevará a cabo al menos con una periodicidad mínima de cuatro años.

También vamos a integrar de modo gradual, tras evaluar las condiciones de cada zona básica de salud, al personal médico y de enfermería de área en los equipos de Atención Primaria, con el objetivo, precisamente, de integrar plenamente a este personal en esos equipos de Atención Primaria al final de la legislatura.

Y también vamos a aumentar de modo progresivo el gasto en Atención Primaria, con el fin de alcanzar el 20 % del total del gasto del servicio de salud al finalizar esta legislatura.

Impulsaremos las consultas de alta resolución como método ordinario para todas aquellas personas que vivan a más de 50 kilómetros del hospital de referencia. Y también dotaremos a los centros de salud de los medios diagnósticos que aumenten su capacidad de resolución y de los servicios de telemedicina y de las tecnologías necesarias para mejorar su coordinación con los hospitales de referencia.

Por otro lado, y siempre que no suponga un coste adicional para las arcas públicas de Castilla y León, estudiaremos las vías de reversión de la concesión del Hospital de Burgos, creando para su estudio un grupo de trabajo en el que participen el Gobierno autonómico, las Cortes y la entidad concesionaria.

Señorías, otro pilar básico son los servicios sociales, de nuevo los mejor valorados de toda España. Queremos llegar a más personas, con más servicios, con nuevas metas, para garantizar una vida digna y en verdadera igualdad de oportunidades.

De la mano del resto de Administraciones públicas y también del sector privado, debemos impulsar medidas que apuesten en la lucha contra la pobreza energética.

Y de algo fundamental, el empleo, que debe seguir siendo un eje prioritario en una doble vertiente: por un lado, la inserción laboral de las personas en riesgo de exclusión social; y por otro lado, el incremento de los trabajadores en los servicios sociales, que es un empleo de alta calidad y cualificación.

Mencionaré algunas novedades. Por un lado, en el ámbito de nuestras competencias, aprobaremos la ley de derechos y garantías de las personas en proceso de morir. Regularemos la eliminación de las sujeciones mecánicas y químicas en los centros de mayores y de personas con discapacidad.

Señorías, por otra parte, tengo que decir que Castilla y León hemos sido una tierra de emigrantes a lo largo de los últimos siglos. Somos agradecidos con aquellas naciones que nos ayudaron, que ayudaron a nuestros paisanos. Allí donde hay una persona de Castilla y León hay un embajador de esta tierra; allí hay una persona que merece sentir cerca a su Gobierno regional y a su presidente. Y yo les tiendo una mano que no voy a soltar nunca. [Aplausos].

De igual modo, Castilla y León somos una tierra de acogida, así lo sentimos y también así lo necesitamos. Recibimos con los brazos abiertos a aquellas personas que quieren vivir, desarrollar su proyecto en nuestra tierra. Sin duda, este es un proceso que debemos afrontar desde la solidaridad, sí, pero también desde la legalidad y desde el orden.

Aprobaremos también una ley del tercer sector en Castilla y León, precisamente para poner en valor, para reconocer el protagonismo que tienen en nuestra tierra.

Y, señorías, en materia de dependencia, somos la única Comunidad Autónoma con sobresaliente; algo habremos hecho bien. Seguiremos mejorando nuestro sistema. El aumento de la demanda de los servicios de dependencia es una realidad a la que queremos responder con la calidad. Queremos responder con el incremento de las cuantías económicas, con el objetivo, precisamente, de retrasar la edad de dependencia, y con la reducción de plazos, y llegando a más personas. Ser capaces de llegar a más de 80.000 personas en el nuevo sistema, hasta completar las 180.000 en toda la legislatura. En el marco de la normativa estatal, simplificaremos los trámites y las valoraciones de las situaciones de dependencia y de discapacidad.

También aprobaremos el proyecto de ley de derechos y garantía de continuidad de los cuidados y atención a las personas con discapacidad a lo largo de su vida. Y propondremos la creación, a estas Cortes, de una comisión parlamentaria de discapacidad. Promoveremos la aprobación de medidas que desarrollen e incentiven el uso de la asistencia personal como prestación social de primer orden y oportunidad de empleo para las personas con discapacidad.

Impulsaremos una ley para garantizar, en el ámbito de nuestras competencias, el principio de igualdad de trato y no discriminación por razón de orientación sexual e identidad de género de las personas.

Un bloque crucial en mi política será la igualdad entre hombres y mujeres y la lucha contra la violencia de género. Para seguir avanzando precisamente en esa igualdad, que tiene que ser visible, palpable y efectiva, potenciaremos la educación transversal en todo el itinerario formativo, impulsando, por otro lado, medidas de conciliación y de lucha contra la desigualdad en el empleo, especialmente en las áreas rurales. Impulsaremos, dotaremos el Acuerdo Nacional de Lucha contra la Violencia de Género, con especial énfasis en la evaluación de los resultados. Y garantizaremos a todas las mujeres víctimas de violencia de género en situación de riesgo un alojamiento alternativo al domicilio habitual. En esta ley revisaremos la Ley de Violencia de Género, que fue pionera en su tiempo, y hay que adaptar a las nuevas circunstancias.

Señorías, las personas mayores nos lo han dado todo y todo se lo merecen. No escatimaremos recursos para ayudarlas en sus necesidades, tanto en las ciudades como en el mundo rural. Y en esta línea, vamos a destinar 400 millones de euros al año, 1.600 millones de euros en la legislatura, a políticas de atención a los 600.000 mayores que hay en Castilla y León.

Queremos que nuestros mayores puedan vivir en su casa, potenciando los programas, de la mano de... de la mano de los ayuntamientos y las diputaciones provinciales, los programas de ayuda en el hogar, como teleasistencia, ayuda y comida a domicilio; combatir la soledad, evitar los malos tratos, mejorar su autonomía y también favorecer y promover el envejecimiento activo.

Señorías, también pondremos en marcha una estrategia autonómica para luchar contra la pobreza infantil y garantizar la igualdad de oportunidades para todos los niños y su adecuada atención, educación, cuidado y bienestar a través de sus familias.

Aprobaremos un plan de apoyo a las familias con medidas relacionadas con la maternidad y la paternidad, así como acciones específicas para las familias numerosas o para aquellas que cuidan personas dependientes. Pondremos en marcha... o propondremos en marcha, a nivel estatal, una ley de apoyo a las familias que promueva la natalidad, que garantice la igualdad de derechos entre todas las opciones de familia.

Queremos también, señorías, que esta legislatura sea la legislatura de la conciliación, una de las columnas principales de nuestra política, ya que es una parte muy importante del bienestar de las personas y de las familias para que puedan desarrollar sus proyectos vitales, familiares y laborales. Y, para ello, vamos a desarrollar un nuevo sistema de protección social, un verdadero sistema de conciliación, con nuevos derechos en el medio rural. Buscaremos extender los beneficios existentes para las familias numerosas, para las familias monoparentales y también para las familias con dos hijos.

Señorías, reforzaremos nuestro compromiso con otro de los grandes servicios públicos de Castilla y León, la educación, en el que Castilla y León está también a la cabeza, según los indicadores independientes. Nuestro esfuerzo se centrará en superar lo conseguido, superar lo conseguido hasta ahora en un modelo basado en la calidad, la equidad y la libertad, con el buen trabajo de todos: profesorado, padres, alumnos, centros y también la Administración regional.

Garantizaremos la libertad de los padres para elegir la educación de sus hijos... [aplausos] ... libertad para elegir entre centros públicos y concertados, entre centros de educación especial o educación inclusiva en centros ordinarios. [Aplausos].

Señorías, avanzaremos también en el carácter universal de la Educación Infantil de cero a tres años, disminuyendo la aportación de los usuarios e incrementando los casos de gratuidad.

Como principales líneas de trabajo, garantizaremos la inclusión del alumnado, el compromiso con la escuela rural, que es fundamental, y la orientación hacia el empleo, especialmente en la Formación Profesional y en el ámbito universitario, en las universidades. Precisamente, hablando de este ámbito, del universitario, vamos a aumentar los recursos adicionales en el tramo competitivo para aquellos grupos de investigación, departamentos o facultades con mejores resultados en facetas como la empleabilidad o la transferencia del conocimiento universidad-empresa, entre otros.

Apostaremos también por la internacionalización de las propias universidades, precisamente como garantía de futuro y estrategia esencial también de la lucha contra la despoblación. Y vamos a incrementar el impuesto destinado a las universidades en torno al 10 %, de manera progresiva a lo largo de la legislatura.

Señorías, exigiremos del Gobierno de España una prueba justa e igual para el acceso a la universidad, único en toda España. [Aplausos]. Hemos liderado desde Castilla y León esta petición, y seguiremos luchando para evitar la discriminación de nuestros alumnos en esta prueba vital para su futuro.

También vamos a rebajar las tasas universitarias. Queremos estar entre las más económicas de España. Vamos a aumentar el número de becarios y a completar el sistema propio de becas con una línea destinada a ayudar a los estudiantes que tengan un mejor expediente académico.

Señorías, esta tiene que ser la legislatura de la Formación Profesional, aumentando las plazas, incluyendo las de modo a distancia; apostando también por las más demandadas por el sector productivo, como las tecnológicas o las científicas. Y, desde luego, decir que la Formación Profesional es el futuro. Vamos a establecer incentivos para implicar más a las empresas. Consideramos que hay que garantizar el acceso a los estudiantes en nuestro mundo rural, también con ayudas para la residencia y la movilidad.

Vamos a garantizar que los libros de texto y el material curricular sean gratuitos en Castilla y León para todas las familias que lo necesiten, elevando progresivamente el tope de ingresos que da acceso a esta prestación. Y también impulsaremos los centros bilingües, inclusivos, tecnológicos y seguros. Y desarrollaremos un plan de mejora de la competencia lingüística de las lenguas extranjeras durante el mes de julio.

Vamos a reclamar del Ministerio de Educación modificar el acceso a la función pública docente, acorde con la situación actual en la educación, con la culminación del Estatuto Básico Docente y la implantación de un modelo de mir docente que garantice la calidad de la educación en todo el territorio y sin adoctrinamiento. [Aplausos].

Dentro de lo establecido por la normativa básica estatal sobre la ESO al cargo de director, se establecerá un sistema de incentivos basado en la evaluación del desempeño del cargo y obtención de resultados del centro correspondiente.

Señorías, me voy a referir en este punto al área de fomento, en el que trabajaremos para dar impulso a la vivienda, a las infraestructuras, al transporte y a las telecomunicaciones para mejorar el progreso social, territorial y económico de nuestra tierra.

Entre las medidas de nuestro Programa de Gobierno, habrá una estrategia logística regional que dote de un valor añadido al tejido productivo. Nos volcaremos en ello, en ese desarrollo -y le exigiremos también al Gobierno de España, como haremos nosotros- del Corredor Atlántico, de las conexiones ferroviarias, de los puertos de la fachada atlántica y cántabra con el actual trazado del corredor a su paso por Castilla y León.

En esta misma línea, vamos a exigir al Gobierno de España las mejoras necesarias en la red de ferrocarril convencional de nuestra Comunidad Autónoma. Reclamaremos la culminación de las obras de autovías y alta velocidad ya proyectadas, planificadas, presupuestadas, y que en todas las provincias –no sabemos por qué- están ralentizadas o paralizadas por el Gobierno central. [Aplausos].

Continuaremos... continuaremos con la mejora de la red de carreteras autonómicas para mejorar la cohesión territorial, y aprobaremos un mapa de ordenación del transporte público de viajeros para hacerlo más eficiente. Un mapa que garantice la movilidad en todo el territorio y a todas las personas. Y por eso vamos a poner en marcha un bono de transporte rural, con tarifa plana superreducida también para personas mayores, para jóvenes y para aquellas personas con escasos recursos.

Señorías, internet tiene que llegar a todas las personas y en todo el territorio. Este es un objetivo irrenunciable del próximo Gobierno. Para ello movilizaremos 130 millones de euros, como mínimo, entre todas las Administraciones públicas y las operadoras, con el ánimo de mejorar la cohesión y las oportunidades en todo el territorio.

Impulsaremos la agenda digital rural, la cobertura de banda ancha de alta velocidad, para que llegue a todos nuestros pueblos y ciudades. Y mejoraremos, también, el servicio de televisión digital en el medio rural; es algo imprescindible.

La transformación digital es un elemento fundamental para fijar población en el territorio, para abrir posibilidades a las familias y a las empresas, y también para crear puestos de trabajo de última generación, y potenciar, por ejemplo, el teletrabajo en cualquier pueblo.

En lo que respecta a la vivienda, decir que es un derecho universal. Aprobaremos una completa reforma de la Ley del Derecho a la Vivienda en Castilla y León, recogiendo la transformación social y jurídica que ha procedido en la política de vivienda en los últimos tiempos. Apostaremos por el alquiler y la rehabilitación de la vivienda, incluyendo la regulación del parque público de alquiler social. Ampliaremos de 2.000 a 3.000 viviendas para alquiler social, como servicio de interés general, y fomentaremos algo muy importante, el arbitraje como vía de resolución de conflictos. Fomentaremos la rehabilitación de viviendas -ya lo he dicho- y la regeneración urbana, pero además promoviendo la eficiencia energética en este proceso.

Este Gobierno va a apostar por la sostenibilidad, por la lucha contra el cambio climático. Todo nuestro trabajo perseguirá, precisamente, un mismo fin: la protección, la conservación, la mejora del medio natural del entorno en el que vivimos, siendo conscientes también de las oportunidades de desarrollo y riqueza que nos ofrece, que son muchas. Es esencial, en este sentido, compatibilizar protección y desarrollo.

Y en esta línea, vamos a poner en marcha distintas medidas legislativas de carácter autonómico. Por un lado, la depuración y reutilización del agua, acciones para reducir la contaminación, con las políticas de transporte urbano y de abastecimiento energético doméstico, de la mano de los ayuntamientos, con su colaboración, con su coordinación. En este sentido también, aprobaremos una estrategia de mejora de la calidad del aire en nuestras ciudades, teniendo en cuenta los criterios de los... del objetivo del desarrollo sostenible de la Agenda 2030.

En un modelo de gestión sostenible de nuestros recursos naturales, es necesario ser conscientes que tenemos que aprovecharlos como fuente de riqueza, y por eso reafirmamos nuestro compromiso como... con las energías renovables, con una nueva estrategia de eficiencia energética y otra de renovables térmicas, según la Agenda 2030.

Promoveremos también, señorías, la implantación de una gestión forestal sostenible, de manera que se impulse el desarrollo y la creación de empleo en las zonas rurales. Elaboraremos un plan de acción del sector forestal frente al cambio climático, incrementando la superficie arbolada, con un nuevo programa de repoblación, y también con medidas de conservación y de ampliación de la masa forestal. Aprobaremos una estrategia de coordinación de medios de extinción de incendios forestales entre las Administraciones públicas competentes.

También consolidaremos la red de espacios naturales protegidos de nuestra Comunidad, poniéndolos además en valor, en un modelo de desarrollo sostenible, potenciando su uso turístico y potenciando, por tanto, su retorno social y económico.

Señorías, vamos a impulsar la aprobación de una nueva ley de caza y pesca en Castilla y León en un plazo de seis meses, apostando por las licencias interautonómicas. Con la nueva ley promoveremos un modelo de caza que garantice el aprovechamiento cinegético sostenible y que permita una... una mejor gestión de la fauna, reduciendo los daños a la actividad agraria, reduciendo también los accidentes de tráfico y contribuyendo a la actividad económica, especialmente en el mundo rural.

Anuncié antes la creación de la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Rural, porque vamos a seguir apostando con fuerza por las personas que viven en el medio rural y que se dedican, precisamente, al sector primario, nuestros agricultores y nuestros ganaderos. Queremos mejorar la producción y la competitividad de la actividad agraria, facilitar el trabajo de la... del agricultor, también el trabajo del ganadero, y, sobre todo, incorporar, facilitar el acceso de jóvenes y mujeres. Y algo muy importante, fortalecer la cadena de valor: el productor, la industria y la distribución.

Concentraremos nuestros esfuerzos en mejorar la calidad de vida a aquellas personas que viven del campo; es fundamental. Y lo haremos de la mano de las OPAS y también de las cooperativas.

En esta misma línea queremos trabajar y apoyaremos la labor de los grupos de acción local para impulsar proyectos de actividad económico, social, cultural y medioambiental en el mundo rural.

Apostaremos por un sector crucial, fundamental, vital en nuestra Comunidad Autónoma, como es el sector agroalimentario y agroindustrial, con muchísimo presente, pero con muchísimo más futuro, especialmente en nuestro territorio rural. Para eso aprobaremos un plan autonómico de agroindustria. El objetivo es fortalecer el sector de la transformación agroalimentaria. También potenciar la generación del valor añadido y orientar la eficiencia y eficacia del gasto en I+D+i.

También, señorías, queremos buscar la eficacia, la eficiencia y la sostenibilidad. Y por eso desarrollaremos una estrategia regional para la economía circular.

Señorías, apostaremos claramente por el regadío. Contribuye a la rentabilidad, a la riqueza, a fijar población. Donde hay agua hay vida, donde hay regadío hay un 20 % más de población y una mayor incorporación de jóvenes al campo. Por eso exigiremos al Gobierno de España las inversiones en infraestructuras agrarias, para cumplir con el mapa de infraestructuras agrarias de Castilla y León con más de 600 millones de euros hasta el año dos mil veintitrés. [Aplausos].

Por otra parte, y en cumplimiento de un compromiso personal, una de mis primeras acciones de gobierno será presidir un grupo de trabajo con representantes de los ganaderos y también, lógicamente, de la Administración, de la Junta de Castilla y León, para buscar fórmulas de flexibilidad de la aplicación de la normativa europea, que haga compatible la sanidad animal con la rentabilidad de las explotaciones.

Señorías, vamos a exigir al Gobierno de la Nación una negociación fuerte y dura en defensa de la PAC: ni un euro menos para nuestros agricultores y ganaderos. Queremos una PAC que esté bien dotada económicamente, y haremos para que sea eficiente y esté simplificada.

También en el ánimo de aprovechar nuestros recursos patrimoniales y naturales, vamos a reforzar nuestras políticas de turismo y de cultura. Son auténticos motores de desarrollo económico para el futuro de Castilla y León, vinculados a las señas de identidad de nuestra tierra: patrimonio histórico, natural o nuestro propio idioma. Movilizaremos una inversión de 60 millones de euros en esta legislatura para impulsar el turismo. Eso nos va a permitir fomentar la promoción nacional e internacional de nuestra Comunidad Autónoma, con el objetivo de llegar a los casi 8.000.000 de turistas internacionales (un 13 % más, aproximadamente) y a las 55 millones de pernoctaciones totales (un incremento de un 7 %, aproximadamente).

Para ello, entre otras acciones, diseñaremos una campaña de sensibilización del sector turístico por mercados exteriores, para favorecer la excelencia en la atención a los turistas internacionales. Queremos más visitantes, queremos todos los días del año en todas las provincias y en todos los lugares de Castilla y León. Y entre las distintas medidas, pondremos en valor el patrimonio histórico de la Comunidad como factor de desarrollo, fomentando la colaboración público-privada en el ámbito de la conservación y de la promoción.

El turismo rural es clave en Castilla y León por sus condiciones geográficas, naturales, patrimoniales y también culturales, lo que nos convierte en un referente. Por ello reforzaremos la promoción de nuestra oferta de turismo rural, especialmente en el ámbito internacional, mediante un plan de promoción internacional de turismo rural de la mano de la Administración central.

Apostamos también por un turismo para todos, con un nuevo plan de accesibilidad turística, que es fundamental, en colaboración con todas las Administraciones, asociaciones y también plataformas representativas del sector de la discapacidad.

Y por otra parte incidiremos en las políticas culturales con el objetivo de facilitar el acceso a todos a la cultura, con 50.000 actividades culturales en esta legislatura, el apoyo a las industrias culturales, y también los festivales, los museos y tantos centros vinculados a la cultura a lo largo y ancho de nuestra geografía de Castilla y León. Y apostar, por supuesto, por algo fundamental, el octavo centenario de la... de la primera piedra de la construcción de la Catedral de Burgos.

Señorías, quiero hacer también una especial referencia a la tauromaquia, seña de identidad de nuestra tierra, y especialmente importante en nuestro mundo rural. Vamos a unir en un único órgano de gestión la promoción y la normativa taurina y elaborar un plan estratégico de tauromaquia.

Vamos, en otro orden de cosas que ya he citado, a promover el español como recurso cultural, económico y turístico, y para ello vamos a potenciar, a impulsar, a Castilla y León como destino preferente. ¿Cuál es nuestro objetivo? Alcanzar los 220.000 alumnos, un 25 % más a lo largo de la legislatura, y posicionando a Castilla y León como referente mundial. En este sentido, se culminará, de la mano de la Universidad de Salamanca, la sede del Centro Internacional del Español en el año dos mil veintidós, que contribuirá con fuerza a ese posicionamiento.

Por otro lado, vamos a fomentar iniciativas que pongan en valor al sector audiovisual de nuestra Comunidad, consolidando a nuestra región, a nuestra tierra, como creciente y excepcional plató de rodaje.

Señorías, por último, y no por ello menos importante, el programa contempla distintas medidas de regeneración política e institucional, siguiendo en la línea iniciada en anteriores legislaturas.

En lo referente a los aforamientos, la propuesta realizada por el Grupo Parlamentario de Ciudadanos para suprimirlo cuenta con el apoyo del Partido Popular, del Grupo Popular, y también tendrá todo mi apoyo.

Además, analizaremos la normativa electoral con el fin de buscar mejoras: reducir los costes en las campañas electorales, también mejorar la proporcionalidad y facilitar la participación de todas las personas, siempre, lógicamente, con el máximo consenso entre los grupos de esta Cámara.

Aplicaremos diferentes medidas para una mayor limitación de mandatos, el control de la labor del Gobierno y altos cargos, la regulación de las subvenciones, la lucha contra el fraude, la eficacia de la Administración y de las entidades públicas, el reforzamiento de la transparencia y la participación ciudadana en las políticas públicas.

En conjunto, impulsaremos, por tanto, una Administración más moderna, avanzando hacia la Administración digital y en la simplificación de trámites, con más estabilidad en el empleo público, y, además, que sea más ágil. En ese funcionamiento de la Administración, es fundamental la labor de los empleados públicos y la mejora de la calidad de su empleo, algo que quiero destacar, apostando especialmente por la estabilidad en todos los sectores. Por ello, vamos a desarrollar la ley de carrera profesional de este colectivo, además de implantar las 35 horas semanales; y, con carácter general, trabajaremos para la recuperación de todos los derechos que se perdieron durante la crisis. [Aplausos].

Señorías, voy concluyendo. Tal y como iniciaba esta intervención, les pido su apoyo para convertirme en presidente de la Junta de Castilla y León y para liderar un Gobierno de transformación, innovador, moderado y liberal, que de forma mayoritaria los castellanos y leoneses votaron el veintiséis de mayo. Un Gobierno que, desde el diálogo, con el apoyo de otras fuerzas políticas representadas en las Cortes, podamos construir una mejor región. Una mejor región desde el desarrollo de cada una de sus nueve provincias. Y para eso hago un llamamiento a todas las fuerzas políticas representadas en sede parlamentaria como ejes necesarios del diálogo.

Un Gobierno que, desde el respeto a los diferentes pensamientos, pero también desde la libertad, adoptará medidas necesarias para que los grandes desafíos que tenemos por delante seamos capaces de afrontarlos. Un Gobierno honesto y sincero, porque la sinceridad de las personas no se encuentra en sus palabras, sino en sus actos. Y este Gobierno será un Gobierno de actos. Y quiero decir que vengo con los brazos abiertos, con la camisa remangada y también con las manos tendidas con un espíritu de concordia, para hacer de esta tierra la mejor del mundo, porque creo en sus enormes posibilidades.

Vengo con el firme compromiso, el ejemplo y el recuerdo de muchos servidores públicos, o simplemente servidores de esta tierra, que lo hicieron hasta el final de sus días. Y entre ellas se encuentra alguien que marcó mi vida y que me inculcaron tres cosas: la primera de ellas, ser buena persona; la segunda, una persona trabajadora; y la tercera persona, no hay mejor legado que la honestidad.

Sin duda alguna, estas palabras y este discurso... [aplausos] ... Sin duda alguna, estas palabras y este discurso es el más importante de cuantos he desarrollado o pronunciado hasta la fecha. Y lo he hecho ante los representantes de las mujeres y de los hombres de Castilla y León. Hombres y mujeres de esta tierra a los que les pido su confianza para ser investido presidente de la Junta de Castilla y León, la tierra en la que tuve la suerte de nacer, en la que pude crecer y en la que me gusta vivir siempre.

Quiero invocar el espíritu que debe guiar nuestros pasos, que es construir el presente para ganar, para conquistar el futuro, desde la humildad, el sosiego, la fortaleza y la templanza.

Y, por último, un compromiso personal: quiero que sepan que ante todo está Castilla y León; quiero que sepan todos los castellanos y leoneses, desde Perosillo a San Pelayo, desde Estepa de San Juan a Espinosa de Almanza, o en cualquiera de los 2.248 ayuntamientos que tiene esta región, que sientan que aquí tienen, que van a tener a un Gobierno y a un presidente defensor de esta tierra. Voy a ser un presidente que esté en la calle, con la gente, con sus problemas y necesidades, dando la cara; pero también donde se toman las grandes decisiones, en Madrid y en Bruselas. Jamás seré indiferente a lo que pueda ocurrir en esta tierra o a sus gentes. Vengo a gobernar para todos y también a dar todo mi esfuerzo, hasta el último aliento, por esta tierra.

Y me van a permitir que mis últimas palabras las tome prestadas de un español universal, un salmantino de Bilbao, don Miguel de Unamuno, con las que me identifico y me gustaría identificar a nuestro Gobierno: "Procuremos ser más padres de nuestro porvenir que hijos de nuestro pasado". Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco.

Señorías, de acuerdo con el Artículo 135.4 del Reglamento de esta Cámara, esta Presidencia decreta una interrupción de la sesión para que, a su reanudación, puedan intervenir los representantes de los grupos parlamentarios.

El debate se reanudará a las dieciséis horas de esta tarde.

Se interrumpe la sesión.

[Se suspende la sesión a las doce horas quince minutos y se reanuda a las dieciséis horas].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Señorías, vayan tomando asiento, por favor. Señorías, vamos a... a reanudar... Se reanuda la sesión. Esta Presidencia anuncia que la votación de investidura tendrá lugar esta tarde, una vez terminado el debate e intervenido todos los portavoces de los grupos de esta Cámara.

En representación del Grupo Parlamentario Socialista, tiene la palabra don Luis Tudanca Fernández por un tiempo de treinta minutos.


EL SEÑOR TUDANCA FERNÁNDEZ:

Muchas gracias, señor presidente. Señoras y señores procuradores, hoy mis primeras palabras, como tantas otras veces, como en demasiadas ocasiones, son para condenar un nuevo asesinato machista; otra mujer que no hemos sido capaces de proteger. Que haya sido aquí, tan cerca, en Salas de los Infantes, no hace que sea mayor nuestro dolor o nuestra indignación, pero sí nos recuerda que no podemos bajar la guardia, que también aquí las políticas de igualdad y la lucha contra la violencia de género deben estar más vigentes que nunca. Desde luego, nosotros, el Grupo Parlamentario Socialista no ahorrará ningún esfuerzo para terminar con esta lacra; ninguno, señoras y señores procuradores. [Aplausos].

Quiero saludar también al presidente de la Junta en funciones, quiero saludar a todos los representantes de la sociedad civil que hoy nos acompañan en este Debate de Investidura en las Cortes. A todos ellos les quiero dar la bienvenida en nombre del Grupo Parlamentario Socialista a este Parlamento y ofrecerles, como siempre, todo el trabajo y la colaboración en pro de la mejor Castilla y León.

Como muchos han dicho durante los últimos días, hoy asistimos a una sesión histórica en Castilla y León. Hoy, en esta sesión de investidura, será la primera vez en la historia de nuestra Comunidad en la que no se elegirá como presidente a quien ha ganado las elecciones; y quien ganó las elecciones en Castilla y León el pasado veintiséis de mayo fue el Partido Socialista. [Aplausos].

Por contra, hoy asistimos a una sesión de investidura en la que saldrá elegido, por primera vez, como presidente de la Junta quien ha perdido las elecciones, aquellos que han sido castigados por los ciudadanos en las urnas habiendo perdido veinticinco procuradores en las dos últimas elecciones, prácticamente la mitad de los que tienen hoy en este hemiciclo. En todo caso, adelantándome a los hechos, quiero felicitar de antemano al nuevo presidente de la Junta de Castilla y León; también será el mío. Nosotros no dudaremos nunca de su legitimidad, nunca pondremos en tela de juicio su legalidad. Nosotros, tampoco en esto, somos como ustedes, señoras y señores del Partido Popular. [Aplausos].

Señoras y señores, creo en la política y creo en Castilla y León. Hace más de cuarenta años Hannah Arendt reflexionaba sobre lo que consideraba una conflictiva relación entre la verdad y la política, alertando, por supuesto, sobre la forma en la que algunos construyen y manejan la mentira. La política, lo que debe ser la buena política, no es posible sin la verdad; es lo que construye la relación entre quienes prestamos un servicio público en las instituciones y los ciudadanos que nos han otorgado su confianza, es lo que sostiene la credibilidad y la solidez de nuestras instituciones, lo que rubrica el contrato social. Por eso siempre me he empeñado en conducirme por el camino de la verdad; eso no significa, obviamente, que no haya espacio para el error o la equivocación, por supuesto, no pretendo ser infalible; pero sí tengo la convicción de que no hay nada más poderoso que la palabra, y por eso hay que darla con prudencia y con respeto. La verdad dicha y la palabra que se da, la mano que se tiende y la palabra que se cumple; esto es lo que conduce a la transformación de una sociedad que quiere ser mejor, es lo que garantiza la credibilidad y la coherencia, la confianza en la política, en una democracia que bien sabemos cuánto costó conseguir y cuántos éxitos nos ha permitido alcanzar.

Señoras y señores, sí, yo creo en la política. Nada de lo que ha sucedido, nada de lo que suceda podrá persuadirme de que no es útil, de que no es necesario. Es la voz de los que no tienen voz, es lo que nos iguala y nos permite hacer una sociedad más justa. Por eso, a todos los castellanos y a los leoneses que han visto con espanto lo que algunos han hecho durante las últimas semanas con su voto, a quienes han asistido estupefactos al mercadeo infame con sus instituciones, a quienes les indignan las mentiras dichas y los pactos vergonzantes, a todos ellos, a todas ellas, quiero decirles que estamos aquí, que seguimos en pie, que en este Parlamento hay aún 35 parlamentarios del Partido Socialista en pie, con la cabeza alta y con la conciencia limpia, que no les van a defraudar; 35 mujeres y hombres que mantenemos nuestra palabra y que defenderemos esta tierra con todas nuestras fuerzas. [Aplausos].

Sé que a quienes solo les ocupa y les preocupa mantener el poder, a quienes están dispuestos a cualquier cosa, a comprar y a vender las instituciones como si fueran mercancía, a ellos no solo no les importa, sino que alientan el descrédito de la política; el desánimo entre la gente normal que en cada rincón de Castilla y León se preguntan hoy para qué sirve su voto. Por eso es nuestro deber mantener la esperanza, para que no gane la mentira, para que gane Castilla y León. Porque, como les decía, creo en la política y creo -sigo creyendo- en Castilla y León.

Nací en esta tierra, he crecido en esta tierra, he visto cómo generaciones enteras se marchaban, por eso hace cuatro años abandoné responsabilidades más cómodas para dar la batalla por el futuro de Castilla y León. Por eso seguiré luchando con todas mis fuerzas hoy y en el futuro, esté donde esté, para que en esta tierra por fin haya un Gobierno, el Gobierno que se merece y el futuro que Castilla y León necesita. [Aplausos].

De Demetrio Madrid, de tantos y tantos buenos socialistas, pero también de muchos que no lo eran, aprendí el valor de la honradez, pero sobre todo el compromiso con esta tierra. Nada de lo que sucede en Castilla y León me es ajeno.

Hace cuatro años afirmé que Castilla y León necesitaba emanciparse, tener voz propia, defender con pasión y convicción su papel en España y en el mundo. Somos la tierra del primer europeo, de las primeras Cortes democráticas del mundo, del idioma más universal. Somos gente humilde y tenaz, orgullosos y dignos. Esta es una tierra en la que un apretón de manos vale más que un contrato, una tierra que nunca ha querido ser más que nadie, pero que nunca tolerará ser menos.

Por eso, de todo lo que ha pasado, de todo lo que han hecho, lo más grave, lo que no les perdonarán nunca los castellanos y los leoneses es que ustedes han vendido nuestra Autonomía, nos han quitado la voz. Han permitido que retrocedamos décadas, nos han convertido en un protectorado, en una colonia de Madrid, como si fuéramos una Comunidad de segunda, como si no tuviéramos capacidad para construir nuestro futuro sin tutelas. Ustedes han traicionado a Castilla y León. [Aplausos].

Hoy... hoy no son ustedes los que deberían estar en este debate, quienes deberían someterte a esta investidura, sino quienes les han dicho durante todas estas semanas lo que tienen que pensar, lo que tienen que decir y lo que tienen que pactar. Son ellos los que realmente gobernarán Castilla y León sin que nadie les haya votado, sin que nadie siquiera les conozca.

A quien hoy pide la confianza de esta Cámara, durante todo este mes solo le hemos escuchado susurrar balbuceante un lacónico "yo, lo que diga Ciudadanos", cuando le preguntaron por las condiciones del pacto. Del otro, de quien le apoya, es más difícil resumir tanta incontinencia verbal, pero podríamos parafrasear a su compañero de Soria con un "yo no quería, pero me llamaron de Madrid". Poco bagaje para quienes quieren gobernar esta tierra milenaria. Entre los dos no sé si juntan un gramo de autoestima. [Aplausos].

Hoy quiero decirles a los castellanos y a los leoneses alto y claro que los socialistas defenderemos esta tierra, que nos debemos a ellos y vamos a ser fieles a nuestro compromiso. Porque todos cuantos nos presentamos como candidatos a la Presidencia de la Junta comprometimos nuestra palabra, nuestro Programa de Gobierno y nuestros principios con los ciudadanos, nos hayan votado o no. Y les aseguro que nadie me apartará de ese compromiso con Castilla y León y que haré frente a quienes quieren traicionarla, con todas mis fuerzas. [Aplausos].

Cuando les hablaba al principio del valor de la palabra, me refería también a su poder para transformar la realidad; por eso es tan grave lo que es tan haciendo, porque estamos asistiendo a la más absoluta perversión del lenguaje. A hacer presidente a alguien del mismo partido que lleva 32 años gobernando le llaman renovar; a dar el Gobierno a quienes están manchados de corrupción le llaman regenerar; a hacer comparecencias sin preguntas y maltratar a los periodistas le llaman transparencia; a no querer siquiera reunirse con quien ha ganado las elecciones le llaman diálogo; a repetir el mismo pacto de hace cuatro años le llaman cambio, porque sí, es el mismo. En nada se diferencia el acuerdo que firmaron el señor Fuentes con el señor Herrera con el que acaban de firmar el señor Igea con el señor Mañueco. Usted, señor Igea, es igual que el señor Fuentes, pero con ínfulas. Eso sí, el botín conseguido para los ciudadanos... para los de Ciudadanos, quiero decir, es mucho más suculento: diputaciones gobernadas con un solo diputado, de 25, por aquellos que querían eliminarlas; alcaldías conseguidas con 3 concejales de 25; vicepresidencias, cargos, sueldos, repartidos con una obscenidad nunca antes vista en esta tierra, cuya dignidad está muy por encima de su comportamiento y de su ética, muy por encima. [Aplausos].

Y, de verdad, me gustaría... me gustaría analizar su programa político conjunto, pero es que es imposible, porque no se lo cree nadie, nadie. Para empezar, transmite tal falta de entusiasmo, tal falta de ilusión y de convicción que asusta, porque esta tierra no se lo merece, porque no se lo puede permitir. Yo supongo que es el entusiasmo de quien lleva 30 años aquí sin hacer nada, pero son promesas hechas e incumplidas durante decas... durante décadas, declaraciones de intenciones vacías de contenido. Les voy a poner varios ejemplos. El primero, la despoblación, que no es un ejemplo cualquiera, es nuestro principal problema. Primero, ¿dónde está su Consejería del medio rural? ¿Pero no era su propuesta estrella? Bueno, de hecho era la única propuesta que tenía en materia de lucha contra la despoblación y encima se la tuvo que inventar en mitad de la campaña porque no aparecía en su programa. Pero resulta que cuando firmaron su acuerdo de Gobierno y de reparto tampoco aparecía, pero arreglado: hoy en su discurso mete el apellido a la Consejería de Agricultura y Ganadería y a rodar. Esta es la seriedad de su Gobierno.

Segundo. Es que en su Gobierno, cuando anunciaron el organigrama, ¿se han dado cuenta que no aparecía la más mínima referencia a las competencias en materia de lucha contra la despoblación? Nada de nada.

Y tercero -esta es la mejor-. 32 años de Gobierno, 150.000 habitantes perdidos en ocho años, cientos de debates, iniciativas, reuniones, documentos, ¿y cuál es la única iniciativa que han acordado? Hacer un grupo de trabajo para que haga una propuesta dentro de un año. ¡Bravo!, señoras y señores, ¡bravo! [Aplausos]. Es que son ustedes... son ustedes unos genios. ¿Cómo no se nos había ocurrido antes un grupo de trabajo? ¡Ay!, es que sí se les había ocurrido antes. De hecho, ya lo hicieron en dos mil quince; de hecho, lo llevan haciendo más de quince años, llevando al paroxismo aquella máxima napoleónica de "Si no quieren que algo salga adelante, encárgueselo a una Comisión". Pero es que esto lo hacen con todo. Todos los compromisos en materia de transparencia, regeneración, publicidad, están condicionados en sus acuerdos para dejarlos en nada. Vuelven a limitar los mandatos que ya limitaron y que no cumplieron, a establecer las incompatibilidades que ya eran incompatibles, a acabar con los clientelismos que habían afirmado que habían acabado con ellos ya. El arte del trilero hecho política.

Otro gran ejemplo es el Hospital de Burgos. Resulta que el Partido Popular privatiza un hospital en un proceso repleto de irregularidades en el que se descubren 700 millones de euros de sobrecoste. Que todos los grupos de las Cortes, incluido Ciudadanos, denunciamos al Partido Popular por malversación y prevaricación. Y Ciudadanos les da el Gobierno. Cosas de la nueva política liberal. Pero esperen, que aún hay más: Ciudadanos, que se había comprometido a la reversión del modelo, ha pactado, tras una durísima renegociación, supongo –atención-, estudiarlo en otro grupo de trabajo, y con condiciones, claro; estudiarán la reversión del hospital a lo público si no supone un coste. ¿Pero no se dan cuenta que lo que supone un coste inasumible es mantener el modelo privado? Nosotros no vamos a parar hasta que el Hospital de Burgos sea íntegramente público, no vamos a parar. [Aplausos].

Y, por cierto, hablando de sanidad, hoy vuelvo a exigirles que en el primer Consejo de Gobierno, en el primero, reabran las urgencias médicas de Barruelo y que las blindemos para que nunca más puedan cometer la tropelía que cometieron cerrando las urgencias médicas rurales de nuestros pueblos. [Aplausos].

Decía... decía Mark Twain que "Si dices la verdad, no tendrás que acordarte de nada". Siempre he pensado que para mentir hace falta una excelente memoria, pero es que, para mantener este ritmo, ustedes para acordarse de todas sus mentiras van a tener que requerir los servicios de algún superordenador. Miren, ¿saben por qué la gente está enfadada? No porque hayan pactado, si eso es política, sino porque les han mentido; porque dijeron una cosa durante la campaña e hicieron otra. Eso sí, después se han entendido como solo pueden hacerlo quienes ven en esto un negocio y no una institución.

Y así se han convertido ya en un partido único. No lo he dicho yo. Como ha dicho el nuevo y renovado presidente... –renovado, no sé si cogen el concepto- el nuevo y renovado presidente de la Diputación de Burgos, por la gracia de Ciudadanos, dijo literalmente que "ya consideramos a Ciudadanos uno de los nuestros". Yo supongo que esto es una afortunada, aunque inconsciente, referencia a la película de Scorsese sobre la mafia, señoras y señores procuradores. [Aplausos].

Y no... y no olvidamos tampoco... no olvidamos tampoco esos pactos con la extrema derecha, porque allí donde pueden, allí donde lo necesitan, no han tenido ni pudor ni escrúpulos en pactar con aquellos que quieren hacernos retroceder 40 años. En Palencia usaron sus votos para obtener la alcaldía frente a quienes habían ganado las elecciones. Hoy ya podemos ver a concejalas de extrema derecha en la portada de los periódicos representando al Gobierno municipal. En El Espinar han hecho concejala de Igualdad, de Igualdad, a una representante de la extrema derecha. Y en Burgos hemos visto ya sentados en la misma mesa al PP, a Ciudadanos y a la extrema derecha para oponerse a que el Ayuntamiento cumpla la Ley de la Memoria Histórica y quite una inscripción de homenaje a Primo de Rivera de nuestra catedral. Todo política liberal y de centro. Yo supongo que en esto también el señor Macron les habrá llamado para felicitarles.

Son ustedes cómplices de aquellos que quieren acabar con la igualdad y con los derechos de las mujeres, con las libertades, que tanto esfuerzo y sacrificio ha supuesto para aquellos que nos han precedido. Y no, no vamos a permitirlo, porque no se negocia con la igualdad. No vamos a tolerar ni un paso atrás en los derechos de las mujeres de Castilla y León... [aplausos] ... ni un paso atrás.

Ayer, precisamente ayer, se cumplían 70 años de la publicación de uno de los libros que lo cambió todo. Esta semana. Simone de Beauvoir publicaba El segundo sexo, indispensable en la construcción del movimiento feminista y la lucha por la igualdad. En él decía que uno de los beneficios que la opresión ofrece a los opresores es que el más humilde de ellos se siente superior. Uno tiene la sensación de que hoy, 70 años después, hay quienes quieren volver a aquellos tiempos de opresores y oprimidas. Y puedo asegurarles de que haremos cuanto esté en nuestra mano para que nunca haya en nuestra tierra una mujer que no encuentre el amparo del público, de las instituciones, frente a una situación de violencia, acoso o desamparo. No vamos a dejarlas solas. [Aplausos].

Por eso, también proponemos y propondremos que... y exigiremos que se incrementen de forma inmediata, inmediata, al menos un 45 % los recursos para la lucha contra la violencia de género; que se elabore un plan estratégico de igualdad de género en el medio rural; y que se creen centros de igualdad en todas las provincias. Esto son hechos y no palabras vacías de contenido, señor Mañueco. [Aplausos].

En realidad... en realidad, antes me equivoqué, no todo lo que proponen lo fían a un estudio o a un grupo de trabajo, no todo; hay cosas en las que no dudan, en las que no hay lugar para el análisis: cuando se trata de darle regalos a los suyos no andan tan timoratos, ahí sí lo tienen claro. Bajarles los impuestos a los más ricos de la Comunidad, inmediatamente, sin dilaciones, mañana mismo. Quizá podían haberle dedicado una tarde al menos, aunque fuera, a calcular cuánto dinero nos va a costar, cuánto vamos a dejar de recaudar, y a explicarnos de dónde van a recortar ese dinero que no recaudarán quitándole los impuestos a los más ricos. Pero ahí no hay grupo de trabajo que valga.

Miren, ustedes representan la continuidad sin duda, sin paliativos, de un proyecto agotado que nos ha llevado a la despoblación y a la corrupción. Castilla y León se ha hecho cada vez más pequeña y con mayores desequilibrios, es cada vez más injusta con quienes viven aquí. A partir de hoy será presidente quien hace décadas ya formaba parte del Gobierno que nos ha traído hasta este lugar, hasta este momento. A partir de hoy será presidente quien dirigió la Comisión encargada de vigilar la corrupción en el partido que ha resultado ser el más corrupto de Europa.

Y uno se pregunta: ¿dónde quedó el autonomismo útil? ¿Qué han hecho con la forma de hacer política de esta tierra? Porque, por encima de las diferencias ideológicas y de partidos, aquí siempre hemos mantenido consensos básicos, que ustedes han hecho saltar por los aires en apenas unas semanas. Pero ¿cómo vamos a creerles? ¿Cómo les va a creer nadie a partir de ahora? Porque en nada se diferencia lo que han hecho durante estas semanas de lo que harán en el futuro, salvo que por el camino han degradado la forma de hacer política y han conseguido que les pierdan el respeto. De nada vale que hoy se ponga el traje institucional porque los hechos no dejan de existir, aunque se les ignore.

Pero, como decía Machado, la verdad es la esperanza. Por eso, vamos a seguir diciendo la verdad, y por eso nunca perderemos la esperanza. No tenemos derecho a hacerlo. Porque, mientras, la vida sigue. Mientras, Castilla y León se sigue vaciando. Nuestros jóvenes se siguen marchando porque no hay oportunidades. Mientras, nuestro campo, nuestros agricultores y ganaderos sufren una nueva sequía. Mientras, nuestra sanidad, nuestros servicios públicos se siguen deteriorando. Así que nosotros vamos a seguir trabajando por esta tierra, alguien tiene que ocuparse de ello.

Por eso ya anunciamos y registramos las primeras iniciativas. La primera: para abrir los comedores escolares durante el verano. Porque hay miles de familias con menores en riesgo de pobreza en nuestra Comunidad. Porque hay que ayudar a la conciliación una vez termina el curso escolar. Llevamos varios años exigiéndoselo y ustedes se niegan. Y, mientras tanto, son los ayuntamientos los que con sus propios medios, en muchas ocasiones, están tomando la iniciativa, pero no es suficiente. La Junta debe implicarse. Pero es que, además, acaba de recibir la Junta más de 1.000.000 de euros del Gobierno de España, dentro del Programa de actividades de ocio y comedores para menores en riesgo de vulnerabilidad. No me hable de cosas genéricas, no me hable de estrategias, por favor. Yo le propongo que la Junta destine al menos la misma cantidad, otro millón de euros, y de forma inmediata colabore con los ayuntamientos para abrir los comedores escolares. Y no se me ocurre una causa más justa. ¿Va a negarse? ¿Van a negarse hoy también? No esperen a conformar el nuevo Gobierno, háganlo ya, porque el hambre no puede esperar. Y esto sí es buena política. [Aplausos].

La segunda iniciativa contiene medidas para hacer frente a la sequía y ayudar al mundo agrario. Un fondo extraordinario y ayudas directas para que nuestros agricultores, que han sufrido dos sequías extremas en muy poco tiempo, puedan sobreponerse. Para que un sector vital para Castilla y León viva. Y esto también es política, buena política, señoras y señores procuradores del Partido Popular.

Y la tercera iniciativa tiene que ver con la regeneración y la lucha contra la corrupción: trama eólica, polígono de Portillo, Perla Negra... ¿Les suena? Pues hace cuatro años ya se creó una Comisión de Investigación en este Parlamento, que el PP bloqueó con Ciudadanos de cómplice; un bloqueo que terminó con una condena del Tribunal Constitucional por vulneración de derechos fundamentales, tras la denuncia del Grupo Parlamentario Socialista. Vulneración de derechos fundamentales. [Aplausos]. Hablamos de decenas de millones de euros en comisiones ilegales, de la imputación de toda la cúpula de la Consejería de Economía y Hacienda, hablamos de escándalos nacionales que han manchado el buen nombre de Castilla y León.

Pues bien, ya hemos registrado de nuevo la petición de esta Comisión de Investigación, y la primera comparecencia que solicitaremos será la del previsible y flamante presidente de la Junta, el señor Mañueco, tal y como solicitó Ciudadanos en su día, cuando se creó esta Comisión.

Y lo explico por si no me han seguido: Ciudadanos pidió la comparecencia del señor Mañueco en una Comisión de Investigación porque consideraban que estaba implicado en varias tramas de corrupción, y hoy le harán presidente. [Aplausos].

Pero bueno, no se preocupen, no se preocupen, que han hecho una Consejería de Regeneración y esto no va a volver a pasar. Pero, en fin, queda mucho por hacer y por eso no cejaremos. Inasequibles al desaliento, traeremos a esta Cámara la voz de los castellanos y los leoneses. Seguiremos haciendo política desde la tierra, calle a calle, pueblo a pueblo, barrio a barrio, escuchando y tendiendo la mano, mirando a los ojos, diciendo la verdad. No habrá voz que se quede sin ser escuchada, no habrá necesidad sin respuesta, no habrá problema sin solución.

Yo quiero empezar por reiterar hoy mi compromiso y el del Partido Socialista con el diálogo social. Esta es una herramienta imprescindible de construcción de nuestra Comunidad, una de nuestras señas de identidad. El diálogo con sindicatos y empresarios debe seguir avanzando en todas las instituciones. Y miren, aquí sí me alegro de la rectificación de quienes lo han menospreciado muchas veces en esta Cámara. Nunca es tarde.

Ha sido precisamente una parte del diálogo social, los sindicatos, quienes han reiterado recientemente la necesidad de una reforma estatutaria ambiciosa en nuestra Comunidad. Yo comparto esa necesidad y gran parte de sus propuestas. Desde hace tiempo, desde el Grupo Socialista venimos proponiendo una serie de reformas en materia social o de regeneración democrática.

Y por eso hoy reitero nuestra propuesta de reforma estatutaria, que establezca un suelo social, que blinde la inversión mínima en nuestro estado de bienestar, que blinde nuestra sanidad y educación públicas, nuestros servicios sociales y nuestra atención a la dependencia. Y una reforma para avanzar en la participación, la regeneración y la transparencia con nuevos mecanismos de participación política y la supresión de los aforamientos, entre otras medidas. Con consenso y con participación yo estoy convencido de que es posible de que coloquemos a Castilla y León en la vanguardia de los derechos sociales y políticos. Esta tierra, sin duda, se lo merece. [Aplausos].

Quiero volver a dirigirme a quienes se sienten defraudados, quiero volver a pedirles que no se rindan. Hay otra Castilla y León posible, que termine con décadas de resignación, con la corrupción y con la mentira. Esa Castilla y León repleta de posibilidades y de futuro, la que votaron y la que pretenden quitarles.

Nosotros no pensamos rendirnos. Por eso, traeremos también a esta Cámara una batería de proposiciones de ley para avanzar, fruto del compromiso que hemos adquirido con la gente.

Una ley de garantía para los usuarios del sistema público de salud de Castilla y León, con tiempos máximos de espera en la atención hospitalaria y no urgente, con el fin de mejorar nuestra sanidad pública.

Una ley de igualdad social de la diversidad sexual y de género y de políticas públicas contra la discriminación, que ya fue bloqueada la pasada legislatura por el PP, y que nace del compromiso adquirido con los colectivos de esta Comunidad.

Una ley de desarrollo rural sostenible para buscar nuevas oportunidades en nuestro medio rural.

Una ley de publicidad institucional que garantice, sin condiciones, sin excusas, la transparencia y el reparto objetivo en la publicidad institucional; y, desde luego, que no se destine dinero público allí donde no se cumplen los mínimos estándares éticos. [Aplausos].

Una ley de prevención, extinción, investigación y reforestación de incendios forestales que mejore las condiciones para proteger nuestro patrimonio natural.

Una nueva ley de caza de Castilla y León, sí, con el consenso y la participación de todos los sectores, y esta vez, sí, el cumplimiento estricto de la legalidad.

Una ley de cambio climático que promueva el crecimiento verde basado en criterios de sostenibilidad medioambiental, acorde con los objetivos de desarrollo sostenible de la Agenda 2030.

Sendas leyes de medidas de apoyo a la conciliación de la vida personal, familiar y laboral y para la eliminación de la brecha salarial y laboral de género, con medidas específicas, presupuestos, garantías de cumplimiento y sanciones.

Una ley para el blindaje de las tasas universitarias, que impida que nunca más se vuelva a producir la enorme desigualdad que ha provocado tener las terceras tasas universitarias más caras de España.

Una ley de fomento de la creación y de las industrias culturales y creativas que permita el crecimiento y el empleo en el sector.

Una ley del trabajo autónomo y de segunda oportunidad. Una ley de innovación social y una ley de contratación socialmente responsable. Lo vamos a traer a esta Cámara. [Aplausos].

Como ven, hay proyecto político para Castilla y León. Uno que fue mayoritariamente respaldada por la gente con sus votos, que es solvente y que es creíble. Uno que no pretende aplicar las recetas de siempre para tener los resultados de siempre. Un Programa de Gobierno que, desde la humildad y la decencia y el respeto a la palabra dada, estoy convencido de que se abrirá paso, más pronto que tarde, en esta tierra. Se va a abrir paso, claro que sí. [Aplausos].

Y no termina ahí. En el inicio del curso parlamentario vamos a proponer que los libros de texto sean gratuitos para todos los niños y niñas. Que extendamos la cobertura sanitaria a la salud bucodental. Que la cobertura de internet llegue a todos los rincones. Que se ponga en marcha un plan de retorno del talento. Un plan de inversiones sociales prioritarias y medidas para la transformación de nuestro modelo económico, para la reindustrialización y el incremento de la inversión en I+D+i.

Porque necesitamos empleo, empleo de calidad, y cambiar nuestro modelo económico y productivo, el modelo económico y productivo que ustedes han puesto en marcha durante estas décadas y que ha fracasado.

Ahora no pueden decir que lo harán. No son creíbles. ¿Pero no se acuerdan que en marzo de dos mil diecisiete ya se creó en esta Cámara una Comisión para eso, y ustedes impidieron que se reuniera ni una sola vez? ¿Esta es la medida de su... de su credibilidad?

Vamos a traer iniciativas para la... para que la educación cero a tres años sea universal y gratuita. Para incrementar las plazas residenciales públicas para nuestros mayores. Para poner en marcha un parque público de viviendas. Para que todas las provincias y el Bierzo tengan unidades de radioterapia de forma inmediata. Para poner en marcha un verdadero plan de dinamización de las cuencas mineras. Para aprobar un bono cultural para nuestros jóvenes. Vamos a impulsar medidas para la mejora de la Función Pública, para mejorar sus salarios, para mejorar sus condiciones de trabajo, las de nuestros profesores, maestros, profesionales sanitarios, para que no vuelvan a sufrir el desastre, sin paliativos, de su política de empleo público. Y defenderemos a nuestros ayuntamientos y su financiación adecuada para que puedan prestar, con calidad, los servicios públicos a sus vecinos y vecinas. La financiación que reciben de la Junta debe, al menos, duplicarse y ser incondicionada.

También vamos a proponer la supresión, en los cien primeros días, al menos de una serie de empresas, fundaciones y entidades de esa llamada "Administración paralela". Sí, ya sé que, según el acuerdo que firmaron el PP y Ciudadanos –no el de ahora, el de hace cuatro años-, ya deberían haber desaparecido toda esta Administración paralela. Me he llevado la misma sorpresa que ustedes cuando he comprobado de que no lo habían hecho; con lo de fiar que son ustedes, ¿verdad? En los cien primeros días deberían suprimirse, al menos, el Instituto para la Competitividad Empresarial, el Ente Regional de la Energía, el Instituto Tecnológico Agrario, la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León, la Fundación Siglo para el Turismo y las Artes, la Fundación Patrimonio Natural. Ya sé que así tendrán menos para repartirse, pero la regeneración es esto, y no lo que hacen ustedes, señoras y señores. [Aplausos].

Miren, no se dan cuenta, siguen sin querer verlo, pero lo que les ha pasado en los últimos años, la pérdida de confianza que han tenido por parte de los ciudadanos, tienen que ver... tiene que ver con que no han entendido que las cosas han cambiado y que no van a volver a ser como antes. Hoy, con todo su apoyo, con todos sus pactos vergonzantes, hoy, que conseguirán mantener el Gobierno en contra del resultado de las urnas, en contra de lo que quiere la gente, siguen sin verlo. Y hoy, aunque sigan gobernando, las cosas en Castilla y León han cambiado para siempre; nada volverá a ser igual. Eso sí, nosotros vamos a seguir haciendo política cercana y útil, vamos a seguir recorriendo cada rincón de la Comunidad, cada pueblo, cada barrio, cada ciudad, con los oídos preparados para escuchar, con las manos prestas para ayudar a todo aquel que lo necesite. Nosotros vamos a seguir sirviendo a los ciudadanos y a las ciudadanas desde cualquier responsabilidad en la que estemos, con lealtad absoluta a esta tierra, a Castilla y León, y con el respeto profundo a nuestras instituciones. Vamos a anteponer siempre, siempre, los intereses de Castilla y León a cualquier otra cosa, porque ese ha sido el compromiso que hemos adquirido, porque vamos a cumplir nuestra palabra. [Aplausos].

Tenemos la ambición, hemos construido un Programa de Gobierno que ponga en marcha la Castilla y León del futuro, hemos tenido el respaldo de los ciudadanos. Y quiero reiterar, para terminar, mi compromiso con esta tierra. Sigo creyendo en la política, sigo creyendo en Castilla y León. Con su traición solo han retrasado lo inevitable; Castilla y León tendrá, más pronto que tarde, un Gobierno decente. Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Tudanca. Para contestar, tiene un turno... la palabra el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Señor presidente. Señor Tudanca, he escuchado con atención su discurso. Si me permite –con un poco de ironía a estas horas de la tarde-, ha sido un discurso profundamente novedoso, además ha sido todo un ejercicio de moderación, de prudencia, de sensatez y de cortesía parlamentaria. [Aplausos]. No esperaba menos de usted, señor Tudanca. Hasta hoy pensaba que el pacto de gobernabilidad era bueno; después de escucharle, estoy absolutamente convencido de que este pacto de gobernabilidad es imprescindible.

Hemos escuchado algunas referencias a algunas fuerzas políticas; no voy a salir yo a defender a otras fuerzas políticas, porque saben defenderse solas, pero sí lo que puedo decir es que no me ha sorprendido su intervención, la esperaba. Han pasado ustedes en pocos días, en unas semanas, de la crítica sana, necesaria, exigente, a la descalificación, a esa descalificación a la que estamos acostumbrados, a sus descalificaciones; y eso es algo que lo esperábamos todos hoy. Pero le voy a decir, lo que no esperábamos hoy es su tono, un tono crispado, un tono agrio. Esperábamos un discurso duro, pero no su tono. Es algo que yo puedo llegar a entender, pero no le comprendo, señor Tudanca. Sí puedo decirle: las reglas de la democracia son así.

Quiero reiterar una idea que esta mañana expliqué: ¿qué es lo que votaron las personas de Castilla y León el veintiséis de mayo? Votaron diálogo, acuerdo y pacto. Como en otros lugares de otras Comunidades Autónomas, nos tenemos que adaptar a la realidad social y política que hay en España. Y he hablado, fíjese, de Castilla y León y de España, algo que siento y que defiendo. Y ese ha sido, precisamente, su gran error, señor Tudanca: ha sido más sanchista que socialista, ha sido más sanchista que defensor de los intereses de Castilla y León. Ese ha sido su problema, señor Tudanca. [Aplausos].

Si no se va antes a Madrid, va a tener cuatro años de recuperar el tiempo perdido y para aprender cuál es el camino para ejercer la oposición. Porque en estas Cortes vamos a necesitar mucho diálogo y mucho consenso. Todos los grupos políticos, el suyo, señor Tudanca, y el mío; pero todas las fuerzas políticas, no en beneficio suyo o en beneficio mío, en beneficio de las personas de esta tierra y de Castilla y León.

Señor Tudanca, asuma su papel, lidere la Oposición. Y le pido un poco de sentido de responsabilidad. Le pido que abandone esa actitud sempiterna, siempre negativa, nunca constructiva, señor Tudanca. Hay dos formas de hacer construcción... de hacer oposición: la constructiva, que es exigente, que es crítica, que somos capaces de mirar al futuro, aportar nuevas ideas, y además somos capaces de crecer todos juntos en un proyecto colectivo; y la destructiva, la que niega la realidad, la que quiere destruir al adversario político. Y yo le pido que abandone la más rancia política de oposición de izquierdas de este país, se lo pido. Porque yo quiero de usted, necesitamos todos de usted una actitud distinta los próximos cuatro años, señor Tudanca. Usted y yo tenemos que hablar. Yo le voy a llamar, pero le pido que abandone sus radicalismos. En Castilla y León le necesitamos a usted y a su grupo político. Yo quiero contar con su lealtad, esa es una realidad.

Y estamos aquí, en este acto de investidura, y lo primero que hay que decir, señor Tudanca, usted no tiene los votos suficientes para ser presidente de la Junta de Castilla y León. [Aplausos]. Porque la mayoría de los votantes de Castilla y León no han votado a partidos de izquierdas. La mayoría de los votantes de Castilla y León quieren un Gobierno moderado, quieren un Gobierno centrado y liberal. Esta es la realidad, se ponga como se ponga.

Fíjese, habrá oído usted esta frase muchas veces, todos los que están aquí: todo es posible en política. Pero, por encima de eso, está la democracia. En Castilla y León hay más votantes que apoyan este Gobierno que votantes de izquierdas. Los socialistas, sí que es verdad, han tenido más votos que en el dos mil quince, porque Podemos ha tenido menos votos. Eso se llama trasvase, se llama matemáticas. Han pasado del partido de Podemos al Partido Socialista. De algo le ha servido su radicalidad, señor Tudanca. Hágaselo mirar, señor Fernández, que le han pegado un bocado que al próximo le dejan fuera. [Risas].

La verdad... la verdad... [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Señorías, por favor. Por favor, señorías.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

La verdad, señor Tudanca, es que usted y su partido tienen que concentrarse. Tienen que centrarse en qué es lo que quieren, porque hay días que dicen "con Rivera no" y hay días que dicen "con Rivera sí", en función de cuáles son los intereses del Partido Socialista. Unos días una cosa y otros días otra cosa. Eso sí, señor Tudanca, se llama incoherencia, demagogia y, si me permite, un ejercicio de cinismo político.

Cuando no son ustedes el partido más votado y pueden gobernar, aquí está un Gobierno de progreso, esa es la realidad. Cuando no pueden gobernar, un Gobierno agónico, un Gobierno de salida. Esta mañana, dos adjetivos nuevos: gripado y de ciencia ficción. Mire, yo no soy un holograma. El Partido Popular y el partido Ciudadanos no somos de ciencia ficción. Señor Tudanca, esa postura es infantil. Lo han dicho y lo han hecho en otras ocasiones, usted aplica la ley del embudo: lo ancho para usted, lo estrecho para los demás. Si lo hemos visto en tantos ayuntamientos, en tantas Comunidades Autónomas. Eso es la realidad, pero también le voy a decir una cosa: madure, señor Tudanca.

Fíjese, el Partido Socialista presentó y ganó una moción de censura en el Congreso de los Diputados, con algo más de 80 diputados. Usted aplaudió con intensidad esa situación. ¿Cómo consiguieron los apoyos desde el Partido Socialista? Ya se sabe de quién eran los apoyos, ya no quieren ni nombrarlos. Y esos apoyos han sido y son un lastre para su partido. Y le voy a decir: hoy viene aquí y censura a la mayoría de esta Cámara. Hoy viene aquí, en un ejercicio de descaro y de cinismo político, a aplicarnos, una vez más, la ley del embudo, señor Tudanca. Ya no tiene credibilidad. Acéptelo, como ha ocurrido en otras ocasiones. Claro, cuando le afecta a usted es más difícil de digerir la cuestión.

Mire, ni otros partidos ayer eran héroes ni hoy son villanos. Todos estamos donde han decidido las personas de Castilla y León que estemos; por cierto, ustedes en la Oposición. [Aplausos].

Ha dedicado buena parte de su intervención para hablar del pacto de gobernabilidad, como no podía ser de otra manera, entre el Partido Popular y el partido Ciudadanos, que nos trae a este Pleno de Investidura para, en su caso, mi elección como presidente de la Junta de Castilla y León. Aquí nadie pacta con separatistas. Aquí nadie pacta con los amigos de los terroristas. En otras Comunidades Autónomas sí se ha producido esa situación. ¿Qué dijo usted, señor Tudanca? Calló, silencio cómplice. Aquí lo que hay es un pacto de Gobierno de dos fuerzas políticas que coinciden en elementos fundamentales: la unidad de España, la igualdad de todos los españoles, la defensa de la Constitución, la aplicación de la ley, una apuesta clara por suprimir y bajar los impuestos, no como lo que quieren ustedes, dar un sablazo a todas las personas de Castilla y León de 2.000 millones de euros.

Si hablamos de empleo hay un proyecto: aspirar al pleno empleo. ¿Cuál es su modelo? Más paro, porque ustedes precisamente son garantía del paro, no hay más que ver los datos donde ha gobernado el Partido Socialista.

Este pacto, señor Tudanca, garantiza los servicios públicos de calidad. Somos un modelo de éxito, pero también somos conscientes de que las cosas se pueden mejorar. He insistido esta mañana de manera insistente en este terreno.

¿Qué es lo que ha hecho usted en los últimos meses antes de la campaña electoral? Ha ido visitando las Comunidades Autónomas donde gobernaba el Partido Socialista. ¿Qué es lo que querían? Importar un modelo de gestión de servicios públicos fracasados. Están a la cola de todos los servicios públicos donde gobierna el Partido Socialista. Y le voy a decir otra cosa: usted hablaba mal de Castilla y León, y eso yo no lo haré nunca, nunca hablaré de Castilla y León mal... [aplausos] ... gobierne quien gobierne. Por estas razones, señor Tudanca, su Gobierno no es posible por mucho que se empeñe.

Este es un pacto mayoritario, un pacto que suma más que la izquierda de Castilla y León, Partido Popular y Ciudadanos. Un pacto lógico. Dos partidos que compartimos muchas cosas, muchas más de las que nos separan. Y un pacto, a pesar de lo que usted dice, transparente. Todo el mundo sabe lo que hemos acordado, absolutamente todo, con luz y taquígrafos, señor Tudanca. Su problema, señor Tudanca, no somos nosotros. Su problema, señor Tudanca, son ustedes.

Y nos quieren hacer creer que vivimos en una realidad paralela, que aquí las cosas van mal. Mire, alégrese, señor Tudanca, abandone esa cara circunspecta. Usted insiste en negar algo que indican los... los organismos imparciales y oficiales, que aquí las cosas se están haciendo bien, aunque queremos y podemos mejorar. ¿Hablamos de empleo? En el dos mil dieciocho hemos sido la Comunidad Autónoma donde más ha bajado el paro.

Fíjese, podríamos hablar de la educación; somos la locomotora de la educación de España. Si hablamos de dependencia, la única Comunidad Autónoma con sobresaliente; somos los primeros en las políticas de servicios sociales y tenemos un sistema sanitario entre los mejores.

Estamos mejor, con todas las dificultades y problemas, y queremos ir a más, queremos hacer mejor las cosas, pero estamos mejor que en el resto de España y, desde luego, estamos mucho mejor que donde gobierna el Partido Socialista.

Yo no me conformo con lo bueno, quiero lo mejor para Castilla y León, quiero lo mejor para mi tierra, y eso no se consigue con su fórmula: en primer lugar, el radicalismo; en segundo lugar, repetir tres veces al día "todo esto es un desastre". Así no vamos a ningún lado. Fíjese, le voy a recordar una cita de un clásico, de Baltasar Gracián, un autor del siglo XVII. Él, respecto del análisis de la gestión pública pasada, decía: "Aprobarlo todo suele ser ignorancia; reprobarlo todo, malicia". Señor Tudanca, yo no soy ignorante, porque estoy hablando a lo largo de todo el día de hoy que hay que mejorar. Le pido a usted que no sea malicioso y que reconozca lo mucho que hemos mejorado en todos los servicios públicos. [Aplausos]. Si lo logra, habrá cambiado su forma de hacer oposición, le irá mejor a usted y nos irá mejor a todos nosotros.

Señor Tudanca, cambiando de tercio, usted a mí no me da ninguna lección, ni de decencia política ni de honradez personal. Ninguna lección. ¿Ha oído bien? Usted a mí no me da ninguna lección. [Aplausos].

Yo no le culpo a usted de lo que hacen otras personas; no lo haga usted conmigo. A mí me repugna la corrupción tanto como a todas las personas que estamos aquí sentadas, sea de donde sea, venga de donde venga. Le voy a decir: usted hablaba de decir la verdad. Efectivamente, estoy con usted, mentir es otra forma de corromperse, es otra forma de corrupción. Alguna persona de su partido ha ofendido a sabiendas, en los últimos días, de que es falso y no han pedido disculpas. Eso se llama indecencia política. ¿Sabe cuál es la mejor manera de combatir la corrupción, los abusos y aquellas situaciones injustas? Dejar, precisamente, trabajar a la Justicia, tener plena confianza en la Justicia, respetar a la Justicia. Aquí funciona la separación de poderes, y a la Justicia no hay que recordarle qué es lo que tienen que hacer. Y lo que le pido, señor Tudanca, no inventen, no inventen; y, si se equivocan, pidan perdón. Si eso es muy democrático y, además, tiene una sensación muy placentera, se lo recomiendo.

Ha hablado usted sobre despoblación y mundo rural. Mire, mi discurso esta mañana estaba trufado de reflexiones respecto de la despoblación y del mundo rural. Si usted solo ha sido capaz de entender un párrafo en el que hemos llegado a... en el pacto de gobernabilidad, yo le pido que se relea otra vez el discurso. Más de 20 reflexiones hemos hecho sobre la apuesta por el mundo rural y la lucha contra la despoblación.

Ya le dije en otra ocasión, en otras circunstancias, que la despoblación es un tema que supera los límites de la geografía de Castilla y León. Es un límite... es un problema de Estado; incluso, más allá, es un problema mundial. Tenemos que abordarlo desde todas las Administraciones públicas y desde todos los ámbitos. Es un problema, sin duda, de las sociedades desarrolladas.

Pero mire, yo lo que no le voy a permitir es que usted quiera trasladar el problema de la despoblación que es un problema exclusivamente de Castilla y León. Todo lo contrario, es un problema que, como he dicho antes, se produce en otras Comunidades Autónomas, en algunas... en muchas las gobiernan ustedes. Están en una situación igual o peor que la de Castilla y León. Podríamos hablar de Aragón, de Asturias o de Castilla y la... de Castilla-La Mancha, por poner tan solo algunos ejemplos. A mí no se me ocurre culpar a los Gobiernos socialistas de esas Comunidades Autónomas, que les supongo tan preocupados como todos los que estamos aquí. ¿O es que alguien se puede creer sinceramente que queremos que la gente se vaya de nuestros pueblos? ¿Es que realmente usted se cree eso?

Además, le tengo que dar un dato que es importante: en los últimos tiempos, a Castilla y León viene mucha más gente de la que se va, esa es una realidad, pero tenemos que apostar por luchar contra la... la despoblación y por que el mundo rural se convierta en mucho más competitivo. ¿Cómo? Con iniciativas de empleo, con soluciones tecnológicas, con incentivos fiscales, con el apoyo a la industria agroalimentaria, o apostar por el turismo para fijar la población, como he intervenido esta mañana en mi discurso.

Simplemente, para ir concluyendo, señor Tudanca, lo que más me preocupa de su intervención no son sus insultos hacia mí, hacia mi partido, hacia otras fuerzas políticas. Bueno, eso... estamos ya tan acostumbrados, forma parte del paisaje político de Castilla y León. Lo que más me preocupa es que usted ha vuelto a evidenciar que antepone no los intereses de su partido, sino los... los intereses de su líder a los de Castilla y León.

Mire, va a tener muchas oportunidades de demostrar, de aquí a... a los próximos cuatro años, a quién se debe antes, si al sanchismo o a Castilla y León. Vamos a traer muchas propuestas para afrontar, para abordar las necesidades de nuestra Comunidad Autónoma. De hecho, yo vuelvo a insistir: usted puede ser muy útil para Castilla y León, ayudándonos no a mí, o al futuro Gobierno que presida, sino a todas las personas de Castilla y León, para que el señor Sánchez trate a esta tierra no mejor, sino igual que a otras Comunidades Autónomas, que están en la mente de todos nosotros, gobernadas por políticos insolidarios y desleales.

No me quiero extender más. Señor Tudanca, en los próximos cuatro años le... le ofrezco mi mano tendida. Una mano tendida sincera. Le ofrezco un cauce de diálogo. Y le pido contar con usted y con su grupo en los grandes acuerdos. Y también le pido –porque creo que le puedo pedir algo, porque pedir responsabilidad con Castilla y León no es pedir nada- que haga una oposición constructiva y leal, que sienta y defienda los colores de Castilla y León y de España como hacemos los demás. Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. Para un turno de réplica, tiene la palabra don Luis Tudanca Fernández, por un tiempo de diez minutos.


EL SEÑOR TUDANCA FERNÁNDEZ:

Muchas gracias, señor presidente. Fíjese que, de todo lo que podía haberme dicho, lo que nunca imaginé es que usted me iba a reprochar a mí mi tono, después del discurso que nos ha dado esta mañana, que ha aburrido a las ovejas por todos los campos de Castilla y León. [Aplausos].

Y la cara, que, si fuera el espejo del alma, quién diría que es usted el que va a ganar la investidura. ¡Quién lo diría, señor Mañueco! Pero, llegados a este punto, claro, yo... no sé si se ha dado cuenta, porque igual hay que repasar, pero ¿es que usted sabe que ha habido cuatro elecciones consecutivas en esta Comunidad Autónoma en los últimos meses y todas y cada una de ellas las ha ganado el Partido Socialista de Castilla y León? [Aplausos]. Todas. Todas. Es que... es que... pero si es que no escucha, si el segundo día, después de las elecciones, yo ya dije que creía en la democracia parlamentaria. Si yo no cambio de idea y de opinión en función de la conveniencia, son ustedes. Pero si son ustedes los que decían una y otra vez que tenía que gobernar la lista más votada y han hecho lo contrario de lo que dijeron, lo contrario. [Aplausos]. Ustedes. Yo no tengo la culpa de que ustedes prometan e incumplan. Son ustedes los que no cumplen con sus propias promesas, no yo. Si a mí no me molesta, si no les considero un Gobierno ilegítimo por haber pactado. Les considero unos mentirosos, unos mentirosos.

Y, hombre, que me diga usted, que me recomiende aprender a ser Oposición... Hombre, primero usted igual tiene que aprender a ser Gobierno. Porque usted se presenta hoy a la investidura y debería ser un poquito más responsable y respetuoso con este partido político, que ha ganado las elecciones, que tiene 140 años de historia, y usted es el único líder político que no ha felicitado públicamente a los vencedores de las elecciones. [Aplausos]. El único. Por cierto, también fue el único, con Abascal, con Abascal, los dos únicos líderes políticos de España, usted y el señor Abascal, que no suspendió la campaña electoral cuando falleció Alfredo Pérez Rubalcaba. [Aplausos]. El único.

Y viene... y viene a enseñarnos... y viene a enseñarnos... ya que no puede enseñarnos política ni democracia, viene a enseñarnos matemáticas. No, si yo ya sé sumar. Si ya sé cuánto suman con los señores de Ciudadanos. Pero, hombre, ese concepto democrático de que los votos son de vete tú a saber quién y de que es que ahora resulta que nuestros votos eran de Podemos, o los de antes que eran nuestros luego se les prestamos a Podemos. No, no, es que el voto es individual, libre y secreto; la gente vota a quien quiera. Y la gente ha votado mayoritariamente al Partido Socialista de Castilla y León. [Aplausos].

Hombre, luego... luego... No, yo sé que les cuesta, esto de la coherencia les cuesta, les cuesta. Pero, luego, en fin, lo del sanchismo, que me tiene emocionado desde que comenzó la campaña electoral. Hombre, después de verle a usted en una rueda de prensa al lado de su comisario político de Madrid, el señor García Egea, diciendo "yo, lo que diga Ciudadanos", "yo, lo que diga Ciudadanos", que usted me acuse de anteponer los intereses del partido a los intereses de Castilla y León, tiene bemoles. Pero, si ustedes no han tenido la más mínima autonomía. Si le preguntaba que dónde quedó el autonomismo útil de Castilla y León, dónde quedó el prestigio de esta Comunidad Autónoma, dónde quedaron la dignidad de los hombres y las mujeres de Castilla y León, a la que ustedes han vapuleado, han vapuleado, han menospreciado; ustedes se han humillado cuando el señor Espejo y el señor Egea vinieron aquí a tomar las decisiones que legítimamente habían tomado en las urnas los castellanos y los leoneses. [Aplausos].

Pero, si... que yo se lo agradezco, pero que, de verdad, que no se preocupe por mí, que yo estoy bien, ¿eh? Que yo estoy muy orgulloso de lo que hemos conseguido en el Partido Socialista, que hemos ganado las elecciones por primera vez en treinta y seis años, mientras usted perdía trece procuradores, mientras ustedes perdían veinticinco procuradores en las dos últimas elecciones.

Es que, fíjese, ustedes, durante los últimos treinta años... no lo quiero citar, porque esto no va con usted, señor Herrera, pero durante treinta años han tenido solo dos argumentos. Cuando la gente salía a las calles, cuando la sanidad se deterioraba, cuando la educación suscitaba las protestas y las quejas de los colectivos, cuando nuestra gente se marchaba porque no había oportunidades, cuando nuestros jóvenes emigraban, ustedes solo tenían dos... dos argumentos: vale, lo hacemos fatal; pero nosotros ganamos las elecciones, la gente nos vota. Pues ahora no: las ganamos nosotros y la gente nos vota a nosotros. [Aplausos]. Así que, no... no presuma de lo que... no presuma de lo que hicieron, no presuma de lo que hicieron. Si es que lo que hicieron ya lo ha juzgado la gente en las urnas, y lo ha juzgado muy duramente, muy duramente. Y luego tenían otro argumento, cuando ya esto se les acababa, decían "ya, pero ustedes lo hacen peor en Andalucía". Pues no. Ahora en Andalucía lo hacen ustedes con Vox, con la extrema derecha, y con Ciudadanos. [Aplausos].

Yo no... y una aclaración, yo no hablo mal de Castilla y León, no; hablo mal de ustedes. Y lo voy a seguir haciendo. No... no se lleven a engaño. Porque ustedes, ustedes, están llevando al precipicio a Castilla y León, ahora con unos inestimables aliados. Pero... pero, fíjese, es que, de verdad, lo que nunca me imaginé en política... –porque tengo muchos defectos, de verdad, lo reconozco y me equivoco muchas veces- pero, de verdad, no pensé que con mi carácter me iban a acabar llamando radical tantas veces. Nunca jamás. Pero, bueno, claro, visto que ustedes dijeron que no pactaban con Gabilondo porque era también un radical sanchista rompe-España, pues, en fin, cualquier cosa es posible. Pero... y, cuando yo le... -de verdad, no tengo la sensación de haberles insultado nunca, aunque sí les dirijo palabras muy duras después de lo que han hecho, claro que sí- pero, cuando me refiero a su decencia, no es que lo piense yo, es que lo pensaban sus socios, es que lo han dicho públicamente, es que han pedido su comparecencia porque consideraban que usted, usted, estaba implicado en casos de corrupción, no yo.

Y luego... en fin, despoblación. Es que le traiciona el subconsciente. Dice que es que su reflexión de esta mañana, perdón, su intervención de esta mañana estaba trufada de reflexiones sobre la despoblación. Oye, dejen de reflexionar y hagan algo porque es que, seguidamente, ha dicho que iban a tener un Gobierno de acción. No, no, de acción, no; ustedes tienen un Gobierno de reflexión: una y otra vez reflexionan sobre lo que le están haciendo a esta Comunidad Autónoma, pero no ponen ni una solución nunca encima de la mesa para que la gente se deje de marchar de esta Comunidad. Nunca. [Aplausos].

Y, otro ejemplo, se lo voy a recordar, porque, claro, el Hospital de Salamanca. Es que ya ha empezado usted a incumplir sus propias promesas de campaña. Usted ya estaba cuando... ya estaba de consejero cuando presentaron la maqueta, como le recordé, un retraso de años. En campaña, usted, como secretario general y candidato del Partido Popular -que yo me preguntaba quién era usted para hacerlo-, anunció la inauguración del Hospital de Salamanca por los reyes de España. Oye, un respeto institucional, como Dios manda. Ahora, pasan las elecciones, y un mes después un nuevo retraso, un nuevo sobrecoste y una nueva mentira. Sí, una nueva mentira que deteriora la sanidad, en este caso de los salmantinos y de las salmantinas.

Pero, fíjese, por su mano tendida. El diálogo. El diálogo. Usted hoy, después de lo que ha hecho, viene con la piel de cordero, con el traje institucional. Pero es que, ¿sabe lo que sucede? Que ya les hemos visto actuar cuando huelen la sangre. Ya sabemos cómo son debajo de esa piel de cordero.

Diálogo, ¿cómo? ¿Como ustedes, que ni tan siquiera han aceptado una reunión con el partido más votado? Ni siquiera... tan siquiera una llamada para negociar la Mesa de las Cortes. Y quiero recordarles lo que pasó hace cuatro años: que el Partido Socialista aceptó una reforma del Reglamento de la Cámara para que en esta Mesa estuvieran sentados todos los grupos políticos, por la generosidad, por la pluralidad política. Ni una llamada para quitarle la presidencia de esta Cámara al partido más votado.

¿Diálogo como el señor Rivera, que rechaza incluso reunirse con el presidente del Gobierno, que tiene el encargo del rey de formar Gobierno? ¿Diálogo cómo, como en Burgos, que antes de salir siquiera del Pleno de Investidura ya habían anunciado una moción de censura? ¿Diálogo? ¿Consenso?

Miren, en un mes, ni una llamada, ni un gesto. Se han repartido todo entre ustedes obviando al partido más votado: han pasteleado la Mesa de las Cortes, se han repartido los escaños, se han subido las asignaciones... Bueno, han anunciado incluso hasta suprimir la Fundación Villalar que, de toda la administración paralela, es la única fundación que tenía el consenso unánime de esta Cámara, en vísperas del 500 aniversario de Villalar. Y anuncian reformas de la norma fundamental del estado de nuestro Estatuto sin siquiera contar con el Partido Socialista. Eso sí, para lo único que usted pide el diálogo y el consenso del Partido Socialista es para hacer oposición al Gobierno socialista de España. Pues ya les digo que para eso no cuenten con nosotros. No cuenten con nosotros.

Nosotros vamos a defender los intereses de Castilla y León, claro que sí. Pero yo no soy el que tiene que demostrar capacidad de diálogo y de consenso. Yo no soy el que tiene que demostrar que tiene palabra y la cumple. Son ustedes, que se la han pasado por el arco del triunfo, una y otra vez, durante las últimas semanas. [Aplausos].

Y, bueno, pero si el único... el único que dijo la verdad en todos estos meses fue el señor Vázquez, que ya dijo que iban a mercadear y a repartirse las consejerías, los ayuntamientos, las diputaciones... con tal de conservar el poder. El único que dijo la verdad. Pero, se puede engañar a algunos todo el tiempo y se puede engañar a todos algún tiempo; pero no se puede engañar a todos todo el tiempo. Ustedes ya no engañan absolutamente a nadie. Yo no sé, de verdad, cómo tienen cuajo de decir que ustedes van a venir aquí a defender a España si ni siquiera han podido defender los intereses de Castilla y León, porque les han vendido cuando han venido de Madrid a decirles lo que tienen que hacer. [Aplausos]. Pero si no defienden aquello para lo que les han votado, y van a defender a España. Termino ya, señor presidente.

Miren, nosotros vamos a seguir defendiendo el programa electoral, el Programa de Gobierno que votaron mayoritariamente los ciudadanos de Castilla y León. Vamos a seguir manteniendo nuestra palabra, la decencia, la integridad de la política. Vamos a seguir defendiendo a la gente. Usted no me ha contestado siquiera si va a ser capaz de tener la dignidad, el coraje, de abrir los comedores escolares en verano; si va a echar una mano a nuestros agricultores y ganaderos, que lo están pasando mal; si vamos a hacer algo para que nuestros jóvenes se tengan que seguir marchando, para que haya empleo digno, para que nuestros mayores estén protegidos, para que esta tierra –claro que sí-, que tiene enormes oportunidades, no siga por la senda de la despoblación y de la sangría y de la corrupción a la que ustedes nos han llevado. Muchísimas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Tudanca. Para un turno de dúplica, tiene la palabra el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Muchas gracias, presidente. Veo, señor Tudanca, que se ha quedado a gusto. Lamento que haya rechazado mi ofrecimiento de mano tendida, de cauce de diálogo, de entendimiento; se lo vuelvo a reiterar. Pero le recuerdo que la noche electoral usted recibió una llamada mía. Usted recibió una llamada mía, le felicité por los resultados y le dije que íbamos a tener que dialogar, acordar y consensuar mucho; eso es así. Se le ha olvidado, señor Tudanca. Sí, sí, recibió mi llamada.

Fíjese, habla de decir la verdad. Octavio Granados, ayer: "El PSOE lo ha hecho fatal, hemos creado 3.000.000 de parados". Al menos alguien en el PSOE dice la verdad y reconoce su error. [Aplausos]. Es la realidad. Mire, cuando... cuando dice que los partidos mayoritarios no queremos que usted sea presidente, hombre, usted tampoco quiere ser presidente. Si usted, en los últimos días, hizo un ejercicio de malabarismo político. No sé si le legitima o le deslegitima, pero, en cualquier caso, no le deja muy bien, señor Tudanca. El problema es que usted dijo que no quería ser presidente de la Junta de Castilla y León. Usted mismo no sabe lo que quiere, y alguien que no sabe lo que quiere no puede ser presidente de un Gobierno regional, esa es la realidad. [Aplausos].

Mire, decía en mi intervención anterior, el insulto y la decencia no puede... -la decencia política- no puede pasar por las mentiras. Espero que usted pida disculpas, y sus compañeros de partido, por las disculpas... perdón, por los insultos que dijeron sobre hechos que afectaban a muchas personas; y alguna... alguna... yo, me afectaba a mí. Pero no espero que pidan disculpas, ustedes no están a esa altura; lo que espero es que con sus ocurrencias no interfieran la labor de la Justicia. Con sus... con sus ocurrencias dejen trabajar con respeto y confianza en la labor de jueces, fiscales y tribunales. Señor Tudanca, me va a permitir que le parafrasee con una frase que seguro que le suena: con una gota de humildad vale más que un océano de falsedades y de excusas.

Me ha dicho de las Comisiones de Investigación. Mire, señor Tudanca, las que quiera; se lo vuelvo a reiterar: quien nada teme... quien nada tiene nada teme. Se lo puedo decir más alto, pero no se lo puedo decir más claro. Yo voy a comparecer donde ustedes digan; si es que yo no tengo nada que... que ocultar; las explicaciones que usted quiera y donde usted quiera. Y habla del Hospital de Burgos; no me... no me voy a ahorrar algunos comentarios. Esto ya se denunció, las posibles irregularidades, ante el Tribunal de Cuentas, y el Tribunal archivó la denuncia, estableciendo bien a las claras que no existía irregularidad contable alguna. Además, la contratación fue fiscalizada por el Consejo de Cuentas, el Consejo Consultivo de Castilla y León, y a la... con claridad dijeron que la contratación se había hecho bien, correctamente.

Y vuelvo a insistir una vez más: no porque repita usted una mentira se convierte en verdad. El Hospital de Burgos es un hospital público, que defiende una sanidad universal, pública, gratuita y de calidad, con unos profesionales sanitarios de primer nivel, y que, gracias a ese sistema, hoy Burgos tiene un hospital a la altura de la ciudad que hay. [Aplausos]. Lo que ustedes querían es que no hubiera un hospital nuevo, eso es lo que ustedes quieren. No quieren que sigamos avanzando. Por eso yo, esta mañana, insistía en algo fundamental: cuando hablamos de la sanidad, hay que apostar por mejorar los hospitales de Castilla y León, pero por mejorar también la Atención Primaria. Y fue una de los primeros puntos de coincidencia en el pacto de gobernabilidad: tenemos que garantizar un 20 % del presupuesto de la sanidad regional a la Atención Primaria. Tenemos, desde el reconocimiento a los profesionales -fundamental, fundamental-, tenemos que reclamar más plazas mir al Ministerio, al Gobierno de España.

Tenemos que pedir al Gobierno de España también la homologación de los profesionales no europeos para que se puedan incorporar cuanto antes al sistema sanitario; dar estabilidad a los profesionales de la sanidad en el sistema sanitario, dotar con incentivos a las plazas de difícil cobertura, bien con puntos para los concursos de traslado o bien con más recursos. Esa es una realidad y también un ejercicio de transparencia. Lo teníamos muy claro, o, mejor dicho, lo tenía muy claro el señor Igea y el partido Ciudadanos: transparencia máxima. Tienen que venir los gerentes de Atención Primaria y de los hospitales a rendir cuentas a estas Cortes de Castilla y León. Y a mí me parece bien. Si es que aquí no hay ni trampa ni cartón.

Y cuando hablamos de... habla usted de los mayores. Oiga, mire, pues es que los mayores de Castilla y León nos estamos volcando con ellos. Y le vuelvo a insistir, ¿quiere que hagamos más cosas? Trabajemos juntos el Gobierno y la Oposición, trabajemos juntos. Vamos a apostar claramente por ayudar a las personas mayores, por que puedan vivir en su casa y por que se retrase la incorporación de la edad de la dependencia. Eso es algo que considero fundamental.

Y cuando hablamos de los agricultores y de los ganaderos, cuando hablamos de las personas del campo. Mire, lo mejor que hay para defender el mundo agrícola, el mundo rural, a los agricultores y ganaderos, es defender la Política Agraria Común. Y si uno analiza el Gobierno de España, puede comprobar cómo ha coincidido la mala defensa de los agricultores y de los ganaderos en Europa con los Gobiernos socialistas y la fortaleza en la defensa de los intereses de los agricultores, de los ganaderos y también, aunque no haya aquí muchos, los pescadores en nuestro país. Eso es algo claro, rotundo y evidente: la Política Agraria Común es la mejor defensa de los agricultores y ganaderos, la Política Agraria Común es la salvaguarda de la renta agraria de nuestra Comunidad Autónoma, de los agricultores y ganaderos. (Yo no entiendo sus risas). Pero lo que sí puedo decir es que vamos a exigir al Gobierno de España una posición de fortaleza, defendiendo, por cierto, una posición común que se consiguió aquí, una posición unánime que se consiguió aquí, en estas Cortes, y que será nuestra... nuestro libro de cabecera a la hora de defender los intereses de los agricultores y de los ganaderos.

Y para ir concluyendo ya, porque yo lo único que quiero ya es, en mi... la parte final de mi intervención, reiterarle mi ofrecimiento, reiterarle ese ofrecimiento que le he hecho, que hice esta mañana en mi primera intervención a todas las fuerzas políticas, y que se lo hago a usted, señor Tudanca: le ofrezco la mano tendida; quiero que se quede con eso. Le ofrezco que seamos capaces entre todos de dialogar, que cuando haya asuntos de Comunidad seamos capaces de acordar por el bien de Castilla y León, por el bien de las personas de nuestra tierra. Pero para eso es necesario que usted, personalmente, cambie su discurso; que usted, personalmente, cambie su actitud, que se cambie la camiseta del sanchismo y que se ponga la camiseta de Castilla y León. Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. En representación del Grupo Parlamentario Mixto, tiene la palabra don Juan Pablo Fernández Santos por un tiempo de doce minutos.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ SANTOS:

Sí, gracias, presidente. Señorías, las personas lo primero. Lo primero, la gente. Esta es la premisa irrenunciable que ha guiado todas nuestras actuaciones desde que entramos, hace cuatro años, en este hemiciclo, y, por supuesto, será la máxima grabada a fuego en el frontispicio de nuestro programa político en la legislatura que ahora comienza.

Porque este aforismo, "las personas lo primero", adquiere hoy su verdadero significado, su auténtica potencia, en una jornada en la cual, en la sede de la soberanía de los castellanos y leoneses, de las leonesas y castellanas, se escenifica hoy un esperpento, un sainete, una ópera bufa, con el escandaloso reparto de sillones, con el ansia desaforada de perpetuarse en la poltrona y con el abyecto deseo de permanecer en el poder de espaldas a la ciudadanía como patético leitmotiv. Con esta oda a la degeneración democrática que rubrican hoy aquí Partido Popular y Ciudadanos, sin duda, se orilla el anhelo de cambio que tanto precisa esta tierra, que tanto merecen nuestras gentes.

Sé que dirán que los Ejecutivos y que los Gobiernos se conforman mediante las mayorías parlamentarias suficientes, y es verdad; pero, de igual modo, es incontrovertible que Castilla y que León demandaban cambio tras 32 años de Gobierno del Partido Popular. Que el cambio, además, fue el hilo conductor de la campaña y de la precampaña de Ciudadanos, que ha pasado de ser el mantenedor al colaborador necesario de la corrupción de las deletéreas políticas del Partido Popular. Y a mayor abundamiento, que el pasado veintiséis de mayo se produjo un hecho histórico, un cambio muy importante, como fue el triunfo en las elecciones autonómicas del Partido Socialista tras 30 años de Gobierno del Partido Popular. Éxito y triunfo que es de justicia reconocer; y desde aquí felicito al Partido Socialista por haber ganado las elecciones autonómicas.

Pues bien, pese a todo ello, Ciudadanos, con el señor Igea a la cabeza, ha cercenado vilmente, sin pestañear, este cambio, y todo en aras de entregar el Gobierno de nuestra Comunidad al partido que durante más de 30 décadas lleva saqueándola y condenándola a la precariedad, a la despoblación, al exilio y al olvido.

¿Y por qué, señorías?, ¿por qué? ¿Por qué no el candidato del partido más votado se ha presentado hoy aquí para ser ungido presidente? ¿Por qué no el candidato del partido que ha ganado las elecciones no se ha presentado hoy aquí para solicitar la investidura en esta Cámara? Pues por algo que desprecia y que denigra la política como cualquier otra cosa, más que cualquier otra cosa: la mentira.

Y es que cada promesa proferida por Ciudadanos y por el señor Igea, durante la precampaña y la campaña, ha constituido una puñalada trapera a ese mancillado concepto, al cambio, que, por cierto, juntamente con la regeneración democrática, constituía el falsario grial de su formación y encarnaba el trampantojo de su discurso, de su proyecto y de su programa. Todo ello era mentira. Ciudadanos ha sido cuatro años la alfombra naranja del Partido Popular en estas Cortes, el solícito mayordomo del Partido Popular. Y después de este tiempo nada ha cambiado. Y todo ello pese a la muda, pese al cambio de su candidato. ¿Tú también, Igea? ¿Tú también?

Queda demostrado que la continuidad y la degeneración política son las auténticas enseñas de Ciudadanos, y que el único cambio que conocen ustedes es el de cromos, el de sillones, el de ayuntamientos y el de diputaciones. Y es que, sinceramente, señor Igea, después del lamentable espectáculo que ha dado en las últimas semanas, ya no hay Dios ni castellano ni leonés que le crea.

Ha pretendido ser usted un verso suelto, pero la verdad es que rima demasiado bien con el resto. Se ha prosternado ante los designios de Rivera. Ha sido dócil, cual corderito de Norit, con los hacedores de la trama Enredadera. Con su silencio y su... triquiñuela ha demostrado que su auténtica vicepresidencia es la de la tragadera.

Dice usted, señor Igea, que la ciudadanía está cansada de exabruptos, y en eso puedo coincidir con usted. También argumenta que el señor Mañueco lo ha sido todo en el Partido Popular y en la Junta de Castilla y León, salvo consejero de la Marina, y en eso también puedo estar de acuerdo con usted. Pero convendrá usted conmigo en que lo que más enerva, enoja y cabrea a nuestros conciudadanos son las mentiras, los embustes, las patrañas y los engaños, precisamente el funesto corolario de su acción política.

Así que, señor Igea, señorías de Ciudadanos, rubricando el pacto de la infamia, hoy blanquean al peor Partido Popular y serán irremisiblemente conniventes y coadyuvantes de la corrupción, de la despoblación, de la precariedad, de la desigualdad y del exilio. Y hacen que este día, que este Debate de Investidura sea grotesco, porque nos conducen a un callejón sin salida, a ese callejón del gato que describía Valle-Inclán en Luces de Bohemia, ese mismo en el que los espejos cóncavos devenían en esperpento. Porque, sin duda, es esperpéntico que, al final, el cambio de Ciudadanos fuera que Rivera y compañía invistieran al señor Mañueco, que, sin duda, es el antónimo de cualquier tipo de regeneración, el oxímoron de cambio y la antítesis de progreso y de igualdad.

Su impostura, señor Mañueco, señorías del Partido Popular, queda condensando en esas 100 medidas que han firmado con su adlátere Ciudadanos, y en su discurso de esta mañana, una oda a la futilidad política, sustentada en un acuerdo vacuo. Su alocución matutina y ese chalaneo con Ciudadanos lleva en cada párrafo su contrario, la ley y la trampa todo en uno, de forma que ese acuerdo puede cumplirse o no, incumplirse o no, a su conveniencia; vamos, el modus operandi del Partido Popular de toda la vida.

Para nosotros es una tragedia que usted vaya a ser el próximo presidente de la Junta de Castilla y León, porque, a mi juicio, usted carece de proyecto político para nuestra tierra y para nuestras gentes, y porque es un epígono de la más rancia derecha, que huele a alcanfor y que suena a No-Do.

Por tanto, nada esperamos de su mandato, más allá que una continuidad perniciosa en la despoblación, en la precariedad, en la desigualdad, en los enormes desequilibrios interprovinciales, en la brecha salarial que sufren las mujeres, en la hiriente privatización de lo común, en el salvaje deterioro de lo público, en la lacerante desindustrialización de nuestra Comunidad Autónoma, en la tremebunda destrucción de autónomos, en la opacidad en la Junta de Castilla y León y en las corruptelas, esa marca de la casa, ese ADN del cual usted ya ha sido consentidor, porque durante la pasada legislatura, como director, como presidente de su grupo parlamentario, usted permitió que se bloquease y que se cercenase la Comisión de Investigación de la trama Enredadera.

Así que auguro que, si a sus socios de Gobierno les queda un ápice de dignidad política, y aunque no sea así, la moción de censura va a sobrevolar su gestión durante toda su legislatura. Desde luego, desde Podemos-Equo, y siendo conscientes del enorme retroceso que hemos sufrido en las elecciones, vamos a poner todo de nuestra parte, vamos a trabajar, en aras de fraguar los acuerdos necesarios para poder sacar adelante una moción de censura que desaloje al Partido Popular del Gobierno autonómico, porque entendemos que Castilla y León no merece otros cuatro años de Partido Popular.

Y, mientras tanto, desde Podemos-Equo volveremos a ejercer la férrea y la firme labor de oposición, escrutando y escudriñando toda su actividad, denunciando las trapacerías que están por acaecer y que estoy convencido cometerá su Ejecutivo. Y, por supuesto, y principalmente, desgranando medidas y propuestas que mejoren la vida de nuestras paisanas y paisanos, que revitalicen nuestra tierra y que acaben con esta funesta lacra de la despoblación, que es el aciago fruto de las políticas del Partido Popular.

Por ello, planteamos cinco ejes para mejorar la vida de los castellanos y leoneses:

El primero, impulsar una respuesta económica que haga que nuestras paisanas y paisanos puedan quedarse en esta tierra a desarrollar un proyecto vital digno, con estabilidad y con garantías. Y para eso es incuestionable que hay que generar empleo fijo y de calidad. Nosotros abogamos por crear planes específicos para jóvenes, para mujeres, para mayores de 45 años y para habitantes del medio rural.

Como segundo eje, es preciso desarrollar una respuesta habitacional clara y asequible, para garantizar así el cumplimiento del Artículo 47 de la Constitución, para hacer que todo el mundo en Castilla y León pueda acceder a una vivienda en condiciones asequibles, especialmente los más jóvenes y especialmente los habitantes del medio rural. Y para ello es preciso y es perentorio incrementar exponencialmente el parque público de viviendas, tanto de alquiler como de propiedad. Lo que usted ha dicho esta mañana, señor Mañueco, es una barbaridad. Usted se conforma con pasar de un pírrico 2.000 viviendas de parque público de alquiler a un... a un exangüe número de 3.000 viviendas de parque público de alquiler. Es del todo insuficiente, señor Mañueco.

Como cuarto eje, una estrategia de infraestructuras dignas, en coordinación con el Gobierno de la Nación, apostando por cohesionar y por vertebrar Castilla y León, impulsando el ferrocarril convencional, el tren de cercanías, la FEVE en la provincia de León, y también por un plan de carreteras para adecuarlas y... y adecentarlas para que así nuestros pueblos no estén aislados, como permanecen muchos de ellos a día de hoy. Y, por supuesto, garantizando que en el siglo XXI internet llegue al conjunto del territorio de Castilla y de León.

Y el quinto eje, profundizar en el pacto fiscal que Podemos-Equo, junto con el Partido Socialista, Comisiones Obreras, UGT e Izquierda Unida han firmado en aras de que en Castilla y León tengamos una fiscalidad progresiva, cumpliendo así el Artículo 31 de nuestra Carta Magna, porque su política fiscal, señor Mañueco, es regresiva y va a favorecer a las clases más altas, va a favorecer a los ricos y va a perjudicar a autónomos, a clases medias y a clases populares. Y, además, para acometer las medidas que requieren esta Comunidad son precisos ingresos, y para eso es incontrovertible que hay que realizar una reforma fiscal verdaderamente progresiva.

Y como colofón, para nosotros lo más importante, para nosotros la mayor urgencia, algo que usted ha soslayado y omitido de forma vergonzante en su alocución de esta mañana: durante el último año en Castilla y en León casi se han duplicado el número de personas que están en situación de pobreza severa, 45.000 paisanos y paisanas; y otros 400.000 que están en situación de pobreza. Con ustedes es indubitable que se incrementa la desigualdad y que aumenta la pobreza y la exclusión social. Y, mientras tanto, ahí está usted, impertérrito, impasible, con su media sonrisa y con su pachorra pesebrera, diciendo que todo va bien y que todo está en orden. El problema es que su orden es aquel que criticaba Galeano, el orden de la derecha, que consiste en la humillación cotidiana de las mayorías, en la tranquilidad de que las injusticias continúan siendo injustas y de que el hambre sigue siendo hambrienta.

Nosotros estamos frontalmente en contra de su posición, por eso creemos que son precisas, perentorias y urgentes, medidas radicales que vayan a la raíz del problema y que se implementen mecanismos para erradicar la pobreza de Castilla y de León. Y es que otra Castilla y León es posible. A pesar de la tropelía que se va a sellar hoy por la derecha en esta Cámara, vale la pena seguir luchando y continuar portando la voz en estas... en esta corte, la voz de la mayoría social de Castilla y de León, de los olvidados y de los abandonados por sus políticas.

Nosotros continuaremos insubordinados ante la impiedad y ante la injusticia, porque creemos en otra Castilla y León, aquella en la que las personas somos responsables los unos de los otros, aquella en la que las personas hemos de... cuidarnos los unos de los otros, aquella en la que el amparo y la fraternidad son el árbol moral de los pueblos, aquella en la que lo indócil es un deber ante los decretos de servidumbre de los poderosos.

Nosotros seguiremos dejándonos la piel todos los días en aras de mejorar la vida de la gente, porque, a pesar de todos los pesares, continuamos siendo legión los que, inmarcesibles, sostenemos con fuerza la idea, hecha solo con palabras, de que algún día las estrellas serán para quien las trabaja, y de que más pronto que tarde en Castilla y en León las personas serán lo primero. Muchas gracias.


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Santos. Para contestar, tiene la palabra el candidato, el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Muchas gracias, señor presidente. Me gustaría comenzar de forma breve con el portavoz de Podemos-Equo. Por cierto... ¡Ah!, estaba una fila más atrás que en la legislatura anterior. Señor Fernández, me alegra de verdad tenerle aquí esta legislatura; y digo esto porque pudo no estar, pero está; se ha convertido en el procurador del minuto noventa y tres de esta legislatura. Yo pensaba que íbamos a seguir aprendiendo de su retórica fácil y fluida, eso sí, con el contenido escaso; ha estado hablando doce minutos, tres de lo que son los problemas de... de Castilla y León –catorce minutos creo que han sido exactamente los que ha intervenido-, pero yo le recomendaría, si me permite, desde el aprecio personal que sabe usted que le tengo, que esta legislatura deje esa política de aspavientos, efectista, de utilizar palabras del castellano antiguo y que apueste por la política constructiva -luego hablaré de ellas-. Usted busca más el titular fácil, el gesto aparente, que la política de verdad en esencia. La pasada legislatura no le fue bien así, no hay más que ver su resultado electoral; seguro que le irá mejor si realiza aportaciones en lugar de interpretar cada Pleno como si fuera una actuación.

Mire, yo se lo he dicho antes, le... le tengo de verdad un aprecio personal, le tengo una consideración; probablemente le tengo más aprecio personal y consideración que sus propios votantes, pero voy a intentar contestar a lo que usted ha planteado. Hombre, que suene en su boca hablar de reparto de sillones cuando llevan varias semanas su líder político implorando sillones al líder del Partido Socialista, suena, cuando menos, sonrojante. Pero, bueno, yo lo que le niego absolutamente son esas expresiones –he apuntado uno-: "Están ustedes saqueando". Oiga, ¿está acusando de delitos a alguien en concreto? Vaya usted a los tribunales de justicia, pero no como están acostumbrados, con denuncias falsas; no, no, con denuncias verdaderas. Porque cuando hablo de denuncias falsas -les miro a ustedes-, yo tengo que decir con claridad que he sido sufridor de sus denuncias falsas en Tribunal de Cuentas, ante la Fiscalía, ante los juzgados, y ahora, últimamente, otra vez ante los juzgados. Todos han quedado archivados de plano. No lo hacen para limpiar nada, lo que quieren es ensuciarlo todo; pero no lo consiguen, señor Fernández. Lo lamento, no lo consiguen. No intentan buscar la justicia, lo que buscan es el ruido político. Oiga, yo le puedo decir que ese auto del Juzgado de Salamanca de la... el último auto, auto de archivo: las denuncias son tergiversadas, interesadas, temerarias y con mala fe. Alguien en su fuerza política debería pedir disculpas.

Pero vamos a hablar de las cuestiones que realmente aquí ha planteado en... sobre las cuestiones de Castilla y León. Mire, hablaba de la respuesta económica. Hay una línea virtuosa de la economía y una línea viciosa de la economía, y se diferencian en el punto inicial: subir o bajar impuestos. Quien sube impuestos asfixia a las empresas, a las familias y a las personas; quien baja impuestos lo que permite es el crecimiento de la economía, la apuesta por la inversión y la creación de empleo.

Estoy de acuerdo con usted, vamos a trabajar porque haya más empleo. Han sido unos datos positivos: cerca de 70.000 empleos se han creado en esta legislatura, en estos últimos cuatro años. Vamos a aspirar al pleno empleo, con las mismas políticas, señor Fernández. Vamos a aspirar también porque ese empleo sea indefinido. Estamos en unos porcentajes importantes: tres de cada cuatro trabajadores tienen un contrato indefinido; esa es la realidad. Esa es la realidad, señor Fernández. Tres de cada cuatro, exactamente el 74 % de los trabajadores. Esa es... Pero vamos a conseguir que haya más contratos de trabajo, que sean más indefinidos, que haya más igualdad entre hombres y mujeres, que reduzcamos la brecha salarial, que seamos capaces de competir en los mercados exteriores, estoy de acuerdo.

Fíjese, cuando habla de vivienda, hombre... cuando alguien habla de vivienda y es de Podemos, pues, ¿qué quiere que le diga, señor Fernández? [Aplausos]. ¿Qué quiere que le diga? Bueno, si quiere se lo digo, que se lo pregunte al señor Iglesias; sabe él cómo mejorar las condiciones de habitabilidad de las personas.

Mire, hay algo muy importante, señor Fernández: la vivienda es un derecho universal, la vivienda es un derecho al que tenemos acceso todas las personas, y desde las Administraciones públicas tenemos que poner todos los medios a nuestro alcance para que eso sea una realidad. Le voy a poner un ejemplo: los ayuntamientos -aquí hay alcaldesas, aquí hay alcaldes- ceden el terreno, la Junta de Castilla y León construye las viviendas para que puedan incorporarse a esas viviendas familias, en... en distintas circunstancias de sus condiciones económicas: si es una condición económica baja, pues un alquiler social favorable; si es una situación económica ya más acomodada, que pueda tener viviendas de precio tasado. Pero creo que es fundamental apostar por el alquiler de la vivienda. He hablado de 2.000 a 3.000 viviendas en el alquiler social en el parque de viviendas para alquiler social en Castilla y León. Hombre, incrementar un 30 %, la tercera parte, en... en una legislatura yo creo que es importante. Pero le voy a decir: no no... no renunciamos a conseguir más viviendas; será una de las líneas de trabajo en el futuro.

Y también la rehabilitación. La rehabilitación es fundamental. Yo creo que, por encima de ese urbanismo expansivo, tenemos que volver a recuperar la rehabilitación, las viviendas, en los cascos históricos de las ciudades y de los pueblos y municipios de nuestra Comunidad Autónoma.

Ha hablado usted también de la infraestructura. Yo, mire, creo que aquí hay un compromiso claro por las infraestructuras, las que tiene que hacer el Gobierno de España y las que tiene que hacer la Junta de Castilla y León. Se las vamos a exigir al Gobierno de España con lealtad. He hablado esta mañana de las autovías que están pendientes, he hablado de la... del tren de alta velocidad, y también he hablado de la red convencional de ferrocarriles. Por otro lado, sin duda, una apuesta clara por las infraestructuras en el mundo rural.

Lucha contra la despoblación, señor Fernández, es garantizar los servicios públicos en el territorio: que haya una atención de la salud de las personas en todo el territorio; que haya una escuela al menos con tres niñas o niños en el territorio y que se garantice; que se apueste también por la atención a los dependientes, a los discapacitados y a las personas mayores. Eso es importante para la lucha contra la despoblación, pero también es muy importante apostar por el futuro. Ayudar a los autónomos con una tarifa plana, especialmente en el mundo rural. Ayudar a las micropymes, o también a los propios autónomos, para que puedan aumentar su tamaño o que puedan modernizar sus negocios, o también que puedan, sin duda alguna, iniciar una nueva actividad; considero muy importante. Pero también hay que hacer una apuesta clara por la modernización en el mundo rural.

He hablado esta mañana de los agricultores y ganaderos, he hablado del regadío, pero podría hablar y quiero hablar, desde luego, por la apuesta por la industria agroalimentaria de transformación. No solo tenemos que ceñirnos en el... en la industria de automoción, tenemos que apostar con claridad por la industria agroalimentaria. Fija población al terreno, porque las materias primas suelen estar cerca, y eso es muy importante, porque generan oportunidades y empleo.

Hombre, y habla usted de pacto fiscal. Sí, es verdad, usted firmó ese pacto fiscal con el señor Tudanca. Hombre, yo lo llamaría de otra manera, porque exigir a las personas, a las familias de Castilla y León, 2.000 millones más de impuestos, eso no es un pacto fiscal, señor Fernández, eso se llama sablazo fiscal. [Aplausos].

Y por último, la pobreza. Bueno, yo creo que esta mañana estaba más pendiente de las palabras que tenía que memorizar que de escucharme a mí. Ya me ha dedicado sus mejores frases. Bueno, no solo a mí, también al señor Igea. Bueno, el señor Igea se basta y sobra para defenderse. Sí puedo decir: me siento muy satisfecho y orgulloso de que vaya a ser el vicepresidente y portavoz de mi Gobierno. Pero él sabe defenderse y no voy a entrar en ese tema. Desde luego, si está buscando aliados para esa moción de censura que ya anuncia, no sé si va a contar usted con el apoyo del señor Igea.

Bueno, a lo que vamos, la pobreza. Usted esta mañana no me ha escuchado. Estrategia contra la lucha... la pobreza infantil. Sí, sí, pero es que antes que eso yo he hablado que... antes que eso yo he dicho con claridad que teníamos que apostar por ayudar a todas las personas que tuvieran dificultades económicas y que estuvieran en riesgo de exclusión social. Y precisamente hablaba de lo mejor, hablaba precisamente de que había que hacer todos los esfuerzos necesarios para que encontraran el empleo necesario, porque el empleo es la mejor política social, la creación de empleo es la mejor forma de ayudar a una persona que está pasando por dificultades; y eso, señor Fernández, no estaba escuchando cuando yo lo... lo dije, lo mencioné. Bueno, en cualquier caso, tampoco tiene, quiero decir, mayor problema. Eso ya lo... le pasaré luego el discurso y tendrá la oportunidad de... de escucharlo.

Mire, ya para concluir, también a usted le ofrezco una política de mano tendida, de diálogo, de entendimiento. Usted demostró la legislatura pasada, aunque pasó desapercibido, que fuimos capaces de entendernos en temas tan importantes como la financiación autonómica, la Política Agraria Común, ¿eh?, por poner solo dos ejemplos. Hubo algunos acuerdos más importantes sobre distintas materias. Pues en aquellos asuntos de Comunidad yo le ofrezco esa política de mano tendida. Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. Para un turno de réplica, tiene la palabra el señor Fernández Santos, por un tiempo de cuatro minutos.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ SANTOS:

Gracias, presidente. Bueno, pues, señor Mañueco, yo creo que está usted agradecido de que solamente tenga cuatro minutos para... para la réplica. Yo estaría encantado de poder tener diez. Ya sé que los votantes no lo han querido así, pero le voy a hacer la primera propuesta. Usted, esta mañana, ha dicho, o así he querido entenderle, que está dispuesto, entre las medidas de regeneración política, a fortalecer las vías de control del Gobierno. Yo, desde aquí, le hago una propuesta que es una cuestión que depende única y exclusivamente de voluntad política, y es que el Grupo Mixto, en el cual yo ahora me... me estoy... estoy integrado, que el Grupo Mixto tenga la oportunidad de hacer dos preguntas de control al presidente de la Junta de Castilla y León en cada Pleno. Demuestre usted, por favor, que está dispuesto a ese ejercicio de control. Espero su respuesta en su próxima alocución. Hay queda la propuesta concreta.

Se ha permitido darme dos consejos. El primero, que abandone la retórica, que al parecer a usted no le gusta. Yo le devuelvo el consejo: señor Mañueco, abrace usted la retórica, siéntala, hágala usted suya, y este verano cómprese un cuadernillo de Santillana o dedíquese a leer para así venir un poco más preparado en el próximo período de sesiones.

Dice que tres de cada cuatro nuevos contratos son de... de carácter indefinido. Miente. Tiene usted que decirle a sus nuevos asesores que lo hagan bien. Tres de cada cuatro nuevos contratos que se rubrican en Castilla y León son de carácter temporal.

Luego ha intentado hacer la chanza de la vivienda. Creo que todavía está usted en esas, una política un tanto pueril y que demuestra pocos recursos. Yo podría hacer lo mismo y decirle que hay muchos compañeros suyos, como Rato y compañía, que viven en la cárcel a expensas de lo que estamos pagando todos los españoles para que puedan pernoctar en prisión como consecuencia de haber sido un partido condenado por la UCO como organización para delinquir.

Otra de las grandes ideas que ha tenido usted esta mañana ha sido su propuesta estrella para la despoblación. No contento con haber perdido en los últimos diez años 141.091 habitantes, y en la última legislatura 54.339 habitantes, su gran propuesta, su propuesta estrella que va a revolucionar la despoblación es crear una comité... un comité de expertos para hacer un diagnóstico. Señor Mañueco, escúcheme, el diagnóstico es despoblación. Si el diagnóstico ya está claro. Si lo que tenemos que hacer ahora es hacer medidas, implementar medidas concretas que erradiquen, que reviertan, que den la vuelta a la despoblación, que permitan que nuestros paisanos y paisanas se queden aquí a desarrollar un proyecto vital digno.

Mire, yo les veo aquí, sentados, a todos, y la verdad es que voy a parafrasear a una persona que está en las antípodas de mi ideología y que además me genera rechazo, que imagino... por la que imagino que usted sienta admiración, que era el señor Romanones. El señor Romanones, si estuviese aquí ahora mismo, diría "joder, qué tropa".

Decía usted también esta mañana, como hilo conductor del inicio de su alocución, que apostaba por el diálogo, y parece que usted había descubierto el diálogo. Claro, quizá, como usted es una persona más acostumbrada al blanco y negro, al No-Do y al tiempo de ordeno y mando, ahora quiere hacer del diálogo pues su... su hilo conductor de la política. Y me pregunto yo: ¿qué pensaría el señor Juan Vicente Herrera, uno de los adalides e impulsores del diálogo social? Pues estoy seguro que el pobre señor Herrera estaría pensando esta mañana "detrás de mí vendrá el que bueno me hará".

Hablaba también usted -es un problema que no tenga tiempo- de que quieren... quieren lograr el pleno empleo, y, desde luego, no dudo que, si siguen en este camino, ustedes van a conseguirlo, van a conseguir... van a lograr que haya pleno empleo en Castilla y León, porque, como sigan así, con esas políticas, no habrá nadie a quien emplear en esta Comunidad Autónoma.

En cuanto a su política fiscal, pues está claro, ustedes quieren subir los impuestos a las clases medias, a las clases populares, y bajar los impuestos a las clases altas. Si para usted ganar más de 120.000 euros al año es ser clase media, quizá tenga que revisarse usted sus conceptos de clases altas y medias.

Es una pena que me acabe sin tiempo, pero, por favor, presidente, déjeme terminar parafraseando la intervención del señor Mañueco durante esta mañana, que decía que estaba con los brazos abiertos, dispuesto a abrazar y a remangarse la camisa. Le ha faltado decir que se la iba a partir, como Camarón, la camisa. Pues mire, señor Mañueco, "camarón que se duerme, se lo lleva la corriente". Como estoy seguro que usted con... seguirá instalado en su molicie y en su autocomplacencia, ya estaremos nosotros para ejercer la Oposición y para proponer políticas concretas que logren y consiguen que en esta Comunidad, por fin y pese a ustedes, las personas sean lo primero. Muchas gracias.


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Santos. Para un turno de dúplica, tiene la palabra el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Señor Fernández, "oveja que bala, bocado que pierde". Yo le tengo que decir... Sí, sí, señor Fernández. Yo le tengo que decir que, respecto de lo que yo he dicho, no manipule mis palabras. Yo he dicho que el 75 % de los trabajadores tienen un contrato indefinido, el 75 % de los trabajadores tienen un contrato indefinido. Yo no estoy hablando del número de contratos que se hacen todos los días, estoy hablando que, de los trabajadores totales, el 75 % tienen un contrato indefinido. Se lo vuelvo a repetir, porque a usted la retórica se le da bien, pero las matemáticas veo que flojea: el 75 % de las personas que están trabajando en esta Comunidad Autónoma tienen un contrato indefinido.

Y le voy a decir algo más: hoy, en Castilla y León, hay más mujeres que nunca trabajando en esta tierra. Algo de lo que nos sentimos profundamente orgullosos. Eso no nos tiene que llevar a paralizarnos. Todo lo contrario, tiene que llegar a ser más ambiciosos. Y ahí tengo que decir el diálogo social es un instrumento fundamental. Lo he dicho esta mañana: yo presidiré la primera reunión del Consejo del Diálogo Social para marcar los criterios de trabajo. Es algo fundamental garantizar el mayor número posible de empleos, garantizar el mayor número posible de que esos empleos sean indefinidos, que haya mayor igualdad entre hombres y mujeres, que se reduzca la brecha salarial. Es algo por lo que tenemos que apostar.

Y me habla usted de despoblación. Mire, yo es que, a lo largo de mi intervención, todas y cada una de mis reflexiones estaban orientadas a la despoblación, a la lucha contra la despoblación. Lo he dicho en mi primera intervención. ¿O es que cuando yo apuesto con claridad por que internet llegue a todas y cada una de las personas de Castilla y León, a todos y cada uno de los rincones de Castilla y León, eso no es apostar por luchar contra la despoblación?

Le voy a decir algunos datos. Mire, la población de nuestra Comunidad Autónoma está vinculada al crecimiento económico. Y seguíamos una línea ascendente hasta que empezó la crisis económica. A partir de ahí empezó a descender. Hoy ya, en Castilla y León, son más personas las que vienen a trabajar de las que se van. Esa también es otra realidad; en los últimos tiempos, es una realidad. Y la población que perdemos se produce porque hay más fallecimientos que nacimientos. Tenemos que apostar con claridad, no solo la Comunidad Autónoma, el Gobierno de España y Europa, por políticas que fomenten la natalidad, por políticas que apuesten por las oportunidades en el mundo rural y en el territorio. Y, desde luego, internet, las soluciones tecnológicas, es algo imprescindible y importante.

Y hablaba usted, hacía la típica gracieta que le caracteriza: "Mire, es que van a acabar ustedes con la despoblación porque aquí...". Oiga, aquí... aquí, ¿qué? Es que aquí hay más personas trabajando que hace cuatro años. Es que aquí hay más personas afiliadas a la Seguridad Social, que eso es lo que prueba con claridad que en Castilla y León hoy se está convirtiendo en una tierra de oportunidades. Y eso no quiere decir que no haya provincias, o zonas dentro de determinadas provincias, que haya que hacer una apuesta por reequilibrar territorialmente ese ámbito.

Pero cuando ha hablado usted de que vamos a subir impuestos... No sé por qué ha dicho usted eso, señor Fernández. Es que yo solo he hablado o de supresión o de bajada de impuestos; los únicos que han hablado de subida de impuestos son el señor Tudanca y usted. Ustedes son los que le quieren dar el sablazo fiscal a las clases medias de Castilla y León. Bueno, a las clases medias, a las clases trabajadoras y a todas las personas de Castilla y León. Es una realidad. Y tan es así la realidad que, cuando se aumentan los impuestos, cuando se aumentan los impuestos, señor Fernández, lo que se produce es lo que llaman los economistas el "efecto expulsión": el sector privado deja de invertir. Y eso es lo que provoca la pérdida de puestos de trabajo, la pérdida de recaudación en las Administraciones públicas.

Por eso nosotros lo que hacemos es apostar con claridad por la bajada de los impuestos y la supresión de algunos que yo, desde luego... no sé otras fuerzas políticas, pero yo, desde luego, considero profundamente injusto la tributación en el impuesto de sucesiones. Por eso he propuesto la eliminación del 99 % del impuesto de sucesiones y donaciones entre familiares.

Leeré este verano a los clásicos, le haré caso. Hágame usted caso a mí y serénese. Muchas gracias, señor Fernández. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. En representación del Grupo Parlamentario Mixto, tiene la palabra don Luis Mariano Santos Reyero por un tiempo de seis minutos.


EL SEÑOR SANTOS REYERO:

Sí. Gracias, señor presidente. Señorías. Señor candidato, permítame, antes de explicar el sentido de mi voto, hacerle dos reflexiones, a mi juicio, importantes.

La primera es que nosotros entendemos cualquier tipo de pacto y no juzgamos los socios que usted se busque. Es obligado reconocer que en la fragmentación del voto hay también una exigencia de la sociedad, que es la de buscar las mayorías que puedan proveer un Gobierno de estabilidad. Por lo tanto, nada tenemos que decir de que hoy estemos hablando de un Gobierno entre el Partido Popular y Ciudadanos.

La segunda es que, igual que uno acepta este juego matemático, lo que no parece de recibo es que durante todo el tiempo en el que ustedes han negociado solo hemos asistido a un vulgar reparto de sillones y de Consejerías, adornado de pequeñas gotas de eso que algunos llaman regeneración pero que, al final, trata fundamentalmente sobre cómo quitar a unos para unos para poner a otros, o decir a quién veto para demostrar mi poder, pero luego digo que ya no lo veto. En fin, algo así como los fuegos fatuos de cualquier cementerio.

Pero bien, señor Mañueco, entrando de lleno, y a la vista de los escasos minutos que dispongo, le voy a explicar por qué UPL no va a apoyar su investidura. Verá, más allá de esa concepción, que a usted no se le escapa, sobre lo que nosotros consideramos idóneo en cuanto a la configuración del marco territorial de esta Comunidad Autónoma -señor Mañueco, no de esta región, sino de esta Comunidad Autónoma-, más allá, le digo, se esconden 32 años de políticas erróneas y malintencionadas, que han pervertido el necesario desarrollo económico de León, Zamora y Salamanca.

Políticas que, en una inmensa mayoría, han sido desarrolladas por el partido que usted representa, por el Partido Popular. Políticas que han permitido la pérdida de más de 160.000 personas en la región leonesa, que han permitido que provincias como León pierda casi 5.000 personas al año, políticas que han vaciado nuestros campos y han permitido el empobrecimiento de nuestro sector primario. En definitiva, políticas que nos han condenado a la cola de las... de la mayoría de los índices económicos, convirtiendo, por ejemplo, a Zamora y León en las provincias con menor tasa de actividad de toda España.

Es verdad que, si creyéramos en el buenismo y nos dejáramos llevar por la inocencia, podríamos llegar a creer las palabras del presidente de las Cortes, el señor Fuentes, cuando en el discurso tras su elección nos intentó convencer vaticinando... vaticinando vientos de cambio. Difícilmente resulta creíble ese liderazgo en un cambio tan necesario para esta Comunidad Autónoma, cuando ha de venir de quien lleva más de 15 años desempeñando puestos de altura en los Gobiernos del Partido Popular; de alguien que ha sido consejero de Presidencia y Administración Territorial; y que ha ocupado puestos de dirección en el Partido Popular de Castilla y León en los últimos 18 años.

Por cierto, permítame un inciso. Mirando su bibliografía, y viendo que ha sido titular de la Consejería de Interior y Justicia en Castilla y León, entiendo aquella frase del señor Igea de que solo le falta ser consejero de Marina; a lo que yo añadiría: o de Transparencia y Regeneración. Porque, señor Igea, eso parece ser otro brindis al sol, igual que la Consejería de Interior, insignificante sobre todo por aquello de las competencias transferidas que no tenía. La verdad es que crear una Consejería de esta tesitura solo puede obedecer a la necesidad de un buen retiro, sin mucho trabajo, o a... o a crear, permítame, una mamandurria económica que sirva para reforzar aquello contra lo que usted dice quiere luchar.

Pero volviendo al tema, señor Mañueco, poco se ha hablado en ese pacto, a pesar de esas 100 medidas, de cómo vamos a afrontar el gran problema de la despoblación, el tema estrella de la campaña, y que desapareció... desapareció de su negociación y volvió a aparecer en esa medida 78, que nos invita a crear un grupo de trabajo de expertos independientes. Lo que supone, si me permite la ironía, uno de los mayores y más importantes pasos dado nunca en la historia del parlamentarismo hacia la solución del problema más importante de esta Comunidad. Desde ese día duermen despreocupados los leoneses y los castellanos ante la buena nueva. ¿De verdad no creen que es una falta de respeto esa medida número 78? Y eso de la nueva ordenación del territorio, ¿va a ser otro momio como el anterior?

En fin, poco podemos vaticinar de qué es lo que ustedes van a hacer para garantizar la calidad de los servicios esenciales: educación, sanidad o servicios sociales. No soy optimista, y no lo soy porque en una Administración autonómica donde siempre hemos escuchado que las mayores dificultades para equilibrar nuestra sanidad, donde se nos anteponía la falta de fondos para bajar nuestras tasas universitarias, donde un día sí y otro también se nos dice que todos los males provienen de la falta de una correcta financiación autonómica, hoy ustedes nos premian con... con la creación de la Consejería 10. Y digo 10 por número, no porque esa sea la valoración. ¿Cuánto dinero van a desviar a esa innecesaria Consejería? ¿Cuánto le va a costar a los leoneses y a los castellanos ese chollito? ¿De dónde van a detraer esos fondos, señor Mañueco? ¿De sanidad, de educación, de servicios sociales, de cultura? En fin, a mi juicio, un despropósito.

Y no le voy a hablar de si usted va a ser sensible con la diferencia cultural que existe entre castellanos y leoneses; si va a seguir preservando esa infame Fundación Villalar -señor Tudanca, unanimidad... unanimidad, ninguna-, destinada sobre todo a adoctrinar. Fíjese hasta qué punto ha conseguido adoctrinar esa fundación, que ha conseguido confundir al propio señor Fuentes y le ha hecho creer que estas Cortes actuales no nacieron en mil novecientos ochenta y tres, con el sistema de las Autonomías, sino que nacieron hace 900 años. Una fundación de la que no estaría mal, ahora que regeneran y transparentan tanto, nos dijeran el agujero económico que dejó su antecesora, la presidenta del PP... ¿o era de Ciudadanos? No sé de quién era. Dígannos ustedes cómo está la contabilidad de esa fundación.

En fin, señorías, háblenos de su proyecto de industrialización. Veremos qué plantean para superar esos desequilibrios territoriales. Y espero que no se queden ustedes en Consejerías intrascendentes y vayan de una vez al origen del problema, que no es otro, a mi juicio, que una Comunidad Autónoma mal diseñada, mal estructurada y, por desgracia, hasta ahora, mal gobernada durante toda su historia.


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Santos Reyero. Para contestar, tiene la palabra el candidato, el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Muchas gracias, don Luis Mariano. Quiero agradecer, como siempre, el tono afable de su intervención. Si conoce mi biografía, aparte de mi bibliografía, como dijo, pero bueno, fuera de la anécdota... –dijo bibliografía, no pasa nada- conoce perfectamente mi biografía. Pero, mire, hay algo que es claro y evidente en la provincia de León y en Castilla y León, hay una realidad autonómica existente, y tenemos la responsabilidad, entre todos, usted también, su fuerza política también. No es neutro lo que usted haga no aquí, sino en las Administraciones locales de su provincia; no es neutro, claro que no, no es neutro. No, usted sabrá, pero yo le digo: yo voy a pelear por contar con... con su apoyo en el futuro, y, desde luego, tenerle la mano tendida que he hecho a todas las fuerzas políticas y que he reiterado a lo largo de mi intervención.

Hay una clara pérdida de población en la provincia de León, muy importante. Y, si me permite, al hablar de la población hay un elemento en el que la Junta de Castilla y León se batió siempre el cobre, que es en la defensa de las minas y del cierre de las térmicas. Claro, usted no lo ha mencionado hoy aquí, lo ha mencionado antes en los medios de comunicación. Usted sabe que el Partido Popular siempre ha estado en la defensa de los intereses de la provincia de León y de Palencia, de las minas, de las térmicas; y eso no es neutro, y se lo voy a explicar; si usted lo sabe, porque se ha sonreído. No es neutro, porque quien ha apostado con claridad para cerrar las térmicas y las minas ha sido el Partido Socialista. Eso es una realidad. Ellos han dado el golpe de muerte a las minas y a las térmicas. El Partido Popular hemos estado luchando, peleando a brazo... a brazo partido para defender lo que eran los intereses de la provincia de León y, por tanto, los intereses... y de Palencia, y, por tanto, los intereses también de Castilla y León.

Y claro, usted, que es el máximo responsable de su partido, ha consentido que la ciudad de León tenga un alcalde socialista; eso no es neutro, don Luis Mariano. Usted, en los próximos días, va a tener la oportunidad de decidir quién quiere que gobierne la diputación provincial. ¿El Partido Socialista? ¿Quiere usted caminar de la mano de quienes han asestado un duro golpe a los intereses económicos, sociales, de la provincia de León? ¿Es eso lo que usted quiere, don Luis Mariano? Bien, yo, por mi parte, sabe que, en el tono personal, en las conversaciones telefónicas y encuentros personales que hemos tenido, siempre, bueno, al margen de las discrepancias de la configuración de la Comunidad Autónoma -no vamos a coincidir, y podemos estar aquí hablando hasta la eternidad y no coincidiremos-, pero, en cualquier caso, lo que sí quiero... bueno, pues lamento que no apoye usted esta investidura. Y eso espero que no sea... -no tanto porque su voto decida o no una investidura, sino por lo que significa de futuro- espero que no sea un camino de alianza con el Partido Socialista; legítimo, sí, legítimo, y legal también, pero no sé si será oportuno, y desde luego, que defienda los intereses de su provincia y que defienda los intereses de su fuerza política.

No me voy a extender mucho más. Simplemente, la Fundación Villalar, pregúntele en la Junta de Portavoces al presidente de las Cortes. Yo creo que lo hemos dicho con claridad, es una fundación cuyas competencias de fomento y de promoción de la identidad de la cultura de Castilla y León las va a asumir la Consejería de Cultura, y la Fundación, pues bueno, se ha puesto de manifiesto -yo lo digo por lo que he oído en los medios de comunicación-, se hará una transición, lógicamente, ordenada hasta la desaparición.

Lo que sí quiero decirle, mira, hablaba usted de la financiación autonómica. Hombre, no es neutro, es que claro que no es neutro el tema de la financiación autonómica. Yo sé que ese es un tema que a la gente, al gran público, a la población en general, es muy complejo, es muy difícil, pero usted sabe perfectamente qué es lo que identifica el capítulo de ingresos de una Administración pública, o, mejor dicho, de una Comunidad Autónoma, esa es la realidad. Y aquí tenemos una línea de trabajo, pactada también por usted, para que la financiación autonómica a... incremente los ingresos a la Comunidad Autónoma de Castilla y León para garantizar la calidad de los servicios públicos en todo el territorio, a todas las personas. Y, fíjese, no lo debemos estar haciendo mal; sé que hay alguien que no le gusta, pero no lo debemos estar haciendo mal.

Para concluir, don Luis Mariano, quiero trabajar con usted, quiero trabajar esta legislatura con su fuerza política, y espero que en los próximos días dé señales de por dónde quiere andar en los próximos cuatro años. Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. Para un turno de réplica, tiene la palabra el señor Santos Reyero, por dos minutos.


EL SEÑOR SANTOS REYERO:

Sí, gracias, señor Mañueco. Me ha hecho usted mucha gracia, porque usted... fíjese cómo he empezado yo el discurso, reconociendo que usted está en el debido derecho de hacer absolutamente los pactos que usted considere, y usted me dice "usted ha consentido que el alcalde de León sea del Partido Socialista"; oiga, yo no lo he consentido, han sido los que han votado. La UPL se ha votado a sí mismo; por lo tanto, absolutamente ninguna responsabilidad; la responsabilidad la tendrán los leoneses que han votado mayoritariamente al Partido Socialista. No he sido yo el culpable, si hay culpables de eso, que seguramente, lógicamente, no los habrá.

Dice usted y habla de la defensa de las minas, y sabe que es un tema... yo creo que usted lo ha sacado porque sabe que es un tema que a mí me encanta hablar sobre él. Pero, mire, no voy a dedicarle mucho tiempo a este tema, y se lo voy a explicar. No le voy a dedicar porque quiero ver exactamente en qué van a consistir las políticas del Partido Popular y de su socio, Ciudadanos, que nunca ha creído, sobre todo, en la reconversión minera; quiero ver dónde están sus políticas de pactos; y quiero ver también, y lo voy a ver también, cómo va a responder el Partido Socialista. Pero, oiga, usted no me hable aquí de la responsabilidad del Partido Socialista únicamente, que la tiene, y muy fuerte, claro que la tiene; pero fíjese usted, señor Mañueco... -ya se lo dice después el señor Salvador, se lo dice después- pero fíjese usted, el señor Soria no era de la UPL, el señor Soria no era de la UPL, usted sabe de qué partido era; y usted sabe lo que hizo en las cuencas mineras de León y también de Palencia.

Y habla, señor Mañueco, y habla también de la financiación autonómica. Yo lo único que he dicho es que ustedes constantemente, cada vez que hay una limitación presupuestaria, cada vez que hablamos de bajar las tasas universitarias, cada vez que hablamos de mejorar la calidad de nuestra sanidad, cada vez que hablamos de eso, ustedes esgrimen fundamentalmente el hecho de que la financiación autonómica; por cierto, que han debido de negociar tanto Gobiernos del Partido Popular como del Partido Socialista, la UPL no ha tenido nada que ver tampoco; así que han sido ustedes, tanto unos como otros; y, por tanto, siempre han esgrimido esa insuficiencia de recursos. Y ahora crean una décima Consejería. Pero no se lo cree ni usted, señor Mañueco, no se lo cree ni usted. ¿Cuánto dinero van a destinar a esa Consejería? ¿Cuánto dinero van a destinar? ¿De dónde lo van a quitar? ¿Lo van a quitar de la cultura, lo van a quitar de la sanidad, lo van a quitar de los servicios sociales? ¿De dónde va a salir ese dinero? Explíquemelo usted hoy aquí. Explíquemelo y me iré más tranquilo para casa.

Y sobre el... sobre... sobre los posibles... los posibles acuerdos en el futuro, señor Mañueco, los acuerdos se piden y se dan, pero nunca a través de las amenazas. A través de las amenazas se piden otras cosas, nunca los acuerdos. Muchas gracias.


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Santos Reyero. En representación del Grupo Parlamentario Mixto, tiene la palabra don Jesús María García-Conde del Castillo, por un tiempo de seis minutos. ¡Ay, perdón! Perdón, perdón, perdón. Perdón, perdón. Tiene... tiene la palabra para un turno de dúplica el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Hombre, don Luis Mariano, no... no creo que mis palabras se puedan interpretar... interpretar como una amenaza, todo lo contrario. No creo que ninguno de los que estemos aquí, hasta los más malpensados respecto de cuál pueden ser mis pensamientos o mis palabras, sean de una amenaza. Todo lo contrario, todo lo contrario.

Además, yo creo que simplemente lo que le he dicho, efectivamente, quien ganó... quien sacó mayor número de votos en la ciudad de León fue el Partido Socialista, ¿eh?, pero sabe usted también que se podía haber optado por otra opción. Pero bueno, no quiero entrar... no quiero entrar en esa... no quiero entrar en esa situación.

Quiero hablar de León, de la provincia de León, de las leonesas y de los leoneses. Mire, le voy a poner dos nombres: Vestas, plan industrial de Vestas, en Villadangos del Páramo. Ahí estuvo la Junta de Castilla y León dando el do de pecho, trayendo un plan industrial para reflotar un proyecto que ya había acabado. Eso lo sabe usted, eso lo tendrá que reconocer usted. Y también sabe usted que ha habido un plan de dinamización de las cuencas mineras, de las comarcas mineras. Eso también sabe que es una realidad.

Y yo le digo: para trabajar por el futuro de la provincia de León, para trabajar por el futuro de las personas de León, le tiendo la mano, con las personas que, lógicamente, usted considere, como fuerza política, pero también con los representantes institucionales. Porque esta mañana no solo hablaba del diálogo social, del diálogo civil; hablaba de un diálogo político y, por tanto, parlamentario, pero también un diálogo institucional. Habrá representantes institucionales en los ayuntamientos, en la diputación provincial y en la Comarca del Bierzo.

Creo que era importante hacer estas precisiones. Y nada más lejos de mi intención y de mis palabras el que usted se sintiera amenazado, nada más lejos. Todo lo contrario, porque, como he dicho al principio de mi anterior intervención, sabe usted que ha sido muy grato compartir conversaciones telefónicas y personales. Gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. Ahora sí, en representación del Grupo Parlamentario Mixto, tiene un turno el señor don Jesús María García-Conde del Castillo, por un tiempo de seis minutos.


EL SEÑOR GARCÍA-CONDE DEL CASTILLO:

Señor presidente de la Junta, Herrera; señor presidente de las Cortes, miembros de la Mesa, señores procuradores, especialmente el candidato a presidente, señor Fernández Mañueco, y el portavoz de Ciudadanos, Francisco Igea, firmantes del acuerdo para el Gobierno de Castilla y León, con el que el primero se presenta a la investidura. Antes de seguir, me... con el análisis, me gustaría sumarme a las palabras que ha dicho el presidente de... de las Cortes y algunos de los portavoces para decir que condenamos el vil asesinato de Monika y que exigiremos desde Vox medidas penales contundentes con el asesino. Como Vox, seguimos pidiendo la... la prisión permanente revisable para los delitos más graves.

Hoy el PP y Ciudadanos nos traen un acuerdo de 100 puntos, al que se ha referido el candidato esta mañana, para el que no se ha contado con Vox. Y nuestros votantes merecen que ese acuerdo sea evaluado a la luz de los principios y valores que les llevaron a los votantes a preferir a Vox frente a los firmantes del acuerdo.

Según el barómetro del CIS de julio de dos mil diecisiete, un 58 % de los castellanos y leoneses prefieren un Estado sin Autonomías, o con menor nivel de poder en las Autonomías. Vox conecta con el sentir de esos castellanoleoneses críticos, y también, como ellos, somos partidarios de transformar este Estado autonómico en un Estado sin Autonomías, evitando el despilfarro y eliminando las desigualdades entre españoles que este sistema genera.

En cuanto al despilfarro, un buen comienzo es la supresión de organismos duplicados, como se apunta en la medida 3 del acuerdo, y no de crear otros, duplicados o no, pero superfluos, como se hace en este acuerdo hasta en cuatro ocasiones.

Frente a las desigualdades, proponemos una armonización legal, que garantice la igualdad de los españoles, como ha dicho el señor Mañueco esta mañana. Ningún castellanoleonés con menos derechos que ningún otro español.

Queremos una España de ciudadanos libres e iguales en derechos, vivan donde vivan. Por este motivo celebramos la medida... la inclusión de la medida en el acuerdo de la EBAU única -nosotros la llevábamos en el programa-, la tarjeta sanitaria única. Ellas son medidas tendentes a este propósito de igualdad.

Dedican ustedes dieciocho puntos del acuerdo al propósito de la regeneración política institucional. La regeneración exige autocrítica, para que la gente que está ahí fuera confíe en que los que estamos aquí dentro ni vamos a hacer ni vamos a permitir hacer con el dinero de todos lo que ellos no se permitirían hacer con el suyo en sus casas y en sus empresas.

Efectivamente, la educación -lo ha dicho también el señor Fernández Mañueco- es la joya de la corona de Castilla y León. La Junta presume de los resultados de los Informes de PISA, y con motivos, pero nosotros también tenemos motivos para glosar la tradición de buenos profesores que ha habido muy anteriores al Estado de las Autonomías y a los Informes de PISA.

Usted también ha hablado en su discurso de defender el derecho de las familias, y lo dice el acuerdo, a la libertad de elección de educación de sus hijos. Este buen propósito, para nosotros se debe traducir, como usted ha dicho, en defender la escuela pública, pero también en defender los conciertos, para que estos no estén sometidos a la arbitrariedad de los... de los políticos. Estamos de acuerdo, defender la elección de los padres es dejar que elijan en... -lo ha dicho usted también- entre una educación pública, privada, concertada o religiosa, y mixta o diferenciada; y también que puedan elegir, como también usted ha dicho, entre centros de Educación Especial o inclusivos, en función de la necesidad de sus hijos. Para ello, hay que... para hacer esto realizable hay que flexibilizar las ratios de plazas, y, mejor aún, ir hacia un sistema de cheque escolar.

La educación es... es responsabilidad de los padres y no de los políticos, y por este motivo nosotros hemos propuesto como medida programática el pin parental, es decir, que los padres puedan excluir a sus hijos de aquellas actividades que sean contrarias a sus convicciones, y esto también es libertad de educación.

Vox tiene un posicionamiento claro sobre la vida desde su concepción hasta su fin natural. Nuestros votantes lo saben. Y también saben de la importancia que nosotros concedemos a la familia como ámbito de educación y célula básica del Estado. Y porque apostamos por la vida, consideramos un error que Castilla y León se sume a eso que se da en llamar “legislación sobre muerte digna”. Lo tienen ustedes en la medida 57. Dudamos del acuerdo, de este acuerdo. (Bueno, es el que yo tengo). Dudamos de la competencia de la Junta en esta materia. El señor Igea se refería en el Congreso a los delirios autonómicos, no sé si era a esto a lo que se refería. Y, en todo caso, apostamos por los cuidados paliativos y en no entrar en esa espiral peligrosa que es la eutanasia.

Consideramos ambiguo y demasiado inconcreto el apoyo a las familias de la medida 71, especialmente a las familias numerosas. Hoy es una heroicidad tener más de dos hijos, y cada vez hay menos familias de estas en Castilla y León; ojalá haya más.

Condenamos de forma rotunda y sin complejos toda forma de acoso y discriminación por cualquier motivo, incluido el de la orientación sexual, pero no aceptamos que la forma de enfrentar el problema del acoso sea relanzar la ley de diversidad sexual, como parece deslizarse en la medida 62 del acuerdo, que, al tener una alta carga ideológica, puede devenir en otras formas de acoso, con otros destinatarios, y, por eso, fracasar en su propósito protector.

Usted ha mencionado también esta mañana, en Castilla y León ya hay una ley de violencia de género en desarrollo del mandato estatutario. Los mecanismos de ayudas que hay previstas en esta ley están funcionando bien. Esperamos que la modificación de la ley que se ha anunciado esta mañana haga que las ayudas sigan destinándose a las víctimas y que no se queden en las redes clientelares, como se está... como ha pasado en otras regiones. Ahora bien, si esa ley y esos mecanismos de ayuda funcionan, nosotros somos partidarios, estamos por que la protección se extienda a los mayores, como ustedes también mencionan en la medida 66 del acuerdo. Y también podía amparar a los menores, que lo dice la medida 68. Y por qué no también a los varones que sufran situaciones de violencia similar, sin criminalizarle por el hecho de ser varón. La ley no debe ser discriminatoria ni mezclar contenido ideológico con el buen fin protector.

Ya telegráficamente me... me referiré a algunas de las cuestiones que no están en el acuerdo, o al menos se han mencionado someramente.

Nosotros seguiremos pidiendo la derogación del decreto de memoria histórica por liberticida, dado que intenta imponer una visión partidista de la historia.

Nosotros pediremos que se mantenga -usted es salmantino- la integridad del Archivo de Salamanca, que esta es la memoria de España, que no sigan saliendo legajos.

Que se potencie y se haga bandera del español. Ustedes lo mencionan en la medida 99, y es un acierto.

Y siendo la... la tauromaquia tan española y con tanta tradición en Castilla y León, como ha dicho usted esta mañana, pediremos que tenga la mayor... la mayor reconocimiento en la legislación.


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Señor García-Conde, te... debe ir terminando.


EL SEÑOR GARCÍA-CONDE DEL CASTILLO:

(Sí, sí. Termino). Pediremos que... pediremos una ley que proteja a los cazadores -también lo ha dicho usted-, y en futuros debates, con algo más de tiempo, esperamos hablar de despoblación, sanidad, dependencia, empleo -en dependencia están yendo las cosas bien-, infraestructuras –si me dejan también sus compañeros-, en fin. [Murmullos]. Bueno.

Voy... voy terminando. En... en la línea de la crítica...


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Señor García-Conde, debe de ir terminando ya.


EL SEÑOR GARCÍA-CONDE DEL CASTILLO:

(Sí, sí). En la... (Sí, sí, lo sé). En la línea crítica pero constructiva que ha inspirado este análisis no vemos los cambios que nuestros votantes esperaban para este... para el futuro y que vienen recogidos en el acuerdo. Ahora bien, tampoco puedo sumarme a la corriente destructiva de la izquierda ni a esa enmienda a la totalidad que han planteado los partidos... o el Partido Socialista o Podemos. Nada más. Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor García-Conde. Para un turno de... de contestación, tiene la palabra el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Señor García-Conde, muchas gracias por el tono de su intervención. Mire, hablaba usted de... no estamos de acuerdo en la... el Estado de las Autonomías, pues nosotros creemos en el Estado de las Autonomías, y precisamente la Comunidad Autónoma que usted representa, porque la representamos todos, es un ejemplo del éxito de la España de las Autonomías.

Nosotros, Castilla y León, somos perfectamente un ejemplo de ese autonomismo útil que durante tantos años ha defendido el presidente Herrera, pero que hemos demostrado todos, porque es un éxito de todos. Fíjese, le voy a poner algunas comparaciones y... imagínese... yo creo que ideológicamente está algo alejado del sanchismo, del señor Sánchez; pues imagínese la gestión de los servicios públicos en manos de Pedro Sánchez en estos momentos. Fíjese lo que le estoy diciendo. Por tanto, el Estado de las Autonomías es en sí mismo un contrapoder, en estos momentos, al sanchismo. Yo creo que, además, cuando hablamos de autonomismo útil, estamos demostrando que somos capaces de gestionar con eficacia, de gestionar también con compromiso social. El 80 %... Hablaba del despilfarro en las Comunidades Autónomas. Oiga, mire, en Castilla y León somos más bien austeros; esos chiringuitos de los que, bueno, sobrevolaban sobre la sala en su... en su intervención... el 80 % del dinero que tiene la Junta de Castilla y León se destina a la sanidad, a la educación... en general, a... a las políticas sociales de nuestra Comunidad Autónoma. Por tanto, estamos demostrando qua hacemos las cosas bien y que España... en la España de las Autonomías, Castilla y León es un perfecto ejemplo de ello.

Lo que no podemos es... una cosa es que haya igualdad de derechos y otra cosa es que seamos iguales en todo. Porque, de acuerdo con esa teoría también, tendrían que desaparecer la autonomía de los ayuntamientos. Porque unos ayuntamientos sube el impuesto de vehículos y otros lo bajan; porque unos ayuntamientos apuestan por el turismo y otros apuestan por la cultura; incluso hay ayuntamientos qua apuestan por el turismo y la cultura. Por tanto, yo creo que esa línea, sinceramente, no... no vamos a coincidir. Creo que apostar por la igualdad de las personas no quiere decir que haya que suprimir las Autonomías, que haya que suprimir en esa línea todas las Administraciones territoriales. Creo que lo que hay que hacer es apostar por un ejercicio... Usted ha puesto un buen ejemplo: la educación. Somos la locomotora de la educación de España.

¿Qué es lo que queremos del Partido Popular? Que lo que se hace en Castilla y León se reproduzca en todos... en el resto de... de Comunidades Autónomas. Y lo que habrá que vertebrar, lo que habrá que articular son aquellos mecanismos de coordinación y de cooperación entre las Administraciones autonómicas y el Gobierno de España.

Coincido con el último de sus planteamientos -por no extenderme y ser equitativo en el uso de la palabra con lo que ustedes hacen-: el idioma español. Mire, el idioma español forma parte de nuestra tradición y de nuestra historia. Los orígenes del español, como sabe todo el mundo, están en la provincia de... de Burgos; así lo ha demostrado el Instituto de Castilla y León... el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua y su director, Gonzalo Santonja. Pero no solo tiene una raíz identitaria y cultural; también hay que ver más allá. Lo que tiene es unas posibilidades económicas y de promoción de nuestra tierra más allá de nuestras fronteras, que tenemos que ser capaces de... de aprovechar y de mejorar y potenciar en el futuro.

En cualquier caso, le doy las gracias por el tono de su intervención y te... también le doy la bienvenida a su fuerza política a este Parlamento. Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. Para un turno de réplica, tiene la palabra el señor García-Conde del Castillo por un tiempo de dos minutos.


EL SEÑOR GARCÍA-CONDE DEL CASTILLO:

Muchas gracias. Las Autonomías como cápsula protectora del sanchismo o zapaterismo no sé si me vale, porque podría... podría verse el argumento puesto al revés en otras Comunidades y en otras circunstancias. Puede haber Comunidades que tengan presidentes sanchistas y en Madrid hubiera otro, y entonces ese argumento se volvería en contra. Es decir, al final, las Autonomías habrían conseguido un presidente sanchista en esa Autonomía frente a un presidente posiblemente de su partido en otro sitio, en Madrid. Por otro lado, y entonces, aquí, que las... la educación funciona bien, imagínese, usted dice, si aquí, en Castilla y León, hubiera un presidente sanchista. Claro, aquí funciona eso, pero al revés no. Vale.

En todo caso, en todo caso... Bien, estoy de acuerdo, nosotros somos leales con la ley, sabemos que no podemos ir de donde estamos a donde querríamos estar, y seremos leales también con la... lo hemos dicho aquí, con el... con la Constitución y el Estatuto, y, desde luego, nosotros no haremos una enmienda a la totalidad de las cosas que funcionan bien. Yo me he referido a las cosas que funcionan bien en la Junta, a los aspectos que se están llevando bien. Ahora, eso sí, nosotros querremos mejorar las cosas que van mal y que nuestros votantes nos piden corregir. Nosotros no modificaremos, no haremos cambios sustanciales en aquellas cosas ni aquellos aspectos, tipo dependencia, educación o algunos puntos de la sanidad que tienen ustedes en el acuerdo, que son realmente prometedores, pero hay otros en los que nuestros votantes nos piden una corrección más profunda. Nada más. Muchas gracias.


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor García-Conde. Para un turno de dúplica, tiene la palabra el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Muchas gracias, señor García-Conde. Brevemente, pero sí para hacerle algunas reflexiones. Yo creo que tenemos diferencias, pero también hay cuestiones en las que podemos coincidir. Yo vuelvo a insistir en ese ofrecimiento de diálogo que he hecho esta mañana a toda la Cámara, y, lógicamente, usted forma parte de ella; y, por tanto, lo que le invito es a que seamos capaces entre todos... He hablado de varios acuerdos: financiación autonómica, Política Agraria Común –los dos más claros, que... que han sido muy importantes-, sobre despoblación también; que eso, más allá de las cuestiones ideológicas, estamos hablando de las cuestiones que afectan a las personas que viven en el territorio, que viven en nuestra Comunidad Autónoma. Por tanto, yo insisto, esa política de entendimiento y de diálogo; agradezco esa vocación que usted hace por mejorar las cosas; en algunas podremos coincidir, en otras a lo mejor no será tan fácil la coincidencia. En cualquier caso, le agradezco el tono de su intervención. Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. En representación del Grupo Parlamentario Mixto, tiene la palabra don Pedro José Pascual Muñoz por un tiempo de seis minutos.


EL SEÑOR PASCUAL MUÑOZ:

Señorías, buenas tardes. Yo quería comenzar mirando a ver si me ponen el tiempo, porque quiero ajustarme muy bien -está aquí-. Bonitas palabras las que he escuchado durante todo el día, políticamente muy correctas, señor Fernández Mañueco, pero no he escuchado ninguna propuesta concreta, que a mí me hubiera gustado escuchar. Y sobre todo lamento que no haya sido ninguna propuesta concreta en lo que a la provincia de Ávila se refiere. Y tenía la esperanza de que comprendiera la situación de una provincia como la de Ávila, olvidada, en comparación con otras, por los sucesivos Gobiernos, tanto de un color como de otro, y también por el Gobierno de España. No he escuchado afirmación alguna por parte de su señoría que asuma la deuda que los distintos Gobiernos han tenido con mi provincia, y que se resarciría esa deuda con más inversiones, la mejora de comunicaciones, la industrialización y... e inversiones para la sanidad y la despoblación.

Dice que no habrá ningún castellano y leonés con más ni menos derechos que cualquier castellano y leonés, lo ha dicho en su intervención. Tomando sus palabras, quiero que los abulenses tengamos los mismos derechos que el resto de los castellano y leoneses, ni más ni menos. Usted dice que es muy ambicioso. No le quepa duda que yo soy mucho más ambicioso, seguramente, que usted, y en Ávila también lo somos. Por eso estamos aquí, y en pocos meses hemos estado aquí. Por cierto, ¿cuál es el lugar que corresponde a Ávila en Castilla y León? Dice que Castilla y León está bien, pero en realidad Ávila no lo está.

Por eso me gustaría saber cómo va a hacer para que la provincia a la que yo represento consiga estar en esa media de Castilla y León. A ver si en esta etapa, o nueva etapa, es verdad que Castilla y León está en el lugar que le corresponde, pero, sobre todo, no se olvide que incluye... que incluya a Ávila. Dice usted que tiene que estar donde le corresponde Castilla y León, pues Ávila también debe estar donde le corresponde. Porque, a día de hoy, yo creo que no estamos donde nos corresponde, estamos muy por debajo.

No sé si saben que en Ávila tenemos la cifra de negocio del sector industrial más baja de la Comunidad, o que los datos de convergencia en nuestra provincia son alarmantes. La brecha del producto interior bruto entre Ávila y la Unión Europea ha aumentado; unido a otros, como la cifra de desempleo, yo creo que debe hacernos reflexionar. ¿Por qué la tasa de paro en Ávila se acerca al 14 %? ¿Por qué los abulenses tienen menos oportunidades que otros habitantes de Castilla y León? Aquí, en las Cortes de Castilla y León, yo creo que estamos para garantizar que todos los castellanos y leoneses somos iguales, que no hay provincias de primera y de segunda, y mucho menos ciudadanos de primera y de segunda.

Dejen de tratarnos como si fuéramos el patito feo de Castilla y León. Los abulenses tenemos los mismos derechos y los mismos deberes que un vallisoletano, que un salmantino, que un burgalés... me da igual, cualquier provincia. Donde hayamos nacido o donde vivamos no nos debe de hacer tener menos oportunidades. En Ávila no es suficiente con mantener lo que hay.

Solo he escuchado una mera declaración de intenciones sin propuesta ni inversiones concretas. No he escuchado, por ejemplo, medidas concretas para atajar la despoblación en el medio rural, para fijar la población en mi provincia. Tampoco medidas concretas para la generación de empleo o la... o la industrialización. El apoyo a la industria de la provincia, a la ya existente y a las empresas que quieren instalarse en Ávila. No es suficiente, y repito, con mantener lo que tenemos.

La provincia de Ávila se encuentra en un enclave privilegiado, en el centro de la Península, que nos permite estar conectado con varias Comunidades Autónomas limítrofes y otras provincias castellanoleonesas. Sin embargo, tenemos unas comunicaciones del siglo XIX y no del siglo XXI. Estamos dentro de lo que están llamando "la España vacía".

Yo creo que sería importante sellar un convenio con el Gobierno de España para la reducción del peaje en la AP-6 y en la AP-51 para los residentes en la provincia de Ávila. No olvidemos que Ávila es una de las pocas provincias de Castilla y León y de España que no está conectada por AVE, que no está conectada por autovía con Valladolid, que tampoco... ni tampoco figura en el corredor del Atlántico, y, como usted ha confirmado en su intervención, tampoco lo estará.

Eso sí, lo que he escuchado yo para mí son muchas palabras vacías. Yo creo que deberemos o esperaremos un compromiso de financiación, entre otras cosas, para las obras de abastecimiento de agua de la ciudad, desde Las Cogotas. Además, tampoco ha puesto en la mesa medidas concretas para la industria agroalimentaria y desarrollo sostenible, que para nosotros es incompatible con una proliferación masiva de la extracción minera. En el mundo rural, especialmente en la provincia de Ávila, necesitamos un servicio que... de extinción de incendios que dé servicio a todos los municipios urbanos y forestales, y medidas concretas para paliar los incendios que, verano tras verano, queman de forma recurrente nuestros montes en el valle del Tiétar.

Queremos más apoyo a los agricultores y ganaderos abulenses, en un momento tan delicado de sequía que estamos padeciendo en Ávila, sin olvidar los ataques de los lobos y la fauna silvestre. No me quiero olvidar de la necesaria solución de la depuración de aguas en los pequeños municipios. Por eso, desde esta tribuna, que es, por supuesto, la tribuna de todos los castellanoleoneses y, por lo tanto, de todos los abulenses, le pregunto si se va a comprometer con inversiones para la provincia de Ávila, para que se sitúe al mismo nivel que otras provincias de Castilla y León, o, por el contrario, va a perpetuar el orden establecido que condena a provincias como la de Ávila a seguir a la cola de la región.

Y qué le voy a decir de la sanidad. ¿Tendremos una radioterapia de calidad en Ávila, o va a seguir improvisando la sanidad, como ha pasado en el caso de ayer, con la ambulancia de 24 horas de Ávila Rural y Las Navas del Marqués, en la que sí se ha puesto una ambulancia, pero no se ha contado con una infraestructura básica para los profesionales?

¿Qué hay del comprometido centro de Las Hervencias? ¿Qué pasa con las listas de espera? Nunca se cuestiona nadie que no haya lista de espera con la policía y los bomberos, porque no puede haber lista de espera con la policía y los bomberos, pero sí con la sanidad. No entiendo la lista de espera ni nunca la he entendido. No es de recibo que haya lista de espera. Yo no puedo esperar, si me están robando, a que vayan los policías; no puedo esperar, si me estoy quemando, que vayan los bomberos, no puedo esperar; hay muchas cosas... patologías que no pueden esperar.

No quiero que en Ávila mi centro para el infarto o el ictus esté en el paseo de San Vicente -y usted lo conoce porque es de Salamanca-, pero el hospital de Ávila está en el paseo de San Vicente, para el ictus y el infarto. Eso no es de ley.

Y luego, tenemos una epidemia de soledad muy importante; yo les llamo epidemia de soledad: mucha gente que vive sola y que muere sola. Eso hay que solucionarlo de alguna forma, y más en mi provincia.

En su mano está contar con el apoyo de este procurador o no. Solo queremos para nuestra provincia lo que como castellano y leoneses nos corresponde y es de justicia, y nada más. Yo también me siento castellanoleonés y español, pero sobre todo abulense. Muchas gracias.


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Pascual Muñoz. Para contestar, tiene la palabra el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Señor Pascual, agradecerle también el tono de su intervención y darle la bienvenida como fuerza política nueva en esta Cámara. Espero contar con su apoyo en el futuro. Su abstención también es un reto para mí, espero que podamos colaborar en futuros debates.

Ha planteado algunas ideas, que voy a intentar desgranar, porque han sido muchos temas puntuales y concretos. Pero, hombre, yo creo que en mi discurso, esta mañana, se ha hablado de Ávila; no se la ha mencionado, pero cuando he hablado de la industria de automoción, hombre, creo que el proyecto industrial más importante que vamos a tener la próxima legislatura vinculado a la automoción es el proyecto de Nissan, en la provincia de Ávila. Y yo creo que eso es una clara referencia, un guiño a la provincia de Ávila. No por eso... porque no se haya utilizado el nombre de su provincia no quiere decir que no se haya mencionado.

Mire, comentarle que la crisis económica azotó hace diez años aproximadamente de manera intensa nuestra economía, redujo a mínimo los presupuestos, redujo... -lo decía... don Luis Mariano antes lo recordaba-, redujo a mínimo también las inversiones. Y se apostó desde la Junta de Castilla y León por garantizar la calidad de los servicios públicos, y eso, bueno, con todas las mejoras; usted ha puesto de manifiesto algunas de ellas, en las que tendremos que trabajar. Pero yo quiero trasladarle que yo soy consciente de las necesidades de la provincia de Ávila, por muchos motivos, por muchos motivos. Pero decir que Nissan es un proyecto en el que vamos a volcarnos; la industria de la automoción es algo que en Ávila va a ser muy importante.

Y la industria agroalimentaria. Cuando hablaba de la industria agroalimentaria, hombre, alguna... algún esfuerzo ha hecho la Junta de Castilla y León. ¿El nombre de Ornua le suena? Es una... un ejemplo también que hemos hecho por la provincia de Ávila.

Pero yo reconozco que la crisis económica ha golpeado de manera desigual a las distintas provincias, y, dentro de cada provincia, también de manera desigual a las distintas zonas o territorios de cada provincia. Y ahí tenemos que hacer un esfuerzo entre todas las Administraciones, las Administraciones locales y la Junta de Castilla y León.

Pero cuando se habla de turismo -he hablado de turismo esta mañana en mi intervención-, hombre, yo creo que, si hay un sector estratégico en toda la provincia, no solo en la capital, es el turístico. Cuando se habla del patrimonio, pues, desde luego, una ciudad que es Patrimonio de la Humanidad; y que por cualquier lugar por la provincia de Ávila donde se pasea, pues hay patrimonio natural y patrimonio histórico-artístico muy importante.

Mire, yo también le quiero insistir en algo... no hablemos... y se lo digo a usted, pero lo digo para todos, no hablemos de la España vacía, hablemos de la España de las oportunidades. Démosle la vuelta al término, seamos capaces de convertir una situación, que es verdad que está ahí, y que parece que es un elemento negativo la España vacía, pues vamos a convertirlo en algo positivo. Cuando se habla de la despoblación, estamos garantizando la escuela rural en el territorio con tres niñas o niños; eso es un compromiso con el mundo rural, también con la provincia de Ávila. Tendremos que apostar por la conciliación con más derechos y, sobre todo, las ayudas de la natalidad y el apoyo a las familias; apostar por internet, por que llegue a todos los rincones; apostar por las ayudas a los autónomos y por apoyar a las pymes y micropymes, que considero fundamentales en el desarrollo de la creación de empleo también en la provincia de... de Ávila; y apostar por la industria agroalimentaria en una provincia con unos valores alimentarios de primer nivel. Y ahí, como decía esta mañana también, fortalecer la cadena productiva, que considero muy importante; no solo el que produce, sino el que transforma y el que distribuye. Es algo que considero importante.

Ávila tiene el 14 % de paro, ¿eh? Está por debajo de la media de España. Tenemos que hacer un esfuerzo para que nos acerquemos a otras provincias donde hay un porcentaje de paro infinitamente menor.

Respecto de los lobos, apuesto... estoy con usted, estoy con usted. Vamos a apoyar... vamos a seguir en la línea de apoyar las indemnizaciones compensatorias a los ganaderos, no solo por las pérdidas, sino también por el estrés producido en los rebaños, y también el control cuando se vea que hay una... un exceso de... de lobos en distintas zonas. Creo que eso es una política acertada que tenemos que continuar la próxima legislatura.

Y la apuesta por los mayores. He dicho con claridad, y además he puesto un ejemplo: 600.000 mayores, 400 millones para políticas vinculadas a los mayores, 1.600 millones en cuatro... en cuatro años de legislatura. Yo creo que esos son hechos y datos concretos. ¿Para qué? Pues, mire, para trabajar con... de la mano de los ayuntamientos y diputaciones en el servicio de teleasistencia, de la ayuda a domicilio, de la comida a domicilio, de programas de envejecimiento activo. Es fundamental combatir la soledad, también evitar los malos tratos en el entorno del hogar. Yo... en la política social, y especialmente en la política de mayores, vamos a coincidir en profundidad.

Y respecto a la política sanitaria, yo he marcado esta mañana las líneas directrices, y tendremos que hablar punto por punto, área... bueno, área básica de salud, para ir analizando punto por punto los centros de salud y ver qué actuaciones, dónde hay que reforzar con la presencia de más profesionales sanitarios. Muchas gracias por su intervención. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. Para un turno de réplica, tiene la palabra el señor Pascual Muñoz, por un tiempo de dos minutos.


EL SEÑOR PASCUAL MUÑOZ:

Muy bien. Le agradezco sus palabras, pero no me quedo muy satisfecho todavía con lo que me ha contado. Que solamente se haga esto con Nissan no es suficiente; Nissan lleva mucho tiempo en Ávila, ahí tiene empresas auxiliares también y, bueno, está... Nissan se está manteniendo por todo lo... inyección de dinero que está metiendo la... la Junta, o las Cortes, o como quieras llamarlo. Entonces, eso hay que garantizarlo de alguna forma, no podemos estar metiendo dinero, dinero, dinero y no tener ahí un futuro, y siempre estar con lo mismo. Las empresas auxiliares se mueven para un lado, se mueven para otro... Sí, pero es que es así, es que no tienen ninguna seguridad, porque están siempre bailando. Y no solamente sirve con Nissan. Ávila, aunque no... no quiera hablar de la España vacía, si solamente vivimos del turismo y solamente de Nissan, cada vez tenemos menos población en Ávila, en Ávila ciudad y en Ávila provincia. O sea, hay que hacer otra cosa, no solamente vale con la Nissan y con el turismo.

En cuanto a los lobos, no solamente son... también son los lobos; ahora hay mucha gente y hay que hacer... aparte de las ayudas, hay que hacer algún mecanismo o algo, porque está el corzo, está el jabalí, se están comiendo todo, entonces, y la gente se queja de eso; o sea, no miente solo los lobos.

Y en cuanto a sanitariamente, pues yo es que creo que lo primero son los profesionales, aparte de los pacientes, que siempre están por encima de todo. Pero no me gusta que se inauguren tantos edificios, ¿eh?; en eso estoy con el señor Igea, que muchas veces lo dice, es que se inauguran edificios, edificios, edificios, sin... sin contar con el profesional. Entonces, y se inaugura y se hacen fotos de edificios y luego dentro es lo mismo, son consultorios de lujo. Eso no es lo que hay que hacer, ¿entiende? Yo creo que no. Es decir, Igual que el transporte sanitario urgente yo creo que no está bien, pero bueno, eso habrá que... que valorarlo. O sea, no solamente es ver que en Primaria, centro de salud, no, no, no. Vamos a ver, no a inaugurar edificios, sino a ver qué pasa con los profesionales y qué... y qué requiere cada población. Porque, si no, solamente hacemos centros de salud, y queda muy bonito, y muchas habitaciones, y luego están desaprovechados. Vale. Gracias.


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Pascual Muñoz. Para un turno de dúplica, tiene la palabra el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Vamos a ver, Ávila ciudad ya va creciendo en población, eso es una realidad. Y, además, yo le quiero recordar que Nissan claro que subsiste; subsiste por dos circunstancias: la primera, porque Renault, o la alianza Renault-Nissan, ha decidido cambiar o plantear un proyecto industrial de futuro; van a cambiar de fabricar las furgonetas a los recambios. Es un proyecto industrial, por tanto, de futuro, y que va a permitir la garantía de los empleos. Bueno, así se ha pactado no solo... así se ha anunciado no solo por Renault, sino que se ha pactado con los sindicatos y con la Junta de Castilla y León. Dice: bueno, ¿aquí quién ha puesto el dinero?, ¿la Junta, las Cortes? Bueno, al final el dinero sale de los bolsillos de los contribuyentes, pero es verdad que la Junta, dentro de sus prioridades, ha determinado aplicar más de 40 millones solo a ese proyecto industrial. Pone bien a las claras de nuestro compromiso, por un lado, con la provincia de Ávila, con la ciudad de Ávila, y también, por otro lado, con la industria automovilística.

Mire, le voy a decir también, nuestro compromiso con las partidas específicas para el equilibrio territorial, y más especialmente con el Plan Industrial 2020, que las instituciones locales de Ávila han impulsado en los últimos tiempos. Conoce bien, sabe quién impulso este proyecto, yo tuve la oportunidad de hablar en su día con él; bueno, luego vinieron otros avatares y otras circunstancias, pero estamos ahí, vamos a apoyar ese Plan Industrial 2020 de las instituciones locales de Ávila.

Y también respecto de lo... de la sanidad, lo primero -lo ha dicho usted-, lo primero son los pacientes; y lo segundo, claro, son los profesionales. Si no hay buenos profesionales –y en Castilla y León hay muy buenos profesionales-, no habría buena sanidad, eso es algo muy importante. Y, además, creo que nos vamos a entender, porque, bueno, usted tiene experiencia en este ámbito, experiencia dilatada de gestión en el ámbito hospitalario, y sí le quiero trasladar la idea de que, en fin, vamos a apostar... se aprobó al final de la legislatura pasada la ley de carrera profesional para todos los empleados públicos de la Comunidad Autónoma de Castilla y León, pero especialmente para los empleados públicos sanitarios; o digamos que se rehabilita la carrera profesional que estaba paralizada y se amplía a todos los empleados públicos de la Comunidad Autónoma.

Decir también que en esa propia ley apostábamos por la estabilidad en el empleo, que es algo fundamental en el... en el sector sanitario, en el sector público sanitario. Tenemos que romper ese círculo vicioso; y ahí, desde luego, coincido con usted, hay que apostar por los profesionales. También podemos hablar de... -lo decía antes en otra de mis intervenciones- tenemos que solicitar más plazas mir al Gobierno de España -ya se nos han acreditado nuevos centros para que se puedan ampliar la docencia- y, desde luego, tenemos pedir la agilización al Ministerio para que aquellos profesionales no... profesionales sanitarios especialistas no comunitarios se puedan incorporar cuanto antes al Sistema Nacional de Salud y, por tanto, al Sistema Regional de Salud.

Y decir, por último, que las plazas de difícil cobertura... sé que la provincia de Ávila tiene, bueno, pues una parte periférica, como tienen la mayoría de las provincias de... de nuestra Comunidad Autónoma, pues hay que cubrirla con mayores recursos económicos, puede ser una opción; otra opción puede ser también la... puntuar o... o mejorar la... el tiempo que se transcurre en esas plazas para poder concursar con mayor puntuación en el... en los concursos de empleados sanitarios.

Por mi parte, nada más. Estoy convencido que vamos a trabajar codo con codo por el futuro de la provincia de Ávila. Muchas gracias. Y de Castilla y León. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. Tiene la palabra el portavoz del Grupo Parlamentario Ciudadanos, don Francisco Igea Arisqueta, por un tiempo de treinta minutos.


EL SEÑOR IGEA ARISQUETA:

"Las cosas podrían haber acaecido de otra manera, sin embargo, sucedieron así". Así empieza El Camino, de Delibes, ese libro sobre la vida rural y sobre la vida, que refleja cómo vivimos... cómo vivían los castellanos y leoneses en esta Comunidad. Así empieza también este camino: las cosas podían haber acaecido de otra manera, pero han sucedido así.

Yo sé que muchos de ustedes hubieran preferido que hoy estuviéramos hablando pues de un candidato de rojo sobre fondo gris, pero quizás deberían de haber leído en su Ejecutiva o en algún momento El Hereje. Porque por qué nosotros hemos llegado a este pacto. ¿Por qué hemos llegado a este pacto? Porque nosotros creemos que hay cosas que son esenciales en política y cosas que son accesorias. ¿Qué es esencial? La libertad y la igualdad.

¿Qué es la libertad? Me voy a permitir citar a Montesquieu, ese señor que cita con frecuencia Pablo Fernández. Mire, la libertad es hacer lo que las leyes permiten. Y, como decía Locke, vivir libre de las violencias y restricciones de los otros; y eso solo es posible con el cumplimiento de la ley. Por tanto, quien pacta en nuestro país, quien pacta con quienes creen que pueden forzar la ley, con quienes creen que la ley se puede saltar, con quien está pactando es con los tiranos. Y el que pacta con los tiranos difícilmente puede pactar con Ciudadanos.

Pero también es esencial la igualdad. ¿Qué es la igualdad? Miren, quienes hoy pactan con los nacionalistas su mantenimiento en el Gobierno de la Nación saben que mañana pagarán el peaje en el presupuesto o en la financiación. Saben que pactar con el PNV exige pagar el cuponazo. Saben que pactar con Esquerra Republicana supone hacer clin clan en la caja registradora. Saben que quienes pactan con Més en Baleares, con los nacionalistas en Baleares, hacen pagar, hacen pagar a los ciudadanos y a los sanitarios de Castilla y León con la exclusión. Quien pacta con Compromís, como están intentando pactar, saben que están pactando una nueva ley de financiación autonómica que perjudicará a los ciudadanos de Castilla y León.

Por eso, cada pacto con los nacionalistas son menos prestaciones para Castilla y León. Cada pacto con los supremacistas es más desigualdad para Castilla y León. Por esa razón, lo que ocurre en el Estado, efectivamente, afecta a lo que ocurre en Castilla y León.

Miren ustedes, durante la pasada legislatura, en la que yo estuve en el Congreso de los Diputados, cada miércoles, cada sesión de control, he oído al señor Esteban, al señor Rufián, a la señora Nogueras, despreciar la ley, despreciar la Constitución, despreciar a nuestra nación. Pero lo más terrible, lo que he oído es el silencio del Partido Socialista y el silencio del Partido Socialista de Castilla y León, salvo una persona, he de decirlo, una persona que hoy está en las listas europeas con nuestro partido. [Aplausos].

Nos pidieron ustedes... nos pidieron ustedes que alzáramos la voz contra la política de pactos. Nosotros les pedimos... nosotros les pedimos que alzaran también la voz contra la alocada política de alianzas que tiene el Gobierno del señor Sánchez. Los medios de comunicación, los ciudadanos de Castilla y León, son testigos de dónde hubo silencio y dónde hubo debate. Yo no le reprocho a usted, señor Tudanca, su silencio; no nos reproche a nosotros nuestra discrepran... nuestra discrepancia –perdón-. Usted entiende que la lealtad es aceptar sin... sin rechistar, usted entiende que la lealtad a su partido es sumisión; y nosotros la entendemos como la aceptación de una decisión democrática, después de un debate honesto. Yo no le reprocharé a usted; no nos reproche usted a nosotros. [Aplausos].

Sin embargo, nosotros mantendremos la mano tendida a cualquier propuesta de progreso que traigan a este Parlamento. No responderemos a los insultos ni a las descalificaciones ni a la frustración de estos días; no harán mella en nosotros. Ustedes pueden apuntarse, si quieren, como han hecho estas últimas semanas, al club de la comedia, que tan bien lleva el señor Fernández de Podemos, que, por cierto, hoy ha citado aquí a Julio César, con el "tú también, hijo mío"; yo, más que como Julio César, le veo como Asurancetúrix el bardo, porque ya nadie quiere oír su canción. [Aplausos]. No perderemos... no perderemos, pues, el tiempo contestando sus ofensas.

Es verdad que no era fácil pactar con el Partido Popular después de 32 años. Es verdad que esta Comunidad necesitaba cambio y regeneración. Y es verdad que 32 años son muchos años y son propensos a la soberbia y a las malas políticas. El señor candidato manifestó esta semana que tuvo sus dudas; he de decirles que yo también las he tenido. Y que es evidente, es evidente, que este no es un matrimonio por amor. Es un compromiso por responsabilidad, porque los políticos no podemos permitir el bloqueo de las instituciones por nuestras filias o por nuestras fobias.

No son los ciudadanos los que votan mal. No tienen que resolver los ciudadanos cada vez volviendo a votar lo que nosotros no somos capaces de realizar. Porque, nosotros, nuestra tarea es convertir en un Programa de Gobierno la voluntad de los ciudadanos. Si no somos capaces de hacerlo, si no somos capaces de hacer ese trabajo, no estamos haciendo bien nuestro trabajo.

Es curioso que quienes nos decían el mismo día o la misma semana que cedíamos a nuestros principios por pactar con el Partido Popular nos pedían a su vez que cediésemos en esos mismos principios para pactar con el Partido Socialista. Pero esto es la política, asumir las contradicciones.

Por tanto, nosotros nos planteamos esta negociación con el siguiente esquema:

En primer lugar, saber si se iba a aceptar nuestro decálogo de regeneración, unidad de España y políticas liberales. Esto fue fácil.

No fue tan fácil que se aceptaran nuestras dieciocho propuestas de regeneración. Dieciocho propuestas que incluyen: la protección a las informantes; las comisiones de investigación; el endurecimiento del código ético; la eliminación de los aforamientos –medida que traeremos aquí como primera medida al Parlamento-; acabar con los chiringuitos –como la Fundación Villalar, de la que hemos hablado esta mañana-; acabar con la libre designación como forma de promocionar el clientelismo en la Administración, como forma preferente de nombrar a los cargos intermedios; crear una oficina de lucha contra la corrupción; hacer un portal de transparencia eficaz; tener una política de medios transparente que evite episodios como los del pasado verano en esta Comunidad; evaluar las políticas públicas y crear comisiones de investigación.

He de decirles, señores del Partido Socialista, por si no se habían enterado, que citar a un señor en una comisión de investigación no es declararle culpable, porque muchos cargos del Partido Socialista han pasado por muchas comisiones de investigación y nadie les considera culpables. Esto parece una obviedad, pero quizás hoy hay que recordarlo.

Por tanto, debo dar las gracias al candidato por haber aceptado estas medidas de regeneración, que sé que no fueron fácil. Su firma ha hecho posible el acuerdo, y su cumplimiento inexorable hará que esta legislatura pueda concluir.

Pero el acuerdo no era solo un acuerdo de regeneración, es también un acuerdo programático. Miren, se ha hablado mucho aquí del programa, de su escasez, se han hecho algunas gracietas a este respecto. Miren [el orador muestra un documento], esta es la propuesta que nos hizo llegar el Partido Socialista, el señor Tudanca, cuando vio agotada su posibilidad de llegar a un acuerdo: "Voz propia para Castilla y León". Tiene 34 puntos, no 100; solo 34 puntos, sin desarrollar. Ponía cosas como "Financiación Autonómica y Local". (Punto). Supongo que a favor. "PAC". (Punto). Supongo que a favor. "Unidad de España". Creo que también es a favor. Esto no es un Programa de Gobierno, esto no es serio, señores del Partido Socialista, y esto no es como se hacen las cosas.

Cuando a nosotros se nos acusa de querer perseguir cargos se está negando la realidad. Durante el mes de negociaciones, más de tres semanas lo dedicamos a hacer programa, medidas concretas, y no a hablar de sillones, y no a hablar de Consejerías.

Por cierto, ha mencionado usted, señor Tudanca -he de reconocer que esto me ha chocado un poco-, que hay algún ayuntamiento en el cual nosotros, con tres concejales, hemos conseguido la alcaldía. Eso es lo que tiene ser un partido nacional. Mire, ustedes tienen una alcaldía en un sitio con tres concejales, siendo la tercera fuerza. ¿Sabe cuál es ese sitio? Badalona. ¿Saben con quién han pactado ustedes? Con los señores que nos acosan, nos persiguen, nos insultan y nos llenan de heces las sedes. [Aplausos].

El acuerdo contiene 100 medidas; no 34, 100. Y 100 medidas desarrolladas. Ustedes han dicho a lo largo de todo el debate del día de hoy que no se habla de política contra la despoblación. Debe de ser... debe de ser que no... debe de ser que no se lo han leído. Porque si hubieran leído "tarifa plana de autónomos en el medio rural", sabrían que eso va a ayudar a frenar la despoblación; si hubieran leído... si hubieran leído la bajada del IRPF en las poblaciones con menos de 5.000 habitantes, sabrían que eso va a ayudar a frenar la despoblación; si hubieran leído que vamos a desestacionalizar el turismo y a promover el turismo rural y el turismo cultural, sabrían que eso va a ayudar a frenar la despoblación. Lo que hicimos en esa medida que ustedes tanto critican ¿sabe qué es? Abrir la posibilidad a todos los grupos parlamentarios de que colaborasen en esa lucha contra la despoblación. Parece ser que a ustedes, cuando se les ofrece colaboración, se les ofende. Pero no se preocupen, nosotros seguiremos ofreciéndosela. [Aplausos].

No voy a desgranar las 100 medidas del acuerdo. Hay medidas sobre sanidad, sobre educación, sobre políticas sociales... Pero sí que quiero señalar algunas de las que se ha hablado aquí.

Aquí se ha hablado, por ejemplo en sanidad, de la Comisión para revertir el HUBU, para revertir a la sanidad pública el funcionamiento actualmente privatizado. Esa Comisión tiene en cuenta la participación de las Cortes como uno de los tres agentes de esa Comisión. Digo yo que ustedes querrán estar en esa Comisión; no lo sé. Y pone otra condición, que a ustedes les llama mucho la atención, que es que no queremos que suponga un nuevo repago a una cosa que ya está excesivamente pagada. Digo yo que a ustedes eso no les habría de molestar, a no ser que ustedes quieran volver a pagar a la concesionaria por cuarta vez la construcción del hospital.

Vamos a hablar también de políticas sociales. Mire, aquí se han dicho cosas sobre la ley de derechos y garantías al final de la vida, que ha dicho el señor García-Conde. Mire, apostar por la vida no es apostar por el sufrimiento; apostar por la vida no es apostar por la tortura; apostar por la vida es apostar por la libertad, por la capacidad de decidir cuándo uno quiere dejar de sufrir o de tener un tratamiento que no le lleva a ninguna parte. No tiene nada que ver eso con apostar por la muerte. La vida es poder ejercer tus derechos hasta el último de tus días. Y eso es lo que vamos a asegurar a los ciudadanos de esta Comunidad. [Aplausos].

Lo mismo que vamos a asegurar a los ciudadanos de esta Comunidad que no van a acabar sus días sujetos con una cincha a una cama, porque vamos a eliminar las sujeciones por ley en esta Comunidad.

Dentro de las medidas de política social, hay algo de lo que me gustaría hablar hoy con un poco de detenimiento, que es el punto 62, nuestro punto sobre la elaboración de una ley contra la discriminación por orientación sexual, lo que es conocido como la ley LGTBI. Si hay algo que ha sido Ciudadanos, que va a ser, es el partido de la igualdad. Nadie, ningún fascista, ni rojo, ni azul, ni mediopensionista, va a conseguir que nosotros nos apartemos de la lucha por la igualdad. [Aplausos].

Pero la igualdad, señorías, tiene dos vertientes: es igualdad de derechos e igualdad de deberes. Quien exige respeto debe de dar respeto. Quien exige tolerancia debe de ser tolerante. Y quien exige libertad debe de dar libertad. Lo sucedido este fin de semana en Madrid es una auténtica vergüenza para quienes luchan por la igualdad. [Aplausos].

En resumen, nuestro programa incluye, como se ha desgranado esta mañana, 100 medidas. Prácticamente el 70 % son medidas programáticas, que se pueden ver en nuestro programa electoral. Eso es hacer política. Hacer política es poner medidas que cambien la vida de la gente. No es elegir cargos, no es elegir sillones.

En resumen, nosotros creemos que esta es una oportunidad para acabar con una política que ha sido esencialmente conservadora durante estos años. Los verbos anclar, frenar, conservar, retener, deben de dar paso a los verbos zarpar, crecer, innovar, progresar.

Vamos a tener un Gobierno conjunto, y tener un Gobierno conjunto no es solamente decir que ambos partidos nos vamos a someter a las reglas que hemos establecido. Eso no debe de ser nuestro objetivo. Nuestro objetivo, permítanme decírselo, debe de ser seducirles, conseguir que ustedes entiendan que este partido, al final de la legislatura, también podría ser su partido. Porque no podemos iniciar una legislatura desde la desconfianza o desde la reserva.

Es un Gobierno que trataremos como propio, trataremos a todo el mundo como iguales. No aceptaremos la corrupción de su partido, como no la aceptaremos en el nuestro. No aceptaremos el clientelismo en el nuestro, como no lo aceptaremos en el suyo. Hemos firmado un acuerdo que nos compromete. Nuestras faltas serán las suyas, sus errores serán los nuestros. Si nos ponemos la zancadilla, no solo caeremos ambos, sino que decepcionaremos a la ciudadanía. No habrá dos varas de medir, una naranja y una azul; solo habrá una vara, y la vara será el mérito y la capacidad.

Este Gobierno nace para los ciudadanos no para la continuidad; si se percibe como un Gobierno de continuidad habremos fracasado. Su programa, su composición y su funcionamiento nacen para el cambio; si nos hacemos trampas en el solitario los ciudadanos nos lo demandarán. La política, se ha dicho esta mañana -y yo estoy muy de acuerdo esta tarde-, no es solo retórica; la política es el más noble oficio si se vive como una vocación de servicio público. Todas las trampas, todas las traiciones, todas las peleas, todas las ofensas de la política desaparecen cuando consigues mejorar la vida de uno solo de tus ciudadanos.

Si al final de esta legislatura conseguimos que nuestros mayores no mueran atados en la cama, si al final de esta legislatura conseguimos que los ciudadanos de Castilla y León sepan que el final de sus días será más fácil y será autónomo, si al final de esta legislatura conseguimos que casos como el de Sara no vuelvan a ocurrir y que los menores estén más protegidos, si conseguimos que haya más igualdad, si conseguimos que nuestros enfermos estén mejor atendidos, todo lo pasado, todo lo sufrido habrá valido la pena. Si no lo conseguimos, este esfuerzo no servirá para nada. [Aplausos].

En este papel... en este papel hay más que las firmas de dos personas, hay esperanza para los ciudadanos. Hoy le daremos nuestra confianza, mañana le daremos nuestro esfuerzo; y siempre la exigencia, que también esperamos de ustedes para con nosotros. No nos jugamos las elecciones siguientes, nos jugamos el futuro de nuestros hijos, el futuro de nuestros ciudadanos.

Déjenme concluir como empecé, hablando de un mundo rural. Un mundo rural que ya no es quizás como lo describió Delibes en El Camino, no es el mundo de Daniel el Mochuelo, de Roque el Moñigo o de Germán el Tiñoso, pero sigue siendo un espejo donde mirarse. Sigue siendo ese mundo donde en Zamora, durante esta campaña, encontramos a aquel chaval que se había vuelto después de dos años trabajando en un Subway en Londres a criar unas gallinas camperas y a hacer que su pueblo progresase. Sigue siendo ese mundo en el cual un señor que trabajaba en un taller en un pueblo de Burgos hoy hace los motores que cruzan medio mundo por el cielo. Sigue siendo ese mundo en el cual ese veterinario de Ávila, que fuimos a ver, que había abandonado ese trabajo tan... tan fantástico por cuidar unas cabras y hacer un queso que huele y que sabe a campo. Un mundo de esfuerzo, de sudor y de entrega.

El progreso y la tradición no son incompatibles, son complementarios. No podremos mantener nuestras tradiciones si no metemos nuestra tierra dentro del progreso. Nosotros no queremos marcharnos del valle del mochuelo, queremos que Daniel pueda volver, pueda volver a vivir para siempre, al lado de la turba... de la tumba del tiñoso, el que le enseñó la diferencia entre el canto del jilguero y el del rendajo, y que nos enseñó también que la vida es algo hermoso y frágil que se puede perder en un segundo en la poza del inglés.

Señor Mañueco, hoy tendrá nuestro apoyo para gobernar conjuntamente. Asumimos una enorme responsabilidad. No les defraudemos. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Igea. Para contestar, tiene la palabra el señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Gracias, señor presidente. Gracias, señor Igea, por su intervención. Usted ha explicado muy bien los procesos de diálogo que nos han traído a esta investidura, a este acto, a esta sesión de Pleno que va a acabar con mi investidura –esperemos-.

Durante más de un mes hemos estado debatiendo y dialogando ese decálogo, las medidas de regeneración, las 100 medidas del acuerdo, y luego pues el pacto de gobernabilidad. Ha sido un diálogo fructífero que ha cumplido, lógicamente, las etapas lógicas, y, además, las hemos hecho bien dirigidas, haciendo valer lo que verdaderamente importa; porque aquí se han dicho muchas cosas, pero usted y yo sabemos que por encima de los intereses partidarios o personales estaba los intereses de las personas de Castilla y León. Usted y yo lo sabemos muy bien, y por eso usted lo ha dicho y yo también quiero ratificar y reiterar:

Por encima de cualquier interés partidario, por encima de cualquier interés personalista, estaba el interés de las personas de Castilla y León, que son las que nos hacen estar aquí trabajando con generosidad y, como ha dicho muy bien usted, con vocación. Yo también soy una persona de vocación, de vocación política. Yo no entendería mi vida sin la vocación política. La aprendí en mi familia y lo he ido desarrollando a lo largo de mi trayectoria, y aquí estoy.

Este, como muy bien ha dicho usted, es el comienzo de una nueva etapa de la historia política de Castilla y León, al igual que ha ocurrido en otros Gobiernos de otras Comunidades Autónomas. Empezamos, por tanto, una nueva etapa, y una etapa en la que el acuerdo entre el Partido Popular y Ciudadanos, y no solo ese acuerdo, será sana y enriquecedora, porque, además, ese... ese acuerdo, ese entendimiento amplía el perímetro de nuestras ideas, amplía las políticas de gestión, y tenemos la capacidad de esforzarnos para mejorar nuestras propuestas.

¿Qué es lo que hemos hecho? Dirigir precisamente en esas medidas a lo que nos reclamaban las personas de Castilla y León el veintiséis de mayo. Nos la reclamaban con su voto a un Gobierno... -he insistido en muchas ocasiones a lo largo del día de hoy- un Gobierno con proyectos de políticas moderadas, de políticas liberales, de políticas centradas.

Me van a... me van a permitir que... que haga una breve referencia a la intervención de... del señor Igea. Lo que va a definir a nuestro Gobierno es la capacidad de transformación, la capacidad de convertirnos en un Gobierno transformador, y seremos, desde luego, un Gobierno conjunto, un Gobierno dialogante, no solo entre las dos fuerzas políticas que vamos a sostener, a sustentar el Gobierno de la Junta de Castilla y León, sino también un diálogo con todas las fuerzas políticas parlamentarias. Por tanto, un Gobierno con dos fuerzas políticas que sustentan ese Gobierno, que sostienen ese Gobierno, pero que compartimos muchas cosas en común. Algunas de las que ha usted mencionado, quiero insistir en ello.

Siempre es mejor, antes de nada, gobernar con quien compartes más cosas que con quien tienes temas de conflicto o colisión, porque así afrontas mucho mejor los retos. Uno de esos retos: las concesiones que desde el Presupuesto del Gobierno de España se pueden hacer a políticos desleales e insolidarios con esta Nación. Ahí el Gobierno de la Junta de Castilla y León que salga de estar... de estas Cortes será absolutamente implacable con la insolidaridad y con la deslealtad de aquellos que quieren romper nuestra unidad de España. [Aplausos]. Y en eso... en eso vamos a ser, como he dicho, implacables, y vamos a defender los intereses de nuestra tierra en Madrid y en Bruselas, o también en cualquiera de los municipios de nuestra Comunidad Autónoma.

La situación en la que se encuentra en estos momentos el Gobierno de España es harto complicada: las amenazas constantes de los posibles socios parlamentarios de las fuerzas que usted ha mencionado exigen en estos momentos una responsabilidad tanto del partido de Ciudadanos como del Partido Popular frente al sanchismo para estar, como digo, por encima de esa irresponsabilidad del sanchismo.

La idea que tenemos de España es coincidente. Tenemos la misma idea de España y también la misma idea de Castilla y León, que van a ser muy importantes, van a ser claves para que lleguemos a final de legislatura con un Gobierno con resultados positivos.

Por otra parte, quiero hacer una especial mención a la importancia que hemos dado en este proceso de formación y de pacto de gobernabilidad a la regeneración política. Desde Ciudadanos y Partido Popular, Partido Popular y Ciudadanos, somos muy conscientes de que hay que interpretar correctamente la demanda social que nos hacen las personas de Castilla y León, y eso se tiene que trasladar en acciones concretas. Por tanto, nuestro compromiso con la regeneración está al mismo nivel de la creación de empleo o de la eficaz gestión de los servicios públicos.

Tenemos que ser conscientes que hoy en día las personas de Castilla y León nos exigen una nueva forma de entender y de hacer la política. La política, los Gobiernos, los partidos pueden, desde luego, estar de espaldas a la sociedad; pero, si eso se produce, esta demanda será un fracaso y tendrá respuesta por parte de la propia sociedad.

Hemos hablado mucho del cambio. El cambio tiene que ser concentrar toda su energía no en luchar contra lo viejo, sino en ser capaces de construir lo nuevo. Y ahí también somos coincidentes, porque vamos a volcar toda nuestra energía en construir un proyecto positivo a nivel regional. Y lo hacemos desde un proyecto que tiene experiencia en el ámbito local, en el ámbito provincial y en el ámbito nacional.

El cambio no es cambiar de lugar. El cambio es cambiar de actitud, que es la que hace posible que seamos capaces de transformar las cosas. Estamos aquí porque la gente, las personas, lo han querido, y no podemos confundir la voluntad de la gente con el capricho o el infundado deseo de que las cosas sean de otra manera, o incluso por el simple hecho de cambiar por cambiar. El cambio tiene que significar algo, y el cambio debe estar fundamentado en alguna causa, en un objetivo, y ese objetivo es tener una región mejor, una Comunidad Autónoma mejor, más competitiva, que seamos orgullosos de nuestra identidad, de lo que hemos aportado y de lo que podemos aportar a la historia de nuestro país. Y también hacer mejor la vida a las personas que viven en esta tierra, facilitando el progreso, facilitando la integración social, facilitando el crecimiento.

No queremos eternizarnos, queremos ser transformadores. Y por eso es precisamente esa idea la que va a inspirar el Gobierno que quiero presidir. La gente, señor Igea, va a premiar nuestra capacidad para que las cosas sucedan y transformen, y además que lo hagamos de forma eficaz y ordenada, sin cálculos políticos, como lo hemos hecho hasta ahora, sino con el criterio del que sabe que la experiencia es un valor y, en este ámbito, la responsabilidad también es algo muy importante. Por eso defendimos que este es y será un Gobierno transformador, un Gobierno en el que la transformación es precisamente la base de ese cambio del que usted hablaba.

Quería hablar del ámbito económico, y coincidimos: bajar, suprimir, eliminar impuestos; coincidimos. La apuesta por el fomento de los emprendedores, de los autónomos. También la apuesta por la defensa de las pymes, de todos aquellos que se levantan cada mañana y levantan su persiana para hacer que su negocio funcione, para hacer y desarrollar su proyecto de vida y defender los puestos de trabajo que dependen de ellos. O poner en marcha políticas de atracción de inversiones para nuestra Comunidad Autónoma. Tenemos que ser capaces de hacerla más atractiva, hacer un destino más atractivo para nuestra Comunidad Autónoma. Estamos superando la crisis, esperemos –toquemos madera- que no venga otra crisis mayor en los próximos meses.

Hemos hablado mucho durante estas semanas sobre los pactos, sobre los acuerdos, sobre la transparencia que han caracterizado los acuerdos; pero si algo ha caracterizado precisamente la base de este acuerdo, de esta investidura, es lo que yo he mencionado antes: la regeneración, la economía, esa filosofía de nuestro Gobierno, y la unidad e igualdad de todos los españoles. Quiero agradecer al Grupo Parlamentario de Ciudadanos su disposición al diálogo, la generosidad que hemos recibido por hacer posible lo que los castellanos y leoneses votaron en las urnas de forma mayoritaria. Y quiero, lógicamente, extender o hacer personal ese agradecimiento al señor Igea, al vicepresidente y portavoz del futuro Gobierno que quiero presidir a partir del día de hoy; hoy es la investidura, la toma de posesión será más adelante.

Que Castilla y León tenga un Gobierno conjunto, renovado, innovador, transformador para los próximos cuatro años, va a ser algo que va a permitir el desarrollo y el progreso de nuestra Comunidad Autónoma. Señor Igea, no puedo dejar de hacer una pequeña referencia a algunos calificativos que le han dedicado, especialmente de la parte izquierda de la tribuna. Bienvenido al club. Al menos, tenga el consuelo de que es la segunda persona que más cariño le tiene el portavoz del sanchismo en Castilla y León, el primero ya se puede imaginar usted quién es. No se lo tome muy en serio ni por lo personal, yo creo que esto son cuestiones que el tiempo acaba pasando. Bueno, la mayoría de la gente lo entendemos fácil, las personas de Castilla y León han apostado por un Gobierno centrado, moderado y liberal. Al señor Tudanca le ha costado más entenderlo, pero bueno, yo creo que hay que hablar de lo positivo.

El pacto es un buen comienzo, pero nos queda mucho trabajo por hacer, hemos hablado sobre eso. Nos queda un trabajo intenso en los próximos cuatro años. Y sé que tengo en usted un socio leal. Sé que tengo al partido Ciudadanos, un partido que va a colaborar lealmente. Este, como muy bien decía usted, es un único Gobierno, un Gobierno conjunto, lógicamente con un presidente, pero significa ahí asumir retos en común. Tenemos que afrontar en común, desde luego, esos objetivos, esos retos, esos desafíos, y sobre todo conseguirlos, codo con codo.

Le tengo que decir: solo se puede llegar antes, pero juntos llegaremos mucho más lejos. Por Castilla y León yo quiero llegar mucho más lejos a su lado. Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. Recuerdo a los señores procuradores que al finalizar este debate se procederá a la votación. En representación del Grupo Parlamentario Popular, tiene la palabra don Raúl de la Hoz Quintano, por un tiempo de treinta minutos.


EL SEÑOR DE LA HOZ QUINTANO:

Señor presidente, presidente de la Junta de Castilla y León, invitados, señorías, los ciudadanos hablaron el pasado día veintiséis de mayo y decidieron conformar este Parlamento en la forma en la que estamos aquí hoy todos representados, un Parlamento que será el que, dentro de unos minutos, tendrá la responsabilidad de investir al que será el séptimo presidente de la Junta de Castilla y León. Lo que procede, pues, es, en nombre de mi grupo parlamentario y de los veintinueve procuradores que lo integramos, es dar las gracias a todos los ciudadanos, a los que votaron el día veintiséis de mayo y a los que no lo hicieron, y también, por supuesto, a los que votaron al Partido Popular y los que no lo hicieron. Nuestro agradecimiento por la confianza otorgada y por permitirnos el privilegio de representar y servir desde esta Casa, la Casa de todos los castellanos y leoneses, a los ciudadanos de esta tierra, y para también por darnos la oportunidad de poder trabajar y de poder servir a la tierra a la que queremos, a Castilla y León.

Y los castellanos y leoneses, con su voto el veintiséis de mayo, nos dieron un doble mensaje de cara a la presente sesión de investidura:

Primero, quisieron que en este Parlamento hubiera una clara mayoría de centroderecha: prácticamente uno de cada dos votantes se... se decantaron por las dos formaciones de centro y de centroderecha que concurrieron a las elecciones, 600.000... 160.000 votantes más, perdón, 15 puntos porcentuales más de los que prefirieron a la opción de izquierda que representaba el Partido Socialista -que sí, reconocemos, ganó las elecciones, y les felicitamos, como hicimos en su día, por ello-. Resulta, pues, irreprochable afirmar que una amplia de... una amplia mayoría de castellanos y leoneses nos dijeron a todos hoy aquí que querían que el centroderecha gobernara en Castilla y León, como lo va a hacer. Por esa lógica, que molesta solo a quien perjudica, también Alfonso Fernández Mañueco será elegido, dentro de unos minutos, presidente de la Junta de Castilla y León.

Y segundo... [aplausos] ... y segundo, quisieron que, a partir de ese día veintiséis de mayo, la política en esta tierra se practique siempre, y en todo caso, a través del diálogo y la negociación, pues eso y nada más que eso significa la ausencia de mayoría absoluta. Por esa lógica, que, como la anterior, molesta única y exclusivamente a quien perjudica, desde el día siguiente a las elecciones nos dispusimos a trabajar, a negociar, a dialogar con el partido de Ciudadanos, asumiendo y dando cumplimiento a ese doble mandato que acabábamos de recibir de las urnas. Y ciertamente les digo: yo, que he tenido el privilegio de formar parte activa de esas negociaciones con Ciudadanos, les digo que ese diálogo ha venido extraordinariamente facilitado por la práctica coincidencia programática de ambas formaciones, unida también al hecho de que tanto Ciudadanos como el Partido Popular compartimos una misma idea de España, del papel que dentro de la misma deben jugar las Autonomías y, por tanto, del papel que dentro de España debe jugar Castilla y León, de lo que significan de verdad los conceptos de solidaridad y responsabilidad interterritorial, y de la necesidad de que un Estado fuerte y respetado garantice de verdad la igualdad de todos los españoles, vivan estos donde vivan.

Y por eso compartimos también nuestra más firme y sincera oposición a los radicalismos y a los separatismos; como también, por cierto, nos enfrentamos juntos a todos aquellos que quieren monopolizar los valores y principios que son comunes a todos los españoles. Los derechos y libertades -lo hemos visto este fin de semana, desgraciadamente, en Madrid- no son objetos manoseables, no son piedras que se puedan lanzar al antojo de nadie contra quienes legítimamente lo ejercen. Ni hay superioridad moral ni legitimidad ética de la izquierda para impedir a nadie que se exprese en libertad por los cauces democráticos en favor de la libertad; hasta ahí podíamos llegar. [Aplausos].

Por cierto, por cierto, ya les aclaro -porque ha sido dicho algunas... en algunas ocasiones en... a lo largo de la tarde-, en ningún momento de las negociaciones –se lo aclaro por las dudas que han podido suscitar- hemos recibido ni hemos... de Génova, ni hemos tenido que realizar consulta alguna a Génova, ni pedir permiso absolutamente a nadie para plasmar uno u otro compromiso en nuestro Programa de Gobierno. ¿Y saben por qué? Por algo muy sencillo: porque, a diferencia de otros, en el Partido Popular tenemos la tranquilidad y la confianza de que nada de lo que digamos va a contradecir aquí los principios y valores que nos inspiran a nivel nacional. Como también sabemos que nada de lo que se diga o haga a nivel nacional va a alterar los compromisos que hemos asumido con nuestros socios políticos y también con los ciudadanos de Castilla y León. Porque somos un partido que dice y piensa lo mismo aquí que en Cataluña, que en Madrid o que en el País Vasco, porque tenemos la... igual de clara nuestra idea de España aquí que la tenemos en Badalona o la tenemos en Navarra, y por eso especialmente nos repugna aquí, igual que en Badalona o en Navarra, los pactos con filoterroristas y con separatistas radicales. [Aplausos].

Nosotros... nosotros no cambiamos según donde vivamos, o, peor aún, según nos convenga para estar o para alcanzar el poder; nosotros no tenemos que escondernos cuando nos piden explicaciones sobre lo que hacen nuestros compañeros en otros territorios; nosotros no tenemos que sonrojarnos o intentar maquillar la verdad para no incomodar a nuestros compañeros o jefes de Madrid; nosotros no hemos sido los que han tenido que renunciar a las reivindicaciones de una EBAU única en España porque se lo exigían de Madrid; nosotros no hemos sido los que han tenido que verse obligados a guardar silencio cuando una ministra planteaba ni más ni menos que acabar con la industria de la automoción en nuestra Comunidad Autónoma; nosotros no somos los que hacen manifestaciones públicas justificando lo injustificable en relación con las negociaciones del Gobierno central con Cataluña; o los que se han visto obligados a esconderse durante un tiempo de la opinión pública cuando ni siquiera era posible justificar lo injustificable. Y algunos aún se preguntan hoy ¿por qué ha sido posible el pacto entre Ciudadanos y el Partido Popular en Castilla y León?

La proximidad programática y la coincidencia en valores y principios políticos básicos sirvieron, sin duda, de base a la negociación. La fluidez de la misma trae causa de la lealtad, el compromiso, la responsabilidad y la firme voluntad de acuerdo que hemos hallado en un partido que, como nosotros, piensa en Castilla y León, cree en Castilla y León y tiene una vocación de servicio hacia la Comunidad Autónoma de Castilla y León.

Pero es evidente que el mandato de diálogo que recibimos de los ciudadanos no se limitaba en exclusiva a los dos partidos que hemos firmado el acuerdo de gobierno. El nuevo tiempo de la política del diálogo debe extenderse a todos, así nos lo han dicho los ciudadanos. Por eso permítanme que reitere, como portavoz del Grupo Parlamentario Popular, el ofrecimiento que el candidato a la Presidencia ha realizado a todas las fuerzas políticas esta mañana, y también a lo largo de sus intervenciones esta tarde, y lo extienda al ámbito parlamentario.

La voluntad del Grupo Parlamentario Popular, al igual que sucediera la pasada legislatura, es mantener la mano plenamente tendida y permanentemente tendida a todos los demás grupos parlamentarios. En la profunda convicción que siempre hemos mantenido de que más allá de nuestras diferencias ideológicas y del papel que a cada uno nos corresponde desempeñar en esta Cámara, los castellanos y los leoneses quieren de todos nosotros -y así lo han expresado en las urnas- que desde esas diferencias contribuyamos, a través del diálogo, a construir juntos Castilla y León, a afrontar los grandes retos a los que todos y no solo el Gobierno nos enfrentamos, a afrontar nuestros problemas, a minimizar nuestras debilidades y a asegurar que nuestras extraordinarias fortalezas nos ayuden a consolidar una tierra de progreso, una tierra de estabilidad, una tierra de bienestar.

Si pensamos en nuestros vecinos más que en nosotros mismos o en nuestras estrategias cortoplacistas, si somos capaces de hacer valer en la balanza más los intereses de Castilla y León que los de cualquier interés partidista, estoy seguro que nos vamos a encontrar todos contribuyendo a una mejor Castilla y León. [Aplausos].

La intervención de Alfonso Fernández Mañueco esta mañana ha servido para dejar constatado en el Diario de Sesiones el proyecto de Alfonso Fernández Mañueco para Castilla y León en los próximos cuatro años. Un proyecto que surge de la conjunción de tres elementos: en primer lugar, el programa electoral con el que concurrimos a las elecciones, con el que el Partido Popular concurrió a las elecciones el pasado veintiséis de mayo. Un programa que hereda una magnífica gestión de los anteriores Ejecutivos del Partido Popular y sobre la que... sobre la que se construye un proyecto renovado y renovador, ambicioso pero a la vez realista, fruto de esa experiencia de gobierno, del profundo conocimiento de las necesidades de esta tierra y del diálogo con toda la sociedad que quisimos participara activamente en su... en su redacción.

En segundo lugar, del acuerdo programático suscrito con Ciudadanos, el cual viene a completar, que en ningún caso a sustituir, al anterior, pues en el mismo no hay nada contradictorio o incompatible con lo recogido en nuestro programa electoral. 100 medidas, pues, que complementan el programa electoral y que, junto al tercer elemento, al que ahora me referiré, conforman el Programa de Investidura que esta mañana nos ha sido presentado.

Y ese tercer elemento es el propio Alfonso Fernández Mañueco, su proyecto personal de Comunidad, que esta mañana él mismo ha explicado y que es fruto de su experiencia en años de gestión pública, en años a pie de calle y de su carácter moderado y dialogante.

Todo ello conforma el proyecto político de Gobierno para los próximos cuatro años que dentro de muy poquito tiempo va a ser votado. Todo ello, eso sí, desde el diálogo constante, no solo con nuestro socio de Gobierno, sino con toda la sociedad, representada a través de todos los grupos parlamentarios y también a través de los agentes sociales, algunos de los cuales aquí hoy presente, los cuales han aportado a la Comunidad en el pasado a través del diálogo social, y que estamos seguros va a seguir... van a seguir contribuyendo a construir Castilla y León con la misma lealtad, el mismo compromiso y la misma responsabilidad que lo han hecho hasta hoy.

Me corresponde a mí, como portavoz de mi grupo parlamentario, expresar, por tanto, primero, el apoyo de todo el grupo parlamentario a Alfonso Fernández Mañueco como candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León; y segundo, reiterar nuestro apoyo a ese Programa de Investidura y a ese Programa de Gobierno para cuatro años.

Apoyeramos... apoyaremos a Alfonso Fernández Mañueco por convicción, la convicción de saber que es el mejor presidente para Castilla y León. Sí, estoy absolutamente seguro, porque le conozco bien, porque conozco a Alfonso Fernández Mañueco, estoy absolutamente seguro de que es el mejor presidente para Castilla y León, por su talante, por su conocimiento, por su compromiso y, sobre todo, por su amor a esta tierra. Y es... [aplausos] ... y es particularmente el mejor presidente para estos momentos, momentos de diálogo, momentos de moderación y momentos, sobre todo, de responsabilidad.

Y apoyaremos igualmente el Programa de Gobierno y el Programa de Investidura, un programa en el que, lógicamente, creemos y con el que nos comprometemos profundamente y del que, además, nos sentimos corresponsables todos los miembros del Grupo Parlamentario Popular. E igualmente también con los 100 puntos que hemos pactado con el Grupo Parlamentario Ciudadanos. Un programa realista, pero a la vez extraordinariamente ambicioso. Un programa que, en coalición leal y constructiva con Ciudadanos, nos comprometemos a poner desde ya en marcha. Y estoy seguro que nos va a permitir avanzar en el crecimiento de la economía y del empleo, a asegurar unos servicios públicos que son ahora mismo líderes en calidad y en equidad, a consolidar la cohesión social en nuestra Comunidad Autónoma, a apostar de forma sincera por el mundo rural y a avanzar en transparencia y en calidad democrática.

Los castellanos y leoneses han querido que el Partido Popular y Ciudadanos ocupen la centralidad del debate político en Castilla y León; y lo vamos a hacer. Han querido también que ejerzamos un Gobierno basado en el diálogo y en el acuerdo; y lo vamos a hacer. Y han querido, por último, que gobiernen la moderación y el entendimiento; y también lo vamos a hacer. Porque está en nuestro ADN, porque para nosotros es, ha sido siempre, lo natural, y porque nos sentimos muy a gusto haciéndolo, y porque lo venimos demostrando así desde hace mucho tiempo.

El Gobierno de coalición que surge tras la investidura tendrá sin duda que afrontar importantes retos, pero lo hará sobre los cimientos de una importante labor llevada a cabo durante los últimos años de Gobierno del Partido Popular. Son los cimientos de la consolidación del crecimiento económico, de la creación de empleo, de la calidad de los principales servicios que presta la Junta de Castilla y León, de la educación, de la sanidad, de las políticas sociales. Son también los cimientos de lo que se ha venido a denominar el autonomismo útil.

Porque, sí, a pesar de que algunos se empeñen en seguir ejerciendo de pesimistas, llevamos cuatro años creciendo a un ritmo medio del 3 %. El paro continúa bajando en Castilla y León, 60.000 desempleados menos en estos últimos cuatro años. Este verano alcanzaremos, seguro, el millón de ocupados. Y estamos conteniendo nuestro nivel de déficit público. Y estamos, además, entre las Comunidades menos endeudadas.

Permítanme un ejemplo de lo que ha significado estos últimos cuatro años de Gobierno popular. Hace escasos días, con ocasión de la finalización de la campaña del IRPF, conocíamos unos datos ciertamente reveladores de lo que ha sido la política fiscal puesta en marcha estos últimos años por el Partido Popular (por cierto, también con la colaboración de Ciudadanos). Castilla y León, según datos de la Agencia Tributaria, lidera en España las deducciones fiscales en el IRPF. En el año dos mil dieciocho, más de 90.000 castellanos y leoneses se... se beneficiaron de la cartera de deducciones fiscales autonómicas en el IRPF, con una media por ciudadano de 440 euros. Además, Castilla y León sigue siendo la Comunidad Autónoma, después de Madrid, con el tramo de IRPF más bajo de España, lo que supone un ahorro para los castellanos y leoneses de más de 650 millones de euros al año.

Algunos preferirían que esos 650 millones de euros estuvieran en las arcas públicas, por eso se presentaron a las elecciones proponiendo una subida generalizada de impuestos. Nosotros preferimos que esos 650 millones de euros estén en el bolsillo de los ciudadanos, por eso propusimos en nuestro programa electoral, y hemos pactado con Ciudadanos, mantener la política de beneficios fiscales y acabar con el impuesto de sucesiones.

No pretendo, en absoluto, parecer complaciente. Somos muy conscientes de que, junto a nuestras fortalezas, que reflejan una Comunidad que crece de forma sólida, de forma estable, aún persisten debilidades que amenazan ese futuro. Aún hoy en Castilla y León hay 133.000 personas que quieren trabajar y que no pueden. Sigue habiendo muchas familias que tienen serios problemas para llegar a fin de mes. Sigue habiendo autónomos y pymes que no consiguen remontar su situación económica y viven bajo la amenaza permanente del cierre. Sigue habiendo agricultores y ganaderos que encadenan los problemas meteorológicos a los de los mercados. Sigue habiendo mujeres que no sienten la igualdad. Sigue habiendo mujeres, ayer, desgraciadamente, lo volvimos a comprobar, que mueren a mano de sus parejas, y eso es especialmente inaceptable a día de hoy. Sigue habiendo jóvenes en Castilla y León que no encuentran en esta tierra una oportunidad. Sigue habiendo pueblos que se ven abocados a su desaparición.

Porque, sí, no es en absoluto suficiente lo que hemos conseguido, es evidente. Por eso, no hay tiempo, en absoluto, para la complacencia ni para la especulación. Porque superar la crisis no es lo mismo que acabar con los problemas de los más necesitados. Y porque crecer económicamente no es lo mismo que dar solución de forma definitiva a la pobreza de algunos de los nuestros. Y porque crear empleo no es lo mismo que hacer posible que quien quiera trabajar tenga oportunidad de hacerlo en Castilla y León.

Liderar los servicios públicos en España no nos impide reconocer que todavía hay un amplio margen de mejora. Y tener los mejores niveles de cohesión social de nuestro país no nos impide tampoco reconocer que todavía persisten desigualdades y que todavía hay familias, personas, en riesgo de exclusión. Por eso, a trabajar desde el primer día, como hemos dicho, desde el diálogo, desde la moderación, con la mano tendida y, desde luego, con la sinceridad y la claridad de saber que podemos mirar de frente a los ciudadanos de Castilla y León, de forma rigurosa, de forma sensata y también conscientes de que Castilla y León puede y debe seguir avanzando.

Permítanme que concluya esta intervención con dos referencias personales. La primera vez que yo entré en estas Cortes como procurador, Juan Vicente Herrera era portavoz del Grupo Parlamentario Popular. Desde entonces y hasta hoy, han pasado algunos años, he tenido la suerte, Pleno tras Pleno, de aprender de Juan Vicente Herrera, de su forma de hacer y de entender la política, de su forma de hacer y de entender a Castilla y León. Hoy la suerte ha querido que sea yo el portavoz del grupo parlamentario y que este sea el último Pleno en el que Juan Vicente Herrera esté sentado entre nosotros como presidente de la Junta de Castilla y León. Y quiero aprovechar ese momento y esta oportunidad para, simplemente, de forma sincera, darte sinceramente las gracias por enseñarme, por enseñarnos a todos los valores del ejercicio de la política con mayúsculas, por enseñarnos que en política debe primar la humildad, la honradez, la constancia y, sobre todo, el amor a lo que representamos, el amor a Castilla y León. [Aplausos]. Gracias, de verdad, Juan Vicente Herrera.

Y... y mis últimas palabras van dirigidas a quien dentro de unos pocos minutos va a ser elegido presidente de la Junta de Castilla y León. Alfonso, el barco está a punto de zarpar; aquí tienes a tu tripulizón... tripulación, 28 marineros que vamos a intentar ayudarte en todo momento a empujar ese barco, para respaldarte siempre para que llegue al mejor puerto. Zarpamos con la absoluta seguridad de que, parafraseando a Séneca, el viento te va a ser seguro, favorable, porque tienes muy claro qué Castilla y León quieres, cuál es el puerto de destino final, esa Castilla y León con la que tantas veces has soñado, con la que tantas veces hemos soñado. Nada más y muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor De la Hoz. Para contestar, tiene la palabra el candidato, señor Fernández Mañueco.


EL CANDIDATO A LA PRESIDENCIA DE LA JUNTA (SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO):

Bueno, quiero que mis últimas palabras sean para contestar al portavoz del Grupo Parlamentario Popular, don Raúl de la Hoz. Raúl, gracias por... por tanto durante tanto tiempo. Y gracias también al Grupo Parlamentario, en tu nombre, por apoyar todo este itinerario de estas cinco semanas, por vuestra generosidad. Hemos demostrado, desde luego, no solo... habéis demostrado no solo generosidad, sino también lealtad. Hemos demostrado que, a base de tesón y de trabajo, somos capaces de llegar al objetivo. Y además, os podéis sentir orgullosos todos los que formáis parte del Grupo Popular y los que formáis parte del Partido Popular porque hemos puesto en esta negociación a las personas de Castilla y León por encima de nuestros intereses y por encima de nuestras ambiciones personales. Podemos sentirnos orgullosos por la coherencia que hemos demostrado, y que tendremos que seguir demostrando en los próximos meses. Nos podemos sentir orgullosos, os podéis sentir orgullosos por la política de sensatez que estamos demostrando y que defendemos.

Quiero pediros al grupo parlamentario que seáis los ojos, la voz y el corazón de cualquiera de las personas de Castilla y León allá donde esté, en Castilla y León, en España o fuera de nuestras fronteras. Tenéis que ser eso; todas las personas que se sientan de Castilla y León se tienen que verse representados en cada uno de vosotros. Y para lograrlo os pido que lo que durante estas semanas hemos logrado a base de tesón, de empeño y un poquito de paciencia, con el objetivo claro, sea precisamente la tónica general de esta legislatura.

Hemos hablado aquí de Gobierno transformador, de diálogo, de consenso, de acuerdo. Eso que hemos ofrecido a los grupos políticos es lo que tenéis que hacer vosotros, tenéis que ser la extensión de este Gobierno que va a trabajar en equipo, de la actitud del Gobierno de la Junta de Castilla y León; y que tengáis en cuenta que la fortaleza del equipo está en cada uno de sus miembros por separado, pero la fortaleza de cada miembro está precisamente en el equipo.

Quiero que mis últimas palabras sean para agradecer de corazón a los Grupos Parlamentarios Popular y Ciudadanos, que apoyan esta investidura, la confianza que depositan en mi persona para presidir la Junta de Castilla y León. Los objetivos son claros, los retos son grandes, la ilusión es inmensa, y vamos a poner todo nuestro empeño para que esta tierra sea referente en España, y que los resultados de nuestras políticas permitan la transformación de las mujeres y de los hombres de Castilla y León. La mejor manera de predecir el futuro es crearlo; hagámoslo juntos. Muchas gracias. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Gracias, señor Fernández Mañueco. Señorías, concluido el debate, vamos a proceder en breves minutos a la votación a los efectos del otorgamiento de la confianza por parte de la Cámara al candidato propuesto para la Presidencia de la Junta de Castilla y León.

Tal y como establece el Artículo 26.3 del Estatuto de Autonomía de Castilla y León, la confianza se entenderá otorgada si el candidato obtiene el voto favorable de la mayoría absoluta de la Cámara.

La votación, en virtud de lo dispuesto en el Artículo 89.2 del Reglamento, será pública por llamamiento. El señor secretario nombrará a los señores procuradores, y estos responderán "si", "no", o "abstención". El llamamiento se realizará por orden alfabético del primer apellido, comenzando por el procurador cuyo nombre sea sacado a suerte. Los miembros de la Junta de Castilla y León que sean procuradores y la Mesa de las Cortes votaremos al final.

Vamos a proceder al sorteo para determinar por qué procuradora o procurador comenzará la votación. [El secretario, Sr. Martín Martínez, procede a realizar el sorteo].

Señoras y señores procuradores, la votación se iniciará por el número 31, que corresponde al procurador don González Rodrigo, Miguel Ángel. A partir... comienza la votación, y a partir de este momento ruego que nadie entre o salga del salón de sesiones.

Votación SI/000001

[Los secretarios, señores Martín Martínez, Reguera Acevedo y Sra. Sanz Gilmartín, proceden al llamamiento de los señores procuradores para que emitan su voto].


EL SEÑOR GONZÁLEZ RODRIGO:

Sí.


LA SEÑORA GONZALO RAMÍREZ:

No.


EL SEÑOR GUERRERO ARROYO:

No.


EL SEÑOR HERAS JIMÉNEZ:

Sí.


EL SEÑOR HERNÁNDEZ ALCOJOR:

No.


EL SEÑOR HERNÁNDEZ MARTÍNEZ:

No.


EL SEÑOR DE LA HOZ QUINTANO:

Sí.


EL SEÑOR IBÁÑEZ HERNANDO:

Sí.


EL SEÑOR IGEA ARISQUETA:

Sí.


EL SEÑOR IGLESIAS HERRERA:

No.


EL SEÑOR ILLERA REDÓN:

No.


EL SEÑOR IZQUIERDO FERNÁNDEZ:

Sí.


LA SEÑORA JIMÉNEZ CAMPANO:

No.


EL SEÑOR MARTÍN BENITO:

No.


EL SEÑOR MARTÍN MARTÍN:

Sí.


LA SEÑORA MONTERO CARRASCO:

Sí.


LA SEÑORA MORALA PRIETO:

Sí.


EL SEÑOR MORENO CASTRILLO:

No.


LA SEÑORA NEGRETE SANTAMARÍA:

Sí.


LA SEÑORA ORTEGA GÓMEZ:

Sí.


LA SEÑORA PABLOS LABAJO:

No.


EL SEÑOR PABLOS ROMO:

No.


LA SEÑORA PALOMO SEBASTIÁN:

No.


EL SEÑOR PASCUAL MUÑOZ:

Abstención.


LA SEÑORA PELEGRINA CORTIJO:

No.


EL SEÑOR PEREGRINA MOLINA:

Sí.


LA SEÑORA PINDADO GONZÁLEZ:

Sí.


EL SEÑOR PUENTE ALCARAZ:

No.


LA SEÑORA RANEDO GÓMEZ:

Sí.


LA SEÑORA RODRÍGUEZ DÍAZ:

No.


EL SEÑOR RONDA GUTIÉRREZ:

No.


LA SEÑORA RUBIO GARCÍA:

No.


LA SEÑORA RUBIO MARTÍN:

No.


EL SEÑOR RUIZ MEDRANO:

Sí.


LA SEÑORA SACRISTÁN RODRÍGUEZ:

No.


LA SEÑORA SÁNCHEZ BELLOTA:

Sí.


EL SEÑOR SANTOS REYERO:

No.


EL SEÑOR TUDANCA FERNÁNDEZ:

No.


LA SEÑORA VALLEJO QUEVEDO:

Sí.


EL SEÑOR VÁZQUEZ FERNÁNDEZ:

No.


EL SEÑOR VÁZQUEZ RAMOS:

Sí.


LA SEÑORA VIDAL GAGO:

Sí.


LA SEÑORA VILLAR LACUEVA:

No.


LA SEÑORA AMIGO PIQUERO:

Sí.


LA SEÑORA BARCONES SANZ:

No.


LA SEÑORA BLÁZQUEZ DOMÍNGUEZ:

No.


EL SEÑOR BRIONES MARTÍNEZ:

No.


EL SEÑOR CAMPOS DE LA FUENTE:

No.


EL SEÑOR CASTAÑO SEQUEROS:

Sí.


EL SEÑOR CASTRO CAÑIBANO:

Sí.


EL SEÑOR CEPA ÁLVAREZ:

No.


LA SEÑORA CÓFRECES MARTÍN:

Sí.


EL SEÑOR CRUZ GARCÍA:

Sí.


EL SEÑOR DELGADO PALACIOS:

Sí.


LA SEÑORA DOMÍNGUEZ ARROYO:

No.


LA SEÑORA ESTEBAN AYUSO:

Sí.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ BAYÓN:

No.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ MAÑUECO:

Sí.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ SANTOS:

No.


LA SEÑORA FRUTOS RUBIO:

No.


LA SEÑORA GAGO LÓPEZ:

Sí.


EL SEÑOR GALICIA JARAMILLO:

Sí.


LA SEÑORA GARCÉS GARCÍA:

Sí.


LA SEÑORA GARCÍA HERRERO:

Sí.


EL SEÑOR GARCÍA NIETO:

Sí.


LA SEÑORA GARCÍA RIOJA:

No.


LA SEÑORA GARCÍA ROMERO:

No.


LA SEÑORA GARCÍA SÁNCHEZ:

Sí.


EL SEÑOR GARCÍA-CONDE DEL CASTILLO:

Abstención.


EL SEÑOR GAVILANES FERNÁNDEZ-LLAMAZARES:

Sí.


LA SEÑORA GÓMEZ URBÁN:

No.


EL SEÑOR GONZÁLEZ GAGO:

Sí.


EL SEÑOR GONZÁLEZ REGLERO:

No.


EL SEÑOR FERNÁNDEZ CARRIEDO:

Sí.


EL SEÑOR SUÁREZ-QUIÑONES FERNÁNDEZ:

Sí.


LA SEÑORA SANZ GILMARTÍN:

Sí.


EL SEÑOR REGUERA ACEVEDO:

Sí.


EL SEÑOR MARTÍN MARTÍNEZ:

No.


LA SEÑORA SÁNCHEZ HERNÁNDEZ:

No.


EL SEÑOR VÁZQUEZ REQUERO:

Sí.


EL SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ:

Sí.


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

¿Algún procurador o procuradora no ha sido nombrado?

El resultado de la votación es el siguiente. Votos emitidos: ochenta y uno. Favorables a la propuesta: cuarenta y uno. En contra: treinta y ocho. Abstenciones: dos.

Habiendo superado los votos favorables a la propuesta la mayoría absoluta requerida de cuarenta y un votos, queda investido de la confianza de la Cámara don Alfonso Fernández Mañueco. [Aplausos].


EL PRESIDENTE (SEÑOR FUENTES RODRÍGUEZ):

Esta Presidencia... esta Presidencia lo comunicará así a su majestad el rey, a los efectos de su nombramiento como presidente de la Junta de Castilla y León, y al Gobierno de la Nación.

Señorías, muchas gracias por su comportamiento, que ha contribuido a llevar a buen término este Pleno.

Se levanta la sesión.

[Se levanta la sesión a las veinte horas cinco minutos].


CVE="DSPLN-10-000002"



Sede de las Cortes de Castilla y León